Un tortosino internacional en la red. Herraduras

 | Tablón de Coleccionismo de Herraduras

Grupos



Coleccionismo Coleccionismo de Herraduras Norberto Amadeo Crespo Olcina: Un aficionado a las Herraduras Todo lo relacionado con el coleccionismo de Herraduras. Dispongo de una colección propia de más de 1.500 herraduras de todo tipo y antigüedad. Everything related to the collecting horse-shoe


¡Compártelo!





Este grupo está administrado por srcrespo.
[denunciar este grupo]
Hacerme miembro




Un tortosino internacional en la red. Herraduras
Un tortosino internacional en la red. Herraduras Rectificado 30/4/09

Norberto Amadeo Crespo Olcina: Un aficionado a las Herraduras


Ya con 75 años decido presentar un trabajo sobre un tema que me ha apasionado durante varios años de mi vida, son los zapatos que usan los equinos y se llaman herraduras, la herradura es de hierro con forma redondeada para las manos y en forma alargada para los pies de los caballos y están provistas de unos agujeros llamados claveros donde se colocan los clavos para fijarlas a los cascos del caballo y sirven para proteger los mismos.

Las herraduras de mi colección las he recogido a lo largo de mucho tiempo, proceden de diversas poblaciones de toda la Península Ibérica. Algunas de ellas centenarias, son de animales de trabajo en la agricultura, campos, canteras, norias de extracción de agua para regado de la agricultura y también otras de caballos de tiro, salto, carrozas, pequeños ponies para niños y actuaciones circenses.

Descripción de los diversos tipos existentes de herraduras: herradura anterior MANO, son redondas y con una pestaña delante (puede tener en casos especiales dos pestañas o ninguna). Herradura posterior PIE, son alargadas y con dos pestañas laterales o pueden ser también de una pestaña o ninguna. Tamaño de las mismas: 00, 0, 1, 2 son para caballos normal cruzado; Tamaño 3, 4, 5, 6 son para caballos de salto; Tamaño 8X0, 7X0, 6X0, 5X0, 4X0, 3X0, son para caballos pequeños, ponies y poltros. Las herraduras de fábrica son una aleación de hierro y acero (más hierro que acero), herraduras forjadas a mano son de hierro. La fijación de la herradura se realiza mediante clavos especialmente diseñados denominados clavos de herrar. Estos están hechos de un acero dulce, relativamente blanco por lo que su contenido en carbono es bajo.

Diferentes modelos de herraduras:

Herradura de media luna o de tres cuartos, es una herradura que cubre la parte delantera del casco (lumbres y hombros), y los talones quedan sin herradura. Se emplea en potros topinos, que son muy rectos de casco. Para que puedan desgastar los talones.

Herradura compensada, es mas gruesa en la parte posterior (callos) y menos gruesa en la parte delantera (pinza). Se emplea para caballos bajos de talones.

Herradura de huevo, es una herradura cerrada en la parte posterior (talones) de forma como su nombre indica, se emplea para caballos con problemas de navicular.

Herradura de barra, también es cerrada pero es recta en los talones, se emplea para dar soporte a los talones.

Herradura de corazón, es una herradura en forma de corazón que dá soporte o protección a la ranilla.

Herradura invertida o napoleónica, es una herradura que se coloca al revés; las lumbres del casco quedan sin herradura y es cerrada en talones. Da soporte a los talones y descanso al tendón flexor profundo.

Herradura de tablas anchas, es una herradura que tiene una o las dos ramas anchas, para dar soporte al casco.

Herradura NBS, es una herradura que tiene su punto de salida retrasado hasta la punta de la ranilla, para recuperar el eje cuartilla del casco cuando no es correcto.
NBS (Natural Balance Shoes) , Este herraje se emplea frecuentemente en el deporte de carreras.

Herradura de hongo, es en forma de champiñón y el tallo del hongo se apoya en la ranilla descargando así los tirantes angulares; se emplea para quitar la presión a los talones.

Definición del Herraje

La intención del herraje, no es sólo proteger la caja córnea, sino también conservar o restaurar el equilibrio locomotor del caballo, con el fin de prolongar la duración de su servicio (=prevención de enfermedades del aparato locomotor) y mejorar su confort (=favorecer los logros deportivos)
El herrador hierra el pié y el caballo
Bajo este punto de vista, y teniendo en cuenta las modificaciones aportadas por la domesticación, el único modelo posible es el pié natural, porque éste es el resultado de la fisiologia y de la etologia del caballo salvaje.

Historia: Ya en la antigüedad buscaron los humanos una protección para el casco “Hufe”, la necesidad de proteger el casco de estos animales fue para los caballos militares que hacían marchas de hasta doscientos kilómetros.

