Tablón de BUENOS DIAS AMERICA

 | Grupos en Geomundos

Grupos



ONGs BUENOS DIAS AMERICA CONSTRUYENDO PATRIA NUEVA, EN NUESTRO CONTINENTE.....¡¡¡


¡Compártelo!





Este grupo está administrado por buenosdiasamerica.
[denunciar este grupo]
Hacerme miembro



X

Tablón restringido
Sólo el administrador de este grupo puede publicar mensajes en el tablón.

SALUDAMOS A LOS 36 ANIVERSARIO DE LO HERMIDA
SALUDAMOS A LOS 36 ANIVERSARIO DE
LO HERMIDA

Hace ya 36 años de aquel momento de la toma de terreno, expresión de victoria y lucha por una vivienda justa y digna, aquella lucha generada por la unidad y la organización del pueblo.

La organización instrumento fundamental para lograr la victoria, para orientar la lucha que arrebata de las manos de los poderosos y explotadores el derecho más justo y digno, como es la vivienda.

36 años de lucha, 36 años de dignidad, 36 años de historia la cual defendemos hoy, por ustedes, por nosotros por aquellos que cayeron y entregaron sus vidas.

¡¡HASTA LA VICTORIA SIEMPRE!!

VIVA LO HERMIDA

BUENOS DIAS AMERICA
LO HERMIDA AGOSTO 2006


Por buenosdiasamerica - 12/08/2006 17:20:23 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

100 MURALES, MILLONES DE PUÑOS
100 AÑOS DE SANTA MARIA DE IQUIQUE
“100 MURALES, MILLONES DE PUÑOS”

En conmemoración de los 100 años de la matanza de la escuela Santa Maria de Iquique, suceso lamentable para el movimiento obrero y el pueblo, se propone realizar una acción a nivel nacional con murales alusivos a este suceso histórico. La presente tiene como principio apoyar las actividades a realizar en este marco, 100 murales por todo Chile en la cual participen brigadas, organizaciones sociales, populares y políticas, en lugares, territorios y en todo lugar donde exista la capacidad de coordinar este trabajo de conmemoración.

El objetivo es realizar 100 murales y levantar millones de puños, coordinados para que cada mural lleve una inscripción del año, comenzando por el primer mural que daría el punta pie inicial con el año de 1907 que se realizara el día 1º de mayo en la población Lo Hermida Peñalolen, y continuar en orden, coordinados hasta llegar al mural 100 con la inscripción del año 2007 este ultimo realizado en la misma escuela o cerca de aquel lugar de Iquique.

La coordinación sería con organizaciones sociales , populares, juveniles ,sindicales y todas las que deseen sumarse y aportar a esta conmemoración, con un delegado por organización primeramente en forma territorial, luego en forma nacional para lograr tener una concordancia y no perder la idea original de tener una analogía con cada mural pintados y realizar tomas de fotografías y videos para registrar la actividad en orden.
Para esta coordinación existirá correo electrónico y una hoja de Internet para que las comunicaciones no se pierdan y mantener a las organizaciones informadas al igual que otras actividades centradas en esta conmemoración que estará a cargo de los equipos de coordinación nacional, además se tendrá un número telefónico para consultas.

Se realizaran esfuerzos de autogestión de los recursos a ocupar, campañas: del peso, peñas, tocatas, en fin todas las actividades que fueran necesarias para lograr este proyecto, por eso las organizaciones deben estar comprometidas con las tareas y teniendo claro el objetivo.

CONSULTAS

Este proyecto es un aporte a las actividades realizadas por la comisión de iniciativas para los 100 años de la matanza de la escuela Santa Maria de Iquique , hagan llegar sus sugerencia, comentarios, e inscripción del mural de tu organización, a través de los Compañeros de la Organización “Buenos Días América” al correo electrónico: buenosdiasamerica@hotmail.com

http://www.geocities.com/prensapopularbda



Por buenosdiasamerica - 22/04/2006 16:37:52 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Ejército Zapatista de Liberación Nacional
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL,

MÉXICO.



26 de diciembre del 2005.



A l@s trabajador@s de la Prensa Nacional e Internacional:



Damas y caballeros:



En el improbable caso de que algun@ de ustedes tenga la intención o el oscuro objeto del deseo de cubrir parte del recorrido del autodenominado “Delegado Zero” (o sea yo merengues) por las 32 entidades federativas de este doloroso país llamado México, les decimos que, por parte nuestra (o sea del EZLN) no se pedirá ninguna acreditación especial ni se vetará a ningún medio informativo o des-informativo (que los hay, que ni que).



Supongo que la mayoría de ustedes estará atad@ a las aburridas campañas electorales, que ya sufren tratando de sacar algo coherente de ese circo de tres pistas principales (o sea las encuestas, no sean mal pensad@s), y que quisieran hacer “otra cosa”, pero l@s implacables jef@s de redacción los amenazan con eso de que lo de los tres chiflados (o sea los encuestadores, reitero) es más importante que cualquier “otra campaña”. No le aunque, los comprendo y acompaño en su dolor (¿?). Pero que no se ponga triste su corazón, siempre podrán acudir a la página de internet para saber de la “otra” y, además, ésta nuestra participación en la “otra” será muy “otra” y, según me cuentan, será un paso desangelado por toda la República, mientras que las campañas electorales arrancarán el furor y entusiasmo del respetable público (parece que incluyendo a quienes no aparecen en ninguna encuesta).



Es más, para que vean que estoy a modo, les comparto un “tip”: se rumora que la gira del Sup-Zero (a la izquierda y, como es Sup pues abajo, por supuesto) servirá para comprobar que el poder de convocatoria de l@s zapaton@s (y del Zero -panzón, como deben ser los Zeros-) está por los suelos, y que cometieron un error al no sumarse a las loas a la “víctima favorita” (para diferenciarlo del “villano favorito”). Según fuentes confiables que han pedido no revelar su nombre (tal vez porque no existen), esto lo sabe el automencionado Zero y entonces pretende atascarse de los antojitos regionales que abundan, supone, en cada parte del país. Y más, con la consigna neoliberal de “fat is beautiful” y la muy rascuache de “agua embotellada no, atole espeso sí”, pretende hacer quebrar la floreciente industria de la anorexia “all included”.



Mmh. Sí, yo sé que estos “tips” no dan ni para la sección de gastronomía, pero es que no tenemos presupuesto para pagar anuncios comerciales en los medios (lo que no es tan malo, porque nadie nos aceptaría para promover, por ejemplo, productos para adelgazar).



Ahora que, en el supositorio de que lograran convencer a sus jef@s que siquiera les den un pequeño espacio en interiores (manque sea en la sección de “lencería con muchas x”), les avisamos que, en lo que se refiere a prensa, nosotros nos atendremos a las disposiciones que tomen l@s compas de la “otra” en cada estado.

A ell@s les estamos recomendando que no excluyan a nadie (además, tampoco creo que haya mucha prensa) y que sólo les pidan, a ustedes, que respeten los tiempos y lugares que se pongan a su disposición. Aunque nosotros sabemos bien del buen comportamiento, madurez y mesura de tod@s ustedes, creemos que toda la “otra” debiera constatar esto.



Como quiera, les aviso que saldré el día 1 de enero del 2006 (que, como es público y notorio, es un año que empezó, lo menos, en enero del 2004) del Caracol de La Garrucha en horas de la mañana. En la tarde-noche de ese día primero haremos, l@s zapatistas del EZLN y compas de la “otra”, un acto en San Cristóbal de Las Casas. El día 2 de enero empezará formalmente, en la misma ciudad coleta, la gira por México. De ahí nos seguimos y, “con unos kilos de más” (espero), regresaremos hasta finales del junio, siempre del 2006.



Por otra parte, no crean que he ignorado las solicitudes de entrevistas que algun@s de ustedes habían mandado. Lo que pasa es que mejor dejé pasar tiempo para que reconsideren, porque seguro que ahora no es de interés de ninguna casa encuestadora, y cuando acabe la “tregua navideña”, pues menos.



Vale, Salud y, como es casi seguro de no les vea mas que las firmas (si es que se las ponen) en sus artículos, reportajes y fotos de y sobre las encuestas electorales, les mentiré un poco: l@s extrañaré.



Desde las montañas del Sureste Mexicano.

El Presunto Sub Delegado Zero (abajo y a la izquierda) de la Comisión Sexta del

Ejército Zapatista de Liberación Nacional.



El SupMarcos, eructando con desparpajo después de zamparse un “Marco´s Very Heavy Pozol Reloaded” (nota: la receta es secreta, pero da “muncha juerza”)

México, Diciembre del 2005


EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

MÉXICO.

26 de Diciembre del 2005.

A tod@s l@s compañer@s de la “Otra”:

A las Comisiones, Coordinadoras (o como se llamen) que se están formando

en cada estado o región para el apoyo a la primera etapa del trabajo nacional

de la Comisión Sexta del EZLN:


A las Comisiones de Seguridad que se han formado, o se formen, para el acompañamiento y seguridad del SubDelegado Zero en esta primera etapa:


Compañeras y compañeros:


Reciban nuestros saludos de compañer@s de la “otra”. Les escribimos para proponerles algunos criterios para el trabajo de seguridad en las reuniones y actividades en las que participe el SubDelegado Zero.


Primero.- Siempre es mejor (y más efectivo) evitar actitudes prepotentes y protagonismos. No se trata de aislar, sino de acompañar y proteger. Un equipo de seguridad es efectivo si hace su trabajo sin notarse. De ninguna manera la Comisión Sexta del EZLN aceptará que en su equipo de seguridad estén personas de una nacionalidad diferente a la mexicana.


Segundo.- El trabajo de seguridad y acompañamiento es para evitar problemas por tumultos (en el improbable caso de que los hubiere), para impedir (en lo posible) alguna maldad de algún o alguna “anti-otra”, y, lo mas importante, para que el SubDelegado Zero no se pierda en el trayecto de un lugar a otro (por ejemplo que, con evidente maña, se “equivoque” de puerta al ir al baño y entre al de “damas” en lugar de al de “caballeros”).


Tercero.- En el caso de que los malos gobiernos intenten alguna medida represiva, no oponer resistencia (sobre todo si hay balazos) y hacerse a un lado. De ninguna manera deben exponer su vida o libertad. Tener siempre consigo sus identificaciones y el apoyo de derechos humanos, sosteniendo en todo momento la verdad, es decir, están ejerciendo un derecho ciudadano legal y legítimo. No se está violando ninguna ley al estar al lado de un individuo con pasamontañas y gallardo perfil (con la contribución de la panza).


Cuarto.- En caso de detención, el SubDelegado Zero sabe qué hacer y, sobre todo, qué no hacer. Así que no angustiarse imaginando qué harán en tal o cuál caso horrible. La respuesta es: correr, ponerse a resguardo, informar, difundir, movilizarse… mandarme tabaco.


De antemano desautorizo a cualquier persona u organización que asuma, SIN MI PEDIDO EXPLÍCITO VERBAL Y ESCRITO, la defensa jurídica de mi persona.


Quinto.- Ni el EZLN ni su Comisión Sexta pedirán garantía alguna a las autoridades federales, estatales o municipales. Nada esperamos ni nada pediremos a quienes nos han tratado siempre con desprecio y altanería. Si alguna Comisión o Coordinadora de estado o región, decide solicitar a las autoridades respectivas, el respeto a las libertades de reunión, asociación y movimiento que son prerrogativas de cualquier ciudadano, le pedimos respetuosamente que lo hagan a su nombre, no al nuestro. Aunque desde arriba nos amenacen o nos prometan detenciones, cárceles, sótanos clandestinos o cementerios, saldremos a hacer el trabajo al que nos comprometimos en la Sexta.


Sexto.- En caso de algún percance mayor, corresponde ÚNICA Y EXCLUSIVAMENTE al escalón superior de mando del EZLN el pronunciamiento público o no, y las decisiones que tomará nuestra organización. Esto ya ha sido discutido y acordado en el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del EZLN y están previstas las principales contingencias.


Séptimo.- Pase lo que pase, sepan que es un honor, y lo será, el tenerl@s como compañeros y compañeras de lucha.

Un abrazo.


Desde las montañas del Sureste Mexicano.


SubComandante Insurgente Marcos.

SubDelegado Zero de la Comisión Sexta del EZLN.

México, Diciembre del 2005.



COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDÍGENA-COMANDANCIA GENERAL DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL,

MÉXICO.


25 DE DICIEMBRE DEL 2005.


A LAS DIRECCIONES NACIONALES,

COMANDANCIAS, OFICIALES Y COMBATIENTES DE LAS DISTINTAS ORGANIZACIONES POLÍTICO-MILITARES REVOLUCIONARIAS DE MÉXICO:


EL EZLN SE DIRIGE A USTEDES PARA LO SIGUIENTE:


PRIMERO.- COMO ES PÚBLICO, EN CUMPLIMIENTO DE “SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA”, EMITIDA EL MES DE JUNIO DE 2005, EL EZLN INICIARÁ SU PARTICIPACIÓN DIRECTA, FUERA DE NUESTRAS MONTAÑAS, JUNTO CON LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS CIVILES QUE EN TODO MÉXICO ESTAMOS CONSTRUYENDO EL MOVIMIENTO DE “LA OTRA CAMPAÑA”.


SEGUNDO.- COMO AVANZADA DEL RECORRIDO NACIONAL PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UN PROGRAMA NACIONAL DE LUCHA, ANTICAPITALISTA Y DE IZQUIERDA, EL LLAMADO “DELEGADO ZERO”, EL SUBCOMANDANTE INSURGENTE MARCOS, SALDRÁ EL DÍA PRIMERO DE ENERO DEL 2006 E INICIARÁ UN RECORRIDO QUE LO LLEVARÁ A TODOS LOS ESTADOS DE NUESTRO PAÍS. ESTA PRIMERA ETAPA TERMINARÁ A FINALES DEL MES DE JUNIO DEL 2006.



TERCERO.- EN DICHO RECORRIDO, EL “DELEGADO ZERO” PASARÁ POR TERRITORIOS QUE FORMAN PARTE DE LAS ÁREAS DE INFLUENCIA E INTERÉS DE SUS ORGANIZACIONES ARMADAS.



POR ESO LES ESTAMOS PIDIENDO, RESPETUOSAMENTE, QUE, SI ESTÁN DE ACUERDO, DISPONGAN LAS MEDIDAS NECESARIAS PARA QUE ESTA NUEVA INICIATIVA, CIVIL Y PACÍFICA, EMPRENDIDA POR ORGANIZACIONES POLÍTICAS, INDÍGENAS, SOCIALES, ONG´S, COLECTIVOS, GRUPOS, PERSONAS INDIVIDUALES Y EL EZLN, AGRUPADAS EN EL MOVIMIENTO DE IZQUIERDA ANTICAPITALISTA LLAMADO “LA OTRA CAMPAÑA”, PUEDA LLEVARSE A CABO SIN PROBLEMAS.



CUARTO.- AUNQUE EXISTEN DIFERENCIAS Y DESACUERDOS ENTRE NUESTRAS ORGANIZACIONES, SABEMOS QUE USTEDES COMPARTEN CON NOSOTROS, Y CON MILES DE MEXICANOS Y MEXICANAS, LA LUCHA POR UNA TRANSFORMACIÓN RADICAL DEL SISTEMA QUE HA SIDO IMPUESTO CON VIOLENCIA A NUESTRO PUEBLO. POR LO MISMO, ESPERAMOS QUE ATIENDAN, EN LA MEDIDA DE SUS POSIBILIDADES, EL PEDIDO RESPETUOSO QUE LES HACEMOS.



QUINTO.- ES CLARO PARA NOSOTROS QUE SU VALIOSO APOYO EN ESTE ASPECTO NO SIGNIFICA DE NINGUNA MANERA QUE SUSCRIBAN NUESTRAS POSICIONES Y VALORACIONES, NI QUE RENUNCIEN A SUS CONVICCIONES Y FORMAS DE LUCHA.



SEXTO.- CUALQUIERA QUE SEA SU DECISIÓN, LES REITERAMOS NUESTRO RESPETO COMO ORGANIZACIONES POLÍTICO-MILITARES.


¡DEMOCRACIA!

¡LIBERTAD!

¡JUSTICIA!


Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General y la Comisión Sexta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Subcomandante Insurgente Marcos.

México, Diciembre del 2005.





COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDIGENA-
COMANDANCIA GENERAL DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDÍGENA-COMANDANCIA GENERAL DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL,

MÉXICO.


25 DE DICIEMBRE DEL 2005.


AL PUEBLO DE MÉXICO:

A L@S ADHERENTES A LA “OTRA CAMPAÑA”:

A LOS PUEBLOS DEL MUNDO:



HERMANOS Y HERMANAS:

COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS:



EL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL SEÑALA LO SIGUIENTE:


PRIMERO.- CONFORME SE ACERCA EL INICIO DE LA PARTICIPACIÓN DIRECTA DEL EZLN, A TRAVÉS DE SU COMISIÓN SEXTA Y JUNTO A MILES DE MEXICAN@S, EN LA “OTRA CAMPAÑA”, VA CRECIENDO EL CLIMA DE HOSTIGAMIENTO, AMENAZA Y PERSECUCIÓN EN CONTRA DE QUIENES ESTÁN COMPROMETIDOS EN ESTA INICIATIVA.



SEGUNDO.- EN CHIAPAS, HAN RECIBIDO ATAQUES DIRECTOS Y AMENAZAS LOS COMPAÑEROS GUSTAVO JIMÉNEZ Y GABRIEL RAMÍREZ, ADEMÁS DE L@S COMPAS DEL CENTRO DE DERECHOS HUMANOS FRAY BARTOLOMÉ DE LAS CASAS Y DE LA ORGANIZACIÓN DE “MADERAS DEL PUEBLO”. EN OTROS PUNTOS DE NUESTROS PAÍS, SE DAN AMENAZAS Y ATAQUES SEMEJANTES, COMO LA DETENCIÓN EN OAXACA DE JOEL AQUINO, LAS CONTINUAS AGRESIONES EN CONTRA DE L@S HERMAN@S QUE SE OPONEN EN EL ESTADO DE GUERRERO A LA CONSTRUCCIÓN DE LA PRESA DE “LA PAROTA”, Y LOS CIERRES, O INTENTOS DE CIERRE DE RADIOS COMUNITARIAS INDÍGENAS.



TERCERO.- EN LAS ZONAS CHIAPANECAS DE LAS DISTINTAS JUNTAS DE BUEN GOBIERNO ZAPATISTAS, CRECE LA BELIGERANCIA DE LAS ORGANIZACIONES CORPORATIVAS DEL PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL (PRI) Y DE SU HERMANO VERGONZANTE, EL PARTIDO DE LA REVOLUCIÓN DEMOCRÁTICA (PRD).



CUARTO.- EN EL CASO DEL PRI, LA LLAMADA “OPDICCH” AVANZA EN SU CONFORMACIÓN COMO GRUPO PARAMILITAR, CON LA ANUENCIA DE LOS GOBIERNOS FEDERAL Y ESTATAL DE CHIAPAS, Y MONTA PROVOCACIONES EN DIVERSOS PUNTOS DE LA SELVA LACANDONA. EN LA ZONA NORTE, ORGANIZACIONES PRIÍSTAS MANTIENEN SUS AMENAZAS EN CONTRA DE BASES DE APOYO ZAPATISTAS Y DE MIEMBROS DE OTRAS ORGANIZACIONES HERMANAS.



QUINTO.- LA LLAMADA “CIOAC-HISTÓRICA”, FILIAL DEL PRD, PRETENDE PRESENTAR DESGRACIAS PROVOCADAS, ALENTADAS Y PERPETRADAS POR SU DIRIGENCIA, COMO REALIZADAS POR BASES DE APOYO ZAPATISTAS. LOS DIRIGENTES DE LA “CIOAC-HISTÓRICA”, UNO DE LOS APOYOS DE LA CAMPAÑA DE LÓPEZ OBRADOR EN EL ESTADO, USAN LAS MUERTES DE SUS COMPAÑEROS (ASESINADOS POR MIEMBROS DE LA MISMA CIOAC), PARA EL OBJETIVO DE CONSEGUIR POSICIONES EN LAS PRÓXIMAS ELECCIONES EN CHIAPAS, MIENTRAS CIENTOS DE DESPLAZADOS, MUJERES, HOMBRES, NIÑOS Y ANCIANOS MIEMBROS DE SU ORGANIZACIÓN, DEAMBULAN SIN COMIDA NI TECHO.



SEXTO.- TODO ESTO ES OCULTADO POR LA MALA Y TRAGICÓMICA COMEDIA DE LAS ELECCIONES DE ARRIBA CON UN DOBLE OBJETIVO: DESHACERSE DE TODO AQUELLO QUE NO ESTÉ EN LA LÓGICA DE ARRIBA; Y PRESENTAR, A LA OPINIÓN INTERNACIONAL, LA APARIENCIA DE “NORMALIDAD DEMOCRÁTICA” DEL AMBIENTE ELECTORAL.



SÉPTIMO.- EL EZLN LLAMA A TOD@S LAS ADHERENTES A LA SEXTA Y A LA “OTRA CAMPAÑA” PARA QUE LEVANTEN SU VOZ DE PROTESTA, SE SOLIDARICEN CON TOD@S L@S AGREDIDOS, PERSEGUIDOS Y AMENAZADOS, Y NO DETENGAN SUS TRABAJOS EN LA CONSTRUCCIÓN DE UN MOVIMIENTO NACIONAL ANTICAPITALISTA Y DE IZQUIERDA.



¡DEMOCRACIA!

¡LIBERTAD!

¡JUSTICIA!



Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General y la Comisión Sexta del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Subcomandante Insurgente Marcos.

México, Diciembre del 2005.




NOVIEMBRE DEL 2005.

A LOS PUEBLOS DEL MUNDO:

HERMANOS Y HERMANAS:

SOBRE EL INTERCONTINENTAL PROPUESTO EN LA SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA, Y EN GENERAL EN LO QUE SE REFIERE AL ASPECTO INTERNACIONAL DE ESTE PRONUNCIAMIENTO, EL CCRI-CG DEL EZLN DICE SU PALABRA:

PRIMERO.- PARA LA COORDINACIÓN Y EL SEGUIMIENTO DE LO INTERNACIONAL DE LA SEXTA, SE HA NOMBRADO YA LA LLAMADA COMISIÓN INTERGALÁCTICA DEL EZLN, ENCABEZADA POR EL TENIENTE CORONEL INSURGENTE MOISÉS Y, EN FORMA ROTATORIA, UN EQUIPO DE COMANDANTES Y COMANDANTAS DEL CCRI-CG DEL EZLN, ADEMÁS DEL APOYO DE LA COMISIÓN SEXTA DEL EZLN.

SEGUNDO.- CON EL OBJETIVO DE QUE LA CONCEPCIÓN, ORGANIZACIÓN Y REALIZACIÓN DEL ENCUENTRO INTERCONTINENTAL PROPUESTO EN LA SEXTA, SEA PRODUCTO DE LA REAL PARTICIPACIÓN DE LOS ADHERENTES EN TODO EL MUNDO, Y NO DE UNA DECISIÓN UNILATERAL DEL EZLN, A PARTIR DEL 1 DE DICIEMBRE DE ESTE AÑO, Y CUANDO MENOS HASTA EL 30 DE JUNIO DEL 2006 SE REALIZARÁN REUNIONES Y CONSULTAS PREPARATORIAS, DE GRUPO, PERSONALES O CIBERNÉTICAS, PARA QUE SE HAGAN LAS PROPUESTAS PARA EL INTERCONTINENTAL (INCLUYENDO EL LUOAR Y FECHAS DE SU CELEBRACIÓN) Y ÉSTE SE REALICE CON EL ACUERDO DE LA MAYORÍA. TERMINADA ESTA ETAPA DE 7 MESES DE CONSULTA SE DECIDIRÁ SI LA CONSULTA CONTINÚA O YA SE REALIZA EL INTERCONTINENTAL A PARTIR DEL MES DE JULIO DEL 2006.

TERCERO.- PARA LAS REUNIONES Y CONSULTAS PERSONALES QUE SE REALICEN EN MÉXICO, LA COMISIÓN INTERGALÁCTICA DEL EZLN HA SOLICITADO A LA JUNTA DE BUEN GOBIERNO DE LA ZONA SELVA FRONTERIZA QUE NOS FACILITE UN ESPACIO EN EL CARACOL DE LA REALIDAD, POR LO QUE ESAS REUNIONES SERÍAN EN ESE LUGAR, CUANDO SE TRATE DE ENCUENTROS DIRECTOS CON EL EZLN.

ES POSIBLE HACER REUNIONES PREPARATORIAS EN OTROS PAÍSES, A LAS CUALES, SI ES AVISADA CON TIEMPO SUFICIENTE, LA COMISIÓN INTERGALÁCTICA DEL EZLN MANDARÍA A ALGUIEN QUE ESCUCHE Y APUNTE TODO LO QUE AHÍ SE PROPONGA Y SE HAGA DE CONOCIMIENTO DEL EZLN PARA QUE LO TOME EN CUENTA

CUARTO.- PARA LA CONSULTA CIBERNÉTICA, LA COMISIÓN 1NTERGALÁCTICA PONDRÁ EN FUNCIONAMIENTO, A PARTIR DEL 1 DE DICIEMBRE DEL 2005, LA PÁGINA ELECTRÓNICA: zeztainternazional.ezln.org.mx (- sí, así, con "z"-). EN ESTA DIRECCIÓN ELECTRÓNICA SE RECIBIRÁN LAS ADHESIONES INTERNACIONALES A LA SEXTA DECLARACIÓN Y LAS PROPUESTAS Y COMENTARIOS PARA EL INTERCONTINENTAL, MISMAS QUE SERÁN RECIBIDAS, SISTEMATIZADAS Y DADAS A CONOCIMIENTO DE TOD@S L@S ADHERENTES POR LA COMISIÓN 1NTERGALÁCTICA DEL EZLN.

QUINTO.- LA PÁGINA ELECTRÓNICA ZEZTAINTERNAZIONAL TENDRÁ UN DISEÑO MUY ELEMENTAL CON EL FIN DE QUE, CON LA PARTICIPACIÓN DE QUIENES DESDE LOS CINCO CONTINENTES ASÍ LO DESEEN, SE VAYA COMPLETANDO Y MEJORANDO EN COLECTIVO. POR AHORA SÓLO TENDRÁ LA PORTADA (QUE PUEDE SER CAMBIADA MÁS ADELANTE O CADA TANTO, SEGÚN LAS PROPUESTAS) Y LOS ESPACIOS PARA LAS ADHESIONES Y PARA LAS PROPUESTAS PARA EL INTERCONTINENTAL, LAS POSICIONES E INFORMACIONES DEL EZLN EN LO INTERNACIONAL, ASÍ COMO LAS ACCIONES Y MENSAJES DEL EZLN EN APOYO A LAS LUCHAS Y RESISTENCIAS CONTRA EL NEOLIBERALISMO Y POR LA HUMANIDAD.

SEXTO.- EL EZLN PROPONE QUE, DONDE ASÍ LO ACEPTEN Y DESEEN, SE FORMEN "COMISIONES INTERGALÁCTICAS" EN LOS CINCO CONTINENTES SIN MÁS TRABAJO QUE PROPONER, DEBATIR Y ACORDAR TODO LO QUE SE REFIERA AL ENCUENTRO INTERCONTINENTAL, Y DE DIFUNDIR Y PROMOVER LA PARTICIPACIÓN DE TODO EL ESPECTRO QUE, ABAJO Y A LA IZQUIERDA, LUCHA Y RESISTE POR LA HUMANIDAD.


¡DEMOCRACIA!

¡LIBERTAD!

¡JUSTICIA!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del
Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

Por la Comisión Sexta del EZLN. Por la Comisión Intergaláctica del EZLN.

Subcomandante Insurgente Marcos. Teniente Coronel Insurgente Moisés.
México. Noviembre del 2005.


Por buenosdiasamerica - 22/03/2006 0:20:54 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

DE ACUERDO CON LO DICHO EN LA SEXTA DECLARACIÓN
COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDÍGENA-
COMANDANCIA GENERAL DEL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

NOVIEMBRE DEL 2005.

AL PUEBLO DE MÉXICO:
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO:
HERMANOS Y HERMANAS:

DE ACUERDO CON LO DICHO EN LA SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA
LACANDONA, EL CCRI-CG DEL EZLN DICE SU PALABRA:

PRIMERO.- EL EZLN SIGUE ADELANTE EN LA ORGANIZACIÓN DE SU
PARTICIPACIÓN, CIVIL Y PACÍFICA, EN LAS TAREAS MARCADAS POR LA
SEXTA DECLARACIÓN, QUE SON: LA “OTRA CAMPAÑA”, LOS ACUERDOS Y
ALIANZAS CON ORGANIZACIONES POLÍTICAS DE IZQUIERDA EN MÉXICO, LA
REALIZACIÓN DE UN ENCUENTRO INTERCONTINENTAL, Y EL APOYO A LAS
LUCHAS Y RESISTENCIAS POR LA HUMANIDAD Y CONTRA EL
NEOLIBERALISMO EN TODO EL MUNDO.

SEGUNDO.- PUESTO QUE LA “OTRA CAMPAÑA” YA NO ES SÓLO DEL EZLN,
SINO DE TOD@S QUIENES LA HICIERON SUYA, HEMOS ORGANIZADO UN
EQUIPO DE TRABAJO PARA EL CONTACTO DIRECTO EXCLUSIVO CON LA
COMISIÓN SEXTA DEL EZLN. ESTE EQUIPO LABORA BAJO LA DIRECCIÓN DE
LA COMISIÓN SEXTA Y HA RECIBIDO EL NOMBRE DE “ENLACE ZAPATISTA”.
MIENTRAS LOS ADHERENTES A LA “OTRA CAMPAÑA” DECIDEN Y ECHAN A
ANDAR LA INSTANCIA PARA COMUNICARNOS ENTRE TOD@S, LA COMISIÓN
SEXTA DEL EZLN SEGUIRÁ, AHORA A TRAVÉS DE “ENLACE ZAPATISTA”, SU
TRABAJO DE RECIBIR, PROCESAR Y DISTRIBUIR A TOD@S LA INFORMACIÓN
PRODUCIDA POR QUIENES FORMAN LA “OTRA CAMPAÑA”.

TERCERO.- EL EZLN AGRADECE A LOS COMPAÑEROS Y COMPAÑERAS DE
REVISTA REBELDÍA EL APOYO INCONDICIONAL QUE NOS DIERON DESDE LA
EMISIÓN DE LA SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA.
DURANTE ESTOS CINCO MESES, LA REVISTA REBELDÍA, A TRAVÉS DE SU
PÁGINA ELECTRÓNICA Y LA PARTICIPACIÓN DIRECTA DE QUIENES LA
PRODUCEN, NOS HA APOYADO EN RECIBIR Y PROCESAR LAS ADHESIONES A
LA SEXTA Y LA COMUNICACIÓN DIRIGIDA AL EZLN, Y EN LAS
REALIZACIONES DE LAS REUNIONES PREPARATORIAS Y LA PLENARIA DE LA
“OTRA CAMPAÑA”.

CUARTO.- A PARTIR DEL DÍA 1 DE DICIEMBRE DEL 2005, LA COMUNICACIÓN
DE LA COMISIÓN SEXTA DEL EZLN CON QUIEN HAYA MENESTER EN LOS
TRABAJOS QUE LE TOCAN AL EZLN EN LA “OTRA CAMPAÑA” YA NO SERÁ A
TRAVÉS DE LA REVISTA REBELDÍA, SINO DE “ENLACE ZAPATISTA”.

QUINTO.- PARA LA COMUNICACIÓN CIBERNÉTICA DIRECTA CON LA
COMISIÓN SEXTA DEL EZLN (EN LO NACIONAL DE MÉXICO) Y CON LA
COMISIÓN INTERGALÁCTICA DEL EZLN (EN TODO LO QUE SE REFIERE A LO
INTERNACIONAL), ESTARÁ FUNCIONANDO UNA PÁGINA ELECTRÓNICA
ESPECIAL A PARTIR DEL 30 DE NOVIEMBRE DEL 2005: www.ezln.org.mx. LA
INFORMACIÓN CIBERNÉTICA QUE LA REVISTA REBELDÍA FUE
RECOLECTANDO, PASARÁ A ESTA PÁGINA ELECTRÓNICA.

ESTA PÁGINA ELECTRÓNICA TENDRÁ DOS LIGAS: UNA AL EZLN EN LA
“OTRA CAMPAÑA” (www.enlacezapatista.ezln.org.mx) Y OTRA AL EZLN EN LO
INTERNACIONAL (zeztainternazional.ezln.org.mx -sí, así, con “z”-).

SEXTO.- EN LO QUE SE REFIERE A LA “OTRA CAMPAÑA”, LA COMISIÓN
SEXTA MANTENDRÁ LA COMUNICACIÓN DE Y CON TOD@S Y CADA UN@S
DE QUIENES FORMAN LA “OTRA CAMPAÑA” Y SEGUIRÁ INFORMANDO DE
LAS ADHESIONES, COMO ANTES LO HACÍA A TRAVÉS DE LA REVISTA
REBELDÍA, PERO AHORA POR MEDIO DE “ENLACE ZAPATISTA” EN ESTA
OCASIÓN LES DAMOS EL INFORME HASTA EL DÍA 20 DE NOVIEMBRE DEL
2005. HASTA ESE DÍA, L@S ADHERENTES A LA SEXTA Y A LA “OTRA
CAMPAÑA” ERAN:

64 ORGANIZACIONES POLÍTICAS DE IZQUIERDA.
120 ORGANIZACIONES INDÍGENAS Y PUEBLOS INDIOS.
203 ORGANIZACIONES SOCIALES.
498 ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES, GRUPOS Y COLECTIVOS.
2020 PERSONAS A TÍTULO INDIVIDUAL, FAMILIAR, BARRIO O COMUNIDAD.
427 INTERNACIONALES.

EN CUANTO LA “OTRA CAMPAÑA” LO DECIDA, LA COMISIÓN SEXTA
DEJARÁ DE REALIZAR ESTE TRABAJO Y “ENLACE ZAPATISTA” SE DEDICARÁ
SÓLO A LA PARTICIPACIÓN DEL EZLN EN LA “OTRA CAMPAÑA”.

¡DEMOCRACIA!
¡LIBERTAD!
¡JUSTICIA]

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del
Ejército Zapatista de Liberación Nacional.


Suocomandante Insurgente Marcos.
México, Noviembre del 2005


Por buenosdiasamerica - 26/11/2005 14:46:13 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Carta del FZLN al EZLN
Carta del FZLN al EZLN
_____________________



A la Comandancia General-Comité Clandestino Revolucionario Indígena del Ejército Zapatista de Liberación Nacional

El 1° de enero de 1996, en su IV Declaración de la Selva Lacandona, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional convocó a la organización del Frente Zapatista de Liberación Nacional. Finalizando la segunda parte de las tres que conformaban dicha declaración, después de nombrar las características políticas que tendría la nueva organización a que estaban convocando, ustedes escribieron lo siguiente: “Con la unidad organizada de los zapatistas civiles y los combatientes zapatistas en el Frente Zapatista de Liberación Nacional, la lucha iniciada el 1° de enero de 1994 entrará en una nueva etapa. El EZLN no desaparece, pero su esfuerzo más importante irá por la lucha política. En su tiempo y condiciones, el EZLN participará directamente en la formación del Frente Zapatista de Liberación Nacional.”

20 meses después, durante el Congreso de Fundación del FZLN celebrado en la ciudad de México y al que asistieron como observadores los 1111 delegados zapatistas que habían salido de las montañas del sureste, el EZLN explicó lo siguiente: “… Muchos se preguntan por qué hemos venido sólo a observar su congreso y no a participar directamente en él. Muchos se preguntan por qué, en los últimos días, hemos declarado una y otra vez que el EZLN no formará parte del FZLN y que seremos dos organizaciones hermanas, pero distintas… Cuando llamamos a la formación del FZLN pensábamos que la paz estaba cerca y que nuestra rebeldía tenía que buscar nuevos caminos y formas de lucha para continuar su empecinado andar…. Pensábamos que en poco tiempo estaríamos como ustedes y junto a ustedes. Con la misma rebeldía frente al poderoso, pero sin armas necesarias… Con la misma dignidad para el mañana, pero sin el rostro escondido por el negro del dolor o el rojo de la sangre. Pero nos equivocamos hermanos y hermanas frentistas… La paz no estaba cerca. La paz sigue lejana. Antes y ahora el gobierno usó y usa la mentira de una paz que no imagina más que como rendición y castigo. Pero tampoco podemos seguir deteniéndolos ni pidiéndoles que nos esperen, que no avancen, que no crezcan, que no se hagan grandes, que no se organicen hasta que haya paz justa y digna y el EZLN pueda compartir con ustedes presente y futuro. No será una fuerza militar la que dirija sus pasos civiles y los ponga en riesgo. Esto no debe ni puede ser así.”

Más de 8 años después, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional lanza la Sexta Declaración de la Selva Lacandona y junto con varios miles más de mexicanos y mexicanos, emprende la construcción de lo que se ha llamado la Otra campaña. Y entonces, como mero lo dicen en la VI Declaración, van a hacer, entre otras cosas, lo que sigue: “Vamos a ir a escuchar y hablar directamente, sin intermediarios ni mediaciones, con la gente sencilla y humilde del pueblo mexicano y, según lo que vamos escuchando y aprendiendo, vamos a ir construyendo, junto con esa gente que es como nosotros, humilde y sencilla, un programa nacional de lucha, pero un programa que sea claramente de izquierda o sea anticapitalista o sea antineoliberal, o sea por la justicia, la democracia y la libertad para el pueblo mexicano.

En resumen, el Ejército Zapatista de Liberación Nacional va a salir directamente a hacer política, una nueva forma de hacer política, por todos los rincones del país.

Y entonces, en el Frente Zapatista de Liberación Nacional nos juntamos con ustedes, compañeros del EZLN, que fueron quienes nos convocaron a formar la organización y nos dieron nombre, y en esa reunión vimos que el FZLN había cumplido en la etapa que fue desde la IV Declaración hasta que salió la Sexta, pero que ahora la nueva etapa nos quedaba muy grande para lo que se venía. Así que hicimos una consulta interna entre todas y todos los militantes del FZLN y de ahí salió lo siguiente:

De los 127 comités civiles de diálogo que conforman nuestro FZLN, 123 se pronunciaron por que se disuelva completamente el FZLN como organización política nacional y se le devuelva el nombre a los compas del EZLN.

3 ccds dijeron que había que mantenernos como organización pero con otro nombre, aunque dos de ellos resaltaron que si la mayoría aceptaba otra cosa, ellos también la asumían.

Y uno dijo que no se pronunciaba por algo en concreto, sino que renunciaban al FZLN.

Además, 9 frentistas de manera individual se pronunciaron por la opción de disolver el FZLN y regresar el nombre al EZLN.

Así pues, el acuerdo tomado por mayoría, y que les queremos comunicar, es el siguiente:

El Frente Zapatista de Liberación Nacional se disuelve totalmente como organización política y le devuelve su nombre al Ejército Zapatista de Liberación Nacional para que éste a su vez decida que hacer con él. Los comités o individuos que así lo decidan podrán mantenerse juntos en cada localidad y adherirse a la sexta y a la otra campaña, pero ya sin usar el nombre de comité del FZLN.

Por último, queremos decirles queridos compañeros y compañeras del EZLN y de todas las comunidades indígenas zapatistas, de los municipios autónomos zapatistas, de las Juntas de Buen Gobierno, que ha sido un honor para las y los frentistas el haber caminado con el nombre que nos dieron durante todos estos años. Sabemos que cometimos muchos errores y que no siempre nos salieron las cosas como pensábamos y como deberían de haber salido, pero todo lo que hemos aprendido de ustedes y su digna lucha por un México y un Mundo mejor para todos, seguramente será un primer paso que nos servirá para sumarnos a este caminar que ahora están iniciando con la otra campaña y en la cual intentaremos también estar, para colaborar desde cada uno de nuestros espacios, junto con miles más, en la construcción de un México más justo, más libre y más democrático, desde abajo y a la izquierda.


Frente Zapatista de Liberación Nacional

México

Octubre del 2005


Por buenosdiasamerica - 26/11/2005 14:42:02 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

CONSTRUYENDO EL ALBA DESDE LOS PUEBLOS
CONSTRUYENDO EL ALBA DESDE LOS PUEBLOS
Exposición de Fernando Ramón Bossi, Secretario de Organización del Congreso Bolivariano de los Pueblos, en el Foro que se realizó en la III Cumbre de los Pueblos, Mar del Plata, 3 de noviembre de 2005.
www.alternativabolivariana.org / www.portalalba.org

Antes de comenzar con la exposición, quiero agradecer a los organizadores de este evento el haberme invitado a participar y compartir con ustedes algunas reflexiones con respecto al ALBA.

Asimismo debo manifestar que es un verdadero honor poder compartir esta tribuna con dirigentes de la talla de Jorge Ceballos, coordinador nacional del Movimiento Barrios de Pie y miembro del Secretariado Político del Congreso Bolivariano de los Pueblos, como también con el amigo Aníbal Mellano, genuino representante de las pequeñas y medianas empresas argentinas, hombre comprometido con la causa de los pueblos.

Normalmente sucede que en las conferencias donde el tema central es el ALBA, la Alternativa Bolivariana para la América, no se habla del ALBA, sino que se habla sobre el ALCA. Se expone sobre el ALCA, se plantea todos los males que conlleva esta propuesta imperialista y se concluye afirmando que el ALBA es todo lo contrario. A lo sumo se mencionan algunos ejemplos: Petrosur, Telesur o Banco del Sur. Pocas veces se intenta explicar la propuesta bolivariana de integración, y cabe aclarar, que el ALBA no es solo una respuesta al ALCA, no es solo eso, sino que la trasciende en todos sus aspectos.

Es por esto que, con la intención de no repetir la tradicional conferencia sobre el ALBA pero donde no se habla del ALBA sino del ALCA, es que me tomé la tarea de bosquejar 10 puntos de aproximación a la propuesta ALBA y el rol de los pueblos en su construcción.



1) El ALBA es un proyecto histórico

Si bien nace como propuesta alternativa al ALCA, el ALBA responde a una vieja y permanente confrontación entre los pueblos latinoamericanos caribeños y el imperialismo. Monroísmo versus Bolivarianismo, tal vez sea la mejor manera de plantear los proyectos en pugna. El primero, aquel que se resume en “América para los americanos”, en realidad “América para los norteamericanos”. Ese es el proyecto imperialista, de dominación, saqueo y rapiña. El segundo es la propuesta de unidad de los pueblos latinoamericanos caribeños, la idea del Libertador Simón Bolívar de conformar una Confederación de Repúblicas. En síntesis: una propuesta imperialista enfrentada a una propuesta de liberación. Hoy ALCA versus ALBA.

Por lo tanto debemos de entender que el ALBA reconoce sus antecedentes en la mejor tradición de las luchas independentistas y por la unidad.

Ahí aparece, entonces, la figura del Precursor, Francisco Miranda, con un Plan de Gobierno para esta región, a la que él llamaba Colombia. Y nos encontramos, sin duda, con la obra y el pensamiento del Libertado Simón Bolívar. Es necesario leer, estudiar, reflexionar sobre la “Carta de Jamaica”, su discurso en el Congreso de Angostura, la carta a Martín de Pueyrredón, la Convocatoria al Congreso Anfictiónico de Panamá, los acuerdos Mosquera-Monteagudo, Mosquera-O Higgins, Santamaría-Alaman, la correspondencia con José de San Martín y tantos otros documentos que anuncian el camino del ALBA.

Y no nos podemos olvidar tampoco de Sucre, de las proclamas de Hidalgo y Morelos, del general San Martín, de Artigas y su reforma agraria, de la “Ley Gaucha” de Güemes, del Plan de Operaciones de Mariano Moreno, de los escritos económicos de Belgrano, de la obra de Simón Rodríguez, del proyecto de Federación de Bernardo Monteagudo, de la obra del hondureño Cecilio del Valle y de la lucha por la Confederación Centroamericana de Francisco Morazán. En todo ese período, de no más de 20 años, se generó, a través del pensamiento y la acción, doctrina revolucionaria, programas, proyectos, emprendimientos y leyes conducentes a la integración y la independencia con justicia social. Creo que es uno de los períodos más brillantes de nuestra historia.

Pero también, en esa dirección, luego de la derrota del proyecto bolivariano, las fuerzas populares se recomponen y vuelven a la histórica lucha. Levantan banderas de unidad Eloy Alfaro en Ecuador, Martí en Cuba, Ezequiel Zamora en Venezuela, Felipe Varela en Argentina, Ramón Emeterio Betances en Puerto Rico… y tantos otros.

El mismo gran patriota y revolucionario nicaragüense “El general de Hombres Libres”, Augusto César Sandino, escribirá su proyecto de unidad latinoamericana: “Plan para la realización del sueño supremo de Bolívar”. Y esto solo para mencionar algunos mojones de nuestra historia.

Al buscar lo más contemporáneo, lo más reciente, aparecen Perón y Getulio Vargas con el ABC; Salvador Allende y la Universidad Latinoamericana; la voz de Fidel diciéndonos “Sólo habrá salvación en la unidad”; Francisco Caamaño desde la República Dominicana; Velasco Alvarado desde el Perú mariateguista y tupacamarista; Torres y Marcelo Quiroga Santa Cruz desde Bolivia; Omar Torrijos desde Panamá; Carlos Fonseca desde Nicaragua; João Goulart desde el Brasil; Gaitán desde Colombia; el Che Guevara desde toda Nuestra América… En fin… voces, guías que marcan un rumbo claro hacia la unidad y la segunda y definitiva independencia.

Es por eso que el ALBA tiene antecedentes gloriosos, viene de lo profundo de la América insurgente, tiene raíces, hondas raíces que lo convierten en un proyecto histórico de construcción de la Patria Grande.



2) El ALBA es creación heroica

Como bien lo señalaba el amauta peruano José Carlos Mariátegui, la revolución en esta parte del mundo será “creación heroica, nunca copia o calco”. “O inventamos o erramos”, nos decía Simón Rodríguez. Vale decir que la tarea de construir el ALBA será sin manuales ni “fórmulas mágicas”.

De nada nos sirven los ejemplos de la Unión Europea, ni mucho menos la forma en que Estados Unidos alcanzó su unidad, a costa de rapiña, genocidio indígena e invasiones. La Unión Europea tampoco, porque esa unión se establece de manera defensiva, bajo los parámetros del capitalismo y solo para acumular fuerza en su competencia con Estados Unidos y Japón. La Unión Europea es una estrategia de una serie de naciones en el marco de la lucha intercapitalista e interimperialista. Ninguno de estos son modelos de integración que nos puedan servir a los latinoamericanos caribeños.

Es por esto que los americanos del Sur tendremos que inventar, bucear en nuestra historia, escuchar las “voces del pasado que nos señalan el futuro”, al decir de Eduardo Galeano; implantar un modelo endógeno regional que conduzca a una unidad que sea producto de nuestra propia obra, para cubrir nuestras necesidades y representar nuestros intereses.



3) El ALBA se sostiene en las potencialidades de América Latina y el Caribe

América Latina y el Caribe es una de las regiones más ricas en recursos naturales del planeta. Aprovechar nuestras potencialidades es la clave para el desarrollo y bienestar de nuestros pueblos.

¿Dónde están nuestras potencialidades y de qué manera las aprovechamos hoy? Donde quiera que busquemos encontraremos riquezas inmensas en nuestro continente; pero también encontraremos que esas riquezas no son usufructuadas por nuestros pueblos. Es por ello que en inmensas sabanas, llanos y pampas, con tierras inmejorables para la agricultura y la ganadería, con una potencialidad infinita para producir alimentos, conviven millones de nuestros hermanos que padecen hambre.

Por otro lado, nuestra región es rica en energía y minerales. Petróleo, gas, carbón y energía eléctrica, gracias a los enormes recursos hídricos. Tampoco nos falta hierro, cobre, estaño, zinc, aluminio, oro, plata, cemento, cal. Sin embargo la ausencia de industrias y el proceso de desindustrialización desatado por la implementación de las políticas neoliberales es otro dato de la realidad.

Tenemos la mayor reserva de agua potable del planeta, un recurso que hoy es estratégico y lo será mucho más en los próximos años. Pero pese a tener esa inmensa riqueza, más de un 30 de los 500.000 niños que se nos mueren por año, por razones que serían fácilmente evitables, mueren por diarrea infantil; a causa de falta de agua potable.

Somos una de las regiones más ricas en biodiversidad. Por otro lado también somos la región donde más especies se van extinguiendo por la acción irracional de las empresas multinacionales.

Tenemos una cultura de miles de años que ha sido sistemáticamente negada por la cultura elitista y extranjerizante. El aporte de las culturas de los pueblos originarios, su relación con la naturaleza y su cosmovisión, tienen que ser incorporadas urgentemente por nuestras sociedades, en la lucha por el mejoramiento de la convivencia humana y la vida en armonía con el ambiente. La diversidad y la originalidad son los pilares fundamentales de una frondosa cultura latinoamericana caribeña que hasta hoy ha sido secuestrada y negada para los propios latinoamericanos caribeños.

Y también contamos, dentro de las enormes potencialidades, con una historia digna de un pueblo que nunca se ha resignado a la sumisión y el vasallaje. Mientras los europeos se jactan de haber parido a un Alejandro Magno, a un César, a un Napoleón, nosotros, los latinoamericanos caribeños, podemos decir con orgullo que ésta ha sido tierra de Libertadores y nunca de conquistadores.

En síntesis: tierras fértiles, ríos imponentes, biodiversidad, energía, minerales, una cultura milenaria y una historia heroica de lucha son las riquezas principales que sostienen la construcción del ALBA.



4) El ALBA se apoya sobre valores anticapitalistas

La mesa del ALBA está asentada en cuatro elementos, que son impensables dentro de los parámetros del capitalismo:

a) La complementación.
b) La cooperación.
c) La solidaridad.
d)El respeto a la soberanía de los países.

Ejemplifiquemos con base en los acuerdos ya alcanzados.

a) Complementación: Aquí se encuentran entre otros los acuerdos de Argentina y Venezuela. Argentina produce alimentos que hoy Venezuela necesita y Venezuela tiene combustibles que para la Argentina de hoy son indispensables. Complementación en base a nuestras potencialidades.

b) Cooperación: Acuerdos petroleros entre Brasil y Venezuela. Brasil se especializa en la explotación petrolera “mar adentro”; Venezuela en la producción en “tierra firme”. Ahí entonces se produce un acuerdo de cooperación, cada uno socializa sus conocimientos en las áreas que más se ha especializado.

c) Solidaridad: Petrocaribe. Los países caribeños tienen muy poca riqueza en hidrocarburos. Venezuela, de manera solidaria –sin regalar nada-, ayuda a estos países a adquirir combustibles a precios justos.

d) Respeto a la soberanía: Todos los acuerdos sin excepción se realizan respetando la soberanía y el derecho a la autodeterminación de cada nación firmante.



5) El ALBA es una construcción popular

El ALBA es inconcebible sin la participación de los pueblos, que es “vital, como el oxígeno para los seres humanos”, dijo el comandante Chávez.

Ya hace muchos años atrás, el general Perón se había manifestado sobre este tema, planteando la importancia de la participación popular en la tarea de la integración. Decía, el tres veces presidente de los argentinos, en la misma dirección que lo plantea Chávez, que la presencia de los pueblos en la lucha por la unidad latinoamericana caribeña es lo esencial, “porque los individuos mueren, los gobiernos pasan, pero los pueblos quedan”.

Y en esa tarea titánica es que los pueblos definirán su futuro.



6) El ALBA es un capítulo del proceso revolucionario mundial

La tarea de los pueblos es titánica, colosal, como consecuencia de los desafíos que impone el momento. Veamos por ejemplo:

Sin la participación activa de los pueblos es imposible, para cualquiera de nuestros países, alcanzar la verdadera independencia. Porque no puede haber independencia sin justicia social, “¡de qué vale la independencia, Simón, si los pobres siguen mendigando, si los indios siguen extendiendo la mano para pedir limosna!”, le escribía Manuela Saenz al Libertador, cuando este marchaba ya hacia su tumba, derrotado por los intereses egoístas de las oligarquías nativas y el colonialismo.

Pero esa independencia sin justicia social no se alcanzará si los pueblos no avanzan hacia la unidad latinoamericana caribeña, porque solo en esa unidad es que se consolidará la verdadera independencia y justicia social.

Y esa unidad de Nuestra América tampoco será suficiente si no logramos un nuevo orden mundial, no capitalista, que alcance la armonía entre las naciones, la convivencia pacífica entre los seres humanos y una nueva relación con el ambiente y la naturaleza.
Vale decir, que la tarea de los pueblos es de lucha permanente hasta lograr un mundo con justicia, libertad e igualdad. El ALBA entonces, es un suceso, un eslabón en esta cadena de objetivos, del proceso revolucionario necesario para conservar la especie humana y enterrar cualquier forma de explotación del hombre por el hombre.



7) El ALBA es una forma de integración que no parte de lo mercantil

Lo primero que hay que hacer, en la nueva propuesta de integración, es romper con la lógica capitalista, la lógica del lucro y la ganancia, la lógica de la competencia, la lógica de la economía como crematística . El ALBA debe partir de la integración, en primera instancia, desde lo político y desde lo social. Y esto implica la movilización popular.

Ahí tenemos, desde lo social, tareas que ya se vienen llevando y otras que deberán acometerse con la movilización de las fuerzas populares: campañas de alfabetización, de vacunación, de atención médica, la red de universidades populares, los talleres de artes y oficios, la red de medios de comunicación alternativos, la central de trabajadores latinoamericanos caribeños, la central de campesinos de Nuestra América, la red de defensa de nuestros recursos naturales, en fin, una cantidad de emprendimientos que deberán salir del seno del pueblo y los gobiernos progresistas del continente. Asimismo, desde lo político, debemos alentar iniciativas como la conformación de la Red de Parlamentarios para la Integración, constituida en El Salvador, a iniciativa del Frente Farabundo Martí para la Liberaci&oacut e;n Nacional (FMLN) y el Congreso Bolivariano de los Pueblos; contribuir a conformar una poderosa red de alcaldes e intendentes latinoamericanos caribeños, que impulsen mecanismos de integración desde el poder local; el apoyo y la solidaridad permanente con las fuerzas políticas progresistas que aspiran a lograr buenos resultados en las elecciones que se avecinan en todo el continente… Ahí están los compatriotas Evo Morales, Andrés Manuel López Obrador y Daniel Ortega, futuros presidentes de Bolivia, México y Nicaragua, respectivamente.

Resumiendo, cada vez es más necesario que las fuerzas políticas y sociales de la América Latina Caribeña, las fuerzas democráticas, patrióticas, antiimperialistas, revolucionarias, se constituyan en un poderoso movimiento popular latinoamericano y del Caribe y actúen coordinadamente, como verdadero Estado Mayor de la revolución en Nuestra América. Esa es la propuesta del Congreso Bolivariano de los Pueblos.



8) El ALBA es una herramienta política

El ALBA debe ser una herramienta política para la liberación. Ahora, como toda herramienta deberá ser eficiente y flexible ante las circunstancias ¿Porqué digo esto? Porque creo que el ALBA deberá actuar también como barrera de contención ante las nuevas tácticas que el imperialismo utilizará para dominarnos. Por ejemplo: ante la derrota imperial de querer imponer el ALCA de un solo manotazo, aparecen los “alquitas”, los Tratados de Libre Comercio (TLC) como un camino indirecto para alcanzar el ALCA.

El gobierno estadounidense pretende aprovechar la mayor debilidad que tenemos los latinoamericanos caribeños: la desunión. Entonces aplican la fórmula, inteligentemente yo diría, de derrotarnos uno a uno. .

Pero ante esa nueva iniciativa colonialista, ante esa propuesta de veintipico de alquitas o TLC, que en la sumatoria parirían el ALCA, nosotros, los pueblos de Nuestra América, con los gobiernos progresistas y las organizaciones populares, tendremos que imponerles 100 “albitas”, 1000 “albitas”, 10000 “albitas”. Cada uno de estos acuerdos que se realicen con el espíritu del ALBA, serán ladrillos sólidos en la construcción de la Confederación de Repúblicas Latinoamericanas Caribeñas. Esa es la tarea de hoy de las fuerzas populares por la integración.



9) El ALBA es el programa de la Revolución Latinoamericana Caribeña

Los pueblos de Nuestra América hemos pasado a una nueva etapa. Debemos dar el salto de la etapa de la protesta (sin dejarla de lado, por supuesto), a la etapa de las propuestas. La resistencia es necesaria, pero es hora ya de pasar a la ofensiva.

Por eso el programa ALBA debe ser construido con los pueblos y debe ser divulgado entre los pueblos. Las tres etapas propias de toda lucha revolucionaria debe ser trabajada también en la construcción del ALBA:

a) Educar, convencer sobre la necesidad del ALBA.

b) Propagandizar y difundir entre las masas populares la “buena nueva” del ALBA.

c) Organizar y movilizar en torno a la construcción concreta de la integración entre los pueblos.

Como muy bien decía el Canciller venezolano Alí Rodríguez, “es necesario que los pueblos sientan los beneficios de la integración”. Esa es tarea de las fuerzas populares, hacer llegar los beneficios de la integración a través de las campañas y misiones sociales.

Recomiendo que leamos el folleto “Construyendo el ALBA desde los pueblos”, un verdadero programa revolucionario de integración, que surgió de las propuestas de las organizaciones populares latinoamericanas reunidas en infinidad de eventos y a través de varios años de lucha y esfuerzos. Ese material no es un material acabado, sino que se enriquece cotidianamente a través de las nuevas experiencias, aportes, estudios y emprendimientos que llevan adelante los diferentes artífices de la integración.



10) El ALBA es un salto estratégico a una nueva etapa.

El ALBA ya está instalado, les guste o no les guste a los imperialistas y a las oligarquías. De nosotros dependerá que avance más o menos aceleradamente. El ALBA cuenta con un dispositivo fundamental a la hora del combate:

a) Cuenta con un líder decidido y que ya ha dado suficientes muestras de convicción y coraje: el comandante Hugo Chávez.

b) Cuenta con un Estado Mayor de calidad, que son los dirigentes de las organizaciones populares de América Latina y el Caribe.

c) Y cuenta con un ejército de millones de soldados: el pueblo latinoamericano caribeño, dispuesto a construir, en paz, la Patria Grande de los Libertadores.

Es por esto que la alternativa hoy ya no es “vencer o morir”; la alternativa de hoy es mucho más exigente, mucho más tremenda, de mayor responsabilidad aún. Como decía el patriota venezolano José Félix Ribas: “necesario es vencer”.

Muchas gracias

Para visitar la página web del Alba: www.alternativabolivariana.org / www.portalalba.org




Por buenosdiasamerica - 16/11/2005 23:27:52 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

DISCURSO COMPLETO DE HUGO CHAVEZ EN LA III CUMBRE
Este continente tiene que alcanzar su independencia política. Algún día nuestra América tendrá una voz de continente, una voz de pueblo unido, una voz que sea respetada y oída, porque será la voz del pueblo dueño de su propio destino”. (Salvador Allende).



DISCURSO COMPLETO DE HUGO CHAVEZ
EN LA III CUMBRE DE LOS PUEBLOS 2005

Chávez: ¡Qué algarabía! ¡Qué vivan los pueblos de la América Latina y el Caribe!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez; -¡Qué viva la Argentina!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez: -Un abrazo bolivariano, sanmartiniano, guevarista, peronista, evista…

¡Qué viva Eva Perón!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez: -Ya se va el agua, me dijo nuestra amiga Blanca Chancoso que había que soplar tres veces para que el agua se vaya, hay que soplar hacia arriba tres veces, se va el agua y nos quedamos aquí nosotros los pueblos de la América, diciendo ¡viva la vida!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez: ¡Viva la Patria!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez: ¡Viva la Patria Grande!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez: -Los saludo a todos con especial emoción, afecto y cariño, ¡pero cómo hay gente aquí! Miren ustedes: ¡arriba esas banderas! Un abrazo al pueblo argentino, esas banderas argentinas, esas banderas cubanas, esas banderas venezolanas, esas banderas uruguayas, esas banderas paraguayas, esas banderas bolivianas, esas banderas brasileñas, esa bandera de la América unida y grande.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: -Quiero saludarlos a todos y a todas y agradecer a Silvio y a todos estos cantores que nos han bañado de canciones, que nos han bañado de amor, a Daniel Viglietti, Silvio Rodríguez, Amaury, a todos ellos, a todos ellos que nos han venido a cantar, a Daniel, a todos, gracias por esas canciones, gracias por esos versos, gracias por esa esperanza y gracias a ustedes por haberme invitado a este acto, a este encuentro de pueblos.



-Yo me siento verdaderamente honrado al estar aquí, al estar aquí con ustedes compartiendo este día histórico, saludo a Diego Armando Maradona, el Pibe...

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: -Ven acá Diego, ven acá, dile algo a este pueblo, Diego.

Diego Armando Maradona: -Que los quiero mucho, gracias por estar aquí. Echemos a Bush.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: -¡Viva Diego! ¡Viva Maradona! ¡Viva el Pueblo!

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: -Estuve viendo la entrevista que le hizo Diego Armando hace unos días a Fidel, tremenda entrevista, tremenda entrevista que le hiciste a Fidel Castro.

Asistentes: Gritos, algarabía

Presidente Chávez: -Puedo decirles una cosa, entrando al estadio, hace ya una hora aproximadamente, sí, eran como las 12 y tanto, me dan un teléfono, yo venía saludando a mucha gente ahí, sobre todo a esa juventud que anda desbordada… ¡Viva la juventud!

Asistentes: ¡Viva!



Presidente Chávez: -Esa juventud que vuelve a levantarse por todas partes. Allá están los Barrios de Pie. Oigan, quiero que se den cuenta de una cosa: Blanca Chancoso tiene razón, se fue el agua, ve; por si acaso vamos a soplar otra vez.



-Bueno, les decía que me pasan un teléfono, una camarada cubana se me acerca y me pasa un teléfono y yo bueno… ¿con quién voy a hablar yo?

–Hable, hable a ver.

Era Fidel.

Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: -Fidel está desde que amaneció en una silla que yo le regalé, una silla muy cómoda de madera de samán viendo, porque desde aquí estamos transmitiendo en vivo y en directo para el mundo entero, entre otros por Telesur, al mundo entero está saliendo este acto histórico aquí en Mar del Plata.

¡Vamos a hacerle una bulla al mundo! ¡Que viva el mundo nuevo! ¡Que vivan los pueblos del mundo!

Asistentes: ¡Viva! Aplausos

Presidente Chávez: -Bueno, ¿quieren que les diga lo que me dijo Fidel? Él me dijo, primero que estaba muy emocionado viendo el acto, la marcha que ustedes hicieron desde esta madrugada, el Tren del Alba, Maradona se vino en el tren ¿a qué hora fue que salieron? A media noche, en el tren ¿cómo es que se llama? El tren... el Plateado, se vino Maradona, venía de maquinista Diego Armando Maradona, venía directo con el Tren del Alba. Bueno, Fidel estaba viendo el tren, viendo el tren, amaneció viendo el tren, la marcha de ustedes y este día histórico aquí en Mar del Plata y bueno, unos comentarios, me encargó que les saludara y que aunque él físicamente no está aquí, está aquí con nosotros.



Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: -Además ¿saben cuál fue la despedida? Como yo venía entrado le dije: bueno después te llamo, porque él se guinda y habla tres horas por teléfono, entonces le digo –Mira yo te llamo más tarde, vamos a despedirnos, estoy entrando al estadio, y le digo como siempre le digo: -Hasta la victoria siempre, ¡Patria o muerte, venceremos! ¿Y ustedes saben cómo se despidió Fidel?, se los voy a decir porque le oí la voz muy emocionada y además como un trueno, se despidió, la voz se despidió como un trueno que cruzó el Caribe, cruzó el Orinoco, cruzó el Amazonas, cruzó el Río de la Plata y llegó aquí, me dijo: -Chávez, ¡viva el Che, carajo!

-¡Viva el Che Guevara!

Asistentes: ¡Viva!



Presidente Chávez: -Bien, nosotros, camaradas, compañeros, amigas, amigos todos, hemos venido aquí hoy a muchas cosas, a caminar, a marchar, a saltar, a cantar, a gritar, a luchar, pero entre tantas cosas de las que hoy hemos venido a hacer aquí en Mar del Plata hoy y cada uno de nosotros trajo una pala, una pala de enterrador, porque aquí en Mar del Plata está la tumba del ALCA.



Asistentes: Algarabía, gritos

Presidente Chávez: -La tumba del ALCA.

Asistentes: Algarabía, gritos

Presidente Chávez: -Vamos a decirlo: ¡ALCA, ALCA, Al carajo!, ¡ALCA, ALCA, Al carajo!

Asistentes: Algarabía



Presidente Chávez: -¿Quién enterró al ALCA?, los pueblos de América enterramos al ALCA, hoy, aquí en Mar del Plata.



-Blanca Chancoso, la saludo a ella y a lo que representa, a la dignidad de los pueblos indígenas de este continente, agradezco sus palabras y además Blanca me ha entregado una copia de las conclusiones y las resoluciones de esta maravillosa III Cumbre de los pueblos, me llevo esas conclusiones, resoluciones de los pueblos, para difundirlas, y no sólo para difundirlas sino para luchar por ellas, para hacer realidad los sueños de tantos y de tanto tiempo y de tanta gente, además a lo mejor cuando me toque hablar allá en la otra cumbre, la que se va a inaugurar a las cuatro de la tarde, a las tres y media, a lo mejor seguramente me a servir de mucho, de inspiración y le informaré a mis colegas presidentes que he recibido estas conclusiones, pudiéramos sacar copias para repartirlas allá en aquella Cumbre de Presidentes y de Jefes de Gobierno para que todos estemos al tanto de las conclusiones y las resoluciones de nuestros pueblos.



-Quiero saludar también a un eminente compañero, luchador indígena también: Evo Morales, está con nosotros aquí hoy en la Cumbre de los Pueblos, Evo, un abrazo, ven acá hermano, dile algo a la gente.



Evo Morales: -Muchas gracias comandante, mi saludo revolucionario a todo el pueblo antiimperialista, que sigan en esta gran lucha para liberar a Latinoamérica, muchas gracias.



Presidente Chávez: -Gracias Evo, ese aplauso de los pueblos para este gran luchador social, revolucionario, que representa, así como Blanca Chancoso, ellos y ellas representan a la estirpe más profunda de nuestros pueblos, nuestra raza aborigen, Tupac Amaru, Tecún Umán, Guaicaipuro, Atahualpa. ¡Que vivan los indios de América!



-Saludamos también a los organizadores de este maravilloso evento y permítanme humildemente felicitarlos por la demostración de unidad, unidad, unidad, –decía Bolívar– unidad, esa debe ser nuestra divisa, sólo unidos podremos derrotar al imperialismo y levantar a nuestros pueblos hacia una vida mejor, sólo unidos podremos hacerlo.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -Saludos también a Edgardo De Petri, dirigente sindical y diputado nacional; Miguel Bonasso, diputado nacional y organizador de este evento junto con Edgardo; Adolfo Pérez Esquivel, premio Nóbel de la Paz, hermano y amigo, nuestro Adolfo, un abrazo, compañero, como dice el tango, le voy a cambiar una palabrita al tango hoy, perdónenme ustedes, pido perdón, en vez de decir -Adiós muchachos, digo -Hola muchachos compañeros de mi vida... Hola muchachos compañeros de mi vida, Luis D’Elía, diputado provincial; quiero saludar a Hebe Bonafini, gracias por sus mensajes, por sus palabras, y a todas nuestras madres de la Plaza de Mayo, ¡Que vivan las madres de la Plaza de Mayo!, sus hijos, sus hijos somos nosotros también, sus hijos no se perdieron, se transformaron en un pueblo y aquí están vivos en el pueblo argentino y en los pueblos de la América que se levantan de nuevo diciendo ¡No! al imperialismo, diciendo ¡no! al fascismo, diciendo ¡no! a la intervención, diciendo ¡no! a la muerte; Rafael Follonier, compañero, amigo y viceministro del interior de la República Argentina; saludamos a Ricardo Alarcón, presidente de la Asamblea Nacional del Poder Popular de la República de Cuba y a toda la delegación cubana,



-¿Dónde estará Lazarito? ¿Dónde está Lazarito? ¡Epa, Lazarito!, amigo mío, ven acá Lazarito, les voy a presentar a un amigo, yo una vez tenía una novia y él me la quitó, Lazarito, por ahí viene Lazarito, quiero que Lazarito, este muchacho cubano nos dé un saludo, Lazarito, un abrazo primero.



Lazarito: A los hermanos de Latinoamérica, un mensaje rápido, como dijera el Comandante, saludo solidario desde el pueblo de Cuba, que los quiere y los acompaña y nunca los abandonará ¡viva la unidad Latinoamérica! ¡Vivan los pueblos de América Latina! ¡Patria o muerte! ¡Hasta la victoria siempre!, hermanos.



Presidente Chávez: -Me está preguntando que si no hay más novias para quitarme otra, no, tú me quitaste la que yo tenía, ya tiene bigotes Lazarito, un abrazo a ti y a toda Cuba. Bueno, eso es lo que viene: los niños y los jóvenes, los niños y los jóvenes que son el futuro.



Lazarito: -La gorra que identifica a la delegación cubana, usted es un cubano también para nosotros.



Presidente Chávez: -Gracias, Lazarito. Me pongo la gorra, estamos preparando todavía un juego, ahora será de fútbol: Maradona contra el equipo de Fidel, pero tú juegas para mí, porque en béisbol con Cuba me rindo, pero en fútbol va a ser la revancha. Abel Prieto, ministro de Cultura de la República de Cuba, le saludamos; y a todos quienes han venido, los cantores, Alí Rodríguez Araque, está el Canciller, Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela con nosotros; Róger Capella, el Embajador de Venezuela en Argentina; a todos, miembros de la comitiva oficial que me acompañan; María, mi hija, que está con nosotros, les manda también un saludo; Daniel Viglietti y Víctor Heredia y demás músicos y cantores, personalidades especialmente invitadas, invitados; movimientos sociales del continente; Federación de Tierra y Vivienda.



-Está con nosotros el Frente Transversal Nacional y Popular Central de los Trabajadores Argentinos, Movimiento Barrios de Pie, Partido de la Revolución Democrática, Movimiento Territorial de Liberación, Federación Nacional de Salud, Madres de Plaza de Mayo, Movimiento 26 de Julio, Movimiento Peronista Auténtico, Movimiento de Trabajadores Desocupados Eva Perón; a todos, a todos ustedes un abrazo, compañeros, camaradas, compatriotas.



-Bueno, ya van a ser las dos de la tarde, allá tengo el reloj, ¡menos mal que lo tengo al frente!



-Miren, por cierto que, hablando de Eva Perón, yo cada día soy más evista, yo estoy leyendo a Eva, a Eva Perón, grande mujer de esta tierra, inspiración para las luchas que estamos dando y que habrá que dar.



-Esta mañana me preguntaba un periodista, llegando al hotel donde nos hemos alojado, me preguntaba qué opinaba yo acerca de una publicación que salió ayer, una de tantas publicaciones que salen, sobre todo las de Norteamérica, antier salió una publicación según la cual el Pentágono está haciendo planes, planes militares para agredir a Venezuela, lo cual es absolutamente cierto porque el imperio norteamericano, en su desesperación… ( no olvidemos lo que decía Mao Tse Tung, que en lo estratégico el imperialismo termina siendo tigre de papel, tigre de papel; por eso no hay que temerle al imperialismo, los pueblos del mundo libre estamos en capacidad de derrotar a mil imperios, como ha ocurrido muchas veces a lo largo de la historia). Pero el imperialismo en su desespero pretende, como ha pretendido desde hace ya varios años, detener la Revolución Bolivariana, como pretendió durante mucho tiempo, casi medio siglo detener la Revolución Cubana. Así como fracasó el imperialismo norteamericano en su intento de detener la Revolución Cubana, igual fracasará en su intento de detener la Revolución Bolivariana en Venezuela.



Asistentes: Algarabía



Presidente Chávez: -Pero me preguntaba este periodista sobre el tema, y además, pues, yo sé que es absolutamente cierto, los planes militares para agredir a Venezuela están en plena preparación. Ahora, ¿qué respondía yo al periodista? Le respondía con una gran verdad: si al imperialismo norteamericano en su desespero se le ocurriera invadir a Venezuela, comenzaría en estas tierras la guerra de los cien años.



Asistentes: Algarabía



Presidente Chávez: -Y estaba recordando, por cierto a Eva Perón. Eva Perón, cuando dijo ella, toda digna, toda libertaria, toda patriota, dijo, lanzó aquella frase que el pueblo argentino conoce mejor que nadie pero que habrá que repetir una y mil veces en toda esta tierra desde el Río Grande hasta la Patagonia, aquella frase: -La Patria será libre o la bandera flameará sobre sus ruinas…, ¡más nunca seremos colonia norteamericana!



Asistentes: Cánticos



Presidente Chávez: -Esta mañana también, llegando ahí al hotel me consigo a un grupo de personas, deben estar aquí, seguramente, y a una de ellas quiero saludarla porque conversé con ella unos minutos -ellos vinieron de San Salvador de Jujuy, de allá vinieron- campesinos, agricultores, una maestra de escuela, ella se llama María Eugenia Villada, quiero saludarla porque me dio un abrazo infinito y me habló de su padre, Carlos Eulogio Villada, quien era dirigente del Partido Comunista Argentino y desapareció en la madrugada del 24 de noviembre de 1976 en la ciudad de San Salvador de Jujuy. Su esposa Guillermina Castro, y su hija María Eugenia, lo mantienen en la memoria, y yo le decía no sólo en la memoria, está presente aquí con nosotros y con él todos los desaparecidos de las dictaduras militares imperialistas que asesinaron a estos pueblos durante tanto tiempo.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -María Eugenia además es cantante, es cantora, me cantó El Carnavalito, Quebradeño Carnavalito. Bueno, cuántas cosas por decir aquí hoy, les traigo un saludo del pueblo venezolano, un abrazo así, el corazón de Venezuela, lo traigo para compartirlo con el pueblo argentino y los pueblos de nuestra América. Un saludo muy especial a la delegación venezolana, de los movimientos sociales que en Venezuela hoy impulsan desde abajo, desde nuestras raíces la Revolución Bolivariana.



-Ahora, fíjense, además de enterrar aquí el ALBA, como hoy lo estamos enterrando -enterradores nosotros- además de eso siempre he dicho, en primer lugar a los venezolanos (ahora me atrevo a decirlo más allá de Venezuela), nosotros, a nosotros, los hombres, las mujeres de este tiempo de comienzos del siglo XXI, nos toca, compañeros, compañeras, camaradas, una doble tarea histórica: nosotros tenemos que ser los enterradores, no sólo del ALCA porque el ALCA, porque el ALCA fue una propuesta, una de tantas propuestas, pero es vieja esa propuesta, antier se llamó de una manera Iniciativa para las Américas la llamaron por allá por 1990, pero ya en el siglo XVIII, naciendo aquella gran república, aquel gran estado que luego se convirtió en imperio, nació con las garras del águila imperial.



-Desde el inicio, desde hace 200 años, lamentablemente, Thomas Jefferson, uno de los creadores de aquel estado norteamericano, lanzó el plan imperialista. Thomas Jefferson, dijo que Estados Unidos tenía como destino tragarse, –así mismo lo dijo, con esa expresión– tragarse una a una las nacientes repúblicas antes colonias españolas, desde entonces viene el plan anexionista, colonialista de Estados Unidos, así que nosotros no sólo debemos ser enterradores del ALCA sino enterradores y en mucha mayor dimensión, complejidad y profundidad, del modelo capitalista neoliberal que desde Washington arremete contra nuestros pueblos desde hace tanto tiempo.



La batalla del ALCA, la batalla del ALCA, que como bien decía Hebe Bonafini sin duda que la hemos ganado, pero ¡cuidado!, eso es sólo una batalla, eso es sólo una batalla de tantas batallas pendientes que nos quedan para toda la vida, ahora, decía que tenemos una doble tarea, enterrar el ALCA y el modelo económico, imperialista, capitalista por una parte, pero por la otra a nosotros nos toca, compañeros y compañeras, ser los parteros del nuevo tiempo, los parteros de la nueva historia, los parteros de la nueva integración, los parteros del ALBA.



-La Alternativa Bolivariana para las Américas, para los pueblos de América, es una verdadera integración liberadora, para la libertad, para la igualdad, para la justicia y para la paz, y sólo nosotros unidos podemos hacerlo y además enterrar al capitalismo para parir el socialismo del siglo XXI, un nuevo proyecto histórico socialista.



-Yo estoy seguro de que ya en la América está engendrado el nuevo proyecto histórico del socialismo del siglo XXI, lo ha engendrado el vientre de América. Ahora pujemos nosotros para parirlo, para darle vida, para perfilarlo. Rosa Luxemburgo lanzó aquella expresión: -Socialismo o barbarie, hoy se hace más dramática la expresión y hay que repetirla: -Socialismo o muerte, (Socialismo o barbarie).



-Y permítanme, compañeros, compañeras, hermanos y hermanas, reflexionar sobre este punto lo siguiente, la construcción del socialismo es para nosotros razón de vida, impulso ideológico político, pero hay que decir que ni siquiera eso se queda allí, no se trata sólo, ya hoy, de un impulso político, moral, ético, ideológico; se trata mucho más que eso de salvar la vida en este planeta.



-El modelo capitalista, el modelo desarrollista, el modelo consumista, que desde el Norte han impuesto al mundo, está acabando con el planeta Tierra y que se sepa, no tenemos ningún planeta cercano así para que emigremos hacia allá.



Parece que el planeta Marte estaba más cerca en estos días, me decía mi hija pequeña de ocho años anoche despidiéndonos: -Papi asómate para que veas el planeta Marte, está un poco más cerca, pero hasta ahora se conoce que no hay vida en Marte. Parece que hubo vida en Marte, han conseguido rastros, señales, incluso vapor de agua, pero parece que, en Marte, se instaló en alguna época, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial y el Consenso de Washington y acabaron con ese planeta. Esto pudiera ser ciencia-ficción, pero bien vale la pena lanzar hipótesis.



-El planeta, nuestro planeta, el único que tenemos a la mano para vivir nosotros y las futuras generaciones, nuestros descendientes, está siendo destruido en nuestras propias narices por el modelo capitalista del desarrollismo destructor, (esto es muy evidente), pero los principales líderes del mundo y de los países desarrollados no quieren ver la realidad, la mayor parte de ellos porque el mundo está gobernado por los intereses económicos de las grandes transnacionales y sabemos bien cómo la ambición capitalista ciega, la ambición capitalista borra no sólo la vista, los sentidos y la conciencia.



-Yo, cristiano, como soy, siempre he dicho que el primer gran capitalista de nuestra era fue Judas Iscariote, que vendió a Cristo por unas monedas, y el primer gran socialista de nuestra era se llamó Jesús, el Redentor, el Nazareno crucificado que vino a anunciar el reino de la igualdad, el reino de la justicia y de la paz.



-No es mentira, no es ninguna exageración de un grupo de científicos enloquecidos, no, está a la vista: se están deshelando los polos. Hace poco leíamos un informe de una revista científica muy prestigiosa que dice que si no hay algún cambio, si no hay algún cambio, si no se hacen cambios en el manejo de los factores que están influyendo al clima y al recalentamiento de la Tierra, dentro de 100 años el océano Ártico ya no tendra hielo, por ejemplo.



-Está elevándose el nivel de las aguas de los océanos, se están recalentando las aguas de los océanos y una de las consecuencias la están sufriendo sobre todo los pueblos del Caribe, los pueblos de Centroamérica y el mismo pueblo de Estados Unidos: esos huracanes endemoniados que arrasan pueblos enteros tienen muchas causas, pero la causa fundamental de la furia endemoniada y la fuerza inusitada que ahora adquieren estos animales es el recalentamiento de las aguas de los océanos.



-La capa de ozono sigue abriéndose, es decir, en verdad no es una exageración, está en riesgo la vida futura en el planeta. De eso debemos convencernos y convencer cada día a más personas en el mundo, porque sólo la conciencia y la acción de los pueblos salvarán la vida en el planeta, yo sí estoy seguro de que salvaremos la vida para las futuras generaciones y que tendremos un mundo mejor, nuevo y distinto, estoy seguro de que lo lograremos, pero nos toca a nosotros la batalla.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Hace poco estaba comenzando a leer uno de los tantos libros maravillosos, que están saliendo muchos libros, muchos libros, y hay que hacer esfuerzos por editar muchos libros y difundirlos gratuitamente por todas partes.



-En Venezuela estamos haciendo esto, este año hemos editado 25 y más millones de libros totalmente gratuitos, pues, Cuba tiene muchos años editando libros, millones y millones de libros para que el pueblo lea, para que los pueblos lean, se enteren; cómo no recordar aquí hoy a ese grande, nuestro José Martí. José Martí lo dijo muy claro: -Ser cultos para ser libres” Un pueblo culto es un pueblo libre.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Y años, años atrás, ese otro grande, Simón Bolívar lo había dicho, sólo que por el reverso de la moneda, por la otra cara de la moneda, Bolívar lo dijo con una claridad impresionante: -Un pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción... -Un pueblo culto, dijo Martí, es instrumento hermoso de su propia liberación...



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Así que se trata de salvar la vida.



-Yo decía que estaba leyendo a Noam Chomsky, ese buen escritor, yo recomiendo leer todo lo que les llegue a la mano de Noam Chomsky, léanlo, léanlo, no duerman, no importa, los pocos ratos libres que uno pueda tener, leer, leer, pensar, pensar y pensar, escribir, escribir y escribir.

Noam Chomsky, uno de sus más recientes libros, no sé si incluso el más reciente, fíjense en el título: Hegemonía o supervivencia. Y está muy claramente planteado, es el mismo tema de Carlos Marx: socialismo o barbarie, es el mismo planteamiento, sólo que Chomsky precisa, claro, han pasado más de cien años.



Chomsky precisa, enfoca el problema de este momento histórico del mundo: -O la hegemonía norteamericana o la supervivencia en el planeta... Una de dos, escojamos los pueblos del mundo cuál es el destino para nuestros descendientes, porque siempre digo también que ya no se trata de nosotros, ya nosotros mal que bien hemos vivido, pero ahí están nuestros hijos, ahí están nuestros nietos y los que no han nacido y los que siguen naciendo, se trata de ellos: hegemonía o supervivencia, dice Noam Chomsky.



-Y me llama la atención, viendo el índice del libro, uno de los primeros capítulos o temas que él toca allí, me llamó la atención y me fui directo allí a ver qué es lo que dice Chomsky, porque es una idea que llama la atención, de inmediato él dice que las dos superpotencias mundiales que hoy existen, uno tiene la idea de que hay una sola superpotencia ¿verdad? Así que la idea como que descoloca a cualquiera.



-Pero me voy directo a ver qué es lo que plantea Chomsky y lo dice: hay dos superpotencias mundiales hoy en el planeta, una amenaza con destruir al mundo, esa es la superpotencia estadounidense, la otra, la otra superpotencia está naciendo, pero no es la Unión Soviética, no es ningún territorio, dice él, ningún país, ningún grupo de países, no, esa otra superpotencia, dice Chomsky, que se está levantando y puede salvar al mundo es la opinión pública de los pueblos, valga la redundancia, la opinión de los pueblos del mundo, la opinión pública mundial, movilizada, consciente,



-¡Le toca la hora a los pueblos de la Tierra de salvar la vida en el planeta y salvar la vida de las futuras generaciones! Nos tocó a nosotros, pues, derrotar al imperialismo, a todos los imperios.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Allá en mi pueblo, yo nací, ustedes saben, al sur de Venezuela, en un campo, yo soy campesino de nacimiento y de crianza y por allá hay un dicho que dice: -A cada cochino le llega su sábado... (Aquí es –A cada Chancho le llega su San Martin, es decir su fiesta patria cuando se lo preparan y se lo comen. Nde la N&P). Aquí también, somos igual de campesinos todos. Bueno, a cada imperio le llega su sábado también, a cada imperio le llega su sábado...



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Y yo no digo que estemos ya en sábado, pero pudiéramos estar de jueves para viernes, vamos rumbo al sábado. Vamos a proponernos como meta de nuestra vida que cuando nos toque irnos de aquí, antes de que nosotros nos vayamos de aquí como generaciones, aquí están juntas varias generaciones, la generación, hay algunos por ahí de los 40, de los 50, de los 60, de los 70, de los 80, y hasta ahí.