Símbolo de la suerte y arte mágico: El encuentro de una herradura cuenta como símbolo que trae suerte. Dice la leyenda que en lugar de colgar una herradura en casa, es mejor que sean dos y su forma de colocación debe ser con los vértices opuestos o sea una con la abertura hacia abajo que indica, no podrán entrar en la casa el mal y otra con la abertura hacia arriba para que no se caiga la riqueza y la buena suerte. Si os fijáis veréis que en algunas casas tienen 2 herraduras puestas como indicamos.
Según una leyenda alemana (ver: Hufeisen – Wikipedia, ttp://de.wikipedia.org/wiki/Hufeisen).

¿Cómo empecé la colección? En mi infancia pasábamos los veranos en Tortosa (Tarragona) y en Cretas (Teruel), en aquella época no mecanizada la agricultura, los agricultores tenían la ayuda de los mulos machos, caballos, etc.... que tiraban todo el día, bien arrastrando los carros o girando alrededor de las norias de trabajo. En Cretas, Calaceite , Valderrobles se trasladaba la cosecha de los campos a los pueblos , estamos hablando de los años cuarenta. En aquellos tiempos aún no tiraban mano de los tractores. En aquella época los niños íbamos a ayudar al campo y en el campo teníamos un “maset” que era el lugar donde se guardaban los equinos; de regreso al pueblo con los animales cargados con costales llenos de los productos del campo, por el camino encontrábamos las herraduras que perdían por el camino. Así empezó mi afición a guardar las herraduras, pensando en el dicho popular que estos objetos traían suerte. Pero la suerte es cosa del destino, por consiguiente, no todo el mundo se encuentra una herradura.
En los últimos diez años al jubilarme y regresar definitivamente a mi querido país pude dedicarme de pleno a mi afición infantil y catalogar mis queridas herraduras continuando su búsqueda en cada viaje que efectuaba por toda la península. Con los años se sumaron las herraduras hasta conseguir aproximadamente unas dos mil. Naturalmente esto no hubiera sido posible al no ser que entablaba conversaciones con los hogareños de cada población o villorrio que visitábamos y muchas de ellas me han sido regaladas por los habitantes de estos lugares. Con decir que conseguía la antigüedad de algunas de las herraduras tomando unos chatos de vino en la taberna del pueblo.

En los últimos diez años me empleé a fondo para ir montándolas en tableros de roble gallego y americano esto además de tiempo requiere precisión. Debo comentar que entre mis herraduras se pueden contar algunas con mas de un siglo de antigüedad. Las que se hacían forjadas en el yunque con la “fornal” y a martillazo limpio. En la época que los herreros las trabajaban y hacían los agujeros con punzones y las herraduras tenían que estar perfectamente adaptadas al casco de los animales, porque no tenían pestañas como las actuales.

Hay otros como el Sr. Pedro Prieto de Piornal que también tiene colgada su página en Internet que las monta de diferente estilo. Esto es arte cada uno lo ve de forma distinta.

Profesionales del herraje: En Cataluña tenemos buenos profesionales que proceden de la Escuela de Capacitación Agraria Equestre de Hospitalet del Llobregat (Barcelona), antiguo Cuartel de la Remonta. Actualmente estos profesionales además de tener una buena formación están muy bien equipados porque se desplazan para sus trabajos con una furgoneta con todo un taller en su interior, con una fornal a gas, lijadora mecánica, taladradora, yunque y el correspondiente material de herraduras, clavos, vidiastiff (ramplon) y todo un buen surtido de herramientas. También tenemos una escuela en Madrid y supongo que tendremos mas en el resto de la península.

Forma de tratarlas: Mi sistema es el siguiente: La madera la trato con un baño de gasóleo, así jamás tendrá carcoma. Cuando está seca a esta madera le doy un baño de barniz que es un producto especial para la madera de roble. Como las herraduras son viejas y robinadas, las introduzco dentro de un cubo de agua, limpiándolas después con cepillo metálico junto con los agujeros, ramplones, pestañas y claveras. Una vez limpias y bien secas (sin que pierdan el robinado símbolo de viejas) les doy una mano de Rustol para que impregne y conserve el robinado.

Forma de montarlas: Tableros de roble gallego de diferentes tamaños y con diferente cantidad de herraduras dependiendo de las medidas y con clavos originales que debo adecuar para cada ocasión.
Al final doy una mano de barniz mate a todo el conjunto de la pieza.


Por srcrespo - 28/02/2009 12:22:24 [denunciar este mensaje]

Tu opinión importa

Escribe tu opinión y compártela con los demás.


X

Estás conectado como invitado.
Para poder comentar mensajes de este grupo tienes que estar identificado como usuario del Club Geomundos.

 

Agrega a tus amigos

Agrega a tus amigos para poder ver su actividad y estar en contacto.

Búscales en el buscador de perfiles, grupos, foros, chat, fotos de chicos y chicas... y utiliza la opción "Agregar como amigo" que encontrarás en sus perfiles.

Destacados

 

Comunidad

Actualidad

Recomendados

Acerca de...