-Cuando nosotros como grupo humano nos convirtamos en tierra de estas sabanas tan bellas que veía esta mañana aterrizando, de Mar del Plata; o en agua del río de La Plata, o piedra de las sabanas de Venezuela o de cualquier parte, cuando nosotros nos vayamos de aquí ya el imperialismo norteamericano, si no ha desaparecido debemos dejarlo como un verdadero tigre de papel y que se levanten por todas partes los pueblos de la Tierra, como tigres de acero, defendiendo la soberanía, la vida, la dignidad, el futuro, tigres de acero, tigres de acero somos los pueblos, no hay imperialismo que haya sobrevivido cuando los pueblos nos decidimos a ser libres, y uno ve por todos lados que los pueblos resucitan, hay que seguir alentando, por eso este acto que ustedes…



-Miguel Bonasso me dijo que tiene una semana sin dormir, pero esa es la batalla, esa es la batalla: hombres y mujeres que han organizado este evento, les admiro, les admiro, todos los que han venido marchando, los que han venido en el Tren del Alba, los que vinieron de Jujuy en autobús, 24 horas, de toda la provincia de Buenos Aires, del Uruguay, del Paraguay, de Argentina, de Chile, de Bolivia, de Ecuador, de Venezuela, de Brasil, de Colombia, de Centroamérica, del Caribe, de Cuba, de Norteamérica, hay norteamericanos aquí también.



-Quiero saludar a la delegación norteamericana que ha venido a este evento y pido para ellos ¡Un aplauso, un aplauso de reconocimiento y de hermandad al pueblo de Estados Unidos de Norteamérica! ¡Qué viva el pueblo de Estados Unidos!



Asistentes ¡Viva!



Presidente Chávez: -Ese es un pueblo hermano, ya Carlos Marx lo decía, y hay que repetirlo: -Con el pueblo de Estados Unidos nosotros debemos contar para salvar el planeta. Sin el pueblo de Estados Unidos sería imposible salvar la Tierra. La conciencia de Martin Luther King está renaciendo en las calles de los pueblos de Norteamérica.



Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: -La conciencia de Malcolm X.

Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Y de grandes luchadores, y aquel pueblo mezclado con la latinidad, con los afroamericanos, los negros, los blancos, los indios…



-Yo hace poco tuve la ocasión, cuando estuvimos en la otra Cumbre, aquella de Naciones Unidas; me invitaron a visitar unos barrios en Nueva York y fuimos a varios sitios, por allá por el Bronx. Mucha gente, mucha gente, y sobre todo mucha gente pobre, afroamericanos y latinos la mayoría, pero también gente blanca, y vi mucha conciencia allí, vi mucho liderazgo allí de jóvenes, de mujeres, organización popular, escuelas populares, talleres populares; me vine muy impresionado de la fuerza de los movimientos populares de Estados Unidos, los intelectuales, los pensadores, los luchadores por un comercio justo y por el respeto a la soberanía de los pueblos.



-Vaya nuestro reconocimiento. Hay un importante repunte de la conciencia, insisto, en el pueblo de Estados Unidos.



-Última hora: me informan desde Caracas. Una marcha en Caracas, más de 80 mil personas han marchado hoy en contra del ALCA y del imperialismo y en apoyo al Congreso de los Pueblos.



Asistentes: Aplausos

Presidente Chávez: ¡Viva el Congreso de los Pueblos!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez: ¡Vivan los pueblos!

Asistentes: ¡Vivan!



Presidente Chávez: -Ahora, decía hace un rato que la pala y el parto, el entierro y el nacimiento. Allí hay que detenerse a pensar y a trabajar mucho y a actuar en consecuencia, digamos que reduciendo ya el campo de visión y dejando la visión del mundo por un momento y la expresión de Chomsky, de hegemonía o supervivencia y enfoquémonos pues en nuestra América y en los pueblos de nuestra América.



-Fíjense que hoy aquí en Mar del Plata además de lo que ya he dicho y lo que se ha dicho, han venido a confrontarse dos viejos proyectos, dos viejos proyectos, hace un rato les hablaba, recordando a Jefferson, también habría que recordar aquella expresión de James Monroe en 1823: -América para los americanos. América para los americanos…



-Eran los mismos días, mientras James Monroe lanzaba la expresión imperialista: -América para los americanos. Pero para ellos, porque pretendieron quitarnos incluso el nombre de americanos, los hombres y mujeres de aquí de Mar del Plata y de allá de la Patagonia son tan americanos como los de Nueva York, los de Washington, los de Québec y los de cualquier rincón de este continente, somos todos americanos.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Ahora, les decía de dos proyectos, dos proyectos que desde allá desde la punta más al norte de América hasta la punta más al sur del continente, desde hace unos 200 años vienen confrontándose dos proyectos, pudiéramos sintetizarlo, así como en el Norte lo lanzaron Jefferson, Madison, Monroe; igual aquí en el Sur ellos lanzaron su proyecto imperialista, anexionista. Y aquí en el Sur nuestro proyecto fue lanzado desde entonces por hombres como Miranda, San Martín, Artigas, O’Higgins Sucre, Bolívar, Manuela Sáenz; hombres y mujeres de esta tierra lanzaron un proyecto hace 200 años.



-Los venezolanos estamos preparándonos ya, e invitamos a todos nuestros pueblos hermanos para que el próximo año 2006 conmemoremos en toda esta tierra los 200 años de la llegada de Miranda, el precursor de la revolución suramericana. Miranda, aquel caraqueño universal, dijo Bolívar de él, el venezolano universal de todos los tiempos.



-Miranda, aquel que estuvo batallando espada en mano en las tres grandes revoluciones de su tiempo, porque fue comandante de tropas y combatiente en la Revolución de la Independencia de Estados Unidos, ahí estuvo Miranda batallando en Pensacola, en Florida; en Las Bahamas, espada en mano, y fue amigo y conoció personalmente a Washington, Madison y a aquellos hombres, y vio como nació aquella unión de las antiguas trece colonias, y pensó Miranda entonces desde allá, 1784, 85, 86; Miranda, pensó (y así lo escribió) que así como estaba naciendo en el norte de América la Unión (que hoy es el imperio), había que luchar en Suramérica por conformar también una Liga de Repúblicas; y fue Miranda el primero que utilizó el nombre de Colombia, él propuso la Unión Colombiana en honor a Colón el -descubridor.



-Miranda después estuvo recorriendo el mundo y pasó por Moscú en tiempos de Catalina la Grande y llegó a ser coronel de Rusia y a los pocos años aparece en París y tomó armas a favor de la Revolución Francesa y llegó a ser Mariscal de Francia Revolucionaria, amigo de Napoleón Bonaparte.



-Un día Napoleón Bonaparte, hablando de Francisco de Miranda, dijo que era un quijote sin locura, y luego Miranda, ya a los 60 años, edad que entonces era muy avanzada, la esperanza de vida de entonces era de 50 años, hoy en cambio yo tengo 51 y soy un muchachito; Maradona cumplió 45 y es un pibe, y Bonasso tiene 59, y Hebe es una muchacha.



-Miranda a los 60 años, después de haber sido comandante de tropas en la Independencia de Estados Unidos, después de haber sido Mariscal de la Francia revolucionaria, después de haber estado en Cuba y desde allí apoyó la independencia de Estados Unidos, con muchos cubanos que se fueron de allá, hay gente en Estados Unidos que seguramente no sabe, la mayor parte de ese pueblo no sabe que sangre cubana corrió en territorio norteamericano luchando contra el imperialismo inglés para darle independencia a aquellos pueblos.



-Después Miranda se vino, hace 200 años, era 1806, en tres barcos con una pequeña tripulación y una imprenta y tocó territorio de Estados Unidos, y tocó Haití, que era libre entonces, el primer territorio libre del Caribe y de América, la República libre y negra de Haití.



-Desde aquí enviamos al pueblo de Haití nuestra solidaridad de hermanos y de compañeros, pueblo haitiano, pueblo heroico, pueblo mártir...



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Bueno, y Miranda, al final fue el Generalísimo de la Primera República venezolana, y firmante de nuestra primera Constitución en 1811, y fue el que ideó esa bandera amarillo, azul y rojo que hoy flamea en tres repúblicas suramericanas: Venezuela, Colombia y Ecuador; y fue el ideólogo de la Unión del Sur, uno de los primeros, tenía un periódico en Londres llamado El Colombiano que circulaba en español, en inglés y en portugués.



-Por la casa de Miranda en Londres pasaron casi todos los jóvenes que comenzaron a incorporarse a las filas revolucionarias, uno de ellos Bernardo O’Higgins.



-Bueno. Pero a lo que quiero referirme es que hace 200 años nació aquí un proyecto que recorrió este continente, la Unión de Suramérica, la Unión del Caribe, la Unión de las Repúblicas antes españolas; ese proyecto chocó con el proyecto del Norte, el proyecto de la Patria grande, el abrazo de Bolívar y San Martín allá en Guayaquil, ahí se unieron en una sola idea y en un solo proyecto, pero fíjense ustedes cómo terminaron todos aquellos hombres y mujeres, los que llevaron la idea más allá del horizonte, los que se fueron a la guerra de liberación, desde el Caribe hasta el Río de la Plata, los que cruzaron los Andes una y varias veces, como San Martín los cruzó, como Bolívar los cruzó; cómo terminaron aquellos hombres, San Martín: muerto en el exilio, O’Higgins: muerto en el exilio, Artigas: muerto en el exilio, Bolívar casi asesinado y muerto solitario en Santa Marta. Sucre: asesinado en Berruecos, Manuela Sáenz expulsada de la Nueva Granada y de Venezuela, y murió anciana por ahí en un pequeño pueblo del Perú; todos ellos, Abreu de Lima, el gran brasileño bolivariano, igual: murió solitario en Pernambuco.



-El proyecto era crear repúblicas de iguales y de libres, repúblicas en libertad y en igualdad, el proyecto era eliminar la esclavitud, eliminar la miseria, eliminar la pobreza, la explotación; todos ellos fueron verdaderos revolucionarios, el proyecto era además crear la unión o liga de repúblicas de la América meridional; en esa dirección apuntó Bolívar cuando convocó al Congreso de Panamá en 1824.



-El próximo año, por cierto, invito a que todos los pueblos de este continente celebremos de manera activa, como lo estamos haciendo aquí hoy, y con congresos, deliberaciones, proyectos, debates, propuestas, construcción del camino, en fin, el próximo año, a 180 años del Congreso de Panamá, que era la propuesta de Bolívar para unir, para lograr lo que él decía, un gran cuerpo político, un gran cuerpo político en el Sur, y entiéndase que para nosotros el Sur es un concepto no sólo geográfico sino político, ideológico, porque en una ocasión yo hablaba del Sur y algunos mexicanos me decían: -Chávez ¿y nosotros?



-Los mexicanos para nosotros son del Sur, este es un concepto político, y esa es una de las grandes tareas que tenemos hoy nosotros: recuperar la conciencia del Sur, como dice Mario Benedetti: -El Sur también existe.



- Nosotros somos el Sur de la Tierra, nuestro camino es el Sur.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Es decir, desde allá viene la confrontación del proyecto imperialista de la Norteamérica y el proyecto liberador de nosotros, desde el Sur, los del Caribe, y hoy ha recrudecido la confrontación, quién puede negarlo, en 1990, después de la caída soviética y el Muro de Berlín, el imperialismo norteamericano arremete, sale a la ofensiva, quiere cobrar, se siente victorioso, decretaron ellos el -fin de la Historia, el fin de las ideologías. Hoy apenas 15 años después tendremos que decirles, como dice una vieja canción: -Las ideologías no estaban muertas, estaban de parranda. Decretaron el fin del socialismo. Hoy hay que decir: el socialismo no estaba muerto, estaba de parranda, y aquí estamos los socialistas levantando de nuevo nuestras banderas.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Luego lanzaron, en ese año 1990, la Iniciativa para las Américas, Iniciativa para las Américas, era presidente de Estados Unidos Mister Father, Mister Bush father era President en Estados Unidos. Él lanzó la llamada Iniciativa para las Américas que bastante daño le hizo a la América Latina y al Caribe, porque inmediatamente las élites de nuestros países, casi sin excepción… por supuesto que siempre, como un tigre de acero, hemos tenido allí a la Cuba Revolucionaria que nunca se rindió, que nunca se doblegó y que por eso la admiramos y la queremos tanto, a su pueblo, a su liderazgo, a su líder y a su Presidente.



-Desde aquí vamos a mandarle una bulla a Fidel Castro.



Asistentes: Algarabía

Presidente Chávez: ¡Viva Fidel!

Asistentes: ¡Viva!

Presidente Chávez: ¡Viva el Che!

Asistentes: ¡Viva!



Presidente Chávez: -El Che Guevara vive en estas tierras, en todos ustedes, en todos nosotros.



-Bueno, entonces venía diciéndoles cuánto daño le hizo a los pueblos de América Latina aquella Iniciativa de las Américas, el neoliberalismo, el Consenso de Washington y el así conocido paquete de medidas del Fondo Monetario Internacional, y en este continente casi todos los gobiernos se arrodillaron, hay que decirlo así, indignamente se arrodillaron las élites de estos pueblos, o mejor dicho de estos pueblos no, de estas repúblicas, se arrodillaron ante el imperio, y fue así como una oleada macabra comenzó la orgía privatizadora en estas tierras, y muchas, muchísimas empresas de los estados...



Asistentes: Cánticos



Presidente Chávez: -Ustedes saben que a mí no me gusta meterme con nadie, pero el que se mete conmigo yo me meto con él.



-Hay una copla allá en las sabanas de mi tierra, que también es de ustedes, que dice así:

Yo soy como el espinito/

que en la sabana florea/

le doy aroma al que pasa/

y espino al que me menea.



-Entonces, a mí no me gusta meterme con nadie pero el que se mete conmigo puede salir obstinado.



-El señor Menem...



Asistentes: ¡Asesino! ¡Asesino!



Presidente Chávez: -El señor Menem hace poco ha dicho por ahí a no sé qué periódico o televisora que Chávez es un populista, un demagogo, que ha engañado al pueblo venezolano, etc. Bueno, yo a Menem le digo entonces desde aquí desde Mar del Plata: ¡Entreguista! ¡Bastardo!



Asistentes: Ovació.

Presidente Chávez: ¡Cipayo!



Asistentes: Ovación



Presidente Chávez: -Bueno, uno de los países que precisamente sufrió más, sufrió más, hasta los huesos, y eso nos duele mucho decirlo, de aquella iniciativa para las Américas, de aquella orgía privatizadora fue precisamente la gran nación argentina, que fue entregada la élite argentina entregó esta República, ¡pero hoy Argentina se levantó de nuevo y levanta la bandera de la libertad!



-¡Qué viva Argentina! ¡Qué viva la Patria de San Martín, la Patria del Che, la Patria de Perón, la Patria de Evita, la Patria de nosotros! ¡Viva Argentina! ¡Te amo Argentina!



Asistentes: Algarabía



Presidente Chávez: -Todos nuestros pueblos sufrieron de aquella Iniciativa para las Américas, aquel Consenso, el Consenso de Washington.



-En Venezuela comenzó temprano la resistencia contra el Consenso de Washington, porque apenas estaban preparando los papeles de la propuesta del Consenso de Washington, apenas estaban preparando los documentos entreguistas al Fondo Monetario Internacional cuando el 27 de febrero de 1989 explotó Venezuela y el pueblo venezolano se fue a rebelión contra el proyecto imperialista y el paquete neoliberal del Fondo Monetario Internacional.



-En Venezuela comenzó temprano la resistencia, pero luego los pueblos se han venido levantando uno tras otro. Y por cierto que yo les recomiendo a mis colegas, les recomiendo a todos que no se acerquen mucho a Mr. Bush, eso es pavoso, yo que se los digo, es pavoso, es pavoso. Por ahí le preguntaron esta mañana a mi canciller Alí que si yo t enía alguna entrevista, alguna reunión con Mr. Bush, y entonces él respondió, bueno, hasta ahora no nos ha pedido ninguna entrevista el señor Bush, ojalá la pida ¿no? Es pavoso.



-Miren, los pupilos de Bush en América Latina están cayendo uno a uno, uno a uno, vean aquel Presidente de Bolivia, él dice que yo dizque lo tumbé, porque además me echa la culpa a mí y a Fidel, aquel Sánchez de Lozada, él dice que lo tumbé yo, no, lo tumbó Bush. Bush lo tumbó porque él se entregó también, y los pueblos ya no aceptan aquí presidentes entreguistas, ni presidentes arrodillados al imperialismo.



-Los pueblos piden verdaderos líderes...



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Me dicen que hay aquí en este acto un grupo de ex combatientes de la guerra de Malvinas, vamos a saludarlos. ¡Vivan Las Malvinas argentinas!



Asistentes: ¡Viva!



Presidente Chávez: ¡Viva la soberanía Argentina!



Asistentes: ¡Viva!



Presidente Chávez: -Bueno, si yo sigo al ritmo que voy pudiera hablar aquí hasta las seis de la tarde, pero ustedes saben que yo tengo que llegar allá...



Asistentes: Cánticos



Presidente Chávez: -Ahora veo por qué aquí no hay gordos, voy a recomendarles allá en Venezuela que hagamos el mismo salto este, es bueno para mantener la forma física y moral.



-Miren, entonces yo voy a ir recortando mis reflexiones para ir redondeando algunas cosas que no quiero dejar de decir aquí en el día de hoy, así como Silvio, Daniel y Amaury generosamente acortaron su concierto, nos hubiese gustado seguir oyendo esas canciones, pero igual, ¡por el tiempo!



-Fíjense, estos caminos vienen de lejos, compañeros y compañeras, estos proyectos, el anexionista del Norte y el proyecto de liberación del Sur hoy vuelven a estar confrontados como siempre, es una nueva hora, es un nuevo momento el que estamos viviendo.



-Hace 200 años los padres libertadores no pudieron, ellos no pudieron hacerlo, y Bolívar recogió en una frase profunda, en una frase dramática aquella realidad dolorosa cuando dijo: -He arado en el mar....



-¿De qué sirvió esta independencia?, decía Bolívar, muriéndose ya, ellos no pudieron, no pudieron cuajar las repúblicas que querían, eliminando las desigualdades, los privilegios, creando repúblicas de iguales y de libres; y luego, al mismo tiempo uniéndolas en la liga de repúblicas para equilibrar con el Norte, con el Este y con el Oeste; así los planteaba Bolívar cuando convocó al Congreso de Panamá en 1824.



-El Congreso se reunió en el año 26 en Panamá, pero murió al nacer, él decía que era necesario, era imprescindible conformar la Unión del Sur, una Liga de Repúblicas, en lo político, en lo económico, en lo social y en lo militar, para luego ir en condiciones de igualdad y de dignidad a negociar sobre la paz, la economía y la guerra, con el Norte, con el Este y con el Oeste.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Esa estrategia, la estrategia de Bolívar, que era la misma de todos ellos, esa estrategia; sólo que quizás Bolívar logró llevarla más lejos, logró clavar una pica allá en Flandes, logró orientar la brújula mejor. Unir el Sur es imprescindible para poder negociar en condiciones de igualdad y de dignidad con el Norte, y con el resto del mundo; eso hoy tiene más vigencia que ayer.



-Hoy es más angustiantemente necesario que ayer, nunca antes fue tan vital esta idea estratégica; por eso es que hace cinco años hubo la Cumbre de las Américas, la tercera, en Québec, allá en Canadá, y como Cuba no participa en estas cumbres de presidentes, porque parece que -democráticamente consultaron con alguien y -en democracia se decidió que Cuba no participara, creo que fue así; claro que Cuba sí participa porque Cuba está en nuestra palabra, en nuestra voz y en nuestra moral. Cuba anda con nosotros.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Hace cinco años, allá en Canadá, el gobierno de Estados Unidos logró que se aprobara, casi por unanimidad, lamentablemente, la propuesta del ALCA, un Área de Libre Comercio para las Américas, y Venezuela fue el único país que en solitario levantó esta misma mano para decir -¡No!, para decirle no a aquella propuesta, pero todos los demás gobiernos aprobaron la propuesta, y fíjense lo que ha ocurrido, allá en Canadá se aprobó un artículo, un párrafo de la declaración que siempre se saca donde dice: -Las negociaciones para un Área de Libre Comercio de las Américas deberán estar concluidas el primero de enero del 2005, y además el acuerdo o convenio deberá estar activado a más tardar el 31 de diciembre de 2005.



-Amaneció el primero de enero de 2005 y el ALCA ¿dónde está? Ya viene el 31 de diciembre de 2005 y el ALCA ¿dónde está?



-Al ALCA, repito, la derrotamos los pueblos de este continente, y al ALCA hoy le tocó su entierro aquí en Mar del Plata, hoy enterramos al ALCA, en Mar del Plata se queda enterrado y bien hondo.



Asistentes: Algarabía



Presidente Chávez: -Ahora fíjense, en verdad que a mí me provoca quedarme aquí con ustedes, pero compromisos de Estado me obligan ¿verdad?



-Fíjense en una cosa, el ALCA está muerto, pero eso no quiere decir que el capitalismo esté muerto, insisto en esa idea, al próximo que vamos a enterrar es al capitalismo, ese es el próximo.



Asistentes: Algarabía



Presidente Chávez: -Para eso habrá que luchar mucho más duro, Simón Bolívar ofrecía una fórmula: -Si queremos Patria entonces constancia y más constancia, paciencia y más paciencia, trabajo y más trabajo... ¡Unidad, unidad, unidad y más unidad!, para tener Patria, para lograr nuestros sueños, para hacer posible la utopía, para lograr la salvación de nuestros pueblos. ¡Unidad, unidad, unidad!



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Nosotros desde Venezuela hace varios años comenzamos a hacer una propuesta que primero sonaba por allí tímidamente solitaria, y luego ha venido tomando fuerza y suena como los tambores que ustedes tienen por allí, suena como las cornetas de mil caballerías, porque no se trata sólo de decirle no al ALCA, se trata de plantear y construir la propuesta alternativa, el camino alternativo y es allí donde surgió nuestra idea, nuestra propuesta: el ALBA, Alternativa Bolivariana para los pueblos de América.



-Es nuestro proyecto, es el proyecto de 200 años, es el proyecto de San Martín, de Artigas, de O´Higgins, de Miranda, de Bolívar, del Che, de Perón, de Evita, es nuestro proyecto.



-El ALBA... debo decirles que en diciembre pasado estuve por Cuba y allá Fidel y yo firmamos, la República de Cuba y la República Bolivariana de Venezuela hemos firmado un acuerdo: el ALBA, y estamos avanzando, Venezuela y Cuba hemos avanzado con paso firme, con mucha voluntad política, con mucha participación popular; necesaria la participación popular, con mucha voluntad social, con un gran esfuerzo en lo económico, hemos dado pasos firmes en la construcción del ALBA, en lo político, repito, en lo social, en lo económico, en lo tecnológico, y créanme que Fidel Castro, que no cree en Dios, por supuesto, lo sabemos, yo sí creo en Dios.



-Fidel es ateo, pero Fidel Castro ¿saben qué nombre le puso a una misión cubano venezolana?: Misión Milagro, porque en verdad me dijo un día por teléfono: -Chávez, esto parece un milagro. La última expresión que le oí es:

-Dios ayuda a Chávez y a…sus amigos…



Asistentes: Algarabía.



Presidente Chávez: -Creo que fue cuando hubo un huracán directo hacia La Habana, y yo estaba pendiente, llamándolo, mira, no, iba a pasar sobre La Habana, y el huracán faltando muy poco se desvió, y entonces lo llamo, mira, ¿y qué pasó?, ¿y el huracán? Y me dice: -No chico, se desvió. Tú tienes razón. Yo le dije, -Bueno, estoy pidiéndole a Dios, Fidel, le estoy pidiendo a Dios, y entonces él dijo: -Tú como que tienes razón: Dios ayuda a Chávez… y a sus amigos.



Le pasó rozando el huracán.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -Y una noche yo le dije, mira Fidel vamos a hablar de Cristo, y me dijo: -Vamos, vamos a hablar. Y al final, después de varias horas me dijo: -Chávez, soy cristiano pero en lo social... Bueno, somos cristianos en lo social, la igualdad, la libertad: ¡eso es socialismo! Cristo, lo repito, fue para mí el primer gran socialista de nuestra era; la libertad, la igualad, la moral socialista de la que tanto habló el Che Guevara, de la que tanto ha hablado Fidel y cuántos otros, ustedes, muchos de ustedes, algunos durante muchos años.



-Ahora la Alternativa Bolivariana para la América y para los pueblos de la América debe ser construida desde abajo, con la participación de los trabajadores, la clase obrera, los indígenas, los campesinos, los agricultores, los estudiantes, las mujeres, los afrodescendientes, los profesionales, los artistas, los cantores, los poetas, todos tenemos nuestra tarea; pero la Alternativa Bolivariana para los pueblos de la América no será construida desde las élites, es desde abajo, desde nuestras propias raíces, con nuestro sudor, con nuestro barro, como decía José Martí,



José Martí decía: -Hay que ser radicales...porque tenemos que ir a nuestras propias raíces, radicales. Esa palabra la han satanizado: -este es un radical, y la han asimilado como el –loco…No, no, radical no es loco, yo soy un radical, radical, vamos a ser radicales, radicales en nuestros principios, bien enraizados, de ahí viene la palabra, de la raíz: radical, ¡radicalmente revolucionario! ¡Radicalmente humanista! ¡Radicalmente patriotas, de la Patria grande! ¡Radicalmente comprometidos con la vida y con los pueblos!, ¡cada día más radicales!



El ALBA se construye desde las raíces.



Por ejemplo, fíjense en una cosa para ir detallando algunos elementos configurativos del ALBA, les hablaba de Cuba y Venezuela, gracias al ALBA Cuba y Venezuela hemos hecho una alianza estratégica donde el dinero no tiene para nosotros sino la importancia necesaria, no es la ganancia, el ALCA lo que busca es consolidar el poder económico de las grandes transnacionales y de las élites que han dominado estos países durante mucho tiempo, ese es el ALCA; el ALBA busca la liberación de los pueblos, la redistribución del ingreso de nuestros pueblos, la igualdad, el cambio del modelo económico productivo, la inclusión social, que no haya excluidos, vean ustedes cómo la pobreza ha venido creciendo en América Latina gracias principalmente al modelo capitalista y al Consenso de Washington.



-Hace 20 años había en América Latina 200 millones de pobres, hoy hay 222 millones de pobres, según las últimas cifras de la Cepal (Comisión Económica para América Latina y el Caribe), hace 20 años había 50 millones de indigentes en América Latina, hoy hay 100 millones de indigentes en América Latina; hoy se mueren 27 niños por cada mil nacidos vivos por enfermedades que serían curables, en América Latina, cada día hay más hambre, más miseria, gracias al modelo capitalista neoliberal que ha azotado a estos pueblos sin clemencia, y cada día los ricos son más ricos, cada día las élites se han enriquecido más, gracias al modelo neoliberal capitalista.



-El ALBA, les decía, gracias al Acuerdo Estratégico Cuba-Venezuela por ejemplo, los venezolanos hemos podido derrotar un mal de siglos: el analfabetismo. En menos de dos años entre Cuba y Venezuela acabamos con el analfabetismo en Venezuela, gracias al apoyo de la Cuba Revolucionaria, gracias a la Alternativa Bolivariana, que también es martiana, para nuestros pueblos, en menos de dos años aprendieron a leer y escribir, y vaya cómo aprendieron con calidad millón y medio de venezolanos, y ahora continuamos, todos vamos rumbo al sexto grado.



-En Venezuela hombres de 90 años, mujeres de 85 años, han aprendido a leer y a escribir, y Venezuela ha sido declarada, hace una semana, Territorio Libre de Analfabetismo por la Unesco, con el método cubano -Yo sí puedo; ese es el ALBA en América Latina, y esa es una de las propuestas que llevo a la Cumbre de Mar del Plata, a la Cumbre de los Presidentes: que nos dejemos de andar de cumbre en cumbre, y de estar dando discursos y más discursos, y papeles y más papeles y que nos vayamos directo a luchar contra el analfabetismo, ¡carajo! que lo podemos derrotar en pocos años.



-En América Latina tenemos hoy cerca de 40 millones de analfabetas, y si hablamos del analfabetismo funcional son casi 200 millones de analfabetas funcionales. ¿Cómo puede alguien pensar que con esa carga tan terrible, con ese peso tan grande que nuestros pueblos cargan hace siglos producto de la esclavitud, la explotación, la dominación? ¿Cómo puede alguien pensar que mientras no derrotemos el analfabetismo podremos salir adelante? No, no podremos, no podremos, esa es una tarea prioritaria.



-Estaba recordando algo esta madrugada, volando de Caracas hacia acá, leyendo algunos papeles.



-Hace 44 años, fíjense ustedes en esto, hubo una cumbre muy cerca de aquí, en Punta del Este, ahí en el Uruguay, y ahí a esa conferencia vinieron todos los gobiernos del continente, incluyendo el de Cuba, y el representante cubano a esa conferencia fue, por cierto, un argentino, que tambien fue cubano y es latinoamericano, ustedes saben: el Che Guevara vino a Punta del Este representando, al frente de la delegación cubana.



En esa reunión habrá que recordar que el gobierno de Estados Unidos de la época, el presidente de Estados Unidos en aquel entonces era John Fitzgerald Kennedy, y a pesar de que yo no soy kennedista ni mucho menos, entre otras cosas porque en ese gobierno ocurrió la invasión de Bahía de Cochinos, pero con todo y eso, sin embargo, dijo Cristo un día: -A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César...



-John Kennedy parece que comprendió parte de la realidad mundial de aquella hora y lo dijo en un discurso ante el Congreso de Estados Unidos, dijo Kennedy: -Hay una revolución en el Sur, y la causa de esa revolución es el hambre, es la pobreza, no es el comunismo. Tal cual lo dijo Kennedy, y entonces fue donde propuso, además la propuesta llevaba por supuesto la carga política de frenar el avance de la Revolución Cubana y de las revoluciones en estas tierras.



-Kennedy propuso allí en Punta del Este la Alianza para el Progreso. Dijo Kennedy que a los planes militares de la contrainsurgencia había que acompañarlos con un plan de reforma agraria y le propuso Kennedy a los presidentes de América Latina que llevaran adelante un plan de reforma agraria; a Venezuela, incluso, fue con Rómulo Betancourt y entregaron títulos de tierra.



Hace poco yo conseguí por allá al sur de Caracas unos hombres ya con una juventud acumulada de unos 80 años casi, que me dijeron: -Chávez, yo recuerdo, aquí mismo vino, debajo de esa mata se paró Kennedy y nos entregó unos papeles con Betancourt. Kennedy propuso reforma agraria, entrega de tierra a los campesinos. Kennedy propuso reformas fiscales, cobrar impuestos a los más ricos, para redistribuir los ingresos.



-Kennedy dijo –con una claridad impresionante, desde su punto de vista, por supuesto –Los que le cierran el camino a la revolución pacífica, le abren al mismo tiempo el camino a la revolución violenta... Y llamó a los gobiernos a hacer una revolución pacífica, claro, desde su punto de vista, repito.



-Ahora lo concreto y lo cierto es que en Punta del Este, hace 44 años y dos meses y unos días vino el gobierno de Estados Unidos a proponer la Alianza para el Progreso y se aprobó en aquella reunión, con la excepción de la Cuba Revolucionaria que tenía sus razones y tenía sus principios.



-El gobierno de Kennedy propuso 20 mil millones de dólares no para prestarlos, no, para aportarlos al desarrollo, a la lucha contra el hambre y la pobreza.



-Yo hoy voy a adelantar esto porque lo voy a decir allá, pero aquí entre nosotros!, en secreto lo voy a decir, fíjense, Venezuela, que es un país subdesarrollado, pobre, con una carga muy pesada, con una herencia muy pesada de pobreza, de desigualdad, todavía; sin embargo, dado especialmente el incremento de los precios del petróleo, además de que ya dentro del ALBA hemos creado Petrocaribe, Venezuela le está vendiendo petróleo a catorce países del Caribe, descontándoles 40 del precio del barril, y eso nos lo pagan a 25 años con 1 de interés y con tres años de gracia.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -El que le aplique a esto un cálculo matemático podrá concluir que este mecanismo incluye, ese financiamiento lleva una carga de donación de cerca del 70, porque es un plazo de 25 años a 1 de interés, y además ellos nos pueden pagar con bienes y servicios, no en dinero necesariamente, esto es para ayudar a los más pequeños, a los más débiles que nosotros, a los hermanos que tienen más dificultades.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -Pero no sólo en el Caribe, aquí en Argentina hemos establecido también un convenio de cooperación, ambos gobiernos, a través del cual Venezuela le proporciona cerca de ocho millones de barriles de fuel-oil a la Argentina, y ustedes nos están pagando no con dinero sino con vaquillonas preñadas, por ejemplo, o con equipos médicos para luchar contra el cáncer...



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Ahora firmamos con el gobierno uruguayo un convenio y por primera vez, debo decirles además que Venezuela tiene casi 100 años explotando petróleo, que Venezuela fue durante casi 30 años el primer exportador del mundo, pero éramos colonia norteamericana, y todo el petróleo se iba a Norteamérica; por primera vez hace un año llegó al río de La Plata un barco venezolano cargado de petróleo para el pueblo argentino, por primera vez en 100 años.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Por primera vez en 100 años llegó, hace tres meses un barco, un tanquero venezolano cargado de petróleo para Uruguay, para refinarlo allá en la refinería que tienen nuestros hermanos uruguayos, y además nos van a pagar también con facilidades, no les estamos pidiendo que nos paguen ya, no, páguennos a largo plazo, y además estamos haciendo un convenio para que nos paguen con cemento y otros bienes y servicios una parte de la factura petrolera para aliviar la carga sobre estos gobiernos y el fisco, y para que puedan, bueno, avanzar más rápido en los programas sociales.



-A la Argentina le hemos comprado ya casi mil millones de dólares en bonos, eso nunca se había visto aquí, que un país latinoamericano le comprara a otro bonos para financiar planes de desarrollo, a pesar de que nosotros tenemos una carga bastante pesada también.



Asistentes: Aplausos



Presidente Chávez: -Pero hoy vengo a plantear que así como Kennedy propuso y se aprobó, con los mismos países que estamos aquí reunidos hoy, hace 44 años se aprobó la Alianza para el Progreso, yo propongo que hagamos ahora una alianza contra el hambre, Venezuela la propone.



-La Alianza para el Progreso fue un plan de diez años, era desde el 61 hasta el 70. Nosotros proponemos aquí hoy, vamos a proponer allá que hagamos una alianza contra el hambre, sería como alianza AL, contra C, el hambre Ha: AL.C.Ha, ALCHA.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -Que hagamos un ALCHA, una Alianza Contra el Hambre, bueno, y que Venezuela modestamente, eso sería un plan así como aquel 2005-2015, diez años, para que en diez años derrotemos el hambre en estas tierras, 220 millones de pobres tenemos en América Latina, y 100 millones de indigentes, es una situación horrorosa que golpea como bofetada tremenda el rostro de los hombres y las mujeres de estas tierras; son nuestros hermanos muriéndose de hambre, mientras otros viven en el lujo y en el derroche.



-Venezuela ofrece, de sus propios recursos, el pueblo venezolano para una alianza como la que estoy figurándome para los próximos diez años 2005-2015, diez mil millones de dólares, que es lo mismo que ofrecía Estados Unidos para la Alianza para el Progreso, diez mil millones de dólares.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -Y estoy seguro, no le he preguntado a Fidel Castro, pero no me hace falta preguntárselo, que en esa Alianza Contra el Hambre, y en la lucha contra el analfabetismo y en los planes de salud, los planes de salud como Barrio Adentro, que con 20 mil médicos cubanos, junto con miles de médicos y enfermeros venezolanos están dispersos por todo el país hoy ofreciéndole atención preventiva y educativa de salud a 17 millones de seres humanos que estaban excluidos, y eso incluye medicamentos totalmente gratuitos.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -Estoy seguro de que contaremos para ese plan con Fidel Castro y el pueblo cubano, estoy absolutamente seguro, ese es el ALBA, ese es el ALBA: pongamos por delante lo social, seamos profundamente humanistas, pongamos por delante el dolor de nuestra gente para fortalecer la cohesión social, ese es el ALBA.



-El ALBA también es, por ejemplo, lo que hicimos en Caracas hace apenas dos semanas, el I Encuentro Internacional de Trabajadores de Empresas Recuperadas, trabajadores de aquí de Argentina, de Brasil, de Uruguay, de Paraguay, de Haití, de Colombia, de Venezuela, de más de diez países, líderes sindicales, centrales sindicales, y hemos firmado allá decenas de convenios de cooperación.



-Para ponerles un ejemplo, una empresa uruguaya que trabaja con cuero pero no tienen quien les dé crédito, no tienen para comprar materia prima. Bueno…



-Venezuela les ha ofrecido, en co nvenio con trabajadores venezolanos, la materia prima para trabajar entonces entre ambas, la empresa uruguaya y la empresa venezolana; una empresa brasileña que trabaja con plástico y tiene dificultades de financiamiento, no tiene materia prima suficiente para hacer tubos de plástico, artículos de plástico,



-Venezuela le ofrece la materia prima de nuestra petroquímica y entonces nos van a pagar a bajo costo con productos, no con dinero, y luego vamos juntos en una alianza estratégica a colocar esos productos en nuestros mercados, satisfaciendo necesidades de nuestros pueblos.

Asistentes Aplausos.



Presidente Chávez: -De esa reunión surgió la idea de crear Empresur (Empresas Recuperadas del Sur) eso es el ALBA. El ALBA es Petrosur también, una alianza estratégica entre las petroleras suramericanas: PDVSA, PETROBRÁS, ANCAP, y ENARSA de Argentina, para explorar, para comerciar, para procesar nuestro petróleo conjuntamente. Debo decirles que Venezuela está lista para adquirir aquí en Argentina una refinería, vamos a invertir en esa refinería y en un sistema de distribución de combustibles, cerca de 100 millones de dólares para traer petróleo venezolano y refinarlo aquí, y bueno, ayudar en el suministro y bajar los costos de producción para el pueblo argentino.

Asistentes Aplausos.



Presidente Chávez: -Lo mismo con Brasil hemos hecho un convenio con Petrobrás y vamos a construir una refinería grande en Pernambuco, en el Nordeste del Brasil para traer petróleo venezolano y refinarlo y suministrarle a toda esa población del norte del Brasil que tiene dificultades de energía.



-Debo decirles compañeros y compañeras, con mucha humildad lo digo, pero es una verdad, y he ahí la razón de las agresiones imperialistas contra Venezuela. Fundamentalmente Venezuela tiene la primera reserva de petróleo del mundo, Venezuela tiene la octava reserva probada de gas del mundo; Venezuela tiene petróleo y gas para proporcionarle a los pueblos de la América Latina por 200 años. Cuenten los pueblos de América Latina y el Caribe con el apoyo de Venezuela para el desarrollo energético, el desarrollo social, el desarrollo tecnológico.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -En fin, he allí algunas líneas que como que ayudan a dibujar la propuesta Alternativa Bolivariana para la América. Telesur está en el aire, la televisora suramericana, propuesta nuestra de hace varios años ya salió al aire y cada día tendrá mayor cobertura, ya está saliendo en vivo 24 horas al día, esa es la televisora, así lo digo yo, la televisora del ALBA, porque es necesario que nosotros nos veamos nuestros rostros y oigamos nuestras voces, no lo que quiere CNN y las grandes cadenas del Norte que nosotros veamos de nosotros mismos, para rescatar nuestras tradiciones, nuestras culturas nació Telesur, la televisora del Sur, la televisora de la integración del ALBA, digo.



-Esta mañana recibí honores militares cuando bajaba del avión, y me paro a hablar con un soldado argentino y yo sé los traumas que aquí en el Cono Sur han vivido los pueblos con los soldados, pero esos soldados argentinos, esos soldados uruguayos, esos soldados brasileños, esos soldados venezolanos, bolivianos y ecuatorianos tienen que rescatar las banderas originarias de los libertadores de estas tierras, de los soldados libertadores, porque es parte también de la penetración imperialista.



-El imperialismo norteamericano penetró las Fuerzas Armadas de nuestros pueblos, y formaron dictadores y enseñaron a nuestros soldados a torturar, a desaparecer y a arremeter a nuestros propios pueblos, muchas veces en el siglo XX, muchas veces, las más de las veces, casi todos los ejércitos de nuestros pueblos actuaron como ejércitos de ocupación en nuestros propios territorios, y o pertenezco al Ejército venezolano que retomó las banderas de Bolívar y se unió al pueblo para hacer una revolución.



Asistentes: Aplausos.



Presidente Chávez: -Así que digo esto porque vi al soldado con el fusil al hombro, rindiéndome honores y me paré frente a él, y frente a otro y les di un saludo y le dije a uno, calladito, “No te olvides que ese fusil que tienes al pecho es para defender al pueblo argentino, para defender la soberanía del pueblo argentino y la dignidad del pueblo argentino”.

Asistentes Aplausos.



Presidente Chávez: -Y vi en los ojos de ese soldado el brillo, el brillo de la conciencia. Yo estoy seguro de que en la medida en que los pueblos sigan avanzando, construyendo el camino de la liberación definitiva de nuestra América, serán cada día más acompañados, seremos cada día más acompañados de nuestros soldados que son y deben ser siempre parte del alma de un pueblo, del alma de un pueblo como lo fue San Martín, el General mestizo; como lo fue Bolívar, el General Libertador, como lo fueron ellos, generales libertadores, soldados libertadores, porque se trata aquí de una segunda independencia, lo que hoy estamos haciendo, ya lo decía José Martí, por allá por mil ochocientos ochenta y tantos, hablándole a los pueblos de la América Latina: -Llegó la hora de la segunda independencia…, y necesitamos a todos, hombres y mujeres conscientes, unidos, unidos de verdad.



Cuando hablaba de los soldados es que estaba recordando que así como existe la OTAN (Organización del Tratado del Atlántico Norte), por qué, digo yo, no puede existir la OTAS (Organización del Tratado del Atlántico Sur), a ver si es verdad que algún día va a ocurrir lo que ocurrió en Las Malvinas de nuevo, que unamos también nuestras Fuerzas Armadas para asegurar nuestra soberanía, para definir nosotros mismos nuestros conceptos de seguridad y de defensa y de soberanía y no seguir dependiendo de los mandatos (como se ha dependido mucho tiempo) del Comando Sur de Estados Unidos.



Independencia, decía Martí; independencia, decimos hoy en este III Congreso de los Pueblos.



Termino con el alma, con la frase de Martí: -Llegó la hora de la segunda independencia de los pueblos de la América.



-Ha llegado la hora. Un abrazo bolivariano, sanmartiniano, peronista, guevarista, bolivariano y revolucionario para todos y para todas.



-Muchas gracias Maradona, muchas gracias Bonasso, muchas gracias Bonafini, muchas gracias a todos, muchas gracias a todas por este acto maravilloso, y yo me voy a la otra cumbre, a llevar el alma de ustedes y la palabra de ustedes, de los pueblos hasta la muerte,



¡Hasta la victoria siempre!

¡Patria o muerte, venceremos!

¡Viva el Che Guevara! ¡Carajo!


Por buenosdiasamerica - 08/11/2005 3:41:55 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Palabras del EZLN al finalizar la reunión con l@s
Palabras del EZLN al finalizar la reunión con l@s otr@s.

Comunidad de Javier Hernández, 11 de septiembre del 2005.




Compañeros, compañeras:

Gracias por esperarnos unos minutos. Voy a aclarar primero algunos puntos y luego a decirles unas palabras.

Primero les aclaro que no va a ser posible que esta vez haya reuniones bilaterales. Tenemos un compromiso con la comunidad, de que era el día del viernes, sábado y el domingo nos teníamos que ir, porque no podemos estar mucho tiempo en comunidad, o sea con población civil, porque les daríamos peligro. Pero hemos tomado nota de los que han pedido reuniones bilaterales y sea que les mandemos decir que algún día pueden venir, ya aparte sin reunión, para poder hablar todo lo que sea necesario o, cuando salgamos pues, irlos a visitar en sus lugares y ahí platicaremos.

Los compañeros y compañeras que se van a quedar ya para la reunión del 16, 17 y 18, les vamos a pedir por favor que vayan al Caracol de la Garrucha y que ahí queden. Y ahí ya, si necesitamos que nos echen una mano donde va a ser la reunión plenaria, pues les avisamos y ya se lanzan.

A todos los que están ofreciendo ayuda o apoyo a las comunidades zapatistas, les decimos pues que el lugar donde tienen que hablar es en las Juntas de Buen Gobierno ­sea en Oventic, Roberto Barrios, Morelia, La Realidad o aquí en la Garrucha que es el territorio donde estamos­ todo lo que es de educación, salud, todas las propuestas que se hicieron aquí, hay que tratarlas directamente con los compañeros porque el EZLN ya no se mete en esas cosas.

Queremos agradecerles a todos ustedes, compañeros y compañeras, a los asistentes a esta reunión y a todas las reuniones anteriores ­porque esta es la última preparatoria­ y a todos los que no pudieron venir a ninguna de las reuniones, pero a través de ustedes o de la revista o de la prensa o de comentarios pues que les pasaron en medios alternativos han seguido los detalles de estas reuniones preparatorias que hemos tenido.

A nombre de mis compañeros y compañeras del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, hombres, niños y mujeres, milicianos, les pedimos disculpas si es que en alguna forma los ofendimos o los tratamos mal, o no les dimos más comodidades de las que podíamos brindarles.

También agradecemos a los trabajadores de los medios de comunicación su paciencia y empeño (aunque luego agarraron maña, ya sólo se aparecían al principio y al final y no se quedaban a toda la reunión). Como quiera, sigue faltando su reunión preparatoria para que nos cuenten su historia y su lucha. Me imagino que han de tener. Cuando ya se decidan a suscribir la Sexta, van a tener en nosotros un oído atento y respetuoso. Agradecemos a los compañeros y compañeras de Rebeldía que también estuvieron en todas las reuniones, aunque por turnos, que estuvieron haciendo esta chamba del registro y de tomar la grabación para luego hacer las relatorías y poder informar a todos.

Y agradecemos a las comunidades indígenas zapatistas de San Rafael, Dolores Hidalgo, Juan Diego y Javier Hernández por el permiso que nos dieron para hacer estas reuniones en sus tierras, por el trabajo que hicieron para tener lo necesario para recibirlos a todos y por su hospitalidad. En otras reuniones les platiqué que cuando se acaban las reuniones estas preparatorias, en las comunidades donde hemos pasado, hay una reunión de la comunidad donde piden hablar conmigo, pues, con los compañeros de la comandancia. Invariablemente, en los cuatro puntos donde tuvimos reunión, los compañeros de los pueblos cuando hablaban conmigo me pedían disculpas si es que no habían quedado contentos ustedes. Yo les eché mentiras, siempre les dije que estaban muy contentos y que se habían ido muy alegres de estar aquí (ríe). No, estoy seguro que sí, que todos aprecian la hospitalidad que dieron nuestros compañeros. Y siguiendo la tradición de suplantaciones de izquierda, a nombre de ustedes les pedí disculpas a ellos si es que ustedes en algo les faltaron al respeto (ríe).

Quiero agradecer a unos compañeros y compañeras que paradójicamente han pasado desapercibidos y que a pesar de que no están hallados para esto de estar escuchando tantas cosas de tanta gente diferente, se mantuvieron firmes con las faldas bien puestas o los pantalones, según el caso, y que aguantaron sin quejarse las seis reuniones que duraron 16 horas diarias más o menos, en promedio. Son mis compañeras comandantas: Grabiela (se dice Grabiela no Gabriela), la comandanta Rosalinda, la comandanta Kely, comandanta Delia, la comandanta Ofelia, la comandanta Yolanda, la comandanta Ana Berta y la comandanta Graciela. Y a mis compañeros comandantes del Comité Clandestino de la Región Selva Ttzeltal: el comandante Gabino, el comandante Gustavo, comandante Eduardo, comandante Simón, comandante Maxo, comandante Omar y comandante Pablo. A estos compañeros que son los que les tocó de la Comisión Sexta... (Hay más comandantes pero estamos repartidos, unos se encargan de los pueblos, otros de Juntas de Buen Gobierno y otros se encargan de la Comisión Sexta. Estos son los de la Comisión Sexta de Selva Tzeltal. Hay otros compañeros comandantes, algunos ya los conocen, otros los van a conocer en la zona tojolabal, en la zona tzotzil, en la zona chol y en la zona tzotzchoj que es la de Altamirano). A estos compañeros y compañeras es a los que les va a tocar a ustedes verlos cuando ya salga la Comisión Sexta del EZLN.

Quiero decirles algunas palabras, hoy es el último día para adherirse a la Sexta Declaración en esta primera etapa. Después va a ser ya según el acuerdo que haga la mayoría o todos los que ya se adhirieron. Les digo esto porque algunos compañeros dicen que todavía están discutiendo la Sexta... Pero ya tienen un montón de propuestas de cómo debe hacerse la “otra campaña” (risas). No sé, cada quién su modo, pero lo lógico es primero entrarle y luego ya hacer las propuestas.

A los compañeros de Braceroproa, les decimos que no se angustien, se angustian de balde. Nadie ha venido a mal hablar de ustedes aquí, cuando menos, no con nosotros. Hay muchas organizaciones y a todas las respetamos y todas tienen un lugar; pero nadie, cuando menos con nosotros, ha venido a mal hablar de su organización.

Respecto a los compañeros que dicen que “es buena la crítica”, si han seguido los reportes que se han hecho sobre las relatorías de las distintas reuniones, creo modestamente que hemos demostrado que aguantamos vara. Nos han dicho de todo, los hemos escuchado y no hemos disparado (ríe). No. No nos hemos enojado. Hemos recibido las críticas partiendo del hecho de que son hechas de buena fe por compañeros, ahora por compañeros y compañeras. Lo que hacemos nosotros es: las analizamos, vemos si es que sí tienen razón, según nuestro pensamiento. A veces respondemos con una disculpa y a veces respondemos corrigiendo en la práctica lo que pensamos que estuvo mal. Como quiera, les digo: en esta relación de la “otra campaña” de la Sexta, siempre va a ser bienvenida la crítica que nos hagan, en el entendido que lo hacen con buena intención.

Algunos otros problemas que vimos que se presentaron en esta reunión: hay tres grandes apartados. Uno se refiere a... Como esta es la reunión de “otros”, que son compañeros de grupos o organizaciones sociales, organizaciones políticas, movimientos sociales, en general lo que les pudiéramos decir se los dijimos ya en la reunión de movimientos sociales o de organizaciones políticas o de grupos, lo mismo que a la personas que vinieron a título individual en esta reunión. Pero detectamos algunos nuevos problemas que se plantean:

Uno es que la otra campaña y este gran movimiento ­que queremos ahora sí entre todos levantar­ tiene que tener un lugar para el estudio, el análisis y la discusión teórica. Es algo que no se había señalado o se había señalado nada más de paso, en algunas otras reuniones.

El otro que se plantea es que hay que aprender a escuchar. Desde la posición que teníamos nosotros, privilegiada, ­pues ora sí que nosotros somos los únicos que podemos decir que fuimos los únicos que escuchamos todo de todos, sin dormirnos o sin irnos a otro lado­ y sentimos que en ésta como en las otras reuniones falta todavía que aprendamos a escuchar.

Porque va a llegar el momento en la próxima plenaria en que el EZLN les va a entregar a ustedes, y a todos los que se adhirieron a la Sexta, la “otra campaña”. En ese momento la “otra campaña” va a dejar de ser del EZLN y se va a convertir de esto, como se llame. Y sentimos que si se sigue el espíritu de la “otra campaña”, que es escuchar, hay que aprender mucho todavía.

Pensamos que sí se puede y de una u otra forma las 16 horas diarias que estuvieron los compañeros comandantes y comandantas es como nuestro aporte a la “otra campaña”: sí es posible no enamorarse del micrófono tanto y tener más cariño por la bocina, o sea por el oído.

Y eso lo tienen que tener claro porque el primer grupo, o el grupo que levante la “otra campaña”, en el momento en que se la entregue el EZLN, tiene que plantearse que su trabajo no va a ser hablar, sino escuchar, así como ustedes encontraron aquí un espacio para que los escucháramos. Porque el que sea que habló podía ver que había poca gente o mucha o que ya están cansados, pero todos ustedes tenían la seguridad de que aquí enfrente había unos encapuchados que los estaban escuchando y que estaban apuntando lo que ustedes estaban diciendo, sin importar si están de acuerdo o no. Y así como ustedes y como muchos compañeros y compañeras que han pasado aquí en la reuniones, hay en todo el país gente que quiere hablar y quiere que alguien lo escuche.

El que le entre a la “otra campaña”, no sólo tiene que definirse como anticapitalista y de izquierda, tiene que definirse con esa disposición a escuchar. Y a la hora que entreguemos eso, nosotros vamos a pedir esa garantía, queremos la garantía que ustedes van a seguir, junto con nosotros en la “otra campaña” y que siempre van a tener un espacio para que el que quiera pueda hablar, con las características que ya hemos dicho.

El otro problema que se plantea es el de la toma de la opinión y la decisión de todos. No puede ser que la “otra campaña” sólo arranque con la opinión y la decisión de los que asistieron, por eso se abrió eso de que mandaran sus ponencias y sus palabras. Y a la hora que se vote o que se discutan las distintas propuestas que hay sobre cómo debe ser la organización de la “otra campaña”, vamos a tener que idear el mecanismo para que la gente que no puede venir a Chiapas, ni a la Selva Lacandona, participe y su decisión siga siendo tomada en cuenta con la misma importancia que el que sí tuvo la paga para venir hasta acá y que valga igual la palabra del que no habló. Porque, como dijo alguien aquí que entregó: “esta muy larga la lista, mejor hay les mando mis palabras”, o el que nada más vino a escuchar sepa que su pensamiento y su corazón tiene un lugar, no sólo para hacer bulla, sino también para tomar una decisión y hacer que este barco, o como le vayamos a llamar, tenga un rumbo definido. Eso lo vamos a tener que hacer en esa decisión.

En ese sentido ­desde el lugar privilegiado que hemos tenido en estas reuniones que le agradecemos la oportunidad de haber escuchado todo esto­ nuestra expectativa, cuando estaba toda la discusión que acababa de salir la Sexta, es que iba a venir mucho menos gente de la que llegó y que prácticamente habíamos perdido a todos los que se habían acercado antes, en la CND o en otras iniciativas, y que debido a nuestra torpeza y estupidez habíamos lastimado de una u otra forma. Llegaron nuevas gentes que antes no habían llegado y afortunadamente llegaron los que ya habíamos conocido en estos 12 años. Nos dio mucho gusto volver a verlos y sobre todo volver a verlos con cosas ya más definidas. Porque la indefinición de los años primeros permitía, y ustedes lo saben, que mucha gente se acercara. Nosotros decimos que hay gente buena, hay gente mala y a hay gente mala que parece buena. Mucha de esta gente mala que parece buena se acercó a nosotros y así nos fue.

Desde esta posición privilegiada que es estar escuchándolos y viéndolos a todos ­porque también veíamos los gestos que hacían, no crean­ pues pudimos ver esta diversidad. El problema que tenía el EZLN, cuando habló con las comunidades, es que a la hora que definiéramos más nuestro movimiento, en la medida en que tenía que rebasar el horizonte indígena y plantearse la unidad con otros movimientos probablemente íbamos a perder la diversidad. No se iban a sentir convocados muchos que sí estaban convocados y que le habían dado al zapatismo, al menos en los primeros 10 años, una riqueza que pocos movimientos se pueden preciar de tener. Afortunadamente, según vimos en la reunión y por los correos que estuvieron llegando a la página de la revista Rebeldía o directamente al EZLN, esta diversidad se mantiene. Sigue siendo todavía el zapatismo ­y ya aquí hablo del zapatismo de todos los zapatistas, no nada más del EZLN­ sigue siendo este arco iris que siempre imaginamos o soñamos desde aquella primera gran reunión que fue la Convención Nacional Democrática.

Otro problema que queremos señalarles es el del lugar de cada quien. Nosotros quisiéramos pues de que el lugar se resolviera nada más con el pegote ése que les dan cuando se registran. Desgraciadamente no es así, compañeros. Aquí y en todas partes, tienen que pelear por su lugar, ganarlo y sobre todo defenderlo. Porque en toda la trayectoria de la izquierda, desde el trucutrú hasta nuestros días, está siempre el afán de hegemonizar y homogenizar. Es algo que tenemos que aprender como izquierda. Si no aprenden a pelear su lugar, a ganarlo y luego defenderlo, van a terminar por abrir la puerta. Porque ni siquiera es que van a aceptar subsumirse a una de las posiciones que empiecen a aparecer como dominantes o hegemónicas; se van a ir y van a decir “ese no es mi lugar”, “no es mi movimiento”, “no es lo que yo esperaba”. Y lo que nosotros estamos haciendo es ponerles una trampa: les estamos quitando esa coartada. Si esto no resulta, va a ser culpa también de ustedes. Se acabó el pretexto de que “pinche Marcos” o “pinches zapatistas”, “no tomaron en cuenta esto” o lo otro.

¿En qué medida la “otra campaña” es un lugar para todos ­y “todos” quiere decir aquí todos con esa diversidad? Es algo que se tiene que ganar y se tiene que defender. Porque van a enfrentar muchas posiciones y muchos grupos políticos que ya hacen surco del colmillo que traen; compañeros y compañeras con gran experiencia para argumentar, para manifestarse en una asamblea, para ganar una posición. Y siempre, de una u otra forma, toda esta gente, todos aspiran a que su idea incorpore al mayor número de gentes, sea más fuerte, más grande.

Va a tardar a que todos nosotros, todas la organizaciones van a entender que no es eso lo que va a darle la fuerza a la “otra campaña”, sino que mantenga el lugar y el respeto para cada quién. En ese sentido, las personas individuales o a título familiar no tengan miedo de ser banda o colectivo para defender su lugar sin que eso signifique ceder su propia perspectiva, su idea, su área de trabajo. Si nosotros vemos que de un grupo se hacen varios grupos, siempre les vamos a preguntar pues según cuál es su idea. Pero según, cuando nosotros pensamos, no pensamos que vamos a ser una gran organización donde todos vamos a usar pasamontañas. No, lo que queremos es esa riqueza que nosotros pudimos ver en todos estos días y que pensamos que en el momento en que la “otra campaña” realmente inicie va a ser mucho más rico y mucho más grande. Porque vamos a tener la confianza de que esa gente que se acerque a la “otra campaña” va a hacerlo con la seguridad de que no va ganar absolutamente nada. Porque eso lo vamos a tener que decir desde el principio: si quieres ganar algo, éste no es el lugar, hay que irse para otro lado; si quieres dar, aportar, trabajar o chingarte pues, como dijimos al principio, éste es el lugar y aquí tienes un lugar. Pero va a haber que pelear por ello. Entonces, no se me vayan a rajar, ora sí como luego dicen, no suelten la “otra campaña”, ni asuman la actitud que alguna vez tomaron en otras iniciativas que lanzamos nosotros y que nosotros asumimos los errores. Aquí sí, le vamos a entrar juntos, ora sí que vamos a democratizar los errores también. Entonces, vamos a defender este espacio y vamos a llevarlo adelante.

A muchos de ustedes les recomiendo que lean la Sexta. Sí, porque vienen y nos regañan por cosas que no dice la Sexta. Entonces, por lo menos, si van a hacer una propuesta pues léanla. Ya si están de acuerdo o no están de acuerdo, bueno, ya es otro problema. Pero, si van a opinar sobre lo que se va a decir, pues léanla. Y léanla, sobre todo, porque más o menos lo que se está homogeneizando en todos es que es necesaria una campaña de difusión más amplia. Y yo espero que en la sesión plenaria pues, ora sí, todos digan “es trabajo de todos, no nada más del EZLN”. Y entonces sí, toda la gente se dispute por pedirle el autógrafo y la foto a los compañeros que están allá atrás, o que la prensa se queje porque el que está allá atrás no les da la entrevista y están vuelta y vuelta.

Pues, ésta es la última preparatoria, compañeros. Les voy a contar una anécdota. En la reunión de movimientos sociales que fue en Dolores Hidalgo, como a esta hora del viernes, hay 15 personas. Entonces, los compañeros comandantes que están aquí reportan por radio:

­ ¿Cuántos hay?

­ 15.

Y dicen:

­ Quiera dios que viene más gente.

A las 4 de la mañana había 1,000. Y dicen:

­ Quiera dios que ya no vengan (risas).

Porque habían hecho el cálculo para 600, entonces ya no sabían adónde meter a la gente. Entonces, ora sí que “quiera dios que ya se acabó esta parte” y venga la parte más difícil, la de la plenaria. En la plenaria... les voy a pedir una cosa, los que puedan asistir, asistan, y los que no, ya estamos viendo si hay alguna maña porque hay gente que tiene conocimientos de que se pueda meter a Internet en vivo lo que está pasando y ahí puedan estar consultando.

Les adelanto que el EZLN va a presentar en esa plenaria, lo más claro posible, su plan de salida con fechas aproximadas, lugares, rutas, etcétera. Y la otra cosa que va a hacer el EZLN en esa plenaria va a ser una propuesta general sobre la organización y rumbo de la “otra campaña”, pero no según su pensamiento sino según todo lo que ha escuchado. Como decimos, ese privilegio que tuvimos de escuchar a todos es una responsabilidad donde vamos a tratar de sintetizar los principales problemas y las posiciones, y a pedir que todos nos pronunciemos por una u otra cosa. Algunos problemas ya los he planteado: sobre la cuestión electoral, si va a haber una definición o si cada quien su modo; sobre la estructura organizativa, si va a ser coordinadora, vertical, centralizada, etcétera o ­ora si como quien dice­ cada quien su modo, ¿no?

Así varios problemas que les hemos ido planteando en los mensajes que damos en las reuniones preparatorias. Entonces, les pido por favor también que revisen eso. No es tanto el rollo de lo que está pensando el EZLN, sino es lo que ya ha ido habiendo en las diferentes reuniones preparatorias.

En ese momento, en determinado momento de la plenaria, la Comisión Sexta del EZLN le va a entregar a todos la “otra campaña” y así vamos a cumplir una promesa. A partir de ese momento, todos los que vamos a ser Comisión Sexta o como se vaya a llamar (la “Comisión Sexta de la Familia González” o la “Comisión Sexta del barrio” tal o de tal organización o lo que sea) va a establecer los criterios para entrarle y cómo le vamos a hacer.

Por eso decimos: hoy es el último día para entrarle a la “otra campaña” según los criterios que estableció el EZLN. Si hay más criterios, si se hace más abierto o más cerrado, lo que sea, ya va a ser parte de esta discusión. También los planes de propagandización, de trato a los medios, todo eso, se va a decidir pues ahí. Ahí, nosotros nada más vamos a pedir que se respeten los tiempos del plan que tenemos nosotros para nuestra salida. Y entonces, cuando nosotros les entreguemos a ustedes y a otros como ustedes la “otra campaña”, pues vamos a decir “Ahí lo cuidan”, ¿no?, “no sean gachos, no lo vayan a dejar botado”. Porque va a exigir otra cosa.

Con la Sexta nosotros los llamamos a construir un movimiento anticapitalista y de izquierda. Y ahí nos dicen si están de acuerdo con “nueva Constitución” o “no nueva Constitución” o que falta esto, le falta lo otro. Pero con la “otra campaña”, lo que estamos invitando en esa perspectiva general es a escuchar, a tomar apunte (que no vi que nadie lo hiciera, mas que unos cuantos por ahí), e informarle a su colectivo o a su comunidad o donde se muevan.

Entrarle a la “otra campaña” va a ser eso, difundir, organizar, propagandizar y todo eso, y sobre todo escuchar. Viera que se puede contrastar de esta forma y así empiecen a entender por qué el EZLN escoge precisamente una coyuntura electoral para lanzar la “otra campaña”. Que se pueda contrastar perfectamente, con la gente, la campaña donde llegue el candidato, habla, promete y todos escuchan; y la “otra campaña” donde llega y la gente que llega empieza a preguntar: ¿por qué luchas, cómo luchas, cuál es tu historia? Que la gente empiece a entender que hay alguien que está organizando una campaña para llevar el oído a su casa, a su lugar de trabajo, a donde está luchando.

Entonces, eso es lo que les vamos a pedir. Les aviso con tiempo, bueno, una semana nada más, pero es suficiente para que la revista Rebeldía abra un correo que diga “siempre_no@” no sé que madres (risas). Y entonces sí, que hemos sido honestos con ustedes y ustedes sean honestos con nosotros y si de plano no les centra eso, mejor no le entren. Porque ora sí que van a quedar mal con nosotros y con su espejo cada vez que… si es que alguna vez se ven en el espejo, van a quedar mal. Entonces, si no están dispuestos a esto... Yo creo que sí, porque si están dispuestos a venir hasta acá, con lo que eso significa, y tomarse la molestia todavía de regañarnos: “¿Por qué venden en las tiendas lo que venden?”. Porque están ustedes; nosotros, tomamos pozol (risas).

Yo creo que sí tienen la disposición, pero van a tener que cambiar de canal completamente. Entonces les pedimos que reflexionen eso y que le entren. Vamos a hacer algo bien chingón. Y ya no va a ser de que lleguen y digan: “no, pues, es que ustedes nos enseñaron y ustedes nos dijeron”, que “qué maravilloso es” y “aquí cómo se respira el aire puro y las montañas y por eso escriben tan bonito” (risas)... Digo, va a ser un movimiento que vamos a construir nosotros y cuando ustedes digan “nosotros” se va a acabar esto de que está la mesa acá y está el pasamontañas. Algunos se lo van a poner porque... ya los vi, yo por eso no me lo quito (risas)... Pero lo que van a poder decir es que pudimos levantar esto ora sí nosotros, cada quien y cada uno, y lo vamos a defender. Ya no va a ser responsabilidad de los zapatistas o de la izquierda antidiluviana, o no va a haber a quién echarle la culpa, más que a nosotros mismos.

Entonces compañeros, les repito, gracias porque vinieron, gracias porque aguantaron. Ojalá puedan llegar todos a la plenaria del 16. Si no pueden llegar, avisamos si la plenaria puede ponerse al aire o se puede abrir una página, porque hay gente que nos puede ayudar en eso, para estar participando ahí también directamente como se hace en otras partes.

Pues muchas gracias, buen viaje y cuídense.




Subcomandante Insurgente Marcos


Por buenosdiasamerica - 15/10/2005 15:34:13 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

NUESTRO CAMINO DE LUCHA POR LOS DERECHOS HISTÓRICO
VENEZUELA:
NUESTRO CAMINO DE LUCHA POR LOS DERECHOS HISTÓRICOS DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS.
Por Noelí Pocaterra, Diputada Indígena Presidenta Comisión Permanente de Pueblos Indígenas.

En Venezuela, para conocer la riqueza de nuestra tierra, debemos reconocer que hemos mantenido oculto durante muchos años nuestros orígenes. A los Wayuu nos llamaban despectivamente, se burlaban de nuestro traje diciéndonos que debíamos civilizarnos y en las escuelas por una falsa creencia maltrataban a los niños y niñas cuando hablaban su idioma, les decían que ese no era el idioma de Venezuela y que en la Constitución estaba establecido que se debía hablar el español. Siempre nos habían dicho, al pueblo venezolano, que en Venezuela no existían indígenas, que este es un país mestizo.

Cuando íbamos a sacar la cédula no nos la querían dar, siempre había obstáculos porque los nombres indígenas eran difíciles de pronunciar y por lo tanto había dificultad para obtener las partidas de nacimiento e incluso para colocarle el nombre indígena, aún hoy muchos indígenas no tienen documentos, no figuran existiendo en la población nacional, existen verazmente, de hecho y sin papeles, pero esta sociedad los castiga por ello. Por eso yo digo siempre que pertenezco al pueblo indígena wayuu, que soy una mujer wayuu, quiere decir que pertenezco al pueblo wayuu, que históricamente hemos habitado entre Colombia y Venezuela, desde antes de la creación de los Estados, por eso, nuestro pueblo transita entre Venezuela y Colombia de manera natural, ya que ese es nuestro vientre histórico, nosotros lo llamamos woumain, que quiere decir nuestra tierra, nuestro territorio, nuestro hàbitat, que hoy lo conocemos con el nombre de guajira.

A nosotros los wayuu nos llaman guajiros, a veces guajiritos o guajiritas de forma despectiva, o nos llaman comadres, o nos llaman chinas, por nuestras facciones. de manera que también tenemos otra tarea que hacer conocer el racismo en sus distintas manifestaciones para evitar que este se reproduzca de esa forma tan despiadada3. el nombre indígena, aún hoy muchos indígenas no tienen documentos, no figuran existiendo en la población nacional, existen verazmente, de hecho y sin papeles, pero esta sociedad los castiga por ello. Por eso yo digo siempre que pertenezco al pueblo indígena wayuu, que soy una mujer wayuu, quiere decir que pertenezco al pueblo wayuu, que históricamente hemos habitado entre Colombia y Venezuela, desde antes de la creación de los Estados, por eso, nuestro pueblo transita entre Venezuela y Colombia de manera natural, ya que ese es nuestro vientre histórico, nosotros lo llamamos woumain, que quiere decir nuestra tierra, nuestro territorio, nuestro hàbitat, que hoy lo conocemos con el nombre de guajira.

A nosotros los wayuu nos llaman guajiros, a veces guajiritos o guajiritas de forma despectiva, o nos llaman comadres, o nos llaman chinas, por nuestras facciones. de manera que también tenemos otra tarea que hacer conocer el racismo en sus distintas manifestaciones para evitar que este se reproduzca de esa forma tan despiadada1. Es por ello, que hablamos del 12 de octubre como el día de la resistencia indígena, del proyecto Guaicaipuro al Panteón Nacional y de la reivindicación de nuestros pueblos y el autoreconocimiento. Son cosas que tal vez hoy no se comprenden en su magnitud, pero algún día vendrá. Amigas, amigos esta una forma de participación y protagonismo político. ¿Como aceptar una orden de reconocimiento que lleva el nombre de un hombre que mató a los grandes líderes indígenas de nuestro pueblo?

EN VENEZUELA EXISTEN TREINTA Y CUATRO PUEBLOS INDÍGENAS Como nosotros los wayuu existen treinta y cuatro pueblos indígenas que están distribuidos en diez estados diferentes. Zulia que alberga a los aún (paraujanos), wayuu (guajiro), yukpa, japreria, Mérida donde habitan descendientes de indígenas y wayuu, Trujillo: indígenas wayuu, Apure: jivi (guajivo), Amazonas: baniva (bare), cubeo, jivi (guahibo), hoti, kurripaco, piapoco, puinave, sàliva, sánema, wotjuja (piaroa), yanomami, warekena, yabarana, yekuana, mako, ñengatu (geral) Anzoategui: kariña y cumanagoto, Bolívar: uruak (arutani), akawaio, arawak, eñepà (panare), hoti, kariña, pemon, sape, wotjuja (piaroa), wanai (mapoyo), yekuana, sànema. Sucre: chaima, warao, kariña, Delta Amacuro: warao, arauco y Monagas: kariña, warao, chaima.

Les digo esto porque en cada uno de nuestros Estados debemos buscar esa revelación histórica y hacerla publica en los nombres, de las ciudades, es importante leer en la vida para que salgamos al campo a leer en la luna, para que de los lugares, sus costumbres, sus tradiciones. Buscar alternativas en conjunto con los indígenas de la zona. Hacer reuniones con nuestros familiares, para enaltecer nuestros orígenes propios indígenas y disminuir nuestra propia exclusión, nuestra vergüenza, nuestras expresiones cotidianas de racismo. Les hablo de hacer de lo cotidiano un acto colectivo, político, porque la política no es solo lo que se hace en el Parlamento, o en las reuniones oficiales. Por eso es para mi un honor estar aquí con ustedes en Anzoátegui en el tercer encuentro de solidaridad con la revolución bolivariana de Venezuela. Inaugurando la mesa de protagonismo político de indígenas y afrodescendientes, como abuela, como madre, como mujer indígena, como bolivariana y Dip. Indígena de la Asamblea Nacional y muy especialmente por mi compromiso con el proceso de cambio y transformación que viene avanzando en el país. Son muchas las preguntas que nos pueden servir de guía para que hagamos realmente un cambio. para que salgamos de las aula podamos ser sensibles ante los dibujos de las piedras, y ante las personas, los animales y la naturaleza, siguiendo las distintas manifestaciones de la vida. de eso los pueblos indígenas tenemos mucho que contar..

¿Quiénes eran los pueblos y comunidades indígenas?. todos ellos tenían diversidad de costumbres, idiomas, religiosidad, habitaban un territorio, teniendo sus modos de producción, tenían sus mecanismos de navegación, y sus formas de establecer el parentesco. así también, tenían sus líderes y tenían sus formas de administrar justicia.

Debemos recordar que uno de los primeros líderes que aún hoy reconocemos es Guaicaipuro y por ello vieron ustedes que el día 8 de diciembre de 2001 se llevó la tierra de Suruapo como gesto histórico y simbólico del reconocimiento a nuestros pueblos y sus luchas al Panteón Nacional, lugar donde reposan las cenizas de algunos héroes y heroínas de la independencia.

Cualquiera de ustedes tiene un origen, tiene una historia y yo tengo la mía, en qué punto estas historias y estos mundos se cruzan, tal vez, muchos de ustedes tendrán en algún lugar de su historia un abuelo, una abuela, o un tatarabuelo, o quizás su mamá, o su papá, indígena, pero voy más allá, la mayoría de ustedes comen arepa, o usan chinchorro, o comen maíz, o comen papá, o les gusta exageradamente la libertad, estos son aspectos que vienen de nuestros pueblos indígenas.

¿Por qué cuando hablamos de indígenas creemos que ellos están en un lado y nosotros en otro, nosotros y ellos. como si fuésemos ajenos, como si no pudiésemos reconocernos los unos en la mirada de los otros, como si no pudiésemos darnos cuenta que tenemos una mirada común, un punto de encuentro en el cual podamos reconocer el carácter multicultural de la nacionalidad venezolana.

LA LUCHA INTERNACIONAL
Es necesario tomar en cuenta unos antecedentes, tenemos que partir de una fecha. No vamos a realizar nuevamente una historia exhaustiva de los conquistadores, ni del saqueo, el vicio o las violaciones interminables a los derechos humanos de nuestros pueblos. La lucha internacional es muy larga y en cada país hay un ejemplo de lo que ha sido la expoliación de los territorios indígenas, y cómo algunos de sus lideres quizás los de más empuje, se dieron cuenta que debían ir a la lucha internacional para conseguir un respeto a sus derechos, acudir a las herramientas legales internacionales, irse uniendo entre los lideres de los distintos países, y fue así como un indígena de Canadá fue a Ginebra para quejarse, para denunciar que se querían aprovecharse de sus tierras. Este líder regresó pero dejó allí la semilla. En 1977 se realizan una serie de reuniones y ellos les dan oportunidad a los indígenas para que entren las ONG quienes denunciaban que había mucha violación de los derechos humanos.

Alfonso Martínez, fue uno de los Aalijuna2 que estuvo en Ginebra defendiendo nuestros derechos y que hoy todavía forma parte del grupo de trabajo y se encontró que los pueblos indígenas eran unos de los sectores donde había mas violación a los derechos humanos. En esa época en Ginebra se hizo un grupo de trabajo que designaban los gobiernos. En 1982 el 9 de agosto se logró que se aprobara el día internacional de los pueblos indígenas del mundo. Los indígenas de todas partes del mundo van a denunciar la violación de los derechos humanos. Se logra hacer una declaración para que los Estados. Protejan los derechos de los pueblos indígenas y finalmente se crea el Foro Permanente sobre Cuestiones Indígenas.

NUESTRA HISTORIA DE LUCHA LA GRAN DISCUSIÓN EN LA ASAMBLEA NACIONAL

Los indígenas venezolanos hemos luchado toda la vida por nuestros derechos. En 1941 se inicia una organizaciòn intercultural integrada por Wayuu y Alijuna y entre otras organizaciones surge el comité de defensa del Guajiro, posteriormente aparecen otras organizaciones como la asociaciòn indìgena zuliana y las federaciones indìgenas en los diferentes estados, hasta que en 1989 se constituyó el CONIVE, nuestra Organización Nacional que tiene ahora 15 años de fundada que ampara y promueve la organización de las comunidades indígenas venezolanas. Por ello, no fue una casualidad llegar a la Asamblea Nacional Constituyente. “Para nosotros los Pueblos Indígenas esta no es una simple lucha política, nuestra participación en la Asamblea Nacional Constituyente era una lucha de vida o muerte, un proyecto de vida y todavía lo sigue siendo.”

Nunca nos imaginamos hasta que punto nos veían como seres extraños, casi peligrosos. Fue bonito hacer esta lucha pedagógica, mostrarnos y ganar espacio en la opinión pública. Muchos sectores no querían reconocer nuestra existencia como Pueblos, querían llamarnos poblaciones, existe una población de iguanas, de caimanes, de peces, pero nosotros somos un Pueblo, tenemos historia, costumbres, territorio, idioma, cultura y en esto no podíamos transigir, porque sino volveríamos a quedar como en la época de la conquista.

Yo hablaba, explicaba por todos lados, lo digo sin temor, iba llevando este mensaje de los derechos históricos de los pueblos indígenas. Invitamos a Rigoberta Menchú, la indígena guatemalteca premio Nobel de la Paz, quien no dudó en apoyarnos y recuerdo unas palabras muy sencillas que nos dijo al llegar: “ en el planeta, la gran Madre tiene espacio para todos, negros, blancos, indios, mestizos, todos cabemos". Estas palabras y las del exparlamentario indígena colombiano Lorenzo Muelas, así como la Organización Internacional del Trabajo y el propio Presidente Hugo Chávez, y el Canciller José Vicente Rangel, fueron de gran aliento. Se aclaró públicamente que los indígenas no queríamos desmembrar al Estado venezolano y que el término Pueblo tiene para nosotros una connotación histórica de lucha y reconocimiento. Por primera vez se aceptó que Venezuela está conformada por diversidad de Pueblos, pero integrada en un solo Estado Nacional.

Creo que es necesario contar porque el Presidente Chávez estaba sensibilizado a estas luchas. Ya Chávez había estado en el Estado Apure destinado en Elorza y allí se relaciono con los indígenas, ellos nos contaban que Chávez cargaba a sus hijos que no tenía dificultad en que estuvieran sucios o mocosos y que el comía con ellos y los convidaba a cazar. Cuando ellos no tenían comida Chávez les decía, bueno, denme una flecha veámonos todos a cazar porque yo tengo hambre y ustedes también y luego venían y cocinaban. El se dio cuenta que en Apure maltrataban a los indios, los llamaban irracionales y allí también les cortaban las orejas y a algunos hasta los mataban. Entonces el se puso a la orden los llevó a Elorza y les dijo que cuando tuviesen algún problema el los podía ayudar. Por eso, cuando cayó preso los indígenas se vinieron hasta Caracas y una vez aquí buscaron a Saúl Rivas, y a CONIVE y así comenzó nuestro vinculo con Chávez.

Cuando nosotros vimos que la oferta electoral era la constituyente enseguida nos pusimos de acuerdo. Pero no fue nada fácil, porque en la primera reunión que tuvimos con Chávez siendo aún candidato los que estaban sentados al lado de el, eran los enemigos naturales, algunos indígenas que habían vendido a sus pueblos, pero logramos hablar y convencerlos y Chávez firmó un compromiso con nosotros, que si llegaba a ser Presidente nos garantizaba tres puestos en la asamblea Nacional Constituyente y sin necesidad de inscribirnos en partidos políticos.

Por eso nosotros dijimos nos llegó el momento. Pero como para los alijunas todo es escrito sabíamos que debíamos participar en la elaboración de la nueva Constitución. Estábamos seguros de que el espíritu de Guaicaipuro nos guiaría y así fue.

Me dedique en principio a convencer a los constituyentes sobre la necesidad de crear una comisión especial para defender nuestros derechos y eso lo logramos. Luego hicimos vigilias, éramos representantes de todos los pueblos indígenas, pero también participaban los ambientalistas, amigos antropólogos, cineastas, aliados y aliadas de siempre que estuvieron resteados con nosotros en el proceso constituyente.

Finalmente se aprobaron nuestros derechos, nuestra existencia como Pueblos, el derecho a la propiedad colectiva de las tierras, la posibilidad de que el aprovechamiento de los recursos naturales sea realizado previa información y consulta sin lesionar a nuestros Pueblos, el derecho a mantener nuestra identidad y cultura, a una educación intercultural bilingüe, el reconocimiento de nuestros idiomas como oficiales, el derecho a mantener y promover nuestras propias prácticas económicas, la protección de la propiedad intelectual y colectiva, la prohibición expresa de las patentes de nuestros conocimientos y recursos genéticos, así como el derecho innegable a la participación política con unas características especiales. Todo ello está explicado en el capítulo VIII de los derechos de los pueblos indígenas y en la disposición transitoria séptima de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

Hoy en día hemos dado rango constitucional a nuestros derechos, hemos entrado ya por la puerta grande, no vamos a seguir entrando agachados, somos tan venezolanos como los demás y tenemos mucho que dar para hacer de este un gran país.

Y hoy seguimos adelante tratando de definir un modelo de desarrollo propio. Recuerdo que cuando yo estudiaba en la universidad un profesor nos explicó el modelo de producción asiática y era tan difícil trasladarse tan lejos, pero yo me di cuenta que se parecía mucho al de nosotros los wayuu, entonces cuando me toco explicarlo a mi me felicitaron, yo les hable de nuestra forma de vida para los wayuu y me dijeron, pero si lo explica bien. Yo pensé que si me hubieran dicho desde el principio que explicara el modelo de producción de los wayuu hubiera sido mas fácil. Pero a los estudiantes nunca les dijeron que aquí en nuestro país había indígenas, para ellos no existíamos. Estábamos invisibles. Ahora estamos en el momento de continuar esta lucha.

Entonces... podríamos darnos cuenta que no somos tan distantes los unos de los otros, que no somos tan ajenos y que quizás estamos más cerca de lo que nunca supimos o creímos estar y solo así podremos realmente encontrar en algún momento la identidad del pueblo venezolano, nuestro propio modelo de desarrollo, lo que hemos dado en llamar desde los indígenas el etnodesarrollo o el desarrollo endógeno que hemos tratado de definir desde el proceso bolivariano.

¿Qué quiere decir la palabra endógeno?, quiere decir que desde adentro, desde lo propio, desde la identidad y desde ese reconocimiento podremos construir un modelo económico, y sociopolítico más acorde con nuestra forma de ser y es también ese el objetivo que se busca cuando se crean las misiones, un modelo educativo propio que nos permita ir creando currículos educativos más ágiles, más versátiles, que nos faciliten no solo la posibilidad de saldar la deuda histórica incluyendo a los excluidos del sistema educativo, sino formándolos para no seguir generando más excluidos, para que reconozcan su propia autoexclusión histórica al dejar oculto nuestros orígenes, nuestra historia común que es precisamente el vinculo genético con los pueblos indígenas y por supuesto con los colonizadores que hoy por medio del proceso de mestizaje ya son parte de nuestra herencia cultural posterior, herencia que en un principio fue dolorosa por lo cruento del proceso, pero que hoy se vislumbra ya desde otro ángulo, pero que sino la reconocemos en su crudeza histórica, corremos el riesgo de volver a repetirla de distintas maneras.

Estos pueblos son la esencia de nuestras luchas históricas por los derechos de los pueblos indígenas, que son la lucha por el respeto a la diferencialidad cultural, y por el reconocimiento a nuestros pueblos indígenas, su cultura, sus idiomas, su religiosidad, sus practicas y formas de vida, que son esencialmente el reconocimiento de nuestra historia. Entonces el protagonismo político de los pueblos indígenas se enmarca en los derechos históricos de nuestros pueblos, en lo que los abogados llaman el derecho indìgena

Hasta ahora es mucho lo que hemos trabajado y luchado y esto nos permitió la claridad suficiente para saber que debíamos luchar no solo a lo interno de nuestros pueblos indígenas, sino también de cara a la población que no se consideraba, ni se identificaba como indígena, que debíamos luchar para que nuestros derechos se reconocieran en la constitución. Por eso para lograr una mayor visibilidad y un proyecto revolucionario con identidad debemos luchar contra la discriminación, contra el racismo, contra la autoexclusión y hacer mucho énfasis en la educación humanista y transformadora, como decía Pablo Freire una educación como acción transformadora y praxis de la libertad de nuestros pueblos.

Es necesario que ustedes sepan, que durante estos años de participación en la Asamblea Nacional hemos podido aprobar distintas herramientas legislativas, por supuesto todas ellas tienen su base en el capitulo VIII de los derechos de los pueblos indígenas, que serán junto a la Constitución, parte de la esencia teórica de nuestras políticas públicas indígenas, una vez que se implementen. Hemos venido trabajando muy duro en esto, ya que es un trabajo de acción y reflexión, un trabajo experimental, a veces de equivocaciones, de aciertos, pero de grandes esperanzas.

LEYES APROBADAS: · Ley de demarcación y garantía del hábitat y tierras de los pueblos indígenas 12 de enero de 2001.

· Ley aprobatoria del convenio 169 sobre pueblos indígenas y tribales 17 de octubre de 2001.

· Ley aprobatoria del convenio constitutivo del fondo para el desarrollo de los pueblos indígenas de América latina y el caribe enero 2002.

LEYES EN LAS CUALES HAY DISPOSICIONES RELATIVAS A LOS PUEBLOS Y COMUNIDADES INDÍGENAS.

· 1.-Ley de los consejos locales de planificación pública – 12 de junio de 2002.

· 2.- Ley orgánica de la defensoría del pueblo- 5 de agosto de 2004

· 3.-Ley nacional de juventud- 14 de marzo de 2002

· 4.-Ley de extranjería y migración- 24 de mayo de 2004

· 5.-Ley de responsabilidad social en radio y televisión- 7 de diciembre de 2004

· 6.-Ley de semillas, material para la reproducción animal e insumos biológicos.

· 7.-Ley de vivienda y hàbitat

· 8.-Ley orgànica del poder municipal

ACUERDOS DE LA ASAMBLEA NACIONAL

· Acuerdo sobre el día internacional de los pueblos indígenas del mundo-9 de agosto de 2002

· Acuerdo en que se solicita celeridad en la demarcación del hábitat y tierras ancestrales de los pueblos indígenas 8 de agosto de 2003.

· Acuerdo sobre expresión de solidaridad con los pueblos indígenas de ecuador.

DECRETOS, RESOLUCIÓN DEL EJECUTIVO NACIONAL

· 1.-Decreto 1393 mediante el cual se crea la comisión presidencial para la atención de los pueblos indígenas- 6 de agosto de 2001.

· 2.-Decreto 1392 mediante el cual se crea la comisión presidencial denominada comisión nacional de demarcación del hábitat y tierras de los pueblos y comunidades indígena. –9 de agosto de 2001.

· 3.-Decreto 1795 obligación de los idiomas indígenas oral y escrito en los planteles. – 29 de mayo de 2002.

· 4.-Decreto 1796 mediante el cual se crea el consejo nacional de educación cultura e idiomas indígenas- 29 de mayo de 2002.

· 5.-Resolución mediante el cual se designa con el epónimo 12 de octubre día de la resistencia indígena a las promociones que egresen de los planteles de educación media, diversificada y profesional- en el año escolar 2002-2003.

· 6.-Resolución mediante la cual se crea la defensoría especial con competencia a nivel nacional en el área de protección de los derechos de los pueblos- 25 de junio de 2003.

· 7.-Decreto 2686 mediante el cual se dicta el reglamento de ley orgánica de identificación de los indígenas- 13 de noviembr de 2003.

· 8.-Resolución para la cual se dictan las pautas para realizar modificaciones pedagógicas y curriculares en forma progresiva y con carácter experimental en los niveles de preescolar, básica y media diversificada y profesional, así como en las modalidades de educación indígena intercultural bilingüe rural y especial en planteles oficiales de dependencia nacional.- 6 de febrero de 2004.

· 9.-decreto 3040 mediante el cual se crea la comisión presidencial “misión Guaicaipuro” con carácter permanente. – 9 de septiembre de 2004.

Todos estos son instrumentos legales que nos hablan de una protección a los pueblos indígenas, sin embargo es mucho el camino que debemos recorrer en pro de estos pueblos y ustedes se preguntaran qué... seguir con el camino internacional y con el camino de lucha en nuestro país, todos debemos ayudar para que podamos poner en practica las herramientas legales, como por Ej. la demarcación de los hábitat y tierras, pero podemos dar una serie de recomendaciones generales que son sencillas y todos podemos poner en practica:

GENERALES Utilizar el tèrmino pueblos indígenas en vez de poblaciones o de comunidades para que los estados reconozcan su esencia multietnica y pluricultural.

Realizar actividades especiales de concientizacion de la realidad multietnica y pluricultural de Venezuela y en especial en el marco del 12 de octubre día de la resistencia indígena

Realizar campañas educativas para reafirmar nuestras raíces indígenas

BÚSQUEDA DE CONCIENCIA SOBRE NUESTRA IDENTIDAD E HISTORIA PERSONAL 1.-Explorar en nosotros mismos y en nuestras familias, a fin de que reconozcamos nuestros orígenes y podamos estar orgullosos y orgullosas de ello 2.-Intercambio de experiencias entre los alumnos y alumnas 3.-Realización de trabajos de investigación e intercambio con indígenas que nos puedan comentar sobre la vida en sus comunidades. 4.-Incluir en todo lo que hagamos la dimensión étnica e intercultural 5.-Estar alertas ante las expresiones racistas y discriminatorias de las que somos objeto o las que nosotros mismos hacemos, a fin de que podamos concientizarnos y cambiar estas conductas que son tan lesivas para la convivencia equilibrada y pacifica entre las distintas culturas.

A LOS GOBIERNOS Promover la participación de los pueblos y comunidades indígenas en las instancias publicas vinculadas con los pueblos y comunidades indígenas

Exigir que se cumpla en respeto a los derechos políticos

Incluir en los planes y políticas del estado la elaboración de políticas publicas que incluyan la dimensión intercultural y ambiental. Que respeten la necesidad de establecer mecanismos de consulta y negociación con los pueblos y comunidades indígenas suficientemente amplios

A LOS ORGANISMOS INTERNACIONALES Impulsar la participación indígena en todos los ámbitos y programas de desarrollo. Incluir los términos planes de vida, autodesarrollo, o etnodesarrollo con visión de genero en los planes y programas destinados a los pueblos y comunidades indígenas promoviendo la participación indígena en el diseño, ejecución y evaluación y contraloría.

Estas son algunas razones que nos llevaron durante muchísimos años a luchar por estar presentes y visibles para la otra cultura, nunca tendríamos derecho a nada y por ello, nos hemos empeñado durante más de veinte años en ser reconocidos constitucionalmente. Cada vez que íbamos a una institución a hablar de nuestros derechos nos decían que eso no estaba en la Constitución, allí no existíamos.

Entonces, los invito en un ejercicio de encuentro con ustedes mismos y con nosotros los y las indígenas que todavía permanecemos, como un ejemplo de la resistencia indígena, a explorar en su propia familia, en sus propios orígenes, en el de sus vecinos, o el lugar donde viven, a explorar en carne propia lo que es la multiculturalidad, finalmente quiero concluir afirmando que este proceso de cambio y transformaciòn en la conducciòn del Presidente Hugo Rafael Chavez Frias nos ha hecho visibles, nos ha dignificado y por ello al defender a este màximo lìder, dirìamos los wayuu a nuestro Wuekipuu, y a esta revoluciòn, es porque, se trata de la defensa de la vida de los pueblos indìgenas y de todas las personas que han sido excluidas, por ello, la solidaridad de los pueblos indìgenas con la revoluciòn bolivariana de Venezuela.

Es todo

Shia Ne Tian

Gracias





CONGRESO BOLIVARIANO DE LOS PUEBLOS:
http://www.congresobolivariano.org/
organizacion@congresobolivariano.org

SECRETARIA DE ORGANIZACION
(Proyecto Emancipación)






Por buenosdiasamerica - 13/10/2005 1:03:40 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

¿Qué pasó en el SAPU de Lo Hermida?
¿Qué pasó en el SAPU de Lo Hermida?

Los verdaderos hechos del Domingo 11 de Septiembre del 2005:

19:00 hrs: Un escuadrón de Fuerzas Especiales de Carabineros ingresa fuertemente armado a la posta ubicada en El Valle con Sta. María.

20:00 hrs: Un Carabinero sale del SAPU armado una con sub-ametralladora UZI, en actitud desafiante hacia un grupo de pobladores que se encontraban en la calle.

20:30 hrs: Culmina pacíficamente una marcha-velatón en Av. El Valle en conmemoración de los detenidos desaparecidos, torturados y ejecutados políticos de Lo Hermida durante la dictadura militar.

21:30 hrs: Carabineros dispara gases lacrimógenos desde el interior de la posta hacia los manifestantes que se encontraban en Av. El Valle.

Acto seguido, un grupo de personas intenta apedrear a las Fuerzas Especiales que estaban adentro. Los vecinos y demás manifestantes, que se encontraban en ese mismo momento en la calle, detuvieron el accionar de este grupo, mientras Carabineros continuaba disparando indiscriminadamente bombas lacrimógenas.

22:00 hrs: Un fuerte contingente policial —tres tanquetas, una micro y un guanaco— llega a reforzar a los Carabineros ya presentes, y se instala delante del SAPU, reprimiendo a los manifestantes que se encontraban en las barricadas. Todo esto duró alrededor de una hora y 45 minutos.

Medianoche: Ante la incredulidad y sorpresa de los que presenciaban la escena, todo el contingente policial abandona la posta . Esto es aprovechado por un grupo de personas, que ingresaron a la posta para saquearla.

00:30 hrs: Vuelven las tanquetas desde Av. Américo Vespucio, pasando por encima del mobiliario sacado a la calle, y destruyéndolo completamente.

01:30 hrs: Terminan los incidentes, cuando Carabineros concluye la acción represiva en Lo Hermida.

Ante los siguientes hechos, comunicamos:

Como pobladores, organizaciones sociales y políticas de Lo Hermida, estamos en desacuerdo con el saqueo y destrucción de los implementos e infraestructura médica del SAPU de nuestra población. Aunque sus servicios son insuficientes, nos sirven a todos y a todas.

Queremos recalcar que esta situación nunca antes se había producido, en todos los años que lleva este centro médico allí. Por lo tanto, creemos que la presencia de Carabineros, en actitud de abierta provocación y represión hacia los pobladores, fue la que causó esta lamentable situación.

Usar el SAPU como "cuartel de operaciones" y como "escudo", además de ser una actitud cobarde, puso en grave riesgo al personal médico y los vecinos que viven cerca. Creemos que esto no es más que una maniobra política y mediática que pretende criminalizar las expresiones de descontento social de nuestra gente, que se seguirá expresando cada 11 de septiembre hasta que haya verdad y justicia. No se puede construir una sociedad democrática a través de la impunidad y el olvido...

Vecinos y vecinas: tenemos todo el derecho a manifestarnos contra las constantes injusticias de este país. Vivimos en una sociedad inmensamente violenta, donde la realidad de la pobreza y la exclusión nos golpea cada día, negándonos empleo, salud, educación, vivienda, en fin, una vida digna... Que no nos vengan a decir ahora que nuestra protesta es "violencia" y que la explotación y el abuso de los ricos es "inocente".

Estos gobiernos de la Concertación quieren eliminar nuestro legítimo derecho a rebelarnos, a reclamar, a no dejar que nos pasen a llevar.

Y lo hacen por todos los medios: reprimiendo con su policía, aplicando leyes contra los pobres, indultando a asesinos y violadores de derechos humanos, y encarcelando a los luchadores sociales que se manifiestan.

Y en todo este "show", su mejor arma son los medios de comunicación, que sólo muestran su versión de los hechos, una versión distorsionada de la realidad, dejándonos a todos los pobres como delincuentes y criminales.

Criminales son ellos: los corruptos, los mentirosos, los que nos roban y engañan, los que nos matan...

Entre otros motivos, esta acción pretende crear el escenario para intervenir Lo Hermida con más fuerzas policiales y deslegitimar la acción de las organizaciones populares.

Junto con todo esto, pedimos que se aclaren inmediatamente las circunstancias en que murió baleado el joven Cristian Castillo en Lo Hermida...

ORGANIZACIONES SOCIALES Y POLÍTICAS DE LO HERMIDA...

¡A 35 AÑOS, LO HERMIDA NO OLVIDA!

HASTA LA VICTORIA SIEMPRE



Por buenosdiasamerica - 16/09/2005 3:44:40 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

REUNIÓN CON PERSONAS A TÍTULO INDIVIDUAL, FAMILIAR
REUNIÓN CON PERSONAS A TÍTULO INDIVIDUAL, FAMILIAR, BARRIO, COMUNIDAD, CALLE, VECINDAD. 3 DE SEPTIEMBRE DEL 2005.

PALABRAS INICIALES DEL EZLN.

Bienvenidas compañeras, bienvenidos compañeros:

Ya se conoce más o menos el formato de la reunión. Todo el que quiera hablar puede hacerlo, así que si algún niño o niña quiere participar, pues lo vamos a escuchar con la misma atención, interés y seriedad que a cualquiera. También les digo que, como pasó en la reunión anterior, no es fuerza que se echan un discurso, pueden también cantar, bailar, decir una poesía o hacer lo que piensen que es mejor para expresar su sentir y pensamiento.

Les informo que, hasta el día 1 de septiembre teníamos:

51 organizaciones políticas.

95 organizaciones indígenas.

143 organizaciones sociales.

392 ong’s, colectivos y grupos.

1,168 personas.

306 internacionales.

Compañeros y compañeras:

Nos da mucho gusto ver de nuevo a muchas personas que han estado cerca nuestro desde el inicio del alzamiento. Nos da gusto verlas aquí o verlas en la lista de adherentes, aunque no hayan podido venir en esta ocasión. Algunas se alejaron un tiempo, otras estuvieron siempre pendientes del movimiento. Todas son personas fundamentalmente nobles, buenas y honestas. Tal vez por eso no son candidatos ni funcionarios de ningún partido con registro. Como quiera, no deja de sorprendernos que, después de la intensa campaña de medios que hemos tenido en contra por no quemar incienso ni cantar loas al otro innombrable y por no sumarnos a la campaña de arriba, todavía haya gente que piensa que es posible intentar otra forma de hacer política. Les agradecemos de veras que, en medio de todo el ruido de arriba, tengan la paciencia y entereza para escuchar, para escucharnos.

Y hablando de encuestas, acabo de leer a uno de esos intelectuales (de esos que cambiaron el análisis crítico por el culto a las encuestas), que nos advierte que los últimos sondeos de popularidad muestran a López Obrador en primer lugar, muy por encima de sus congéneres. Y que, en cambio, las encuestas de impopularidad ponen al Sup en primer lugar, con un 36 por ciento. Nos reconviene este señor, porque las encuestas son más importantes que los principios. Nos dio, como quien dice, en la pata de palo. Porque si algo hemos demostrado los neozapatistas del EZLN es que todo lo que hacemos y decimos, lo hacemos guiándonos por nuestros índices de popularidad. En mi defensa puedo alegar que mi rating es bajo porque apenas llevo un mes apareciendo públicamente, pero como quiera no estoy conforme y me comprometo a esforzarme por superar ese pobre 36 por ciento y llegar al 50, al 75 y hasta alcanzar el 100 por ciento de impopularidad.

Ésta es la reunión de personas que a título individual, familiar, de calle, de barrio o comunidad se adhieren a la Sexta y quieren participar en la “otra campaña”. O sea que, como quien dice, es una reunión para escuchar a individuos y a individuas.

Esto es el colmo de la “otra campaña”. Porque en estos tiempos donde cuentan los altos porcentajes, los índices elevados y las grandes cantidades, los neozapatudos deciden hacer una reunión especial para escuchar lo que tiene que decir una persona, individuo o individua, que tal vez con trabajos se representa a sí misma (porque siempre hará falta que presente el acta respectiva que lo acredite como tal), o que ha sido nombrada por su familia, por gente de su calle o de su colonia o de su comunidad o de su vecindad.

Y no sólo, además los ezelenitas no preguntan si los que se adhieren a la Sexta tienen tarjeta de crédito o credencial de elector, así que bien se pueden colar niños y niñas, y decir su palabra y señalar que si la “otra campaña” no los escucha como niños y niñas que son, entonces no es “otra campaña”.

Esto es un escándalo. Los zapatistas no sólo se proponen hacer otra política, cuando la política que importa ahora es la electoral; no sólo toman como emblema un pingüino que ni siquiera es pingüino sino un pollo que camina como pingüino chueco, cuando el emblema que está de moda es el gallito negro amarillo; no sólo usan las encuestas como papel no muy higiénico, cuando lo que corresponde es tomarlas como declaración de principios. No, señor, señora, señorita, niño, niña. No, ahora nos salen con que también hay que escuchar lo que tiene que decir una persona y que lo van a tomar en cuenta, como toman en cuenta lo que dicen las organizaciones políticas, las organizaciones indígenas, las organizaciones sociales, las no gubernamentales, las agrupaciones y colectivos.

Y es que hay personas que, en su ser individual, tienen su propio Consejo General de Representantes, su Comité Ejecutivo Nacional, su Asamblea Plenaria y su Comité Central. Estas personas son en sí mismas un colectivo. Escuchan, se informan, conocen, analizan. Entonces a veces la cabeza propone, se discute en el resto del cuerpo, se inconforma el corazón, la mirada está de acuerdo en lo general pero disiente en lo particular, el estómago advierte que hay peligros y hay que tener a mano la prudencia y los antiácidos, el oído dice que hay que escuchar otros puntos de vista antes de decidir, el esfínter señala que antes hay que depurarse y evacuar a los elementos indeseables, las manos proponen rutas opuestas, el apéndice, inútil como es, recomienda que mejor se atienda a las encuestas, los pies dicen que mejor bailar, el sexo… el sexo… bueno, el sexo casi siempre propone la adhesión incondicional y completa. Y entonces, cuando parece que ya todas las partes han llegado a lo que se llama “el consenso”, sale una uña (casi siempre la uña del dedo gordo del pie izquierdo) con una moción de disenso y alega que “algo huele mal”. Entonces se arma un relajo padre y vuelven a empezar, llaman a votación, buscan de nuevo el consenso y, después de horas, días, semanas, meses, años, décadas, toman una decisión que a todos afuera les parece una decisión individual y que es también, a su manera, una decisión colectiva.

Entonces ese individuo, esa individua, se encuentra con otros y otras, y une su colectivo al de los otros pero sin dejar de ser un colectivo individual. Y así es como crecen los colectivos colectivos, o sea con colectivos individuales.

Y luego, como también se dice, eso pasa hasta en las mejores familias. Y resulta que una familia decide constituirse en colectivo y se ha dado el tiempo y la paciencia para leer la VI Declaración de la Selva Lacandona. La han discutido. Tal vez están alegres porque hacía mucho tiempo que una discusión familiar no terminaba a la greña. Tal vez hasta hicieron una su votación, sin encuesta previa. Tal vez nombraron solemnemente a su delegado o delegada. O tal vez se hicieron nominaciones, que fueron declinadas oportunamente: “yo no puedo, tengo que entregar mi proyecto de química el lunes; yo tampoco, no puedo faltar al trabajo; yo ya tengo compromiso y me es imposible ir; yo ya tengo un ‘bisnes’ por ahí; yo no sé hablar todavía pero interpreten mi cara de fuchi”. Total, que a la hora de elegir delegado familiar nomás no quedó nadie. O sea que la Sexta tal vez no favorece la unidad familiar, pero sí la memoria y el sentido de responsabilidad, porque todos recuerdan que tienen algo más importante que hacer y que se requiere su presencia personalmente en persona. Aunque a veces sí quieren venir, pero no hay la paga y pues ni modos, se manda una carta y a ver si alguien en Rebeldía se da cuenta, y la lee, y anota que se pide que alguien la lea, y hay, en efecto, alguien que la lea en la reunión.

O también pasa que luego se juntan algunos vecinos de la calle, o del barrio, o de la vecindad, o de la comunidad. Y entonces uno o una comenta que si ya leyeron la Sexta. Y otro uno, con evidente mala leche, dice: “sí, el Sup está panzón, como de sexto mes”. Claro que el resto lo mira con reprobación. Entonces, para estar a la moda, se hace una encuesta: un tanto por ciento dice que está “pachoncito”, otro tanto por ciento dice que “rechonchito”. Después de que se ríen un buen rato de mí, le entran a discutir la Sexta y sacan acuerdo de entrarle. Alguno, entonces, dice: “pero si no somos organización”. “No le aunque”, dice otra, “echemos un disparejo y el o la que pierda le toca ser delegado o delegada” y pues ni modo, las deudas de juego son deudas de honor, y aquí están.

Y los del EZLN han dicho que invitan a la Sexta y a la “otra campaña” a este tipo de personas a título individual o familiar o de calle, barrio, vecindad, comunidad, lo que no es malo. Lo malo, lo verdaderamente perverso, es que los zapatistas hacen lo que dicen y esperan atender y escuchar a esas personas cuando vengan a Chiapas o cuando la Comisión Sexta del EZLN salga a recorrer el país.

Así nomás. Sin un sondeo previo de las preferencias del respetable, sin una encuesta, sin un estudio de mercado, sin spots publicitarios, sin ofertas de temporada, sin asesores de imagen, sin marketing pues. ¿Es eso serio? Lo dicho: así nunca van a llegar a tomar el Poder.

Compañeros y compañeras:

Hay aquí unas personas que vienen de la Gran Bretaña y están haciendo un documental para Amnistía Internacional sobre los Derechos Humanos en México. Me piden aunque sea una breve declaración sobre el futuro de los Derechos Humanos en México dentro del actual clima político. En lugar de hacer una declaración, y como ya he dicho antes que la “otra campaña” es también un lugar para los niños y las niñas, voy a leer un comunicado que me mandaron unas niñas y niños que son hermanos, y que se apellidan Peñaloza Mojica:

A los habitantes de la Sierra de Guerrero:

A toda la gente de México y del Mundo:

Al Presidente municipal de Petatlán, Guerrero, al Gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca, al Presidente de México Vicente Fox, a los diputados de Guerrero, a los diputados y senadores de México:

A los periodistas:

El jueves 4 de agosto, las autoridades van a exhumar los cuerpos de nuestros hermanos, ojalá se investigue bien y se haga justicia. Los asesinos andan libres, mientras nosotros estamos escondidos y con miedo. Otros campesinos mas que defienden el bosque, tienen órdenes de aprehensión, ¿por qué tanta injusticia para los pobres, y apoyo del gobierno para los caciques?

Me llamo Anabel Peñaloza Mojica, yo vivía en Banco Nuevo en la Sierra de Petatlán, en Guerrero. Estudiaba el sexto año de primaria, me gustaba esa escuela, tenia amigos. Me gustaba recoger bellotas de los pinos. Era feliz. Con mis hermanos Abatuel, Adisbeth y Ana Laura, íbamos juntos a la escuela. Mi papá sembraba maíz, caña, frijol, y también le gustaba cuidar el bosque. Era lo que más hacía, se la pasaba chaponándo para quitar la hierba y que pudieran crecer los árboles. A veces se reunía con otros vecinos de la sierra y gente de otros lados para apagar incendios y cuidar el bosque. Mi mamá se la pasaba haciendo de comer, arreglando la casa y el jardín. Un día, en la noche, estábamos con mi mamá en la casa. Ella hacia la cena y platicaba con Ángeles en la cocina. Oímos que mi papá llegaba en la camioneta. De pronto oímos la balacera. Mi mamá salió corriendo con Ángeles. No sé ni cómo decirlo, sentimos miedo. Luego se oyó un solo pitido de la camioneta, ensordecedor. Después… mi mamá con mis hermanos Armando y Abatuel muertos sobre sus piernas dándoles la bendición y rezando. Yo cargando a mi hermano Adrián… Ahora ya no vivo en mi casa en la sierra. Siento desconfianza, tenemos miedo, ya no sabemos ni de quien cuidarnos. Creo que ya no va a ser lo mismo. Queremos justicia, quiero volver a salir tranquila sin desconfianza.

Yo me llamo Ana Laura Peñaloza Mojica, pero me dicen Laura. Tengo nueve años. Yo estaba bien a gusto allá. Había muchos pinos que mi papá cuidaba, estaba bonito arriba, teníamos un columpio que nos hizo mi papá… Dos días antes de que pasara eso… los pinos estaban ardiendo, dicen que les echaron lumbre y cuando la lumbre iba recicimo cerca de la casa, mi mama y mi papá fueron a apagarla pero desde que pasó eso… nos encerramos y luego enterraron a mis hermanos al pie de la casa y a Isaac lo llevaban en la moto a la clínica.

Yo soy Adisbeth Peñaloza Mójica, iba en tercero de primaria y mi hermano Abatuel el que se murió estaba en quinto. El era sargento de la escolta, era muy estudioso. Yo estaba contenta en el Banco. Le ayudaba a mi mamá a hacer de comer para mis hermanos y me iba a trabajar con mi papá. Una vez estuvo un incendio y me fui a apagar la lumbre con él. Ese día que mataron a mis hermanos ellos iban contentos a trabajar. Al otro día estábamos lavando la camioneta llena de sangre, recogimos los casquillos de bala y se los dimos a la policía. Aquí en la ciudad no estoy a gusto hace mucho calor, la comida no está buena como allá, no sabe igual. Quisiera volver a mi casa, pero eso no se puede… queremos que nos cuiden, encontrar un lugar seguro para vivir…

Nosotros somos Isac y Adilid Peñaloza Mojica, lo que nos pasa no es para sentirse bien. Quisieramos que esto ya terminara, la injusticia, ya no queremos estar encerrados sin salir (como si estuviéramos en la cárcel), solo para lo más necesario.

Nuestro papá se oponía a que talaran el bosque, y eso les molestaba a muchas personas. Sentimos la muerte de mis hermanos pero vamos a seguir luchando. La muerte de nuestros hermanos nos da más fuerza. El gobierno dice que ellos murieron por un problema personal, de familia y eso no es cierto, murieron por el bosque…

A la gente que nos escucha les pedimos que nos apoyen, que se presione a las autoridades para que se hagan más responsables del caso, que le pongan más interés y encuentren y castiguen a los responsables de la muerte de nuestros hermanos, y que impidan que siga la tala en la Sierra de Petatlán, y que ya no persigan con órdenes de aprehensión por delitos inventados contra los que como a nuestro padre defienden el bosque.

A nuestros compañeros de escuela queremos agradecer toda preocupación, no los vamos a olvidar y queremos decirles que ahora que ustedes si pueden estudiar le echen ganas… para cuando sean grandes en vez de inventar delitos a los que cuidan los bosques, como lo hicieron con mi papá, mejor que inventen un gobierno que siembre muchos árboles y que castiguen a los que mataron a nuestros hermanos.

Por nuestra parte le pedimos a Dios que desaparezca a toda esa gente mala y no a los que sentimos que los bosques son parte de nuestra vida, porque nos dan lo que el dinero no puede dar, como es: el agua, oxigeno, frescura y los frutos de la tierra...

Fin del comunicado.

Creo que este texto que les leí vale más que cualquier declaración que yo pueda hacer sobre los Derechos Humanos en México dentro del actual clima político que, como dicen allá arriba, es electoral.

Compañeros y compañeras:

Antes les dije que hay personas que no pudieron venir y que mandaron su participación esperando que alguien la leyera. Para terminar nuestra intervención inicial en esta reunión como Comisión Sexta del EZLN, voy a leer una de las participaciones enviadas, con todo y su posdata, y a tratar de responder:

Fecha: 8/26/2005 00:47:20 -0500 De: Jorge Luis Muñoz.

Asunto: Pregunta. Estimados compañeros de la revista Rebeldía: Adjunto les envío un documento que quisiera se leyera en la reunión con personas a título individual o cuando así lo juzguen conveniente, ya que no podré asistir a la reunión por no tener con qué y por estar trabajando. En el documento planteo lo que creo debería ser la otra campaña como parte de lo que sería mi participación personal y de mi familia. Va una posdata de mi mujer en la que expresa libremente su opinión, producto de algo que le contó una amiga que estuvo con ustedes, la cual creo debe leerse también. Me gustaría me informaran si esto es posible y, en todo caso si se vale y el EZ acepta. Salud. Jorge Luis Muñoz.

Muy apreciables compañeros y adeptos a la sexta

Como no pude ir a verlos personalmente, me animé a escribirles una carta para decirles lo que creo que debería ser la otra campaña. Ya en el 2001 le enviamos al EZ una en la que pedíamos que salieran a dar a conocer la buena nueva de que había que echarle ganas al asunto de cambiar, ahora es buen tiempo de decir algo de lo que se piensa para ver si juntos trabajamos mejor.

Creo igual que ustedes que hay que crear un gran movimiento social, uno que arrastre a grandes sectores de la población a la construcción de las bases de su propia autonomía. Ya es tiempo de dejar de ser consejeros de la derecha y de andar haciendo conspiraciones para llegarle al poder. Con el PRD ya vimos que sin proyecto social sostenido desde abajo la corrupción, la desvergüenza y el cinismo no tardan en llegar. Nos va a costar mucho trabajo porque estamos acostumbrados a hacer planes de trabajo en base a proclamas, reclamos, demandas y una que otra marchita o mitin en la que después de desfogarnos nos retiramos a nuestros cubiles a seguir conspirando.

Mi paso por la izquierda desde que estaba en la vocacional fue puro conspirar. Nadie hacía nada, ni la CND que fundamos en Xochimilco, ni los zapatitos que venían en nombre del EZLN. Pura grilla como la que hace el PRD pero sin dinero de por medio y sin poder. Quizá por eso se cansaron muchos (casi todos), mucho conspirar y nada de nada, puras derrotas, colecciones de derrotas que colgaban de las paredes, de las cárceles y del cuerpo exhibidas como heridas de guerras ficticias. Por eso el PRD corrupto de ahora no es sino el reflejo de lo que hicimos en la izquierda.

Ebanista y carpintero casi toda mi juventud y ahora que ya estoy viejo, me acostumbré a que las cosas se hacían con trabajo, que el trabajo daba cosas que se podían ver y tocar. Incluso cuando me volví burócrata nunca dejé de pensar que el trabajo es para hacer cosas palpables. Ahora que soy profesor sigo pensando como cuando era obrero de la madera, sigo creyendo que hace falta una campaña para salir a hacer fábricas, para hacer hospitales, para hacer panaderías, escuelas y todo lo que la gente usa o quiere.

Conspirar y hacer constituciones es entretenido y yo le entro como siempre le he entrado a falta de otra entretención mejor que las telenovelas y el Internet, pero me gustaría que la otra campaña saliera a juntar a la gente alrededor de ella misma, o sea, a rehacer la vida colectiva y que para eso se hicieran empresas con el producto de donaciones, rifas, bailes, colectas, boteos, cantares en los camiones y cuanta actividad se nos ocurra para sacar dinero, y que las empresas las hiciéramos los que tenemos alguna experiencia en eso y quienes le quisieran entrar. Para vender lo que se haga tenemos un mercado de izquierda muy grande y ahora que la izquierda corrompida está en el poder, pues puede comprarnos muebles, ropa, zapatos, tabiques, peines y cuanta chuchería se nos ocurra hacer, al cabo dicen que siguen siendo de izquierda.

Creo que hay que hacer empresas sociales, que no son otra cosa que empresas capitalistas con la ganancia directamente orientada a la sociedad. Se que proponer es fácil, que lo difícil es hacer ya que si apenas nos apuntamos poco más de seiscientos ¿de donde van a salir los empresarios sociales? Cierto, ¿pero no toda campaña que no sea para conspirar o conseguir dinero del presupuesto público es descabellada? ¿La misma “otra Campaña” no es descabellada salvo por el hecho de ser convocada por el EZLN? ¿No fue descabellado poner de candidato a un torpe como Fox? De hecho, respirar es descabellado, cosa es de quererlo hacer.

Sabemos que es su privilegio hacer lo que ustedes quieran y lo que acuerden en estas charlas; al fin y al cabo los reflectores son del EZLN y de ninguna manera queremos robárselos o pedirlos prestados, pero albergamos la esperanza de que al menos contemplen la posibilidad de construir una base económica para apuntalar la autonomía de la gente. De hecho sabemos que hay muchos esfuerzos productivos dispersos, pues hay que publicitarlos y articularlos, hay que abrirles mercado y apoyarlos, hay que crear rutas de intercambio y de ventas y hay que unirlos al proyecto global que rescate la autonomía de la gente.

Hay que crear centros artesanales que vendan lo que la gente que construye su autonomía produce, hay que articular a los vendedores ambulantes a la producción autonomista. Hay que crear rutas de tianguis autonomistas y cine autonomista con las miniDV que venden en Tepito. Y ya que andamos haciendo de todo, hay que hacer una TV y una radio que dejen de tratarnos como estúpidos. En suma, hay que crear el mercado de izquierda y la marca autonomista.

Junto con la construcción de ese mercado y de la planta productiva autonomista, debe hacerse eso de trabajar en las comunidades para cambiar la forma de entender al mundo. Hay que desenmascarar a los enemigos del pueblo que no son otros que los políticos profesionales que se la pasan brincando de puesto en puesto, hay que crear alternativas de entretenimiento, cafés en donde se reúna la gente a discutir, centros de computo para que se puedan comunicar con todo el mundo, hay que acercar a la gente utilizando todos los medios posibles a la par que se construye una economía autonomista. Una constitución puede ser el medio de acercamiento de la gente y con la gente, como también lo podría ser crear empresas que den empleo a la gente de las comunidades para que tengan tiempo de discutir, para que la otra campaña se retrate en la sopa, en los zapatos, en la casa y en todo lo que a la gente le interesa y necesita.

Pero no los vamos a condicionar como condicionamos muestra participación en las redes ciudadanas, en donde les dijimos que a lo único que estábamos dispuestos a hacer era lo que ya dijimos, que no le íbamos a entrar a la grilla electorera (de todos modos ni nos pelaron, ellos solo salieron a pescar incautos). Con ustedes si jalamos aunque resulten mulas, y lo hacemos porque dijeron que no andan tras el poder y lo han demostrado todos estos años. Hablo por mí y por mi familia; si eso vale, ahí estamos.

Desde Xochimilco. Jorge Luis Muñoz.

P. D. Querido sub usted me cae muy gordo por sangrón payaso pues no es usted tan humilde como dice pues come como rico, pero bueno a lo mejor eso es pura envidia pos soy una pobre jodida como cualquier campesino; pero sí le digo que existen otras formas de cambiar el mundo, no solo derramando sangre; una de ellas es dejar de ser enajenado de cualquier pendejada como de los partidos o del guerrillerismo o del narco o de los darketos puritanistas, etc. soy madre como muchas mujeres y ya no me cuezo al primer hervor, pues todos los días enfrento, igual que muchas madres, el pensar en el día siguiente, en el camión de nuestros hijos, el que voy hacer de comer si ya no tengo ni pa frijoles, el material que les pidieron, etc. si hasta el cine se me olvidó como es, contimas un restaurante; pero eso ya me vale madre, si las madres pensáramos mas pegadas a la tierra otro guey nos cantaría PUES NUESTROS HIJOS SERIAN ELLOS NO los demás y eso va por usted pues en el campo o en la ciudad o en la alcurnia también hay pendejos enajenados como la modelo Campuzano. Pero no me diga que usted no come yogurt con frutas así como nosotros tomamos cocacola, así que el cambio esta en otro lado no en simulacros de protagonistas hipócritas, mentirosos y fantoches. Sin recelo hacia usted o cualquier otro me despido pero le pido como madre vieja que soy o como vieja madre que valgo madre, quitémosle la venda a nuestros hijos o hermanos de sangre (o no), mirar las cosas como la visnaga, no mas como es y lo ques y al menos el mundo será un poco diferente.

Atentamente yo, Chela.

Fin de la intervención de Don Jorge Luis y Doña Chela Muñoz. Ahora la respuesta:

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

MÉXICO.

3 de Septiembre del 2005.

Para: Don Jorge Luis Muñoz y Doña Chelita Muñoz.

Xochimilco, México, D.F.

De: SubMarcos.

Chiapas, México.

Reciban nuestros saludos. Como se enterarán, el texto de Don Jorge fue leído, de acuerdo a su petición, en la reunión de personas a título individual, familiar, de calle, comunidad, barrio o vecindad, del 3 de septiembre del 2005 en el poblado de Dolores Hidalgo, Municipio Autónomo Rebelde Zapatista “San Manuel”. Yo mismo me encargué de la lectura del documento y de la posdata de Doña Chelita, en presencia de todos los asistentes, incluyendo la comunidad que nos recibe, la prensa nacional e internacional, y las orejas de los malos gobiernos, los partidos políticos y los empresarios. Su propuesta ha sido escuchada y será tomada en cuenta con seriedad.

Doña Chelita: Qué bueno que empieza usted la posdata con un “querido Sup” y que termina diciéndome que no me guarda recelo, porque si no hubiera pensado que está usted enojada conmigo. No sé que le contó su amiga, pero sí le puedo decir lo siguiente: ni yo ni ninguno de mis compañeros y compañeras insurgentes comemos como ricos, y no porque nos falten ganas o medios. Si quisiéramos comer como ricos ya nos hubiéramos vendido o nos hubiéramos rajado de zapatistas y estaríamos haciendo fila en las oficinas de algún partido para que nos dieran una candidatura. Yo, en lo particular, en veces como si hay, y en veces no como manque haiga. No es que cuide mi figura (ya ve usted que estoy panzón), ni que me haga el pupurufo con el menú (invariablemente es de frijol, tortillas, además de, a veces arroz y a veces sopa de pasta; dos veces al día: una a las 8 de la mañana y otra a las 5 de la tarde, y al mediodía una taza de pozol o de café, a escoger), no, lo que pasa es que, por ejemplo, cuando hay reunión preparatoria de la Sexta me entra la preocupación de lo que vamos a decir y de cómo lo vamos a decir, de si ya llegaron los comandantes y comandantas, de si ya se pusieron de acuerdo quién va a hablar, de si ya hicieron el escrito de lo que van a decir, de si ya jala el equipo de sonido, de si ya llegaron los de Rebeldía, de si hay gasolina para el motor, de ónde andan las patrullas de los federales, y cositas así. Entonces pues como que se va el hambre, o sea que, como decimos acá, nomás no baja nada. Creo que es mi modo, porque ahí tiene usted que el finado SubPedro, que era el segundo al mando del EZLN y que murió en la toma de Las Margaritas el 1 de enero de 94, era al revés. O sea que a él con la preocupadera más hambre le daba. Y es que yo siempre le dije que tenía estómago de zopilote, porque le entraba a todo y nada le hacía daño, comía mucho y seguía flaco y fuerte. Bueno, pero entonces déjeme le cuento: no siempre comemos puro frijol y arroz o sopa, en veces llegamos a un pueblo, muy de vez en cuando porque nosotros no vivimos en pueblo sino que en campamento, en la montaña. Pero a veces, como ahora que estamos bajando a las reuniones, pues llegamos a un pueblo. Y pues qué le cuento Doña Chelita, los compas se ponen contentos porque ya ve que luego hay maldicencias: que el Sup ya se rajó, que ya se fue de indocumentado a los Estados Unidos; que ya se murió, que ya anda en las redes ciudadanas de apoyo a AMLO, y esas cosas que luego andan diciendo los priístas para ver si desmoralizan a los compas.

Y los compas pues se mantienen firmes y no lo creen, y ya luego pues nos ven y me ven y se ponen un poco contentos porque los que andan malhablando también nos ven y se quedan callados, nomás rumiando su coraje. Y los compas echan alegría y matan pollo y nos mandan caldo. Y ahí se ve claro cuándo es que el caldo lo hacen compañeros y cuándo lo hacen compañeras: porque cuando son hombres los que cocinan pues es caldo a la “pela vaca” o sea pura agua caliente con sal y una pieza de pollo; y cuando son mujeres pues viene con su verdurita, su “recado” le dicen acá. Y en veces le entramos y en veces no le entramos. No le hacemos el feo al caldo manque sólo tenga sal, es que luego estamos en lo de la escribidera, como ahorita que le estoy escribiendo estas líneas, Doña Chelita.

Oiga Doña Chelita, dice usted que yo como yogurt con frutas. Pues no, no como yogurt con frutas. No me gusta. Yo estoy a favor de la gordura natural y no de la delgadez plástica. El que sí come yogurt, con o sin frutas, es un compa oficial insurgente que anda aquí conmigo, a la vuelta y vuelta. Tampoco le gusta, pero tiene que. Y es que resulta que está tomando una medicina que le chinga la panza, o sea que le mata la flora intestinal, así dijo la compañera Capitana Insurgenta de Sanidad. Y entonces, para que aguante la medicina, tiene que zamparse su yogurt, manque haga caras como si fuera jarabe para la tos. Y la medicina que toma este compa es porque está chueco de la columna, o sea que como el compañero Pingüino, pero en ser humano. Y no es porque de por sí nació chueco, sino que, antes de hacerse insurgente zapatista, pues era albañil, y desde chavo andaba en eso de una de cal por las que van de arena, y arreando los botes de mezcla, y dale con la cuchara y el ladrillo o el block, según, y luego a repellar. En esas andaba cuando hace muchos años le llegó nuestra palabra y anda vete, cambió la media cuchara por un fusil y se vino a la montaña. Entre cargar bultos de cemento, y subir y bajar lomas con la mochila, se le perjudicó la columna vertebral. Pero no crea que se olvidó de su trabajo, de vez en cuando se pone a chambear en los caracoles y en las comunidades, deja el fusil, y vuelve a agarrar la media cuchara y dale a levantar casas o escuelas o clínicas. Se ve rápido cuáles son las construcciones que él ha levantado porque están un poco chuecas, como su columna vertebral. Ahorita está aquí, frente mío mientras le escribo a usted, escondiendo su taza de yogurt de durazno para no comerlo, y yo le estoy diciendo “Ora te tienes que zampar todo el yogurt porque por tu culpa ya me criticaron por sangrón y payaso”. ¿Usted cree que le da pena? Si está rise y rise. ¿No le digo? No hay derecho…

Ya para terminar, Doña Chelita, nosotros también estamos de acuerdo con usted en que existen otras formas de cambiar el mundo y no sólo derramando sangre, por eso no los estamos llamando a la guerra sino a “otra campaña”, donde usted, y gente como usted, diga su palabra y haya alguien, al menos nosotros, que la escuche.

Ya me despido, Doña Chelita, reciba mis respetos y mi abrazo, sin yogurt y sin frutas, pero sincero.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Marcos.

México, Septiembre del 2005.



PALABRAS DE DESPEDIDA DEL EZLN A LOS ASISTENTES A LA REUNIÓN DEL 3 Y 4 DE SEPTIEMBRE DE 2005.

(Versión estenográfica)



Bueno, compañeras y compañeros. Pues les damos las gracias. Ya pasaron todos los que se apuntaron, a menos que si falta alguien y quiere apuntarse y hablar ahorita, por supuesto lo vamos a escuchar. A la una… a las dos… a las tres. Gracias que vinieron y que aguantaron aquí hasta el último. Las palabras finales otra vez las vamos a quedar a deber porque ya se fue más de la mayoría. Como quiera les agradecemos que hayan estado aquí, que hayan tenido la paciencia para escucharse unos a otros. Sólo les pido por favor que los que tengan acceso a Internet, que entren a la revista Rebeldía, a su página de Internet, porque ahí vienen los mensajes que hemos dado en cada reunión. Muchas de las cosas que han dicho aquí están respondidas en nuestras intervenciones que hemos hecho en otras reuniones, y también para que vayan viendo por dónde van los problemas que se van a discutir en la reunión del 16 de septiembre. Y como lo dijo el compañero, un problema importante va a ser que le tenemos que preguntar a todos los que se adhirieron a la Sexta, cómo es que se manifiestan, aunque no puedan asistir a la reunión del 16. Como quiera, además, los compañeros de la revista Rebeldía nos están echando la mano para mandarles a todos la relatoría, o sea un pequeño resumen donde viene lo que dijo cada quien.

Les digo de una vez que van a sufrir bastante el 16. Bueno, empezando por el 16, porque lo que se vio aquí no es ni la milésima parte de lo que se va a ver el 16 y lo que va a ser la Otra Campaña. Pues si aquí se vieron muchas posiciones personales e individuales, les espera el infierno, pues, si es que no llegamos, pues, con la disposición de escuchar. Nosotros estamos entrenando para eso. Y nada más llamarles la atención sobre una cosa. Estas reuniones preparatorias no son para hacer el Programa Nacional de Lucha. Son para preparar cómo le vamos a hacer a la Otra Campaña. Entonces, para que vayan un poco enderezando los argumentos y los problemas que van a enfrentar. Porque los problemas de la Otra Campaña son, por ejemplo, cuándo se va a salir, con quién, en qué ruta, y luego cuál es el método que se va a usar para escuchar a la gente, así como los escuchamos a ustedes, pues a lo mejor en algunos lados no se va a poder hacer así, abrir un micrófono y que la gente participe y estar apuntando. Y nosotros tendremos que ir al lugar de trabajo, a las casas de cada quien, al mercado, para poder escuchar a la gente, y después de todo eso, que va a tomar un tiempo, entonces sí ya, cuál es el Programa Nacional de Lucha y pensar si vamos a hacer la Nueva Constitución y todo eso.

Porque en muchas de sus intervenciones ya están diciendo cuáles son las etapas, cuál va a ser el método para aprobar la Nueva Constitución. Y todavía falta, pues, que vamos a escuchar a mucha gente. Y todavía falta ver cómo le vamos a hacer para salir. Y todavía falta también, que es muy importante, cómo nos vamos a relacionar entre nosotros, porque a partir del 16 se acaba esto de que ustedes allá y nosotros acá. Bueno, la prensa creo que siempre va a quedar allá porque (…) Pero creo que también va a dejar de ser de interés para la prensa, por lo menos para la prensa así, de fuera, ¿no? No los medios alternativos. Entonces esa forma de relación es cómo va a ser nuestra organización en torno a la Otra Campaña va a ser un punto muy importante, porque así como ustedes se presentan a título individual o familiar y o que una banda se junta, hay gente que son de organizaciones de miles de compañeras y compañeros con una demanda específica. Entonces, los problemas van variando. Entonces hay obreros que están en una revisión salarial, o por un problema que les quieren desaparecer plazas laborales, como los compañeros del Seguro Social. Entonces digamos que la discusión de si el conocido refresco de cola es o no es, como que no es su prioridad. Para muchos de aquí sí y de la reunión pasada también. Todo eso van a tener que aprender a digerirlo, a convivir con todos esos intereses, y de ahí ir luchando, poco a poco, hacia donde va la Otra Campaña.

Les recuerdo también que la Otra Campaña no va a hablar con toda la gente. La Sexta Declaración es muy clara. Dice: “Vamos a hablar con la gente humilde y sencilla que está luchando”. O sea, siempre va a haber que optar con quién hablar, con quién vamos a hablar. No nada más con el que quiera que lo escuchemos, sino con el que tenga algo que contarnos de lucha porque lo que queremos es aprender. Y por último llamarles la atención, no un regaño sino que pongan atención en este punto. Cualquier cosa, porque muchos se refirieron a su trayectoria junto con nosotros desde 1994. Cualquier referencia que tengan de otras movilizaciones en las que hemos estado juntos no tiene absolutamente nada que ver con lo que va a pasar ahora. No es la vía de los templetes ni de los grandes discursos, ni como ahora hemos intentado mostrarles a ustedes de que antes llegábamos en el acto y todo eso era en el templete, o sea arriba, y llegábamos y tirábamos un rollo y nos íbamos. Ya quedaban ahí discutiendo, bailando, lo que sea. Ahora este pequeño cambio que empezaron a notar algunos, sobre todo los que han estado viniendo a varias reuniones, es que nuestra intervención es una y ahora estamos atentos a lo que están diciendo todos.

Igual va a empezar a cambiar muchas cosas en el referente que tienen ustedes respecto a lo que es que salgan los zapatistas. Eso vamos a tener que irlo viendo juntos y a partir del 16. Y que es tiempo de empezar a tomar en cuenta entre ustedes y muchos individuos que no pudieron venir. Aproximadamente debe haber como 300 participantes a título individual. Son como 200 observadores. Pero a título individual están inscritos hasta ahora 1,200 casi. Entonces todavía faltan otros mil como ustedes que no vienen a observar sino que también tienen sus propuestas y sus ideas como individuos. La semana pasada, hoy hace ocho días, había, de grupos, colectivos y ONGs, había 287. Ahorita hay 397. O sea, en una semana entraron 100 grupos o colectivos más. No importa si son de 2 ó 3 o si son de muchos. Pero está empezando a pasar esto ya. Nosotros pensamos que para eso no hay que esperarse. Se ve que ya la gente está agarrando, los que están viniendo a las reuniones, ya está empezando a difundir y a promover la Sexta. Por eso está creciendo. Entonces, para eso sí no se esperen nada: ni comunicado, ni si va a haber reunión o va a haber acuerdo o no. El acuerdo fundamental es que estamos ora sí juntos en la Sexta y hay que ver si más gente le entra entendiendo de qué se trata y entendiendo de qué no se trata, que esto se va a ir viendo cada vez más claro conforme avanzamos.

Deveras gracias por la fea que se pasaron para llegar hasta acá. Gracias por la paciencia para escucharse. Y gracias sobre todo a los compañeros y las compañeras del pueblo de Dolores Hidalgo. Lo voy a decir en su defensa porque los están critique y critique por conocido refresco de cola. De por sí aquí no se toma. Lo que pasa es que hay compañeros que han salido a la ciudad a la marcha de los 1,111, a la consulta, y ven que en las ciudades sí toman. Entonces, si van a venir, pues hay que traerles. Aquí no se toma porque es muy caro. Sale más barato otra cosita así más chiquita, más dulce, que ese refresco de cola, que no voy a decir su nombre. Entonces es una forma de… pues de que se sientan en casa. A lo mejor nos equivocamos pero, como quiera ustedes siéntanse aquí bien. No es fuerza que tienen que tomar eso. Pueden tomar café, pozol o agua de la que bebemos nosotros. No se sientan obligados y, sobre todo, nunca se sientan agredidos por lo que hacemos nosotros. Por otro lado, así, respecto a críticas sobre lo que hagamos o dejemos de hacer, no’más les recuerdo que el 1° de enero de 1994, nosotros, junto con estos compañeros de estos pueblos y de otros muchos pueblos nos alzamos en armas para que nunca nadie más, y nunca jamás, nos viniera a decir qué es lo que tenemos que hacer, y así va a ser. Gracias, compañeros. Buen viaje.


Por buenosdiasamerica - 08/09/2005 1:59:35 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Palabras de inicio del EZLN en la reunión con Orga
Palabras de inicio del EZLN en la reunión con Organizaciones y Movimientos Sociales.

REUNIÓN PREPARATORIA DE LA SEXTA, agosto 20, 2005


Bienvenidos compañeros y compañeras de las Organizaciones Sociales y Movimientos que suscriben la Sexta Declaración:

Bienvenidos los que llegaron:

Bienvenidos los que no pudieron venir:



Compañeros y compañeras:

Al inicio de cada una de estas reuniones preparatorias, es nuestra costumbre informar de cómo van las adhesiones a la Sexta y a la “Otra Campaña”. Hasta el día 17 de Agosto, según el informe de los compañeros y compañeras de la Revista Rebeldía, teníamos lo siguiente:

Organizaciones Políticas: 47
Organizaciones Indígenas: 92
Organizaciones Sociales: 67
ONG’S, colectivos, grupos 275
Individuales 1,010 personas

Esto es sólo en lo que se refiere a la página electrónica. Pensamos, tal vez con ingenuidad, que serán más cuando, con su apoyo, haya locales para tal efecto en otras partes de México, y cuando empecemos el recorrido por la República Mexicana.

Hoy, hay aquí reunidas organizaciones y movimientos sociales de izquierda. La inmensa mayoría ha suscrito la Sexta y han manifestado su voluntad de participar, primero en la preparación de la “Otra Campaña”, y luego en su realización. Hay algunas organizaciones que están aquí y que no se han sumado a la Sexta, o que sólo están de acuerdo con algunas partes. Hay también observadores nacionales e internacionales. Aunque no es ésta la reunión que les corresponde, están aquí para conocer la palabra y las posiciones de todos los que quieran hacerlas públicas. A todos y a todas les damos la bienvenida.

En la pasada reunión preparatoria con las organizaciones políticas de izquierda que suscriben la Sexta Declaración, les hacíamos nosotros, los del EZLN, un reconocimiento doble: uno por mantenerse en el pensamiento de izquierda cuando la moda es el centro, la moderación y la claudicación disfrazadas de “madurez”, y otro por haber atendido a nuestra invitación a pesar de las desatenciones y menosprecios que habíamos tenido para algunas de ellas en ocasiones anteriores. Asumí entonces mi error y les pedí disculpas. Hoy repito uno y las otras, aunque ahora a sus organizaciones y movimientos sociales.

Con lo que ha pasado en las últimas semanas, quisiéramos agregar, de nosotros hacia ustedes, un reconocimiento más a las organizaciones y movimientos sociales que mantienen su adhesión a la Sexta y a todos y todas quienes se han sumado a últimas fechas.

Como es público, la posición del EZLN respeto al proceso electoral, y en particular hacia el PRD y el señor López Obrador, ha recibido ataques, críticas, señalamientos y acusaciones provenientes de casi todo el espectro de lo que se conoce como “opinión pública”. Lo menos que se ha dicho es que se trata de un berrinche de un “Marcos” panzón y desgastado. Algunos señalamientos han ido más lejos y decretan que le estamos haciendo el juego a la derecha, pues al criticar al PRD y a López Obrador estamos, implícitamente, llamando a votar por el PRI o por el PAN. No sólo, por insinuaciones o acusaciones directas, se dice que ha habido un “arreglo” (o un “pacto”, para hablar en sus términos) entre el EZLN y la derecha, particularmente entre Marcos y el Salinismo, para impedir que Andrés Manuel López Obrador llegue a la presidencia. Hay quienes nos acusan de ruines y hace notar la coincidencia entre nuestras palabras y la enésima reaparición del primer “innombrable”. Paradójicamente no ha habido ninguna argumentación racional en contra de lo que hemos dicho (y seguiremos diciendo). Si acaso, dicen que estamos exagerando en la denuncia sobre las agresiones perredistas, en la traición a los Acuerdos de San Andrés y en el señalamiento de que el proyecto de López Obrador no es de izquierda, ni siquiera de izquierda reformista, sino francamente neoliberal.

Si a pesar de que, adhiriéndose a la Sexta, son también sospechosos, todos, de hacerle el juego a la derecha, de haber pactado con el Salinismo o el Foxismo (si es que hay alguna diferencia), y de estar en posibilidad de arruinar la llegada de un gobierno de izquierda (sólo una posibilidad, tampoco crean que nos dan mucho peso en las encuestas o en las urnas), ustedes han venido hasta acá, con las incomodidades y desgaste que eso implica, pues claro les decimos que nos admira, se los reconocemos y lo saludamos.

Nosotros estamos diciendo todo esto a ustedes, a ustedes y a todos los que han decidido caminar con nosotros en la Sexta. Sabemos que sólo una parte de lo que digamos aparecerá en los grandes medios de comunicación, sabemos que sólo una parte tomarán los críticos que ahora proliferan, sabemos que sólo una parte será tomada para reforzar sentencias y complicidades. Nuestra posición completa, la que hemos ido planteando en las reuniones que hemos hecho, y que habremos de ir completando en ésta y en las que siguen, tal vez sólo será conocida por ustedes, por quienes se interesen en saber todo lo que decimos, y por quienes acceden a los medios alternativos de comunicación. Tal vez, quienes nos llaman la atención por groseros y desacomedidos, deberían intentar no quedarse en las declaraciones que se resaltan, comprensiblemente, en los medios, y entrarle a todo lo que hemos dicho, decimos y diremos, sobre la Sexta, sobre la “Otra Campaña”, sobre el mundo y sobre México. Tal vez entonces se darían cuenta de que, junto con nuestro “modo” de reclamar, está también nuestro “modo” de explicar, de explicarnos. No estamos escondiendo nada, todo está claro y a disposición de quien quiera ver, oír, comprender.

Nosotros suponemos que ustedes, y todos los que se han sumado a la Sexta, han encontrado en ellas, en la Sexta y en la Otra Campaña, algo que no encontraban en otra parte. Ni en los partidos políticos institucionales, ni en las campañas pre-electorales y electorales, ni en los proyectos de esos partidos.

La Sexta ha planteado sólo líneas generales, y ha ofrecido que las concreciones que esas líneas demandan no sean producto de la organización que convoca, el EZLN en este caso, sino la discusión y el acuerdo, basados en el respeto a los modos de cada quien y en igualdad, de todos los que decidan hacer este camino y construir esa “otra cosa” que en cada uno tiene una figura y un color, y que tendrá la figura y el color que acordemos entre todos.

Así que hoy, a nombre de mis compañeros y compañeras, mujeres, hombres, niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación de Nacional, les reitero: tienen aquí, en la Sexta y en la Otra Campaña, un lugar. Un lugar que respetaremos. Ofrecemos respeto y trato de iguales a todo aquel que camine a nuestro lado. Ni mando ni subordinación. Ni fusiones ni escisiones. No patrocinadas o promovidas por nosotros. Cada quien tenemos nuestra historia, nuestra experiencia, nuestra forma organizativa. Conservándolas o enriqueciéndolas, caminaremos juntos, y, juntos, iremos construyendo lo que decidamos, en colectivo, construir. La Sexta es clara en lo que dice y clara en lo que no dice: vamos a tratar de hacer otra forma de política, vamos a tratar de construir un programa nacional de lucha, de izquierda y anticapitalista, y vamos a impulsar la demanda de una nueva Constitución. Todo esto lo vamos a hacer con los trabajadores del campo y de la ciudad, con los desposeídos, con los perseguidos por su diferencia, con los inconformes que se rebelan y luchan contra las injusticias, con los que saben que la libertad no se obtiene con permiso del opresor, sino arrebatándosela. Ése es el “Qué”. Cómo, cuándo, dónde, con quién, a qué ritmo, con qué paso, por cuáles caminos, con cuál compañía, lo habremos de ir definiendo entre todos.

Quienes suscriben la Sexta y quienes participen en la planeación y realización de la “Otra Campaña”, encontrarán siempre en nosotros, los zapatistas del EZLN, un oído atento y respetuoso, un interés sincero en conocer su historia y planteamientos, y un compromiso honrado en cumplir, aún a riesgo de la vida propia, con los acuerdos a los que lleguemos.

En suma, quienes se consideran de izquierda anticapitalista y buscan un lugar donde se les respete y se respete su independencia organizativa, la Sexta y la “Otra Campaña” es uno de esos lugares. No el único. Ha habido, hay y habrá, felizmente, otros espacios. Nosotros tenemos éste y a él sean todos bienvenidos.

Hemos manifestado nuestro interés en establecer relaciones primero, y más adelante, si es de común acuerdo, alianzas con organizaciones políticas de izquierda, con organizaciones indígenas, con organizaciones y movimientos sociales, con Organizaciones No Gubernamentales, colectivos, grupos, individuos, y con quienes no se sienten parte de ninguno de esos rubros y que llamamos “otros, otras”, según los siguientes principios:

No a hacer acuerdos arriba para imponer abajo, sino a hacer acuerdos para ir juntos a escuchar y a organizar la indignación; no a levantar movimientos que sean después negociados a espaldas de quienes los hacen, sino a tomar en cuenta siempre la opinión de quienes participan; no a buscar regalitos, posiciones, ventajas, puestos públicos, del Poder o de quien aspira a él, sino a ir más lejos de los calendarios electorales; no a tratar de resolver desde arriba los problemas de nuestra Nación, sino a construir desde ABAJO Y POR ABAJO una alternativa a la destrucción neoliberal, una alternativa de izquierda y para México.

Sí al respeto reciproco a la autonomía e independencia de organizaciones, a sus formas de lucha, a su modo de organizarse, a sus procesos internos de toma de decisiones, a sus representaciones legítimas, a sus aspiraciones y demandas; y sí a un compromiso claro de defensa conjunta y coordinada de la soberanía nacional, con la oposición intransigente a los intentos de privatización de la energía eléctrica, el petróleo, el agua y los recursos naturales.

Es nuestro compromiso y lo cumpliremos.


Compañeros y compañeras:

Como hemos hecho en las reuniones anteriores, seguiremos explicando más de lo que pensamos y sentimos en torno a la Sexta y a la otra campaña, es decir, en torno al mundo y a México.

En nuestro país, esa etapa del capitalismo que se conoce como la globalización neoliberal, ha destruido primero y luego reordenado la política de arriba y a sus ejecutores. Nuevos pactos entre nuevos actores han suplido las viejas reglas del sistema político mexicano. Sectores de gran poder han dejado de confiar la política a los profesionales de la política y, tendencialmente, se han destruido las mediaciones entre el poder económico y el poder político. En el caos provocado por esta destrucción está emergiendo lo que nosotros llamamos la “Sociedad del Poder”, un selecto grupo de intereses, una élite que es quien en realidad dicta la imposición de políticas económicas y políticas políticas. La clase política en México tiene ahora el papel de administrar esa imposición y sus resultados, es decir, sus consecuencias. Es por eso que los partidos políticos institucionalizados pueden mutar, sin pudor alguno, de principios, programas y planes. Nunca como antes la diferenciación entre los que hacen política arriba se había visto tan simplificada: solo colores y siglas. Ya ni los personajes los diferencian. Allá arriba ya no se juegan proyectos de Nación, sino proyectos de administración. Los políticos arriba semejan gerentes buscando empleo, ofreciendo en multimedia su capacidad, carisma, don de mando, organigramas con muchas flechas y plazos, a sus empleadores. El reto ahora no es una nueva relación social, sino una nueva administración de la destrucción neoliberal aún en proceso.

Según nuestra apreciación, el desorden provocado por el Neoliberalismo en nuestro país preocupa y ocupa a los de arriba, a esa “Sociedad del Poder”. La violencia del crimen organizado es sólo uno de los focos rojos que arriba ven en el mapa que arriba nos imponen como camino y destino. El reto para ellos no es buscar la salida en la reconstrucción de las relaciones sociales, sino administrar su destrucción. Y para eso es necesario un buen administrador, con un buen equipo de administradores y con un buen plan de administración. Así, los “equipos” (o “teams”, para usar la jerga empresarial) presentan sus propuestas.

El equipo blanquiazul sólo demostró que en 4 años podía igualar lo que al equipo tricolor le tomó 70 años, y poco o nada tiene ya que ofrecer. Cumplió su parte en la destrucción y el despojo, y lo hizo con métodos y formas arcaicas que fueron, y son, un insulto a la inteligencia. Dejan de herencia un país sumido en la crisis económica y, además, con un descontento que rebasa ya con mucho las formas de control de los dominados que heredó de su antecesor tricolor. Su color se destiño aún más y el hombrecito gris que lo representará en las elecciones le marca su nueva tonalidad cromática.

El equipo tricolor, por su parte, apuesta a la desmemoria. Sus integrantes fueron los iniciadores de la pesadilla que hoy sufrimos todos los mexicanos y que, con la coartada de la revolución institucionalizada, adornaron con fraudes, matanzas y control corporativo. Hoy este equipo representa las aspiraciones del crimen organizado para consolidar su poder institucionalizado. Su regreso al Poder no significará el regreso de los felices, para ellos, tiempos idos, sino el encumbramiento de la corrupción, el crimen y la traición. Si antes su slogan fue “La revolución hecha gobierno”, ahora será “el crimen hecho gobierno”.

A diferencia del tricolor y el blanquiazul, el equipo negroamarillo sí ve para adelante.

Fortificado con los despojos que los otros equipos han dejado en el camino, propone una “nueva modernidad” o, más bien, una administración moderna. No basta, dicen, con continuar con la destrucción, hay que prever y tratar de paliar las previsibles inconformidades. Hay que atenuar los excesos, hay que “limarle los filos al neoliberalismo”. Ofrece control, mediación, administración de los conflictos. Su equipo es experto en eso, y su sucesivo paso por los equipos tricolor y blanquiazul así lo prueba. “Somos nuevos”, dicen, aunque su nómina tenga un olor a rancio y decrépito.

El equipo negroamarillo ha ofrecido, y lo reitera en sus reuniones a puerta cerrada con los mensajeros de la “sociedad del poder”, control donde ahora hay descontrol, orden donde ahora hay desorden. Ofrecen lo que más demanda tiene en épocas oscuras y sin salida aparente, ofrecen esperanza. La esperanza es la nueva mercancía. Esperanza en que las cosas cambien o en que no se pongan peor, en que mejoren o en que no empeoren, esperanza en que ahora sí es la nuestra.

Pero la esperanza, como la comida, el salario, la ropa y la vivienda varía de una clase a otra. No es lo mismo la esperanza de una política cultural que incentive la producción artística, que la esperanza de que el campo reciba los apoyos necesarios y de que la tierra sea de quien la trabaja. No es lo mismo la esperanza en que se abata la criminalidad en la colonia y la calle, que la esperanza de una vivienda digna en los cinturones de miseria que rodean ya todas las ciudades de nuestro país. No es lo mismo la esperanza en que mejoren las vialidades, a la esperanza en que ya no se criminalice la diferencia. No es lo mismo la esperanza en una administración honesta y sin corrupción, que la esperanza en que no se sigan destruyendo las conquistas sociales de los trabajadores. No es lo mismo la esperanza de que se aumenten los apoyos a la investigación científica, que la esperanza en que no se privaticen más los recursos naturales. No es lo mismo la esperanza de que el norte revuelto y brutal modere sus reclamos y exigencias, que la esperanza de que se dé por sobrepagada la deuda externa. No es lo mismo la esperanza de que se bajen los altos sueldos de gobernantes y funcionarios, que la esperanza de que termine la precariedad en el trabajo. No es lo mismo la esperanza en que gane el menos malo, que la esperanza en que exista y gane un proyecto de transformación profunda de nuestra realidad.

Todas, debo dejarlo claro para que no se piense que despreciamos, unas y otras, son esperanzas legítimas y justas. Y todas deberían ser atendidas. Pero resulta que unos se conforman con unas. También legítimo. Pero otros no, y quienes se conforman con unas pretenden, nos exigen, nos demandan, que también nos conformemos con ellas.

Pero la única diferencia no esta sólo en la oferta de una nueva mercancía. Es claro y evidente que el negroamarillo es atacado por la más extrema derecha y por algunos señores del dinero. Cada vez menos, por cierto, pero todavía es notable.

¿Por qué entonces, preguntan los que sinceramente ponen esperanzas y empeño en ese cambio de color apostando a que el cambio es más profundo, la saña con que es atacado el negroamarillo por ciertos sectores de las “Sociedad del Poder”? ¿Por qué los intentos sucios, como el desafuero, por dejarlo fuera? ¿Por qué el temor en determinados sectores del Poder del dinero a que llega a la grande, a la silla, a la presidencia de México?

Preguntan

¿No es algo que debería tomar en cuenta la panza con el pasamontañas que es el vocero del EZLN, para moderar sus críticas, modernidades y groserías? Después de todo, lo único que les ha hecho el negroamarillo es lo mismo que les han hecho los tricolores por décadas, ya deberían de estar acostumbrados y guardar silencio o, en el peor de los casos, usar las formas comedidas que allá arriba han establecido. ¿No sabe el cintura de boiler enmascarado que las críticas duelen más en tiempo electoral, que los balazos en manifestaciones pacíficas? ¿No están sobredimensionando los ezelenitas la contrarreforma indígena que volvió a ponerlos frente a la oscura puerta de la guerra a mediados de 2001? ¿No pueden dejar pasar o, en su defecto, sacar un largo texto que sólo leen unos cuantos, el hecho de que las legislaciones, aprobadas por unanimidad por PRI, PAN y PRD, le han dado soporte jurídico a lo que un dirigente indígena llamó la “privatización de la vida”? ¿No se dan cuenta que con esa grosera estridencia le sirven a la derecha, al retorno del otro innombrable, y a la “sociedad del poder” a la que dicen combatir?

En suma, preguntan: “¿por qué, si los zapatudos dicen que el negroamarillo y quien lo abandera en la carrera presidencial, es lo mismo que el truhán tricolor y el infumable del blanquiazul, por qué entonces lo atacan algunos poderosos (ojo, algunos, no todos, no los que son más entre los más)?

Parte de la respuesta está ahora frente a mis ojos. Estuvo en la reunión preparatoria con organizaciones políticas y en la que se realizó con las organizaciones indígenas. Estará también en la que se realice con organizaciones no gubernamentales, grupos y colectivos. Volverá a estar en la de individuos y “otr@s”. Otra parte, tal vez la mayor, es la que pretendemos escuchar con la “otra campaña”.

Lo que arriba temen es que el descontento social, y más en concreto el descontento social ORGANIZADO, no sólo no encuentre un dique y una administración que lo controle, sino que ese movimiento social organizado trastoque esa esperanza en realidad, que crezca, que se desborde, que empiece a cuestionar todo y, sobre todo, que empiece a construir, abajo y a la izquierda, una alternativa social, un nuevo país, una nueva sociedad, un nuevo mundo.

Al orden que viene de arriba, el que impone con violencia su hegemonía y pretende homogeneizarnos, ustedes y muchos como ustedes contraponen la identificación de las diferencias en tres palabras, que se pronuncian de muchas maneras pero tienen un solo significado: democracia, libertad y justicia.

La Sexta declaración de la Selva Lacandona parte de lo que somos y en donde estamos los zapatistas del EZLN, es cierto. Pero sigue en el reconocimiento de que ni somos los únicos ni mucho menos los mejores. Sigue en el reconocimiento de que hay otras experiencias y otras organizaciones, es decir, otras historias. Sigue en el reconocimiento de que son muchos los caminos de la resistencia y de la rebelión contra las injusticias, de que son muchas y variadas las diferencias entre esas resistencias y rebeldías, y que son diferentes quienes las llevan adelante. Y culmina con el llamado a intentar, juntos y abandonando todo intento de hegemonizar y homogeneizar, organizar esas experiencias, esas organizaciones, esas historias, en un proyecto con otra forma de hacer política, de izquierda anticapitalista y por una nueva constitución. Un proyecto que se autodenomina “la otra campaña”.


Compañeros y compañeras:

Repetiré lo evidente: nosotros no los estamos invitando a votar por uno u otro candidato, por uno u otro partido político.

Pero también repetiré lo que, según se ve, no es tan evidente: tampoco los estamos invitando a no votar por uno o por otro, ni a abstenerse. Como ya hemos dicho, nosotros los respetamos y respetamos sus decisiones. No seremos nosotros los jueces de lo que hagan o dejen de hacer en el proceso electoral que viene. Si deciden apoyar a alguien o deciden abstenerse, será su decisión soberana e independiente, y en nada afectará lo que ahora les ofrecemos a ustedes y a todos los que se reivindican de izquierda no institucional.

Todas las voces se han respetado y se seguirán respetando. Hay quien ha llamado a apoyar a López Obrador. Hay quien ha llamado a lanzar un candidato independiente y ha dado un nombre como propuesta. Hay quien ha llamado a promover la abstención. Y hay quienes, la mayoría hasta ahora, piensan no en el proceso electoral venidero sino más allá y, en ese sentido, no les angustia la definición de la “Otra Campaña” respecto al apoyo o rechazo a uno, el lanzamiento de un independiente o la abstención.

Si hasta ahora la información en los medios de comunicación se ha cargado a lo electoral ha sido en parte por nuestra palabra, que empezó para aclararles dudas a personas y organizaciones que nos identificaban como de un lado, y siguió y seguirá definiéndose frente a ese lado.

Lo que estamos haciendo ahora nosotros es trazar una línea clara. Una línea que no sólo fue difusa en otras ocasiones, sino, que en alguna, fue de apoyo a unos y de rechazo a otros. Muchos de ustedes fueron parte de esos otros. Para nadie es un secreto la cercanía y simpatía que teníamos, como zapatistas, con el neocardenismo y el perredismo que se congregaba en torno al señor Cárdenas Solórzano, incluyendo a López Obrador pero no sólo a él. Todo eso ha cambiado y llevamos años diciéndolo pero, como no había elecciones, no nos escucharon. Revisen la posición del EZLN a partir de mayo de 2001 y verán que lo que ahora decimos es sólo una continuación y una ratificación de lo que hemos dicho a lo largo de estos 4 años.

Lo seguiremos haciendo hasta que consideremos, nosotros y nadie más, que le ha quedado claro a quien debe quedarle claro, y hasta que allá arriba abandonen definitivamente la esperanza de que el proyecto de control que se ofrece, incluye controlar al zapatismo del EZLN que, dicho sea de paso y precisamente frente a ustedes, no es el único zapatismo, ni la única rebeldía, ni somos tampoco los únicos reticentes a los intentos de domesticación.

Las reuniones de la “otra campaña” y de la Sexta seguirán. Habrá después una primera reunión general con quienes se adhirieron. De ahí saldrá un primer esbozo de lo que sigue, pero ya definido no sólo por el EZLN sino por todas y todos los adherentes. A partir de ahí, la “otra campaña” no será sólo zapatista, sino de todos y todas los que la hagan suya.

Las campañas electorales, empezarán y serán lo que hasta ahora han sido, una patética exhibición de spots publicitarios. La “otra campaña” empezará antes, después o simultáneamente. Las campañas electorales culminarán. La “otra campaña” seguirá. Serán las elecciones. La “otra campaña” seguirá. Habrá cambio de gobierno. La “otra campaña” seguirá. Vendrán las crudas y las desilusiones. La “otra campaña” seguirá. Tal vez entonces, y sólo entonces, la “otra campaña” se revelará como lo que pretende ser: la construcción de “otra cosa”. Algo que, como todo lo que surge de abajo a de izquierda, parece imposible la víspera.


Compañeros y compañeras:

Ya para terminar nuestra intervención, les voy a contar una historia. Unas partes me las relataron los compañeros y compañeras zapatistas y otras las vi y viví. Si hay algunas imprecisiones, dejémosles a los historiadores su aclaración. Con sus hechos comprobables, sus leyendas, sus imprecisiones y sus vacíos, ésta es parte de nuestra historia, la historia del EZLN.

Este lugar donde estamos era una finca de nombre “Campo Grande”. La historia de este lugar es una síntesis apretada de la historia de los indígenas chiapanecos. Y, en algunas partes, de todos los indígenas del Sureste Mexicano, no sólo de los zapatistas.

“Campo Grande” hacía honor a su nombre: más de mil hectáreas de buena tierra, en planada, con agua abundante, caminos especialmente hechos para sacar ganado y maderas preciosas, pistas de aterrizaje para que los dueños no se empolvaran o enlodaran transitando por los caminos de terracería, y pudieran llegar a sus avionetas, miles de indígenas a quienes explotar, despreciar, violar, engañar, encarcelar, asesinar. Entonces, la reforma agraria del PRI, de la revolución institucionalizada, se concretaba en Chiapas así: las tierras buenas y en planada para los finqueros; los pedregales y los cerros para los indígenas.

El dueño de “Campo Grande” fue Segundo Ballinas, conocido entre los habitantes de más edad de estos rumbos como un asesino, violador y explotador de indígenas, principalmente de mujeres, niños y niñas. Después la finca se fraccionó: una parte se llamó “Primor” y su dueño fue Javier Castellanos, uno de los fundadores de la Unión de Propietarios del Segundo Valle de Ocosingo, una de esas asociaciones con las que los finqueros disfrazaban sus guardias blancas; otra parte se llamó “Tijuana” y su propietario era un coronel del Ejército Mexicano, Gustavo Castellanos, que mantenía sojuzgada a la gente con su guarnición personal. Y otra parte fue propiedad de José Luis Solórzano, miembro del PRI y su candidato a distintos puestos, conocido en la zona por sus promesas incumplidas, sus mentiras descaradas y su trato prepotente y despectivo hacia los indígenas. Así que en estas tierras se sintetizaba el Poder en Chiapas: finqueros, ejército y PRI-Gobierno. Para esa maldita trinidad, Chiapas podía ser un potrero para ganado, una hacienda para ejercer el derecho de pernada incluso con niñas, un campo de tiro sobre blancos humanos, y uno de los laboratorios de los más modernos de la “democracia” del PRI: aquí no era necesario conocer los candidatos, ni siquiera sus nombres, ni sus propuestas, ni saber la fecha de la elección, ni cuáles eran las opciones, ni tener identificación. Vaya, ni siquiera era necesario acudir a las urnas.

En cada proceso electoral, en la Cabecera de Ocosingo, en los locales de las asociaciones de propietarios y ganaderos, se pagaba con una torta y un refresco la jornada llenando boletas electorales. Claro que esa “democracia” tenía sus excesos: en alguna de las elecciones antes del año del 94, el PRI obtuvo más del 100 de la votación. Tal vez fueron demasiadas tortas y refrescos.

En un agosto como éste que nos recibe aquí, pero en el año de 1982, los finqueros y sus guardias blancas desalojaron con violencia a los habitantes del poblado Nueva Estrella. Balacearon, golpearon y tomaron presos a los indígenas varones. Algunos fueron asesinados. A las mujeres las pusieron aparte y las obligaron a ver cómo quemaban sus casas. Les quitaron todo. Al tiempo regresaron. Cuando todavía alguien les pregunta por qué regresaron después de todo lo que les hicieron, ellos responden con este gesto.

En 1994, el primero de enero, miles de indígenas de esta zona tzeltal, junto con miles más de la zona tojolabal, chol y tzotzil, después de 10 años de preparación, se cubrieron el rostro, cambiaron de nombre y, nombrados colectivamente como “Ejército Zapatista de Liberación Nacional”, se alzaron en armas. Los finqueros huyeron, lo mismo hicieron sus guardias blancas, y dejaron abandonadas las armas sobre las que sustentaban su dominación. Los zapatistas recuperaron las tierras. Ojo: no las “tomaron”, sino que las “recuperaron”. Así llamaron los compañeros y compañeras a este acto de justicia que hubo de esperar decenas de años para cumplirse. Estas tierras que fueron de indígenas y que fueron usurpadas, ahora vuelven a ser de indígenas. Han sido, pues, recuperadas. Las tierras se repartieron. Cientos de familias indígenas, que antes se amontonaban en un espacio de 2 hectáreas, fundaron, junto a otros indígenas sin tierra de otros poblados de la zona, este poblado zapatista que hoy nos recibe. Este poblado ahora habitado, entre otros, por aquellos que fueron atacados por los finqueros en 1982.

Este poblado zapatista se llama “Dolores Hidalgo” y, según me cuentan los fundadores, veteranos del alzamiento de 94, el significado de “Dolores” es el del dolor que tenemos de más de 500 años de resistencia, y el nombre de “Hidalgo” es por Don Miguel Hidalgo y Costilla que luchó por la Independencia de México.

Fíjense que dijeron “500 años de resistencia” y no “500 años de dominación”. Es decir, a pesar de la dominación, nunca se ha dejado de resistir a ella. Y cuando hablamos de la dominación, es decir, cuando contamos nuestra historia, hablamos también de la resistencia. Y ahora no estoy hablando de nuestra historia como EZLN, sino de nuestra historia común, la que compartimos con ustedes, con sus organizaciones y sus movimientos. Nuestra historia común es que, donde alguien dice “Mando y dominio”, nosotros, ustedes, decimos “resisto y me rebelo”.

Pero los zapatistas que fundaron “Dolores Hidalgo”, no se refieren sólo a la resistencia. Nombran también el dolor de ella. El dolor de lo largo del camino, el dolor del cansancio, el dolor de quienes traicionan en el trayecto, el dolor de las derrotas, el dolor de los errores, y, sobre todo, el dolor de seguir adelante a pesar de todos los dolores.

De su historia como organización y como movimiento, de sus dolores, de su resistencia y rebelión, nos contarán ustedes. Seguramente, en más de una historia nos reconoceremos. Muchas de otras nos parecerán ajenas. Pero en todas iremos aprendiendo de ustedes. Y les diremos lo que ya les hemos dicho a otros: que queremos seguir aprendiendo. Aprenderemos, con ustedes y con muchos más como ustedes, a bien pensar, bien decir y a bien sentir cuando digamos: “compañero, compañera”.


Bienvenidos Compañeros, bienvenidas compañeras.

Muchas Gracias.


Palabras del SCI Marcos del EZLN en el balance final de la reunión con Organizaciones y Movimientos Sociales
REUNIÓN PREPARATORIA DE LA SEXTA, 21 DE AGOSTO DE 2005


Bueno, compañeros y compañeras, les voy a decir unas cuantas palabras y unas explicaciones. Les pedimos por favor que lleven a sus organizaciones estas palabras que les voy a decir.

Según vemos en las intervenciones que se dieron y en los mensajes que nos han mandado, algunas organizaciones y grupos políticos están todavía discutiendo y esperando las definiciones del EZLN sobre la Sexta y sobre la “Otra Campaña”. Algunas pensamos nosotros, algunas de estas definiciones que esperan, pensamos que las que más les preocupan ya están claras: lo electoral, el respeto, la independencia organizativa, el horizonte de la Sexta. Sobre todo quiero decirles que les digan a sus compañeros que no se harán definiciones sin el acuerdo de todos. Todas las propuestas que han hecho quedan pendientes porque todavía quedan compañeros y compañeras con los que nos vamos a reunir.

Vemos también que vuelven puntos que ya han aparecido antes para las discusión: el de la Promotora, el del Frentote, el de la Declaración de Querétaro, los Diálogos nacionales, la candidatura independiente, el abstencionismo, la inquietud de que no se vaya a culminar este proceso de la otra campaña en una estructura organizativa de mando y subordinación que coarte la iniciativa y la imaginación y la inteligencia -agregamos nosotros-.

Surge ahora de nuevo la inquietud sobre que la otra campaña tome en cuenta lo específico de las mujeres y que se hagan reuniones de género. Vemos también que vuelven a aparecer el problema de la privatización de la seguridad social y nosotros vemos en esa lucha, semejanzas con la lucha del movimiento estudiantil de la UNAM en 1999, porque son compañeros y compañeras que están preocupados porque estos intentos de privatización afecten a los trabajadores que vayan a entrar después, y a toda la gente que acude a estos servicios sociales del Seguro Social y del ISSSTE.

Hemos escuchado también propuestas de método en la Otra Campaña y ya algunas de ellas ya apuntando hacia el programa nacional de lucha; por ejemplo, lo de la libertad de los presos políticos, la defensa de la seguridad social, la solidaridad con todas las luchas obreras, campesinas, estudiantiles, indígenas, los problemas que plantean los compañeras de la Asamblea Nacional de Braceros, las luchas que todos, casi todos, marcados por la democratización sindical contra los patrones.

Se mencionó el problema de las garantías de seguridad, casi al último ayer. Nosotros queremos decirles que no hay ninguna garantía de seguridad, ni en los lugares de municipios donde vayamos, ni en toda la República Mexicana. Por eso, el EZLN antes de lanzar esta iniciativa hizo una reestructuración de su estructura organizativa político-militar, en el entendido de que los que salgan pudieran perder la vida o la libertad, o simplemente desaparecer. La única garantía de seguridad que tenemos, pues, es la movilización de la gente y las medidas que tome la gente que nos reciba.

Queremos decirles a los compañeros del Estado de México, de San Luis Potosí, de Jalisco, de Durango, de Zacatecas, de Yucatán, de San Isidro en el DF, a los compañeros del Mercado de la Merced, a los compañeros de Tecamachalco, de Puebla, a la Asamblea Nacional de Braceros de todos los estados en los que se encuentra, a los compañeros de Ixtapa, de Cosoleacaque Veracruz, de Ciudad Juárez en Chihuahua; a todos los del Valle de México, a los de la Zona de la Costa de Chiapas, a los compañeros de Manzanillo en Colima, a los compañeros de la Montaña y Costa Chica de Guerrero, a las compañeras de Tetetzingo en Morelos, a los compañeros de la zona oriente Ejidos Nuevos, a los compañeros de Jojocotla de Morelos, de la ENEP Acatlán, de Anenecuilco, de Tepoztlán, de Ecatepec, que vamos a ir a visitarlos. Hemos aceptado, pues, la invitación, pues, que nos han hecho.

Estamos preocupados porque desde la Primera Declaración de la Selva Lacandona, nunca habíamos hablado tan claro en una declaración como en la Sexta; sin embargo, nunca una declaración ha sido tan mal interpretada. La Sexta Declaración y la Otra Campaña se proponen ir a escuchar, no a hablar. La otra campaña va por ese camino, y no por el otro.

Entonces por eso, compañeros y compañeras, les vamos a pedir algo de corazón. Es muy importante para nosotros que nos concedan eso que les vamos a pedir ahora, porque nosotros los de la Comisión Sexta del EZLN escuchamos lo que aquí se dijo, pero también escuchamos lo que no se dijo. Así es nuestro modo. Acá aprendimos a oír también lo que se calla.

Entonces lo que queremos pedirles es que cuando informen en sus organizaciones y colectivos lo que aquí se dijo, les digan que lo que los zapatistas quieren hacer es otra campaña, y díganles que si los zapatistas insisten en lo de Otra, no es sólo que no va a ser una campaña electoral. Díganles que es Otra porque su objetivo principal es ir a hablarle a la gente humilde y sencilla, a los trabajadores del campo y de la ciudad que luchan, a quienes son perseguidos y despreciados por su diferencia y se resisten y se rebelan. A quienes son reprimidos por luchar por la justicia pero no se rinden y vuelven, una y otra vez, precisamente como volvieron los pobladores de esta comunidad que nos recibe, -lo que les platiqué ayer en la mañana- que regresan después de ser reprimidos- y en general a toda la gente que tiene el pensar y el sentir, en el mismo lado en que tienen su corazón, es decir a su izquierda.

El objetivo de la otra campaña es escuchar a todas esas personas. Escuchar, ése es el espíritu que anima a la Sexta. A quienes invitamos a preparar y a realizar la otra campaña los invitamos a preparar y construir un espacio de escucha, uno nuevo, uno sin precedentes, uno muy otro, como decimos los zapatistas. Un espacio que es el lugar donde la palabra nace, donde agarra su modo, su manera de nombrar la injusticia, la explotación, el desprecio, la represión, la discriminación, el dolor y también su forma de nombrar la lucha, la resistencia, el no dejarse, el no rendirse. El volver una y otra vez por lo que nos pertenece legítimamente: la Democracia, la Libertad y la Justicia.

Y ese espacio es el lugar de cada quien donde vive y lucha: su casa, su fábrica, su calle, su colonia, su pueblo, su campo, su asamblea, su lancha para pescar atún o camarón, su tiendita como los compañeros de la Merced o de Chichén-Itzá, su local sindical, su campo de cultivo, su centro cultural, su lugar donde ensayan su música para una tocada, donde pinta, donde ensaya teatro, donde imprimen una publicación, donde se reúnen los colonos para discutir y acordar, donde hacen fila -iba a decir cola pero luego nos regañan por decir groserías- donde hacen fila para el agua que usarán durante todo el día, su camión, su pesero, su taxi, su autobús, su parroquia, su campo de cultivo, su cubículo, su cooperativa, su lugar de diversión y esparcimiento, su construcción, su línea de montaje, su consultorio, su salón de clases, su asamblea, su vecindad, su como se llame la realidad donde vive y trabaja, es decir, donde construye su propia historia.

Según nosotros -y podemos estar equivocados- es ahí donde los de abajo toman las grandes decisiones, donde nace el Ya Basta de cada quién , donde crece la indignación y la rebeldía, aunque luego sea en las grandes movilizaciones o acciones donde se hace visible y se convierte en fuerza colectiva y transformadora. La Sexta y la Otra Campaña no buscan un lugar para la palabra, sino un lugar para el oído, ahí donde ustedes y otros como ustedes han realizado su trabajo político, y su organización. Por eso la Sexta y la Otra Campaña no llaman a la realización de grandes encuentros, convenciones, frentes, asociaciones, coaliciones y los etcéteras que correspondan. Iremos, sí, a los encuentros y grandes reuniones que nos inviten y podamos ir. Iremos con ustedes porque confiamos en ustedes, porque confiamos en que han entendido qué es lo que queremos y para qué les pedimos ayuda, es decir, para aprender a escuchar a quienes son como ustedes. En este sentido ninguno de los encuentros, promotoras, frentes, diálogos, programas, etc., tiene por qué temer que les disputemos espacios, nombres, convocatorias, firmas al calce, cantidad de convocados o poder de persuasión. Pero en caso de tener que optar, optaremos por ir a una colonia o una fábrica, a un mercado, o una colonia, a un salón de clases en lugar de ir a un gran encuentro. Se dirá entonces que el EZLN está perdiendo la oportunidad de que su palabra sea escuchada por miles, cientos de miles, millones. Y es ahí donde está el problema, porque el EZLN no busca ahora que muchos escuchen su palabra, por el contrario, busca escuchar a muchos, no a todos, sino a los de abajo que resisten y luchan. Quien no entienda que esto es lo que busca el EZLN, entonces no ha entendido nada, y una y otra vez dirán que faltan declaraciones, entrevistas, comunicados donde se explique más.

Estamos dispuestos a hacerlo una y otra vez, a aclarar todo lo que no esté claro, a explicar y explicarnos. Pero de una vez les digo que a lo que no estamos dispuestos es a cambiar el espíritu de la Sexta ni a cambiar el objetivo principal de la otra Campaña. Es decir, nuestra meta es escuchar al otro. No vamos a salir para decirle a nadie lo que tiene que hacer o dejar de hacer, sino para aprender a escuchar, aprender del por qué hace lo que hace, y por qué deja de hacer lo que deja de hacer. Por lo demás, estamos dispuestos a discutir proyectos, programas, caracterizaciones, definiciones, planes de corto, medio y largo alcance. La pregunta entonces no es cómo le van hacer para hablar, sino cómo le van a hacer para ayudarnos a escuchar a quienes son parte de ustedes, a quienes organizan, a quienes quieren organizar y unir.

No tengan miedo, compañeros y compañeras, o como dice la Sexta: “Si tienen miedo, contrólenlo”. El EZLN no les diputara contingentes, ni vanguardias, ni templetes, ni cabezas de manifestaciones, ni nombres, ni siglas, ni proyectos. No tengan miedo. La salida del EZLN no significa la aparición de un nuevo rival. Les pedimos que vean nuestra salida simple y sencillamente como lo que es: la aparición de un nuevo compañero. Eso es lo que les pedimos que vayan a decir por favor, porque si no nomás van a decir, “no, pues no hay bronca, votas por López Obrador o por Madrazo”, no se va a pensar simplemente que eso es lo que está definiendo la otra campaña. Está bien si así lo hacen los medios, pero ustedes no pueden hacer esto. Porque así como decían los compañeros de Tetetzingo, a veces les van a preguntar si dijeron su palabra, también les van a preguntar qué fue lo que se dijo. Todo lo cargan así, si López Obrador el PRI o el PAN, si lo fundamental no lo plantean, entonces van a pensar que el EZLN está saliendo como otras veces. Llevamos 12 años hablando, según nuestro pensamiento hay que callarse y hay que escuchar. Así fue como crecimos aquí, llegamos hablando: mucha revolución, mucha transformación, muchas clases sociales, muchos planes de mediano, corto y largo alcance.

Hasta que nos callamos y empezamos a escuchar. Ahí en su casa, en el campo de cultivo, a la hora del pozol, y ahí descubrimos otra cosa: aprendimos un modo. Ése es el que queremos aprender con ustedes. Van a pasar muchas cosas, compañeras y compañeros. A lo mejor va a ver grandes transformaciones. Aun así, la otra campaña no va a parar. Tenemos que seguir aprendiendo a escuchar a la gente. Y la gente que está en su casa, en su barrio, tiene que estar confiando en que alguien va a llegar, a hablar con él, a escucharlo, aunque su representante está en la asamblea hablando. A él es al que tenemos que escuchar también.

Entonces no tengan pena. No les vamos a quitar nada ni les vamos a disputar las iniciativas que ya han echado a andar, o que vayan a echar andar también. Pero tampoco piensen que el objetivo del EZLN es brincar de encuentro a encuentro, de masas a masas porque no es lo que estamos pretendiendo, porque no vamos a poder permanecer ajenos a todo eso. Pero en caso de tener que optar a una gran reunión en un auditorio, a ir al mercado de la Merced, vamos a ir al mercado de la Merced; entonces no le vayan a llamar engaño, no vayan a decir: “porque dijo algo y está haciendo otra cosa”. Ustedes tienen que decirle: “no, a eso vienen, a pelearse por el precio del tomate con el del mercado porque quieren aprender de él ” y en lugar de la gran manifestación, al carro con la descubierta, saludando y todo eso, van a agarrar un taxi –por eso le decía ayer una cosa a un compañero que no vaya a cobrar muy caro- el pesero, a su salón de clases y vamos hacer fila.

Queremos darles las gracias por haber venido. La relatoría de lo que pasó en estos días y lo que ha pasado en las anteriores, van a estar a disposición en la revista Rebeldía, en su página electrónica. A todos los que quieren correo se les está mandando, a los que no, por favor que lo bajen de ahí para que estén informados, porque si no se ve como que unas cosas se están diciendo. Las más importantes, las que van a exigir definiciones, van a quedar de lado. Entonces vamos a tener una preocupación de que cuando tengamos la reunión del 16 de septiembre -porque ya le cambiaron al 15 y terminó en 14- estamos diciendo que va a ser el 16, porque esa fecha tiene significado y porque cae en un buen día para que puedan venir con más tiempo. El 16 de Septiembre van a venir si la discusión va a ser fundamentalmente la cuestión electoral y todo eso. Entonces van a ver que nosotros vamos a decir otra cosa. Eso es lo que queremos que les expliquen, pues, a sus compañeros y compañeras y a los delegados que manden a esa reunión.

Ya para despedirme les quiero contar algo que no van a ver, pero que así es. Lo que pasa cuando se van ustedes, que fue lo que pasó cuando se fueron los compañeros de las organizaciones políticas, lo que pasó cuando se fueron los compañeros y compañeras de las organizaciones indígenas y lo que va a pasar cada vez que un contingente como ustedes, que es bienvenido y que se van.

Lo que pasa es que se junta el pueblo, todos: hombres, mujeres, niños y ancianos, se forman a veces, a veces se sientan donde están ustedes. Y llega a donde estamos nosotros un mensaje, que dice: “Subcomandante Marcos, el pueblo te quiere hablar”, yo voy y les digo “aquí estoy, compañeros” – a veces saludan militarmente, cantan el himno- empiezan a hablar compañeros. ¿Saben qué dicen? Comienzan a autocriticarse por los errores que piensan que cometieron para recibirlos a ustedes: “si el frijol tenía mucha sal, si no la tenía, que el compañero puso mal ese travesaño, que yo le dije que de por sí no lo ponga así. Estos compañeros después de que ustedes se van, después que en las condiciones en las que estamos, dedicaron semanas a marchas forzadas para atender esto, como ellos dicen, pobremente, piden disculpas por no haberlos recibido mejor. Yo quiero agradecer aquí a los compañeros y compañeras que dieron lugar en su intervención para agradecer a este pueblo, al pueblo de Dolores Hidalgo cuya historia ya les platicamos. Así va a seguir siendo. Es nuestro modo. Les pido por favor que tomen en cuenta esto, a estos hombres y mujeres que tomaron una decisión. Porque esto de la Sexta y de la Otra Campaña no fue algo que se nos ocurrió. Hablamos con ellos, les preguntamos, discutimos, vimos todo esto, lo que iba a pasar. Y aquí queremos darles un argumento a todos los que dicen que hay que entrarle con López Obrador, porque millones lo apoyan, porque las encuestas están a favor. Nosotros, compañeros y compañeras, en diciembre de ‘93, si hubiéramos hecho una encuesta sobre el alzamiento hubiéramos perdido el encuentro, hubieran salido millones en contra. Los argumentos cuantitativos no cuentan para nosotros. Sin embargo, pasó el primero de enero, pasó lo que pasó –entre otras muchas cosas, que puedan estar aquí- y muchas otras cosas han pasado, porque si hubiéramos hecho caso, el innombrable Salinas hubiera seguido gobernando, y muchas cosas que pasaron después. Les pido por favor que tomen en cuenta eso, porque ustedes son líderes de sus comunidades y no pueden insultar a su gente dándoles argumentos cuantitativos si lo que se está poniendo aquí a discusión son argumentos racionales: “por eso si conviene, por eso no”. Si ustedes comienzan a argumentar que son muchos, vamos a empezar a hacer muchas cosas mal porque muchos dicen que hay que hacerlas. Por favor les pedimos, pues, que tomen en cuenta eso, que traten de evitar la paja de las groserías y que busquen los argumentos que se están dando para plantearse ante una opción política. Porque a nosotros no nos preocupa si sí o no, pero sí que la gente discuta y tome su posición, cualquiera que sea, pero con respeto, con respeto a su inteligencia. Pues eso es lo que les queremos decir, compañeros y compañeras. Les damos gracias que vinieron.

Les pedimos por favor que cumplan ese pedido que hacemos, que vayan y expliquen qué es lo que espera el EZLN de la Otra Campaña y que les digan claro, si ustedes están pensando otra cosa y ellos empiezan hacer eso, no le llamen engaño desde el principio ellos dijeron a que venían.

Compañeros y compañeras, iremos a sus casas, a sus barrios, a sus vehículos, a sus lanchas, donde quiera que vayan a estar y ahí van a encontrar lo mismo que les ofrecimos a todos ustedes, a las organizaciones políticas, a las organizaciones indígenas y a todos los que van a llegar, van a encontrar un oído atento y van a ver que tomamos apuntes y todo eso, entonces van a empezar cosas terribles y maravillosas que, bueno, tienen la garantía todos ustedes de que va a haber alguien que escuche, ese es nuestro trabajo.

Gracias, compañeros y compañeras.



Por buenosdiasamerica - 03/09/2005 15:58:55 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

40 AÑOS DEL MIR Neltume, una experiencia guerrille
Neltume, una experiencia guerrillera

Dedicado a Miguel Cabrera Fernandez "Paine", y a su puñado de valientes. En el año 1978, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR, formuló un plan táctico-estratégico para combatir a la dictadura militar, el cual se basaba en la estrategia de la Revolución Proletaria, que se debía materializar a través de la Guerra Popular

Este plan pasó a denominarse "Plan 78" con los siguientes lineamientos centrales:

a. Como objetivo estratégico se planteaba avanzar hacia una creciente acumulación de fuerza social, política y militar, que permitiera a largo plazo derrocar a la dictadura desde abajo y establecer un gobierno democrático, popular y revolucionario.

b. Como objetivo táctico, se orientaba al desarrollo de la resistencia de masas, combinando las acciones clandestinas con el impulso de la lucha abierta y ofensiva. No solo se veía la resistencia armada como una línea estratégica fundamental; sino también como un factor táctico decisivo en la cual la propaganda armada se presentaba como una línea de acumulación de fuerza militar primaria y la preparación de las condiciones para el paso a la lucha guerrillera urbana, suburbana y rural.

c. Instrumento fundamental para el desarrollo de este lineamiento era el MIR como partido. El cual debía esforzarse en reorganizarse y reconstruirse nacionalmente. Y como un apoyo importante se alentó el retorno de cuadros desde el exterior y la construcción de una retaguardia de apoyo directo y especializado al frente.

Con este lineamiento, más el trabajo preparativo militar permitiría al MIR pasar a extender la lucha guerrillera y avanzar en el desarrollo social, político y militar de la Guerra Popular. Esta fue la perspectiva estratégica y táctica que guío al MIR para desarrollar el trabajo de preparación, reconocimiento y habilitación de zonas y bases para la instalación de fuerzas militares y guerrilleras en el sur de Chile.

Este proyecto estratégico consistía en la apertura de dos frentes guerrilleros rurales en la zona sur de Chile. Las zonas geográficas escogidas para el asentamiento de las fuerzas guerrilleras fueron:

1. Neltume: frente número 1: En este frente se conformaría una columna guerrillera del orden de una compañía.

2. Nahuelbuta: frente número dos: Aquí se conformaría una columna del orden de un pelotón.

Dentro de estos planes se consideró las conformaciones de unidades tácticas de combates suburbanas, las que coparían los espacios entre la ciudad y el monte. Fuera de este gran esfuerzo, se inició otro con perspectiva a desarrollar un trabajo de conformación de redes de apoyo clandestinas y de una base social de apoyo concebida como base de sustentación de la guerrilla y por lo tanto funcional a ella y a sus necesidades. La conformación de estas redes debía ser previa o simultánea con el asentamiento de la guerrilla en el monte.

Para poder realizar estos lineamientos se preparó e instruyó a un contingente numeroso de miembros del MIR, los cuales se prepararon en escuelas especiales concebidas para tal efecto. La implementación de este proyecto comenzó a realizarse en los primeros meses del año 80 en ambos frentes, en este aspecto nos dedicaremos solo al frente de Neltume, ya que fue el que desarrollo en mayor forma su implementación.

El frente Neltume se inició con el envío de una patrulla de exploración inicial en febrero del 80 y culminó con la constitución del destacamento en octubre de ese año, cuando la jefatura militar se hace cargo del mando en el terreno. El proceso de constitución estuvo plagado de problemas, por cuanto se hicieron dos intentos de ingreso a la zona por la cordillera los cuales no dieron resultados. En mayo del 80 no había nada hecho en el terreno y el contingente estaba en espera de ser trasladado al interior de Chile.

En estas condiciones el MIR designa en junio del 80 a un miembro del núcleo central destinado a Neltume para que, ingresando a Chile, organizará las tareas en las que los esfuerzos anteriores no habían sido suficientes, vale decir, preparar las condiciones mínimas en el monte para recibir al contingente y general el trabajo de redes de apoyo, que resolvieran las necesidades del destacamento a su llegada.

A mediados de julio ya hay miembros de la guerrilla insertos en el monte realizando las tareas correspondientes al inicio de la guerrilla: de reconocimiento, exploración, acondicionamiento etc.

En la segunda quincena de agosto llega el grueso del contingente y se constituye en sí el destacamento en el terreno con la llegada del jefe del destacamento a mediados de octubre. Desde el momento que se constituye como destacamento en el terreno se realiza una serie de tareas, especialmente de exploración, comunicaciones y abastecimientos. Con la llegada del jefe del destacamento se constituye en forma formal "El Destacamento Guerrillero Toqui Lautaro".

A fines de octubre se decide realizar la operación de traslado del área lo cual implicó un duro y vasto esfuerzo y el balance positivo que se saca de ello fueron los siguientes; los objetivos planteados fueron alcanzados en los plazos y formas previstas; el desempeño del MIR y sus militantes en la ejecución de las tareas militares estuvo a la altura de los requerimientos. Se pudo comprobar la prueba de aclimatación en cada uno de los miembros de la guerrilla, de la implementación de los conocimientos adquiridos en la instrucción, de las ideas desarrolladas en la teoría durante la fase preparatoria. Por último en esta etapa se dejó atrás una área que siendo montañosa, era más baja, menos boscosa y accidentada que la de Neltume, o "área del rectángulo" como la denominaron los miembros de la guerrilla.

En la "área del rectángulo" se inicia una etapa importante para los miembros de la guerrilla, ya que fuera de realizar las tareas propiamente de la vida guerrillera, inician una discusión política sobre la visión global del desarrollo del proyecto y de la situación del MIR. Esta visión se recoge de una carta del Secretario General enviada a los miembros del destacamento guerrillero. En esa carta se planteaba que no estaban las condiciones que servían de marco y en algunos casos, de premisa para la irrupción de la fuerza guerrillera, pero que la tarea debía seguir desarrollándose, que el MIR en si no tenía la capacidad para construir la base social de apoyo, especialmente el MIR de la región donde se desarrollaba el proyecto.

Al mismo tiempo se instruía para seguir preparando las condiciones en el terreno, pero asegurando el secreto de la tarea, como cuestión central y pensando en estar en condiciones combativas, pero que no había que realizar ninguna acción combativa hasta que todas las condiciones y tareas no se hubiesen desarrollado. A pesar de estos planteamientos los miembros del MIR en el destacamento no asumieron una discusión organizada y profunda sobre el tema. Más bien se mantuvieron expectantes a las orientaciones que se podrían implementar.

Con toda esta clase de problemas se lograron algunos avances, especialmente en la preparación y acondicionamiento del terreno, pero ya se evidenciaban algunas deficiencias y limitantes las cuales con en el correr del tiempo serían nefastas en el desenlace final del proyecto guerrillero. Estas deficiencias y limitantes fueron: la falta de una base de apoyo sólida sobre la cual construir las redes logísticas en el terreno. Las misiones de exploraciones iban dejando cada vez más atrás y lejos el punto en las cuales se abastecían logistícamente; lo que disminuyó el ritmo y profundidad del trabajo de exploración; limitó la autonomía de la guerrilla y atentó contra el principio de movilidad constante al estar la fuerza muy dependiente de sus redes de apoyo.

A la altura de marzo del 81, la dirección de la guerrilla evalúa la misión en general y la sintetiza de la siguiente manera: la guerrilla había acumulado experiencia pero el objetivo principal de instalar las bases de un campamento permanente en la zona de Lipinza quedaba obsoleto por un sinnúmero de razones: riguroso clima, nieve 6 meses en el año, accidentes naturales que eran infranqueables; los requerimientos logísticos eran imposibles trasladarlos en profundidad, por las distancias muy largas etc.

Por otro lado se constata que se venía desarrollando un buen trabajo militar de exploración, reconocimiento, información del terreno etc. Pero se presentaba la contradicción con las medidas de seguridad y el secreto; con los indicios que se iban dejando. Lo cual era una cuestión que no era puntual, es algo que todo grupo guerrillero debe resolver: la contradicción entre mantener el secreto en la base previa y la necesidad de concentrar fuerzas para realizar las complejas tareas preparatorias en la cordillera de los Andes.

En los meses que siguieron hubo la gran preocupación de preparación de las condiciones para enfrentar el invierno que se avecindaba. Es en estos momentos cuando la guerrilla pierde la movilidad para fijarse en el terreno y se toman algunas medidas básicas de seguridad, especialmente después de varios encuentros con campesinos de la zona y se estima que la situación es delicada ya que poco antes habían desaparecidos 2 miembros del grupo que se venían a integrar al destacamento, los cuales fueron detenidos cuando cruzaban la cordillera.

En el mes de marzo, el grupo se instala en el campamento en el cual serían detectados (al noroeste de Neltume y al sur de Liquiñe a 1200 metros de altura en el cual se construyó un tatú). La detección se produce por una serie de hechos, que a partir del 27 de mayo se agudizan por encuentros con campesinos, ya que en esa oportunidad el grupo se abastecía por medio de las redes del llano y son sorprendidos por algunos campesinos, los cuales dan cuenta de este encuentro al reten policial de Neltume.

Desde ese momento las fuerzas militares comienzan una gran búsqueda y el encuentro con el grupo guerrillero se produce el sábado 27 de junio de 1981. La retirada y el rompimiento del cerco enemigo dividen al grupo y quedan desconectados entre sí durante 42 días. En el momento de ser sorprendidos el grupo no esta armado, por lo cual no hubo un enfrentamiento armado con los militares.

En las condiciones que se produce la retirada y el rompimiento del cerco el grupo guerrillero se divide en dos; quedando prácticamente sin abastecimiento, ni infraestructura y durante 42 días que permanecieron separados, las condiciones físicas de los componentes del grupo se fueron deteriorando, especialmente por el hambre y las enfermedades. La gran mayoría estaba enfermo y uno de ellos tenía los pies infectados, lo cual le produjo gangrena.

A principios de agosto los dos grupos toman contacto y se reencuentran en el tatú del armamento. Es en este momento que se centraliza el mando y se efectúa un balance de la situación y se llega a la conclusión; que la perdida del combate en el primer encuentro tuvo enormes consecuencias, por no haber estado armados. Así mismo pese a las ventajas que tuvieron los militares y la debilidad en que quedó el grupo. Este hizo mayor uso del terreno que los militares.

Pero ya a esa altura el grupo perdía la movilidad por los enfermos (el enfermo con gangrena ya había perdido los dos pies); los desplazamientos no eran cortos y se fijaba el grupo al terreno; el hambre era inmensa y a muchos de ellos les comenzó a afectar psicológicamente.

En ese marco, el mando de la guerrilla toma la decisión de establecer contacto con la dirección del MIR y establecer una línea mínima de apoyo logístico en el llano. Por lo cual se envía a algunos miembros del grupo a tomar contacto con el MIR en Santiago y otros a buscar equipos y medicamentos a Lanco. Este grupo es detenido en Huellahue y los miembros de este grupo son asesinados.

El nuevo contacto con las fuerzas de la dictadura se produce el 12 de septiembre, por lo cual el grupo trata de romper el cerco, por cuanto las condiciones físicas de los integrantes del grupo son pésimas y afectan en forma grave la disposición combativa de aquellos y el mando de la guerrilla decide el repliegue a la ciudad.

En esas condiciones de rompimiento de cerco caen combatiendo la gran mayoría del grupo y otros son detenidos y asesinados. El día 15 de octubre el jefe de la guerrilla cae combatiendo en Choshuenco y algunos miembros del grupo rompen el cerco y se repliegan a Santiago.

El último operativo de las fuerzas de la dictadura fue en noviembre del 81, con la captura y asesinato de uno de los miembros de la guerrilla que había sobrevivido solo durante 4 meses, cuando quedó desconectado del grupo.

El saldo frío de los hechos de Neltume es dramático y doloroso para los que creyeron en esos momentos que era posible abrir un frente guerrillero en el sur de Chile. Por lo menos hubo 5 enfrentamientos, pero no se puede decir en forma concreta que los militares sufrieron alguna baja. Los miembros de la guerrilla muertos en enfrentamientos o asesinados luego de ser capturados fueron los siguientes:

Pablo: muerto en combate en una emboscada tendida por las fuerzas de la dictadura en el punto de contacto con la patrulla enviada al llano y que había sido hecha prisionera.

Jorge: muerto en combate en su puesto, donde fue dejado porque ya no podía desplazarse por haber perdido los dos pies.

Pedro: muerto en combate en una casa de Remeco, donde había llegado a pedir ayuda.

Víctor: muerto en combate junto con Pedro.

Paine: muerto en combate en Choshuenco.

Camilo: asesinado; hecho prisionero luego del combate en Remeco.

Gabriel: asesinado; hecho prisionero en la zona de Quebrada Honda.

Rigo: asesinado; hecho prisionero en Huellahue, formaba parte de la patrulla enviada al llano.

Oscar: asesinado; hecho prisionero en Huellahue, era el jefe de la patrulla enviada al llano.

Sobrevivió un grupo significativo de miembros de la guerrilla. Algunos ofrendaron sus vidas en otros lugares después del 81. Lo que pasó después es ya historia, pero cabe decir que aquellos que ofrendaron sus vidas en Neltume; con todos los errores y con una política equivocada sobre el despertar de las masas campesinas; nos han dejado una lección: el sueño de la revolución socialista es posible realizarlo, siempre que la voluntad no reemplace a la realidad y a la racionalidad.

A aquellos que ofrendaron sus vidas por ese sueño y para que otros pudieran seguir viviendo; un homenaje sincero y no olvidado de aquellos que todavía viven de acuerdo a aquel sueño de una sociedad justa y libertaria: que es la sociedad socialista.

_________________________________

DECLARACION DEL MIR SOBRE NELTUME

1. La Dirección Nacional de Comunicación Social y otros medios de información de la dictadura han estado informando de combates contra fuerzas guerrilleras sostenidos en la zona de Neltume y, a consecuencia de ello, de la muerte de siete camaradas de nuestro partido.

2. El pueblo de Chile conoce que, en la perspectiva de lograr el derrocamiento de la dictadura nuestro partido junto con incorporarse firme y consecuentemente a todas las formas que asume la lucha ofensiva y directa de las masas populares, ha encabezado la Resistencia Armada del pueblo en las principales ciudades del país. En el necesario proceso de extensión de la Resistencia, el MIR ha emprendido responsablemente las tareas políticas y organizativas para extender la resistencia armada y de masas a las zonas rurales de nuestro país.

3. A las tareas preparatorias para extender la lucha guerrillera de la ciudad al campo han sido destacados valiosos hijos de nuestro pueblo, muchos de ellos campesinos de la propia zona, militantes de nuestro partido, quienes la desarrollan con especial dedicación y espíritu de sacrificio y una fe inquebrantable en la Victoria. Muchos de ellos reingresados clandestinamente al frente para vivir y luchar en su patria, derecho que ningún dictador podía impedirles ejercitar.

4. Ninguna de las dictaduras latinoamericanas podrá ser derrotada sino se le enfrenta un pueblo organizado social, política y militarmente. Ninguna dictadura podrá ser derrotada si el pueblo, junto a la lucha política, no desarrolla sus propias fuerzas militares. Ninguna democracia real podrá ser construida sino se apoya en un ejército de trabajadores armados. En este marco, el desarrollo de la guerrilla rural es un punto insoslayable de cualquier estrategia de victoria. Ni éste ni otros reveses podrán cuestionar la validez de estos principios de la lucha de liberación, ni nuestra decisión de llevar los a la práctica.

5. No ignora ningún trabajador, no ignora el campesino Mapuche, el obrero maderero, los trabajadores del campo y las ciudades, que han sido ferozmente reprimidos por los esbirros pinochetistas en la gigantesca operación represiva que el dictador ha organizado, que los que allí cayeron y los que siguen luchando, defienden sus derechos y su dignidad mil veces atropellada. Los que cayeron lo hicieron defendiendo el derecho del pueblo Mapuche a sus tierras usurpadas, el derecho al trabajo y a un salario digno de los obreros madereros y el de todos los hombres y mujeres de nuestra patria, atropellados y avasallados por los sirvientes del capital monopólico y del imperialismo.

En el duro precio de la libertad. Es el costo que se asume al pasar del anhelo a la acción, de la voluntad a la realidad. El pueblo de Chile, los militantes del MIR y su dirección rinden un emocionado y combativo homenaje a nuestros queridos camaradas que cayeron en esta jornada. Heroicos compañeros, símbolo de una nueva generación de combatientes chilenos que, cotidianamente, enfrentan al enemigo en la patria, y de los que, venciendo todas las dificultades, abandonan el exilio para reincorporarse a los lugares de vanguardia de esta lucha.

Gloria a quienes permanecerán indeleblemente en el recuerdo del pueblo chileno y de cada militante del MIR, compañeros:
MIGUEL CABRERA FERNANDEZ (PAINE), MIEMBRO DEL COMITE CENTRAL , 16/10/81.
PEDRO JUAN YAÑEZ PALACIOS (JORGE), MILITANTE, 17/09/81.
JULIO CESAR RIFFO FIGUEROA (RIGO), MILITANTE, 21/09/81.
PROSPERO DEL CARMEN GUZMAN SOTO (VICTOR), MILITANTE, 20/09/81.
PATRICIO ALEJANDRO CALFUQUIR HERNANDEZ (PEDRO), MILITANTE, 20/09/81.
RAUL RODRIGO OBREGON TORRES (PABLO), MILITANTE, 13/09/81.
JOSE EULOGIO MONSALVE SANDOVAL (CAMILO), MILITANTE, 20/09/81.
RENE EDUARDO BRAVO AGUILERA (JAVIER), MILITANTE, 21/09/81.

Hasta La victoria Siempre
Septiembre 1981
Comisión Política MIR

Fuente: El Rebelde número 180, Nov 1981

El MIR de Chile

El 15 de agosto 2005, el Movimiento de Izquierda Revolucionaria MIR, cumplirá 40 años de lucha , fecha y momento histórico para anunciar que hace mas de dos años varios grupos de compañeros y compañeras, viejos y jóvenes trabajadores del campo y de distintas ciudades, skinheads, anarquistas, étnicos. Ecológicos, punk, marginales, etc. Todos revolucionarios, todos rebeldes, que consideran la necesidad de recuperar la historia, el pensamiento del MIR, anhelos siempre vigentes y hoy mas que nunca ante el flagelo de la explotación, del robo social y de la represión que ejerce la derecha concertacionista que a sustentado y perfeccionado el sistema neoliberal que impuso la dictadura, Y que hoy de cara a las elecciones se disputa el poder palmo a palmo con la derecha Pinochetista y que esta vez lo harán representados por Bachelet y los otros por Piñera y Lavin en síntesis todos iguales.

Por otra parte tenemos a la izquierda vacilante y reformista (! representados por Tomás Hirsh) que a pesar de señalar propuestas distintas de gobierno, plantea sino reformas al actual estado de opresión basándose en una preferente oposición electoralista conviviendo de acuerdos, algunos tan sucios como ha ocurrido en regiones donde algunos de estos componentes entre ellos el PC lo a realizado hasta con RN.

Este sentir, estas tremendas ganas, por fin han dado su fruto y es así que gracias al resultado de biunívocas relaciones hoy en Chile circulan miles de colectivos miristas orgánicos y no orgánicos que encumbran la lucha revolucionaria con la misma valentía y protagonismo, ese protagonismo que algunos de ellos no encontraron en el mal llamado MIR político que no fue capaz de rescatar la historia ni aprender de ella, convirtiéndose en una organización con arraigo vanidoso y verticalista, sin protagonismo, y q! ue no supo tomárselo cuando tuvo su oportunidad históric a, de haber sido el ente reunificador de los revolucionarios chilenos, prevaleciendo el caudillismo y defendiéndolo, desautorizando y alejando a quienes en un tiempo vieron en esa propuesta como una posibilidad; motivos suficientes que hizo decidir a que encendiera un grupo importante de compañeros para confluir con otros en la recuperación de la línea histórica .

Conscientes de que no somos los únicos miristas, comunicamos al pueblo chileno y de América latina que nuestra organización se suma a los demás grupos, colectivos y orgánicas revolucionarias para continuar juntos la lucha frontal en contra del estado capitalista.

Preferimos morir de pie luchando, que vivir de rodillas.

Oscar González Mena
Vocero Público
MIR, Fraccion Historica.
Norte de Chile.!


Hay que proclamar a los cuatro vientos la unidad de los revolucionarios miristas, seria un gran homenaje a la lucha de los pobres del campo y la ciudad.

Declaración del MIR en su 40 aniversario
"A 40 años de historia rebelde y popular, la lucha continúa"

Rebelión

El 15 de agosto de 1965 se concreto las intenciones de unidad de un sinnúmero de organizaciones políticas revolucionarias, de las más diversas tendencias, que tenían como eje de convergencia construir un camino real de poder, frente a la obsecuencia de la izquierda tradicional, que presa de su legalismo bloqueaba el desarrollo de la lucha de clases en nuestro país. Este es el origen del MIR.
Desde sus inicios, las acciones directas (tomas de industrias, terrenos y liceos, recuperaciones financieras, corridas de cerco) caracterizan una nueva forma de hacer política desde el mismo pueblo. Este accionar fusiono al militante con los sectores de punta del movimiento de masas, trabajadores, campesinos, mapuche, estudiantes, pobladores, que hasta entonces no tenían perspectiva estratégica de poder, y ayudo a precisar el tipo de estructura y el tipo de militante que esta nueva concepción estratégica, político militar, requería.

Con la elección de Salvador Allende, el partido caracteriza al período que se abre como de situación prerrevolucionaria, pasando a ocupar un lugar central en la política de la organización la disputa por la conducción del movimiento de masas al reformismo, a través de un vasto esfuerzo de organización independiente del movimiento social, sentando las bases de nuestra concepción del Poder Popular, sustentada en la movilización, organización y participación permanente de las masas en el proceso revolucionario, como base de un socialismo de carácter democrático, frente a la conducción burocrática de los partidos de izquierda tradicional, que pretendían conducir por decreto la lucha de clases en el país y sujetarla con la camisa de fuerza del legalismo. El golpe militar gorila consolida el fracaso de la vía chilena al socialismo y demuestra el error estratégico de la UP.

Se inicia la sangría brutal de los mejores cuadros del partido, producto de la represión. La resistencia antidictatorial, convierte al partido en el pilar de la lucha revolucionaria en el país. El Plan 78 resume la estrategia político militar de la Guerra Popular. Pese al nivel de desarrollo alcanzado por la insurgencia en nuestro país, pese a los niveles de unidad alcanzados por la izquierda y la masividad y radicalidad de las formas de lucha asumidas por el pueblo, pese a los éxitos parciales en la lucha contra la dictadura y pese al surgimiento de nuevos destacamentos armados, tales como el Frente Patriótico Manuel Rodríguez, el Mapu- Lautaro o los Destacamentos Populares 5 de Abril, el movimiento popular es derrotado hacia 1986 por la alianza entre la dictadura, la oposición burguesa y el imperialismo Yanqui. Se abre un periodo de crisis en las organizaciones revolucionarias.

Nuestra organización es afectada en lo más profundo por la nueva correlación de fuerzas. La búsqueda de respuestas a la situación crea divisiones y fraccionamientos, en una dinámica internista, autoreferente y profundamente nociva en términos de nuestra vinculación con las masas populares y nuestra lectura de la realidad.

Sin embargo, una nueva generación de combatientes formados al calor de la lucha antidictatorial, levanta una alternativa revolucionaria a la democracia patronal. Emprende una búsqueda teórica, que de cuenta de las nuevas condiciones de lucha tras el derrumbe de los socialismos burocráticos y el fin de la Guerra Fría. Sin embargo, y a pesar de la voluntad y el compromiso de decenas de militantes, el cambio de período político, sumado a los errores políticos y orgánicos, y a la represión de los nuevos organismos de seguridad del estado contrainsurgente “legalizado”, logran primero bloquear la iniciativa de la organización y luego desarticularla.

Pero, la lucha de clases es porfiada, y un nuevo ciclo se abre a partir de 1998, tanto, nacional como internacionalmente, modificando el escenario político del país.

Vivimos una nueva fase de ascenso en la lucha de clases. La movilización social rupturista reaparece haciendo uso de las herramientas que la experiencia histórica ha puesto en sus manos. Como el MIR siempre ha sido una expresión orgánica de la lucha de clases real y concreta, es a partir de ese año que nuevamente militantes provenientes de distintas generaciones y vertientes del mirismo, comenzamos a reencontrarnos en los esfuerzos de construcción territorial, o en distintos frentes sociales, y surge la necesidad de construir un instrumento orgánico acorde a las necesidades de la lucha revolucionaria en este nuevo contexto, que aproveche la suma de todos los aprendizajes y experiencias, y recree la perspectiva mirista de hacer política. La perspectiva político militar de la organización revolucionaria de los trabajadores y pobres del campo y la ciudad, de los explotados y excluidos, clandestina, formada por cuadros escogidos y de carácter internacional.

Conmemoramos los 40 años de un proyecto político que se ha ido recreando, renovando en cada ciclo de la lucha de clases, asumiendo la responsabilidad de responder al desafío histórico planteado, de dar una respuesta política y orgánica efectiva a estas nuevas condiciones económicas, sociales, políticas, culturales, ideológicas, militares.


Conmemoramos los 40 años del MIR construyendo una organización de combate, cuyo referente, inspirador y principal protagonista es el pueblo y cuyo único objetivo es hacer la revolución. Es por eso que nos sentimos orgullosos de integrar las filas de la organización que ha contado con revolucionarios de la talla de Miguel Enríquez, Bautista Van Schowen, Luciano Cruz, Clotario Blest, Rafael Marotto, de los hermanos Pablo, Eduardo y Rafael Vergara Toledo, de los hermanos Perez Vargas, de Aracelli Romo, Jaime Quilan, Mauricio Maigret, Gustavo Cabezas, Mario Vásquez, Svante Grande, Jane Vanini, Ruy Mauro Marini, Patricio Sobarzo, Luis Silva Jara, José Liendo, Santos Romeo, Alejandro Villalobos, Diana Aaron, Lumi Videla, Arnoldo Ríos, el coño Molina, el cura Cortés, ejemplos de entrega y consecuencia.

Conmemoramos los 40 años del MIR mirando al futuro. Leyendo en nuestra realidad las dinámicas geográficas, económicas, sociales, tecnológicas, culturales, políticas y militares, buscando los puntos de quiebre que no sólo permitan alterar la actual correlación de fuerzas entre los dueños del poder y la riqueza y los que nada tienen, sino que también permitan sentar las bases de una transformación revolucionaria de la sociedad. Transformación que para nosotros se expresa políticamente en el concepto del Poder Popular, y en la liberación de la explotación de hombres, mujeres y niños; Transformación que se expresa en mejores condiciones de vida, en la liberación de la riqueza social y el aprovechamiento colectivo de los desarrollos culturales, científicos y tecnológicos de la humanidad, en la liberación de la creatividad social y personal y en un mejor relacionamiento de nuestra especie con las otras que pueblan esta tierra.

Finalmente, conmemoramos los 40 años del MIR, poniéndonos como meta hacer un aporte y avanzar hacia una segunda independencia de nuestro país y de nuestro continente que nos permita construir el socialismo. Es una idea fuerza, que estimula nuestros esfuerzos de construcción de un pensamiento regional y entronca coherentemente con nuestra estrategia de guerra popular revolucionaria y los objetivos que nos hemos propuesto para el período.

Es luchando como avanza el pueblo
Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR)
Agosto de 2005

x La Haine - [ 15.08.05 - 07:18 ]
Conferencia de Prensa - 8 de Octubre de 1973: Entrevista a Miguel Enriquez. 40 Años de la fundación del MIR: irreconciliable con las clases dominantes y el Imperialismo. 1965-2005

Pregunta: A su juicio ¿por qué cayó el gobierno de Chile?

Respuesta: La crisis del sistema de dominación que hacía años venía desarrollándose en Chile, cristalizó en el ascenso al gobierno de la Unidad Popular, agudizando la crisis interburguesa y multiplicando el ascenso del movimiento de masas. Esto generó condiciones que permitían, si se hubiera utilizado el gobierno como instrumento de las luchas de los trabajadores, culminar en la conquista del poder por los trabajadores y en una revolución proletaria.

Pero el proyecto reformista que ensayó la UP se encarceló en el orden burgués, no golpeó al conjunto de las clases dominantes, con la esperanza de lograr una alianza con un sector burgués, no se apoyó en la organización revolucionaria de los trabajadores, en sus propios órganos de poder, rechazó la alianza con soldados y suboficiales, y prefirió fortalecerse al interior del aparato del Estado capitalista y en el cuerpo de oficiales de las FFAA buscando sellar una alianza con una fracción burguesa. La ilusión reformista, permitió a las clases dominantes fortalecerse en la superestructura del Estado y desde allí iniciar su contraofensiva reaccionaria, primero apoyándose en los gremios empresariales, luego en la pequeña burguesía y finalmente en el cuerpo de oficiales de las FFAA entonces derrocar sanguinariamente al gobierno y reprimir a los trabajadores.

La ilusión reformista la pagaron y pagan hoy cruelmente los trabajadores, sus líderes y partidos, que trágica y heroicamente la defendieron hasta el último minuto, confirmando dramáticamente hoy, la frase del revolucionario francés del siglo XVIII Saint Just: "Quién hace revoluciones a medias no hace sino cavar su propia tumba".

P: ¿El fracaso de la izquierda, en su opinión, cancela por un largo período la lucha por el socialismo en Chile?

R: No nos parece el momento de revivir antiguas diferencias en el seno de la izquierda, pero a la vez, nos parece necesario que los trabajadores y la izquierda obtengan todas las enseñanzas que la experiencia chilena entrega, para nunca más incurrir en errores. Por ello preciso: en Chile no ha fracasado la izquierda, ni el socialismo, ni la revolución, ni los trabajadores. En Chile, ha finalizado trágicamente una ilusión reformista de modificar estructuras socioeconómicas y hacer revoluciones con la pasividad y el consentimiento de los afectados: las clases dominantes.

Ahora bien, la lucha lejos de cancelarse, recién comienza. Será larga y dura. El movimiento de masas y la izquierda no han sido aplastados. En las nuevas condiciones, la fortaleza de los trabajadores, del conjunto de la izquierda y de los revolucionarios, primero golpeados, recomponiéndose después, tiende otra vez a acrecentarse, al sumarse ahora sectores de la pequeña burguesía a la lucha contra la dictadura, ayer enardecidos en contra de la UP como reacción a la sangrienta represión fascista de la Junta y frente a las medidas antipopulares y regresivas impuestas por ella. Progresiva, pero sólidamente ahora, irá desarrollándose cada vez más una vasta resistencia popular a la dictadura fascista.

P: La Junta Militar dice haber intervenido después de que dos poderes del Estado declararon ilegítimo al gobierno de Allende, y en prevención a un "plan Z" con el cual la izquierda se proponía exterminar a todos los sectores democráticos, al cuerpo de oficiales e incluso a Allende. ¿Qué dice usted frente a ello?

R: En esas afirmaciones de la Junta Militar está el carácter trágicamente ridículo y bufonesco de la dictadura gorila.

Después de haber bombardeado La Moneda, se preocupan de precisar que éste no es un golpe militar, sino un "pronunciamiento militar" para enseguida agregar que son "instituciones profesionales y no deliberantes". Afirman haber "intervenido" porque así lo exigía un poder del Estado fundamental, el parlamento, para inmediatamente clausurarlo, declaran como su objetivo "restaurar la legalidad" y crean decenas de campos de concentración a lo largo del país donde encarcelan a decenas de miles de chilenos por marxistas. Que el movimiento militar fue para terminar con el sectarismo que ahogaba a Chile, y acto seguido declaran ilegal y persiguen al 44 de la población, que era izquierdista. Que su objetivo es reconstruir la economía del país y lo hacen ametrallando las fábricas y despidiendo a miles de obreros por ser "marxistas".

Afirman haber "intervenido" para prevenir un "plan Z" que quería asesinar a Allende el 19 de septiembre y ellos lo asesinaron por adelantado el 11. Que su acción militar fue para defender los derechos humanos y han fusilado por lo menos a un millar de personas, han causado la muerte de decenas de miles. Que lo fundamental de su acción es defender "los valores nacionales" y para ello hacen piras en las calles quemando libros, asaltan y saquean la casa de Pablo Neruda, intervienen militarmente las universidades y allanan con tropas la casa de Cardenales. Todo esto, según ellos, es por la defensa de los trabajadores y sus conquistas, y primero disuelven sus organizaciones, luego despiden a miles de ellos, suprimen el pago de horas extraordinarias, aumentan el número de horas de trabajo, un verdadero sistema de trabajo forzado, congelan los salarios, aumentan los precios, al menos en Linares devuelven fundos a sus antiguos propietarios y nombran delegados de gobierno en las fábricas del área social, a los antiguos dueños. Afirman buscar las armas de los < extremistas» que hacen peligrar la vida de los ciudadanos y ellos desataron el genocidio en las poblaciones, asentamientos, fábricas y universidades.

Chile es hoy, un país sometido por sus FFAA a un régimen similar al de un país ocupado por Fuerzas Extranjeras. El país bajo "Estado de Sitio", todas las ciudades bajo "toque de queda" Tribunales Militares sin apelación, bajo el Código militar "en tiempo de guerra", encarcelamiento masivo de la población, pogrom (*) contra los extranjeros, etc. El cuerpo de oficiales de las FFAA de Chile ha declarado la guerra al pueblo de Chile. Asistimos en plena década del 70 y en América Latina, a una versión más grotesca y cavernaria aún del fascismo hitleriano.

La diferencia entre estos gorilas fascistas y sus antecesores hitlerianos, si la hay, es que los primeros no tienen el valor de asumir sus crímenes y buscan encubrirlos detrás de falsedades y montajes publicitarios como el "plan Z" o mascaradas histriónicas de legalidad.

P: ¿Cuál es, a su juicio, la perspectiva de este gobierno?

R: No será duradera. Chile no tiene una burguesía industrial pujante y expansionista como la alemana de décadas pasadas, ni tiene el potencial económico del Brasil. Las condiciones mundiales y latinoamericanas de esta década no son las mismas que las de décadas pasadas; hoy está fortalecido el campo socialista, el pueblo indochino ha infligido importantes derrotas al imperialismo en Vietnam, Laos y Camboya, la Revolución Cubana se ha consolidado en América Latina, la crisis interburguesa norteamericana y latinoamericana es cada vez mayor, el movimiento de masas va en ascenso en América Latina y es aún poderoso en Chile. La dictadura fascista chilena irá cada vez más manchando sus manos con sangre, cada vez irá tomando medidas más represivas y antipopulares, aumentará sus ya grandes contradicciones internas y de la Junta con otros sectores burgueses; a la vez que se irá fortaleciendo la RESISTENCIA POPULAR a la dictadura entre los trabajadores, lo que terminará por derrumbar la dictadura. Entonces, habiendo pasado la clase obrera y el pueblo por la más dramática escuela política: El conocimiento de la guerra de hierro de la dictadura burguesa imperialista, serán restauradas las libertades democráticas y se abrirá paso a un verdadero proceso revolucionario obrero y campesino.

P: A su juicio y según sus informaciones, ¿participaron o no los EE.UU. en este pronunciamiento militar, como se afirma?

R: Un mes antes del golpe de Estado denunciamos por cadena nacional de radios la participación de un miembro de la embajada norteamericana en una reunión en un crucero de la Armada en el puerto de Arica, el 20 de mayo de este año a la 1 A.M., con todo el Alto Mando Naval y varios oficiales de alta graduación del Ejército de las divisiones del Norte, y luego, en los meses de junio y julio en cada barco de la Escuadra se embarcó un oficial de la inteligencia militar norteamericana, lo que jamás fue desmentido por la Armada.

Cada paso de la conspiración reaccionaria fue dirigido y planeado por la misión militar brasileña y la inteligencia naval norteamericana.

P: ¿Qué tarea se proponen ustedes en la actual situación?

R: Sólo en general: Unir a toda la izquierda y a todo sector democrático dispuestos a impulsar la lucha contra la dictadura, reorganizar el movimiento de masas en nuevas formas y desarrollar la Resistencia Popular a la Dictadura en todas sus formas a lo largo del país.

Quienes declararon la guerra fueron los altos oficiales fascistas de las FFAA y no nosotros. Ellos han puesto, las reglas del juego. Han llegado al extremo de establecer una norma, la más sanguinaria y no establecida en ningún tipo de guerra: todo el que resiste es ejecutado, que en otras palabras no es sino una guerra a muerte, una guerra sin prisioneros. Será una lucha larga y difícil pero con certeza la clase obrera y el pueblo, con sus vanguardias a la cabeza, triunfarán. Muchos ya han caído y seguirán cayendo, pero han sido y serán reemplazados, la lucha no terminará hasta no derribar la Junta fascista, restaurar las libertades democráticas y abrir paso a un proceso revolucionario obrero y campesino.

P: ¿Cuál es su apreciación de la solidaridad internacional que ha recibido la izquierda chilena y qué tareas ustedes le pedirían a los que fuera de Chile quisieran ayudarles?

R: La solidaridad internacional ha sido fundamental. El hecho de que distintos y numerosos países hayan rechazado el golpe de Estado, que sectores democráticos y revolucionarios de todo el mundo se hayan movilizado en contra del fascismo chileno, ha sido de enorme ayuda. En especial ha sido importante la solidaridad del campo socialista y de la Revolución Cubana. De sectores democráticos y revolucionarios europeos, como de los distintos sectores latinoamericanos y particularmente el del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP) de Argentina, del Movimiento de Liberación Tupamaros (M.L.N.T.) de Uruguay y del Ejército de Liberación Nacional (ELN) Boliviano.

La presión internacional, agudiza las contradicciones internas de la junta fascista y de ella con otros sectores, a la vez que logra neutralizar al menos algunas de sus aristas más sanguinarias y brutales. En cuanto a qué se puede hacer en el exterior por la lucha antigorila y antifascista en Chile, todo es útil: difundir al máximo los crímenes y las bestialidades del régimen, promover el apoyo político y material para la Resistencia, extender los mítines de protesta, multiplicar las campañas de solidaridad; en la medida de lo posible impedir que más gobiernos reconozcan al fascismo chileno, y en la medida de lo posible, impulsar el sabotaje exterior a la Junta fascista: no descargar en los puertos barcos chilenos y otras medidas. Hoy, una de las tareas prioritarias es exigir que no se ejecute y se libere de inmediato al Secretario General del PC chileno Luis Corvalán, en este momento encarcelado, y exigir que se ponga fin a las ejecuciones y torturas a los detenidos.

P: ¿Desea usted agregar algo?

R: Sí; hoy, en el día del guerrillero heroico, rendir un homenaje en primer lugar a Salvador Allende, que entregó su vida defendiendo sus convicciones y a los miles de héroes y mártires que en calles, plazas, fábricas, poblado nes y campos de Chile, de todas las organizaciones de izquierda y a los trabajadores que derraman su sangre, combatiendo al fascismo, y a los que siguen cayendo o son hoy torturados. En especial, rendir un homenaje al miembro del Comité Central y fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR), Jefe del Comité Regional de Valdivia, de 24 años Fernando Krauss y a nuestro militante y jefe del Comité Local de Panguipulli, José Gregorio Liendo, fusilados hace unos días por los gorilas fascistas en la Provincia de Valdivia, zona en la cual la resistencia armada en el campo continúa.


Ediciones:Miguel Enriquez.Agosto 2005.
(*) POGROMO: (Del ruso pogrom, devastación, destrucción.) .m. Matanza y robo de gente indefensa por una multitud enfurecida; en especial asalto a las juderías con matanza de habitantes suyos. (dicc. RAE).
(**) Extraido del Libro "Miguel Enriquez: Con vista a la esperanza", Escaparate Ediciones, Chile, 1998.




Dirección Nacional Movimiento de Izquierda Revolucionaria

El MIR se organiza para ser la vanguardia marxista-leninista de la clase obrera y de las capas oprimidas de Chile, que buscan la emancipación nacional y social. El MIR se considera el auténtico heredero de las tradiciones revolucionarias chilenas y el continuador de la trayectoria socialista de Luis Emilio Recabarren, el líder del proletariado chileno. La finalidad del MIR es el derrocamiento del sistema capitalista y su reemplazo por un gobierno de obreros y campesinos, dirigido por los órganos del poder proletario, cuya tarea será construir el socialismo y extinguir gradualmente el Estado, hasta llegar a la sociedad sin clases. La destrucción del capitalismo implica un enfrentamiento revolucionario de las clases antagónicas. (Declaración de principios del MIR, Agosto de 1965)

A principios de la década del sesenta, y con el heroico ejemplo de la Revolución Cubana, quedaba en evidencia, y esto así lo reafirmaba, que “en América Latina no existen Partidos Revolucionarios fuertes; crearlos es una tarea que exige, en la época del gendarme mundial del imperialismo, una estrategia política y militar desde el inicio mismo de toda actividad revolucionaria.

La tarea de construcción del Partido y de la Fuerza Militar para los verdaderos revolucionarios, están indisolublemente ligadas. Donde no existen Partidos Revolucionarios fuertes, habrá que crearlos como Fuerzas Político Militares desde el comienzo. Donde existen y son débiles, habrá que desarrollarlos, pero transformándolos en fuerzas políticas militares de inmediato, para que puedan responder a las exigencias que plantea una estrategia político-militar de poder en esta época”.

Esta era la tarea impuesta a las orgánicas revolucionarias de Latinoamérica, que se planteaban la Revolución Socialista. La práctica hasta ese instante indicaba, y hoy más aún se reafirma, la ineludible necesidad de plantear la unidad político-militar de la Vanguardia Revolucionaria.

A lo anterior, sumemos el planteamiento, que realiza la Junta Coordinadora Revolucionaria (JCR), quien definía, que para el desarrollo victorioso de todo el proceso de Guerra Revolucionaria, era necesario movilizar a todo el pueblo bajo la dirección del proletariado revolucionario, puntualizando que la dirección proletaria de la Guerra Revolucionaria debía ser ejercida por un Partido de combate marxista-leninista, de carácter proletario, capaz de centralizar y dirigir, uniendo en un solo y potente haz, todos los aspectos de la lucha popular, garantizando una dirección estratégica justa y que bajo la dirección del Partido proletario es necesario estructurar un poderoso Ejército Popular. Además, era necesario construir un poderoso frente obrero y Popular de masas que movilizara a todo el pueblo progresista y revolucionario -cuya lucha corre paralela- convergiendo a cada momento y estratégicamente con el accionar militar del Ejército Popular y el accionar político clandestino del Partido Proletario.

Los dos aspectos anteriores, los hemos traído a la memoria, para demostrar que, posiblemente, debido al avance capitalista y al creciente pesimismo y desorientación que reina entre los militantes revolucionarios, en la actualidad, nos hemos olvidado y hemos dejado transcurrir por un largo periodo, la tarea histórica que debemos cumplir.

Hoy la historia, nos reclama la imperativa necesidad de superar nuestras individualidades, para entender que los procesos sociales, se desarrollan en una dialéctica compleja de circunstancias, a las cuales debemos arraigar nuestros sueños. Saber que la mirada utópica del futuro es una quimera, que el propio Marx y Engels nos aclararon hace más de un siglo. Pero también nos explicaron que a los grandes cambios no se arriba en “un caballo con alas”, sino con paso firme y decidido.

Esa sabiduría, ha quedado escrita en nuestra historia en la metáfora revolucionaria del 15 de agosto de 1965, fecha que sintetiza un devenir de condiciones y que en nuestro país, un colectivo de compañeros supiera leer y escribir con valentía, sabiduría, convencimiento, y amor revolucionario por la humanidad.

Es por ello, que en esta fecha queremos retomar la esencia de la continuidad de nuestro proceso de liberación. En rigor, en nuestra historia de clase explotada y de oprimidos, el nacimiento del MIR, como Vanguardia Revolucionaria, supera una fecha, un lugar o un combatiente revolucionario; la vanguardia es la más dinámica y consecuente organización que se da un pueblo, que pasa a adquirir conciencia real de las injusticias que lo aquejan. En ese sentido, los 15 de Agosto de cada año, los miristas, debemos evocar y conmemorar a todas las experiencias que hicieron posible sintetizar un planteamiento revolucionario para nuestro país; pensemos en el primer movimiento marxista, la Liga Internacional de Trabajadores, en la Vanguardia de Lenin, en el Ejercito Rojo de Mao, en el 26 de julio de Fidel y el Che, en Bolívar, en San Martín, en O’higgins, Manuel Rodríguez, Lautaro, en Recabarren y la clase obrera chilena, en Miguel y todos nuestros combatientes que hicieron posible la idea-objetivo de conmemorar y reivindicar una Vanguardia marxista-leninista, que con un carácter político-militar oriente los pasos del pueblo, para alcanzar la definitiva liberación del yugo del capital.

El MIR nace, crece, se desarrolla y se fortalece con las características que le dieron origen, por ello al tratar de transformarlas, estaríamos tratando de tergiversar la historia, más hoy, cuando nuestro enemigo fundamental amenaza la existencia del planeta, por lo que hay que batirlo en una gran confrontación mundial, a decir del Che esto “significa una guerra larga. Y, lo repetimos una vez más, una guerra cruel. Que nadie se engañe cuando la vaya a iniciar y que nadie vacile en iniciarla por temor a los resultados que pueda traer para su pueblo. Es casi la única esperanza de victoria".

En ese sentido, no podemos seguir viendo las Vanguardias, como estructuras burocráticas, atadas a discursos. Sino, verlas como lo que realmente deben ser: la viva fuerza de la organización del pueblo.

El MIR, como Partido de Vanguardia, con una doctrina marxista-leninista, tiene como objetivo desarrollar la conciencia de clase del conjunto de los explotados y marginados, de los pobres del campo y la ciudad, elevando su base ideológica, política y militar, para que organizadamente, se constituyan en protagonistas de su propia liberación. Es importante destacar este aspecto, debido que desde acá se desprende el carácter clarificador y orientador de la vanguardia y no suplantador de los movimientos sociales. El marxismo-leninismo esto lo clarificó desde un principio, planteando la clara diferencia entre la vanguardia revolucionaria y el proletariado, como clase revolucionaria. Pero además, desde esta diferencia cultural y política, entre ambas, planteó la unidad dialéctica, sin protagonismos ni sustitución del partido sobre la clase; al pueblo no se le debe restar el protagonismo en el proceso revolucionario emancipador, debe participar protagónicamente, en el dialéctico ejercicio de la construcción y la práctica del poder.

Como miristas, reivindicamos a la vanguardia como parte de un proceso de historia viva, no a un grupo de “sabios e iluminados” que se juntan un día a “elucubrar” política, sino como actores revolucionarios partes del pueblo y de un proceso revolucionario, encontrándose determinados por su claridad, entrega y determinación de hacer lo correcto, ya que hoy, en este escenario que coloca el imperialismo, el mundo es un proceso de humanidad y ambiente que nos reclama responsabilidad.

Por lo anterior, en este momento histórico, debemos superar cualquier diferencia que obstaculice la claridad; todo significado que cargamos como fusil, como idea, incluso como tradición, debe sobrepasar los límites de lo desconectado para interrelacionar, de lo simple a lo complejo, dialécticamente, de lo particular a lo universal.

Es nuestra historia la que nos determina, no nuestras cabezas. Es desde la continuidad que debemos seguir, hemos nacido en agosto, en octubre, en julio, somos hijos de la historia y de la vida. Esta nos da las respuestas que buscamos. Nos hereda la sabiduría del pasado, y nos hace nacer la esperanza del futuro, pues como dijera el Comandante Fidel “los sueños de hoy, serán las realidades del mañana”

Hoy debemos saber que nos encontramos en un gran momento de síntesis, son muchas contradicciones las que nos han dado la posibilidad de no separarnos de nuestra convicción revolucionaria.

De lo anterior se desprende, que una vanguardia está de aniversario cuando somos capaces de estar vivos, no como un recordatorio de un muerto. Cuando las manos siguen con fuerza para apuntar el fusil en la dirección correcta, cuando la vista no está cansada ni nublada, sino con ojos abiertos a cada día de realidad, cuando las voces siguen dando órdenes, y son capaces de conducir...

No estamos sólo para recordar una fecha cada tantos años, sino para saber que hoy tenemos una gran responsabilidad. No es tarea de otros, siempre es nuestra, no podemos separar ni un ápice de historia, en esta trama todos tejemos patria o muerte; y hoy por sobre todo, humanidad o muerte.


¡Sólo podemos la vía Revolucionaria!
¡Combate o Muerte!

Agosto de 2005, desde algún lugar de Chile.
Dirección Nacional Movimiento de Izquierda Revolucionaria, MIR


Por buenosdiasamerica - 20/08/2005 17:23:11 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

UN PINGÜINO EN LA SELVA LACANDONA. I/II
UN PINGÜINO EN LA SELVA LACANDONA. I/II


(La zapatista es apenas una casita, acaso la más pequeña, en una calle llamada "México", en un barrio llamado "Latinoamérica", en una ciudad llamada "Mundo").

No me lo van a creer, pero en el Cuartel General del ezetaelene hay un pingüino. Ustedes dirán "¡Ah qué el Sup!, ya se le fundieron los fusibles por la Alerta Roja", pero es la verdad. Es más, mientras les escribo esto, él (o sea el pingüino) está aquí a mi lado, comiendo del mismo pan duro y rancio (tiene tanto moho que le falta un grado para ser penicilina) que, con el café, me tocó como ración de hoy. Sí, un pingüino. Pero de esto les cuento más luego, porque primero hay que platicar un poco de la Sexta Declaración.

Hemos leído con atención parte de las dudas, críticas, consejos y debates sobre lo que planteamos en la Sexta. No todas, es cierto, pero adjudíquenlo no a la desidia, sino a la lluvia y el lodo que alargan todavía más los caminos en las montañas del Sureste Mexicano. Aunque son muchos los puntos, en este texto sólo me referiré a algunos de ellos.

Algunos de los ejes de crítica se refieren al llamado a un nuevo intercontinental, al carácter nacional mexicano de la Sexta Declaración y, de la mano de éste, a la propuesta (todavía es sólo eso, una propuesta) de unir la lucha indígena a las de otros sectores sociales, marcadamente a las de los trabajadores del campo y la ciudad. Otros se refieren a la definición de izquierda anticapitalista, y a que la Sexta toca "temas viejos" o utiliza conceptos "desgastados". Algunos más advierten peligros: el desplazamiento del tema indígena por otros y, por consiguiente, el arrinconamiento de los pueblos indios como sujetos de transformación; el vanguardismo y centralismo que pudiera surgir en la política de alianzas con organizaciones de izquierda; la sustitución del liderazgo social por el político; el que la derecha use al zapatismo para golpear a López Obrador, o sea al centro político (yo sé que esos señalamientos dicen que AMLO es de izquierda, pero él dice que es de centro, así que aquí tomamos lo que él dice, no lo que dicen por él). La mayoría de estos señalamientos son bien intencionados y buscan ayudar, bien advirtiendo obstáculos en el camino, o bien aportando opiniones de cómo podría crecer el movimiento que pretende despertar la Sexta. Todo esto lo agradecemos, lo valoramos y lo tomamos en cuenta.

De la tijera y el engrudo.

Dejaré de lado a quienes lamentan que la alerta roja no haya culminado en la reanudación los combates ofensivos por parte del EZLN. Sentimos no haber cumplido con sus expectativas de sangre, muerte y destrucción. Ni modos, discúlpenos. Tal vez en otra ocasión... También quedan a un lado las críticas deshonestas. Como las de quienes editan el texto de la Sexta Declaración para que diga lo que quieren que diga. Esto es lo que hace el señor Víctor M. Toledo en su artículo "El zapatismo rebasado. Sustentabilidad, resistencias indígenas y neoliberalismo", publicado en el periódico mexicano La Jomada (18 julio 05). Creo que se pueden debatir los propósitos y métodos que plantea la Sexta Declaración sin necesidad de ser deshonestos. Porque, aplicando el método de "la tijera y el engrudo", el señor Toledo edita la Sexta para señalar que le falta... lo que le cortó. Dice Toledo: Sorprende que (el EZLN en la Sexta Declaración) decida unir sus esfuerzos a campesinos, trabajadores, obreros, estudiantes, mujeres, jóvenes, homosexuales, lesbianas, transexuales, sacerdotes, monjas y luchadores sociales, y que no haga una sola referencia a las miles de comunidades indígenas volcadas a la búsqueda de la sustentabilidad".

Bueno, las partes que el señor Toledo editó de la Sexta dicen lo contrario. Por ejemplo, en el segmento donde se reconoce la existencia de resistencias y alternativas al neoliberalismo en México, y como primer lugar en la enumeración de ellas, se señala: "Y así nos enteramos que hay indígenas, que sus tierras están retiradas de aquí de Chiapas, y que hacen su autonomía y defienden su cultura y cuidan la tierra, los bosques, el agua". Tal vez el señor Toledo esperaba un recuento detallado de esas luchas indígenas, pero eso es una cosa, y otra muy diferente, y deshonesta, es decir que no se hace ni una sola referencia. En el recuento que hace el señor Toledo de los esfuerzos a los que el EZLN decidió unirse, ha cortado al primer grupo social al que se refiere la Sexta, que dice, textual: "Y entonces, según el acuerdo de la mayoría de esa gente que vamos a escuchar, pues hacemos una lucha con todos, con indígenas, obreros, campesinos, etcétera.". Y no sólo, el primer punto de la Sexta propiamente dicha señala: "1.- Vamos a seguir luchando por los pueblos indios de México, pero ya no sólo por ellos ni sólo con ellos, sino que por todos los explotados y desposeídos de México, con todos ellos y en todo el país ". Y en el colofón de la Sexta se dice "Invitamos a los indígenas, obreros, campesinos, ... etcétera". En fin, imagino que habrá, entre los irritados por nuestras críticas a López Obrador y al PRD, argumentos más serios, y honestos, para el debate. Tal vez algún día los presenten. Esperaremos, es nuestra especialidad.

De en este barrio no te queremos.

Están también las críticas, aunque más soterradas, a que la Sexta Declaración se refiera a algunos temas internacionales y al modo en que son tocados. Así, algunos critican que nos refiramos al bloqueo que el gobierno norteamericano mantiene contra el pueblo de Cuba. "Es un tema muy viejo", dicen. ¿Qué tan viejo? ¿Tanto como el bloqueo? ¿O tan viejo como la resistencia de los pueblos indios en México? ¿Cuáles son los temas "modernos"? ¿Quién, con honestidad, puede ver el mundo y dejar pasar, "por ser un tema viejo", una agresión a un pueblo que hace lo que deben hacer todos los pueblos, es decir, decidir su rumbo, paso y destino como Nación ("defender la soberanía nacional" le dicen)? ¿Quién puede ignorar las décadas de resistencia de todo un pueblo ante la prepotencia Norteamericana? ¿Quién, sabiendo que puede hacer algo, aunque sea muy poco, por reconocer ese esfuerzo, no lo hace? ¿Quién puede ignorar que ese pueblo cada vez tiene que levantarse, después de una catástrofe natural, no sólo sin los apoyos y créditos de los que gozan otros países, también en medio de un cerco brutal e inhumano? ¿Quién puede hacer caso omiso de la base norteamericana de Guantánamo en territorio cubano, del laboratorio de torturas en que se convirtió, de la herida que representa en la soberanía de una Nación y decir: "vamos, ése es un tema viejo"?

Por otra parte, ¿no les parece natural que, en un movimiento mayoritariamente indígena como el zapatísta, despierte simpatías y admiración lo que hacen los indígenas en Ecuador y Bolivia? Que sienta hermandad con los que no tienen tierra y luchan en Brasil. Que se sienta identificado con los "piqueteros" de Argentina, y que salude a las Madres de Plaza de Mayo. Que perciba similitudes en experiencias y organización con los Mapuche de Chile y con los indígenas de Colombia. Que advierta en Venezuela lo evidente, a saber: que el gobierno norteamericano está haciendo todo lo posible por vulnerar la soberanía de ese país. Que aplauda con entusiasmo las grandes movilizaciones en Uruguay para oponerse a la imposición de la "estabilidad macroeconómica".

La Sexta Declaración no se refiere a instituciones de arriba, buenas o malas. La Sexta está mirando abajo. Y está mirando una realidad que es compartida, cuando menos desde las conquistas que España y Portugal hicieron en las tierras que hoy comparten el nombre de "Latinoamérica". Tal vez este sentimiento de pertenencia a "la patria grande" que es América Latina, es "viejo", y lo "moderno" es voltear la mirada y las aspiraciones al "norte revuelto y brutal". Tal vez, pero si algo es "viejo" en este rincón de México, de América y del Mundo, es la resistencia de los pueblos indios.

De no te queremos en esta calle.

Hay también (resalto y resumo algunas de ellas), las críticas por pretender "nacionalizar y Aún universalizar" nuestro discurso y nuestra lucha. La Sexta, nos dicen, recae en estos despropósitos. Recomiendan entonces que el EZLN se quede en Chiapas, que fortalezca las Juntas de Buen Gobierno, y que se circunscriba al compartimento estanco que le ha tocado. Que ya consolidado ese proyecto y ya que hayamos demostrado que podemos "poner en práctica una modernidad alternativa al neoliberalismo en los propios territorios", entonces podríamos lanzamos a lo nacional, a lo internacional y a lo íntergaláctico. Frente a esos argumentos, nosotros presentamos nuestra realidad. No pretendemos competir con nadie a ver quién es más antíneoliberal o quién tiene más avances en la resistencia, pero, con modestia, nuestro nivel y aporte están en las Juntas de Buen Gobierno. Se puede venir, hablar con las autoridades o con los pueblos, hacer caso omiso de las cartas y comunicados donde hemos dado cuenta de este proceso e investigar, de primera mano, lo que aquí pasa, de los problemas que enfrenta, de cómo se resuelven. No sé ante quienes tenemos qué demostrar que todo esto es "poner en práctica una modernidad alternativa al neoliberalismo en los propios territorios" y quién nos va a calificar con palomita o tache, y, entonces sí, permitirnos salir e intentar unir nuestra lucha a otros sectores.

Además, tenemos el presentimiento de que esas críticas serían alabanzas... si la Sexta declarara el apoyo incondicional al centro político representado por López Obrador. Y, si dijéramos "vamos a salir para sumamos a las redes ciudadanas en apoyo a AMLO", vendrían el entusiasmo, los "sí", los "claro, hay que salir, no hay que quedarse encerrado, es hora de que el zapatismo abandone su guarida y una sus experiencias a las masas volcadas a favor del esperado". Mmh... López Obrador. Acaba de presentar su "Proyecto Alternativo de Nación" ante las redes ciudadanas. Nosotros desconfiamos y no vemos mas que un maquillaje plástico (y que cambia según el respetable) y una lista de promesas olvidables. Como quiera, tal vez alguien pueda decirle a AMLO que no puede prometer "el cumplimiento de los Acuerdos de San Andrés", porque eso significa, entre otras cosas, reformar la Constitución y, si mal no recuerdo, ése es trabajo del Congreso. En todo caso, la promesa la debería hacer un partido político, señalando que sus candidatos cumplirán si son elegidos. De otra forma, tendría que proponerse que el ejecutivo federal mandara sobre los otros poderes, o los desconociera. O sea una dictadura. Pero no se trata de eso. ¿O si?

En la política de arriba, los proyectos buscan, en los períodos electorales, sumar lo más que se pueda. Pero al sumar a unos, restan a otros. Entonces deciden sumar a los más, y restar a los menos. Como estructura paralela al PRD, AMLO ha creado las "redes ciudadanas" y su objetivo es sumar a los que no son perredistas. Para esas redes ciudadanas, AMLO presenta a 6 personas que van a coordinar, a nivel nacional, a todos los lopezobradoristas no perredistas. Veamos a dos de los "coordinadores nacionales":

Socorro Díaz Palacios, Subsecretaría de Protección Civil en el gobierno de Carlos Salinas de Gortari. El 3 de enero de 1994, mientras los federales perpetraban la matanza del mercado de Ocosingo, declaró (cito el Boletín de Prensa de la Secretaría de Gobernación): "Los grupos violentos que están actuando en el estado de Chiapas presentan una mezcla de intereses y de personas tanto nacionales como extranjeras. Muestran afinidades con otras facciones violentas que operan en países hermanos de Centroamérica. Algunos indígenas han sido reclutados, presionados por los jefes de estos grupos, y también, sin duda, manipulados en torno a sus reclamos históricos que deben seguirse atendiendo". Y más adelante: "El ejército mexicano, por su parte, seguirá actuando con gran respeto a los derechos individuales y de la población hasta dar una respuesta clara y decidida a la demanda de orden y seguridad... bla, bla, bla". En los días subsiguientes la Fuerza Aérea bombardeaba las comunidades indígenas al sur de San Cristóbal de las Casas, y el ejército federal detenía, torturaba y asesinaba a 3 indígenas en la comunidad de Morelia, entonces en el municipio de Altamirano, Chiapas, México.

Ricardo Monreal Ávila.- En enero de 1998, apenas unos días después de la matanza de Acteal, el entonces diputado por el PRI e integrante de la Comisión Permanente del Congreso de la Unión "comentó que el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) es un grupo paramilitar, al igual que aquellos que victimaron a los 45 indígenas tzotziles el 22 de diciembre de 1997 en Chenalhó, Chiapas. "Porque paramilitar es todo aquel que actúa como Ejército sin serlo y se arma siendo civil. Todos tienen que desarmarse, porque todos han contribuido a esta violencia innecesaria, injusta y torpe en el que nos han enlutado a todos los mexicanos", indicó ("El Informador" de Guadalajara, Jalisco. 3/1/98). Días después, antes de pasarse al PRD porque en el PRI no le dieron la candidatura al gobierno de Zacatecas, declararía (cito la nota de Ciro Pérez y Andrea Becerril, en La Jornada, 7/1/98) que el episodio de Chenalhó (se refiere a la matanza de Acteal) sí estaba planeado, "pero no por quien asegura el líder blanco de los indígenas de piel oscura", opina que la posición del EZLN respecto a la matanza trata de "allegarle una justificación adelantada a Marcos y a los intereses que protege", y termina advirtiendo que el EZ sirve intereses extranjeros que buscan "obtener el dominio de la zona del Istmo de Tehuantepec, sus recursos y su ubicación estratégica, objetivo al que adecuadamente Sirven Marcos y los ejércitos que disputan la bandera indígena". Mmh... me suena, me suena... sí, es el punto 28 del programa de AMLO que dice, textual: “Vincularemos el Pacífico con el Atlántico, en el Istmo de Tehuantepec, mediante la construcción de dos puertos comerciales: uno en Salina Cruz, Oaxaca, y otro en Coatzacoalcos, Veracruz, así como ferrocarriles de carga de contenedores y la ampliación de la carretera existente ".

Con esos personajes, López Obrador se ha definido, ha sumado a unos y, con ellos, ha restado, entre otros, a los "neozapatistas".

Pero, por otro lado, ¿por qué no hay nada en ese programa sobre los presos y desaparecidos políticos en la guerra sucia de los 70s y 80s?. Ni sobre castigo a los ex gobernantes que se enriquecieron de manera ilícita. Ni sobre hacer justicia en los casos de las masacres de Acteal, El Bosque, Aguas Blancas, El Charco. Me temo que, en justicia, López Obrador ofrece "borrón y cuenta nueva" lo que, paradójicamente, no es nuevo. Antes de volver a las críticas a los pronunciamientos que sobre México, Latinoamérica y el Mundo hace la Sexta Declaración de la Selva Lacandona, permítanme decirles algo:

De vamos a salir.

Vamos a salir. Vamos a salir, y más vale irse haciendo a la idea. Vamos a salir y, creo, sólo hay 4 formas de detenernos.

Una es con un ataque preventivo, tan de moda en esta etapa neoliberal. Los pasos predecibles son: acusaciones de ligas con el narcotráfico o, en general, con el crimen organizado; invocaciones al estado de derecho y pamplinas por el estilo; una campaña mediática intensa; un ataque doble (contra las comunidades y contra la Comandancia General); control de daños (es decir reparto de dinero, concesiones y privilegios entre los "voceros de la opinión pública"); las autoridades llaman a tomar las cosas con calma; los políticos declaran que lo más importante es que el proceso electoral transcurra en paz y con tranquilidad social; después de un breve impasse, los candidatos reanudan sus campañas.

Otra es tomarnos presos en el momento de salir, o en el transcurso de "la otra campaña". ¿Los pasos? Reuniones clandestinas entre las dirigencias del PRI, PAN y PRD para hacer acuerdos (como en 2001, cuando la contrarreforma indígena); la Cocopa declara que el diálogo está roto; el Congreso vota la anulación de la Ley para el Diálogo; la PGR activa las órdenes de aprehensión; un comando de la AFI, con apoyo del ejército federal, toma prisioneros a los delegados zapatistas; simultáneamente, el ejército federal copa las comunidades indígenas rebeldes "para prevenir el desorden y mantener la paz y la estabilidad nacionales"; control de daños, etcétera.

Otra es matarnosos. Etapas: se contrata a un sicario; se monta una provocación; se comete el crimen; las autoridades lamentan el hecho y ofrecen investigar "hasta las últimas consecuencias y caiga quien caiga". Otra alternativa: "un lamentable accidente provocó la muerte de la delegación zapatista que se encontraba en trayecto hacia bla, bla, bla". En ambas: control de daños, etcétera.

Otra es desaparecernos. Me refiero a una desaparición forzada, como la que se aplicó a cientos de opositores políticos en la etapa de "estabilidad" priísta. Ésta podría ser así: no aparecen los delegados zapatistas; la última vez que se les vio fue cuando bla, bla, bla; las autoridades ofrecen investigar; se aventura la hipótesis de un problema pasional; las autoridades declaran que investigan todas las pistas y que no se descarta que la delegación zapatista haya aprovechado la salida para huir, con una cantidad de pozol agrio, a un paraíso fiscal; la INTERPOL investiga en las Islas Caimán; control de daños, etcétera.

Éstos son los peligros iniciales con los que topa la Sexta. Para enfrentar esas posibilidades es que nos hemos preparado muchos años; es por eso que la Alerta Roja de las tropas insurgentes no se ha levantado, sólo la de los pueblos; y es por eso que uno de los comunicados señalaba que el EZLN puede perder, por cárcel, muerte o desaparición forzada, a parte o a la totalidad de su dirección conocida públicamente, y seguir luchando.

(Continuará...)


Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Marcos.
México, Julio del 2005.


UN PINGÜINO EN LA SELVA LACANDONA. II/II

(La zapatista es apenas una casita, acaso la más pequeña, en una calle
llamada "México", en un barrio llamado "Latinoamérica", en una ciudad llamada "Mundo").

Les decía yo sobre las críticas a los señalamientos que sobre México,
Latinoamérica y el Mundo, hace la Sexta Declaración de la Selva Lacandona. Bueno, pues frente a ellas permítanme algunas preguntas:

De en este mundo no cabes.

¿Qué pasa, por ejemplo, hace más de una década, cuando una niña
(digamos de 4 ó 6 años), indígena y mexicana, ve que su padre, sus hermanos, sus tíos, sus primos, o sus vecinos, toman un arma, una bola de pozol y un tanto de tostadas y "se van a la guerra"?
¿Qué pasa cuando algunos no regresan?

¿Qué pasa cuando esa niña crece y, en lugar de ir por la leña, va a la
escuela y aprende a leer y escribir con la historia de lucha de su gente?

¿Qué pasa cuando esa niña llega a la juventud, después de 12 años de
ver, oír y hablar con mexican@s, vasc@s, norteamerican@s, italian@s, español@s, catalan@s, frances@s, holandes@s, aleman@s, suiz@s, británie@s, fínlandes@s, danes@s, suec@s, grieg@s, rus@s, japones@s, australian@s, fílipín@s, corean@s, argentín@s, chilen@s, canadiens@s, venezolan@s, colombían@s, ecuatorian@s, guatemaltec@s,portorriquefi@s, dominican@s, uruguay@s, brasileñas, cuban@s, haitian@s, nicaraguens@s, hondureñ@s, Bolivian@s, y etcéter@s, y saber de cómo son sus países, sus luchas, sus mundos?

¿Qué pasa cuando ve que esos hombres y mujeres comparten con su
comunidad las carencias, los trabajos, las angustias, las alegrías?

¿Qué pasa con esa niña-luego-púber-luego-jóvena después de ver y
escuchar a "las sociedades civiles", durante 12 años, trayendo no sólo proyectos, también historias y experiencias de diversas partes de México y del Mundo? ¿Qué pasa cuando ve y escucha a los obreros electricistas, trabajando con italian@s y mexican@s en la instalación de una turbina para dotar de luz a una comunidad? ¿Qué pasa cuando se encuentra con los jóvenes universitarios en plena huelga de 1999-2000? ¿Qué pasa cuando descubre que en el mundo no sólo hay hombres y mujeres, sino que la atracción y el amor tienen muchos caminos y modos? ¿Qué pasa cuando ve a jóvenes estudiantes en el plantón de Amador Hernández?
¿Qué pasa cuando escucha lo que dijeron los campesinos de otras partes
de México? ¿Qué pasa cuando le cuentan de Acteal y los desplazados en Los Altos de Chiapas? ¿Qué pasa cuando conoce de los acuerdos y avances de los pueblos y organizaciones del Congreso Nacional Indígena? ¿Qué pasa cuando se entera que los partidos políticos ignoraron la muerte de los suyos y decidieron desconocer los acuerdos de San Andrés? ¿Qué pasa cuando le cuentan que los paramilitares del PRD atacaron una marcha zapatista, pacífica y para llevarle agua a otros indígenas, y dejaron a varios compañeros heridos de bala,precisamente un 10 de abril? ¿Qué pasa cuando ve a los soldados federales pasar todos los días con sus tanques de guerra, sus vehículos artillados, sus fusiles apuntando a su casa?
¿Qué pasa cuando alguien le cuenta que en un lugar que se llama Ciudad
Juárez, secuestran, violan y asesinan a jovencitas como ella y las autoridades
no hacen justicia?

¿Qué pasa cuando escucha a sus hermanos y hermanas, a sus padres, a
sus parientes, contar de cuando fueron a la marcha de los 1,111 en 1997, a la consulta de los 5000 en 1999, platicar de lo que vieron y escucharon, de las familias que los recibieron, de cómo es su modo de los ciudadanos, de que también luchan, de que tampoco se dejan?

¿Qué pasa cuando ve, por ejemplo, a Eduardo Galeano, Pablo González
Casanova, Adolfo Gilly, Alain Touraine, Neil Harvey, con el lodo hasta las rodillas, reunidos en una champa en La Realidad, platicando del neoliberalismo? ¿Qué pasa cuando escucha a Daniel Viglietti cantar en una comunidad "A desalambrar"? ¿Qué pasa cuando ve la obra de teatro "Zorro el zapato" que los niños franceses de Tameratong presentaron en tierra zapatista? ¿Qué pasa cuando ve y escucha a José Saramago hablando, hablándole? ¿Qué pasa cuando oye a Osear Chávez cantar en tzotzil? ¿Qué pasa cuando escucha a un indígena Mapuche contar su experiencia de lucha y resistencia en un país que se llama Chile? ¿Qué pasa cuando se mete a una reunión donde uno que dice que es "piquetero" cuenta de cómo se organizan y resisten en un su país que se llama Argentina? ¿Qué pasa cuando oye a un indígena de Colombia contar que, en medio de la guerrilla, los paramilitares, los soldados y los asesores militares norteamericanos, sus compañeros tratan de construirse como indígenas que son? ¿Qué pasa cuando oye a los "ciudadanos musiqueros" tocar esa música muy otra que se llama "rock" en un campamento de desplazados? ¿Qué pasa cuando sabe que los de un equipo italiano de fútbol que se llama Internazionale de Milano apoyaron económicamente a los heridos y desplazados de Zínacantán? ¿Qué pasa cuando ve llegar a un grupo de hombres y mujeres norteamerican@s, aleman@s y británic@s con aparatos electrónicos, y los escucha contar de lo que hacen en sus países para acabar con las injustícias, mientras le enseñan a armar y a usar esos aparatos, y al rato ella ya está frente al micrófono diciendo "Escucha usted Radio Insurgente, la voz de los sin
voz, transmitiendo desde las montañas del sureste mexicano, y vamos a empezar con una bonita cumbia que se llama "La Suegra ", y les avisamos a los promotores de salud que ya pasen al Caracol a recoger la vacuna" ¿Qué pasa cuando escucha en la Junta de Buen Gobierno que ese catalán vino desde muy lejos para entregar personalmente lo que un comité de solidaridad juntó como apoyo para la resistencia? ¿Qué pasa cuando ve a un norteamericano ir y venir con el café, la miel y las artesanías (y el producto de su venta), que producen las cooperativas zapatístas, cuando ve que no reclama ninguna atención especial a pesar de que lleva años haciendo eso sin que nadie, mas que nosotros, le lleve la cuenta? ¿Qué pasa cuando ve a l@s grieg@s traer el dinero para los materiales de la escuela y pues que se ponen a trabajar junto con los indígenas zapatistas en la construcción? Qué pasa cuando ve a una frentista llegar al caracol y entregar un camión lleno de medicinas, aparatos médicos, camas de hospital y hasta uniformes y zapatos para l@s promotor@s de salud, mientras otros jóvenes del fzln se distribuyen para ayudar en las clínicas comunitarias?
¿Qué pasa cuando ve que los de "una escuela para Chiapas" llegan, se van
y dejan, en efecto, una escuela, un camión escolar, lapiceros, cuadernos,
pizarrones? ¿Qué pasa cuando ve que, a la escuela de idiomas que hay en Oventik (y que, en condiciones heroicas mantiene funcionando un compañero "ciudadano"), llegan hindúes, coreanos, japoneses, australianos, eslovenos, iraníes? ¿Qué pasa cuando mira que llega una persona a entregar con la Comisión de Vigilancia un libro con la traducción en árabe o en japonés o en kurdo, de los comunicados del EZLN y las regalías de su venta?

¿Qué pasa cuando, por ejemplo, una niña crece y llega a la juventud en
la resistencia
zapatísta, durante 12 años en las montañas del Sureste mexicano?

Les pregunto porque, por ejemplo, aquí, haciendo la posta de alerta
roja en el Cuartel General del EZLN, hay dos ínsurgentas. Las dos son, como dicen los compas, "cien por ciento indígenas y cien por ciento mexicanas". Una tiene ahora 18 años y la otra 16. O sea que en 1994 tenían 6 años la una y 4 la otra. Como ellas hay decenas en nuestras posiciones de montaña, centenas en las milicias, miles en los cargos organizativos y de comunidad, decenas de miles en los pueblos zapatístas. El mando inmediato de las dos que hacen la posta es un teniente insurgente, indígena, de 22 años, o sea que tenía 10 años en 1994. La posición está bajo el mando de un capitán insurgente, también indígena, al que, como debe de ser, le gusta mucho la literatura, y tiene 24 años, es decir, 12 años cuando inició el alzamiento. Y en todas partes de estas tierras hay hombres y mujeres que pasaron de la niñez a la juventud y de la juventud a la madurez, en la resistencia zapatísta.

Entonces, les pregunto: ¿Qué les digo? ¿Que el mundo es ancho y ajeno?
¿Que sólo importa lo que nos pase a nosotros? ¿Que lo que pasa en otras parte de México, de Latinoamérica y del Mundo no nos interesa, que no debemos meternos ni en lo nacional ni en lo internacional, y que debemos encerrarnos (y engañarnos), pensando que podremos lograr, solos, eso por lo que murieron sus parientes? ¿Qué no debemos hacer caso a todas las señales que nos indican que sólo haciendo lo que vamos a hacer podremos sobrevivir?
¿Qué debemos negarle el oído y la palabra a quienes no nos han
escatimado ni el uno ni la otra? ¿Qué debemos respetar y apoyar a los mismos políticos que nos negaron una salida digna a la guerra? ¿Qué, antes de salir, tenemos que aprobar ante un jurado calificador para ver si lo que se ha construido acá en 12 años de guerra tiene méritos suficientes?

En la Sexta Declaración les contamos que han entrado nuevas
generaciones a la lucha. Y No sólo son nuevas, también tiene otras experiencias, otras historias.
No lo dijimos en la Sexta, pero lo digo ahora: son mejores que nosotros, los que empezamos el EZLN e iniciamos el alzamiento. Miran más lejos, tienen el paso más firme, son más abiertos, están mejor preparados, son más inteligentes, más decididos, más conscientes.

Lo que plantea la Sexta no es un producto "importado", elaborado por
un grupo de sabios en un laboratorio ascéptíco, y luego implantado en un grupo social. La Sexta viene de lo que somos ahora y de donde estamos. Por eso aparecen esas partes primero, porque no se puede comprender lo que nos proponemos, si no se entiende antes lo que ha sido nuestra experiencia y organización, es decir, nuestra historia. Y cuando digo "nuestra historia" no estoy hablando sólo de la del EZLN, también incorporo la de todos esos hombres y mujeres de México, de Latinoamérica y del Mundo que han estado con nosotros... aunque no los hayamos visto y estén en sus mundos, sus luchas, sus experiencias, sus historias.

La lucha zapatista es una champita, una casita más, tal vez la más
humilde y sencilla entre las que se levantan, con idénticos o mayores penurias y esfuerzos, en esta calle que se llama "México", Quienes habitamos en esa casita, nos identificamos en la banda que puebla todo el barrio bajo que se llama "Latinoamérica", y aspiramos a algo aportar en hacer habitable la gran ciudad que se llama "Mundo". Si esto está mal, adjudíquenlo a todos esos hombres y mujeres que, luchando en sus casas, barrios, ciudades, es decir, en sus mundos, tomaron un lugar entre nosotros. No arriba, no abajo, sino con nosotros.

Un Pingüino en la Selva Lacandona.

Bueno, lo prometido es deuda. Al inicio de este escrito les dije que
les iba a contar del pingüino que hay aquí, en las montañas del Sureste Mexicano, así que ahí
les va.

Sucedió en uno de los cuarteles insurgentes, hace poco más de un mes,
en las vísperas de la Alerta Roja. Me encontraba yo de paso, rumbo a la posición que sería el cuartel general de la Comandancia General del EZLN. Ahí debía recoger a los insurgentes e insurgentas que formarían mi unidad durante la Alerta Roja. El mando del cuartel, un Teniente Coronel Insurgente, terminaba de levantar el campamento y tomaba las disposiciones para mover la impedimenta. Con el fin de no recargarse mucho en el suministro que mandan las bases de apoyo para el sostenimiento de las tropas insurgentes, los combatientes de esta unidad habían desarrollado algunos medios de subsistencia propios: una hortaliza y una granja. Se decidió que de las hortalizas se cargaba lo que se pudiera y lo demás quedaba a la buena de dios. En cuanto a los pollos, gallinas y gallos, pues la alternativa era comerlos o dejarlos.

"Mejor los comemos nosotros y no los federales", decidieron, no sin
razón, los hombres y mujeres (jóvenes menores de 20 años la mayoría), que mantenían esa posición. Uno a uno, los animales fueron a parar a la olla y, de ahí, a los platos hondos de los combatientes.
Tampoco eran muchos animales, así que en unos cuantos días, la población
avícola se había reducido a dos o tres ejemplares.

Cuando sólo quedaba uno, precisamente el día de la partida, pasó lo
que pasó...

El último pollo empezó a caminar erguido, tal vez pretendiendo
confundirse con nosotros y pasar desapercibido con esa postura. No sé mucho de zoología, pero parece que la constitución anatómica de los pollos no está hecha para caminar erguidos, así que, con el bamboleo que le producía el esfuerzo de mantenerse derecho, el pollo caminaba tambaleándose y sin atinar un rumbo preciso. Fue entonces que alguien dijo "parece pingüino". El hecho provocó risas y éstas derivaron en simpatía. El pollo parecía, es cierto, un pingüino, sólo le faltaba la pechera blanca. El caso es que las bromas terminaron por impedir que el "pingüino" tuviera el mismo destino que suscompañeros de granja.

Llegó la hora de la salida y, revisando que no quedara nada, se dieron
cuenta de que el "pingüino" estaba todavía ahí, tambaleándose de un lado a otro, pero sin volver a su posición natural. "Llevémoslo", dije, y todos me quedaron viendo para ver si bromeaba o era en serio. Fue la insurgenta Toñita la que se ofreció a llevarlo. Empezaba a llover y lo puso en su regazo, debajo de la pesada capa de plástico con la que la Toñita protegía su arma y su mochila del agua. Lloviendo iniciamos la marcha.

Llegó el pingüino hasta el Cuartel General del EZLN y rápidamente se
adaptó a la rutina de alerta roja insurgente. A menudo se unía (siempre sin perder la descompostura de pingüino), a los insurgentes e insurgentas en la hora de la célula, o sea del estudio político.
El tema de estos días es sobre las 13 demandas zapatistas y los
compañeros lo resumen bajo el título de "Por qué luchamos". Bueno, pues no me lo van a creer, pero cuando me he acercado a la reunión de la célula, pretextando la búsqueda de café caliente, he visto que el "pingüino" es el que pone más atención. Y no sólo, de tanto en tanto, picotea a alguno que se queda dormido en mitad de la plática política, como reconviniéndolo para que preste atención.

No hay otro animal en el cuartel... digo, además de las culebras, las
tarántulas "chibó", dos ratones de campo, los grillos, las hormigas, un número indeterminado (pero muy grande) de zancudos, y una cojolita que llega a cantar, probablemente porque se siente convocada por la música de cumbias, rancheras, corridos, de amores y de despecho que sale del pequeño radio que se usa para oír el noticiero matutino de Pascal Beltrán en Antena Radio, y luego la "Plaza Pública" de Miguel Ángel Granados Chapa en Radio UNAM.

Bueno, les decía que no hay otro animal, así que parece normal que
"pingüino" piense que nosotros somos sus congéneres y tienda a comportarse como uno más de nosotros. No habíamos advertido hasta qué grado había llegado, hasta que una tarde se negó a comer en el rincón que tiene destinado y se acercó a la mesa hecha de palos.
Pingüino hizo un escándalo, más de pollo que de pingüino, hasta que comprendimos que quería comer con nosotros. Deben saber que la nueva identidad de Pingüino le impide al ex pollo el volar el mínimo necesario para subir a la banca, así que es la insurgenta Erika quien lo sube y le da de comer de su plato.

El capitán insurgente al mando me ha dicho que al pollo, quiero decir
a Pingüino, no le gusta quedarse solo en la noche, tal vez porque teme que los tlacuaches lo puedan confundir con un pollo, y protesta hasta que alguien lo lleva a su techo. No tardará mucho tiempo en que la Erika y la Toñita le hagan con tela una pechera blanca (querían pintarlo con cal o con pintura de casa, pero logré disuadirlas... creo), para que no haya dudas de que es un pingüino y nadie lo confunda con un pollo.

Ustedes pueden pensar que estoy, o estamos, delirando, pero lo que les
cuento es cierto.
Mientras tanto. Pingüino se ha convertido en parte de la Comandancia
General del ezetaelene y, tal vez, podrán verlo con sus propios ojos quienes vengan a las reuniones preparatorias para la "Otra Campaña". También es de suponer que Pingüino sea la mascota del equipo de fútbol del EZLN cuando se enfrente, próximamente, al internazionale de Milano. Tal vez entonces alguien saque una foto para el recuerdo. Tal vez, pasado algo de tiempo y mirando la imagen, una niña o un niño preguntaran: "Mamá, ¿y quienes son los que están al lado de Pingüino?" (suspiro).

¿Saben qué? Se me ocurre ahora que nosotros somos como Pingüino,
esforzándonos por erguirnos y hacernos un lugar en México, en América Latina, en el Mundo.
Como de por sí no está en nuestra anatomía el viaje que emprenderemos, seguramente andaremos tambaleándonos, vacilantes y torpes, provocando risas y bromas. Aunque tal vez, también como Pingüino, provoquemos alguna simpatía y alguien, generoso, nos arrope y nos ayude, caminando con nosotros, a hacer lo que todo hombre, mujer o pingüino deben hacer, es decir, tratar siempre de ser mejores de la única forma posible, o sea luchando.

Vale. Salud y un abrazo de Pingüino (¿?).

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Marcos
México, Julio del 2005.



Por buenosdiasamerica - 30/07/2005 2:05:49 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

TOME CONTACTOS CON NOSOTROS
Historia

1999-2004



Buenos días América nace en 1999, con la necesidad de recuperar nuestra identidad latinoamericana y los valores que en ella se encuentran, hemos utilizado todos los elementos que se requieren para llevar a cabo este objetivo.


Es así que a través de nuestro programa, "Buenos días América" nos juntamos todos los domingos a partir de las 12:00hrs y hasta las 15:00hrs. para emitir una voz de justicia y revolución, teniendo como referente todas las batallas y héroes de la Patria Grande.


Nuestra intención es poder expandir nuestras fronteras, para así mantenernos en contacto con nuestros hermanos en Latinoamerica,que con su lucha ejemplar nos incentiva a luchar en nuestras propias fronteras de acuerdo a nuestras propias realidades a caminar por la senda de Simón Bolivar.


Por buenosdiasamerica - 12/07/2005 1:24:01 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

“HAY QUE IR ORGANIZANDO UN GRAN MOVIMIENTO CONTINE
PARAGUAY:

“HAY QUE IR ORGANIZANDO UN GRAN MOVIMIENTO CONTINENTAL”.

Discurso de Hugo Chávez, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela, a los jóvenes y estudiantes en el Salón Auditorio de la Facultad de Filosofía de la Universidad Nacional de Asunción, República del Paraguay, 20 de junio de 2005.

El público le canta: ¡ Te vinimos a ver, te vinimos a ver, con tu ejemplo de lucha todos unidos vamos a vencer! Y se repite -

“Oye, bonita canción esa. Esa es la música de una vieja canción ‘ ¡en la fiesta de Blas, en la fiesta de Blas todo el mundo salía con unas cuantas copas de más – aplausos - Eso era de tiempos en que yo parrandeaba por ahí, y la embajadora -dirigiéndose a ella- María tu también ¿no? ¿Cuántas fiestas de Blas fuiste tú, María? Y nuestros ministros.

Bueno, muchachas, bueno, muchachos qué feliz me siento aquí de verdad, lleno de... bañado de amor, bañado de amor, gracias, hacen falta esos baños de amor para seguir la batalla, y decía Martí ‘Amor con amor se paga -se oye una voz: ¡te amamos Chávez!, y él, como contestando- nos amamos, nos amamos todos infinitamente, agradezco, voy a saludar a todos los que están ahí afuera – aplausos desde afuera - que no pudieron entrar mira, vamos a darles un aplauso porque no pudieron entrar – aplausos del auditorio - vaya muchachos, y ahí afuera la temperatura debe estar a unos cuantos grados será unos 14, 15 por ahí, -alguien grita: ¡que hable afuera! -él repite: ¿ah que hable afuera? Me han impuesto aquí que hable aquí, ¿cómo hago? Yo so y disciplinado, disciplínense ustedes y oigan – ríe con ganas- que hable afuera… Mira, vamos a ponernos de acuerdo, ¿tú me oyes ahí? OK, deja quieto el que está quieto – risas - ¡Saludos muchachos!

Bueno miren, muchas gracias a la Dra. Rita Wattiez, decana de la Facultad de Filosofía, gracias por sus palabras, por su afecto, por su cariño, y a todos, a la estudiante, María Paz Valenzuela, presidenta del centro de estudiantes – aplausos -, Pablo Chávez – aplausos -, compatriota, líder del Movimiento por la Revolución Estudiantil y del Congreso Bolivariano de los Pueblos – aplausos -, Karina Rodríguez de la Casa de la Juventud – aplausos -, - dirigiéndose a Pablo Chávez- ¿Tú también, no?,¿tú eres de la Casa de la Juventud?, estudiante… Movimiento por la Revolución Estudiantil , Rodrigo –pronunciando mal el apellido y suscitando risas – ¡Buguerrini! – Pablo acota, Buye nomás; ríe el comandante - ¿Dónde está Rodrigo? ¡Ah, eres t ú! - la gente ríe -, del Movimiento por la Revolución Estudiantil de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Asunción, - pregunta a la gente - ¿Ésta es la Facultad de Filosofía, no? ¿y qué otras carreras dan aquí? Psicología, psicología, vi unos muchachos que estudian psicología, comunicación social también, ¿trabajo social, no? –la gente grita los nombres de algunas carreras- aja, ciencias de la educación me dijeron allá los muchachos, bueno un saludo a todos los estudiantes a todas las estudiantes de la Universidad Nacional de Asunción, un saludo afectuoso, bolivariano, -aplausos-, paraguayo, venezolano, latinoamericano. Me dicen que hay aquí también representantes de los gremios de trabajadores ¿si?, trabajadores -aplausos- organizaciones sociales campesinas, ¿radios comunitarias hay aquí? -apl! ausos- radios comunitarias, profesores de las diferentes especialidades… Quiero agradecer al profesor Miguel Ángel Fernández sus palabras y su saludo y su familia está allí con él acompañándole, esa linda niña –dirigiéndose a la nieta del Prof. Fernández- ¿qué estudias tú? -respondiendo él mismo- ¿Filosofía? Está en primaria, -contesta el Prof. Fernández, como bromeando- está aquí, en la universidad, estudiante universitaria, Colegio Experimental Paraguay Brasil (el colegio funciona en el mismo predio de la universidad) Ah, pero imagínate, claro, que Dios la bendiga pues, que Dios la bendiga. Bueno, también estudiantes de las facultades, representantes de los medios alternativos de la Facultad de Filosofía, de la Universidad.

Queridos amigos, yo vengo de hablar en el Congreso como tres horas y media, quedé como engatillado para terminar aquí, me aguanté un poco, porque tenía este compromiso que era como a las..., primero lo habían eliminado, arbitrariamente lo habían eliminado -aplausos-, entonces ayer yo pregunté: ¿Qué había pasado con el evento con los estudiantes y el Congreso Bolivariano de los Pueblos? No, que lo eliminaron no sé porqué, lo eliminaron arbitrariamente, entonces vine yo contra-arbitrariamente, dije: ¡va, el evento va! -aplausos- Y aquí está, estoy más allá, con los muchachos, –la gente canta: ¡no querían que vengamos, a tu ejemplo a saludar, somos revolucionaros, nadie nos podrá parar- Así es fácil hablar, porque ustedes hab lan por uno – risas - con los cantos, la alegría. Miren, Simón Bolívar, hoy hemos estado hablando de él, siempre estamos hablando de él como de Don Augusto Roa Bastos, recordándole esa antorcha paraguaya y latinoamericana y mundial.

Estaba comparando aquel mensaje que dejó Don Augusto para la juventud, él lanzó varios mensajes, una carta al pueblo paraguayo por allá en el año ochenta y tanto, una voz del Paraguay, una voz de la América, de nuestra América, y Don Augusto en ese canto, en ese mensaje a la juventud los invitaba a continuar la lucha, es un llamado a la lucha, una de sus primeras obras, de sus primeros escritos, lleva un título que es un llamado, que es un impulso y que además casualidad, estábamos hablando del A.L.B.A, aquellas de las primeras obras de Don Augusto, la lucha Hacia el alba, Hasta el alba, llamado al amanecer, o como cantaba Alí Primera , ‘Iremos juntando flores, iremos empujando soles hasta llegar. Estaba comparando eso con Bolívar, Bolívar pasó casi toda su vida en un caballo y lo que dejó escrito fue en miles de cartas y proclamas y discursos, en una mano la espada y en otra la pluma; guerrero y constructor de repúblicas, alfarero de repúblicas. Bolívar también habló de la juventud, él siempre fue un joven, se quedó joven para siempre, murió aún cuando físicamente parecía un anciano tenía apenas 47 años, como Sucre se quedó joven para siempre, lo asesinaron cuando tenía 35 años apenas, pero Bolívar en alguna ocasión le escribía a su sobrino, un sobrino suyo que había quedado huérfano, y le daba consejos para los estudios, y en una de esas cartas escribió: ‘Juventud que no lucha, retrograda y se degenera, la juventud está hecha para luchar, para batallar, si no lo hace no es juventud –se oye un grito de ¡cierto! y aplausos- si no lo hicieran no! es juventud. Estaba revisando unas notas sobre ese tema...para venir a hablar con ustedes los jóvenes estudiantes de la universidad de Asunción. Y hablando de intelectuales como Roa Bastos estaba recordando con estas notas que en 1960 Jean Paul Sartre visitó La Habana y estaba comenzando la Revolución, conoció a Fidel; por supuesto conoció al Che, habló mucho con el Che.

El Che también se quedó joven para siempre en la quebrada del Y uro , y anda entre las juventudes –aplausos- hay una foto donde el Che aparece encendiéndole habano al filósofo, hablando de filosofía, a Sartre y luego Sartre más tarde escribe sobre sus vivencias en La Habana de aquellos años ‘60 y escribe esta frase... la traje para nosotros, pero sobre todo para ustedes muchachos y muchachas: ‘Puesto que era necesario una revolución, las circunstancias designaron a la juventud para hacerla, sólo la juventud experimentaba suficiente cólera y angustia para emprenderla y tenía suficiente pureza para llevarla cabo, la Revolución Cubana” –aplausos-.

Era Fidel un muchacho y, Fidel se quedó un muchacho para siempre también –aplausos- y sobre todo ahora después que planificó; porque yo estoy ya convencido que Fidel planificó la caída que se dio –risas- sí, él dice que no, que yo estoy difamándolo, pero seguro que la planificó, yo me puse a analizar el video y se ve clarito, él termina de hablar y da un movimiento en el pie preparándose para la caída, da unos pasos –risas- y ahí el escalón, peló un escalón, lo hizo adrede y se fue de boca y cayó allá, y lo hizo; ya yo sé porque lo hizo, porque ahora le operaron la rodilla, el brazo; y entonces él mismo reconoce y yo le digo entonces a confesión de...como es... de parte relevo de prueba, el dice: me hacía falta la ca&i acute;da porque quedé como nuevo, ven el subconsciente traiciona – aplausos- Él seguro que planificó la caída.

Lo último que estábamos disfrutando un mundo en La Habana hace unos meses, uno o dos meses, fuimos al evento, a uno de tantos eventos de interés; entonces llegó un cable en pleno acto y se lo pasan a Fidel y entonces comienza a leerlo, uno de los halcones de allá de Washington como siempre, lanzando acusaciones contra nosotros, pero entonces dice este imperialista que la unión entre Fidel y Chávez es una unión muy perversa, muy dañina y le asigna a cada uno una tarea, yo al final dije: qué vergüenza, me tocó a mí la tarea de ser un acaudalado financista de movimiento, porque dice la nota que Fidel lee: ‘el genio malévolo de Fidel se unió al acaudalado Chávez que tiene millones de dólares para financiar movimientos subversivos en América Latina, entonces est ábamos disfrutando un mundo leyendo la nota aquella, ‘el malévolo genio, el genio malévolo y el acaudalado, me tocó a mi ser el acaudalado que saca, mira la plata. Bueno muchachos, la juventud como dijo Sartre, como dijo el Che: El presente es de lucha, el futuro nos pertenece , era una frase que oíamos nosotros cuando muy jóvenes por los sesenta por los setenta y henos aquí, aquí ahora delante de ustedes ya con medio siglo a cuestas y ustedes comenzando la vida.

Muy oportuna esta visita a Asunción, a esta cumbre del MERCOSUR en la que hemos participado para este contacto con ustedes, contacto que estimula, que alienta y para hacer algunas reflexiones, para dejar algunas ideas con la humilde intención de que abonen, de que ayuden a la batalla, a la lucha. Porque normalmente en Venezuela cuando hablo con jóvenes como ustedes de la edad de mis hijos, yo tengo una hija de veintiséis; otra de veinticuatro. Una se casó –risas- un varón de veintiuno y otra niña de ocho, bueno, ya tengo dos nietos; una nieta de siete y otro de dos años.

Casi siempre que hablo con los jóvenes más jóvenes, hace poco fui a hablarles a los muchachos de la Academia Militar, muchachos como ustedes de veintiuno, veintidós que se han graduado, salen este año de la Academia Militar y me han designado su padrino, hay otro grupo de comandantes, de mayores que en el curso de Estado Mayor designaron padrino a Fidel Castro y eso tiene a la oposición, a la derecha, al borde de la locura –risas- no entienden cómo es que un grupo de comandantes va a nombrar a Fidel Castro padrino. Así están las cosas en Venezuela, entonces, fui a hablar con los muchachos, casi siempre repito una idea porque la tengo muy aquí, muy presente en la mente, recordando la juventud aquella que vivió en los sesenta, en los setenta, en los ochenta, en los noventa.

Para nosotros la generación nuestra, el canciller Alí Rodríguez, aquí está con nosotros –aplausos- Alí fue, entre otras cosas que ha sido, jefe militar guerrillero, guerrillero, anduvo con un fusil en unas montañas y yo lo perseguía –risas-, cuando lo conseguí nos sentamos a conspirar –risas- .

Jorge Giordani, Ministro de Planificación, Prof. Universitario –aplausos- revolucionario todo; Gustavo Márquez, nuestro ministro de Estado para la Integración ; nuestra embajadora en Montevideo, nuestro embajador Huerta aquí en Asunción –aplausos- , toda nuestra delegación, la diputada Alicia Castro del Congreso de la nación Argentina; el vice-ministro para América Latina, Eustoquio Contreras, la embajadora de Cuba en Asunción –aplausos y dirigiéndose a la embajadora- Mándale una nota a Fidel con todo esto que yo dije ahorita, que se ría esta madrugada, mañana seguro me responde: ‘Chávez es un difamador, me ha estado difamando – risas-.

Bueno, yo siempre esa idea la tengo aquí, porque para nosotros el año 2000 era para nosotros como una fecha mágica, un número mágico el 2000. Yo desde niño tenía una cosa mágica con el 2000, una especie de temor incluso, porque mi abuelita, que en paz descanse, mi mama vieja que me crió, Rosa Inés. Ella nunca fue a la escuela, pero me enseñó a leer y escribir y me enseñó a sembrar el maíz, a recogerlo y a compartirlo y a cuidar los pajaritos y las flores y a cantar canciones y me llenó de amor desde que era un bebé, entonces ella decía que el 2000 y más que había como una profecía, se iba a acabar el mundo.

Yo cuando ella tenía cierta edad le decía, porque mi mamá quería que yo fuera cura, yo fui monaguillo me confieso, casi cura soy yo. Yo fui monaguillo hasta que me escapé de la Iglesia y entonces, cuando uno ya leía cosas yo le decía: ‘abuela, pero cómo se va a acabar el mundo si lo hizo Dios, no se puede acabar. Ella me decía: ‘yo no sé hijo, pero 2000 y más. Yo le tenía cierta reserva al 2000, pero mucho más que eso, era como una fecha mágica. Ya cuando éramos adolescentes, adolescentes en los 60, en los 70, un soñaba con el 2000 y fuimos caminando, ¿no? Caminamos los 60… fue una época, una década maravillosa, uno despertaba a la vida. Fue una época, una década, el Mayo francés… Bueno, también hubo golpes como la P rimavera de Praga, el Che, Fidel, la Cuba revolucionaria que nació como un torrente, los Beatles, ¿ah? ¿Cómo te quedó el ojo? – risas -. Bueno, aquella música y aquél ‘Paz y amor, peace and love, aquello llegó de muchas maneras ¿no? A las juventudes de aquella época, aquellas películas como: Las Fresas de la Amargura . Las luchas estudiantiles y la revolución que prendió como fuego sagrado en las tierras de la América. En todos estos pueblos y en todas estas tierras se comenzó a oír el grito ¡Revolución!

Luego, los 70, los caminamos también. Comenzando los 70 me llegó un fusil a las manos y me hice soldado. Y uno seguía soñando joven, muy joven todavía y terminando los 70 uno comenzó a sentir que algo se estremecía bajo los pies. Y comenzaron a retumbar las crisis en nuestros pueblos, comenzaron a emerger con fuerza la crisis moral, la crisis económica, la crisis social.

En Venezuela, en los 80 marcaron, comenzando la década, el Viernes Negro, 1983, crisis económica, palabra que no se conocía en Venezuela, situación que no se conocía, devaluación, inflación. Eso en Venezuela, durante décadas, había sido materia para los estudiosos de la economía, inflación, devaluación, déficit, desempleo, incremento de la pobreza. Luego, finalizando la década, la explosión social, rebelión popular, el Caracazo, miles de muertos, represión salvaje de una llamada democracia que atropellaba a los pobres y protegía a los poderosos.

Y así nos dimos cuenta que el 2000 se acercaba y perdió el carácter mágico que le habíamos dado cuando éramos niños, cuando muy jóvenes. Y entramos en una tormenta y llegamos a los 90. Rebelión militar en Venezuela, otra vez el fusil y otra vez la consigna y la prisión de los compañeros que se quedaron. Y el dolor de un pueblo masacrado, explotado, dejado. Y otra rebelión armada más y entramos en la fase más agitada de la tormenta, ‘90, ‘92, 94 y así fuimos buscando el camino en medio de la tormenta y llegamos al 2000 en medio de la tormenta.

Entonces yo concluyo, muchachos, con una afirmación, producto de esos 40 años, a nosotros, a mi generación, digo: Nos robaron el futuro, nos lo robaron. Llegamos al futuro ¿dónde está?. Todo es una tormenta, se trata ahora de que nosotros en los que nos queda en vida, los que ya hemos pasado los 50, algunos los 60, debemos hacer todo lo posible con nuestros errores, con nuestras impurezas, nuestras contaminaciones incluso, porque también hay que decir que la generación a la que pertenecemos, esa generación fue bombardeada de falsos valores, fue envenenada, le borraron buena parte de la memoria histórica, pero con todo lo que podamos tener de fortaleza y de conciencia, de coraje y de luces, lo poco que podamos tener de eso, todas las fuerzas morales, físicas, intelectuales que podamos reunir nosotros, los que nacimos por los ‘50 o por los ‘40, tenemos que aportarlo aunque sea como ceniza, no importa ya. Para evitar, para impedir que a ustedes, hermosa juventud, le roben también el futuro -aplausos- Y además aún a esos niños, a esos niños que andan por allí soñando con mundos futuros y mejores. De eso se trata, así que tenemos que echar el resto sin ningún temor, con audacia.

Cito siempre un grito, más que un pensamiento es un grito o una consigna de José de San Martín. Tenemos que decirnos y grabarnos en el alma y en la mente para quitarnos cualquier temor aquella frase de San Martín ‘seamos libres, lo demás no importa nada, nada importa, solo seamos libres, qué importa lo demás –aplausos-. Porque bueno, a veces cuesta caro la osadía, siempre cuesta caro.

Estábamos recordando ahora en el Congreso como al pueblo hermano de Haití le han cobrado los imperios el atreverse y, sobre todo la sociedad dirigida por los blancos, el racismo del norte, le ha cobrado a los negros hermanos de Haití el haberse atrevido hace 200 años con una revolución como instrumento haber instaurado la primera república negra y libre de este continente.

Allí está Haití, le ha costado caro como al Paraguay - y también decía yo - le costó caro y ha pagado caro, bueno, la maravillosa osadía de construir un proyecto propio con el pueblo paraguayo laborioso. Con el ejemplo de los comuneros el Paraguay construyó su modelo de desarrollo y vaya que lo estaba construyendo con éxito con ese gran líder Francisco Solano López al frente. Y vino la guerra de la Triple Infamia a cobrarle al Paraguay su osadía y entre otras cosas, como ustedes saben mejor que yo, exterminó la vida del 70 de la población. El Paraguay, hay que recordarlo, para esa época tenía casi la misma cantidad de población que la Argentina y tenía el primer y más moderno ferrocarril de entonces y era el primer productor de tabaco y uno de los primeros productores de algodón, de madera y vinieron a cobrarle su osadía los imperios del mundo.

Así que siempre cuesta, pero no pesa. Una cosa es que cueste y otra cosa es que pese. No nos pesa nada, es una tarea, es una responsabilidad y eso es lo que en Venezuela hemos comenzado a hacer, cuéstenos lo que nos cueste. No… estamos dispuestos a enfrentar cualquier cosa, cualquier cosa. Hoy leíamos esta noticia, esta mañana me llegó de Caracas: ‘Estados Unidos lanza una guerra de propaganda en la región. Última Hora. No se cansan, ni se cansarán, el Imperio nunca se cansa, hasta que perezca, algún día perecerá – aplausos y cantos: ¡Llora, llora, llora, Imperialismo llora, que con Hugo Chávez te llegó la hora! -

Miren, les voy a decir algo, con Hugo Chávez no es que le llegó la hora, el único que puede acabar con el imperialismo es el pueblo –aplausos-, es decir, son los pueblos. Si pudiéramos singularizarlo, pero los pueblos, por eso el Congreso Bolivariano de Los Pueblos, la sumatoria de todos los pueblos, de todas las corrientes es lo único que puede acabar con el Imperio. La fuerza, la fuerza moral, la fuerza física, la fuerza política, la fuerza. No hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista, dice un viejo lema popular.

Bueno, fíjense esta noticia: ‘El Pentágono también planea actualizar, dice salió por La Nación , Argentina, ‘sus planes militares de contingencia para Venezuela y Bolivia. Washington. En silencio entre las sombras el comando militar de operaciones especiales de Estados Unidos desplegará en América Latina equipos de contra propaganda en potenciales focos de terrorismo, dicen ellos, ‘y de desestabilización regional para tratar de neutralizarlos, mientras el Pentágono actualiza sus planes militares de contingencia en Venezuela y Bolivia. El Pentágono comenzó a desplegar en los últimos seis meses equipos de entre dos y cuatro militares especialistas en guerras de información para que desarrollen campañas de publicidad a favor de los intereses de la Casa Blanca en Medio Oriente, Am&eacu te;rica Latina o cualquier otro punto del planeta, según informó la revista Times en su última edición. La nueva unidad llamada Equipo Conjunto de Apoyo para Operaciones Psicológicas tiene su base central en Tampa, Florida y cuenta ya con 38 expertos en ese tipo de operaciones aunque agrupará a 113 militares en 2006 más artistas gráficos y editores de videos. El equipo tiene ya un presupuesto aprobado de casi 100 millones de dólares para los próximos 7 años más la posibilidad de acceder a partidas presupuestarias extras para contrarrestar acusaciones de grupos terroristas en cualquier país. Un vocero militar del comando confirmó a La Nación que el equipo actuará en América Latina, pero se negó a precisar si opera ya en algún país de la región en particular. No estamos autorizados a dar información sobre operaciones ! dijo. El Departamento de Defensa también avanzaría con la actualización de sus planes de operaciones militares en la región con particular énfasis en dos teatros de operaciones, Venezuela y Bolivia, dijeron a La Nación dos fuentes vinculadas con la Casa Blanca. El Pentágono confirmó solo parte de esa información y calló sobre el resto. Las fuerzas armadas de los Estados Unidos tienen la responsabilidad de prepararse para todo tipo de contingencias, pero por razones de seguridad no revelamos detalles acerca de esos planes , dijo a La Nación el vocero para América Latina, Alvin Plecksiko. Habiendo dicho eso, no sé de planes militares específicos para futuras operaciones en Venezuela o Bolivia .

Pero es tan cierto lo de los planes contra Venezuela que tenemos copia, hemos obtenido copia de planes militares contra Venezuela donde aparecen incluso la cantidad de bombardeos que sobre Caracas harán falta, que sobre Maracay, que sobre las principales ciudades de Venezuela. Tienen calculado cuántas bombas, cuántos aviones deben salir por día, durante cuántos días, etc. Nombraron al frente de esta unidad, según la información, a un coronel que estuvo ya en el Medio Oriente. – del público le preguntan: Señor presidente, ¿usted sabe que nuestro Congreso ha aprobado que tropas de los Estados Unidos vengan acá a hacer su entrenamiento? - Sí, yo lo he leído – del público le dicen: Seguro que todos los que estuvieron hoy con usted le dicen que están con usted, per o le mienten porque aprobaron eso en el Congreso - Yo lo he leído, solo que, como ustedes comprenderán, por razones de respeto a la soberanía del Paraguay, pues yo, me eximo de hacer comentario alguno al respecto, no debo hacerlo, no puedo hacerlo – aplausos y cantos ¡Bush fascista, vos sos el terrorista! ¡Bush fascista, vos sos el terrorista! -

Ahora, sin embargo, nosotros, como dije, estamos dispuestos a enfrentar cualquier tipo de agresión. Hace poco me reuní con un grupo de compañeros de la Fuerza Armada y les decía yo, si tuviéramos que terminar la vida, andábamos por unas montañas, y les dije, ‘oye, estas montañas son buenas para la resistencia, si tuviéramos que terminar la vida en las montañas de Venezuela, en las selvas de Venezuela resistiendo una invasión, nosotros estamos dispuestos – aplausos –.

Yo voy solo a repetir aquí para responder a estas agresiones permanentes y a estas noticias y a esos avances de las fuerzas militares norteamericanas. Hace poco nada más que un general, jefe del comando sur del ejército de los Estados Unidos, ha dicho que el presidente de Venezuela es una amenaza para la región, lo cual evidencia que desde el punto de vista militar pues me han ubicado como un blanco militar. Una fuerza como la de Estados Unidos que declare públicamente que Chávez es una amenaza y que el gobierno venezolano es una amenaza para la estabilidad de la región, pues está prácticamente declarando la guerra. Nosotros tenemos que responder como lo hemos hecho siempre. No quisiéramos una guerra armada, porque la guerra… ya estamos en plena guerra, una guerra de cuarta generación como dicen los te&o acute;ricos que comienza con esto, con la guerra psicológica y con la guerra económica y la guerra política y la última fase, la guerra militar, pero solo voy a repetir para los que están pensando que eso pudiera ser la solución, algo que dijo el muchacho de la caída, Fidel Castro. Hace poco Fidel dijo, hace como un año, hablando sobre el hipotético escenario de una invasión a Cuba, yo repito igual para Venezuela: si los imperialistas norteamericanos invaden Venezuela, comenzaría la guerra de los 100 años – aplausos y ovación – Comenzaría la guerra de los 100 años y no solo eso, Fidel agregó algo más hace poco, ya hablando de Venezuela, lo cual es absolutamente cierto, una invasión norteamericana sobre Venezuela incendiaría este continente, no solo Venezuela – aplausos y ovación -.

Y aquí tenemos que llegar al momento en el cual tengamos por consigna defensiva y ofensiva ante las agresiones imperialistas esa perspectiva, es decir, si el imperio norteamericano arremete a cualquiera de nuestros pueblos, eso debemos tomarlo como una agresión contra todos los pueblos de América Latina y el Caribe – aplausos -

Ahora, nosotros hemos venido avanzando por un camino espinoso, y así tiene que ser, quién dijo que el camino de la revolución es un camino fácil. Era el Che o fue el Che, es el Che quien lanzó de tantas ideas y frases, reflexiones y escritos aquella ‘En una revolución se triunfa o se muere, si es verdadera se triunfa o se muere y de allí Patria o Muerte – aplausos - Revolución o Muerte – aplausos - . Ahora, son ustedes, muchachos, muchachas, y en ustedes veo los rostros de los muchachos de Venezuela, son ustedes al decir de Jean Paul Sartre los que tienen el suficiente coraje, los que tienen la suficiente entereza, los que tienen la suficiente voluntad y sobre todo los que tienen la suficiente pureza para emprender la tarea heroica, grandiosa de hacer una revolución en este continente los próximos años y las próximas décadas – aplausos -

Nosotros hemos asumido la vanguardia, saben, pero con grandes defectos, con grandes debilidades. En el caso venezolano duelen tantas cosas, traiciones, inconsecuencia, vicios de una generación, repito, a la que pertenezco pero que fue bombardeada y hay mucho supuesto revolucionario que apenas tú lo pones en un cargo a manejar dinero, se le olvida la revolución. Más de uno, más de una sorpresa me he llevado, incluso grandes amigos de muchos años. Revolucionarios o al menos así dijeron serlo durante años. O la otra gran falla que también presentamos en nuestros cuadros es la falta de capacidad muchas veces, tú colocas a alguien en un cargo y es muy conciente, un buen revolucionario, pero no tiene capacidad. Decía el Che Guevara ‘La revolución no puede estar reñida con la calidad, calidad revo lucionaria, eficiencia revolucionaria, hacer las cosas bien y rápido.

Cómo sufro yo, cómo sufrimos cuando hacemos planes y no funcionan, o caminan con la velocidad de un morrocoy, como los planes de vivienda en Venezuela, por ejemplo. Para poner un ejemplo, que ha sido uno de los fracasos de nuestra revolución hasta ahora. Estamos empeñados en revisar y estamos impulsando ahora la Misión Hábitat y Vivienda, pero ha sido un fracaso y ha habido de las dos cosas, corrupción e incapacidad, pues. A veces falta de capacidad de planificación, falta de método o dejarse llevar por la inercia, el camino de lo más fácil, la línea de menor resistencia, como dice el amigo Mézsároz. Ingenuidades… alguien que es colocado en un cargo y entonces comienza a contratar empresas privadas para construir las viviendas, las mismas empresas que trabajaron con los gobiernos ant eriores de la IV República , empresas que te roban, que construyen viviendas con materiales de baja calidad, se llenan de dinero, todos los vicios porque nuestras sociedades fueron envenenadas con todos los vicios habidos y por haber. La corrupción se disfraza de mil maneras y es una de las grandes amenazas de cualquier proceso revolucionario, por eso ustedes y solo ustedes, muchachos tienen la pureza suficiente para hacer una gran revolución en el siglo 21 en este continente – aplausos - Solo ustedes podrán hacerlo – aplausos -

Las filas nuestras, mi generación, están muy disminuidas, muy disminuidas, viciadas, a veces incluso uno termina sintiéndose en una soledad terrible. Uno cruza desiertos muchas veces, terribles soledades. Pero nuestra tarea es esa, ya lo dije, poner el máximo de lo que nos queda por dentro, de lo que tenemos por dentro para servir como de puente, de transición a lo que viene, que son ustedes y los que vienen detrás de ustedes, esos niños, esa niña.

Pero permítanme decirles que, y con eso terminé mis palabras en el Congreso, reflexionando por 200 años o a lo largo de 200 años. Hace 200 años hubo una posibilidad con la independencia, con las guerras de independencia, hubo una posibilidad ¿de qué?, de construir repúblicas verdaderas, de hacer una revolución donde, como dijo Simón Bolívar, la justicia fuese la reina de todas las virtudes republicanas, de conformar la unidad en las repúblicas nacientes para lograr lo que él mismo dijo, el equilibrio del universo, para enfrentar la amenaza de los viejos imperios y del nuevo imperio que ya Bolívar vislumbró en los Estados Unidos de Norteamérica. Porque es de Bolívar una frase que poco se conoce, yo la repito cada vez que puedo por allí, es de Bolívar y es una profecía y vale oro la frase para la reflexión. Acuñó Bolívar esta frase: ‘Los Estados Unidos de Norteamérica parecen destinados por la providencia para plagar la América de miseria a nombre de la libertad, 1826 apenas – aplausos y cantos ¡ Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina !-

A veces o siempre, cuando reflexiono en eso mirando hacia atrás en la historia digo que hubo una gran oportunidad hace 200 años, pero no pudieron aquellos hombres y aquellas mujeres. No pudieron, ¿cómo terminaron los verdaderos patriotas, los verdaderos líderes, los revolucionarios auténticos? ¿Cómo terminaron? ¿Cómo terminó la vida de José Gervasio Artigas? Aquí en el Paraguay en el exilio, ¿cómo terminó José de San Martín? En Europa, ¿cómo terminó Bernardo OHiggins? Expulsado de Chile, ¿cómo terminó Simón Bolívar? Expulsado de Venezuela y solitario en Santa Marta. ¿Cómo terminó Antonio José de Sucre? Asesinado en Verruecos, ¿cómo terminó Simón Rodríguez? Anciano y solitario en los ríos de Sudamérica, viviendo con los indios y su frustración, ¿cómo terminó Manuela Sáenz? Muriendo de peste solitaria en Paita recordando su infinito amor a Simón Bolívar. Así terminaron ellos, expulsados, expatriados, asesinados, quemados, y ¿quiénes se erigieron en el poder? Las oligarquías de estos pueblos, las oligarquías de estas naciones, quiero decir, de cada república y el lacayismo que se entregó al nuevo imperio norteamericano. Se puso de rodillas y entregaron la dignidad y aquí estamos hoy, 200 años después.

Ahora, yo sí creo que esta nueva ofensiva que ha comenzado tiene, a pesar del análisis objetivo que siempre habrá que hacer de las fuerzas adversarias que son muy grandes y no debemos subestimarlas nunca, pero tampoco debemos subestimar las fuerzas nuestras. Sería terrible el error de subestimarnos para caer en el derrotismo, en la apatía, en la entrega, en la actitud defensiva. No… la mejor defensa ¿cuál es? El ataque.

Estamos en tiempos de ataque, de ofensiva – aplausos - de avance, son tiempos de ofensiva – aplausos - La ofensiva en todos los frentes, el ideológico, el político, el moral, el social, interno, externo, nacional, internacional. Es tiempo, como dijo el Che, ¿cómo fue que dijo el Che en su última carta o una de sus últimas? ‘Tomo mi adarga al brazo y vuelvo a sentir bajo mis piernas el costillar de Rocinante, es tiempo de nuevo, ha llegado una nueva hora.

Decía Bolívar: ‘echemos el miedo a la espalda y salvemos la patria, echemos todo a la espalda y salvemos la patria. Ahora, se trata de planificar, de pensar, filosofar para transformar el mundo, se trata de que no podemos terminar nosotros como aquellos hombres, aquellas mujeres, se trata de que en esta nueva oportunidad debemos apuntar bien hacia la victoria y creo que tenemos posibilidades objetivas, condiciones objetivas y condiciones subjetivas para que un poderoso movimiento popular vaya tomando cada día más fuerza, más forma, más perspectiva hacia la victoria. Habrá que tener paciencia, eso sí, pero la paciencia acompañada, decía Bolívar, otra vez Bolívar, paciencia acompañada por la constancia. Bolívar acuñó una frase también muy hermosa y muy orientadora , ‘si queremos tener patria, tengamos paciencia y más paciencia, constancia y más constancia, trabajo y más trabajo agregaría yo, estudio y más estudio, para tener patria, lucha y más lucha, conciencia y más conciencia, desprendimiento y más desprendimiento.

En Venezuela, y esto no pretende ser fórmula para ningún otro pueblo hermano, cada país, cada pueblo, cada circunstancia, en Venezuela comenzó un proceso, se desató y después de varios años llevamos un grado de avance interesante, interesante grado de avance, pero estamos en plena transición.

Siempre les digo a los venezolanos, nadie cante victoria, es muy temprano. Como que estemos comenzando el juego de fútbol, el primer pitazo del primer tiempo y hayamos metido el primer gol y a los cinco minutos metamos el segundo y salgamos cantando victoria… cuidado, apenas comienza el juego, este juego es largo. Que nadie cante victoria. Estamos en plena transición.

Hace poco les hablaba a mis hijos, me reuní con ellos el sábado para adelantar la reunión de familia del día del padre antes de venirme porque teníamos que salir el domingo a primera hora, y hablábamos de eso, yo les colocaba el ejemplo. Estaba una de mis hijas haciendo el trabajo para la universidad sobre el Poder y sobre Gramsci y el Bloque Histórico en la Universidad Bolivariana , allí estudia María; entonces yo les ponía el ejemplo del agua y la transición. El agua hierve a 100º, se evapora a 100º, a 99,9º no se transforma de líquido a gaseoso, pudiera permanecer allí un siglo en ebullición, a 90º a 99º, solo después de los 100º se transforma en vapor y aún transformada en vapor, aún no es irreversible porque va a las nubes y vue lve a caer en el ciclo.

Una revolución debe ser impulsada a través de un verdadero proceso de transición. Nosotros lo hemos definido así grosso modo, la vía venezolana. Habrá distintas vías, la vía venezolana, una democracia revolucionaria. Estamos en pleno proceso de hacer la democracia venezolana cada día más revolucionaria, instrumentos democráticos transformadores revolucionarios que conforman el eje central de una transición. Ahora, ¿hacia dónde? Ciertamente tenemos un proyecto, está en nuestra constitución elaborada por nuestro pueblo, aprobada por nuestro pueblo en el proceso constituyente del 99. Últimamente hemos agregado un elemento más, esa transición que en Venezuela está en marcha ¿hacia dónde va? ¿Hacia dónde debe apuntar? La dialéctica y el avance dialéctico del proceso van definiendo horizontes y va definiendo perspectivas, va definiendo los cuadros mucho más claro. Y fue a comienzos de año, de este año cuando comencé a hacer el llamado, comenzamos a hacer el llamado a nuestro pueblo para que construyamos en el marco de esta democracia revolucionaria el rumbo hacia el socialismo – aplausos –

El rumbo hacia el socialismo, y es que no hay otro camino. Es mentira aquello que nos vendían de la tercera vía, el capitalismo humano, eso no existe. No, mentira, fueron estratagemas de las clases dominantes, sobre todo en la década de los 90 para tratar de edulcorar el proyecto neoliberal de dominación, el proyecto imperialista, sobre todo después de la caída de la Unión Soviética y el Muro de Berlín y el llamado ‘fin de la historia. Capitalismo humano, tercera vía, mentira. Ahí está la bifurcación, estoy convencido de que solo hay dos caminos, que solo hay dos caminos, o el capitalismo que conduce directo al infierno, a la quinta paila además, o el socialismo que conduce a un nuevo mundo – aplausos y cantos ¡ No queremos y no nos da la gana ser una colonia norteamerican a y sí queremos y sí nos da la gana América Latina socialista y soberana !-

Miren, si ustedes con esa fuerza, con esa pureza, con esa mística y con ese amor esa consigna la llevan a la realidad a lo largo y ancho de este continente, nada ni nadie podrá evitar que América Latina sea así como ustedes la cantan – aplausos -. Solo que tenemos que hacerlo, tenemos que hacerlo. Yo creo que hemos comenzado a hacerlo, hemos comenzado a hacerlo.

El neoliberalismo está viviendo una verdadera crisis, el modelo del capital está en crisis integral, crisis permanente veníamos diciendo ayer con el ministro Giordani, estudioso del socialismo desde hace tiempo, socialista es él y estudioso del socialismo y del capitalismo. La crisis del modelo del capital es profunda ya, no es coyuntural, es permanente y avanza como un reptil, dice un buen amigo filósofo, es como un cáncer, no tiene solución la crisis del capital y del capitalismo.

De esto se viene hablando desde hace décadas atrás, pero es que la crisis no ha hecho sino crecer y uno de los detonantes, y ustedes se van a acordar de mi, uno de los detonantes más poderosos que están ya activados y que va a acelerar esa crisis del capitalismo y el desespero capitalista va a ser la crisis energética que sobre el mundo se cierne como una gran nube, lo cual pudiera llevar como ya ha llevado a guerras, a invasiones y ahí es donde aparece Venezuela de nuevo en primer plano, porque Venezuela tiene la primera reserva probada de petróleo en el mundo y la primera reserva de gas probado de todo este continente y nosotros no queremos que eso siga siendo utilizado única y exclusivamente por el mundo del norte y mucho menos por el imperialismo norteamericano. Nosotros queremos compartir esa riqueza en primer lugar con los pueblos de América Latina y el Caribe para justicia de nuestros pueblos – aplausos-

Pero la crisis del capital y del capitalismo ha llegado a tal nivel que obligó al modelo a quitarse la máscara. ¿A qué me refiero? Hasta hace pocos años se hablaba, incluso algunos intelectuales de la izquierda, vamos a llamar de la izquierda vieja cayeron en la trampa y algunos de buena fe, creo yo, de aceptar la tesis del Pater Noster , es decir, una especie de imperio virtual, de imperio bueno, protector, virtual que ya no necesitaba utilizar la fuerza militar, no necesitaba bombardear o invadir pueblos, que ya era el imperio económico y había que sumarse, pues a la corriente globalizadora del libre mercado y aprovechar, como llaman, las oportunidades de la globalización dándola como un hecho inevitable. Yo he oído y he leído discursos y escritos de intelectuales de izquierda, pensadores de res peto que llegaron incluso a plantear ese tema o llegaron a rozarlo, como rindiéndose ante la historia. Eso fue hasta hace pocos años y el mismo imperialismo se presentaba ante el mundo como el Padre Nuestro protector, proponente de áreas de libre comercio para las Américas, para el progreso de los pueblos, abrazándose.

Recuerdo incluso a un ex presidente norteamericano estando en La Habana en mi primer viaje a aquella hermana y querida tierra y el primer encuentro con Fidel en 1994, era diciembre y era en Miami la primera Cumbre de las Américas y el entonces presidente de los Estados Unidos lanzó la frase hiriente, indignante cuando dijo: ‘Con esta Cumbre de las Américas estamos haciendo realidad el sueño de Bolívar, el libertador.

Pero fíjense cómo han pasado los años y cómo han cambiado las circunstancias que ahora Mr. Danger vino a la cumbre esta de la OEA y respetó a América Latina y respetó al pueblo argentino. Habló de San Martín, pero no habló de Bolívar. Reivindicamos la memoria de San Martín como uno de los grandes libertadores del sur, pero a Mr. Danger no le salió, no pudo hablar de Bolívar porque él sabe que es cierto lo que ustedes cantan ‘Alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina – Risas, aplausos y canto ¡ Alerta, alerta, alerta que camina la espada de Bolívar por América Latina !-

Ahora, fíjense el discurso de Mr. Danger, Mr. Danger es un personaje de una novela de Rómulo Gallegos llamada Doña Bárbara , una linda novela, entonces uno de los personajes es un gringo que vive en las sabanas de Apure por allá comenzando el siglo XX y lo llaman los llaneros Mr. Danger, Mr. Peligro y éste es Mr. Danger al cubo – risas - Porque aquél lo que hacía era invadir tierras y quitarle la tierra a los campesinos, éste le quita las tierras a punta de bomba a medio mundo.

Ahora, fíjense, Mr. Danger y su discurso en la OEA, allí está el dilema, él mismo lo lanza. Para ese debate de ideas, él dice que la solución para los pueblos de la América Latina es el libre mercado, es la propuesta del ALCA, es la misma propuesta imperialista. Nosotros tenemos que responderle a él y a los voceros del imperio y a quienes todavía en estos pueblos y en estas repúblicas nuestras se atreven a defender ese proyecto, algunos por ignorancia, otros por buena fe y otros por mero lacayismo entreguista, por intereses perversos de minoría oligárquica que no siente el clamor de los pueblos, que no perciben, que no saben leer aún cuando algunos estudian y tienen doctorados, no saben leer en la realidad de los pueblos de nuestra América, hay que responderle a ellos en eso que Fide l llama la Batalla de las Ideas. No le tenemos miedo a ningún debate, ¡no le tenemos miedo a ninguna discusión, que saquen los imperialistas sus ideas para demolerlas con nuestra razón , con nuestra verdad, con nuestras reflexiones! – aplausos -

Lo que Mr. Danger señala como la vía de la salvación para nuestros pueblos, es decir, el libre mercado, es precisamente el gran culpable de la tragedia histórica de nuestros pueblos. Es precisamente el libre mercado la causa fundamental de las grandes desigualdades que hay en América latina, es precisamente el libre mercado y el neoliberalismo el culpable de nuestras divisiones que nos ponen a pelear y nos dividen para competir a ver quién llega primero a los mercados que ellos supuestamente abren para bien ¿de quién?: de las oligarquías de nuestros países, no para bien de nuestros pueblos. Es precisamente el libre mercado el culpable de la privatización de la salud en buena parte de nuestros pueblos, de nuestros países. Es precisamente el libre mercado y el neoliberalismo el culpable de la privat ización de la salud y la mercantilización de la medicina. Es precisamente el libre mercado el culpable de la privatización de la educación – aplausos - en los pueblos de América Latina. Entonces a Mr. Danger hay que responderle con el alma y la voz y la razón de nuestros pueblos: ‘No, caballero, no Mr., Thats not the question, thats not the way. Estás equivocado, Mr.

Incluso este debate hay que llevarlo, porque estoy seguro que los norteamericanos, el pueblo norteamericano no es un pueblo de tarados, a pesar del bombardeo sistemático que le hacen de manera inclemente a través de los medios de comunicación, a través de las leyes imperialistas que reprimen y que atropellan a ese pueblo hermano. A pesar de la represión y los asesinatos contra líderes que han despuntado en ese país para orientar al pueblo norteamericano en otras direcciones como fue Martin Luther King, por ejemplo, asesinado por el mismo establecimiento del Estado norteamericano y otros presidentes que quizás no siguieron la cartilla al pie de la letra como John Kennedy, que no fue ningún revolucionario, incluso fue quien autorizó la invasión a Bahía de Cochinos, pero sin embargo, Kennedy lleg&oac ute; a proponer al Congreso de los Estados Unidos - hay un discurso memorable de Kennedy donde él dice ‘Oigan, hay una revolución en el sur, en África, en Asia, en América Latina, estaba incendiado el sur, rebeliones armadas y revoluciones en media África, en media Asia y en toda América Latina y el Caribe, movimientos de todos los signos, el Black Power. Ahí mismo en los Estados Unidos estaban surgiendo movimientos sociales revolucionarios y Kennedy acuñó una frase ‘Oigan el incendio en el sur y la causa no es el comunismo, es la miseria, es la pobreza y entonces propuso aquella Alianza para el Progreso y pidió más recursos. A Venezuela vino Kennedy a entregar tierras y el gobierno de Kennedy recomendaba a las oligarquías de América Latina que repartieran tierras a los pobres, a los campesinos para bajar las causas de la guerrilla que levantaba por todos lados. ¡Pum!, lo matan! . Crimen de Estado el magnicidio contra John Kennedy.

La represión, bueno, el macarthismo, todos los líderes de izquierda fueron atropellados, encarcelados, chantajeados, perseguidos de manera infame, cercenaron movimientos de izquierda, de trabajadores, movimientos negros, movimientos de mujeres y ahora la ley patriota, la última, dicen que nosotros violamos la libertad de expresión. ¡Ellos violan la libertad de expresión! Dicen que nosotros apoyamos terroristas. ¡Ellos apoyan terroristas! ¿Quién armó Al Qaeda? ¿Quién hizo poderoso a Bin Laden? ¿Quién armó a Saddam Hussein para largarlo contra la revolución iraní? ¿Y a Al Qaeda contra la Unión Soviética en su momento? ¿Quién armó la contra en Centroamérica, terrorista de la peor calaña? ¿Quién arm& oacute; y apoyó a través de la CIA a éste, el padre de los terroristas de este continente que ahora lo tienen allá protegido y se niegan a extraditarlo a Venezuela acusado de crímenes en Venezuela, en Sudamérica, torturas, desapariciones y la voladura de un avión cubano con más de 70 personas abordo? Ellos. ¿Quién instaló a Pinochet, quién lo apoyó? ¿Y las dictaduras, la dictadura aquí, Stroessner y la llamada Internacional de las Espadas? Todas venían de la Escuela de las Américas, financiadas y apoyadas por el Pentágono y la Casa Blanca , todas sin ninguna excepción en Centroamérica, en el Caribe, en Sudamérica.

Pero en fin, volviendo al tema de la ofensiva, estamos en tiempos de ofensiva a pesar del poder que tiene el adversario. Nosotros tenemos un poder mucho más grande que al final, como decía Mao, se impondrá: la moral, la razón. Ustedes que filosofan, decía Carlos Marx que los filósofos se han encargado, decía él, hasta ese momento en interpretar al mundo y que ahora se trataba de transformarlo – aplausos- Interpretarlo para transformarlo o como diría don Augusto Roa Bastos aquella frase: ‘No se trata de ver la realidad para congelarla con la escritura, se trata de escribir con letras que incendien y transformen la realidad – aplausos –

Ahora, ustedes son los más puros incendiarios, como diría Cristo, luz del mundo y sal de la tierra ¿son cristianos ustedes? – del público le responden: ¡Síii!, ¡noo! - Hay unos que no son cristianos… yo convencí hasta a Fidel – risas - Fidel es cristiano en lo social, nada más – risas - Hasta ahí llegó y yo le dije ‘Estoy satisfecho, cristiano en lo social. – del público alguien le dice: Traigo el saludo de Gianni Mina de Italia - Gianni Mina, bonito libro ¿tú eres italiana? – le responde: No, vivo allí - Ah. Gianni Mina es buen amigo, buen libro Fidel y la Religión , no, no, ese es el de Frei Beto… Encuentro con Fidel de Gianni Mina.

Bien, entonces, miren, la ofensiva. Nosotros estamos dando nuestra batalla interna, pero esa batalla interna no es interna, no se puede entender una revolución sin sus implicaciones internacionales. Así que la dinámica interna es parte de una dinámica mayor y de allí que a la par de nuestros esfuerzos internos en lo político, en lo social, en lo económico eso está conectado con la dinámica internacional y es como surgió así la idea del Congreso Bolivariano de los Pueblos . Una idea que la hemos tomado del planteamiento de Bolívar del Congreso Anfictiónico de Panamá.

Yo recuerdo que saliendo de la cárcel allá por 1994, comenzamos a recorrer algunas partes del continente, fuimos a Buenos Aires, fuimos a Montevideo, fuimos a Santiago, fuimos a Bogotá, fuimos a La Habana luego y comenzamos a convocarnos un grupo de militares de diversas épocas y de civiles discutiendo y comenzamos entonces a hacer unas reuniones a las que llamábamos Encuentros Preparatorios del Nuevo Congreso Anfictiónico. Pero luego nos pareció que la palabra Anfictiónico, usada por Bolívar en su momento, no es como muy popular esa palabra, ¿no?, como sabemos viene del griego entonces habría que explicar muchas veces qué significa Anfictiónico, entonces decidimos en una reunión en Buenos Aires, una madrugada, creo que fue durante la toma de posesión de Néstor Kirchner , cambiar la denominación de Congreso Anfictiónico por Congreso Bolivariano de los Pueblos. Y luego hicimos en Caracas una reunión a finales del año pasado, en diciembre, una reunión donde se dejó instalada, porque yo insisto en que no podemos seguir haciendo reuniones y reuniones y reuniones y asambleas y foros y discurso y más discurso; eso hace falta, pero hay que ir organizando un gran movimiento continental. Ha venido avanzando y fue así como nacieron los Capítulos, Capítulo Paraguay del Congreso Bolivariano de los Pueblos, Capítulo Uruguay, Capítulo Argentina, Capítulo Chile, Capítulo Colombia, Capítulos, pues. Y ese es un espacio permanente de debate, de acciones, de movimientos y sobre todo tiene una gran fuerza en la juventud, en los movimientos indígenas, en los movimientos obreros. Hay que darle forma, cuerpo, alma, proyecto y guía a la angustia d! el gran colectivo sudamericano, latinoamericano y caribeño. En esa dirección vamos, en esa dirección andamos.

Y cuando hablamos del tema de la integración, que tanto se ha hablado ayer y hoy y siempre lo estamos conversando, yo siempre he dicho que no hay integración sin pueblos, así que ustedes tienen un papel vital que jugar allí, en el diseño y la conducción de los nuevos procesos de verdadera integración en nuestro continente. Los estudiantes, los estudiantes; creo que hemos dado los primeros pasos en esa dirección, pero falta un mundo por hacer. Los estudiantes, los indígenas, los obreros, las sociedades, los pueblos, darle forma a un poderoso movimiento.

Ahora, ¿cuál es la vía? ¿Nos vamos a las armas? No está planteado, a menos que nos obliguen a irnos a las armas. Me decía un grupo de amigos en América Latina hace ya como un año ante la amenaza de la agresión militar norteamericana, me hacían una reflexión, me decían: ‘mira Chávez, si a Venezuela la invaden o la llegan a agredir de nuevo, con todo lo que ustedes han hecho, elecciones una vez, elecciones dos veces, referéndum, libertades amplias sin ningún tipo de límites, libertad hasta para el abuso de los sectores poderosos, de los medios de comunicación y sin embargo los han derrotado en ese terreno electoral, limpiamente, limpiamente... La última elección fue el referéndum, les dimos una paliza, sesenta a cuarenta, y todavía sigu en algunos gritando fraude y hubo observadores de todo el mundo allí, revisando todo. ‘Y sin embargo a pesar de todo eso llegan a invadir a Venezuela, o llegan a matarte o cualquier cosa de éstas, me decían ellos que ellos abandonarían las reglas del juego, porque se estaría demostrando, que no se pueden respetar las llamadas reglas del juego y que ellos no estarían dispuestos a respetarlas, como igual me lo dicen venezolanos, venezolanos que en otras épocas transitaron el camino de las armas y que todavía piensan que ese es un camino viable, válido en ciertas circunstancias. Yo también lo creo. Si se llegan a romper las reglas del juego pues, que se rompan. Todos estaríamos en el derecho de romperlas – aplausos y ovación -

Ahora, yo les hablaba de la propuesta hacia el socialismo, es una propuesta para la discusión, para los aportes, para el debate, porque esa es la dirección. Ahora, ¿qué socialismo? ¿Se tratará de traer modelos del siglo, inicios del siglo veinte, mediados del siglo veinte para copiarlos tal cual? No.

Los cubanos, por ejemplo, han venido construyendo y a lo largo de los años, dándole forma al socialismo que en Cuba existe. Pero tiene sus particularidades de un proceso, una Cuba bloqueada por ejemplo, amenazada por el imperio ahí, allí a unas cuantas millas de sus costas. Cayó la Unión Soviética, periodo especial; Cuba fuera de la OEA y durante décadas casi todos los gobiernos de América Latina le dieron la espalda, así que es un socialismo construido con sus propias particularidades, dificultades inmensas.

Nosotros en Venezuela estamos comenzando a discutir y a perfilar y a diseñar elementos, elementos de un socialismo futuro. No podemos decir que en Venezuela existe el socialismo, no. Vamos rumbo al socialismo. Ahora, el socialismo, permítanme reflexionarlo como aporte para esos debates, yo creo que ese es el camino para la América Latina, para todos nuestros pueblos, dejar atrás progresivamente el perverso y maldito sistema capitalista, - aplausos - culpable de los desastres que hemos vivido y los desastres que estamos viviendo – aplausos-.

Ahora, el socialismo… el socialismo tiene, en mi modesto criterio, debe tener, para crearlo, para amasarlo, debe tener pues varios componentes, uno de ellos es, pudiéramos llamarlo el socialismo moral, o la moral socialista, y ese es muy importante. Si no hay moral socialista en nosotros, no hay socialismo posible. Esos valores, la moral, bueno sabemos, la ética, la moral, el comportamiento, la conducta, los valores, debemos comportarnos a conciencia, sin que nadie nos esté vigilando o dando con un látigo, en el marco de una moral nueva, distinta, que no es nueva, es vieja, una moral colectiva, una moral que tiene mucho con el pregón de Cristo, ‘amaos los unos a los otros. La moral de la fraternidad verdadera, pero porque se sienta, no de palabra, de la boca hacia fuera, no aquí, desde el alma, desde el pecho, desde las entrañas d e cada uno, de cada una, compartir con el otro, con la otra, vivir en comunidad, aceptarnos en comunidad, sentirnos parte de una comunidad, de un colectivo, sentir un hilo invisible que nos une a todos. Como decía Albert Camus, ‘yo me revelo, luego nosotros somos sentir.

Bueno, tener, percibir el sentido del somos, del colectivo, la fuerza del colectivo, la honestidad, como diría Martí a la que me referí allá en el Congreso, la honestidad, ¿te crees honesto porque no robas? ¿Te crees honesto porque rezas todos los días? ¿Te crees honesto porque eres buen padre, buena madre o buen hijo? ¿Te crees honesto? Si tú sabes que hay alguien cerca sufriendo, y no haces nada para evitar ese sufrimiento, no eres honesto, eres deshonesto – aplausos y ovación -.

Entonces se trata de alimentar la moral socialista, o el socialismo de lo moral, el socialismo de lo pequeño, de lo cotidiano con los vecinos, aquí en el aula de estudio, allá en la fábrica. El de verdad sentir hermano al otro, a la otra, la solidaridad, el amor, ir dejando atrás el egoísmo, la ambición, la ambición de la riqueza, por ejemplo, ¡qué cosa tan perversa esa!

El desprendimiento, un verdadero socialista debe ser capaz de sacrificar, y no el gran sacrificio, el de la vida, no me refiero a ese, aunque también es necesario en el momento en que se requiera, me refiero a los sacrificios de todos los días, de los más pequeños, las concesiones a los demás, al otro, a la otra, desprenderse de lo propio o de lo que uno cree propio, compartirlo, darse por entero a los demás, luchar en la colectividad, difundir estas ideas, organizar batidas de trabajo social, por ejemplo, en los barrios más pobres, sin esperar que todo lo tiene que arreglar el gobierno. Al gobierno siempre hay que criticarle y exigirle, yo siempre le digo al pueblo venezolano, ¡critíquenme, critíquennos, exíjannos que ustedes tienen derecho y que para eso nos eligieron, para responder por sus problemas, por sus dramas, para darles el rostro, darles la cara, para darles el alma! ¡Pero no esperen que todo lo arregle el gobierno!

Cuando yo consigo allá, por Venezuela, por cualquier parte… hace poco fuimos por allá y me metí por un campo donde yo crecí, y de repente nos detenemos y viene una... muchos niños, campesinos, en una casa campesina, y el primero que llega, uno grandecito como de doce años, yo le doy un abrazo y él llega corriendo, pero de repente yo me doy cuenta que algo raro tiene en el rostro, en la frente cuando lo detallo, ‘ven acá, ¿qué tienes tú? El niño no tenía hueso frontal. Cuando era más chico lo pateó un caballo, ¡ese niño vive milagrosamente! ¿no? Pero ese niño tenía el cerebro que tú, yo le toqué aquí con mucho cuidadito, le palpitaba, se le veía la palpitación cerebral aquí, solo con la piel, ¡no tenía hueso aquí! Y venía la mamá y el papá, y yo digo, ¡¿y cómo este niño está aquí?! ¡¿Desde cuándo estás tú así?! ¡Cinco años!... ¿y la maestra? ¿El niño está en la escuela? Sí, él va a la escuela todos los días. Pero y ¡¿cómo la maestra y ustedes no se dan cuenta del peligro de este niño?!, ¡Cualquier golpe ahí lo mata! ¡El cerebro está expuesto! Y luego llegó mucha gente y yo conseguí hasta un primo mío ahí y con él pagué la cosa, y le digo: ¡¿Cómo es posible que tú aceptes esto aquí, este niño por qué está así?! ¡¿Es un problema de que si no viene aquí el presidente de casualidad y entra a esta casa o se para frente a ! esta casa, este niño no hay aquí quien lo atienda?! ¡¿Por qué no hacen una marcha y trancan la carretera y reclaman por este niño?! ¡Que alguien venga a atenderlo, si ustedes no pueden hagan algo por él! ¿Y el alcalde? ¿Dónde está el alcalde aquí? ¿Y el gobernador dónde está? ¡Todo el mundo de brazos cruzados!

Esa es la moral socialista: ¡Una comunidad no puede permitir que esté un niño sin frontal! O una mujer… también consigue uno por muchas partes, una mujer con cuatro hijos. El otro día llegó una mujer por allá en otro pueblo en Venezuela, corriendo, ‘¡Chávez, Chávez que me muero!¿Y qué te pasa? Un niño hidrocefálico, con una cabeza grandísima, ni siquiera una silla de ruedas, ¡ni siquiera una silla hecha de palos! Pues le dije a los hombres de ahí: ‘Y bueno, ¿y ustedes no tienen corazón? Esa mujer anda sola por ahí dando carreras con ese niño, no tiene una silla ¡ni siquiera de palo! ¡Háganla de palo! ¡Hagan algo, lo que puedan, no importa! ¡No esperen que venga el alcalde o el gobernador! ¡Es problema de ustedes también!

Ahí es cuando Martí tiene razón, ‘¿Qué hiciste tú? ¿No te das cuenta de esta mujer que tiene su niño hidrocefálico? ¿No tienes una silla en tu casa? ¡¿No puedes prestar tus brazos aunque sea para cargar ese niño, aunque sea media hora?! Aliviar de alguna manera, aunque sea con tus lágrimas las penas de esa mujer y de sus cuatro hijos. Es un problema de todos, no es un problema del gobierno nada más, y de eso tenemos mucho nosotros, que le pasamos por un lado a los niños de la calle, por aquí los vi, por aquí hay bastantes. Y uno ve que le pasan por un lado, gente en carro, igual en Caracas, igual en Sao Paulo, igual en Buenos Aires, ¿qué sociedad vivimos?, que tú vas con tus tres hijos y tu mujer en un carro con aire acondicionado y le pasas por un lado a ocho niños de ocho años, de diez años en la calle a la media noche. ¿No te puedes parar un segundo?, ¿no es problema tuyo ese? He ahí la moral socialista. O los trabajadores, los trabajadores que muchas veces exigen con derecho salarios justos y otros beneficios, tienen derechos a exigirlos. Pero la clase obrera está obligada, no sólo a exigir sus derechos, sino a constituirse en un factor transformador de la sociedad, - aplausos - la clase obrera está llamada a ser elemento fundamental de la transformación social – aplausos -.

O los estudiantes, que muchas veces se quedan encerrados en el aula, en la universidad, en el liceo, pendientes sólo de sus notas, de sus estudios. Ustedes dan un ejemplo supremo en ello, porque además de estudiar le dedican tiempo a la lucha, que es parte del estudio, es parte de la capacitación para el mundo que viene, que es de ustedes. Luchar para poseer, luchar para poder ser, luchar para poder recuperar nuestra esencia; entonces es ahí como un primer frente en el cual no debemos esperar que llegue un gobierno aquí o allá que declare el socialismo, no, no hace falta, eres tú tu propio gobierno, son ustedes allá en el barrio, aquí en la universidad el propio gobierno para ir construyendo el socialismo en cada aula de clase, en cada fábrica, en cada barrio, en cada campo! – aplausos y ovación - ¡ ;Comencemos por nosotros mismos! – aplausos y ovación -. En cada familia, en cada vivienda, en cada espacio, vamos a pregonar la idea socialista, a estudiar, a iluminar, ese es el camino.

Luego, el socialismo que estamos llamados a inventar y a comenzar a inventar en colectivo como debe ser. Yo solo me atrevo a hacer algunos aportes, aún cuando estoy estudiando mucho, mucho. Ahora mismo estoy leyéndome un libro de mil y ciento y tantas páginas - Fidel está protestando porque le mandé el libro de regalo – risas - Fidel también está leyendo el socialismo, claro, estamos en siglo veintiuno, un libro de Mészáros sobre la transición, Más allá del capital , y hay muchos libros que están saliendo. En Venezuela están surgiendo libros por todos lados, una vez que hice el llamado público empezó la discusión, el debate y los pueblos están ávidos de ideas.

En una encuesta reciente que por ahí me llegó, casi el cuarenta por ciento de los venezolanos dice que sí, que el camino es el socialismo. Eso es un gran avance, porque durante toda la historia política venezolana, eso no pasó del diez por ciento, quince por ciento. Y estamos comenzado el debate apenas, pero hace poco me llegaba un libro escrito por una dama Jesucristo, el socialista , un folleto de unas cincuenta páginas. Ayer mi hija, ‘papá, te mandó este libro un profesor, que lo consiguió en su... el Por qué el socialismo, las razones del socialismo Heinz Dieterich acaba de publicar un libro, que es un libro de Chávez, ¿no? – risas - yo solo quiero aportar algunas ideas, Chávez y el socialismo del siglo veintiuno . Profesores chilenos que en Venezuela viven, argentinos, e stán sacando los viejos libros, desempolvándolos, algunos los tenían como por allá en el archivo muerto, yo tengo allá el Qué Hacer , desempolvándolo, ¡desempolvemos todo eso!, mandé a traducir el libro de Abreu Lima, el gran brasileño bolivariano que fue compañero de Bolívar en la guerra y en la política, general de los libertadores de Venezuela, estuvo en Carabobo, en la batalla libertadora, General de Bolívar lo llaman en Brasil, bueno, el murió anciano, lo expulsaron de la Nueva Granada , después de muerto Bolívar, vio morir a Bolívar y lo lloró y lo echaron a los pocos días, por bolivariano, por poco no lo fusilan y murió anciano en Pernambuco, escribió, tuvo tiempo de escribir, era un gran escritor, y un buen libro de creo que seiscientas páginas, El Socialismo , escrito por Abreu Lima, por all&aac! ute; en 1850. Los escritos socialistas de Simón Rodríguez hay que sacarlos; José Carlos Mariategui, los escritos socialistas de comienzos del siglo veinte. Aquí en América, hay pensadores, Teotonio Dos Santos, el brasileño, y cuántos otros pensadores.

Vamos a tomar las ideas de hace doscientos años, de hace mil años, de hace cien años, de hace cincuenta y con todo eso, nuestras propias ideas, nuestros propios estudios, nuestras propias vivencias, construyamos los modelos distintos, distintos modelos, diversos modelos, flexibles modelos del socialismo del siglo veintiuno. En lo social, permítanme la frase ‘el socialismo de los social, porque no podemos limitarnos a lo económico, he hablado de lo moral, el socialismo social es la construcción de una sociedad de incluidos, de iguales, decía Bolívar: ‘la igualdad, la igualdad practicada en Venezuela, debe ser practicada decía, ‘debe ser la base fundamental de nuestro sistema de gobierno. La desigualdad destruye las sociedades. Lo que en Venezuela estamos haciendo, por ejemplo, con las misiones alfabetizadoras, las m isiones de salud, las misiones sociales, es parte de ese esfuerzo de construcción del socialismo, donde todos de verdad seamos iguales, donde existamos para entre ayudarnos y cooperar entre nosotros, ir eliminando progresivamente las grandes desigualdades que existen en este continente.

El socialismo de lo político se trata de la construcción, como dice nuestra constitución, de un nuevo estado social, no el viejo estado burocrático, corrupto, oligárquico, elitezco, un estado social de derecho y de justicia, dice nuestra constitución, ¡nuevas instituciones que les transfieran al pueblo el poder! Un estado que funcione como redistribuidor del poder!, quitándole poder a las élites para distribuirlo entre el pueblo. En Venezuela usamos una frase como consigna estratégica, en ese sentido: ‘si queremos acabar con la pobreza, démosle poder a los pobres No es limosna que hay que darles, es poder, que ellos puedan acabar con su pobreza, con la miseria y construirse en colectivo y en sociedad.

Y el socialismo de lo económico, que es como la parte más dura del proyecto, es la parte más estructural del proyecto socialista, se trata de ir creando espacios y mordiéndole espacios al capitalismo de manera progresiva, a través de distintas figuras, empresas cooperativas, empresas comunales, figuras de autogestión obrera y distintas experiencias que en Venezuela también están en marcha. Hemos creado un Ministerio incluso de Economía Social a través del cual hemos venido creando empresas de producción social, con un nuevo perfil donde vamos eliminando en las viejas empresas del Estado el perfil capitalista clásico e inyectando componentes socialistas, desde la propia industria petrolera, esa era una industria capitalista clásica, capitalismo de estado pues, porque no solo es capitalista e l sector privado, capitalismo de estado clásico, duro, explotador, ahora no, ahora estamos inyectando en esas viejas empresas, estamos transformándolas por dentro y sobre todo transformando sus relaciones de producción con el entorno, PDVSA por ejemplo está financiando y dirigiendo a través de su experiencia de sus cuadros, de sus técnicos proyectos como “Los Núcleos Endógenos”, con los mismos activos de PDVSA, con los recursos de PDVSA creando espacios de producción para la comunidad y de distribución de bienes y servicios para suplir necesidades elementales de la comunidad, sobre todo de los más pobres, donde la producción vaya perdiendo progresivamente el fetichismo de la mercancía, al decir de Carlos Marx. Producción para la comunidad, y eso es un proceso que apenas está comenzando, así que esto, como una reflexión con la idea de aportar para el debate, ! muchachos y muchachas, profesores, estudiosos, compañeros, compañeras, hagamos desde ahora el socialismo, comencemos ya, no esperemos la toma del cielo por asalto, construyamos paso a paso aquí mismo el cielo, es decir, el mundo de justos y de iguales, en lo moral y comencemos ya. Eso pareciera lo más fácil, depende de nuestra voluntad, individual y colectiva, aún cuando no es lo más fácil, requiere revisar nuestros valores requiere desprendernos de cosas y aportar en la construcción del socialismo de lo cotidiano, de la moral socialista, avancemos en la construcción del socialismo social, el socialismo político, el socialismo económico y para ello es fundamental el proyecto del poder, sin duda. Y al decir de Antonio Gramsci, el nuevo bloque histórico y la contra hegemonía. Todo un proyecto para toda la vida.

Finalmente muchachas y muchachos, cuando son las diez y media casi de la noche, estamos a pocas semanas del maravilloso evento que en Caracas congregará a 25 mil jóvenes, por lo menos, cuidado si más, el Festival Mundial De La Juventud y los Estudiantes, - aplausos y ovación - ¿Están listos ustedes para ir ya? – el público responde: Síiiiii! - Bueno, - aplausos - va a ser en agosto, ya está funcionando aquí por supuesto hace tiempo el Comité Preparatorio, ¿no? – el público responde: Síii! - ¿Cuántos van a ir de aquí? – el público responde: ¡todos los que podamos! - Una caravana por ahí cruzando la selva, - risas - Bueno, allá los esperaremos, tenemos grandes expectativas y una gran alegría, porque por primera vez en Sudamé rica se va a realizar; ya en La Habana se han celebrado varios festivales mundiales de la Juventud y es muy pero muy apropiado allá va a haber la alegría, debates, discusiones, viajes a los núcleos endógenos para que vean lo que estamos haciendo allá, lo bueno, lo malo, lo interesante para que lo discutan, para que nos lleven además el aporte de las ideas la maravillosa inyección del amor supremo de la juventud. Allá los esperaremos como un paso más en esta dirección de batalla. El próximo año estaremos celebrando en Caracas también el Foro Social Mundial, en enero, el Foro Social Americano, aún cuando me dicen en Europa que va a tener, por lo que se ve, va a venir gente de Europa lo más seguro, así que va tener, pero va a ser el foro capítulo América pues, pero seguramente vendrán invitados de otros continentes. Así que ese es el camino! de la conformación de una fuerza moral, una fuerza política, una fuerza física para ir construyendo ese camino. Simón Bolívar lo dijo, el gran día de la América no ha llegado, yo creo que ahora sí llegó el gran día de nuestra América.

Muchachos, ¡un abrazo revolucionario! ¡Les quiero mucho! ¡Los queremos mucho! ¡Los esperamos por Caracas, por Venezuela! ¡Que viva la juventud! – el público responde: ¡Viva! - ¡Que viva el Paraguay! – el público responde: ¡Viva! - ¡Viva Venezuela! – el público responde: ¡Viva! - ¡Viva la América Latina! – el público responde: ¡Viva! - ¡Viva el Caribe! – el público responde: ¡Viva! - ¡Un abrazo muchachas, un abrazo muchachos, muchísimas gracias!” – Ovación -.



Por buenosdiasamerica - 12/07/2005 0:59:18 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.

MÉXICO.

SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA

Ésta es nuestra palabra sencilla que busca tocar el corazón de la gente humilde y simple como nosotros, pero, también como nosotros, digna y rebelde. Ésta es nuestra palabra sencilla para contar de lo que ha sido nuestro paso y en donde estamos ahora, para explicar cómo vemos el mundo y nuestro país, para decir lo que pensamos hacer y cómo pensamos hacerlo, y para invitar a otras personas a que se caminan con nosotros en algo muy grande que se llama México y algo más grande que se llama mundo. Esta es nuestra palabra sencilla para dar cuenta a todos los corazones que son honestos y nobles, de lo que queremos en México y el mundo. Ésta es nuestra palabra sencilla, porque es nuestra idea el llamar a quienes son como nosotros y unirnos a ellos, en todas partes donde viven y luchan.

I.- DE LO QUE SOMOS.

Nosotros somos los zapatistas del EZLN, aunque también nos dicen "neo zapatistas". Bueno, pues nosotros los zapatistas del EZLN nos levantamos en armas en enero de 1994 porque vimos que ya está bueno de tantas maldades que hacen los poderosos, que sólo nos humillan, nos roban, nos encarcelan y nos matan, y nada que nadie dice ni hace nada. Por eso nosotros dijimos que "¡Ya Basta!", o sea que ya no vamos a permitir que nos hacen menos y nos traten peor que como animales. Y entonces, también dijimos que queremos la democracia, la libertad y la justicia para todos los mexicanos, aunque más bien nos concentramos en los pueblos indios. Porque resulta que nosotros del EZLN somos casi todos puros indígenas de acá de Chiapas, pero no queremos luchar sólo por su bien de nosotros o sólo por el bien de los indígenas de Chiapas, o sólo por los pueblos indios de México, sino que queremos luchar junto con todos los que son gente humilde y simple como nosotros y que tienen gran necesidad y que sufren la explotación y los robos de los ricos y sus malos gobiernos aquí en nuestro México y en otros países del mundo.

Y entonces nuestra pequeña historia es que nos cansamos de la explotación que nos hacían los poderosos y pues nos organizamos para defendernos y para luchar por la justicia. Al principio no somos muchos, apenas unos cuantos andamos de un lado a otro, hablando y escuchando a otras personas como nosotros. Eso hicimos muchos años y lo hicimos en secreto, o sea sin hacer bulla. O sea que juntamos nuestra fuerza en silencio. Tardamos como 10 años así, y ya luego pues nos crecimos y pues ya éramos muchos miles. Entonces nos preparamos bien con la política y las armas y de repente, cuando los ricos están echando fiesta de año nuevo, pues les caímos en sus ciudades y ahí nomás las tomamos, y les dejamos dicho a todos que aquí estamos, que nos tienen que tomar en cuenta. Y entonces pues que los ricos se dieron su buena espantada y nos mandaron a sus grandes ejércitos para acabarnos, como de por sí hacen siempre que los explotados se rebelan, que los mandan acabar a todos. Pero nada que nos acabaron, porque nosotros nos preparamos muy bien antes de la guerra y nos hicimos fuertes en nuestras montañas. Y ahí andaban los ejércitos buscándonos y echándonos sus bombas y balas, y ya estaban haciendo sus planes de que de una vez matan a todos los indígenas porque bien no saben quién es zapatista y quién no es. Y nosotros corriendo y combatiendo, combatiendo y corriendo, como de por sí hicieron nuestros antepasados. Sin entregarnos, sin rendimos, sin derrotarnos.

Y entonces que la gente de las ciudades se sale a las calles y empieza con su gritadera de que se pare la guerra. Y entonces pues nos paramos nuestra guerra y lo escuchamos a esos hermanos y hermanas de la ciudad, que nos dicen que tratemos de llegar a un arreglo, o sea un acuerdo con los malos gobiernos para que se soluciona el problema sin matazón. Y pues nosotros lo hicimos caso a la gente, porque esa gente es como decimos "el pueblo", o sea el pueblo mexicano. Así que hicimos a un lado el fuego y sacamos la palabra.

Y resulta que los gobiernos dijeron que sí se van a estar bien portados y van a dialogar y van a hacer acuerdos y los van a cumplir. Y nosotros dijimos que está bueno, pero también pensamos que está bueno que conocemos a esa gente que se salió a las calles para parar la guerra. Entonces, mientras estamos dialogando con los malos gobiernos, pues también lo hablamos a esas personas y vimos que la mayoría era gente humilde y sencilla como nosotros, y ambos entendemos bien por qué luchamos, o sea ellos y nosotros. Y a esa gente la llamamos "sociedad civil" porque la mayoría no era de los partidos políticos, sino que era gente así común y corriente, como nosotros, gente sencilla y humilde.

Pero resulta que los malos gobiernos no querían un buen arreglo, sino que nomás era su maña de que vamos a hablar y hacer acuerdo, y estaban preparando sus ataques para eliminarnos de una vez. Y entonces pues varias veces nos atacaron, pero no nos vencieron porque nos resistimos bien y mucha gente en todo el mundo se movilizó. Y entonces los malos gobiernos se pensaron que el problema es que mucha gente está viendo lo que pasa con el EZLN, y empezó su plan de hacer como si no pasa nada. Y mientras, pues bien que nos rodea, o sea que nos pone un cerco, y espera que, como de por sí nuestras montañas están retiradas, pues la gente se olvide porque está lejos la tierra zapatista. Y cada tanto los malos gobiernos prueban y nos tratan de engañar o nos atacan, como en febrero de 1995 que nos aventó una gran cantidad de ejércitos pero no nos derrotó. Porque, como luego dicen, no estábamos solos y mucha gente nos apoyó y nos resistimos bien.
Y pues ya los malos gobiernos tuvieron que hacer acuerdos con el EZLN y esos acuerdos se llaman "Acuerdos de San Andrés" porque "San Andrés" se llama el municipio donde se firmaron esos acuerdos. Y en esos diálogos no estábamos solitos nosotros hablando con los del mal gobierno, sino que invitamos a mucha gente y organizaciones que estaban o están en la lucha por los pueblos indios de México, y todos decían su palabra y todos sacábamos acuerdo de cómo vamos a decir con los malos gobiernos. Y así fue ese diálogo, que no sólo estaban los zapatistas por un lado y los gobiernos por el otro, sino que con los zapatistas estaban los pueblos indios de México y los que los apoyan. Y entonces en esos acuerdos los malos gobiernos dijeron que sí van a reconocer los derechos de los pueblos indios de México y van a respetar su cultura, y todo lo van a hacer ley en la Constitución. Pero, ya luego que firmaron, los malos gobiernos se hicieron como que se les olvida y pasan muchos años y nada que se cumplen esos acuerdos. Al contrario, el gobierno atacó a los indígenas para hacerlos que se echan para atrás en la lucha, como el 22 de diciembre de 1997, fecha en la que el Zedillo mandó matar a 45 hombres, mujeres, ancianos y niños en el poblado de Chiapas que se llama ACTEAL. Este gran crimen no se olvida tan fácil y es una muestra de cómo los malos gobiernos no se tientan el corazón para atacar y asesinar a los que se rebelan contra las injusticias. Y mientras pasa todo eso, pues los zapatistas estamos dale y dale que se cumplan los acuerdos, y resistiendo en las montañas del sureste mexicano. Y entonces empezamos a hablarnos con otros pueblos indios de México y sus organizaciones que tienen y lo hicimos un acuerdo con ellos que vamos a luchar juntos por lo mismo, o sea por el reconocimiento de los derechos y la cultura indígenas. Y bueno, pues también nos apoyó mucha gente de todo el mundo y personas que son muy respetadas y que su palabra es muy grande porque son grandes intelectuales, artistas y científicos de México y de todo el mundo. Y también hicimos encuentros internacionales, o sea que nos juntamos a platicar con personas de América y de Asia y de Europa y de África y de Oceanía, y conocimos sus luchas y sus modos, y dijimos que son encuentros "intergalácticos" nomás por hacernos los chistositos y porque invitamos también a los de otros planetas pero parece que no llegaron, o tal vez sí llegaron pero no lo dijeron claro.

Pero como quiera los malos gobiernos no cumplían, y entonces pues hicimos un plan de hablar con muchos mexicanos para que nos apoyan. Y entonces pues primero hicimos, en 1997, una marcha a la Ciudad de México que se llamó "de los 1,111" porque iban un compañero o compañera por cada pueblo zapatista, pero el gobierno no hizo caso. Y luego, en 1999, hicimos una consulta en todo el país y ahí se miró que la mayoría sí está de acuerdo con las demandas de los pueblos indios, pero los malos gobiernos tampoco hicieron caso. Y ya por último, en 2001, hicimos la que se llamó la "marcha por la dignidad indígena" que tuvo mucho apoyo de millones de mexicanos y de otros países, y llegó hasta donde están los diputados y senadores, o sea el Congreso de la Unión, para exigir el reconocimiento de los indígenas mexicanos.

Pero resulta que no, que los políticos que son del partido PRI, el partido PAN y el partido PRD se pusieron de acuerdo entre ellos y nomás no reconocieron los derechos y la cultura indígenas. Eso fue en abril del 2001 y ahí los políticos demostraron claro que no tienen nada de decencia y son unos sinvergüenzas que sólo piensan en ganar sus buenos dineros como malos gobernantes que son. Esto hay que recordarlo porque ya van a ver ustedes que ahora van a decir que sí van a reconocer los derechos indígenas, pero es una mentira que echan para que votemos por ellos, pero ya tuvieron su oportunidad y no cumplieron.

Y entonces pues ahí lo vimos claro que de balde fueron el diálogo y la negociación con los malos gobiernos de México. O sea que no tiene caso que estamos hablando con los políticos porque ni su corazón ni su palabra están derechos, sino que están chuecos y echan mentiras de que sí cumplen, pero no. O sea que ese día que los políticos del PRI, PAN y PRD aprobaron una ley que no sirve, pues lo mataron de una vez al diálogo y claro dijeron que no importa lo que acuerdan y firman porque no tienen palabra. Y pues ya no hicimos ningún contacto con los poderes federales, porque entendimos que el diálogo y la negociación se habían fracasado por causa de esos partidos políticos. Vimos que no les importaron la sangre, la muerte, el sufrimiento, las movilizaciones, las consultas, los esfuerzos, los pronunciamientos nacionales e internacionales, los encuentros, los acuerdos, las firmas, los compromisos. Así que la clase política no sólo cerró, una vez más, la puerta a los pueblos indios; también le dio un golpe mortal a la solución pacífica, dialogada y negociada de la guerra. Y también ya no se puede creer que cumpla los acuerdos a los que llegue con cualquiera. Ahí lo vean para que saquen experiencia de lo que nos pasó.

Y entonces pues nosotros lo vimos todo eso y nos pensamos en nuestros corazones que qué vamos a hacer. Y lo primero que vimos es que nuestro corazón ya no es igual que antes, cuando empezamos nuestra lucha, sino que es más grande porque ya tocamos el corazón de mucha gente buena. Y también vimos que nuestro corazón está como más lastimado, que sea más herido. Y no es que está herido por el engaño que nos hicieron los malos gobiernos, sino porque cuando tocamos los corazones de otros pues tocamos también sus dolores. O sea que como que nos vimos en un espejo.

II.- DE DONDE ESTAMOS AHORA.

Entonces, como zapatistas que somos, pensamos que no bastaba con dejar de dialogar con el gobierno, sino que era necesario seguir adelante en la lucha a pesar de esos parásitos haraganes de los políticos. El EZLN decidió entonces el cumplimiento, solo y por su lado (o sea que se dice "unilateral" porque sólo un lado), de los Acuerdos de San Andrés en lo de los derechos y la cultura indígenas. Durante 4 años, desde mediando el 2001 hasta mediando el 2005, nos hemos dedicado a esto, y a otras cosas que ya les vamos a decir.

Bueno, pues empezamos entonces a echarle ganas a los municipios autónomos rebeldes zapatistas, que es como se organizaron los pueblos para gobernar y gobernarse, para hacerlos más fuertes. Este modo de gobierno autónomo no es inventado así nomás por el EZLN, sino que viene de varios siglos de resistencia indígena y de la propia experiencia zapatista, y es como el autogobierno de las comunidades. O sea que no es que viene alguien de afuera a gobernar, sino que los mismos pueblos deciden, de entre ellos, quién y cómo gobierna, y si no obedece pues lo quitan. O sea que si el que manda no obedece al pueblo, lo corretean, se sale de autoridad y entra otro.

Pero entonces vimos que los municipios autónomos no estaban parejos, sino que había unos que estaban más avanzados y tenían más apoyos de la sociedad civil, y otros estaban más abandonados. O sea que faltaba organizar para que fuera más parejo. Y también vimos que el EZLN con su parte político-militar se estaba metiendo en las decisiones que le tocaban a las autoridades democráticas, como quien dice "civiles". Y aquí el problema es que la parte político-militar del EZLN no es democrática, porque es un ejército, y vimos que no está bien eso de que está arriba lo militar y abajo lo democrático, porque no debe de ser que lo que es democrático se decida militarmente, sino que debe ser al revés: o sea que arriba lo político democrático mandando y abajo lo militar obedeciendo. O tal vez es mejor que nada abajo sino que puro planito todo, sin militar, y por eso los zapatistas son soldados para que no haya soldados. Bueno, pero entonces, de este problema, lo que hicimos fue empezar a separar lo que es político-militar de lo que son las formas de organización autónomas y democráticas de las comunidades zapatistas. Y así, acciones y decisiones que antes hacía y tomaba el EZLN, pues se fueron pasando poco a poco a las autoridades elegidas democráticamente en los pueblos. Claro que se dice fácil, pero en la práctica cuesta mucho, porque son muchos años, primero de la preparación de la guerra y ya luego mero de la guerra, y se va haciendo costumbre de lo político-militar. Pero como quiera lo hicimos porque es nuestro modo que lo que decimos pues lo hacemos, porque si no, pues entonces para qué vamos a andar diciendo si luego no hacemos.

Así fue como se nacieron las Juntas de Buen Gobierno, en agosto de 2003, y con ellas se continuó con el autoaprendizaje y ejercicio del "mandar obedeciendo".

Desde entonces y hasta la mitad de 2005, la dirección del EZLN ya no se metió a dar órdenes en los asuntos civiles, pero acompañó y apoyó a las autoridades elegidas democráticamente por los pueblos, y, además, vigiló que se informara bien a los pueblos y a la sociedad civil nacional e internacional de los apoyos recibidos y en qué se utilizaron. Y ahora estamos pasando el trabajo de vigilancia del buen gobierno a las bases de apoyo zapatistas, con cargos temporales que se rotan, de modo que todos y todas aprendan y realicen esa labor. Porque nosotros pensamos que un pueblo que no vigila a sus gobernantes, está condenado a ser esclavo, y nosotros peleamos por ser libres, no por cambiar de amo cada seis años.
El EZLN, durante estos 4 años, también le pasó a las Juntas de Buen Gobierno y a los Municipios Autónomos, los apoyos y contactos que, en todo México y el mundo, se lograron en estos años de guerra y resistencia. Además, en ese tiempo, el EZLN fue construyendo un apoyo económico y político que les permita a las comunidades zapatistas avanzar con menos dificultades en la construcción de su autonomía y en mejorar sus condiciones de vida. No es mucho, pero es muy superior a lo que se tenía antes del inicio del alzamiento, en enero de 1994. Si usted mira uno de esos estudios que hacen los gobiernos, va a ver que las únicas comunidades indígenas que mejoraron sus condiciones de vida, o sea su salud, educación, alimentación, vivienda, fueron las que están en territorio zapatista, que es como le decimos nosotros a donde están nuestros pueblos. Y todo eso ha sido posible por el avance de los pueblos zapatistas y el apoyo muy grande que se ha recibido de personas buenas y nobles, que les decimos "sociedades civiles", y de sus organizaciones de todo el mundo. Como si todas esas personas hubieran hecho realidad eso de que "otro mundo es posible", pero en los hechos, no en la pura habladera.

Y entonces los pueblos han tenido buenos avances. Ahora hay más compañeros y compañeras que están aprendiendo a ser gobierno. Y, aunque poco a poco, ya más mujeres se están entrando en estos trabajos, pero todavía sigue faltando respeto a las compañeras y que ellas participen más en los trabajos de la lucha. Y luego, también con las Juntas de Buen Gobierno, ha mejorado la coordinación entre los municipios autónomos y la solución de problemas con otras organizaciones y con las autoridades oficialistas. Y también se mejoró mucho en los proyectos en las comunidades, y es más parejo el reparto de proyectos y apoyos que da la sociedad civil de todo el mundo: se ha mejorado la salud y la educación aunque todavía falta un buen tanto para ser lo que debe de ser, igual con la vivienda y la alimentación, y en algunas zonas se ha mejorado mucho el problema de la tierra porque se repartieron las tierras recuperadas a los finqueros, pero hay zonas que siguen sufriendo por falta de tierras para cultivar. Y luego pues se mejoró mucho el apoyo de la sociedad civil nacional e internacional, porque antes cada quien iba para donde más le latía, y ahora las Juntas de Buen Gobierno las orientan a donde es más necesario. Y, por lo mismo, en todas partes hay más compañeros y compañeras que están aprendiendo a relacionarse con las personas de otras partes de México y del mundo, están aprendiendo a respetar y a exigir respeto, están aprendiendo que hay muchos mundos y que todos tienen su lugar, su tiempo y su modo, y así hay que respetarse mutuamente entre todos.

Bueno, pues nosotros los zapatistas del EZLN nos dedicamos ese tiempo a nuestra fuerza principal, o sea a los pueblos que nos apoyan. Y pues algo sí se ha mejorado la situación, o sea que no hay quien diga que de balde fue la organización y la lucha zapatistas, sino que, aunque nos acaben completamente, nuestra lucha sí sirvió de algo.

Pero no sólo se crecieron los pueblos zapatistas, sino que también se creció el EZLN. Porque lo que pasó en este tiempo es que nuevas generaciones renovaron toda nuestra organización. O sea que como que le metieron nueva fuerza. Los comandantes y comandantas, quienes estaban en su madurez en el inicio del alzamiento en 1994, tienen ahora la sabiduría de lo aprendido en la guerra y en el diálogo de 12 años con miles de hombres y mujeres de todo el mundo. Los miembros del CCRI, la dirección político- organizativa zapatista, ahora aconsejan y orientan a los nuevos que van entrando en nuestra lucha, y a los que van ocupando cargos de dirección. Ya tiene tiempo que los "comités" (que es como les decimos nosotros) han estado preparando toda una nueva generación de comandantes y comandantas que, después de un período de instrucción y prueba, empiezan a conocer los trabajos de mando organizativo y a desempeñarlos. Y pasa también que nuestros insurgentes, insurgentas, milicianos, milicianas, responsables locales y regionales, así como las bases de apoyo, que eran jóvenes en el inicio del alzamiento, son ya hombres y mujeres maduros, veteranos combatientes y líderes naturales en sus unidades y comunidades. Y quienes eran niños en aquel enero de 94, son ya jóvenes que han crecido en la resistencia, y han sido formados en la digna rebeldía levantada por sus mayores en estos 12 años de guerra. Estos jóvenes tienen una formación política, técnica y cultural que no teníamos quienes iniciamos el movimiento zapatista. Esta juventud alimenta ahora, cada vez más, tanto nuestras tropas como los puestos de dirección en la organización. Y, bueno, todos nosotros hemos visto los engaños de la clase política mexicana y la destrucción que sus acciones provocan en nuestra patria. Y hemos visto las grandes injusticias y matazones que hace la globalización neoliberal en todo el mundo. Pero de eso les decimos más luego.
Así el EZLN ha resistido 12 años de guerra, de ataques militares, políticos, ideológicos y económicos, de cerco, de hostigamiento, de persecución, y no nos han vencido, no nos hemos vendido ni rendido, y hemos avanzado. Más compañeros de muchas partes se han entrado en la lucha, así que, en lugar de que nos hacemos más débiles después de tantos años, nos hacemos más fuertes. Claro que hay problemas que se pueden resolver separando más lo político-militar de lo civil-democrático. Pero hay cosas, las más importantes, como son nuestras demandas por las que luchamos, que no se han logrado cabalmente.

Según nuestro pensamiento y lo que vemos en nuestro corazón, hemos llegado a un punto en que no podemos ir más allá y, además, es posible que perdamos todo lo que tenemos, si nos quedamos como estamos y no hacemos nada más para avanzar. O sea que llegó la hora de arriesgarse otra vez y dar un paso peligroso pero que vale la pena. Porque tal vez unidos con otros sectores sociales que tienen las mismas carencias que nosotros, será posible conseguir lo que necesitamos y merecemos. Un nuevo paso adelante en la lucha indígena sólo es posible si el indígena se junta con obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados... o sea los trabajadores de la ciudad y el campo.
(Continuará...)

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Comité Clandestino Revolucionario Indígena-
Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

México, en el sexto mes del año de 2005.

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA

III.- DE CÓMO VEMOS EL MUNDO.

Ahora vamos a explicarles cómo es que vemos nosotros los zapatistas lo que pasa en el mundo. Pues vemos que el capitalismo es el que está más fuerte ahorita. El capitalismo es un sistema social, o sea una forma como en una sociedad están organizadas las cosas y las personas, y quien tiene y quien no tiene, y quien manda y quien obedece. En el capitalismo hay unos que tienen dinero o sea capital y fábricas y tiendas y campos y muchas cosas, y hay otros que no tienen nada sino que sólo tienen su fuerza y su conocimiento para rabajar; y en el capitalismo mandan los que tienen el dinero y las cosas, y obedecen los que nomás tienen su capacidad de trabajo.

Y entonces el capitalismo quiere decir que hay unos pocos que tienen grandes riquezas, pero no es que se sacaron un premio, o que se encontraron un tesoro, o que heredaron de un pariente, sino que esas riquezas las obtienen de explotar el trabajo de muchos. O sea que el capitalismo se basa en la explotación de los trabajadores, que quiere decir que como que exprimen a los trabajadores y les sacan todo lo que pueden de ganancias. Esto se hace con injusticias porque al trabajador no le pagan cabal lo que es su trabajo, sino que apenas le dan un salario para que coma un poco y se descanse un tantito, y al otro día vuelta a trabajar en el explotadero, que sea en el campo o en la ciudad.

Y también el capitalismo hace su riqueza con despojo, o
sea con robo, porque les quita a otros lo que ambiciona, por ejemplo tierras y riquezas naturales. O sea que el capitalismo es un sistema donde los robadores están libres y son admirados y puestos como ejemplo.
Y, además de explotar y despojar, el capitalismo reprime porque encarcela y mata a los que se rebelan contra la injusticia.
Al capitalismo lo que más le interesa son las mercancías, porque cuando se compran y se venden dan ganancias. Y entonces el capitalismo todo lo convierte en mercancías, hace mercancías a las personas, a la naturaleza, a la cultura, a la historia, a la conciencia.

Según el capitalismo, todo se tiene que poder comprar y vender. Y todo lo esconde detrás de las mercancías para que no vemos la explotación que hace. Y entonces las mercancías se compran y se venden en un mercado. Y resulta que el mercado, además de servir para comprar y vender, también sirve para esconder la explotación de los trabajadores. Por ejemplo, en el mercado vemos el café ya empaquetado, en su bolsita o frasco muy bonitillo, pero no vemos al campesino que sufrió para cosechar el café, y no vemos al coyote que le pagó muy barato su trabajo, y no vemos a los trabajadores en la gran empresa dale y dale para empaquetar el café. O vemos un aparato para escuchar música como cumbias,rancheras o corridos o según cada quien, y lo vemos que está muy bueno porque tiene buen sonido, pero no vemos a la obrera de la maquiladora que batalló muchas horas para pegar los cables y las partes del aparato, y apenas le pagaron una miseria de dinero, y ella vive retirado del trabajo y gasta un buen en el pasaje, y además corre peligro que la secuestran, la violan y la matan como pasa en Ciudad Juárez, en México.

O sea que en el mercado vemos mercancías, pero no vemos la explotación con las que se hicieron. Y entonces el capitalismo necesita muchos mercados... o un mercado muy grande, un mercado mundial.

Y entonces resulta que el capitalismo de ahora no es igual que antes, que están los ricos contentos explotando a los trabajadores en sus países, sino que ahora está en un paso que se llama Globalización Neoliberal. Esta globalización quiere decir que ya no sólo en un país dominan a los trabajadores o en varios, sino que los capitalistas tratan de dominar todo en todo el mundo. Y entonces al mundo, o sea al planeta Tierra, también se le dice que es el "globo terráqueo" y por eso se dice "globalización" o sea todo el mundo.
Y el neoliberalismo pues es la idea de que el capitalismo está libre para dominar todo el mundo y ni modos, pues hay que resignarse y conformarse y no hacer bulla, o sea no rebelarse. O sea que el neoliberalismo es como la teoría, el plan pues, de la globalización capitalista. Y el neoliberalismo tiene sus planes económicos, políticos, militares y culturales. En todos esos planes de lo que se trata es de dominar a todos, y el que no obedece pues lo reprimen o lo apartan para que no pasa sus ideas de rebelión a otros.
Entonces, en la globalización neoliberal, los grandes capitalistas que viven en los países que son poderosos, como Estados Unidos, quieren que todo el mundo se hace como una gran empresa donde se producen mercancías y como un gran mercado. Un mercado mundial, un mercado para comprar y vender todo lo del mundo y para esconder toda la explotación de todo el mundo. Entonces los capitalistas globalizados se meten a todos lados, o sea a todos los países, para hacer sus grandes negocios o sea sus grandes explotaciones. Y entonces no respetan nada y se meten como quiera. O sea que como que hacen una conquista de otros países. Por eso los zapatistas decimos que la globalización neoliberal es una guerra de conquista de todo el mundo, una guerra mundial, una guerra que hace el capitalismo para dominar mundialmente. Y entonces esa conquista a veces es con ejércitos que invaden un país y a la fuerza lo conquistan. Pero a veces es con la economía,o sea que los grandes capitalistas meten su dinero en otro país o le prestan dinero, pero con la condición de que obedezca lo que ellos dicen. Y también se meten con sus ideas, o sea con la cultura capitalista que es la cultura de la mercancía, de la ganancia, del mercado.

Entonces el que hace la conquista, el capitalismo, hace como quiere, o sea que destruye y cambia lo que no le gusta y elimina lo que le estorba. Por ejemplo le estorban los que no producen ni compran ni venden las mercancías de la modernidad, o los que se rebelan a ese orden. Y a esos que no le sirven, pues los desprecia. Por eso los indígenas estorban a la globalización neoliberal y por eso los desprecian y los quieren eliminar. Y el capitalismo neoliberal también quita las leyes que no lo dejan hacer muchas explotaciones y tener muchas ganancias. Por ejemplo imponen que todo se pueda comprar y vender, y como el capitalismo tiene el dinero, pues lo compra todo. Entonces como que el capitalismo destruye a los países que conquista con la globalización neoliberal, pero también como que quiere volver a acomodar todo o hacerlo de nuevo pero a su modo, o sea de modo que lo beneficie y sin lo que le estorba. Entonces la globalización neoliberal, o sea la capitalista, destruye lo que hay en esos países, destruye su cultura, su idioma, su sistema económico, su sistema político, y también destruye los modos en que se relacionan los que viven en ese país. O sea que queda destruido todo lo que hace que un país sea un país.

Entonces la globalización neoliberal quiere destruir a las Naciones del mundo y que sólo queda una sola Nación o país, o sea el país del dinero, del capital. Y el capitalismo quiere entonces que todo sea como él quiere, o sea según su modo, y lo que es diferente pues no le gusta, y lo persigue, y lo ataca, o lo aparta en un rincón y hace como que no existe.

Entonces, como quien dice que resumiendo, el capitalismo de la globalización neoliberal se basa en la explotación, el despojo, el desprecio y la represión a los que no se dejan. O sea igual que antes, pero ahora globalizado, mundial.

Pero no es tan fácil para la globalización neoliberal, porque los explotados de cada país pues no se conforman y no dicen que ya ni modo, sino que se rebelan; y los que sobran y estorban pues se resisten y no se dejan ser eliminados. Y entonces por eso vemos que en todo el mundo los que están jodidos se hacen resistencias para no dejarse, o sea que se rebelan, y no sólo en un país sino que donde quiera abundan, o sea que, así como hay una globalización neoliberal, hay una globalización de la rebeldía.

Y en esta globalización de la rebeldía no sólo aparecen los trabajadores del campo y dé la ciudad, sino que también aparecen otros y otras que mucho los persiguen y desprecian por lo mismo de que no se dejan dominar, como son las mujeres, los jóvenes, los indígenas, los homosexuales, lesbianas, transexuales, los migrantes, y muchos otros grupos que de por sí hay en todo el mundo pero que no vemos hasta que gritan que ya basta de que los desprecien, y se levantan, y pues ya los vemos, y los oímos, y los aprendemos.

Y entonces nosotros vemos que todos esos grupos de gente están luchando contra el neoliberalismo, o sea contra el plan de la globalización capitalista, y están luchando por la humanidad.
Y todo esto que vemos nos produce gran asombro por ver la estupidez de los neoliberalistas que quieren destruir toda la humanidad con sus guerras y explotaciones, pero también nos produce gran contento ver que donde quiera salen resistencias y rebeldías, así como la nuestra que es un poco pequeña pero aquí estamos. Y vemos todo esto en todo mundo y ya nuestro corazón aprende que no estamos solos.

IV.- DE CÓMO VEMOS A NUESTRO PAÍS QUE ES MÉXICO.

Ahora les platicamos cómo vemos lo que está pasando en nuestro México. Bueno, pues lo que vemos es que nuestro país está gobernado por los neoliberalistas. O sea que, como ya explicamos, los gobernantes que tenemos están destruyendo lo que es nuestra Nación, nuestra Patria mexicana. Y su trabajo de estos malos gobernantes no es mirar por el bienestar del pueblo, sino que sólo están pendientes del bienestar de los capitalistas. Por ejemplo, hacen leyes como las del Tratado de Libre Comercio, que pasan a dejar en la miseria a muchos mexicanos, tanto campesinos y pequeños productores, porque son "comidos" por las grandes empresas agroindustriales; tanto como los obreros y pequeños empresarios porque no pueden competir con las grandes trasnacionales que se meten sin que nadie les diga nada y hasta les dan gracias, y ponen sus bajos salarios y sus altos precios. O sea que, como quien dice, algunas de las bases económicas de nuestro México, que eran el campo y la industria y el comercio nacionales, están bien destruidas y apenas quedan unos pocos escombros que seguro también van a vender.

Y éstas son grandes desgracias para nuestra Patria. Porque pues en el campo ya no se producen los alimentos, sino sólo lo que venden los grandes capitalistas, y las buenas tierras son robadas con mañas y con el apoyo de los políticos. O sea que en el campo está pasando igual que cuando el Porfirismo, nomás que, en lugar de hacendados, ahora son unas empresas extranjeras las que tienen al campesino bien jodido. Y donde antes había créditos y precios de protección, ahora sólo hay limosnas, ..y a veces ni eso.

En su lado del trabajador de la ciudad pues las fábricas cierran y se quedan sin trabajo, o se abren las que se llaman maquiladoras, que son del extranjero y que pagan una miseria por muchas horas de trabajo. Y entonces no importa el precio de los productos que necesita el pueblo porque, aunque está caro o barato, pues no hay la paga. Y si alguien se trabajaba en una pequeña o mediana empresa, pues ya no, porque se cerró y la compró una gran trasnacional. Y si alguien tenía un pequeño negocio, pues también se desapareció o se puso a trabajar clandestinamente para las grandes empresas que los explotan una barbaridad, y hasta ponen a trabajar a los niños y niñas. Y si el trabajador estaba en un su sindicato para demandar sus derechos legalmente, pues no, que ahora el mismo sindicato le dice que hay que apechugar que bajan el salario o la jornada de trabajo o quitan prestaciones, porque si no pues la empresa cierra y se va para otro país. Y luego pues está eso del "microchangarro", que es como el programa económico del gobierno para que todos los trabajadores de la ciudad se pongan a vender chicles o tarjetas de teléfono en las esquinas. O sea que pura destrucción económica también en las ciudades.
Y entonces lo que pasa es que, como la economía del pueblo está bien jodida tanto en el campo como en la ciudad, pues muchos mexicanos y mexicanas tienen que dejar su Patria, o sea la tierra mexicana, e irse a buscar trabajo en otro país que es Estados Unidos y ahí no los tratan bien, sino que los explotan, los persiguen y los desprecian y hasta los matan.

Entonces en el neoliberalismo que nos imponen los malos gobiernos pues no ha mejorado la economía, al contrario, el campo está muy necesitado y en las ciudades no hay trabajo. Y lo que está pasando es que México se está convirtiendo nomás en donde nacen y un rato, y otro rato se mueren, los que trabajan para la riqueza de los extranjeros principalmente de los gringos ricos. Por eso decimos que México está dominado por Estados Unidos.

Bueno, pero no sólo pasa esto, sino que también el neoliberalismo cambió a la clase política de México, o sea a los políticos, porque los hizo como que son empleados de una tienda, que tienen que hacer todo lo posible por vender todo y bien barato. Ya ven que cambiaron las leyes para quitar el artículo 27 de la Constitución y se pudieran vender las tierras ejidales y comunales. Eso fue el Salinas de Gortari, y él y sus bandas dijeron que es por bien del campo y del campesino, y que así va a prosperar y a vivir mejor. ¿Acaso ha sido así? El campo mexicano está peor que nunca y los campesinos más jodidos que cuando Porfirio Díaz. Y también dijeron que van a privatizar, o sea a vender a los extranjeros, las empresas que tenía el Estado para apoyar el bienestar del pueblo. Que porque no funcionan bien y les falta modernizarse, y que mejor venderlas. Pero, en lugar de mejorar, los derechos sociales que se conquistaron en la revolución de 1910 son ahora como para dar lástima... y coraje. Y también dijeron que hay que abrir las fronteras para que entre todo el capital extranjero, que así se van a apurar los empresarios mexicanos y a hacer mejor las cosas. Pero ahora vemos que ya ni hay empresas nacionales, todo se lo comieron los extranjeros, y lo que venden está peor que lo que se hacía en México.

Y bueno, pues ahora también los políticos mexicanos lo quieren vender PEMEX o sea el petróleo que es de los mexicanos, y la única diferencia es que unos dicen que se vende todo y otros dicen que sólo se vende una parte. Y también quieren privatizar el seguro social, y la electricidad, y el agua, y los bosques, y todo, hasta que no quede nada de México y nuestro país sólo sea como un terreno baldío o un lugar para su diversión de los ricos de todo el mundo, y los mexicanos y mexicanas estemos como sus sirvientes, pendientes de qué se les ofrece, mal viviendo, sin raíces, sin cultura, sin Patria pues.

O sea que los neoliberalistas lo quieren matar a México, a nuestra patria mexicana. Y los partidos políticos electorales no nada más no defienden, sino que primero que nadie son los que se ponen al servicio de los extranjeros, principalmente de los de Estados Unidos, y son los que se encargan de engañarnos, haciéndonos que miramos para otro lado mientras venden todo y se quedan ellos con la paga. Todos los partidos políticos electorales que hay ahorita, no nomás unos. Piensen ustedes si algo han hecho bien y verán que no, que puras robaderas y transas. Y vean como los políticos electorales siempre tienen sus buenas casas y sus buenos carros y sus lujos. Y todavía quieren que les damos las gracias y que otra vuelta votamos por ellos. Y es que de plano, como luego dicen, no tienen madre. Y no la tienen porque de por sí no tienen Patria, sólo tienen cuentas bancarias.

Y también vemos que crece mucho el narcotráfico y los crímenes. Y a veces pensamos que los criminales son como los presentan en los corridos o las películas, y tal vez algunos son así, pero no son los meros jefes. Los meros jefes andan bien vestidos, tienen estudios en el extranjero, son elegantes, no se andan escondiendo sino que comen en buenos restaurantes y salen en los periódicos muy bonitos y bien vestidos en sus fiestas, o sea que, como luego se dice, son "gente bien", y algunos hasta son gobernantes, diputados, senadores, secretarios de estado, empresarios prósperos, jefes de policía, generales.

¿Estamos diciendo que la política no sirve? No, lo que queremos decir es que ESA política no sirve. Y no sirve porque no toma en cuenta al pueblo, no lo escucha, no le hace caso, nomás se le acerca cuando hay elecciones, y ya ni siquiera quieren votos, ya basta con las encuestas para decir quien gana. Y entonces pues puras promesas de que van a hacer esto y van a hacer lo otro, y ya luego, pues anda-vete y no los vuelves a ver, mas que cuando sale en las noticias que ya se robaron mucho dinero y no les van a hacer nada porque la ley, que esos mismos políticos hicieron, los protege.
Porque ése es otro problema, y es que la Constitución ya está toda manoseada y cambiada. Ya no es la que tenía los derechos y las libertades del pueblo trabajador, sino que ahora están los derechos y las libertades de los neoliberalistas para tener sus grandes ganancias. Y los jueces están para servir a esos neoliberalistas, porque siempre dan su palabra a favor de ellos, y a los que no son ricos pues les tocan las injusticias, las cárceles, los cementerios.
Bueno, pues aún con todo este desbarajuste que están haciendo los neoliberalistas, hay mexicanos y mexicanas que se organizan y hacen lucha de resistencia.

Y así nos enteramos que hay indígenas, que sus tierras están retiradas de aquí de Chiapas, y que hacen su autonomía y defienden su cultura y cuidan la tierra, los bosques, el agua.
Y hay trabajadores del campo, o sea campesinos, que se organizan y hacen sus marchas y movilizaciones para exigir créditos y apoyos al campo.

Y hay trabajadores de la ciudad que no se dejan que les quiten sus derechos o que privaticen sus trabajos, sino que protestan y se manifiestan para que no les quiten lo poco que tienen y para que no le quiten al país lo que es suyo de por sí, como la electricidad, el petróleo, la seguridad social, la educación.

Y hay estudiantes que no dejan que se privatice la educación y luchan porque sea gratuita y popular y científica, o sea que no cobren, que toda la gente pueda aprender, y que en las escuelas no enseñen tarugadas.

Y hay mujeres que no dejan que las traten como adorno o que las humillen y desprecien nomás por mujeres, sino que se organizan y luchan por el respeto que merecen como mujeres que son.
Y hay jóvenes que no aceptan que los embrutecen con las drogas o que los persiguen por sus modos de ser, sino que se hacen conscientes con su música y su cultura, su rebeldía pues.
Y hay homosexuales, lesbianas, transexuales y muchos modos, que no se conforman con que los burlan, y los desprecian, y los maltratan, y hasta los matan porque tienen otro modo que es diferente, y los tratan de anormales o delincuentes, sino que hacen sus organizaciones para defender su derecho a la diferencia.
Y hay sacerdotes y monjas y los que se llaman seglares, que no están con los ricos ni resignados en la rezadera, sino que se organizan para acompañar las luchas del pueblo.

Y hay los que se llaman luchadores sociales, que son hombres y mujeres que toda su vida se la han pasado luchando por el pueblo explotado, y son los mismos que participaron en las grandes huelgas y acciones obreras, en las grandes movilizaciones ciudadanas, en los grandes movimientos campesinos, y que sufrieron las grandes represiones, y como quiera, aunque algunos ya tienen edad, siguen sin rendirse, y ahí andan de un lado a otro buscando la lucha, buscando la organización, buscando la justicia, y se hacen organizaciones de izquierda, organizaciones no gubernamentales, organizaciones de derechos humanos, organizaciones de defensa de presos políticos y de aparición de los desaparecidos, publicaciones de izquierda, organizaciones de maestros o estudiantes, o sea lucha social, y hasta organizaciones político-militares, y nomás no se están quietos y mucho saben porque mucho han visto y oído y vivido y luchado.

Y así en general, nosotros vemos que en nuestro país, que se llama México, hay mucha gente que no se deja, que no se rinde, que no se vende. O sea que es digna. Y eso nos da mucho contento y alegría porque con toda esa gente pues no tan fácil van a ganar los neoliberalistas y tal vez si se logra salvar a nuestra Patria de los grandes robos y destrucción que le hacen. Y pensamos que ojalá nuestro "nosotros" incluyera todas esas rebeldías...
(Continuará...)

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
Comité Clandestino Revolucionario Indígena-

Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

México, en el sexto mes del año de 2005.

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

SEXTA DECLARACIÓN DE LA SELVA LACANDONA

V.- DE LO QUE QUEREMOS HACER.

Bueno, pues ahora les vamos a decir lo que queremos hacer en el mundo y en México, porque no podemos ver todo lo que pasa en nuestro planeta y quedarnos nomás callados, como si sólo nosotros estamos donde estamos.

Pues en el mundo lo que queremos es decirle a todos los que resisten y luchan con sus modos y en sus países, que no están solos, que nosotros los zapatistas, aunque somos muy pequeños, los apoyamos y vamos a ver el modo de ayudarlos en sus luchas y de hablar con ustedes para aprender, porque de por sí lo que hemos aprendido es a aprender.

Y queremos decirle a los pueblos latinoamericanos que es para nosotros un orgullo ser una parte de ustedes, aunque sea pequeña. Que bien que nos acordamos cuando hace años también se iluminaba el continente y una luz se llamaba Che Guevara, como antes se llamó Bolívar, porque a veces los pueblos agarran un nombre para decir que agarran una bandera.

Y queremos decirle al pueblo de Cuba, que ya lleva muchos años resistiendo en su camino, que no está solo y que no estamos de acuerdo con el bloqueo que les hacen y que vamos a ver el modo de mandarles algo, aunque sea maíz, para su resistencia. Y queremos decirle al pueblo norteamericano, que nosotros no revolvemos y sabemos que una cosa son los malos gobiernos que tienen y que pasan a perjudicar a todo el mundo, y otra muy diferente los norteamericanos que luchan en su país y se solidarizan con las luchas de otros pueblos. Y queremos decirle a los hermanos y hermanas Mapuche, en Chile, que vemos y aprendemos de sus luchas. Y a los venezolanos que bien que miramos cómo defienden su soberanía o sea el derecho de su Nación a decidir para dónde va. Y a los hermanos y hermanas indígenas del Ecuador y Bolivia les decimos que nos están dando una buena lección de historia a toda Latinoamérica porque ahora sí que le están poniendo un alto a la globalización neoliberal. Y a los piqueteros y a los jóvenes de Argentina les queremos decir eso, que los queremos. Y a los que en Uruguay se quieren un mejor país que los admiramos. Y a los que están sin tierra en Brasil que los respetamos. Y a todos los jóvenes de Latinoamérica que está bueno lo que están haciendo y que nos da una gran esperanza.

Y queremos decirles a los hermanos y hermanas de la Europa Social, o sea la que es digna y rebelde, que no están solos. Que nos alegran mucho sus grandes movimientos contra las guerras neoliberalistas. Que miramos con atención sus formas de organización y sus modos de luchar para que tal vez algo aprendemos. Que estamos viendo el modo de apoyarlos en sus luchas y que no les vamos a mandar euros porque luego se devalúan por lo del relajo de la Unión Europea, pero tal vez les vamos a mandar artesanías y café para que lo comercializan y algo se ayudan en sus trabajos para la lucha. Y tal vez también les mandamos pozol que da mucha fuerza en la resistencia, pero quien sabe si les mandamos porque el pozol es más bien de nuestro modo y qué tal que les perjudica la panza y se debilitan sus luchas y los derrotan los neoliberalistas.

Y queremos decirles a los hermanos y hermanas de África, Asia y Oceanía que sabemos que también se están luchando y que queremos conocer más de sus ideas y sus prácticas.
Y queremos decirle al mundo que lo queremos hacer grande, tan grande que quepan todos los mundos que resisten porque los quieren destruir los neoliberalistas y porque no se dejan así nomás sino que luchan por la humanidad.

Bueno, pues en México lo que queremos hacer es un acuerdo con personas y organizaciones mero de izquierda, porque pensamos que es en la izquierda política donde mero está la idea de resistirse contra la globalización neoliberal, y de hacer un país donde haya, para todos, justicia, democracia y libertad. No como ahorita que sólo hay justicia para los ricos, sólo hay libertad para sus grandes negocios y sólo hay democracia para pintar las bardas con propaganda electoral. Y porque nosotros pensamos que sólo de la izquierda puede salir un plan de lucha para que nuestra Patria, que es México, no se muere.

Y entonces, lo que pensamos es que, con estas personas y organizaciones de izquierda, hacemos un plan para ir a todas las partes de México donde hay gente humilde y sencilla como nosotros.
Y no es que vamos a decirles qué deben hacer o sea a darles orden.
Tampoco es que vamos a pedirles que voten por un candidato, que ya sabemos que los que hay son neoliberalistas.
Tampoco es que les vamos a decir que hagan igual a nosotros, ni que se levanten en armas.

Lo que vamos a hacer es preguntarles cómo es su vida, su lucha, su pensamiento de cómo está nuestro país y de cómo hacemos para que no nos derroten.

Lo que vamos a hacer es tomar su pensamiento de la gente sencilla y humilde y tal vez encontramos en ella el mismo amor que sentimos nosotros por nuestra patria.

Y tal vez encontramos un acuerdo entre los que somos sencillos y humildes y, juntos, nos organizamos en todo el país y ponemos de acuerdo nuestras luchas que ahorita están solas, apartadas unas de otras, y encontramos algo así como un programa que tenga lo que queremos todos, y un plan de cómo vamos a conseguir que ese programa, que se llama "programa nacional de lucha", se cumpla.
Y entonces, según el acuerdo de la mayoría de esa gente que vamos a escuchar, pues hacemos una lucha con todos, con indígenas, obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados, mujeres, niños, ancianos, hombres, y con todo aquel que tenga bueno su corazón y tenga la gana de luchar para que no se acabe de destruir y vender nuestra patria que se llama "México" y que viene quedando entre el río Bravo y el río Suchiate, y de un lado tiene el océano pacífico y del otro el océano atlántico.

VI.- DE COMO LO VAMOS A HACER.

Y entonces ésta es nuestra palabra sencilla que va dirigida a la gente humilde y simple de México y el mundo, y a ésta nuestra palabra de ahora la llamamos:

Sexta Declaración de la Selva Lacandona.

Y aquí estamos para decir, con nuestra palabra sencilla, que...
El EZLN mantiene su compromiso de cese al fuego ofensivo y no hará ataque alguno contra fuerzas gubernamentales ni movimientos militares ofensivos.

El EZLN mantiene todavía su compromiso de insistir en la vía de la lucha política con esta iniciativa pacífica que ahora hacemos. Por lo tanto, el EZLN seguirá en su pensamiento de no hacer ningún tipo de relación secreta con organizaciones político-militares nacionales o de otros países.

El EZLN refrenda su compromiso de defender, apoyar y obedecer a las comunidades indígenas zapatistas que lo forman y son su mando supremo, y, sin interferir en sus procesos democráticos internos y en la medida de sus posibilidades, contribuir al fortalecimiento de su autonomía, buen gobierno y mejora de sus condiciones de vida. O sea que lo que vamos a hacer en México y el mundo, lo vamos a hacer sin armas, con un movimiento civil y pacífico, y sin descuidar ni dejar de apoyar a nuestras comunidades.

Por lo tanto...

En el mundo...

1.- Haremos más relaciones de respeto y apoyos mutuos con personas y organizaciones que resisten y luchan contra el neoliberalismo y la humanidad.

2.- En la medida de nuestras posibilidades mandaremos apoyos materiales como alimentos artesanías para los hermanos y hermanas que luchan en todo el mundo.

Para empezar, vamos a pedir prestado a la Junta de Buen Gobierno de La Realidad, el Camión que se llama "Chompiras" y le caben parece que 8 toneladas, y lo vamos a llenar de maíz y tal vez dos tambos de 200 litros cada uno con gasolina o petróleo, según qué les conviene, y los vamos a entregar en la embajada de Cuba en México para que lo mandan en su pueblo cubano como un apoyo de los zapatistas para su resistencia contra el bloqueo norteamericano. O tal vez hay un lugar más acá para entregar porque siempre está retirado hasta la Ciudad de México y qué tal que se descompone el "Chompiras" y vamos a quedar mal. Y eso pues hasta que sale la cosecha que ahorita está verdeando en la milpa y si no nos atacan, porque si mandamos en estos meses que vienen pues puro elote mandamos y no llega bien ni en tamales, mejor en noviembre o diciembre, según.

Y también vamos a hacer acuerdo con las cooperativas de mujeres de las artesanías para mandar un buen tanto de bordados a las Europas que tal vez ya no son Unión, y también tal vez mandamos café orgánico de las cooperativas zapatistas, para que lo vendan y saquen un poco de paga para su lucha. Y si no se vende pues siempre pueden echar un cafecito y platicar de la lucha antineoliberal, y si hace un poco de frío pues se tapan con los bordados zapatistas que sí resisten bien hasta los lavados a mano y piedra y, además, no despintan.

Y a los hermanos y hermanas indígenas de Bolivia y Ecuador también les vamos a mandar un poco de maíz no-transgénico y nomás que no sabemos donde mero entregar para que llegue cabal pero sí estamos dispuestos para dar esta pequeña ayuda.

3.- Y a todos y todas que resisten en todo el mundo les decimos que hay que hacer otros encuentros intercontinentales, aunque sea otro uno. Tal vez diciembre de este año o enero próximo, hay que pensar. No queremos decir mero cuándo, porque se trata de que hacemos acuerdo parejo en todo, de dónde, de cuando, de cómo, de quién. Pero que no sea de templete donde unos pocos hablan y todos los demás escuchan, sino que sin templete, puro plano y todos hablan, pero en orden porque si no pues pura bulla y no se entiende la palabra, y con buena organización todos escuchan, y así apuntan en sus cuadernos las palabras de resistencia de otros para que luego cada quien lo platica a sus compañeros y compañeras en sus mundos. Y nosotros pensamos que sea en un lugar que tenga una cárcel muy grande, porque qué tal que nos reprimen y nos encarcelan, y para no estar todos amontonados sino que presos pero, eso sí, bien organizados, y ahí en la cárcel le seguimos el encuentro intercontinental por la humanidad y contra el neoliberalismo. Entonces ahí luego les decimos cómo hacemos para ponernos de acuerdo en cómo nos vamos a poner de acuerdo. Bueno pues así es como pensamos hacer lo que queremos hacer en el mundo. Ahora sigue...

En México...

1.- Vamos a seguir luchando por los pueblos indios de México, pero ya no sólo por ellos ni sólo con ellos, sino que por todos los explotados y desposeídos de México, con todos ellos y en todo el país. Y cuando decimos que todos los explotados de México también estamos hablando de los hermanos y hermanas que se han tenido que ir a Estados Unidos a buscar trabajo para poder sobrevivir.

2.- Vamos a ir a escuchar y hablar directamente, sin intermediarios ni mediaciones, con la gente sencilla y humilde del pueblo mexicano y, según lo que vamos escuchando y aprendiendo, vamos a ir construyendo, junto con esa gente que es como nosotros, humilde y sencilla, un programa nacional de lucha, pero un programa que sea claramente de izquierda o sea anticapitalista o sea antineoliberal, o sea por la justicia, la democracia y la libertad para el pueblo mexicano.

3.- Vamos a tratar de construir o reconstruir otra forma de hacer política, una que otra vuelta tenga el espíritu de servir a los demás, sin intereses materiales, con sacrificio, con dedicación, con honestidad, que cumpla la palabra, que la única paga sea la satisfacción del deber cumplido, o sea como antes hacían los militantes de izquierda que no paraban ni con golpes, cárcel o muerte, mucho menos con billetes de dólar.

4.- También vamos a ir viendo de levantar; una lucha para demandar que hacemos una nueva Constitución o sea nuevas leyes que tomen en cuenta las demandas del pueblo mexicano como son: techo, tierra, trabajo, alimento, salud, educación, información, cultura, independencia, democracia, justicia, libertad y paz. Una nueva Constitución que reconozca los derechos y libertades del pueblo, y defienda al débil frente al poderoso.

PARA ESTO....

El EZLN enviará una delegación de su dirección para hacer este trabajo en todo el territorio nacional y por tiempo indefinido. Esta delegación zapatista, junto con las organizaciones y personas de izquierda que se sumen a esta Sexta Declaración de la Selva Lacandona, irá a los lugares a donde nos inviten expresamente.
También avisamos que el EZLN establecerá una política de alianzas con organizaciones y movimientos no electorales que se definan, en teoría y práctica, como de izquierda, de acuerdo a las siguientes condiciones:

No a hacer acuerdos arriba para imponer abajo, sino a hacer acuerdos para ir juntos a escuchar y a organizar la indignación; no a levantar movimientos que sean después negociados a espaldas de quienes los hacen, sino a tomar en cuenta siempre la opinión de quienes participan; no a buscar regalitos, posiciones, ventajas, puestos públicos, del Poder o de quien aspira a él, sino a ir más lejos de los calendarios electorales; no a tratar de resolver desde arriba los problemas de nuestra Nación, sino a construir DESDE ABAJO Y POR ABAJO una alternativa a la destrucción neoliberal, una alternativa de izquierda para México.

Sí al respeto recíproco a la autonomía e independencia de organizaciones, a sus formas de lucha, a su modo de organizarse, a sus procesos internos de toma de decisiones, a sus representaciones legítimas, a sus aspiraciones y demandas; y sí a un compromiso claro de defensa conjunta y coordinada de la soberanía nacional, con la oposición intransigente a los intentos de privatización de la energía eléctrica, el petróleo, el agua y los recursos naturales.
O sea que, como quien dice, invitamos a las organizaciones políticas y sociales de izquierda que no tengan registro, y a las personas que se reivindiquen de izquierda que no pertenezcan a los partidos políticos con registro, a reunimos en tiempo, lugar y modo que les propondremos en su oportunidad, para organizar una campaña nacional, visitando todos los rincones posibles de nuestra patria, para escuchar y organizar la palabra de nuestro pueblo. Entonces es como una campaña, pero muy otra porque no es electoral.
Hermanos y hermanas:

Ésta es nuestra palabra que declaramos: <>P> En el mundo vamos a hermanarnos más con las luchas de resistencia contra el neoliberalismo y por la humanidad.

Y vamos a apoyar, aunque sea un poco, a esas luchas.
Y vamos, con respeto mutuo, a intercambiar experiencias, historias, ideas, sueños.

En México, vamos a caminar por todo el país, por las ruinas que ha dejado la guerra neoliberal y por las resistencias que, atrincheradas, en él florecen.

Vamos a buscar, y a encontrar, a alguien que quiera a estos suelos y a estos cielos siquiera tanto como nosotros.

Vamos a buscar, desde La Realidad hasta Tijuana, a quien quiera organizarse, luchar, construir acaso la última esperanza de que esta Nación, que lleva andando al menos desde el tiempo en que un águila se posó sobre un nopal para devorar una serpiente, no muera.

Vamos por democracia, libertad y justicia para quienes nos son negadas.

Vamos con otra política, por un programa de izquierda y por una nueva constitución.

Invitamos a los indígenas, obreros, campesinos, maestros, estudiantes, amas de casa, colonos, pequeños propietarios, pequeños comerciantes, micro empresarios, jubilados, discapacitados, religiosos y religiosas, científicos, artistas, intelectuales, jóvenes, mujeres, ancianos, homosexuales y lesbianas, niños y niñas, para que, de manera individual o colectiva participen directamente con los zapatistas en esta CAMPAÑA NACIONAL para la construcción de otra forma de hacer política, de un programa de lucha nacional y de izquierda, y por una nueva Constitución.

Y pues ésta es nuestra palabra de lo que vamos a hacer y de cómo lo vamos a hacer. Ahí lo vean si es que le quieren entrar.
Y les decimos a los hombres y mujeres que tengan bueno su pensamiento en su corazón, que estén de acuerdo con esta palabra que sacamos y que no tengan miedo, o que tengan miedo pero que lo controlen, pues que digan públicamente si están de acuerdo con esta idea que estamos declarando y pues así vamos viendo de una vez quién y cómo y en dónde y cuándo es que se hace este nuevo paso en la lucha.

Por mientras lo piensan, les decimos que, hoy, en el sexto mes del año de 2005, los hombres, mujeres, niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional ya nos decidimos y ya suscribimos esta Sexta Declaración de la Selva Lacandona, y firmaron los que saben y los que no lo pusieron su huella, pero ya son menos los que no saben porque ya se avanzó la educación aquí en este territorio en rebeldía por la humanidad y contra el neoliberalismo, o sea en cielo y tierra zapatistas.

Y ésta fue nuestra sencilla palabra dirigida a los corazones nobles de la gente simple y humilde que resiste y se rebela contra las injusticias en todo el mundo
.
¡DEMOCRACIA!
¡LIBERTAD!
¡JUSTICIA!

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Comité Clandestino Revolucionario Indígena-
Comandancia General del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

México, en el mes sexto, o sea en junio, del año de 2005.



Por buenosdiasamerica - 02/07/2005 3:07:45 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.
21 de Junio del 2005.

A la Sociedad Civil Nacional e Internacional:

Señora, señorita, señor, joven, niño, niña:

Ésta no es una carta de despedida. A ratos va a parecer que sí, que es una despedida. Pero no. Es una carta de explicación. Bueno, eso trataremos. Originalmente esto vendría en un comunicado, pero hemos elegido esta forma porque, para bien o para mal, cuando le hablamos a usted casi siempre lo hicimos en este tono más personal.

Nosotros somos los hombres, mujeres, niños y ancianos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional. Tal vez nos recuerde, nos alzamos en armas el 1 de Enero de 1994 y, desde entonces, hemos mantenido nuestra guerra contra el olvido y resistido la guerra de exterminio que los distintos gobiernos han emprendido, sin éxito, en contra nuestra. Nosotros vivimos en el último rincón de este país que se llama México. En ese rincón que se llama "Pueblos Indios ". Sí, así en plural. Porque por razones que aquí no daremos, en este rincón se usa el plural para todo: sufrimos, morimos, peleamos, resistimos.

Bueno, pues como usted bien sabe, resulta que, desde aquella madrugada del inicio del 94, hemos dedicado, primero con el fuego y luego con la palabra, nuestra lucha, nuestro esfuerzo, nuestra vida y nuestra muerte, exclusivamente a los pueblos indios de México, al reconocimiento de sus derechos y su cultura. Era lógico, los zapatistas somos abrumadoramente indígenas. Indígenas mayas, para ser más precisos. Pero no sólo, los indígenas en este país, no obstante haber sido la base de las grandes transformaciones de esta Nación, siguen siendo el sector social más agredido y más explotado. Si con alguien se han ensañado las guerras militares, y las guerras disfrazadas de "políticas", de despojo, de conquista, de aniquilamiento, de marginación, de ignorancia, es con los indígenas. La guerra en contra nuestra ha sido tan intensa y brutal que se ha convertido en lugar común el pensar que los indígenas sólo saldrán de su condición de marginación y pobreza, si dejan de ser indígenas... o si están muertos. Nosotros hemos estado luchando por no morir y no dejar de ser indígenas. Hemos luchado por, vivos e indígenas, ser parte de esta Nación que se ha levantado sobre nuestras espaldas; de la que hemos sido los pies (casi siempre descalzos) con los que ha caminado en sus momentos decisivos; de la que hemos sido los brazos y manos que han hecho dar fruto a la tierra, y han levantado las grandes construcciones, edificios, iglesias y palacios de los que se enorgullecen los que tienen todo; de la que, con palabra, mirada y modo, es decir, cultura, somos la raíz.

¿Estamos lloviendo sobre mojado? Quizás es porque estamos en Junio, el sexto mes del año. Bueno, sólo queríamos señalar que el inicio de nuestro alzamiento no fue sólo un "Aquí estamos", gritado al oído de una Nación sordomuda por el autoritarismo de arriba. Fue también un "Esto somos y seguiremos siendo... pero ahora con dignidad, con democracia, con justicia, con libertad". Usted lo sabe bien, entre otras cosas, porque nos ha acompañado desde entonces.

Desgraciadamente, después de más 7 años empeñados en ese camino, en abril del 2001, los políticos de todos los partidos políticos (principalmente del PRI, PAN y PRD) y los autodenominados "tres poderes de la Unión" (o sea la presidencia, el congreso y los jueces) se aliaron para negarle a los pueblos indios de México el reconocimiento constitucional de sus derechos y su cultura. Y lo hicieron sin importarles el gran movimiento nacional e internacional que se levantó y unió con ese objetivo. La gran mayoría, incluidos los medios de comunicación, estaban de acuerdo en que debía saldarse esa deuda pendiente. Pero a los políticos no les importa nada que no les deje dinero y rechazaron la misma propuesta de ley que habían aprobado años antes, cuando se firmaron los Acuerdos de San Andrés y la Cocopa hizo una propuesta de reforma constitucional. Lo hicieron porque pensaron que, pasado un poco de tiempo, a todos se les olvidaría. Y tal vez a muchos se les olvidó, pero a nosotros no. Nosotros tenemos memoria y fueron ellos: el PRI, el PAN, el PRD, la presidencia de la república, los diputados y senadores y los jueces de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Sí los pueblos indios siguen hoy en el sótano de esta Nación y siguen padeciendo el mismo racismo de hace 500 años es por ellos. No importa qué digan ahora que se están preparando para las elecciones (o sea para conseguir puestos que les den ganancias): no van a hacer nada en bien de la mayoría ni van a escuchar nada que no sea dinero.

Si de algo nos preciamos los zapatistas es de hacer honor a la palabra, a la palabra honesta y consecuente. Todo este tiempo le hemos dicho a usted que luchamos por los pueblos indios de México. Y eso hemos hecho. Le dijimos a usted que intentaríamos la vía del diálogo y la negociación para conseguir nuestras demandas. Le dijimos que nos esforzaríamos en la lucha pacífica. Le dijimos que nos concentraríamos en la lucha indígena. Y asi ha sido. No la hemos engañado.

Toda la ayuda que usted, generosa, ha aportado para esta noble causa y por esos medios, ha sido para eso y para nada más. No hemos usado nada para otra cosa. Toda las ayudas y apoyos humanitarios que hemos recibido de todo México y de todo el mundo, han sido empleadas únicamente en mejorar las condiciones de vida de las comunidades indígenas zapatistas y en iniciativas pacíficas por el reconocimiento de los derechos y la cultura indígenas. Nada de lo recibido ha sido dedicado a la adquisición de armamento ni a preparativo bélico alguno. No sólo porque no lo hemos necesitado (el EZLN mantiene intacta su capacidad militar desde 1994), sino, sobre todo, porque no hubiera sido honesto decirle a usted que su apoyo era para una cosa y usarla para otra. Ni un centavo del apoyo recibido para la paz con justicia y dignidad, se ha dedicado a la guerra. Para hacer la guerra no hemos necesitado apoyo. Para la paz sí.

Claro que hemos usado nuestra palabra para referirnos (y en algunos casos para manifestar nuestra solidaridad) a otras luchas en México y el mundo, pero hasta ahí. Y muchas veces, sabiendo que podíamos hacer más, hubimos de contenernos porque nuestro empeño, así se lo habíamos dicho a usted, era exclusivamente por y para los indígenas.

No ha sido fácil. ¿Se acuerda usted de la marcha de los 1,111?, ¿de la consulta de los 5000 en 1999?, ¿de la Marcha del Color de la Tierra en 2001? Bueno, pues imagine usted lo que sentimos cuando vimos y escuchamos las injusticias y las rabias que íbamos tocando en campesinos, obreros, estudiantes, maestros, empleados, homosexuales y lesbianas, jóvenes, mujeres, ancianos, niños. Imagine usted lo que sentía nuestro corazón.

Tocamos un dolor, una rabia, una indignación que ya conocíamos porque había sido y es la nuestra. Pero entonces la tocamos en el otro. Y escuchamos que el "nosotros" que nos animaba quería hacerse más grande, hacerse más colectivo, más nacional. Pero nada,habíamos dicho que sólo lo indígena y eso teníamos que cumplir. Creo que es por nuestro modo, o sea que preferimos morir antes que traicionar nuestra palabra,

Ahora estamos consultando nuestro corazón para ver si vamos a decir y hacer otra cosa. Si la mayoría dice que sí, pues vamos a hacer todo lo posible por cumplir. Todo, hasta morir si es preciso. No queremos parecer dramáticos. Lo decimos nada más para que quede claro hasta dónde estamos dispuestos a llegar. O sea que no "hasta que nos den un puesto, una cantidad de dinero, una promesa, una candidatura".

Tal vez alguno recuerde que, hace seis meses, empezamos con eso de que "falta lo que falta". Pues bien, como es evidente, llegó la hora de decidir si vamos a caminar para encontrar eso que falta. Encontrar no, construir. Sí, construir "otra cosa".

En alguno de los comunicados de días pasados, le informamos que hemos entrado a una consulta interna. Pronto tendremos los resultados y se los daremos a conocer. Mientras pues aprovechamos para escribirle a usted. A usted siempre le hablamos con sinceridad, también a quienes son nuestro corazón y guardián, nuestro Votan Zapata, las comunidades zapatistas, nuestro mando colectivo.

Será una decisión difícil y dura, como de por si ha sido nuestra vida y nuestra lucha. Durante cuatro años hemos estado preparando las condiciones para presentarle a nuestros pueblos puertas y ventanas, para que, llegado el momento, tuvieran todos los elementos para elegir por cual ventana asomarse y cual puerta abrir. Y es que así es nuestro modo. O sea que la dirección del EZLN no dirige, sino que busca caminos, pasos, compañía, orientación, ritmo, destino. Varios. Y entonces le presenta a los pueblos esos caminos y analiza con ellos qué pasa si seguimos uno u otro rumbo. Porque, según el camino que andamos, hay cosas que serán buenas y cosas que serán malas, O sea que no hay camino que puras cosas buenas. Y entonces ellas, las comunidades zapatistas, dicen su pensamiento y deciden, después de discutir y por mayoría, por dónde vamos todos. Y entonces pues dan la orden, Y entonces pues la dirección del EZLN tiene que organizar los trabajos o preparar lo que se necesita para caminar ese camino. Claro que la dirección zapatista no mira según lo que se le ocurre solamente a ella, sino que tiene que estar pegada con los pueblos y tocar su corazón y hacerse, como quien dice, la misma cosa. Entonces se hace la mirada de todos nosotros, el oído de todos nosotros, el pensamiento de todos nosotros, el corazón de todos nosotros. Pero qué tal que, por lo que sea, la dirección no mira, ni oye, ni piensa, ni siente como todos nosotros. O le falta ver algunas partes o escuchar otra cosa o pensar y sentir otros pensamientos. Bueno, pues por eso se consulta a todos, por eso se pregunta a todos, por eso se toma el acuerdo de todos. Si la mayoría dice que no, pues entonces la dirección tiene tache y tiene que buscar otra vuelta, y otra vuelta presentarse ante los pueblos a proponer y así hasta que, en colectivo, llegamos a una decisión. O sea que acá mandan los pueblos.

Ahora el colectivo que somos tomará una decisión. Se están sopesando los pros y los contras. Se están haciendo bien las cuentas, lo que se pierde y lo que se gana. Y, viendo que no es poco lo que se arriesga, se decidirá si vale la pena.

Tal vez, en la balanza de algunos, pesará mucho lo que hemos logrado. Tal vez, en la balanza de otros, pesará más la indignación y la vergüenza que provoca el ver a nuestros suelos y cielos destruidos por la estúpida avaricia del Poder. En cualquier caso, no podemos permanecer pasivos, contemplando nada más como una banda de rufianes despoja a nuestra Patria de todo lo que la hacía ser y ser a todos: la dignidad.

Bueno, ya es mucha vuelta. Nosotros le estamos escribiendo esta vez, acaso la última, para devolverle su palabra de apoyo comprometido. No es poco lo que hemos logrado en la lucha indígena, y eso ha sido, así lo hemos dicho en público y en privado, por su ayuda. Creemos que puede enorgullecerse, sin pena alguna, de todo lo bueno que, junto a usted, hemos construido hasta ahora los zapátistas. Y sepa usted que ha sido un honor, a todas luces inmerecido, el que personas como usted hayan caminado a nuestro lado.

Ahora vamos a decidir si hacemos otra cosa y el resultado lo haremos público en su momento. Aclaramos desde ahora, para acabar con las especulaciones, que esta "otra cosa" no implica ninguna acción militar ofensiva por parte nuestra. No estamos, por nuestra parte, planeando ni consultando el reinicio de los combates militares ofensivos. Desde febrero-marzo de 1994, todo nuestro dispositivo militar ha sido, y es, defensivo. El gobierno debería decir si, por su parte, hay algún preparativo bélico ofensivo, sea de las fuerzas federales o de sus paramilitares. Y el PRI y el PRD deben decir si planean algún ataque en contra nuestra con los paramilitares que apadrinan en Chiapas.

Si es decisión de la mayoría zapatista, quienes nos han apoyado hasta ahora en la lucha exclusivamente indígena podrán, sin pena ni remordimiento alguno, deslindarse de esa "otra cosa" a la que se refirió el Comandante Tacho en la plaza de San Cristóbal de Las Casas en enero del 2003, hace dos años y medio. Es más, hay un comunicado que, de acá allá, hace ese deslinde y que puede ser presentado en una solicitud de empleo, currículum vitae, reunión de café, sala de redacción, mesa redonda, templete, foro, escenario, solapa de libro, nota de pie de página, coloquio, precandidatura, libro de arrepentidos o columna periodística y que, además, tiene la ventaja de poder ser exhibido, como prueba de descargo, en cualquier juzgado (no se ría usted, hay un antecedente: en 1994, a unos indígenas que detuvo el mal gobierno ~y que no eran zapatistas- los liberó un juez dando validez a una carta del CCRI-CG donde se deslindaba a esas personas de lo realizado por el EZLN. O sea que, como dicen los abogados, "hay precedente jurídico”).

Pero quienes encuentren en su corazón un eco, así sea pequeño, de nuestra nueva palabra y se sientan llamados por el camino, el paso, el ritmo, la compañía y el destino que hayamos elegido, tal vez decidan renovar su apoyo (o participar directamente)... sabiendo que será "otra cosa". Así. sin engaños, sin dobleces, sin hipocresías, sin mentiras.

Agradecemos a las mujeres. A todas las niñas, adolescentes, jóvenas, señoritas, señoras y ancianas (y a las que fueron cambiando de uno a otro de esos calendarios en estos 12 años) que nos apoyaron, nos acompañaron y, no pocas veces, hicieron suyos nuestros dolores y nuestros pasos. A todas esas, mexicanas y de otros países, que nos apoyaron y caminaron con nosotros. En todo lo que hicimos, ustedes fueron la inmensa mayoría. Tal vez porque compartimos con ustedes, aunque cada quien en su modo y lugar, la discriminación, el desprecio... y la muerte.

Agradecemos al movimiento indígena nacional, al que no se vendió por puestos gubernamentales, por viáticos, por lisonjas que los poderosos catalogan como "para indígenas y animales ". Al que escuchó nuestra palabra y nos dio la suya. Al que nos abrió el corazón, es decir, su casa. Al que resistió y resiste con dignidad, levantando bien alto el color que somos de la tierra.

Agradecemos a los jóvenes y jóvenas de México y del mundo. A quienes eran niños, niñas o adolescentes aquel 94 y, nobles, crecieron sin escatimarnos ni la vista ni el oído. A quienes llegaron a la juventud o, a pesar de las hojas arrancadas al calendario, se mantuvieron en ella tendiendo la mano de su rebeldía a la morena mano de la nuestra. A quienes optaron por venir a compartir días, semanas, meses, años, nuestra digna pobreza, nuestra lucha, nuestra esperanza y nuestro necio empeño.

Agradecemos a los homosexuales, lesbianas, transexuales, transgenéricos y "cada-quien-su modo". A quienes compartieron con nosotros su lucha por el respeto a la diferencia, sabiendo que ésta no es un defecto para ocultar. A quienes demostraron que la valentía no tiene nada qué ver con la testosterona y que, una y otra vez, nos dieron algunas de las más hermosas lecciones de dignidad y nobleza que hemos recibido.

Agradecemos a los intelectuales, artistas y científicos, de México y el mundo, que nos apoyaron en la lucha por los indígenas. Pocos movimientos u organizaciones se pueden preciar de haber tenido el respaldo (siempre crítico, y lo agradecemos) de tanta inteligencia, ingenio y creatividad. Ustedes ya saben que siempre los escuchamos con respeto y atención, incluso cuando no compartíamos sus puntos de vista, y que algo de la luz que emanan ayudó a alumbrar nuestros oscuros caminos.

Agradecemos a l@s trabajador@s honest@s de la prensa y a los medios de comunicación decentes que mostraron, con verdad y a todo el mundo, lo que miraban y escuchaban, y respetaron, sin distorsionar, nuestra voz y caminar. Reciban nuestra solidaridad en estos duros momentos que atraviesa el ejercicio de su profesión, donde arriesgan su vida, son agredidos y, como nosotros, no encuentran justicia.

Y, para que no falte nadie, agradecemos en general a todit@s tod@s que, honest@s y sincer@s, nos apoyaron.

He dicho, al inicio de esta carta, que no era una despedida. Bueno, pues resulta que para algunos sí lo es. Aunque para otros será lo que es en realidad, es decir, una promesa...

Porque ya se alcanza a ver lo que falta...

Vale. Salud y, de corazón a corazón, gracias por todo.
A nombre de tod@s l@s zapatistas del EZLN.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.
México, en el mes sexto del año 2005


Subcomandante Insurgente Marcos.


P.D.- Ya se ve que no estábamos pensando en jugar fútbol. Bueno, no sólo. Porque algún día jugaremos contra el Intemazionale de Milano. Nosotros o lo que quede de nosotros.


Por buenosdiasamerica - 24/06/2005 5:49:12 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO I
COMUNICADO DEL COMITÉ CLANDESTINO REVOLUCIONARIO INDÍGENA- COMANDANCIA GENERAL DEL
EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL.
MÉXICO.

19 DE JUNIO DEL 2005.


AL PUEBLO DE MÉXICO:
A LOS PUEBLOS DEL MUNDO:
HERMANOS Y HERMANAS:


A PARTIR DEL DÍA DE HOY, EL EJÉRCITO ZAPATISTA DE LIBERACIÓN NACIONAL HA DECRETADO, EN TODO EL TERRITORIO REBELDE, UNA

ALERTA ROJA GENERAL.


EN BASE A ESTO LES COMUNICAMOS:


PRIMERO.- QUE EN ESTOS MOMENTOS SE ESTÁ REALIZANDO EL CIERRE DE LOS CARACOLES Y LAS OFICINAS DE LAS JUNTAS DE BUEN GOBIERNO QUE SE ENCUENTRAN EN LAS COMUNIDADES ZAPATISTAS DE OVENTIK, LA REALIDAD, LA GARRUCHA, MORELIA Y ROBERTO BARRIOS, ASÍ COMO TODAS LAS SEDES DE LAS AUTORIDADES DE LOS DISTINTOS MUNICIPIOS AUTÓNOMOS REBELDES ZAPATISTAS.

SEGUNDO.- QUE TAMBIÉN SE ESTÁ PROCEDIENDO A LA EVACUACIÓN DE LOS MIEMBROS DE LAS DISTINTAS JUNTAS DE BUEN GOBIERNO Y DE LAS AUTORIDADES AUTÓNOMAS, PARA PONERLAS A RESGUARDO. AHORA Y POR UN TIEMPO INDEFINIDO REALIZARÁN SU LABOR EN FORMA CLANDESTINA Y TRASHUMANTE. TANTO LOS PROYECTOS COMO EL GOBIERNO AUTÓNOMO SE MANTENDRÁN TRABAJANDO, AUNQUE EN CONDICIONES DISTINTAS A LAS QUE HA HABIDO HASTA AHORA.

TERCERO.- QUE EN LOS DISTINTOS CARACOLES SE MANTENDRÁN FUNCIONANDO LOS SERVICIOS BÁSICOS DE SALUD COMUNITARIA. AL FRENTE DE ELLOS ESTÁN CIVILES, A QUIENES EL CCRI-CG DEL EZLN DESLINDA DE CUALESQUIERA DE SUS ACCIONES FUTURAS Y PARA QUIENES EXIGIMOS TRATO DE POBLACIÓN CIVIL Y RESPETO A SU VIDA, LIBERTAD Y BIENES POR PARTE DE LAS FUERZAS GUBERNAMENTALES.

CUARTO.- QUE HAN SIDO LLAMADOS A FILAS TODOS LOS ELEMENTOS DE NUESTRO EZLN QUE SE ENCONTRABAN HACIENDO LABOR SOCIAL EN LAS COMUNIDADES ZAPATISTAS Y QUE HAN SIDO ACUARTELADAS NUESTRAS TROPAS REGULARES. DE LA MISMA FORMA, SE HAN SUSPENDIDO POR UN TIEMPO INDEFINIDO TODAS LAS TRANSMISIONES DE RADIO INSURGENTE, "LA VOZ DE LOS SIN VOZ", EN FRECUENCIA MODULADA Y EN ONDA CORTA.

QUINTO.- QUE, DE MANERA SIMULTÁNEA A LA PUBLICACIÓN DE ESTE COMUNICADO, SE ESTÁ EXHORTANDO A LAS SOCIEDADES CIVILES NACIONALES E INTERNACIONALES QUE SE ENCUENTRAN EN TRABAJOS DE CAMPAMENTOS DE PAZ Y EN PROYECTOS EN COMUNIDADES, PARA QUE ABANDONEN TERRITORIO REBELDE O, SI ES SU DECISIÓN LIBRE Y VOLUNTARIA, PERMANEZCAN A SU CUENTA Y RIESGO CONCENTRADOS EN LOS LLAMADOS CARACOLES. EN EL CASO DE MENORES DE EDAD, LA SALIDA ES OBLIGATORIA.

SEXTO.- QUE EL EZLN ANUNCIA EL CIERRE DEL CENTRO DE INFORMACIÓN ZAPATISTA (CIZ) NO SIN ANTES AGRADECER A LAS SOCIEDADES CIVILES QUE PARTICIPARON EN ÉL, DESDE SU FORMACIÓN HASTA EL DÍA DE HOY. EL CCRI-CG DEL EZLN DESLINDA FORMALMENTE A ESTAS PERSONAS DE CUALQUIER RESPONSABILIDAD EN LAS ACCIONES FUTURAS DEL EZLN.

SÉPTIMO.- QUE EL EZLN DESLINDA A TODAS LAS PERSONAS Y ORGANIZACIONES CIVILES. POLÍTICAS, CULTURALES, CIUDADANAS, NO GUBERNAMENTALES, COMITÉS DE SOLIDARIDAD Y GRUPOS DE APOYO QUE SE HAN ACERCADO A ÉL DESDE 1994, DE CUALESQUIERA DE NUESTRAS ACCIONES FUTURAS. AGRADECEMOS A TODOS Y TODAS QUIENES, CON SINCERIDAD Y HONESTIDAD, EN ESTOS CASI 12 AÑOS APOYARON LA LUCHA CIVIL Y PACÍFICA DE LOS INDÍGENAS ZAPATISTAS POR EL RECONOCIMIENTO CONSTITUCIONAL DE LOS DERECHOS Y LA CULTURA INDÍGENAS.

¡DEMOCRACIA!
¡LIBERTAD!
¡JUSTICIA!


Desde las Montañas del Sureste Mexicano.

Por el Comité Clandestino Revolucionario Indígena-Comandancia General del
Ejército Zapatista de Liberación Nacional.



Subcomandante Insurgente Marcos.


México, en el mes sexto del año 2005


Por buenosdiasamerica - 21/06/2005 5:05:31 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

La (imposible) ¿Geometría? del Poder en México.
La (imposible) ¿Geometría? del Poder en México.


¿O geografía? No, la geografía es eso de norte, sur, oriente y poniente. ¿O será la geología? No, ésa trata de las piedras (como eso de "qué bonita piedrecita para darse un tropezón"). La geometría es lo de área, volumen, largo, ancho y no-sean-mal-pensad@s. Mmh... ya me estoy haciendo el chistosito. Quizá porque a much@s no les va a gustar lo que vamos a decir. Porque nos referiremos a la supuesta diferencia entre la derecha, el centro y la izquierda en la política de arriba. Y luego pues están las complicaciones: ultraderecha, derecha moderada, derecha confesional» izquierda "leal a las instituciones", ultra izquierda o radical, izquierda moderada, centro, centro-izquierda, centro-derecha, centro-centro, defensa central y centro delantero. Pero allá arriba todos dicen ser una u otra cosa, según lo que diga el nuevo dedo, es decir, el "rating". Así que a los que vemos un día en un lugar, al otro ya están en el opuesto. Y hasta duele el pescuezo de ver cómo brincan de uno a otro lado. O sea que un relajo. O una geometría imposible.

Para tratar de entender esa geometría hay que tomar en cuenta, según nuestra opinión, que el capitalismo en la globalización neoliberal está realizando una auténtica guerra mundial, en todas partes y en todas las formas. Esta guerra no sólo destruye, entre otras cosas, las relaciones sociales. También trata de reordenarlas según la lógica del vencedor. Entre los escombros producidos por esta guerra de reconquista, yacen las bases materiales, económicas, del Estado-Nación tradicional. Pero no sólo, también se encuentran destruidos, o con daños severos, los aparatos y las formas de dominación tradicionales (las relaciones dominante/dominado, dominante-dominante, y dominado-dominado). Por lo tanto, la destrucción también alcanza a la clase política tradicional, a su constitución, a sus relaciones internas, a sus relaciones con el resto de la sociedad (no sólo con los dominados) y a sus relaciones con las clases políticas de otras naciones (las llamadas relaciones internacionales). De esta manera, la guerra neoliberal ha desfigurado la política tradicional y la hace marchar al ritmo de un espot publicitario, y la destrucción provocada por la bomba neoliberal en la política mexicana ha sido tan efectiva que, también según nuestro modesto punto de vista, allá arriba no hay nada qué hacer. Si acaso, programas cómicos. Se supone que allá arriba, por ejemplo, hay centro, izquierda y derecha, Pero en tiempos electorales todos se amontonan en el centro. O sea que como que la geometría se encoge y todos se amontonan en el centro gritando: "YO SOY"...

"Yo soy”, dice el Partido Acción Nacional.

El PAN, el partido de la nostalgia por la lucha democrática, Gómez Morín y el "humanismo político". La nostalgia por el OPUS DEI, el MURO, la ACJM y Canoa. La nostalgia por la guerra de los cristeros, la sábana santa y el Cerro del Cubilete. La nostalgia por las buenas conciencias, las buenas costumbres, la gente bien. La nostalgia por el triunfo cultural y la sección de sociales en los periódicos (cuando era diferente a la policíaca). La nostalgia por Maximiliano, Carlota, Elton John y el tiempo en que fuimos Imperio. La nostalgia por la aspirina dominical administrada desde el pulpito del pederasta, el "ring side" en la visita del o al Papa, y los retiros espirituales de "salvemos al mundo del diablo comunista, seamos soldados de dios". La nostalgia por las tardes del bridge, el té- canasta, los Caballeros de Colón. La nostalgia por la quema de las boletas de la elección de 1988 y el cogobierno con el PRI. La nostalgia por un calendario en el que no estuvieron. La nostalgia por "la Patria, mi buen, es la historia recluida en un convento”.

Al igual que el actual gobierno federal, el PAN es hoy dirigido por la organización de ultraderecha "El Yunque". Bajo su peso yace el PAN histórico y su nostalgia por las familias arropadas con cobijas azules. Y es "El Yunque" el que (quién lo dijera), nos trata de convencer de que el PAN es ahora una organización política de centro. Y nos presenta, como posibles candidatos presidenciales, a una constelación de mediocres, donde, honor a quien honor merece, puntea el gris "coupier" Santiago Creel Miranda (me parece, no estoy seguro, que fue secretario de gobernación en el intinerato de Fox-Sahagún -hoy se le puede encontrar llorando al hombro de la Coyota Fernández de Cevallos-). Una lista de precandidatos en la que la única con reales posibilidades de competir no aparece... todavía. Pero ella ya mueve las piezas que El Yunque le proporciona para colarse. Primero para obtener un puesto que le asegure la impunidad (la que ya prometió AMLO sin que nadie se lo pidiera -bueno, cuando menos no se lo pidieron públicamente-), y luego, cuando acabe de desinflarse el globo fugaz de Creel, acceder al clamor que en las catacumbas de la derecha le pide, le implora, le suplica, le demanda, le exige que sea candidata a la presidencia de México. Candidata de centro, por supuesto.

"Yo soy", dice el PRI, el Partido Revolucionario Institucional.

El PRI, el partido del "desarrollo estabilizador". El creador del Sistema de Partido de Estado, desnudado en su momento por los análisis de José Revueltas, Adolfo Gilly, Daniel Cosío Villegas, Pablo González Casanova. El de "Mister Amigou". El de la represión a los médicos, los ferrocarrileros, los electricistas. El de las matanzas del 2 de octubre de 68 y del 10 de junio de 1971. El de la guerra sucia en los 70"s y 80"s El de las devaluaciones. El de los fraudes electorales. El de los "ratones locos", las "casillas zapato", la "operación tamal", la democracia electoral sintetizada en la consigna de "matraca y gorra, refresco y torta". El del robo, el despojo, el fraude, el asesinato, a obreros, campesinos, estudiantes, maestros, empleados. El de Fidel Velásquez, Rodríguez Alcaine, Jonguitud, Elba Esther Gordillo. El de la Colina del Perro. El de Absalón Castellanos, El del fraude electoral de 88. El del Clan Salinas de Gortari. El de la contrarreforma al artículo 27 de la Constitución. El de la frustrada entrada al Primer Mundo. El de la matanza del mercado de Ocosingo. El del solitario Aburto y el aún más solitario Colosio. El de la traición de febrero de 95. El del IVA. El de Acteal, El Charco y Aguas Blancas. El del inicio de la pesadilla en Ciudad Juárez. El de "firmo un acuerdo y no lo cumplo". El de "no traigo cash”. El de la ruptura violenta de la huelga estudiantil en la UNAM, en 1999. El de la historia como propaganda electoral. El de la imposición de las políticas neoliberales que han destruido los cimientos de México. El de la privatización de las empresas estatales y paraestatales. El del voto por el desafuero. El del crimen organizado en partido político. El de "la-Patria-mÍ-buen-es-una-puta-que-regentea-el-más-picudo-o-s ea-yo-mero".

Sobre el PRI no hay mucho que agregar a lo dicho y padecido de él. El PRI, surgido de la revolución mexicana de 1910, es, hoy por hoy, el partido con más posibilidades de provocar una nueva revolución en todo el país. El PRI no tiene ligas con el crimen organizado, él forma parte de la dirección de los cárteles del narcotráfico, del secuestro, de la prostitución, del tráfico de personas. El cinismo con el que sus dirigentes desechan la memoria, los lleva a hablar y hacer como si no llevaran más de 70 años abusando del poder y lucrando con su ejercicio. Las precampañas y campañas del PRI son el mejor vehículo para provocar la indignación de la gente... y su rebelión.

Ejemplos? Enrique Jackson financia su campaña con dinero del crimen organizado, es decir, el narcotráfico, la prostitución, y el secuestro. Lo usado para publicidad televisiva, lo obtiene de los rescates por el secuestro de miembros de las familias pudientes a las que ahora promete "orden" en horario estelar. En su lado, Roberto Madrazo, un gángster sin escrúpulos, ha pasado de planear la eliminación de sus contrincantes, a planear su seguridad para que no lo asesinen a él (aunque el traer como perrito faldero al "Croquetas" Albores no lo protege de nada). Por su parte, Montiel, Yarrington y Martínez, mientras tanto, pasan lista a sus pistoleros, y la Paredes suspira, es decir, acecha. En la mejor tradición priísta, la candidatura se resolverá en las cloacas del poder político (o sea que Elba Esther decidirá). La violencia criminal que azota el país no es mas que la lucha entre los cárteles por la candidatura presidencial del PRI. Los que pierdan se irán, junto con sus jefes priístas, no a la cárcel,... sino al PRD. Quien quede nos dirá que es de centro.

"Yo soy", dice el PRD, el Partido de la Revolución Democrática.

El PRD, el partido de los "errores tácticos". El error táctico de, con sus pactos electorales, fomentar los negocios de familias disfrazadas de partidos. El error táctico de aliarse al PAN en algunos estados y al PRI en otros. El error táctico de la contrarreforma indígena y los paramilitares de Zinacantán. El error táctico de Rosario Robles y los videos escándalos. El error táctico de hostigar y reprimir el movimiento estudiantil de la UNAM en 1999. El error táctico de la "ley Ebrard" y la "ley Monsanto". El error táctico de ceder el Zócalo de la Ciudad de México a los monopolios de espectáculos. El error táctico de hacer equipo con los salmistas. El error táctico de la importada "tolerancia cero" y de perseguir a jóvenes, homosexuales y lesbianas por el "delito" de ser diferentes. El error táctico de traicionar la memoria de sus muertos, hacer candidatos a sus asesinos y reciclar a los desaforados de las candidaturas priístas. El error táctico de convertir movimientos populares en burocracias partidista y gubernamental. El error táctico de manipular las muertes de Digna Ochoa y Pável González para halagar a la derecha- El error táctico de la indefinición frente a los movimientos de resistencia y liberación en otros países, de bajar la cabeza frente al poder norteamericano y de tratar de congraciarse con los poderosos. El error táctico de sus luchas intestinas y los fraudes en las elecciones internas. El error táctico de la alianza con el narcotráfico en el DF. El error táctico de pedirle dinero a la gente mintiéndole al decir que es para ayudar, "bajo el agua", a los zapatistas. El error táctico del cortejo vergonzante a los sectores más reaccionarios del clero. El error táctico de usar a los muertos en la lucha como carta de impunidad para robar, despojar, corromper, reprimir. El error táctico de correr, loco de contento con su cargamento de errores tácticos, al centro. El error táctico de "la Patria, mi buen, no es más que un presupuesto en disputa".

Y en el centro del PRD... -"Yo soy", dice AMLO, Andrés Manuel López Obrador.

Y contra AMLO se lanzó la (alguna vez feliz) pareja presidencial, desenfundando la PGR en una mano, la Suprema Corte de Justicia en la otra, el Congreso de la Unión en gayola, y los medios de comunicación compensando la pérdida de "rating" de sus "reality shows" y su barra cómica. El proceso de desafuero fue, además de una comedía con ribetes trágicos, un indicador del descontento popular (no mi buen, ya no puede uno burlarse de la gente como antes), y, sobre todo, un inmejorable empuje electoral... para el desaforado.

Y contra AMLO se lanza Cárdenas Solórzano acusándolo de declararse de centro desde el inicio y no seguir su tradición de iniciar declarándose de izquierda... e irse corriendo al centro conforme avanza la campaña. Criticándole el tener el control del PRD y hacer uso discrecional de él... después de que Cárdenas hizo lo mismo tantos años. Echándole en cara las alianzas que hace, olvidando que a las hechas por Cárdenas se debe el enriquecimiento de familias (como el Partido de la Sociedad Nacionalista, de los Riojas) y la liga del PRD con el sinarquismo - el mismo que encapuchó la estatua de Juárez" (el Partido de Acción Social), cuando aceptó la postulación por esos dos partidos en el 2000. López Obrador. El AMLO proyectado a las alturas de la democracia "moderna" (o sea, las encuestas) por la absurda y ridicula campaña de la pareja presidencial. El que convirtió la movilización ciudadana contra el autoritarismo del desafuero, en un acto de promoción personal y de destape electoral. El que no dijo, en la movilización contra el desafuero, la frase que realmente correspondía, a saber, "ningún dirigente tiene derecho a encabezar un movimiento en tomo a una causa justa, para, a espaldas de la mayoría, sujetarlo a su proyecto personal de búsqueda del Poder y negociarlo para eso". El que convoca a una marcha del silencio y, en lugar de respetarlo, la usa para hablarle al Poder, imponiéndole a todos la palabra de uno. El de la alquimia que transforma un millón seiscientos mil silencios en la voz de Don Porfirio que, a pesar de la silbatina (ésa sí "histórica"), fue escuchada por quien fue el interlocutor de esa marcha: el Poder. El que trastocó (y devaluó) el triunfo popular de la marcha del 24 de abril y lo convirtió en un logro personal en su carrera presidencial. El ex desaforado- El que acusó al Poder de arbitrario y luego intercambió con él exoneraciones mutuas. El denunciante de "complots" que luego elogia como "estadistas" a quienes acusó de urdirlos. El que tiene, como uno de sus primeros "comités de apoyo" indígenas en Chiapas, a los caciques y paramilitares de Zinacantán, los mismos que agredieron la marcha zapatista del 10 de abril de 2004. El que ya se ve a sí mismo cruzado por la banda presidencial. El que, entre sus primeras ofertas de gobierno, garantizó la impunidad para quienes han asesinado y desaparecido a luchadores sociales, a quienes han sumido a México en la miseria y se han enriquecido a costa del dolor de todos. El que, con sus actos, le dice a la gente "los desprecio desaforadamente”

López Obrador. El que se comparó a si mismo con Francisco I. Madero... olvidando que el símil con Madero no termina con el demócrata encarcelado por Porfirio Díaz, sino que continúa con el Madero que formó su equipo de gobierno con los mismos porfiristas (y que fue traicionado por uno de ellos). Con el Madero que, dando las espaldas a las demandas de los desposeídos, se dio a la tarea de mantener la misma estructura económica de explotación, despojo y racismo construida en el régimen porfírista. A AMLO y a los jilgueritos que revolotean a su lado se les "olvidaron" esos detalles.

Y, sobre todo, se les "olvidó" que, frente a Madero, los zapatistas enarbolaron el Plan de Ayala, Aquel plan sobre el que Madero dijo, palabras más o menos, "publíquenlo, que todos sepan que ese Zapata está loco". Pero basta de historia pasada y de comparaciones. Estamos a principios del siglo XXI y no del siglo XX, en una sucesión adelantada por la ambición desbocada de una mujer.


Para saber cual es el proyecto de quien aspira al Poder no hay que escuchar lo que dice hacia abajo, sino lo que dice hacia arriba (por ejemplo, en las entrevistas a los diarios norteamericanos New York Times y Financial Times). Hay que escuchar lo que les ofrece a quienes mandan en realidad.

La oferta central del programa presidencial de AMLO no es vivir en Palacio Nacional y convertir Los Pinos en la nueva sección del Bosque de Chapultepec. Es "estabilidad macroeconómica", es decir, "ganancias crecientes para los ricos, miseria y despojos crecientes para los desposeídos, y un orden que controle el descontento de estos últimos".

Cuando se critica el proyecto de AMLO no se trata de criticar un proyecto de izquierda porque no lo es, así lo ha declarado y prometido López Obrador al Poder de más arriba. Él ha sido claro y sólo no lo ven quienes no quieren verlo (o no les conviene verlo) y se siguen esforzando por verlo y presentarlo como un hombre de izquierda. El de AMLO es un proyecto, según él mismo lo definió, de centro.

Y el centro no es más que una derecha moderada, una puerta a la clínica de cirugía plástica que transforma a los luchadores sociales en déspotas y cínicos, una macroeconomía estabilizada con segundos pisos y conferencias de prensa mañaneras.

Nosotros hemos visto y analizado de cerca el gobierno de AMLO en el DF. Y no en la prensa, en los círculos selectos o en los segundos pisos sino abajo, en la calle. Creemos que hay ahí el germen de un autoritarismo y un proyecto personal transexenal. La imagen de Carlos Salinas de Gortari construida por AMLO es, en realidad, un espejo. Por eso la conformación de su equipo. Por eso su programa tan cercano a aquel del "liberalismo social" del salinismo. ¿Dije "cercano"? Más bien, la continuación de ese programa. Esto se encuentra todavía oculto por la avasallante estupidez de la ultraderecha (que parece chivo en cristalería) y por el mismo caos ideológico que reina en la clase política mexicana, pero no tardará en hacerse evidente. Tal vez por ese ocultamiento, algun@s intelectuales, ademas de destacad@s luchador@s sociales, le proporcionan su cálido aliento al huevo de la serpiente que hoy anida en el gobierno de la Ciudad de México.

Frente a López Obrador no estamos enfrente de un líder nostálgico del pasado nacionalista revolucionario, sino de alguien con un proyecto muy claro de presente... y de futuro. AMLO no está pensando en realizar su proyecto en un solo sexenio (por eso su equipo es el mismo de aquel célebre "gobernaremos por muchos años"). Y, contra lo que piensan algunos, López Obrador no ofrece volver al pasado populista que tanto aterra al poder económico. No, AMLO oferta una mediación y una administración "modernas" (o sea terminar lo que dejó pendiente Salinas de Gortari). Y más: ofrece crear las bases de un Estado "moderno", por eso se esfuerza en diferenciarse de Lula, Chávez, Castro y Tabaré. Y el ofrecimiento no lo hace a los de abajo o a lo que queda de la Nación mexicana, sino a quien manda en realidad: el poder financiero internacional. La de él no será una administración neoliberal con la mano izquierda (Lula en Brasil, Tabaré en Uruguay, Kirchner en Argentina), ni un gobierno socialista (Castro en Cuba), ni un nacionalismo popular (Chávez en Venezuela), sino EL NUEVO MODELO DE ESTADO NO- NACIONAL (ese engendro de la guerra neoliberal) en América Latina

Si Carlos Salinas de Gortari fue el gobernante ejemplar de operador de la destrucción neoliberal en México, López Obrador quiere ser el paradigma del operador del reordenamiento neoliberal. Ese es su proyecto. Aunque falta que lo dejen o que pueda.

No nos vamos a dedicar a descalificar a AMLO (de eso se encargará, y con inmejorable eficiencia, el PRD -sobre todo en la lucha por la candidatura al gobierno del DF-), pero consideramos nuestro deber advertir, definir y definirnos. Es necesario porque, en el gatopardismo de arriba, una definición no clara se convierte en un apoyo explícito: "si no está contra nosotros, entonces está a favor de nosotros". La definición frente (y no a un lado) a lo que representa AMLO es imprescindible. Su propuesta (y en esto no hay ninguna diferencia con la de Cárdenas en el PRD, ni con la de cualquier precandidato de cualquier partido en el superpoblado "centro" político del México de mediados del 2005) es llenar DESDE ARRIBA Y POR ARRIBA el vacío provocado por la hecatombe neoliberal.

En resumen, allá arriba reinan la indecencia, la desfachatez, el cinismo, la desvergüenza.

Esto es lo que pensamos de la geometría política en el México de arriba. Decir otra cosa sería mentir y tratar de engañar a quienes nunca hemos engañado: en primer lugar a nosotros mismos, pero también a la gente en general. Nos produce rabia e indignación ver lo que vemos, y lucharemos para impedir que esos sinvergüenzas se salgan con la suya.

Porque es la hora de empezar a luchar para que, todos esos que allá arriba desprecian la historia y nos desprecian, rindan cuentas, para que paguen.

Vale. Salud y atención, que abajo el reloj marca ya la hora sexta.

Desde las montañas del Sureste Mexicano.

Subcomandante Insurgente Marcos
México, en el Sexto mes del año 2005

P.D. SOBRE CHIAPAS.- Si antes las Juntas de Buen Gobierno informaron que había algunas relaciones con el gobierno estatal, ahora informan que, desde diciembre del año pasado, se terminaron por el incumplimiento del gobierno en los pocos compromisos que hizo. Ni indemnizaron, ni regularizaron, ni hicieron justicia en los pocos casos que se les demandó. No cumplieron porque en el fondo son tan racistas como cualquiera. Están absorbidos por el autoritarismo y la soberbia, la justicia local dedicada al negocio del tráfico de personas, los presupuestos gastados en las señoritas que se anuncian en la sección de avisos clasificados de los periódicos locales o que trabajan en la zona Galáctica, el dinero derrochado en campañas mediáticas, ridiculas y desvergonzadas, de desprestigio de opositores (como la emprendida contra el movimiento magisterial de hace unas semanas) y de promoción del culto a la personalidad. Ni modos.



Por buenosdiasamerica - 21/06/2005 1:21:21 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Intervenciones militares de EE.UU. en América Lati
Intervenciones militares de EE.UU. en América Latina



(Cronología)

La siguiente es una cronología de las intervenciones y creacion de bases militares que los EEUU han hecho en distintos países de América Latina. Puesto así, año por año, da idéa de la magnitud de la política imperialista a través de la utilización de la fuerza militar, no solo para anexar territorios sino también socios, complices a sus planes de dominación.

1823: La Doctrina Monroe declara que América Latina se considera "esfera de influencia" para Estados Unidos.

1846: Estados Unidos emprende una guerra contra México, país que finalmente es forzado a ceder al vecino del norte la mitad de su territorio, incluidos los hoy poderosos y ricos Estados norteamericanos de Texas y California.

1854: La marina yanqui bombardea y destruye el puerto nicaragüense de San Juan del Norte. El ataque ocurrió después de un intento oficial de poner impuestos al yate del millonario norteamericano Cornelius Vanderbilt, quien había conducido su nave a dicho puerto. El bombardeo facilitó el camino a William Walker.

1855: El aventurero estadounidense William Walter, operando en interés de los banqueros Morgan y Garrison, invade Nicaragua y se proclama presidente. Durante sus dos años de gobierno invadiría también a los vecinos países de El Salvador y Honduras, proclamándose igualmente jefe de Estado en ambas naciones. Walker restauró la esclavitud en los territorios bajo su ocupación.

1898: Los Estados Unidos declaran la guerra a España en el momento en que los independentistas cubanos tenían prácticamente derrotada a la fuerza militar colonial. Las tropas norteamericanas ocupan la Isla de Cuba, desconocen a los patriotas y España se ve obligada a ceder a Estados Unidos los territorios de Puerto Rico, Guam, Filipinas y Hawai.

1901: Las fuerzas norteamericanas de ocupación hacen incluir en la Constitución de la nueva República de Cuba la infame Enmienda Platt, mediante la cual Estados Unidos se arrogaba el derecho de intervenir en los asuntos cubanos cada vez que estimara conveniente. Cuba también fue forzada al arrendamiento en perpetuidad de un pedazo del territorio nacional para el uso de la Marina de Guerra estadounidense: La Base Naval de Guantánamo.

1903: Los Estados Unidos "estimula" la segregación de Panamá, que entonces era parte de Colombia, y adquiere derechos sobre el Canal de Panamá. Años después, el ex presidente Teodoro Roosevelt -el real segregador de Panamá-diría: "Yo tomé la Zona del Canal mientras el Congreso debatía." A Colombia se le pagó posteriormente la ridícula suma de $25 millones en compensación.

1904: Se promulga en Panamá la Constitución Nacional. Tiene un apartado que contempla la intervención militar norteamericana cuando Washington lo crea necesario. Inmediatamente se inicia la construcción del Canal de Panamá. Más adelante, Estados Unidos llenará la zona de bases militares y en 1946 fundará la tristemente célebre Escuela de las Américas, por cuyas aulas pasarán casi todos los dictadores de América Latina.

1904: La infantería de marina estadounidense desembarca en República Dominicana para sofocar un levantamiento armado opositor. Un año después, a propósito de la intervención en ese país, el Presidente Teodoro Roosevelt declara que Estados Unidos sería "el gendarme" del Caribe.

1906: Las inversiones norteamericanas en Cuba, que en 1885 representaban 50 millones de pesos cubanos, alcanza la cifra de 200 millones. En agosto de ese año estalla una insurrección contra el presidente títere Estrada Palma, quien solicita la intervención militar de EE.UU. Los norteamericanos desembarcan y designan como interventor a William Taft.

1907: República Dominicana: Estados Unidos consiguió que el gobierno dominicano le otorgara la recaudación de los ingresos aduanales, estatus que se mantendría por 33 años consecutivos.

1908: Tropas norteamericanas intervienen en Panamá. En la próxima década lo hará cuatro veces más.

1910: Los marines yanquis ocupan Nicaragua para sostener el régimen de Adolfo Díaz.

1911: México: Para "proteger"a ciudadanos norteamericanos, el presidente William Taft ordena el desplazamiento de 20 mil soldados a la frontera sur y ocho buques de guerra frente a las costas de California.

1912: Los marines norteamericanos invaden Nicaragua y dieron comienzo a una ocupación que se mantendría casi continuamente hasta 1933. Ese mismo año (1912) el Presidente Taft declara: "No está distante el día en que tres estrellas y tres franjas en tres puntos equidistantes delimiten nuestro territorio: una en el Polo Norte, otra en el Canal de Panamá y la tercera en el Polo Sur. El hemisferio completo de hecho será nuestro en virtud de nuestra superioridad racial, como es ya nuestro moralmente."

1914: La Marina de Estados Unidos bombardea la ciudad portuaria de Veracruz, un ataque aparentemente motivado por la detención de soldados norteamericanos en Tampico. El gobierno mexicano se disculpa, pero el presidente Woodrow Wilson ordena que la armada ataque a Veracruz. Cien soldados mexicanos, varios cadetes de la Escuela Naval y grupos civiles resisten con heroísmo. Hay 300 muertos. Los ocupantes permanecen durante varios meses.

1915: Los marines ocupan Haití para "restaurar el orden". Se establece un protectorado que permanecerá hasta 1934. El secretario de Estado William Jennings Bryan, al informar sobre la situación haitiana comentó: "Imaginen esto: negros hablando francés"

1916: Marines ocupan la República Dominicana y permanecen allí hasta 1924

1918: En Panamá los marines ocupan la provincia de Chiriquí, para "mantener el orden público".

1924: La infantería de marina USA invade a Honduras para "mediar" en un enfrentamiento civil. Un militar hondureño asume el gobierno provisional. Honduras ocupa el primer lugar mundial en la exportación de bananas, pero las ganancias son para la United Fruit Company.

1925: Tropas del Ejército norteamericano ocupan la ciudad de Panamá para acabar con una huelga y mantener el orden.

1926: Estados Unidos decide crear en Nicaragua una Guardia Nacional. Augusto César Sandino se propone crear un ejército popular para combatir a los ocupantes extranjeros.

1927: En Nicaragua un capitán de los marines yanquis conmina a Sandino para que se rinda. El rebelde responde: "Yo quiero patria libre o morir". Estados Unidos realiza entonces el primer bombardeo aéreo en América Latina. Ataca la aldea El Ocotal. Mueren 300 nicaragüenses por las bombas y ametralladoras yanquis.

1930: En República Dominicana comienza la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, un militar surgido de la Guardia Nacional, fomentada y entrenada por Estados Unidos.

1933: Estados Unidos abandona Nicaragua y deja el control del país a Anastasio Somoza y su Guardia Nacional.

1934: En Nicaragua es asesinado César Augusto Sandino, quien había depuesto las armas. El asesinato fue ordenado por Somoza, con la complicidad del embajador norteamericano Arthur Bliss Lane.

1941: En Panamá es depuesto el presidente Arias por un golpe militar liderado por Ricardo Adolfo de la Guardia, quien primero consultó su plan con el Embajador de Estados Unidos. El Secretario de Guerra Henry Stimson declaró al respecto: "Esto fue un gran alivio para nosotros, porque Arias había sido muy problemático y muy pro-Nazi"

1946: Estados Unidos abre en Panamá la tristemente célebre Escuela de las Américas, para la formación de los militares del hemisferio. Allí se formaron los principales protagonistas de las dictaduras militares en Brasil, Argentina, Uruguay, Chile, Centroamérica y en otros países.

1947: Estados Unidos comienza a imponer paulatinamente el Tratado Interamericano de de Asistencia Recíproca (TIAR).

1952: En Cuba, con la anuencia y agrado del gobierno de Estados Unidos, el general Fulgencio Batista produce el derrocamiento de Carlos Prío Socarrás e inaugura una sangrienta tiranía.

1954: La CIA orquesta el derrocamiento del gobierno democráticamente electo de Jacobo Árbenz en Guatemala. Un poeta guatemalteco describió el gobierno de Árbenz como "años de primavera en un país de eterna tiranía". Siguieron casi 40 años de violencia y represión que culminaron en la política de "tierra arrasada" de los años 80. Más de 150 000 personas perdieron la vida.

1956: En Nicaragua el poeta Rigoberto López Pérez mata al dictador Anastasio Somoza, que llevaba 20 años en el poder con apoyo de Estados Unidos. El presidente Franklin Delano Roosevelt lo había definido así: "Es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta". Su hijo Anastasio Somoza Debayle prolongó la dinastía tiránica durante varios años más.

1960: El presidente Eisenhower autoriza la realización en gran escala de acciones encubiertas para derribar el gobierno de Fidel Castro, quien había llegado al poder en enero de 1959 e inició de inmediato una obra revolucionaria de extraordinario alcance social y apoyo popular. Las acciones encubiertas incluían el asesinato del líder cubano, la creación de bandas contrarrevolucionarias y el sabotaje a los principales sectores de la economía isleña.

1961: Fuerzas mercenarias reclutadas, organizadas, financiadas y dirigidas por Estados Unidos invaden Cuba por Bahía de Cochinos (Playa Girón). En menos de 72 horas son derrotadas en lo que constituyó la primera gran derrota militar del imperialismo yanqui en América Latina.

La CIA cocina un golpe de Estado contra el presidente electo de Ecuador J. M Velazco Ibarra, quien se había demostrado demasiado amistoso con Cuba.

1964: El presidente de Brasil Joao Goulart, quien se proponía llevar a cabo una reforma agraria y nacionalizar el petróleo, es víctima de un golpe de estado apoyado y promovido por Estados Unidos.

1965: Estados Unidos envía miles de efectivos a República Dominicana para reprimir un movimiento que intentaba restaurar en el poder al anteriormente derrocado presidente progresista y democráticamente electo Juan Bosch.

1966: Estados Unidos envía armas, asesores y Boinas Verdes a Guatemala, para implementar una llamada campaña contrainsurgente. En un informe del Departamento de Estado reconocía que: "para eliminar a unos pocos cientos de guerrilleros habrá que matar quizás a 10 mil campesinos guatemaltecos".

1967: Un grupo de Boinas Verdes fueron enviados a Bolivia para ayudar a encontrar y asesinar a Ernesto Che Guevara.

1968: la CIA, organiza una fuerza paramilitar considerada como la precursora de los tenebrosos "Escuadrones de la Muerte".

1971: El diario The Washington Post confirma que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) había intentado asesinar en varias oportunidades al líder de la revolución cubana Fidel Castro. Años después, y en la medida que los documentos secretos de la CIA eran desclasificados se ha sabido que los intentos se cuentan por decenas y los planes por centenares.

1973: Los militares toman el poder en Uruguay, apoyados por Estados Unidos. La subsiguiente represión alcanzaría elevadísimas cifras de población encarcelada por razones políticas.

Un golpe de Estado instigado y organizado por Estados Unidos derroca al gobierno electo del Presidente Salvador Allende en Chile, y se instala en el poder el General Augusto Pinochet quien encabeza una cruenta y larga tiranía.

1976: Asume el poder una dictadura militar en Argentina. Años después se desclasificaron en Estados Unidos casi 5000 documentos secretos que revelaron la estrecha colaboración y el apoyo otorgado desde los más altos niveles del poder en Washington a los militares argentinos, responsables de la muerte de al menos 30.000 argentinos, una gran parte de ellos jóvenes estudiantes y trabajadores. Recientemente, el Departamento de Estado de EEUU ha desclasificado documentos que implican directamente al antiguo secretario de Estado Henry Kissinger y otros altos responsables norteamericanos en los crímenes cometidos por la dictadura argentina, que puso en marcha una campaña de asesinatos, torturas y "desapariciones" tras asumir el poder. Kissinger estuvo involucrado en las operaciones del llamado Plan Cóndor, una red de cooperación para capturar y ejecutar opositores políticos en Argentina, Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y Bolivia.

1980: Estados Unidos incrementa la asistencia masiva a los militares de El Salvador que se enfrentan a las guerrillas del FMLN. Los escuadrones de la muerte proliferan; el Arzobispo Romero es asesinado por terroristas de derecha; 35 mil civiles son muertos entre 1978 y 1981. La violación y asesinato de 4 monjas por sicarios de los militares hace que el gobierno yanqui suspenda la ayuda militar. por un mes.

1981: La Administración Reagan inicia la guerra de los "contra" para destruir el gobierno sandinista en Nicaragua.

La CIA avanza en la organización de los "contras" en Nicaragua. Habían comenzado el año anterior con un grupo de 60 antiguos guardias de Somoza. Cuatro años después llegarían a agruparse en la "contra" casi 12 mil ex guardias. De los 48 jefes militares más importantes de la "contra", 46 habían sido oficiales de la Guardia Nacional. Estados Unidos también avanzó en la guerra económica contra Nicaragua y en las presiones ejercidas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

El general Omar Torrijos, presidente de Panamá, muere en un accidente aéreo. Desde entonces ha existido la sospecha de que la CIA tuvo que ver con el desastre, debido al nacionalismo patriótico de Torrijos y a las relaciones amistosas que su gobierno sostenía con Cuba.

1983: Se produce la invasión de cinco mil infantes de marina de Estados Unidos a la pequeña isla caribeña de Granada. Las tropas yanquis entraron poco después de que una conspiración había sacado del poder a Maurice Bishop, un líder izquierdista y nacionalista.

1989: Estados Unidos invade Panamá para arrestar a quien fuera su protegido, Manuel Noriega. La operación dejó no menos de 3 mil bajas civiles.

1990: Estados Unidos interviene masivamente en el proceso electoral de Nicaragua a través de acciones encubiertas y también públicas. Washington consolidó abiertamente la coalición de oposición, aunque tales prácticas son ilegales según la ley estadounidense.

2000: Como parte de la "Guerra a las Drogas", Estados Unidos lanza el Plan Colombia, un programa de ayuda masiva civil y militar a un país que quizás tenga el peor récord de derechos humanos en el hemisferio. El financiamiento de Estados Unidos para este Plan es de 1 300 millones, de los cuales el 83 por ciento está destinado al gasto militar. El Plan Colombia después se ha subsumido en la "Guerra contra el Terrorismo".

2002: Estados Unidos apoyó y financió a los elementos que organizaron el fallido golpe de Estado del 11 de abril en Venezuela.

Cronologías que han servido de base:

Mark Rosenfelder: U.S. Interventions in Latin America, 1996
Roberto Bardini: Tropas extranjeras y maniobras militares. Inmunidad es impunidad, 7 de Julio de 2003

Fuentes utilizadas por ambos autores:

Black, George. The Good Neighbor . Pantheon Books, New York: 1988. Highly recommended. An often amusing history of U.S. attitudes toward its southern neighbors.

Burns, E. Bradford. Latin America: A concise interpretive history . 4th ed. Prentice-Hall, Englewood Cliffs: 1986. Not only what the U.S. does to Latin America, but what Europe and the Latin Americans do to Latin America.

Chomsky, Noam. Year 501: The Conquest Continues . South End Press, Boston: 1993. Packed with documentation.

Galeano, Eduardo. Century of the Wind and Faces & Masks . Pantheon Books, New York: 1988. (Originally published as Memoria del fuego II, III: El siglo del viento, Las caras y las mascaras .) Vignettes from history, from a master Latin American novelist. As history, take it with a grain of salt.

Gleijeses, Piero. Shattered Hope: The Guatemalan Revolution and the United States, 1944-1954 . Princeton, Princeton NJ: 1991. The definitive study of the Arévalo/Arbenz administrations and the U.S. coup.

Kwitny, Jonathan. Endless Enemies: The Making of an Unfriendly World . Congdon & Weed, New York: 1984. By a former Wall Street Journal reporter.

-Patricia Galeana, Cronología Iberoamericana 1803-1992, Fondo de Cultura Económica, México, 1993

Gastón García Cantú, Las invasiones Norteamericanas en México, Editorial Era, México, 1974.

Gregorio Selser, Cronología de las Intervenciones Extranjeras en América Latina (1776-1945), coedición de las universidades Nacional Autónoma de México, Obrera de México, Autónoma Metropolitana-Atzcapozalco

Koeyu - Visiones Alternativas Adital






Por buenosdiasamerica - 07/06/2005 0:28:39 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Apuntes del contraolvido.
Apuntes del contraolvido.

Existen dos Cubas: la creada para la exportación y la auténtica, la que pugna por ser integralmente una república.

La primera, convierte el drama en pintoresquismo caribe, con sargentos ascendidos a generales y presidentes fantásticamente ricos que viven en el exilio fomentando revoluciones. La Cuba que escribe Habana con v, para mejor identificación por los extranjeros que van a bailar la rumba, y que sólo tiene voz de maracas y bongó. La Cuba de los carteles de compañías aéreas con bailarines color habano danzando semidesnudos alrededor de una palmera. La Cuba que sólo se concibe libre, mezclada con Coca-Cola y con clima tropical acondicionado para turistas que hablan inglés.

Y existe la otra Cuba: la que logró a fuerza de actos heroicos y escándalo sobre cadáveres destrozados, saltar la muralla de bolsas de azúcar y mostrar al mundo entero que las estridencias del cha cha cha no lograban tapar sus gritos de indignación. Que la isla de Martí era ocupada por un pueblo que luchaba violenta y tenazmente por recuperar lo que había ganado al ganar su independencia. Que había logrado que su revolución no fuera una revolución más en el Caribe, sino que se convirtiese en el símbolo de lo que puede la voluntad de ser libre, sobre la maquinaria opresora de una dictadura.

No obstante, había que averiguar qué se escondía, si algo se escondía, detrás de ese formidable movimiento.

Contra todas las previsiones, a pesar de las violentas represiones, superando el terror sembrado con prodigalidad de asesino millonario, la revolución cubana no podía ser sofocada y archivada. Los hombres, encabezados por Fidel Castro, se habían mantenido demasiado tiempo en el campo de batalla y la publicidad que había logrado su lucha era lo suficientemente profusa, como para despertar sospechas.

Confieso que salí de Buenos Aires llenos de dudas. Mi opinión sobre Batista estaba formada, por supuesto. Pero había que averiguar quiénes eran los que trataban de voltearlo y a qué intereses respondían.

La única forma de saberlo, de despejar los interrogantes que siempre dejaban abiertos los cables de las agencias noticiosas, de conocer si realmente la causa del Movimiento 26 de Julio merecía la adhesión de quienes querían la libertad en Latinoamérica, era ir hasta Fidel Castro y plantearle claramente las preguntas que nos hacíamos aquí.

Los argentinos queríamos saber quién era el hombre que encabezaba la revolución en Cuba, qué era el movimiento 26 de Julio, qué aspiraciones tenía y quién lo financiaba. Queríamos saber si las balas que se disparaban contra Batista eran pagadas en dólares o en rublos o en libras esterlinas. O si se daba en Latinoamérica la desconcertante excepción de que una revolución en marcha hacia el triunfo no fuese financiada por el propio pueblo. J.R.M.

Este texto constituye el prefacio que Jorge Ricardo Masetti - sus iniciales al término del texto expresan la autoría - escribió para su libro “Los que luchan y los que lloran”.

El texto es escrito luego de una profunda vivencia experimentada por Masetti en su viaje a Cuba. El objetivo de este viaje será, como puntualiza Rodolfo Walsh en el prólogo al libro, desmesurado.

Desmesurado por falta de contactos, por recursos escasos. Un objetivo excesivo para un reportero de Radio El Mundo. Un objetivo que contiene en sí el germen de la sospecha. Un periodista que, ante el discurso convergente de todas las agencia de noticias, duda, quiere componer su propio cuadro de situación, quiere ser testigo presencial de un proceso de gran trascendencia para el Sur de América y el Caribe. Masetti es periodista, y sabe que la mejor manera de despejar las dudas sobre lo que ocurre en ese país del Caribe es convirtiéndose en un observador participante del proceso revolucionario desarrollado en Cuba. Masetti desea investigar, develar qué es lo que realmente ocurre, pero al mismo tiempo tiene preconceptos, prejuicios, un bagaje de opinión formado por el flujo de información desplegado por los cables de las agencias de noticias, y también, por un contexto político en el ámbito nacional bastante confuso: el gobierno electo de Frondizi, tras el estado de sitio vigente desde 1943. Gobierno que luego desmantelará la celebración del levantamiento del estado de sitio imponiendo el plan CONINTES y, desde la óptica de muchos, entregando el petróleo nacional al poder multinacional. Sirva el ejemplo como dato: La revista Mayoría, que había resistido la llamada Revolución Libertadora, llegó a su fin con el gobierno de Frondizi cuando ésta informó sobre la guerrilla del comandante Uturunco, en el norte de la Argentina.

Masetti sospecha, pero sin embargo escribe: había que averiguar qué se escondía, si algo se escondía, detrás de ese formidable movimiento... Mi opinión sobre Batista estaba formada, por supuesto. Pero había que averiguar quiénes eran los que trataban de voltearlo y a qué intereses respondían... La única manera de saberlo, de despejar los interrogantes... era ir hasta Fidel Castro y plantearle claramente las preguntas que nos hacíamos aquí...

En el capítulo VII de su libro se encuentra expresada la intención del por qué del viaje de Masetti a Cuba:

“-¿Y cómo se te ocurrió venir hasta aquí, a reportear a Fidel? (Pregunta del capitán Paco).

- Existe, con respecto a la revolución cubana, un gran misterio - les dije - que aún no ha sido develado. Un gran misterio guardado celosamente por las agencias informativas y por los grandes diarios que se nutren con sus noticias. Y así, mientras toda Latinoamérica odia a Batista, no se decide a apoyar a Fidel Castro, porque no saben quién es, qué quiere, ni quién lo apoya. Y porque no sabe quiénes son ustedes.

Les conté que algunos consideraban a la revolución cubana instrumento de Estados Unidos - lo que recibieron con el asombro con que hubiesen asistido al parto de una mula - y al ejército de Fidel Castro, integrado por jóvenes pudientes que jugaban a la guerra. Les dije que era habitual leer en los diarios la noticia de que “ los rebeldes cubanos volaron un tren de pasajeros” sin aclarar si el tren de pasajeros estaba ocupado o no, o si ese “tren de pasajeros” era utilizado para el transporte de tropas. Noticias de ese tipo - insistí - daban la impresión de que Fidel Castro no era otra cosa que un asesino terrorista...”.

Así, la sospecha y la duda, lanzan a Jorge Ricardo Masetti hacia un profundo proceso de transformación subjetiva. Después de haber entrevistado a Fidel Castro y al Che Guevara en Sierra Maestra, y de haber experimentado el desarrollo y los avatares de la revolución Cubana - fruto de estos acontecimientos es su reportaje-libro, en palabras de Walsh: “la mayor hazaña en la historia del periodismo individual” - Masetti ya no será aquel reportero de Radio El Mundo.
En el capítulo XV del libro, Masetti escribe:

“Un día más que me hubiese quedado y mis reportajes habrían tenido que esperar un tiempo bastante prolongado antes de llegar a Buenos Aires. No obstante, lamenté no estar presente en las que creí serían acciones en gran escala.

Afortunadamente, no tuve que arrepentirme, porque el ataque que los batistianos habían preparado durante meses y para el que habían adiestrado oficiales en los Estados Unidos, duró cuatro días, en los que sufrieron los reveses más severos que habían tenido hasta entonces.

La gente de Bayamo me recibió con la cordialidad de las dos ocasiones anteriores y con la misma eficiencia, organizaron el traslado a Santiago de Cuba. Esa noche, con mi portafolio lleno de libros y mi identificación italiana, tomé el avión de las doce rumbo a la Habana. Algunas de las mujeres que viajaban en la misma máquina, llevaban ocultas mis cintas grabadas.

Estaba sentado en el avión que ya carreteaba rumbo a Buenos Aires. (...) Me ajusté el cinturón de seguridad, sin dejar de apretar contra mí el impermeable en cuyo bolsillo, había deslizado en el último segundo, las cintas grabadas y las películas fotográficas. Por la ventana del avión me parecía ver todavía, las caras asombradas de los que me habían acompañado en el intento, teniendo la absoluta seguridad de que fracasaría. (...)

La Habana se fue quedando abajo, atrás, pequeña, con sus rascacielos y su cimbreante malecón. Creí que una vez fuera de ella, sin policías secretos, ni chivatos ni agentes del FBI debajo de las alfombras, me sentiría alegre, satisfecho. Pero no era así. Me encontré dentro de mí con una extraña, indefinible sensación de que desertaba...

La máquina había dejado de trepar y un cartel me indicó que podía quitarme el cinturón de seguridad y fumar. Apreté con fuerza un tabaco entre los dientes. Debajo, seguía desdibujándose Cuba, en el verde fuerte de la cordillera de la Maestra. Ahí quedaba el ejército de niños hombres que celebraba a gritos y carcajadas la llegada de un fusil o una ametralladora; Cayo Espino con su chico muerto y sus casas agujereadas; El Dorado, con Guillermo revolcándose en el suelo calculando la última bala; los aviones plateados que en giros hermosos regaban metralla; el Che Guevara con su pipa mezclada en la eterna sonrisa; Fidel Castro con su cuerpo enorme y su voz de niño afónico...

Y volví a encontrar dentro de mí una extraña, indefinible sensación de que desertaba, de que retornaba al mundo de los que lloran...”

De 1959 a 1964 Masetti vivirá para la Revolución Cubana. Hacia fines de 1959 fundará Prensa Latina, la agencia de noticias de la revolución, la cual gracias al esfuerzo de Masetti estará presente, a través de sus filiales, en todo el mundo. En 1961 renuncia a Prensa Latina para ir tomando un rol de mayor relevancia en lo que hace a su formación como revolucionario. Se combate en Playa Girón y ahí está Masetti. Se combate en Argelia, y hacia allí parte Masetti. Estos sucesos van modelando el espíritu de su última aventura: la instalación del foco guerrillero en Salta como instancia previa para el desarrollo de la revolución en la Argentina.

Jorge Ricardo Masetti se perderá para siempre, y sin dejar rastro alguno, en la selva salteña. Al momento de su desaparición tenía 35 años y el dato último dice que había nacido en Avellaneda.

Para finalizar, cabe agregar, que el libro de Masetti Los que luchan y los que lloran, marca la elaboración de un proceso de cambio en el cual la investigación periodística - reportajes que, a través de una poética narrativa, irán hilvanando los testimonios para convertirlos en descripciones agudas y emotivas de los hechos - influirá en la subjetividad del autor hasta transformarlo por completo en un revolucionario. Rodolfo Walsh dirá que Masetti era desde luego, un rebelde integral. Y para ratificar las palabras de Wlash, ahí esta su obra - vida y obra entrelazadas - junto a su postura ética frente a la vida: están los que luchan y los que lloran. Jorge Ricardo Masetti se encuentra entre los que luchan, entre los imprescindibles.
Conrado Yasenza.

De periodista a revolucionario.
Nació en la calle Levalle de Avellaneda el 31 de mayo de 1929. Jorge Masetti era un muchacho de familia típica: clase media sin pretensiones, mantenida por el padre con un empleo de inspector municipal. A los 18 años cantaba tangos en una orquesta típica, a los 21 publicaba sus cuentos, a los 24 editaba una revista. Todo esto mezclado con trabajos en el diario Época, en Canal 7, en Radio El Mundo. En su vida personal, sin embargo, parecía un hombre más tradicional: se casó con Dorita Jury, su primera novia, y todos los domingos iban juntos a misa de once.

En 1958 se le metió en la cabeza un reportaje al Che y a Fidel, aún guerrilleros que intentaban derrocar a Batista. Finalmente logró que El Mundo le diera el dinero y obtuvo lo que parecía impensable. Hasta ese momento, Masetti no militaba en la izquierda. Más aún, cuando se despidió en Ezeiza de su hermano Reinaldo, le dijo: “Sé que Batista es lo peor. Pero hay que ver si los otros no son comunistas”.

La entrevista le cambió la vida: se convirtió en una especie de héroe del periodismo progresista latinoamericano. Y él se enamoró de Cuba. Del Che. De la Revolución. Escribió un libro donde lo dejó todo claro, “Los que luchan y los que lloran”. Los combatientes eran los cubanos; los llorones, los argentinos que no nos animábamos a pelear por un país mejor. (Viva, Clarín, 22 de Marzo de l998.)

Otros datos.

- Al conocerse la noticia de que habría elecciones en 1946 y el candidato presidencial sería Perón, hubo claramente, mayoría de diarios cercanos a las posiciones de la Unión Democrática y muy pocos jugados por el coronel vinculado sentimentalmente con la actriz Eva Duarte. Desde diciembre de 1945 diarios como Democracia o Tribuna y revistas como la humorística Descamisada, opuesta ideológicamente a Cascabel, eran de los pocos medios decididamente enfrentados a la Unión Democrática. Peronistas de la primera hora fueron, entre otros, los periodistas José Gobello, Valentín Vergara, Mauricio Birabent, Fermín Chávez, Jorge Ricardo Masetti, José María Fernández Unsain y Lizardo Zía. (Pág. 81 Paren las Rotativas)

- Los redactores de Che y los de Usted se parecían: no tenían más de treinta años; habían mirado al menos con simpatía el ascenso de Frondizi y maldecido las traiciones del estadista tanto como los planteos de los militares, que cada vez con menos impudicia reclamaban el poder civil. Sus integrantes provenían del nacionalismo, del socialismo, del comunismo, de la utópica izquierda nacional, pero casi todos habían celebrado con regocijo el advenimiento y desarrollo de la revolución Cubana. “El fracaso del proyecto de Frondizi, y la desilusión, empujaron a La Habana a jóvenes periodistas como Jorge Ricardo Masetti, Carlos Aguirre, Rodolfo Walsh, González O´Donnell, yo mismo. Ese fue el momento de la creación de la agencia cubana de noticias Prensa Latina”, cuenta Rogelio Garcia Lupo (Pág. 137 Paren las Rotativas)
- Cuenta Gabriel García Márquez en sus Notas de prensa (1980-l984) que en una ocasión, para desenmarañar un mensaje cifrado que insinuaba un posible desembarco armado norteamericano en Cuba, Jorge Ricardo Masetti, director general de la agencia Prensa Latina en La Habana, le pidió a Rodolfo Walsh, hábil criptógrafo, que tradujera las claves del mensaje. Para complementar y proteger la información envió a Walsh a una hacienda perdida en el norte de Guatemala disfrazado de pastor protestante y vendedor de biblias. El plan tropezó con una cuestión inesperada: de paso por Panamá, camino a su infiltración en Guatemala, Walsh fue detenido y se descubrió su identidad real. Tiempo más tarde, en tránsito en el aeropuerto de Guatemala, García Márquez y Masetti escribieron todo lo que sabían- a partir de los datos descifrados por Walsh- del operativo anticubano y se lo enviaron por correo al entonces presidente guatemalteco general Miguel Ydígoras Fuentes pero nunca supieron -y tampoco Walsh- si recibió la denuncia. Sea como fuere, el desembarco anunciado nunca se produjo. (Pág. l42 Paren las Rotativas)

Investigación y recopilación de datos y fuentes: Conrado Yasenza

BIBLIOGRAFÍA
-Masetti, Jorge Ricardo, Los que luchan y los que lloran. Punto Sur, Buenos Aires, 1987.
-Ulanovsky, Carlos, Paren las Rotativas, Historia de los grandes diarios, revistas y periodistas argentinos. Espasa, Buenos Aires, 1997.



Por buenosdiasamerica - 14/05/2005 17:18:23 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

16 años de la muerte de Raúl Sendic
A 16 años de la muerte de Raúl Sendic
La tozudez por descubrir "las cosas que están detrás de las cosas"

Víctor Carrato
Caras & Caretas
La Fogata

El próximo 28 de abril se cumplirán 16 años del fallecimiento del líder tupamaro Raúl Sendic. Es difícil que en Uruguay exista alguien que no haya oído hablar de él. Sin embargo, pocos conocen su libro Reflexiones sobre política económica. Apuntes desde la prisión. Muchos de los más estrechos compañeros de Raúl Sendic no recuerdan hoy -a veinte años de publicado- su libro Reflexiones sobre política económica. Apuntes desde la prisión. Consultados por CARASyCARETAS, el senador Eleuterio Fernández Huidobro y el escritor Mauricio Rosencof prefirieron abstenerse de emitir comentarios sobre la obra, a pesar de que reafirmaron el inmenso aprecio que ambos sienten por su compañero de siempre. Ninguno pareció tener muy frescos los contenidos de las reflexiones económicas de Sendic.
En su libro sobre el líder tupamaro, el periodista Samuel Blixen lo describe con una instantánea definición: "Esa cualidad que asombraba -como un saber de la realidad que no se sabía de dónde lo sacaba- provenía, quizás, de una vieja costumbre, un entrenamiento de toda la vida, la tozudez por descubrir las cosas que están detrás de las cosas. Sus compañeros, sus conocidos, estaban habituados a esas genialidades, y los desconocidos no tardaban en captarlas". Cuando llevaba diez años como rehén de la dictadura, aislado en las peores condiciones en que un hombre puede ser (mal) tratado, en 1983 Sendic comenzó a escribir los Apuntes. Le bastaron cinco meses, entre culatazos, refriegas, torturas y puertas rotas, para elaborarlos, desde marzo a agosto de 1983.

Acumular conocimientos

Trasladado por diversos cuarteles, de Rocha a Treinta y Tres, a Minas y otra vez a Rocha, Sendic continuaba estudiando y llevaba sus Apuntes. Blixen dice en su libro que el líder guerrillero "ha aplicado a sí mismo lo que recomendaba a sus hijos: De lo que se trata es de acumular conocimientos sin detenerse a meditarlos: es incompatible la acumulación monstruosa de datos con una reflexión detenida de cada uno. Después viene el desquite porque podes analizarlos con un panorama total." Blixen revela corno logró Sendic hacer salir su libro fuera de los cuarteles aun antes de ser trasladado al Penal de Libertad para posteriormente ser liberado el 14 de marzo de 1985, a la edad de sesenta años.
"En algún momento de 1983, cuando todavía su hermano Victoriano deambulaba por los cuarteles con muestras dentales para resolver los problemas de las prótesis, Sendic solicitó autorización para devolver a sus familiares un libro de odontología, relativamente costoso, que le habían prestado. Nosotros le llevábamos los dientes, él los marcaba donde le molestaban y nosotros los hacíamos arreglar.
Fue un problema eterno, cuenta su cuñada Elita, que acompañaba a Victoriano a las visitas pero no podía entrar. El día que devolvieron el libro, Raúl le insistió a Victoriano para que lo leyera.
¿Qué tendrá ese libro?, me preguntaba yo." Victoriano lo sospechó, y en la tapa dura del libro encontró las pequeñas hojitas de fumar donde Sendic había resumido sus apuntes sobre economía.
"Copiamos a máquina aquellos apuntes y se los mandamos a Alberto, con un hermano mío que viajaba a Europa y que no sabía lo que llevaba. Después le pregunté a Raúl cómo había podido pegar tan bien la tapa del libro, y me explicó que lo había pegado con el polvo adhesivo para prótesis dentales", cuenta Elida Menoni
de Sendic.

El vínculo entre lo económico y lo humano

En 1984 se publicó en México una primera versión del libro de Sendic, bajo la supervisión de su hermano Alberto, que vive en Francia. El prólogo, escrito por Mario Benedetti, llama la atención del lector sobre "las peculiares condiciones en que el trabajo fue compuesto, como signo inequívoco de una voluntad indoblegable". Salvando las distancias, Benedetti compara la obra de Sendic con la del "notable historiador belga Henri Pirenne (1862-1935), alguien que durante la Primera Guerra Mundial se enfrentó con coraje a los alemanes". Sin poder consultar ningún texto ni verificar ninguna fecha, Pirenne escribió "a solas con su memoria" su Historia de Europa.
Por eso Benedetti habla del diálogo del preso con su memoria para rescatar lo que, a su juicio, es lo más relevante del trabajo: "la tenaz vinculación de lo económico con lo sencillamente humano, y sobre todo en cierta inesperada transfusión de calidez y comprensión en la fría enunciación de las cifras y porcentajes". Benedetti simplemente se asombra por "el hecho de que un ser humano pueda sobreponerse al resentimiento, a la tentación del odio, a la frustración, al descalabro político, al aislamiento de la familia, al silencio obligatorio, y también a la propia desconexión con los inevitables relevos y transformaciones que, en su teoría y en su práctica, ha experimentado el pensamiento económico en toda una década. Me asombra comprobar cómo ese obligado y nada vocacional anacoreta puede moverse con objetividad, con lucidez y hasta con humor en la compleja urdimbre de la economía".

Reflexiones sobre política económica

Sendic tituló la primera parte de su primer capítulo Otra concepción de la economía. A diferencia de la clásica definición de la economía como la satisfacción de las necesidades mediante la atribución de recursos escasos, Sendic sostenía que los recursos son limitados, las necesidades también, pero el consumo suntuario es ilimitado. Por eso subraya que "el objetivo de la organización económica es la atribución de recursos escasos, estableciendo prioridades entre los posibles usos, para lograr una producción que asegure alimento, salud v máximo desarrollo y bienestar posibles para cada uno de los integrantes de la población, para lo cual hay que buscar una distribución equitativa y el mínimo desperdicio".
Para hacerlo bien claro, recurre al ejemplo de comparar la economía de un país con la de una familia: "los gastos de diversión del hijo mayor no pueden privar de alimentos al hijo menor". Empero reconoce que las cosas no se manejan así a escala de un país, ya que "las prioridades de consumo y producción son desviadas hacia capas privilegiadas. Y es este tipo de sistema que usualmente estudian los tratados de economía". En cambio, para él la economía es como un edificio en el cual, si se desea agregar algo a la fachada, no se puede quitar material a los cimientos. Sendic distingue tres tipos de consumo: el de subsistencia (alimentos y medicamentos), el necesario para el bienestar y el no esencial o suntuario: "Los dos primeros tienen un límite. En cambio, el consumo no esencial crece indefinidamente, pasando de un artículo a otro".

El mercado no es todo

De manera conceptual Sendic distingue dos sectores en la economía, el de la producción comerciable de bienes y servicios, que se autofinancia con sus ventas, y aquél cuya producción final no tiene como destino la comercialización, es decir, la enseñanza, la salud, la defensa, etcétera. "El primer sector puede representar el 80 del total de la producción y una parte de ella se transfiere por vía de impuestos para solventar al segundo sector", afirma. En el mercado están comprendidos ambos sectores. El trabajo también entra en el mercado, tanto para el primero como para el segundo sector. Sin embargo, para Sendic el mercado no lo es todo: "Reducir toda la economía al mercado es menospreciar el factor humano en la producción", subraya.
Lejos del reduccionismo que hace centro en los mercados, pero lejos también de dejar de reconocerlos y de valorar su influencia, Sendic prefiere volver una y otra ve/ sobre el factor humano: "En realidad, con la máxima tecnología actual, la mano de obra para el primer sector puede ser abatida al 50 de la fuerza de trabajo (30 para bienes y 20 para los servicios)". "Es objetivo también de la organización económica el de proveer la alimentación y necesidades básicas de aquéllos que, en el segundo sector, no venden su producto en el mercado", agrega. Comparte con Schultz, premio Nobel de Economía, que los gastos en alimentación, salud y enseñanza son inversiones productivas.

¿Qué inversión, qué consumo y dónde?

Bajo el título No al globalismo, el fundador del Movimiento de Liberación Nacional (MLN) se interroga sobre qué inversión, qué consumo y dónde son necesarios. Afirma que "el pensamiento económico tradicional está enfermo de globalismo". Su argumentación refiere a que las "subas de renta per cápita" de ciertos países se basan en los bajos salarios que practican, pero ¿de qué otra forma se distribuye la renta per cápita si no es a través de los salarios? Sendic entiende que existe una inversión deseable, así como un consumo deseable, y que lo contrario son "garrotazos de ciego sobre la economía", aunque "rnuy adecuados al intento de manejarla por decretos".

Los recursos humanos

Uno de los capítulos más dis-frutables de Reflexiones sobre política económica es sin duda el tercero, que trata sobre los recursos humanos. Véase con qué sencillez plantea sus ideas: "Dentro de los recursos naturales de un país -clima, agua, suelo, topografía, vegetales, fauna-está el mayor o menor potencial económico humano. Es lo que quedó en Europa después que la Segunda Guerra destruyó todo: gente que sabía poner en marcha una producción de alta tecnología. Por esa razón el Plan Marshall de ayuda tuvo espectacular respuesta allí y no en otros lados. Una inversión en maquinaria tiene diez años de vida: una inversión en la alimentación, la salud y la enseñanza fructifica durante cuarenta años".
"El Bebe sostuvo que el proletariado estaba condenado por el proceso tecnológico, y a los que estábamos en una postura ortodoxa nos pareció herejía", comenta Jorge Zabalza en el libro ya citado de Samuel Blixen. Pero el Bebe, que siempre fue un heterodoxo, iba aún más allá. Retomando el principio socialista de "cada uno según su capacidad", Sendic acota que no se refiere a la capacidad intelectual o adquirida simplemente. Sostiene que se debe respetar la idiosincrasia de la gente "porque el trabajo debe ser lo más voluntario y
deseado posible". Agrega: "Algunas personas funcionan mejor el equipo y otras solas, lo que no quiere decir para sí. Un número creciente tendrá conciencia social del trabajo, pero no se puede asumir que ésta es la motivación de todos, hasta que no se logre que sea así".

Los sacrilegios del Bebe

Insiste con sus herejías cuando, si bien confiesa ser partidario de un Plan General para el Desarrollo Económico, enfatiza, al mismo tiempo, la importancia de la iniciativa individual. Así concluye con una fórmula tan sorprendente corno expresada de manera tan sencilla que asombra: "A la iniciativa individual y al Plan hay que casarlos para evitar el desperdicio y la desigualdad". Quizás inspirado en la lectura del Che Guevara, Sendic se explaya sobre el interés en la producción y la creatividad, a la cual opone la cruel enfermedad de la
burocracia. El incentivo económico no es el único motor de la economía capitalista -sostiene con firmeza-, hay otras motivaciones. A título de ejemplo destaca la realización que se logra al automantenerse.
"Es el hombre siempre persiguiendo sus proyectos y realizándose en sus obras, y es así que muchas personas que han vivido huyéndole al trabajo terminan recibiendo una prescripción de laborterapia en el diván de un psicoanalista. Otros escapan al trabajo físico y terminan en el aerobismo o practicando ejercicios tediosos en un gimnasio." Sendic concluye que entre los proyectos por los cuales el hombre se realiza, existen muchos que están ligados al consumo y pueden ser logrados con un mayor trabajo: "Se debe destruir la mentalidad de lograr ingresos injustos explotando a otros, pero admitir que uno trabaje más que otro para realizar sus proyectos. La buena formulación de la consigna sería, pues: a cada uno según sus necesidades básicas; cubiertas éstas, a cada uno según su trabajo." Atento a la justicia social, enemigo a muerte de lo que considera explotar a un semejante, quien alguna vez también fue monaguillo no promueve un igualitarismo a rajatabla. Otra herejía del Bebe.

Algunas enseñanzas de la historia

Bajo este título Sendic trata de resumir el conocimiento que la testaruda práctica de la tecnología ha aportado a lo largo y ancho del mundo. Así, por ejemplo, sostiene: "La toma del control de toda la industria y de la agricultura en un país con la máxima tecnología actual significaría solamente el control de un cuarto de la economía". Lanza un alerta a despistados candidatos o ingenuos creyentes ortodoxos cuando dice: "Ya hay una respuesta a la pregunta ¿se logra el pleno empleo con la máxima mecanización de la producción?. Esa respuesta es no. Puede haber un aumento temporal en los países subdesarrollados, o en uno que usurpa una cuota abusiva en el comercio mundial, pero con la tecnología actual se está bajando el porcentaje de empleo en la industria, la agricultura, el transporte, las comunicaciones".

El problema agrario

Desde su juventud, Raúl Sendic se sintió inclinado por los temas agropecuarios.
Nació y se crió en el campo, mantuvo las clásicas características del hombre rural, y la consigna "Por la tierra y con Sendic" se hizo famosa. En el capítulo dedicado a este tema apunta directamente a lo difícil que fue para las revoluciones "socialistas" resolver el problema agrario. Sin embargo, Sendic afirma que mucho más lo fue para el capitalismo: "Su historia está llena de hambrunas rurales, de levantamientos campesinos y-en el mejor de los casos, de emigración masiva de la población". Para el fundador del MLN, "el problema tiene solución distinta para cada país ya que algunos parten de más del 90 de población campesina y otros del 10". En la época de las primeras marchas de los cañeros de Bella Unión, Wilson Ferreira era el ministro de Agricultura. Ambos líderes conocieron sus sus proyectos de reforma agraria, ambos se vieron frustrados, ambos coincidían en la necesidad de tomar medidas expropiatorias sobre los predios mayores a 2.500 hectáreas y en otras medidas. Wilson defendía su propio proyecto, entre sus compañeros hasta llegó a usar el argumento de que el propio Sendic estaba de acuerdo. Sendic reconoció públicamente el carácter progresista del proyecto de Wilson, el cual había estudiado y cuyos apuntes de análisis perdió al descender de una avioneta en Melilla, perseguido por la policía. Sendic era partidario de un régimen mixto en cuanto a la propiedad de las tierras y en sus Apuntes estableció "pautas para una política agraria".

Volviendo del silencio

Sentado en su mecedora, debajo de la parra, quien fue tratado como un guerrillero jubilado en Cuba siguió estudiando la economía como cuando formaba parte de la juventud del Partido Socialista, o como cuando integró la dirección del MLN. Raúl Sendic vivió lanzando ideas irreverentes, herejías, muchas veces olvidadas como sus Apuntes, o ignoradas por la amenaza que representaban para los privilegiados. El 28 de abril de 1989 murió en París. Sus restos repatriados llegaron el 8 de mayo para ser enterrados en el Cementerio de La Teja, acompañado por una multitud. "Fue el silencio más estruendoso que algunos han sentido en toda su vida", escribe Blixen en su libro. Y agrega: "Sin saber muy bien por qué, la gente intuía que algún día sería necesario dimensionar su ejemplo, como sería ineludible rescatar su ausencia. Entonces, el Bebe volverá del silencio, no del olvido".



Por buenosdiasamerica - 30/04/2005 0:26:37 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Surgimiento del Poder Popular


Surgimiento del Poder Popular

En el proceso de ajustar de modo más eficaz nuestras instituciones estatales a las exigencias de la etapa de construcción del Socialismo, se hizo necesario instituir los órganos del Poder Popular.

A finales de 1973 se iniciaron las tareas preparatorias para organizar, durante 1974, las instituciones representativas del Poder Popular en la provincia de Matanzas, a manera de experiencia, para luego extenderlas a todo el país, con posterioridad al I Congreso del Partido Comunista de Cuba, efectuado en 1975.

A fin de avanzar con mayor seguridad en este propósito se dispuso la Ley 1269 de mayo de 1974. El 29 de abril de 1974 se iniciaban en Matanzas, las primeras asambleas al nivel de cuadras, para elegir en cada lugar, una persona que presidiría después, las asambleas de nominación de candidatos a las elecciones.

El 10 de mayo se dieron a conocer las leyes dictadas por el Consejo de Ministros que regulaban la elección, constitución y funcionamiento de los órganos del Poder Popular y el 13 de mayo dieron inicio las asambleas de candidatos al Poder Popular. Fue el 30 de junio cuando comenzaron en Matanzas las elecciones para delegados a los órganos del Poder Popular. Se convocó el 7 de julio a una segunda vuelta electoral, en las circunscripciones en que ningún candidato obtuvo la mitad más uno de los votos como mínimo, y es el 11 de julio cuando quedan constituidas las asambleas municipales del Poder Popular en Matanzas y el 15 de julio quedan constituidas las asambleas regionales del Poder Popular en Matanzas.

Finalmente el 21 de julio fue constituida la asamblea provincial del Poder Popular y elegido su comité ejecutivo y ya el 11 de diciembre se iniciaba la rendición de cuentas al pueblo por los delegados del Poder Popular en la ciudad de Matanzas. En este proceso fueron propuestos 4842 candidatos a delegados, eligiendo 1014 de ellos. En la primera vuelta de elecciones ejercieron el voto el 93,6 de los electores y en la segunda vuelta 91,4.
1er embrion de Poder Popular del MIR
“Si no se genera el poder popular no hay ninguna chance de cambios estructurales en el país”
Entrevista a Gustavo González, delegado de la Federación de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua (FUCVAM) en Centroamérica.

Chury: Gustavo González buenos días y bienvenido...
Gustavo: Buenos días.
Chury: Estábamos diciendo recién que no todos los días se presenta un libro, ustedes lo van a hacer mañana, el libro se llama "A la luz del día, la rebelión de los Sin Tierra urbanos", un libro tuyo y de Javier Vidal, esto va a ser en 18 de Julio 948 a las 19 horas, en el primer piso...
Gustavo: Para mí es un honor estar devuelta aquí en los estudios de la 36, esta es una iniciativa que tuvimos con el compañero Javier debido a que ya pasaron 15 años de una de las luchas que creo más importantes que dio el movimiento cooperativo con un fenómeno o un tema clave para la vivienda como es el tema de la tierra urbana.
Ustedes recordarán que en el año 89 una serie de Cooperativas junto a FUCVAM ocuparon una cantidad de tierras a los efectos de que se conformara lo que luego dio lugar a la cartera de tierra municipal debido a que en el año 89, un año antes de la asunción del FA en la IMM las cooperativas nos habíamos quedado sin cartera de tierras, sin posibilidades de cumplir con la ley nacional de viviendas que existe en el país y que exige que la vivienda de interés social, no solo las cooperativas sino todo lo que sea vivienda de interés social del BHU en aquel momento tenía que contar con tierras urbanas y servicios para poder construir.
Todo esto fue desmantelado en la época de la dictadura, luego en el período de Sanguinetti no se dio lugar a esto.
En el 85 con la vuelta de la democracia y con la legalización de los partidos políticos, el gobierno de Sanguinetti tuvo a las cooperativas sin personería jurídica desde el año 85 al 89 y la lucha que se dio en aquel momento fue por tierra, fue por personería jurídica, fue por préstamos y el otro día sacábamos cuentas con los compañeros cual fue el avance a partir de esa fecha y se puede decir que más de 52 cooperativas fueron beneficiadas con la cartera de tierras.
La lucha dio sus frutos.
Hoy, en el 2004 el país ya no cuenta con cartera de tierras y la cartera de tierras municipales cumplió un rol fundamental pero será momento de ver en el nuevo Ministerio de Vivienda que el país cuente con tierras, de lo contrario Montevideo y muchas ciudades del interior del país pueden caer en lo que se denomina el caos urbano, al no contar con tierras la gente va a tener que construir en cualquier lado, sin servicios aparejando todos los problemas que trae eso, desde la salud, falta de servicios, de transporte, es decir un costo mayor para el conjunto de la sociedad para resolver el problema del hábitat.
En ese marco se nos ocurrió que era importante documentar esa lucha, ponerla un poco en el debate, en la discusión porque debe ser un tema central para las posibilidades de la ejecución de viviendas no solo Cooperativas sino de viviendas populares en este país.
Con ese motivo lanzamos este libro que no pretender ser más que la documentación de la lucha de aquel momento que por supuesto como toda pelea tiene distintas visiones en aquel momento, debates, pero lo más importante fue el saldo que arrojó que fue realmente positivo y como gente que siempre estuvo en el tema de la vivienda nos interesa que en este Uruguay que se viene o que ya está, cómo de alguna manera se apuntala nuevamente, se reconstruye lo que fue la vivienda social en el país.
Chury: ¿Qué pasó con la cartera de tierras del BHU después de la debacle?...
Gustavo: Fue otorgada una cartera de tierras muy importante, ya desde la dirección nacional de vivienda a principios del 70.
En los períodos de dictadura desaparecieron muchas tierras, fueron entregadas a promoción privadas, etc., etc., una cantidad de personerías jurídicas de cooperativas ya con tierras adjudicadas en el año 73 cuando viene el golpe se les quitan esas tierras y las personerías jurídicas y se disiparon en las empresas privadas y el Banco se quedó prácticamente sin cartera de tierras para la vivienda de interés social.
Las Intendencias, muy pocas contaban con carteras, fue la que se reconstruyó en el 90 con la Intendencia del Frente Amplio y no alcanza para cubrir la demanda que hay, por lo tanto esto corresponde al Ministerio de Vivienda, Ordenamiento Territorial y Medio Ambiente, lo que no hizo ni el gobierno de Sanguinetti ni los futuros gobiernos, mucho menos este último.
Chury: Ahora, el Ministerio de Vivienda ¿tiene tierras?...
Gustavo: No, no tiene tierras, hubo estudios, lo que sí se sabe es que los organismos del estado tienen muchas tierras, como las Fuerzas Armadas por ejemplo, Salud Pública, Universidad de la República, donde habrá que hacer un estudio de esas tierras, Ministerio de Educación, entes autónomos como es el caso de AFE que tiene una cartera de tierras impresionantes a nivel del interior del país sobre todo y yo creo que una de las grandes tareas del movimiento popular de la vivienda será justamente discutir con el Ministerio a los efectos de reconstruir una cartera de tierras, no se puede pensar en que hay que invertir, primero hay que ver lo que se tiene ocioso y a eso darle la utilidad que tiene que tener.
Por otra parte la gran mayoría de las tierras de los distintos entes y Ministerios tienen los servicios, eso es sumamente importante porque no habría que invertir en servicios, entonces esta es una tarea que creo que en el primer año de gobierno del FA deberán las organizaciones de vivienda buscarse fundamentalmente con el Ministerio para reconstruir esta cartera y tiene que ver que aquí está el meollo de todo el mercado inmobiliario.
En este país siempre se habló de la reforma agraria, nunca se habló o se habló muy poco de la reforma urbana que tiene tanto o igual que ver con la reforma urbana.
Uno de los elementos que habrá que estudiar es la cantidad de viviendas vacías, una cantidad de viviendas vacías que en general están en zonas céntricas de la ciudad que permiten tener transporte al lado, escuelas, liceos.
Aquí hay que meter bastante cabeza en esto, creo que fundamentalmente tiene que existir la voluntad política, existiendo la voluntad tierras sobran, viviendas vacías sobran, lo que hay que ponerle es el pie al mercado inmobiliario, que no siga utilizando la tierra como una mercancía cuando nosotros necesitamos poblar el centro de Montevideo.
Vale la pena caminar por Aguada, Reducto, Cordón, Ciudad Vieja inclusive donde habrá que optar por el tema del reciclaje que hemos hecho varios, ya en Ciudad Vieja es un hecho, esto va a permitir a los sectores populares estar donde estén los servicios.
Entonces la pretensión de este libro es documentar esa lucha, demostrar lo importante que fue y además estoy convencido que en la actual coyuntura uruguaya se va a necesitar del aporte y de la construcción real del movimiento popular.
En este caso la Federación de Cooperativas de Vivienda por Ayuda Mutua FUCVAM, FECOVI, los compañeros inquilinos tendrán que ver la forma de poder estructurar este tema.
Chury: Para hacer este libro seguramente se tuvo que romper murallas burocráticas para obtener los datos...
Gustavo: Sin dudas, el mayor aporte del libro es haber documentado o tratar de documentar como se logró en aquel momento y cuáles son las pautas por las cuales debería de generarse una política de tierras.
Un primer elemento es que todos los Ministerios deben hacer una declaración de vienes, lo que acá nunca hubo.
¿Cuánto tiene Salud Pública?, que quizá lo necesite para más hospitales, ¿cuánto tiene Primaria?, tenerlo lo tiene y esta en el catastro nacional todas las propiedades estatales, municipales que hay que hacer un índice y ver qué rol están cumpliendo esas tierras.
Insisto que hay miles de hectáreas, las que hay en desuso o mal uso o las que están juntando yuyos, al igual que los terrenos privados.
Aquí hay un gran negocio del que nunca se habla, una persona tiene una tierra en la periferia de la ciudad por ejemplo y con los años llegan los servicios porque llega la gente y la propia gente lleva mejoras, la gente genera polos de desarrollo y esa tierra eleva su precio a costos siderales donde el dueño lo único que hizo fue esperar que eso se valorizara.
Si luego de esperar aún la mantiene como tierra ociosa es un elemento que hay que ver, qué se hace con esa tierra.
Otro aspecto que hay que ver es todo lo que se le llaman los contenedores fabriles, la vieja Veracierto que a uno le daba gusto ver a todos los trabajadores textiles entrar a las fábricas, hoy son esos esqueletos cerrados que han quedado. Inclusive el Grupo de Montevideo, grupo que ha estudiado con la Facultad de Arquitectura, distintos técnicos comprometidos con el movimiento popular tienen un registro impresionante de estos cementerios que eso hay que retomarlo, hay que hacerlo parte de una cartera de tierras a nivel nacional.
Esto nos parece fundamental, inclusive con el cuidado del patrimonio que tiene mucho que ver eso también, por supuesto que una política de tierras tiene que ir ligada a una política impositiva.
Fíjate toda la calle Rondeau, las viejas barracas que hoy son esqueletos de ladrillo donde se sigue invirtiendo en el país construyendo desde Camino Maldonado hacia el Oeste, etc., perdiendo totalmente una infraestructura ciudadana que ya está hecha y que el movimiento popular debe hacerse parte de eso en toda América Latina.
La pelea ahora es justamente no seguir extendiendo las ciudades porque eso ha generado fabelas, villas miseria, todo lo que es la depresión ciudadana generando menor calidad de vida para toda la gente.
La idea es abrir el debate, poner la discusión, que la aplaudan o la ejecuten, pero que se discuta el tema, porque es un tema que ha quedado en el olvido, uno puede hablar de muchos planes de vivienda, pero si no hay tierra urbana no se puede construir, esa es una realidad.
Vázquez: Tenemos gobierno electo, a partir del primero de marzo un gobierno nuevo, con algunas señales ya muy claras de como va a funcionar, con un gabinete ya designado, un equipo económico designado, algunas diferencias y conflictos que ya se están viendo con el movimiento sindical, algunas definiciones que aún no están muy claras como qué va a pasar con la reforma del agua.
¿Cómo has visto esto?...
Gustavo: Lo que se percibe es una gran esperanza, una gran expectativa en la mayoría de la gente, yo creo que este es un elemento muy importante.
Yo he hablado con jóvenes, muchachos que de repente hace dos años no hablaban de política, o su único objetivo era irse del país y han planteado quedarse para ver qué pasa.
Ese es un primer aspecto positivo, el segundo aspecto que he notado es que obviamente a mi juicio, o por lo menos yo nunca creí que esto fuera a ser fácil.
Creo que va a ser muy complejo y haciendo un poco de futurología creo que un gobierno progresista debe inexorablemente apoyarse en los sectores populares, nunca creí -y cada vez creo menos- en que la derecha pueda colaborar.
Esto hay que plantearlo, naturalmente que hay compañeros que están en una posición política y no lo pueden plantear pero yo creo realmente que van a esperar el momento para darnos.
Hoy escuchaba una radio lo del coqueteo del Partido Nacional que está viendo con buenos ojos, Sanguinetti va a hablar de educación -ahora está preocupado el creador de la ley de enseñanza-, el sátrapa más grande que ha habido en este país en el tema de la educación ahora quiere colaborar, esto no se lo puede comer nadie.
Creo que una gran virtud o una gran posibilidad que va a tener el gobierno del Encuentro son las mayorías y eso hay que hacerlo pesar, esto hay que hacerlo pesar inexorablemente, sus aliados deben ser el movimiento popular, hay que abrir debates a nivel nacional, hay que contagiar a la gente para ser un gobierno distinto, de lo contrario se puede caer en una gran frustración para el conjunto de la población uruguaya.
Me parece que hay que abrir todos los canales de discusión, de debate, darle mucha entrada a la juventud en nuevos temas que hay que abordar, el tema del trabajo es un tema fundamental, no aceptar ninguna privatización.
Yo vengo de la cuna de las privatizaciones, no existe una que tenga un 1 bueno.
La privatización se coloca como el eje central del modelo, entonces si uno se plantea estar en contra debe efectivamente estar en contra.
No hay ningún tipo de admisión posible a este tema.
Yo te diría que estoy preocupado, no me gusta hablar de atrevido porque yo me vuelvo a ir, siempre pienso que Uruguay no tiene una salida nacional como ningún país latinoamericano, creo que el ejemplo de Chávez está siendo muy importante, su preocupación por América Latina, ojalá nosotros tengamos una política internacional fuerte apoyada y aprovechando estos aires que no sé cuánto van a durar en América Latina pero que vienen desde el Sur esta vez y no de Centro América como venían de repente en el 79, 80, hay que aprovecharlo al máximo.
Para mí si no se genera el poder popular no hay ninguna chance de cambios estructurales en el país.
En esto tendrán que apostar todos los compañeros, dejar de lado el sectarismo, lo que no quiere decir que no se debata profundamente, yo no creo en las unanimidades, sí en el debate fraterno y la unidad se gesta discutiendo, profundizando temas.
Yo no imagino un Ministerio de Vivienda sin la voz de FUCVAM como no me imagino un Ministerio de Trabajo sin la voz de la Central Obrera, como no me imagino a la Educación sin darle un lugar a la FEUU, sin darle un lugar a los pibes de Secundaria, a los maestros.
Para mí el elemento central es cambiar la tónica, que el Ministro se vea rodeado de organizaciones populares sin ir al corporativismo, estoy hablando de una política distinta.
El otro día unos compañeros me decían bueno, cuál puede ser el mejor Ministro de Cultura, y el mejor Ministerio de Cultura -porque no me interesa la persona- es el que atiende a la Universidad, la Escuela Primaria y el que vea que ya la escuela primaria no alcanza, que tendrá que ver cuanto horario tienen que tener los pibes, porque te digo que el Plan de Emergencia que está planteado tiene una gran virtud en la medida en que se llene de gente, pero puede transformarse en un cambio de frazadas para los pobres y eso puede ser terrible.
Insisto, creo que hay mucho para discutir, mucho para ver pero hay que generar poder popular.
El poder popular se genera abriendo espacios de discusión abajo.
Yo no concibo, nunca estuve de acuerdo con eso de que "soy de todos los montevideanos, soy de todos los uruguayos", yo no creo en los híbridos.
Yo creo que se está de un lado de la vereda o se está del otro, si se ganó de un lado hay que decir que estamos de ese lado y que vamos a trabajar para los de ese lado, por supuesto que discutiendo con todos los sectores, porque acá los más golpeados han sido los trabajadores, los jubilados, a esos hay que avocarse, a reconstruir el tejido social de la clase trabajadora uruguaya, único sostén de un gobierno que realmente quiere ir a fondo con medidas fundamentales.
Por supuesto que esto es muy fácil de hablarlo, lo difícil es construirlo, trabajar desde cualquier lado, sentirse un soldado de un gobierno progresista, pero un gobierno progresista tendrá que dar respuestas para que la gente se sienta identificado realmente.
Vázquez: Todo lo que decís es cierto, ahora, hay un tema que no se puede dejar de lado, una deuda externa que agobia al país, compromisos que va a haber que cumplir el año que viene, aunque digan que no ya el año que viene, además del año que viene después viene el 2006 y también va a haber que cumplir, va a haber que solicitar préstamos internacionales para seguir caminando, hay un plan de emergencia que se va a poner en funcionamiento a través de préstamos que se le van a hacer al país con contrapartidas, porque nadie te presta si no te comprometés a algo...
Gustavo: Va a ser fuertemente condicionado cualquier préstamo y la negociación tendrá que ver en función de cómo se plante el gobierno popular frente a ellos, es decir, en ese marco creo que hay que generar -este torbellino que fueron las elecciones- consolidar fuerza desde abajo porque yo no creo que el FMI pase a ser bueno con Uruguay ahora, sino todo lo contrario, es más, en la medida en que uno está lejos uno se da cuenta que un país tan pequeño como el nuestro tiene mucho que ver con la inteligencia norteamericana, con las propuestas que ha hecho nuestro país, con la idea de tener una central obrera con esa historia, todo eso pesa y hay muchos ojos de Latinoamérica mirando qué pasa acá.
Yo no quiero un gobierno como el de Kirtchner, yo no me engaño con modelos, yo quiero un gobierno que ataque las estructuras.
Se me puede decir que hay que ver el momento, el momento ya está, uno ve un semáforo y sigue habiendo pibes.
Tendremos que atacar a full, con todas las fuerzas, apoyarnos en las mayorías parlamentarias pero yo creo en las mayorías callejeras también, en las movilizaciones permanentes.
Yo insisto, estoy siguiendo bastante de cerca el proceso venezolano, no se pueden comparar, es cierto, pero hay una realidad, Chávez sigue siendo Chávez porque se ha apoyado en la gente y porque la gente lo sostiene, no es porque un sector de la derecha haya coqueteado con él.
En ese marco yo si miro América Latina, a mi no me interesa tener un gobierno que me diga de acá a dos años "ha crecido el PBI", y que siga la desocupación. A mí no me interesan las coordenadas macroeconómicas en tanto y cuanto no se reflejen en que la gente va consolidando mejores estándares de vida.
Para eso hay que abrir muy bien los oídos y el movimiento popular debe ejercer sin perder su independencia política, meter su plataforma a full.
Yo cooperativista ¿qué no quiero?, yo no quiero que se me diga ahora que la macroeconomía impide que haya préstamos para el Fondo Nacional de Vivienda. Yo creo que hemos peleado, hemos luchado, hemos llevado adelante todo esto para que haya un Plan Nacional de Vivienda efectivamente popular.
Vázquez: O lo que están diciendo ahora con un lenguaje diferente pero en definitiva es lo mismo que siempre dijo la derecha, hasta que no crezca la torta no se puede repartir.
El otro día el Senado votó una medida para enviar más efectivos a Haití, decías que hay muchos ojos puestos en Uruguay por el cambio de gobierno el primero de marzo, la izquierda acá también votó el envío de tropas a Haití...
Gustavo: Que los ojos están mirando hacia aquí no hay ninguna duda, indudablemente sobre todo en los 4 países donde ando en Centroamérica y fundamentalmente en Nicaragua ha habido una gran expectativa con todo esto y sigue habiendo, al igual que en la gente del Farabundo Martí de El Salvador, todos los sectores populares y de izquierda están mirando como se mueve el Uruguay más en una geopolítica tan particular como es la del Sur.
Lo de Haití, cuando me enteré intenté informarme, estoy totalmente en contra de esto, han habido voces en contra y lo de Haití todo el mundo lo sabe por la cercanía, además es una operación gringa, mandar eso es apoyar la operativa de los rubios del Norte que tanto hemos criticado.
Pueden haber mil presiones, pero ninguna puede condicionar este tipo de cosas, me parece que es una mala señal, no sé cuáles son los argumentos que han manejado los compañeros.
Yo te digo que el tema Haití fue un golpe y fue un golpe pergeniado desde los Estados Unidos y ahora están sufriendo las consecuencias que no se van a arreglar con soldados.
La resistencia haitiana sigue siendo muy fuerte, además un país donde las condiciones son infrahumanas, entonces creo que ha sido un paso negativo, fue muy discutido en aquellos países que obviamente allá el Embajador de los Estados Unidos sale por la televisión diciendo hasta a quién hay que votar, esa es la historia del patio trasero que es real y que sigue funcionando.
Desde el Sur se ve con la misma presión quizás pero más lejana, estos pasos todavía no los han dado.
En el mundo hoy está planteado un gran desafío para los gobiernos progresistas, son potables para la derecha internacional o no lo son, este es el desafío.
Si son potables quiere decir que hacen los deberes para ese modelo, aquel viejo dicho "si el enemigo me ataca más grande soy", prefiero eso.
Los ojos puestos del movimiento popular latinoamericano en Uruguay está sobre la base de un cambio, si ese cambio no se produce será obviamente un ejemplo a no llevar adelante en el resto de los países.
Toda señal que demos desde Uruguay tiene que ser muy clara, discutida, profunda porque desde otros países se dice "esta es la vía del cambio, se puede llegar".
Si no se llega a nada lo único que se va a generar es una gran desmoralización en el conjunto de los que luchan en América Latina.
Por lo tanto yo creo que sobran reservas morales en nuestro país para encaminar esto, para discutir a fondo cada paso, ni que hablar la política internacional que es un hierro hirviendo en las manos de este gobierno más en momentos donde Estados Unidos con su hegemonía hace y deshace a gusto y ganas, una luz que se prenda y se pare en frente es clave y cualquier mensaje sobre cualquier tipo de acto bélico porque no deja de serlo, las fuerzas de paz no son de paz, esto es una realidad.
Las fuerzas de paz reprimen como la mejor, siguen los designios de los organismos multilaterales como la mejor, dan los medicamentos que les interesa dar y no dan los que no les interesa dar.
Esto ojalá los compañeros que estén a cargo de los Ministerios puedan ir a ver efectivamente la payasada de la ONU, hay que decirlo así.
Es una correa de transmisión de todos los planteos del imperialismo norteamericano, de esto no hay ninguna duda.
Esto ya ha dejado de ser un ámbito democrático donde se pueden plantear algunas cosas porque no olvidemos ¿cuál es la coalición que invadió Irak?, es un verso.
Ellos siguen bloqueando a Cuba, siguen pegándole a Chávez, siguen pegándole a todo el que se opone efectivamente a su política económica y sobre todo a us política internacional que hace al gran tema de este momento.
El tema de la Unidad latinoamericana hoy tiene un rol fundamental, yo diría que Montevideo tiene que transformarse en una ciudad de debate, de foros internacionales, invitar a todos los que luchan en América Latina a apoyar este proceso salvo que se piense que sin lucha se puede cambiar y eso ya la historia ha demostrado que es absolutamente imposible.
Acá si el Partido Nacional y el Partido Colorado siguen siendo los mandaderos del imperialismo y van a tratar de poner cuanta piedra en el camino puedan a los efectos de volver a retomar los 150 años de historia que han tenido en sus manos.
En ese marco para sacárselos hay que atacar los hilos, no se puede estar esquivando el bulto y lo que va a marcar es la política económica del país.
Uno puede tener muy buena voluntad, pero si la torta no se reparte para las grandes mayorías entonces la buena voluntad queda en nada y la economía va a marcar los pasos en todos los campos de acción política de este gobierno.
Por lo tanto el tema de la deuda va a ser un tema que va a pesar, el tema de nuevos préstamos hay que ver en qué condiciones y otra cosa que todavía no se sabe ¿cómo se agarra este estado?, yo creo que lo primero que hay que hacer es una auditoría social.
El actual gobierno tendría que decir en Ganadería hay esto, en Vivienda hay esto, porque ustedes no se olviden de aquella denuncia que hicimos donde la Radio 36 tuvo mucho que ver y contamos con un aliado extremadamente útil como lo han sido ustedes cuando el desfalco de los millones de dólares del Fondo Nacional de Vivienda, ahora terminaron blanqueando a todos los deudores.
Esa lucha de FUCVAM ha permitido blanquear deudas de una cantidad de gente, con la letra del fideicomiso, con lo que ustedes quieran pero ha sido un blanqueo porque saben que efectivamente ese desfalco existió.
Además uno no tiene que pensar no solo en los Ministerios, qué pasó en el Museo Antropológico que nadie se acuerda, qué pasó en el INAC, en todo eso hay que hacer una auditoría social porque de lo contrario ya salir a decir que hay que esperar, eso no puede pasar, yo quiero saber quienes son los culpables de que yo tenga que esperar, y porqué.
Esto me parece que es fundamental cuando se habla de cristalinidad, aquí hay que pedirle al gobierno que se va que diga exactamente en qué condiciones queda el estado y que los trabajadores en sus organizaciones sociales puedan decir esto fue así y esto no.
¿Quién más sabe de ANTEL que los trabajadores?, ¿quién más sabe de OSE que sus trabajadores?, nadie, porque es la gente que ha estado todos los días en esta pelea.
Me parece que esto es un debe que quedan unos pocos meses y el primero de marzo tendría que saberse.
Vázquez: Sin dudas que en ese mismo sentido habría que auditar hasta la deuda externa...
Gustavo: Efectivamente, para ver qué es lo que se va a pagar.
Vázquez: Eso fue anunciado por el gobierno, una auditoría en todos lados, supongo que también se ha hablado de la Deuda Externa.
¿Cuándo retornas a Centroamérica?...
Gustavo: El 11 de enero viajo nuevamente, espero poderme dar una vueltita a mitad de año pero allá la actividad realmente ha sido muy intensa, en los 4 países, yo me hago 2.500 km. por mes recorriendo los 4 países, pero la experiencia está siendo sumamente importante.
Vázquez: Gustavo, muchísimas gracias por habernos acompañado en el día de hoy y esperemos que antes de que te vayas podes estar acá...
Gustavo: Gracias a ustedes y como siempre a las ordenes.


Por buenosdiasamerica - 15/04/2005 4:01:57 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Mario Roberto Santucho Poder Burgués y Poder Revo
Mario Roberto Santucho

Poder Burgués y
Poder Revolucionario

Redactado: 23 de agosto de 1974.

Publicación primera: Ediciones El Combatiente, Argentina, 1974.

Digitalización: Diego Burd, 2002.

Esta edición: Marxists Internet Archive, marzo de 2002.

El Poder de la burguesía

La clase obrera y el pueblo argentino han vivido los últimos años riquísimas experiencias políticas que entroncan en la historia de nuestra lucha de clases, y aclaran cristalinamente cuestiones vitales para los intereses nacionales y sociales de las masas trabajadoras argentinas. Reflexionar sobre estas experiencias, observar el comportamiento de las clases enfrentadas, comprender en profundidad las particularidades de nuestra revolución y extraer las conclusiones para guiar la acción correctamente, es una apremiante responsabilidad de los obreros conscientes, de los sectores progresistas y revolucionarios en general, de nuestras más amplias masas trabajadoras.

En el presente folleto intentaremos un sintético análisis de ciertos procesos centrales de nuestra reciente historia política, con el ánimo de contribuir a su compresión, de aventar la espesa niebla del diversionismo ideológico esparcido por la burguesía y la pequeño-burguesía para ocultar esos aspectos fundamentales, para confundir al pueblo y desviar su lucha.

Después del período de estabilidad capitalista posibilitado por la situación económica internacional vigente durante la Segunda Guerra mundial, período que finalizó aproximadamente en 1952, las clases dominantes argentinas, acosadas por la persistente y enérgica lucha popular, han utilizado reiteradamente, por turno, dos formas fundamentales de dominación burguesa: la república parlamentaria y el bonapartismo militar.

Es sabido que en la sociedad capitalista una minoría privilegiada de explotadores y burócratas ejerce su dominación de clase sobre la inmensa mayoría del pueblo. Es sabido que en el gobierno se turnan ciertos políticos y ciertos militares, ligados todos de una u otra manera a las grandes empresas, a la oligarquía terrateniente y al imperialismo y ellos mismos grandes empresarios y oligarcas proimperialistas; Frigerio, Alsogaray, Krieger Vasena, Salimei, Lanusse, Gelbard, son algunos entre otros muchos ejemplos. ¿Cómo hacen los burgueses para mantener el control político, es decir, la dictadura de la burguesía? ¿Cómo se las ingenian para impedir que las clases trabajadoras, que son mayoría, lleguen al gobierno?
Se sirven de dos sistemas principales, el parlamentarismo y el bonapartismo militar. Ambos sistemas utilizan combinadamente el engaño y la fuerza para mantener la hegemonía de la burguesía. Cuando uno de los sistemas se ha desgastado y las masas muestran de mil formas su activo descontento, los capitalistas, oligarcas e imperialistas recurren hábilmente al otro sistema.
El parlamentarismo es una forma enmascarada de dictadura burguesa. Se basa en la organización de partidos políticos y en el sufragio universal. Aparentemente todo el pueblo elige sus gobernantes. Pero en realidad no es así, porque como todos sabemos las candidaturas son determinadas por el poder del dinero.
Como decía Lenin: "Decir una vez cada tantos años que miembro de las clases dominantes han de reprimir y aplastar al pueblo a través del parlamento; tal es la verdadera esencia del parlamentarismo burgués" [1] . Este carácter fraudulento, engañoso, de toda elección y todo parlamento no quita que la clase obrera deba ingeniarse para dar pasos de avance revolucionario en determinados procesos electorales, no quita que la clase obrera deba ingeniarse para intentar utilizar el parlamento con fines revolucionarios.

Una política revolucionaria debe saber utilizar todo tipo de armas, incluso aquellas que han sido creadas y son usadas con ventaja por la burguesía como el parlamentarismo, para avanzar en la movilización de masas, para introducir la crisis, la división y la desorientación en las filas enemigas.

Pero un grave error sería creer que a través de elecciones es posible encontrar algún tipo de soluciones a los problemas de fondo de la clase obrera, del pueblo y de nuestra patria. La burguesía pro-imperialista argentina desgraciadamente ha conseguido varias veces despertar esperanzas en nuestro pueblo sobre la posibilidad de producir importantes cambios mediante un proceso electoral.
En los países capitalistas relativamente estables como EE.UU., Inglaterra, Alemania, etc., la burguesía mantiene su dominación por la vía parlamentaria. En cambio en países capitalistas de gran inestabilidad económico-social, como la Argentina actual, la burguesía debe recurrir constantemente a recambios.

El bonapartismo militar, la otra forma de dictadura burguesa, muy utilizada por los explotadores argentinos, consiste en asentar abiertamente el gobierno sobre las fuerzas armadas, a quienes se presenta como salvadoras de la nación, encargadas de poner orden, de mediar entre las distintas clases que han llegado a un enfrentamiento agudo; beneficiar particularmente a ninguna de ellas, de imponer el "justo medio" en los intereses contrapuestos.
El bonapartismo militar que ha surgido en nuestro país de golpes militares relativamente incruentos ha sido presentado con habilidad como intervenciones de las FF. AA. Destinadas a terminar con la corrupción y la injusticia, destinadas a solucionar los problemas del pueblo y a sanear la vida económico-social de la nación.

El exitoso golpe militar del 4 de junio de 1943, coincidente con la coyuntura económica internacional extremadamente favorable, producto de la Guerra Mundial, abrió un período de prosperidad y estabilidad capitalista que permitió importantes concesiones a las masas y sirvió magníficamente a la burguesía para infundir falsas esperanzas en los militares, para difundir entre las masas la teoría contrarrevolucionaria de la fusión pueblo-ejército como fórmula para la revolución nacional antiimperialista y popular. La realidad es que el bonapartismo militar ha sido el sistema más beneficioso para la burguesía y el imperialismo y más perjudicial a los intereses populares y de la nación.

Naturalmente que entre estos dos sistemas no hay una muralla infranqueable, que ambas formas de dictadura capitalista se entrecruzan y se combinan y que a veces el paso de una a otra se ha dado en forma gradual.

La primera experiencia Peronista nacida de un golpe de estado típicamente bonapartista, con la importante característica especial de apoyarse no solo en las FF.AA., sino también en amplias masas obreras en proceso de sindicalización, pasó gradualmente a formas parlamentarias en el curso de la primera presidencia de Perón.
A partir de 1952, la crisis económico-social comenzó a manifestarse en forma aguda llevando al agotamiento el intento justicialista. La burguesía exigió mayores sacrificios de las masas, exigió al gobierno que ampliará los márgenes de explotación capitalista eliminando las concesiones de la época de bonanzas, y aunque el gobierno intentó satisfacer esas demandas un fuerte sector militar se impacientó, consideró débil e ineficiente al gobierno Peronista, y protagonizó el golpe de estado de 1955.

La dictadura "Liberadora" encontró en las masas enorme resistencia armada y no armada, concretada en grandes huelgas obreras y en un incipiente y masivo accionar armado urbano. Resistencia muy difícil de vencer militarmente que llevo a la necesidad de dar un paso nuevamente al parlamentarismo en 1957, previo acuerdo de la dictadura con los políticos burgueses que habrían de sucederle, para exterminar en conjunto la resistencia popular. Así subió Frondizi agitando mentirosamente un programa progresista que engaño a amplios sectores de masas, que naturalmente no cumplió en lo mas mínimo desde el gobierno.

Pero nuevamente la presión de las masas fue muy grande. Saliendo rápidamente de la confusión, nuestro pueblo intensificó la lucha reivindicativa y política, enfrentó activamente los planes capitalistas de superexplotación, continuó el accionar armado y urbano y agregó una intentona rural, que fue derrotada al no llegar a constituir sólidas unidades, desbarató el plan frondicista de estabilización política en las elecciones a gobernadores de marzo de 1962 imponiendo en Buenos Aires un gobernador obrero (Framini) que, aunque no era revolucionario, resultaba inaceptable para la burguesía en esos momentos.

Nuevamente la burguesía se alarmó. Ante la crisis, consideró que el frondicismo era incapaz de contener a las masas, y se lanzó -con Guido- a un nuevo intento bonapartista completamente inconsistente por la ausencia de líderes y de organización en las fuerzas armadas. Esta debilidad de los militares los obligó a ceder nuevamente terreno al parlamentarismo y se concretaron las elecciones presidenciales de 1964 que llevaron al poder al radicalismo de Illía.

La continuidad e intensificación de la movilización política y reivindicativa de nuestro pueblo, particularmente de la clase obrera, quitó todo margen de maniobra a este gobierno populista, deseoso de hacer algunas concesiones a las masas y dispuesto a dar tímidos pasos progresistas, pero sin herir e irritar a las clases dominantes, cuestión a todas luces irrealizable en las condiciones de profunda crisis económica en que se debatía el país. Ante exigencias de los militares Illía terminó lanzando la represión, sin conformarlos y sin lograr evitar un nuevo golpe bonapartista.

Esta vez los militares habían realizado previamente una profunda reorganización política de las FF.AA. que las consolidó como el principal partido político de la burguesía. Bajo el liderazgo de Onganía apoyado unánimemente por la burguesía, incluido el Peronismo y la burocracia sindical, las FF.AA. contrarrevolucionarias presentaron un ambicioso plan "revolucionario" destinado a restituir el orden, aplastar las luchas obreras, garantizar grandes ganancias a las empresas monopolistas y avanzar así a una trascendente modernización de la estructura capitalista que lograra estabilidad y desarrollo.

La Dictadura de Onganía

El golpe militar de Onganía tuvo una particularidad que es muy importante señalar. Fue esencialmente un golpe preventivo, dirigido a cortar en su raíz el vigoroso surgimiento de nuevas fuerzas revolucionarias. Las luchas del proletariado argentino habían alcanzado un elevado nivel. Varios paros generales, miles de ocupaciones de fábricas, constantes manifestaciones callejeras y un nuevo intenton guerrillero rural que, aunque fracasado rápidamente, fue visto con gran simpatía por el pueblo.

Temeroso ante el auge de la lucha de masas y los avances logrados en la conciencia y organización populares, el Partido Militar suprimió todas las libertades democráticas, dicto una barbara ley anticomunista, lanzó violenta represión contra toda movilización obrera y popular ilegalizando sindicatos, encarcelando dirigentes y activistas, ordenando hacer fuego contra ciertas manifestaciones callejeras. Santiago Pampillon e Hilda Guerrero de Molina fueron los primeros mártires del pueblo caídos bajo las balas asesinas de la Dictadura.

Aunque las masas reaccionaron inmediatamente y resistieron activamente las principales medidas antipopulares iniciales de la Dictadura, el enemigo logró victorias tácticas aplastando con métodos de guerra civil las principales huelgas de los primeros meses (estudiantes, azucareros, portuarios). Debido a ello, declino la movilización de masas a lo largo de 1967 y 1968.

Pero este relativo paréntesis de la lucha popular fue llenado por profundos cambios en la mente y el corazón de nuestro pueblo. Ante la barbarie militar y el estado de indefensión popular, comenzó a cundir entre los argentinos el convencimiento de que a la violencia de los explotadores y opresores había que oponer la justa violencia popular. Este trascendental avance ideológico fue fecundado por la epopeya del Comandante Guevara, vivida como propia por amplios sectores de nuestro pueblo.

Abrumado por la opresión y la explotación y en proceso de despertar político e ideológico, el pueblo argentino acumuló odio a la Dictadura, decisión de luchar con nuevos métodos más contundentes. Todas estas energías contenidas estallaron a lo largo y a lo ancho del país, en una inmensa movilización de masas sin precedentes en nuestra patria, iniciada en Corrientes en mayo del 69 como respuesta al asesinato del estudiante Cabral. Córdoba, Tucumán, Salta, Rosario, las principales ciudades del país, fueron conmovidas entre mayo y setiembre de 1969 por formidables movilizaciones antidictatoriales de las masas.

Fue el principio del fin del Onganiato. La Dictadura militar queda herida de muerte por las movilizaciones del 69. En junio de 1970 Onganía fue destituido y reemplazado por Levingston. La lucha popular se intensificó; surgió impetuosa la guerrilla urbana, y el virrey Levingston cayó del gobierno tan bruscamente como había ascendido.

A partir del Cordobazo, a partir de mayo de 1969, la lucha antidictatorial del pueblo argentino adquirió considerable fuerza y efectividad. La aparición de la guerrilla urbana en la lucha de clases argentina, como fuerza organizada y efectiva, capaz de golpear con dureza al régimen y sus personeros, dio una nueva tónica a la lucha popular. Comenzó a abrir una estrecha senda hacia el poder obrero y popular, a mostrar la posibilidad de encontrar un camino para escapar al enmarañado cerco construido por la burguesía con engaños y violencias, en el que las clases dominantes han mantenido encerrado a nuestro pueblo durante decenas de años.
La llamada de la guerra popular como estrategia para la toma del poder, como camino de la revolución nacional y social de los argentinos fue encendida en este período y, aunque débilmente, comenzó a arder ya sin interrupciones. Por primera vez una posibilidad auténtica de avanzar hacia la solución de los gravísimos problemas de nuestra patria y de nuestro pueblo, se presentó ante los ojos de los trabajadores argentinos. Ello llenó de entusiasmo y confianza a las masas y el auge de la lucha popular adquirió una profundidad y firmeza nunca vistas, ante el pánico de la burguesía.
Fue entonces que el partido militar decidió retirarse en orden del escenario político. Al borde de la desesperación, los militares colocaron a su mejor hombre en la Presidencia. Lanusse estableció contactos inmediatamente con los políticos burgueses, en primer lugar con radicales y Peronistas, y con su asesoramiento, a través de Mor Roig, planificó una hábil estrategia defensiva para retirarse convocado en abril de 1971 al Gran Acuerdo Nacional de la burguesía.

Decía nuestro Partido en abril de 1971:

"El golpe militar que destituyo a Levingston señala los últimos pasos de la dictadura militar. La aventura emprendida en 1966 por los militares llega a su termino en medio de la más profunda crisis. En el transcurso de los casi cinco años que lleva, el gobierno militar ha sido incapaz de estabilizar la economía burguesa y sus medidas pro-monopolistas le han valido no solo el odio de los trabajadores y el pueblo, sino también constantes roces con otros sectores de la burguesía. El estallido popular de Córdoba fue el golpe de gracia para la deteriorada imagen de la Dictadura.

La movilización obrera y popular del 15 de marzo tuvo características especiales la inocultable simpatía demostrada por las masas hacia los movimientos armados, la existencia de direcciones clasistas en importantes gremios, el desprestigio de la burocracia y su evidente incapacidad para canalizar la protesta popular por caminos pacíficos. La creciente actividad de la vanguardia armada, que empalmó en ese proceso, donde las masas tomaron como suyos sus emblemas, fue otra característica, tal vez la más importante, del segundo cordobazo. La posibilidad de la concreción en un futuro inmediato de un vuelco masivo del proletariado a la guerra revolucionaria, liderada por esa vanguardia, forzaron a las FF.AA. a dar el golpe que liquidará la política de Levingston, simple continuación de la de Onganía, para intentar una nueva salida. Este golpe de timón de la Dictadura Militar ahora materializada en la figura de Lanusse, es un retroceso de parte de la misma. Jaqueada por las explosivas protestas masivas de la clase obrera y el pueblo y por el desarrollo de la guerra revolucionaria, la Dictadura se repliega y comienza a hacer concesiones.

Con ello se abre un nuevo panorama en el proceso de las luchas populares" [2]
"Conscientes de la gravedad de la crisis del capitalismo argentino, temerosos ante la enérgica reacción popular y el surgimiento de organizaciones guerrilleras íntimamente unidas a las masas, la camarilla militar gobernante recurrió al GAN, a una propuesta de acuerdo con los distintos partidos políticos burgueses y pequeño-burgueses, para asentar en esta base social amplia su política contrarrevolucionaria de represión brutal a los brotes guerrilleros y a la vanguardia clasista, elementos principales de la guerra popular de larga duración iniciado en nuestra patria".

"La camarilla de Lanusse comprende que para que esa maniobra cuaje, necesita de la participación, del apoyo de todos los sectores con arraigo popular, principalmente el Peronismo. De ahí los coqueteos con la Hora del pueblo y el ofrecimiento a Perón de permitir su retorno, devolver el cadáver de Evita y otras concesiones con las que pretenden llegar a un acuerdo, incorporar al Peronismo a su política contrarrevolucionaria".

"El Gral. Perón manifiesta que no se prestara a las maniobras dictatoriales, pero al mismo tiempo, en los hechos, con el apoyo abierto brindado al paladinismo y a Rucci, a la hora del pueblo y a la burocracia sindical traidora, entra en esa maniobra, favorece objetivamente los planes de la dictadura, contribuyendo a confundir a amplios sectores populares que, hartos de los militares, están dispuestos a aceptar un nuevo gobierno parlamentario burgués, el retorno a escena de los politiqueros que hace 5 años repudiará másivamente" [3]

En definitiva el GAN, como se demostró posteriormente, fue una hábil maniobra de la burguesía para contener con el engaño el formidable avance revolucionario de nuestro pueblo, engaño que consistió en un nuevo retorno al régimen parlamentario, esta vez bajo el signo Peronista, mediante un proceso electoral completamente controlado por las clases dominantes. El plan burgués fue una vez más tácticamente exitoso y logro despertar nuevas esperanzas en las masas hacia una salida parlamentaria. Pero ello no le reportó ventaja alguna, como veremos más adelante, por la persistencia e intensificación de la lucha popular en sus diversas manifestaciones.

Sin embargo, es necesario detenernos para analizar las causas de los repetidos éxitos de la burguesía en mantener su dominación de clase pasando del parlamentarismo al bonapartismo militar y viceversa, maniobra repetida reiteradamente.

Desde 1952 el capitalismo argentino vive una profunda crisis economico-social, sometido a la formidable presión de un pueblo combativo que no se resigna a la explotación y el sometimiento, que ha luchado denodadamente en los últimos 22 años. Sin embargo, la burguesía que no logra estabilizar el país en lo económico-social, ha tenido éxito hasta ahora en lo político salvaguardando con hábiles maniobras el poder, resorte decisivo en la lucha de clases.

Sin opción revolucionaria de poder

La razón fundamental por la que pese a la enérgica lucha de nuestro pueblo, las clases dominantes no han visto peligrar su dominación política ha sido la ausencia hasta el presente de una opción revolucionaria de poder que ofreciera a las masas una salida política fuera de los marcos del sistema capitalista.

Hasta ahora la clase obrera y el pueblo argentino no han conseguido darse una fuerza política propia de carácter revolucionario. Por ello ha estado sometido constantemente a la influencia de los partidos políticos burgueses y no ha logrado identificar las distintas engañifas preparadas por la burguesía, cayendo en consecuencia en el error, dando su apoyo de buena fe a sus propios verdugos.

Naturalmente que la burguesía emplea todos sus poderosos medios materiales; la prensa, la radio y la TV; sus agentes en el campo popular; la intimidación y la persecución represivas, el soborno, etc., con el objeto de dividir las fuerzas populares, de impedir a toda costa cualquier avance en la construcción de organizaciones revolucionarias. Naturalmente que la burguesía emplea todos sus recursos en difundir entre las masas toda clase de ideas erróneas, de esperanzas en las soluciones y lideres burgueses tanto políticos como militares. Naturalmente que la burguesía emplea todas sus fuerzas en calumniar al socialismo, en mentir descaradamente para crear temor y desconfianza hacia el poder obrero revolucionario.
Otro factor que contribuye poderosamente a mantener oculta la necesidad de arrebatar el poder estatal de manos de la burguesía, es el rol de las corrientes reformistas y populistas como el Partido Comunista y Montoneros, por ejemplo, que desde el campo del pueblo - y por tanto escuchados con interés por las masas- difunden también falsas esperanzas apoyando sin rubores a uno u otro dirigente de la burguesía pretendidamente " progresista", perdiéndose en el laberinto de la lucha interburguesa y desviando tras de si a sectores de las masas, lejos del verdadero camino revolucionario, el camino de la lucha consecuente y constante por la toma del poder.

Debido a estos factores, a la debilidad de las fuerzas revolucionarias, al hábil trabajo contrarrevolucionario de la burguesía, y a las erróneas ideas sostenidas y practicadas por ciertas corrientes del campo popular, la burguesía ha podido maniobrar con tranquilidad en el campo político durante los últimos 22 años de crisis económico-social, pasar sin mayores dificultades del parlamentarismo, conducir con estos movimientos al pueblo y mantener sólidamente el control de todos los resortes del Estado.
Comprender claramente esta cuestión, saber identificar las maniobras y trampas que la burguesía emplea para conservar el gobierno, grabarnos en nuestras mentes y grabar en la mente del pueblo que no hay solución a los problemas de las masas sin despojar del poder a las capitalistas, sin destruir su ejercito y su aparato represivo, es la cuestión más vital en el estado actual del proceso revolucionario argentino.

La lucha de nuestro pueblo registra fundamentalmente avances en los últimos años. Consignas socialistas han sido inscriptas profusamente en distintos programas de luchas de las masas; el sindicalismo clasista recupera numerosos sindicatos de manos de la burocracia sindical y esta a punto de centralizar su actividad nacionalmente; las masas pobres del campo y la ciudad crean y desarrollan ligas campesinas y federaciones villeras; se han fundado y operan prácticamente en todo el país efectivas unidades guerrilleras urbanas y rurales con lo que se dio un paso fundamental en el armamento del proletariado y el pueblo; surgió un pujante movimiento socialista legal y semilegal de características revolucionarias; y finalmente, la consolidación, desarrollo y maduración de nuestro partido, el PRT, señala el camino para la solución del principal problema de toda revolución: la dirección proletaria revolucionaria de la lucha popular en su conjunto.
Todos estos elementos anuncian que los argentinos estamos hoy día en condiciones de superar el déficit fundamental que hemos señalado, de dotarnos de una opción revolucionaria que nos permita arrancar a las masas de la influencia burguesa y encaminarnos con firmeza hacia la captura del poder hasta voltear a los políticos y militares capitalistas, destruirles su aparato de dominación (ejercito, policía, parlamento, etc.), instaurar el poder obrero y popular socialista, y construir un nuevo sistema de gobierno, un nuevo estado, basado en la movilización y participación de todo el pueblo para aplastar definitivamente hasta la ultima resistencia del capitalismo y edificar el justo régimen socialista.

Tercer gobierno peronista

Triunfantes en las elecciones generales del 11 de marzo, Héctor Cámpora y Vicente Solano Lima, candidatos del FREJULI a Presidente y Vicepresidente, dirigieron sus primeros pasos políticos a contener las actividades revolucionarias y la lucha de masas en general sobre la base de vagas y rimbombantes promesas de cambios "revolucionarios".

Surgido de una campaña electoral pro-socialista y pro-guerrillera, el gobierno peronista de Cámpora se propuso iniciar su gestión con algunas concesiones secundarias a la izquierda peronista y una apertura internacional hacia los países socialistas que le diera un barniz "revolucionario". Dentro de esas concesiones estaban comprendidas algunas leyes reclamadas prioritariamente por las masas, en primer lugar la amnistía a los combatientes y la derogación de la legislación represiva. Pero el propósito del gobierno peronista era otorgar una amnistía gradual, parcial y condicionada, que comenzara poniendo en libertad a los combatientes peronistas y condicionara la de los guerrilleros marxistas a la aceptación de la tregua por parte del ERP. La dirección burguesa y burocrática del peronismo, entusiasmada por los 6 millones de votos obtenidos, confiaba irracionalmente en que nuestro pueblo seria engañado con facilidad y suspendiera su lucha, seguiría la orientación formulada "de trabajo a la casa y de la casa al trabajo". El mismo 25 de mayo las masas hicieron trizas todos esos planes lanzándose a la calle y obligando con el "devotazo" a la inmediata liberación de todos los combatientes.

Desde ese momento ya se vio que el triunfo táctico obtenido por la burguesía en el proceso electoral, tras una laboriosa preparación, no serviría para contener la lucha de masas, aislar a la guerrilla y a la vanguardia clasista, para destruirlas, y abrir así posibilidades de recuperación capitalista, objetivos inmediatos centrales de la burguesía argentina y el imperialismo yanki.

A partir del 25 de mayo las masas ganaron la calle, obtuvieron nuevos triunfos contra la burocracia sindical, enfrentaron con energía a las patronales y se movilizaron para exigir distintas soluciones al gobierno que habían elegido con sinceras esperanzas. Este auge de masas favorecido por la libertad conquistada, bario un ancho cauce para el desarrollo de las organizaciones progresistas y revolucionarias. Particularmente las organizaciones armadas peronistas FAR y Montoneros evidenciaron un impetuoso crecimiento en el estudiantado y en el movimiento villero, perfilándose como la corriente interna del peronismo de mayor influencia de masas, e iniciando actividades en el proletariado fabril.

La vacilación de las masas pequeño-burguesas y de su vanguardia en el periodo pre y post- electoral fue muy grande; impresionadas por la masiva propaganda de la burguesía, se inclinaron en general a aceptar el "progresismo y el antiimperialismo" del gobierno y a considerar que sus esfuerzos de pacificación y "reconstrucción nacional", es decir de contención de la lucha de masas, serian coronados por el éxito.

En esta situación nuestro Partido adopto frente al nuevo gobierno una línea principista, resistiendo con éxito las presiones burguesas y pequeño-burguesas. Gracias a esa categórica y clara posición, nuestra organización queda a los ojos de las masas como consecuentemente revolucionaria, fiel defensora de los intereses proletarios y populares, libre de todo rasgo oportunista. Gracias a esa clara posición, que denunciaba sin ambages las intenciones contrarrevolucionarias del peronismo gobernante y anticipaba con acierto los rumbos antipopulares que seguiría el nuevo gobierno, nuestro Partido conquistó la confianza de amplios sectores de masas, aquellos a los que llegó nuestro pronunciamiento resumido en la declaración "RESPUESTA AL PRESIDENTE CAMPORA" distribuida profusamente en las principales concentraciones obreras y populares. Nadando contra la corriente, el PRT y el ERP crecieron con consistencia y homogeneidad centrando sus esfuerzos de construcción en proletariado fabril.

En oposición al crecimiento de las fuerzas populares, el ala fascista del peronismo encabezada por López Rega comenzó a desarrollar intensa actividad con el Ministerio de Bienestar Social como centro operativo. Organizando rápidamente bandas parapoliciales, los fascistas prepararon un furibundo ataque a las fuerzas de izquierda que se concreto el 20 de junio en Ezeiza. El día del regreso de Perón las bandas fascistas, bajo la jefatura inmediata de Osinde, tendieron una impresionante emboscada a las columnas de la izquierda peronista que concurrían desprevenidas al recibimiento de su líder. Decenas de muertos y heridos fue el saldo de este criminal ataque, punto de partida de una ofensiva general del peronismo burocrático para desalojar a la izquierda de las posiciones conquistadas en el gobierno, en lo inmediato, e intentar la destrucción total de las organizaciones armadas peronistas FAR y Montoneros y corrientes afines.

El paso siguiente fue el desplazamiento de Cámpora, Righi, Puig, Vázquez, de todos los funcionarios sensibles a la presión de las masas, mediante el autogolpe contrarrevolucionario del 13 de julio. Si bien desde su asunción con Cámpora el gobierno peronista había mostrado una clara orientación burguesa y proimperialista, materializada en el pacto social y otras medidas antipopulares, a partir del 13 de julio, con el interinato de Lastiri, tomo un franco cauce derechista.

El comienzo de un formidable despliegue de las fuerzas progresistas y revolucionarias de nuestro pueblo, amparado en la legalidad y democracia conquistadas, llenó de preocupación y temor al conjunto de la burguesía. La dirección burguesa y burocrática del peronismo, interpretando fielmente las inquietudes de su clase, decidió intervenir rápidamente con el auxilio y apoyo activo de toda la clase capitalista. El autogolpe del 13 de julio estuvo dirigido en consecuencia a frenar el crecimiento de las fuerzas progresistas y revolucionarias, a impedir la acumulación de fuerzas progresistas y revolucionarias, a impedir la acumulación de fuerzas en el campo popular.

Por eso podemos afirmar categóricamente que la brusca caída de Cámpora, quien no alcanzo a estar dos meses en el gobierno, marca la crisis del intento peronista de contener la lucha popular con una política centrada en el engaño.

Desde el mismo 25 de mayo se vio que nuestro pueblo no acataría tregua alguna y que por el contrario se lanzaría con renovados bríos a defender sus intereses con la movilización y el accionar armado. La conciencia de ese fracaso llevo al peronismo burgués a cambiar su táctica y plantearse enfrentar a las masas teniendo como eje la represión armada. Lastiri tomo las riendas del gobierno decidido a "hacer tronar el escarmiento", con la esperanza de golpear duro y con eficacia. Coloco con ese fin al General Iñiguez a la cabeza de la policía Federal, ubico en las policías provinciales a ciertos personajes como García Rey en Tucumán, ordeno golpear sin contemplaciones, policial y para-policialmente, contra todas las fuerzas progresistas y revolucionarias.

Esta política de fuerza mostró también su impracticabilidad rápidamente. La lucha popular no solo no cesó, sino que se intensificó y los intentos represivos fueron frenados en seco. Tal es el caso de Tucumán donde el fascista García Rey que se atrevió a detener numerosos compañeros para atemorizar a las masas, en octubre de 1973, fue enfrentado exitosamente por la movilización popular que logro la libertad de todos los detenidos y obligo a la separación de García Rey. Esta reacción del pueblo tucumano llamó a la realidad al gobierno peronista y lo obligó a ser más respetuoso y cuidadoso.

De todas maneras, la orientación represiva gubernamental se mantuvo desde entonces dando origen a distintas medidas, a la promulgación de una nueva legislación represiva más brutal aun que la de la dictadura militar, al encarcelamiento de gran cantidad de combatientes y activistas de los cuales más de un centenar sufren prisión en estos momentos en las cárceles de la burguesía; al apaleamiento y hasta el baleamiento de manifestaciones con el saldo de numerosos muertos y heridos.

Pero esta nueva política, lejos de contenerla, exacerbó la lucha de nuestro pueblo. Las manifestaciones continuaron, las huelgas continuaron, las operaciones guerrilleras continuaron. Todas las amenazas y medidas represivas que tomó el gobierno después de la nueva elección presidencial de los siete millones de votos, no lograron atemorizar al pueblo ni detener su lucha. Inútiles fueron los discursos amenazantes, inútiles las designaciones de torturadores y asesinos como Villar y Margaride, inútiles los gigantescos operativos policiales. Las fuerzas progresistas y revolucionarias se afirmaron, se consolidaron, aceleraron su desarrollo y dieron efectivas y demoledoras respuestas en todas las formas de lucha.
No solo en el terreno democrático el gobierno peronista tomó claramente una dirección antipopular. La política económica y social siguió desde el 25 de mayo una coherente línea proimperialista y promonopolista. La ley de inversiones extranjeras favorece al capital imperialista; la política de exportación favorece al capital imperialista; la política de carnes favorece a los grandes ganaderos; la proyectada ley del petróleo favorece a las compañías multinacionales. Pese a que la economía de nuestra patria esta dominada por el capital extranjero, este gobierno supuestamente "antimperialista" no tomo ninguna medida para corregir esta situación.

La política internacional, en cambio, registra una notable apertura hacia el campo socialista y particularmente hacia la revolución cubana. Este hecho, positivo en si, en cuanto constituye un retroceso del imperialismo yanki y del capitalismo latinoamericano frente a la firmeza de roca del primer estado socialista de nuestro continente, no es extraño ni opuesto a una política burguesa coherente, no se sale de los marcos de una política burguesa.

Durante más de 10 años, el imperialismo yanki y sus socios menores -las burguesías latinoamericanas- aplicaron una feroz política de aislamiento a la revolución cubana. Total bloqueo comercial, ruptura de relaciones diplomáticas, fueron las armas empleadas por la contrarrevolución para aislar a Cuba de los demás pueblos latinoamericanos. Pero superando todas las dificultades del pueblo cubano, bajo la correcta dirección de su partido y del Comandante Fidel Castro, contando con la insustituible ayuda del campo socialista, avanzo exitosamente en la consolidación de su revolución, en la edificación del socialismo, demostrando en los hechos que un pueblo unido y organizado, claro en sus objetivos revolucionarios, determinado a vencer las peores dificultades, es capaz de triunfar a agresiones, bloqueos y aislamientos.

Ante la consolidación definitiva de la revolución cubana, el imperialismo yanki y las burguesías latinoamericanas tienden a cambiar de línea, a suspender el bloqueo y reanudar relaciones diplomáticas. En esa nueva línea general abre el camino la burguesía argentina. En cuanto a la actitud frente a la Unión Soviética, China y además países socialistas, no difiere sustancialmente de la que aplicaron los gobiernos anteriores, incluida la dictadura militar.

En síntesis, la política internacional del gobierno es una política burguesa realista, de coexistencia pacifica, similar a la que vienen aplicando desde hace años la mayoría de los países capitalistas, que en cuanto favorece al desarrollo del comercio es también beneficiosa para los países socialistas. Es más, podemos afirmar sin temor a equivocarnos que esa política coincide con la orientación general del imperialismo yanki, que respecto a Cuba ya ha perdido las esperanzas de impedir la consolidación del socialismo en la heroica isla y tiende a conformarse con intentar neutralizar su influencia revolucionarias en el continente.

No cabe ninguna duda entonces que la política del gobierno peronista corresponde claramente a una estrategia contrarrevolucionaria, antipopular y antinacional tal como lo entiende nuestro pueblo que, a partir de principios de este año, dirige ya con decisión su lucha contra la política gubernamental.
Este carácter reaccionario y represivo del gobierno peronista se ha acentuado a partir de la consolidación del ala fascista de López Rega. Sin diferenciarse en la política económica, coexistían en el gobierno dos alas que después de la muerte de Perón intentaron desplazarse mutuamente. Por un lado el ala fascista encabezada por López Rega que impulsa un proyecto político de basar la "reconstrucción nacional" en un estado policial.

López Rega, admirador confeso de Hitler, Mussolini y Franco, opina que la única forma de salvar al capitalismo argentino es aplastando militarmente a las fuerzas revolucionarias y estableciendo un sistema masivo de control policial y represión que impida cualquier resurgimiento de luchas populares y actividades revolucionarias.
Por otro lado el ala Gelbard, prefería luchar contra las fuerzas revolucionarias con habilidad, intentando el aislamiento político de la guerrilla y el sindicalismo clasista y las demás fuerzas consecuentemente clasistas y revolucionarias. La línea Gelbard tendía a ampliar la base social del gobierno incorporando más activamente al radicalismo, al reformismo, particularmente al Partido Comunista e incluso a Montoneros, servirse de ellos para contener la lucha de masas y lograr la ansiada estabilidad política que haga posible serios intentos de recuperación capitalista.

Ambos proyectos son irrealizables a corto y mediano plazo. La lucha de clases argentina se agudiza día a día y se encamina a grandes choques de clase, a una situación revolucionaria. El proletariado y el pueblo han iniciado en 1969 un proceso de guerra revolucionaria en respuesta a la explotación y a la opresión burguesa y ese proceso no se detendrá a corto ni mediano plazo.

El plan fascistoide de López Rega, que finalmente se impuso y sé esta aplicando, es irrealizable porque la fuerza del movimiento de masas no admite hoy día ninguna posibilidad de establecer con éxito un gobierno policial. El plan de Gelbard -quien capituló ante López Rega y abandonó a sus aliados- era también irrealizable porque gracias a las recientes experiencias y al peso adquirido por la vanguardia revolucionaria no hay posibilidades ahora que nuestro pueblo pueda ser engañado.

Promesas versus realidades

Al votar masivamente por el peronismo en las elecciones del 11 de marzo y del 23 de setiembre, el pueblo argentino voto por un programa progresista estructurado en torno a la consigna "Liberación o Dependencia", caballito de batalla de la campaña electoral del FREJULI. Es así que nuestro pueblo esperaba que el gobierno peronista emprendiera un camino de soluciones antiimperialistas y revolucionarias y esperaba una actitud firme ante los odiados militares, de quienes se descontaba su oposición a cualquier medida progresista. Es así que desde el mismo 25 de mayo el pueblo argentino se moviliza enérgicamente contra los militares, por la liberación de los combatientes, contra las empresas y la burocracia sindical.

Todas las esperanzas de los argentinos fueron defraudadas progresivamente en corto tiempo. Las primeras definiciones y medidas gubernamentales mostraron que los imperialistas no serian tocados. Y a partir del 20 de junio fue evidente que el gobierno haría todo lo posible por destruir las fuerzas revolucionarias de nuestro pueblo.

No podía ser de otra manera ya que se trata de un gobierno burgués, dispuesto a defender incondicionalmente los intereses del conjunto de la burguesía.

Un gobierno que no solo debe evitar cualquier daño al gran capital, en primer lugar al gran capital extranjero, sino que tiene como misión proporcionar condiciones para aumentar las ganancias capitalistas, proporcionar condiciones para aumentar las ganancias capitalistas. Toda su verborragia "popular", todas sus promesas "antiimperialistas" fueron y son en realidad cínicas mentiras para engañar a las masas.

Esta nueva experiencia nos enseña que no debemos esperar que los representantes de las clases explotadoras soluciones los problemas del pueblo. Naturalmente que como políticos prometerán cualquier cosa y disfrazaran sus verdaderas intenciones, incluso de palabra pueden pronunciarse contra el capitalismo y por el socialismo, pero serán siempre fieles a su clase, estarán controlados por ella y harán lo imposible para mantener y consolidar su predominio y sus ganancias. Aun en el supuesto que un determinado dirigente burgués, pongamos por ejemplo un alto dirigente peronista o radical, o un militar de alta graduación se convenciera sinceramente pasándose a la causa popular (lo que es muy pero muy difícil por no decir imposible), ese dirigente se vería imposibilitado de concretar ninguna solución porque inmediatamente seria enfrentado y desplazado por su propio partido, por los militares, por su propia clase.

Las soluciones a los problemas del pueblo y de la patria, que son soluciones profundamente revolucionarias, solo pueden provenir de un nuevo poder obrero y popular revolucionario, que gobierne sin ataduras, sin otro control que el de la masa del pueblo y sus organizaciones revolucionarias, que se apoye en la movilización popular y realice sin dilaciones los profundos cambios que la Argentina necesita.

Reformismo y Populismo

La lucha por el poder obrero y popular, por el socialismo y la liberación nacional, es inseparable de la lucha contra el populismo y el reformismo, graves enfermedades políticas e ideológicas existentes en el seno del campo popular. El populismo es una concepción de origen burgués que desconoce en los hechos la diversidad de clases sociales; unifica la clase obrera, el campesinado pobre y mediano, la pequeña burguesía y la burguesía nacional media y grande bajo la denominación común de pueblo. Al no diferenciar con exactitud el rol y posibilidades de estas diversas clases, tiende constantemente a relacionarse, con prioridad, con la burguesía nacional y a alentar ilusorias esperanzas en sus lideres económicos, políticos y militares, incluso en aquellos como Gelbard, Carcagno o Anaya, íntimamente ligados a los imperialistas norteamericanos. La corriente popular más importante gravemente infectada con la enfermedad populista, es Montoneros. Su heroica trayectoria de lucha antidictatorial se ha visto empañada por la confianza en el peronismo burgués y burocrático, que ha causado grave daño al desarrollo de las fuerzas progresistas y revolucionarias en nuestra patria.

Con el profundo y sincero aprecio que sentimos por esa organización cimentado por la sangre de nuestros héroes comunes que se entremezclara en Trelew, pensamos que es obligación de todo revolucionario dar con franqueza la lucha ideológica, reflexionar en conjunto sobre la experiencia de su apoyo a Perón y al peronismo burgués y combatir las latentes expectativas en Carcagno, Gelbard u otros lideres de las clases enemigas.

A partir de su inevitable ruptura con el peronismo burgués y burocrático que ha comenzado a concretarse definitivamente en las ultimas semanas, Montoneros tiende y tendera cada vez más a retomar lazos con las organizaciones progresistas y revolucionarias, entre ellas con nuestro partido. Tiende y tendera cada vez más a reintegrarse a su puesto de combate, a enfrentar con las armas en la mano al gobierno y las fuerzas policiales y militares de la burguesía y el imperialismo. Pero ello no implica un cambio de fondo en la concepción populista. De ahí que al mismo tiempo que saludamos la nueva orientación Montonera, estamos convencidos de la necesidad imperiosa de combatir intensamente la enfermedad ideológica y política llamada populismo, para exterminarla definitivamente del campo popular, principalmente Montoneros, la más afectada por esa temible enfermedad burguesa.

Cuando a principios de 1973 la dirección de FAR caracterizo entusiasmada al Gral. Perón como líder revolucionario y calculo que el gobierno peronista -denominado por ellos gobierno popular- llevaría adelante una política consecuentemente antiimperialista y prosocialista, nuestra organización planteo a estos compañeros:
"Estamos en presencia de un claro plan del enemigo consistente en el acuerdo entre la Dictadura Militar y los políticos burgueses, con el objeto de salvar al capitalismo, detener el proceso revolucionario en marcha. Para ello, el conjunto de la burguesía pretende volver al régimen parlamentario y de esa manera ampliar considerablemente la base social de su dominación, reducida estrictamente a las FF.AA. durante el Onganiato, aislar a la vanguardia clasista y a la guerrilla, para intentar su aplastamiento militar. La ambición de la burguesía es detener y desviar a las fuerzas revolucionarias y progresistas en su avance, y llegar a una estabilización paralela del capitalismo argentino. Este plan es irrealizable a corto y mediano plazo porque la crisis económico-social, así como la potencia actual de las fuerzas revolucionarias progresistas, lo impedirán. Sin embargo, el plan enemigo pese a su elementalidad encierra ciertos peligros, fundamentalmente el que motiva la presente carta, debido, pensamos, a la juventud, debilidad política e inexperiencia de sectores de la vanguardia revolucionarias".

"...el éxito fundamental que ha comenzado a lograr y que debemos enfrentar con todas nuestras fuerzas, es poner una cuña en las organizaciones armadas, comenzar a tener una influencia cierta en las organizaciones armadas peronistas y en sectores de la juventud peronista, dirigida a detener y desviar su accionar a partir de la consumación de la farsa electoral".

"Analizando vuestra evolución como organización revolucionaria, basados en el conocimiento surgido de la actividad en común, pensamos que vuestra actitud tiene un significado profundo y que encierra serios peligros para el desarrollo futuro de las fuerzas revolucionarias en nuestro país. Pensamos que la negativa a firmar con nosotros es una concesión de Uds. A las presiones macartistas y derechistas del peronismo burgués, y que es una cara de la moneda que tiene como reverso vuestro apoyo incondicional y activo a los políticos burgueses del peronismo y del integracionismo a los Campo, Solana Lima, Sivestre Begni, etc.".

"Esto es motivo de honda preocupación para nosotros, no solo por las trabas que coloca en el desarrollo político militar homogéneo de las organizaciones armadas, los avances hacia la unidad, sino porque muestra Uds. En una vacilación inexplicable, ante la posibilidad de suspender las operaciones militares a partir de la instauración del nuevo gobierno parlamentario que planea darse la burguesía."

Lamentablemente, estas sanas y justas observaciones no fueron escuchadas y la política de FAR-Montoneros se tiño de apoyo al gobierno contrarrevolucionario y antipopular y de una línea general divisionista en el seno del pueblo, tendiente al irrealizable propósito de aislar a nuestra organización.

Si recordamos hoy esto es porque el enemigo presentará en el futuro una nueva engañifa, posiblemente de tipo peruanista, con Carcagno a la cabeza, por ejemplo, y levantando el programa del FREJULI o quizás otro mucho más radicalizado. Para eludir ese nuevo canto del cisne es impresindible comprender el error cometido ante el GAN, rectificar esa línea proburguesa, erradicar la enfermedad del populismo.

El reformismo a su vez reniega en los hechos de la vía revolucionaria para la toma del poder, no tiene fe en la victoria de la revolución socialista, desconfía de la capacidad revolucionaria de las masas, y busca en consecuencia avanzar en la obtención de ciertas mejoras por la llamada vía pacífica, consiguiendo progresivamente que tal o cual sector burgués que denominan "progresista", acepte concesiones a la masas, el efectivo ejercicio de las libertades democráticas, algunas mejoras en el nivel de vida del pueblo, etc. Pero como enseña el marxismo-leninismo y la experiencia práctica, las libertades y las reivindicaciones hay que sacárselas a la burguesía con enérgicas luchas.

El Partido Comunista, que es la organización popular mas destacada por la enfermedad reformista, roído por ella, desde muchos años atrás, fue inconsecuente y timorato en el periodo de la lucha antidictatorial, y aunque no adoptó una actitud negativa en los primeros meses del gobierno peronista, abriéndose a un acercamiento con las fuerzas revolucionarias, a partir del 12 de junio, cayo en la capitulación total volcando todo su peso en apoyo del ala Gelbard del gobierno y dando la espalda simétricamente a las fuerzas revolucionarias y a la lucha popular en general. El pacifismo, el temor a la justa violencia revolucionarias la desconfianza en la potencialidad y capacidad de la lucha de masas, la capitulación antes los lideres burgueses, el cretinismo parlamentario, son las formas de manifestación de la perniciosa enfermedad del reformismo que caracteriza en general la actividad del Partido Comunista, y la política de su dirección, que los lleva en determinados momentos a atacar a las fuerzas y actividades revolucionarias, sumándose al coro contrarrevolucionario de la burguesía. En la ineludible lucha ideológica contra el cáncer del reformismo, que afecta al Partido Comunista, no debemos olvidar en ningún momento que todos nuestros esfuerzos deben estar orientados a acercar a estos compañeros a las filas revolucionarias, que se trata de una organización popular compuesta por excelentes compañeros, sinceros luchadores socialistas, que pueden y deben ser librados de la enfermedad reformista.

La elevación del nivel de conciencia de la vanguardia proletaria y una constante prédica clarificadora entre las más amplias masas armarán al proletariado y al pueblo política e ideológicamente para combatir y matar enfermedades populistas y reformistas, erradicarlas definitivamente del campo popular, y curar a las organizaciones y compañeros afectados por ellas recuperandolas íntegramente para la causa obrera y popular, la causa de la liberación nacional y el socialismo, la causa de la guerra popular revolucionaria.

Situación Revolucionaria y doble Poder

Las tendencias de la lucha de clases argentina que se venían marcando cada vez más nítidamente apuntando hacia el fin del proyecto populista, y el comienzo de un período de grandes enfrentamientos de clase, han comenzado a cristalizar a partir del mes de julio de 1974. Perón, líder de masas, pese a su intransigente defensa de los intereses capitalistas, conservaba aún alguna influencia sobre sectores de nuestro pueblo. Poseía autoridad, experiencia y habilidad para mantener a flote el desvencijado barco del sistema capitalista en el tormentoso mar de la lucha obrera y popular, y había logrado restablecer trabajosa y precariamente el equilibrio con la maniobra táctica del 12 de junio. Por eso es que su muerte colocó a la burguesía ante la necesidad de adoptar de inmediato definiciones políticas - que explotadores y opresores deseaban postergar aún por unos meses- con la consiguiente agudización de la crisis interburguesa.

Este fenómeno, un notable impulso del auge de las masas; y un fortalecimiento acelerado de las fuerzas revolucionarías, políticas y militares, se combinan para configurar el inicio de una etapa de grandes choques de clases, antesala de la apertura de una situación revolucionaria en nuestra Patria. En otras palabras, entramos en un período de grandes luchas a partir del cual comienza a plantearse en la Argentina la posibilidad del triunfo de la revolución nacional y social, la posibilidad de disputar victoriosamente el poder a la burguesía y al imperialismo.

Pero apertura de una situación revolucionaria, o lo que es lo mismo, la existencia de condiciones que hacen posible el derrocamiento del capitalismo y el surgimiento del nuevo poder obrero y popular socialista, que librará definitivamente a nuestra patria del yugo imperialista y traerá la felicidad a nuestro pueblo trabajador, no quiere decir que ello pueda concretarse de inmediato.

Necesariamente se deberá atravesar un período de duras y profundas movilizaciones revolucionarias, de constantes combates armados y no armados, de incesantes avances de las fuerzas revolucionarias, de movilización y efectivo empleo de la mayor parte de los inmensos recursos y potencialidades de nuestro pueblo trabajador. Ese período - qué debe contarse en años- será mayor o menor en dependencia de la decisión, firmeza, espíritu de sacrificio y habilidad táctica de la clase obrera y el pueblo, del grado de resistencia de las fuerzas contrarrevolucionarias, y fundamentalmente del temple, la fuerza y capacidad del Partido proletario dirigente de la lucha revolucionaria.

Prepararnos para resolver correctamente los difíciles problemas que han de plantearse en la situación revolucionaria que se aproxima, consiste en analizar objetivamente las características de nuestro país, la experiencia de nuestro pueblo, la dinámica de la lucha de masas, y en esforzarnos por conocer al máximo la experiencia internacional, es decir, la forma en que otros pueblos encararon y resolvieron cuestiones similares a las que se, nos presentarán.
Configurada una situación revolucionaria, de acuerdo a las enseñanzas marxistas-leninistas, comienza a plantearse en forma concreta, inmediata, el problema del poder, la posibilidad de que el proletariado y el pueblo derroquen a la burguesía proimperialista y establezcan un nuevo poder revolucionario obrero y popular. El momento en que la toma del poder puede ya materializarse es denominada por el marxismo-leninismo crisis revolucionaria, que es la culminación de la situación revolucionaria, el momento del estallido final, momento que debe ser cuidadosamente analizado por el Partido Proletario para lanzar la insurrección armada con las máximas posibilidades de triunfo. Pero entre el inicio de una situación revolucionaria y su culminación en crisis revolucionaria, media un período que puede ser más corto o más largo en dependencia de las características concretas del país. En la URSS la situación revolucionaria se inició en febrero de 1917 y la crisis revolucionaria se presentó en octubre del mismo año.

En España, la situación revolucionaria se inició en mayo de 1931 y se prolongó durante 8 años en forma de guerra civil abierta hasta la derrota de las fuerzas revolucionarias. En Vietnam se abrió en noviembre de 1940 y culminó con la toma del poder en agosto de 1945. Los ritmos y plazos del desarrollo de la situación revolucionaria están determinados por distintos factores concretos que hacen al grado de descomposición de la burguesía y al poderío de las fuerzas del pueblo, ocupando un lugar destacado el papel del partido revolucionario.

En el curso de la situación revolucionaria nace y se desarrolla el poder dual, es decir que la disputa por el poder se manifiesta primero en el surgimiento de órganos y formas de poder revolucionario a nivel local y nacional, que coexisten en oposición con el poder burgués. Una forma típica de órganos de poder dual fueron los soviets o consejos obreros y populares que se organizaron durante la Revolución Rusa, consistentes en Asambleas permanentes de delegados obreros, soldados y otros sectores populares, que asumían responsabilidades gubernamentales, en general opuestas a las intenciones del gobierno burgués. De esta forma las fuerzas revolucionarias se van organizando y preparando para la insurrección armada, para la batalla final por el poder para establecer después del derrocamiento de la burguesía un nuevo poder obrero y popular.

Las experiencias de distintas revoluciones, principalmente en China y Vietnam, han ampliado el concepto de poder dual y de insurrección, demostrando que una forma de desarrollo del doble poder puede darse con insurrecciones parciales, es decir, con levantamientos armados locales que establezcan el poder revolucionario en una región o provincia, las denominadas zonas liberadas. De acuerdo a estas experiencias, el proceso de desarrollo del doble poder en una situación revolucionaria, inseparable del desarrollo de las fuerzas armadas populares, puede surgir como zonas de guerrilla o zonas en disputa para pasar después a bases de apoyo o zonas completamente liberadas y extenderse nacionalmente hasta el momento de la insurrección general.

El desarrollo del poder dual está en todos los casos íntimamente unido al desarrollo de las fuerzas militares del proletariado y el pueblo, porque no puede subsistir sin fuerza material que lo respalde, sin un ejército revolucionario capaz de rechazar el ataque de las fuerzas armadas contrarrevolucionarias.

Naturalmente que estas fundamentales orientaciones del marxismo-leninismo que iluminan con poderosa luz nuestro camino, no debe ser tomado como esquema simplista. Es simplemente un poderosos arsenal teórico resultado de decenas de años de experiencias, que debemos tener como punto de referencia para la formulación de nuestra línea, sin olvidar que cada revolución tiene sus particularidades y que el marxismo-leninismo cobra vida y utilidad cuando es aplicado creadoramente a la situación concreta de un proceso revolucionario determinado.

El poder dual puede desarrollarse en el presente en nuestra patria tanto en la ciudad como en el campo, siempre sobre la base de una fuerza militar capaz de respaldar la movilización revolucionaria, y merced al despliegue multilateral de todas las potencialidades de nuestro pueblo, lo que significa necesariamente la dirección del Partido marxista-leninista proletario.

Estamos frente a un enemigo relativamente fuerte, que cae en la impotencia ante la generalización de la movilización; un enemigo hábil, bien armado y entrenado; un enemigo relativamente disperso que adquiere fuerza cuando puede concentrarse; un enemigo brutal y sanguinario; un enemigo cuya fuerza principal, las FF.AA. contrarrevolucionarias, tiene el talón de Aquiles del servicio militar obligatorio, que hace posible un rápido y demoledor trabajo político en la masa de soldados; un enemigo políticamente débil, con serias disensiones internas y enmascarado aun en la "legalidad" parlamentaria.

Contamos con un poderoso y combativo movimiento de masas vertebrado por el proletariado industrial, extendido en todo el país, con experiencia de lucha; contamos con una amplísima vanguardia proletaria inclinada hacia la revolución, ávida de ideas socialistas y deseosa de contar con una sólida organización revolucionaria; contamos con un estudiantado combativo y un campesinado pobre dispuesto a luchar; contamos con fuerzas urbanas y rurales, aun pequeñas pero bien organizadas y relativamente fogueadas; contamos con numerosas y extensas organizaciones de masas que engloban a la mayor parte de los trabajadores del país; contamos finalmente con un aguerrido partido revolucionario que crece y se consolida diariamente, aunque aun esta limitado por distintos déficits, fundamentalmente su debilidad numérica y su limitada vinculación con las masas proletarias y trabajadoras en general.
A partir del Cordobazo y basándose en experiencias anteriores menores nuestro pueblo tiende a insurreccionarse localmente, tiende a movilizarse aquí y allá, tomar sectores de ciudades y poblaciones, erigir barricadas y adueñarse momentáneamente de la situación rebasando las policías locales y provinciales.

Por eso podemos afirmar que en la Argentina, en un periodo inicial, el doble poder ha de desarrollarse en forma desigual en distintos puntos del país, es decir que han de surgir localmente formas y órganos de poder obrero y popular, permanentes y transitorios, coexistiendo con el poder capitalista, enfrentándolo constantemente bajo el formidable impulso de la movilización de masas.

Formas de Poder local

El problema práctico que nuestro pueblo debe resolver a partir de la nueva situación, es lograr paso a paso la acumulación de fuerzas necesarias para la lucha final por el poder estatal que debemos arrancar de manos de la burguesía. Esa fundamental cuestión se resolverá en la situación revolucionaria que comenzamos a vivir, con el desarrollo del poder dual, tanto en su forma general de oponerse a ciertos planes del gobierno burgués e imponer las soluciones obreras y populares a determinadas situaciones en base a enérgicas movilizaciones de masas, llegando de esa manera a la constitución transitoria de órganos de poder a nivel general, como en su forma de poder local, manifestación principal del poder dual, en todo el próximo periodo, punto de partida sólido para una gigantesca acumulación de fuerzas revolucionarias.

La lucha popular es desigual. Se desarrolla parcialmente, en un lugar de una manera, en otro de otra; en un lugar en un momento, en otro en otro momento. Necesitamos que todas esas luchas que se dan en distinto tiempo y lugar y con una fuerza y alcances diferentes, den siempre por resultado un aumento de la fuerza de todo el pueblo, que se vayan acumulando, hasta el momento que sea oportuno lanzar el ataque final, en todo el país y con todas las fuerzas disponibles, para llevar al triunfo la insurrección armada obrera y popular.

Pongamos un ejemplo. En una fabrica grande se inicia una lucha reivindicativa o antiburocratica, que enseguida choca no solo con la empresa y la burocracia sindical, sino también con la policía, con el Ministerio de Trabajo, en una palabra con el gobierno burgués y sus fuerzas represivas. El sindicato o comisión interna que dirige la lucha, moviliza a todos los trabajadores, gana un primer conflicto y amplia su fuerza. Si esa lucha se mantiene ahí, inevitablemente tendera a debilitarse porque como es aislada, el enemigo puede combatirla pacientemente. Después de un tiempo, en el curso del cual se dan nuevas movilizaciones, la "santa alianza" enemiga (empresa, burocracia, fuerzas represivas y gobierno) lanza su contraofensiva y mucha s veces la vanguardia obrera, influida por el espontaneismo, el populismo, el reformismo, o simplemente por falta de orientación política, es derrotada por no animarse a luchar, a veces, o por dar una batalla desesperada. En cambio, actuando correctamente, en el caso que damos como ejemplo hipotético, el sindicato o Comisión interna clasista, al hacer conciencia de la situación revolucionaria que vivimos, comprenderá que el eje de sus esfuerzos debe dirigirse a acumular fuerzas. De esa manera, ante el primer triunfo, se preocupara inmediatamente para tomar los demás problemas de la población, acercarse a las organizaciones villeras y barriales, a otros sindicatos y comisiones internas, y fundamentalmente participara y alentara a los activistas a participar en la construcción de las fuerzas revolucionarias, las células del PRT, las unidades del ERP, el Frente Antiimperialista.

Ello ha de llevar enseguida al surgimiento de formas de poder local, a encarar la solución soberana de los distintos problemas de las masas locales. Avanzar hacia el desarrollo del poder local, primero enmascarado y después abierto, como veremos enseguida, es el paso que media entre la lucha parcial de masas y la insurrección general, paso que es necesario dar desde ahora en todos los lugares en que sea posible.

Constituir órganos abiertos de poder local no puede ser un hecho aislado ni espontáneo. El enemigo en cuanto tenga conocimiento de que en un barrio, en una localidad o una ciudad el pueblo se ha organizado por sí solo y comienza a resolver a su manera los problemas de la producción, de la salud, de la educación, de la seguridad pública, de la justicia, etc., lanzará con furor todas las fuerzas armadas de que pueda disponer con la salvaje intención de ahogar en sangre ese intento de soberanía. Por ello el surgimiento del poder local debe ser resultado de un proceso general, nacional, donde aquí y allá, en el norte y en el sur, en el este y en el oeste, comiencen a constituirse organismos de poder popular comiencen las masas a tomar la responsabilidad de gobernar su zona. Esa multiplicidad y extensión del poder local dificultará grandemente las posibilidades represivas y hará viable que unidades guerrilleras locales de pequeña y mediana envergadura defiendan exitosamente el nuevo poder.

La movilización de las masas apunta en nuestro país en esa dirección. La actividad consciente de los revolucionarios hará posible que el proceso de surgimiento y desarrollo del poder local, punto de partida para disputar nacionalmente el poder a la burguesía proimperialista, evolucione armónicamente, exitosamente.
A partir de la lucha reivindicativa está hoy planteado en Argentina, en algunas provincias, en algunas ciudades, en algunas zonas fabriles y villeras, la formación de órganos embrionarios de poder popular. Pero, en general en lo inmediato no es conveniente dar un paso que atraerá rápidamente la represión contrarrevolucionaria. En esos casos puede avanzarse enmascarando hábilmente tras distintas fachadas el ejercicio del poder popular. En una villa, por ejemplo, bajo el enmascaramiento de la Asociación Vecinal, pueden organizarse distintas comisiones que encaren el problema de la salud, de la educación, de la seguridad, de la justicia, de la vivienda, etc., con una orientación revolucionaria, mediante la constante movilización de toda la villa, teniendo como objetivo central la construcción de sólidas fuerzas revolucionarias políticas y militares.

En un pueblo de Ingenio Azucarero igual papel podría jugar el Sindicato. Pero esto sólo como pasos iniciales de los que habrá que pasar en el momento oportuno a la organización de una Asamblea o Consejo local que se constituya oficialmente como poder soberano de la población de la zona.

En el campo, donde la presencia directa del estado capitalista es relativamente débil, el desarrollo del poder local será más rápido y más efectivo, en cuanto estará en condiciones de brindar desde el comienzo sustanciales mejoras a las masas. Pero su enmascaramiento será más difícil y recibirá inicialmente los más feroces ataques del enemigo. Establecer órganos de poder local en el campo sólo será posible con el respaldo de unidades guerrilleras medianas capaces de rechazar exitosamente los ataques del Ejército Contrarrevolucionario.

Unidad y movilización popular: el frente antiimperialista

No hay posibilidades de avanzar sólidamente en el desarrollo del poder local sin constantes avances en la unidad y movilización más amplia de las masas populares. Este es un problema crucial que será resuelto mediante una sabia combinación de avances en la movilización política de masas por abajo con una correcta política de acuerdos entre las distintas organizaciones obreras y populares6.
La movilización patriótica y democrática de las más amplias masas del pueblo argentino tiene ya una importancia fundamental. Aprovechando todos los resquicios legales, la lucha democrática, patriótica, antiimperialista, constituye un segundo frente desde el que se hostigará al régimen capitalista-imperialista desplegando con energía la violencia política de todo el pueblo, impulsando la intervención de las más amplias masas en la lucha revolucionaria, garantizando la íntima vinculación de las fuerzas políticas y militares clandestinas con el conjunto del pueblo trabajador, fuente inagotable de recursos morales y materiales para las necesidades de la guerra popular. La unidad y movilización patriótica de todo el pueblo requiere la construcción de una herramienta política orgánica que la centralice, organice, impulse y oriente. Es el Ejército Político de las masas, el Frente Antiimperialista que es necesario organizar en el curso mismo de la movilización, como propulsor y resultado de la intensa actividad política, legal, semilegal y clandestina de las más amplias masas populares.

Este Frente Antiimperialista, a partir de experiencias como la del FAS, debe enraizar orgánicamente en las masas con su política patriótica y revolucionaria, contener en su seno la mas amplia gama de organizaciones representativas, partidos y corrientes políticas socialistas, peronistas, radicales, cristianos, etc., sindicatos y agrupaciones sindicales antiburocráticas, centros y federaciones estudiantiles, uniones, ligas y federaciones campesinas, asociaciones y federaciones villeras y barriales, federaciones de aborígenes, organizaciones juveniles y femeninas, comisiones de solidaridad con los presos, etc. etc.

No es ésta una tarea sin dificultades. Requiere partir de un amplio espíritu unitario, solidario y de servicio incondicional a la causa del pueblo. Pero la heterogeneidad social del Frente Antiimperialista producirá sin duda dificultades y luchas interiores que necesitan un tratamiento paciente y constructivo. Unidad frente al enemigo y lucha ideológica y política en el interior de la alianza, es una característica esencial del Frente Antiimperialista porque desde el momento que agrupa o tiende a agrupar al conjunto del pueblo, a la clase obrera, la pequeña burguesía urbana, el campesinado pobre y los pobres de la ciudad, y en ciertos períodos hasta sectores de la burguesía nacional media, contra el enemigo común, no puede evitarse una aguda lucha de clases en su seno. Pero esta lucha de clases tiene un carácter ideológico y político pacífico, que puede y debe resolverse sin la ruptura de la unidad; es una contradicción no antagónica en el seno del pueblo que puede y debe solucionarse mediante la crítica, la autocrítica y la educación revolucionaria. Sin embargo tiene una importancia capital, porque sólo la hegemonía del proletariado en la conducción del Frente Antiimperialista puede garantizar la persistencia de una correcta línea de movilización de masas y desarrollo del poder local en el marco de la victoriosa política de guerra revolucionaria.

Ese mismo Frente Antiimperialista que debemos construir a partir de la experiencia del FAS y otras organizaciones similares, es quien deberá motorizar la organización del poder local, tomando en sus manos, a partir del consenso popular, la organización de las masas de la zona y la construcción de los consejos o asambleas soberanas con delegados de los distintos sectores de la población. Para ello se requiere pericia, preparación, intercambio de experiencias y un trabajo revolucionario bien organizado que prevea las distintas cuestiones relacionadas, que forme los cuadros necesarios, etc. etc. El Frente Antiimperialista debe reunir y organizar los inmensos recursos de las más amplias masas y colocarlos al servicio de la lucha revolucionaria por el poder, del desarrollo del poder local, hacia la preparación de la victoriosa insurrección general del pueblo argentino.

La unidad y movilización patriótica de nuestro pueblo se agigantará paralela al desarrollo de la lucha reivindicativa de las masas y de la creciente envergadura de las actividades revolucionarias clandestinas políticas y militares. El conjunto de estas luchas, que interrelacionadas constituyen la aplicación de una línea de guerra revolucionaria, permitirán poner de pie a centenares de miles de argentinos que apoyados por millones constituirán una poderosa fuerza revolucionaria capaz de derrotar a los capitalistas, a sus fuerzas armadas contrarrevolucionarias y despojarlos definitivamente del poder. Capaz de establecer un Gobierno Revolucionario Obrero y Popular, de destruir en sus cimientos el sistema de explotación y opresión burgués-imperialista, e iniciar la construcción de la Nueva Patria Socialista, abriendo así un largo período de libertad y felicidad para nuestro querido pueblo.

La construcción del Ejército del Pueblo

Después de más de tres años de combate urbano, nuestro pueblo ha iniciado la construcción de unidades guerrilleras urbanas y rurales estructuradas en una perspectiva de fuerzas regulares. A partir de esa experiencia y de los recursos acumulados, los argentinos estamos hoy en condiciones de avanzar con rapidez en la construcción de un poderoso ejército guerrillero.

En un primer período inmediato que posiblemente lleve varios años, debemos abocarnos a la organización de unidades locales pequeñas y medianas, a nivel de compañía, batallón y regimiento, íntimamente unidas al desarrollo del poder local, capaces de enfrentar triunfalmente, con el apoyo de la población, cualquier ataque de las fuerzas represivas. De esas unidades locales han de surgir en el futuro, las brigadas y divisiones del Ejército Revolucionario del Pueblo regular que respaldará la victoriosa insurrección general del pueblo argentino.

Como parte del ejercicio soberano del poder por el pueblo en determinadas zonas, se crearán milicias de autodefensa obreras y populares que al encargarse progresivamente por sí solas de garantizar efectivamente la defensa de su zona ante los embates represivos, harán posible que las compañías, batallones y regimientos guerrilleros se liberen de sus obligaciones locales y avancen en su transformación en brigadas y divisiones regulares, brazo de acero del pueblo revolucionario. La formación de las milicias de autodefensa, fuente asimismo de combatientes y cuadros militares para las fuerzas regulares, es un problema serio, delicado, que exige una política prudente, reflexiva, consistente. Los espontaneistas, con su irresponsabilidad y ligereza característica gustan plantear sin ton ni son ante cada movilización obrera y popular por pequeña y aislada que sea, la formación inmediata de milicias de autodefensa. Naturalmente que para ellos es sólo una palabra con la que pretenden colocarse a la izquierda de nuestro Partido en el terreno de la lucha armada y no existen riesgos de que lleguen a concretarlo. Pero sectores proletarios y populares de vanguardia, plenos de combatividad, pueden caer bajo la influencia de esta hermosa consigna y llegar a la formación apresurada de tales milicias exponiéndose y exponiendo prematuramente a sectores de las masas a los feroces golpes de la represión con resultados contraproducentes. Las milicias de autodefensa son parte esencial en el armamento obrero y popular, constituyen sólidos pilares en la edificación de las fuerzas armadas revolucionarias, pero por su amplio carácter de masas sólo pueden surgir de una profunda y total movilización del pueblo en zonas de guerrilla o zonas liberadas.

En la construcción de las fuertes unidades guerrilleras del presente, esfuerzo que se nutrirá del generoso aporte de la clase obrera y el pueblo, tienen responsabilidad fundamental las actuales organizaciones y grupos armados, principalmente nuestro ERP que cuenta con mayor experiencia de combate. Unificar los esfuerzos de edificación guerrillera luchando contra la dispersión, el sectarismo y el individualismo es una tarea que tenemos por delante y que correctamente solucionada facilitará la formación de las unidades necesarias, al centralizar todos los recursos disponibles. Porque construir una fuerza militar como la que necesitamos, más aún en las condiciones de dominación capitalista y frente a un enemigo relativamente poderoso, es una tarea realizable pero difícil y compleja. Es una tarea perfectamente realizable como nos ha demostrado la experiencia al llegar ya a la constitución de compañías que con su logística (servicios) incluyen más de un centenar de combatientes y tienen mayor capacidad de combate que las unidades similares del ejército opresor, y como nos demuestra la gloriosa experiencia vietnamita en que en un país de 15 millones de habitantes frente a un ejército de ocupación de más de un millón de hombres, lograron liberar más del 90 porciento del país, defender esas zonas liberadas con milicias de autodefensa y construir poderosas divisiones que aniquilaron -sin contar con aviación- a las mejores tropas norteamericanas obligando a retirarse derrotado al ejército contrarrevolucionario más poderoso de la tierra. Pero si bien es posible, requiere grandes sacrificios, enormes recursos y mucha destreza, requiere el aporte decidido de la clase obrera y el pueblo, la unificación de los esfuerzos revolucionarios, una correcta política de masas y una sabia línea militar de masas. En una palabra requiere la activa participación de amplios sectores de la clase obrera y el pueblo, el aporte de distintas corrientes populares y la firme dirección de un partido marxista-leninista de combate.

El Partido Revolucionario de los Trabajadores

"Si la guerra de liberación del pueblo vietnamita ha sido coronada por una gran victoria, ha sido gracias a los factores que acabamos de enumerar, pero ante todo porque fue organizada y dirigida por el Partido de la clase obrera: El Partido Comunista Indochino hoy convertido en Partido de los Trabajadores de Vietnam. Fue éste el que, a la luz del marxismo-leninismo, procedió a un análisis certero de la sociedad vietnamita y de la correlación de fuerzas entre el enemigo y nosotros, para definir las tareas fundamentales de la revolución nacional democrática popular y decidir el comienzo de la lucha armada y la línea general de la guerra de liberación: la resistencia prolongada, la libertad por el propio esfuerzo. Resolvió certeramente los diversos problemas planteados por la organización y la dirección de un Ejército Popular, de un poder popular, de un Frente Nacional Unido. Inspiró al pueblo y al ejército un espíritu revolucionario consecuente e inculcó a toda la nación la voluntad de superar todas las dificultades, soportar todas las privaciones y llevar hasta el fin la larga y dura resistencia"7 .

Los argentinos contamos también con el núcleo fundamental de un Partido similar, del partido proletario de combate que llevará al triunfo nuestra revolución antiimperialista y socialista. Es el PRT, forjado en nueve años de dura lucha clandestina, antidictatorial, antiimperialista y anticapitalista, que cuenta hoy día con sólida estructura nacional, varios miles de miembros activos, varios centenares de cuadros sólidos, tradición y experiencia de combate, correcta línea política estratégica y táctica, marcadas características y moral proletaria y una profunda determinación de vencer afrontando todos los sacrificios necesarios. Pero nuestro Partido encuentra aún grandes dificultades para cumplimentar eficazmente su misión revolucionaria. Ello se debe principalmente a insuficiencias en la penetración orgánica en el proletariado fabril, débil composición social que alcanza a sólo a un 30 porciento de obreros fabriles, insuficiente habilidad profesional en la ejecución de las tareas revolucionarias y limitado número de miembros organizados. En el curso de las presentes y futuras luchas del proletariado y el pueblo, nuestro Partido sabrá conquistar la total confianza de la vanguardia obrera y popular, despertar y canalizar la decisión revolucionaria de los mejores hijos de nuestro pueblo para superar sus limitaciones actuales y responder cabalmente a sus responsabilidades, ejecutar con honor su papel de motor, centralizador y dirigente del conjunto de la lucha revolucionaria.

La construcción del PRT, tarea capital de todos los revolucionarios argentinos, principalmente de los obreros de las grandes fábricas, pasa por el desarrollo de las zonas y de los frentes fabriles. Formar células en las grandes fábricas, influir o dirigir la lucha reivindicativa del proletariado, llegar constantemente con hábil propaganda de Partido al conjunto de los obreros fabriles, incorporar y organizar en el Partido decenas de obreros en cada fábrica grande, es el punto de partida actual para el sano e impetuoso desarrollo necesario, para que el PRT esté en condiciones de jugar su rol dirigente y organizador. De las grandes fábricas saldrán el grueso de los principales cuadros y dirigentes de nuestro Partido, como han salido parcialmente hasta hoy.

Como se ve todo este esfuerzo no depende sólo de la constancia y voluntad de nuestros militantes; tienen también enorme responsabilidad los elementos de vanguardia del proletariado, cuya conciencia, fidelidad a la causa y firme determinación serán decisivos en la construcción del Partido que necesitamos. Porque el PRT padece de una gran escasez de cuadros, la disposición de los elementos de vanguardia a organizarse por su propia cuenta es vital para conseguir rápidos avances en la multiplicación de nuestras fuerzas revolucionarias. Cada obrero de vanguardia, cada revolucionario de origen no proletario, cada nuevo compañero que se ligue a nuestra organización, tiene la responsabilidad de aportar lo máximo de si en su rápida integración y en la construcción de las células de su frente fabril o de su zona.

Con el cálido respaldo de nuestro pueblo y la decidida intervención de la vanguardia obrera y popular, el PRT aumentará sustancialmente sus fuerzas en el próximo período, y se pondrá en condiciones de dar solución en la práctica a los complejos problemas de nuestra revolución.

Nuestra revolución triunfará

En este breve folleto hemos visto como se sostiene la burguesía en el poder utilizando tanto el engaño como la represión, sirviéndose hoy del parlamentarismo, mañana del bonapartismo militar. Hemos visto como en la actualidad, fracasado el intento parlamentario peronista, la burguesía se apresta a intentar un nuevo engaño con un golpe o autogolpe militar de tinte peruanista. Hemos llegado a la conclusión de que debemos lograr a toda costa que nuestro pueblo no vuelva a caer en el engaño y en lugar de abrigar esperanzas en los militares sepa desde el principio que la lucha revolucionaria debe continuar e intensificarse.

Hemos visto más adelante, que estamos ante la apertura de una situación revolucionaria en la cual la lucha por el poder comienza a ser posible. Hemos visto finalmente que el camino para avanzar hacia la conquista del poder por medio de la insurrección armada general del pueblo argentino, pasa por el desarrollo del poder dual, por el poder local en las zonas de guerrillas y zonas liberadas, por la unidad y movilización de todo el pueblo, por la construcción de un Frente Antiimperialista de masas, un poderoso ejército guerrillero y un sólido Partido Marxista-Leninista de combate, el Partido Revolucionario de los Trabajadores.

Estas sencillas y fundamentales conclusiones que iluminan nuestra actividad futura; estas inmensas posibilidades y responsabilidades de la actual generación de revolucionarios argentinos, es una semilla que germinó regada por la generosa sangre de más de un centenar de héroes y mártires caídos en el combate, en la tortura o en el frío asesinato policial y militar. Ellos son la expresión máxima de combatividad y entrega revolucionarios de nuestro pueblo, del heroísmo del pueblo argentino, que ha logrado abrir ya un ancho y seguro camino para el triunfo de la revolución socialista y antiimperialista: el victorioso camino de la guerra popular revolucionaria.

Nos esperan arduas tareas y grandes sacrificios. Hemos de lanzarnos a afrontarlas plenos de determinación revolucionaria, de fe en la capacidad y decisión de nuestro pueblo, de confianza en el seguro triunfo de nuestra revolución. De hoy en más, menos que nunca, no habrá sacrificios vanos, esfuerzos desperdiciados, esperanzas frustradas. Sabemos por qué y cómo combatir, contamos con las herramientas básicas que necesitamos, sólo nos resta afilarlas y mejorarlas incesantemente, ser cada día más hábiles en su empleo, conseguir que nuevos y numerosos contingentes de militantes en todos los puntos del país, utilicen con vigor esas mismas herramientas revolucionarias.

Al igual que en la guerra de la primera independencia los revolucionarios argentinos no estamos solos. La responsabilidad de expulsar al imperialismo yanqui de América Latina y derribar el injusto sistema capitalista es compartida por todos los pueblos latinoamericanos y cuenta con el apoyo y la simpatía de todos los pueblos del mundo. Más no solamente por enfrentar al mismo enemigo estamos hermanados. Nuestro Partido ha llegado ya a la convergencia teórica y práctica, a la unidad, con el MLN Tupamaros de Uruguay, el MIR de Chile, el ELN de Bolivia, en la Junta de Coordinación Revolucionaria.

En la mayor parte de los países capitalistas latinoamericanos sometidos a la dominación del imperialismo yanqui, los pueblos mantienen una lucha enconada y han acumulado valiosas experiencias revolucionarias. Es cierto que se han sufrido dolorosas derrotas en la mayoría de nuestros países. Pero esas mismas derrotas han sido fuente de profundas reflexiones, de fundamentales aprendizajes, y en el seno de las masas y de sus vanguardias maduran dinámicos elementos que anuncian la generalización de un poderoso auge de luchas revolucionarias en varios de nuestros países, favorecido por la profunda crisis de la economía capitalista latinoamericana.

Tal es el marco en que se librará la lucha revolucionaria en nuestra patria, enriquecida y apoyada por el desarrollo paralelo de similares experiencias de nuestros hermanos latinoamericanos.
Como San Martín y Bolívar y como el Che, como revolucionarios latinoamericanos, los mejores hijos de nuestro pueblo sabrán hacer honor a nuestras hermosas tradiciones revolucionarias, transitando gloriosamente sin vacilaciones por el triunfal camino de la segunda y definitiva independencia de los pueblos latinoamericanos.



NOTAS
[1] V.I. Lenin, "El Estado y la Revolución". Obras Completas , Tomo 24, página 56. Edit. Cartago.
[2] Partido Revolucionario de los Trabajadores (Argentina), Resoluciones del Comité Ejecutivo de abril de 1971 publicadas en el libro del V Congreso, pagina 161.
[3] "Una definición contrarrevolucionaria", Editorial de "El Combatiente" del 29/2/72.



Por buenosdiasamerica - 08/04/2005 1:14:01 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

MONSEÑOR ROMERO: 25 AÑOS DESPUÉS.
MONSEÑOR ROMERO:
25 AÑOS DESPUÉS.

Por: Manuel Vicente Henríquez B
e-mail:mavi2k@yahoo.com


La capilla del Hospitalito de la Divina Providencia luce tranquila, apacible. Entré sin hacer mucho ruido. En las primeras bancas, las que están frente al altar, una monja está en posición de oración, reclinada y muy concentrada. Me siento a unos metros de ella y comienzo a mirar en derredor. Finalmente veo al altar mayor, enfoco mi vista y trato de imaginar, de sentir cómo estaba monseñor Romero al frente del pan y el vino, aquella fatídica tarde del 24 de marzo de 1980. Volteo a la parte de atrás, hacia la entrada de la capilla, e imagino al francotirador apuntando certeramente al pecho de Romero. Cierro los ojos y trato de escuchar el estruendo que habrá sonado al salir el disparo que acabó con la vida del que luchó por los excluidos, por los pobres, por los sin voz .

La monja a dejado de rezar, cuando se incorpora me mira y me pregunta si deseo algo. Le explico que estoy haciendo una crónica sobre monseñor Romero. Me mira y suspira como si los recuerdos le vinieran a la mente. “Monseñor –me dice–, monseñor fue un gran hombre. Un hombre que sólo se preocupó por ayudar, pero no fue entendido”.

Pienso que tiene razón, pero quién de los hombres y mujeres que han querido ayudar a sus semejantes, ha sido entendido en este mundo. ¿Gandhi? ¿Malcom X? ¿El Ché Guevara? Ni siquiera Jesucristo se salvó de no ser entendido. La monja, de hablar pausado, rememora los momentos en que estuvo con Romero, habla como si lo estuviera viendo en ese preciso momento, como si estuviera con nosotros, y seguramente sí lo esté. En esa capilla se respira un sentimiento de tranquilidad muy especial, a pesar de haber sido escenario de una infamia, la capilla guarda esa buena vibra , esa energía que emana de las cosas buenas.

Luego del asesinato de Monseñor Romero, la noticia corrió como reguero de pólvora a nivel mundial. Los cables noticiosos reseñaban la tragedia: Monseñor Romero fue ultimado por un asesino profesional mientras celebraba la eucaristía en la capilla de la Divina Providencia en San Salvador.

Según las investigaciones que se dieron luego del asesinato, el capitán de la Fuerza Armada , Álvaro Saravia, además de participar en la planificación del crimen, obtuvo armas, vehículos y otros elementos para que se consumara el hecho, ordenó a su conductor que llevara al asesino a la capilla donde ocurrió el crimen y le pagó luego de la ejecución.


En El Salvador es un secreto a voces que el cerebro del plan para asesinar a Monseñor Romero, fue el ex Mayor de la Fuerza Armada , Roberto DAubuisson, fundador del partido ARENA. Según el informe de la Comisión de la Verdad para el esclarecimiento de los hechos de la pasada guerra civil que duró 12 años, DAubuisson fue el encargado de dar la orden de matar a Monseñor Romero. Consta en la investigación que: "Horas antes del crimen, DAubuisson se había reunido con el entonces capitán Álvaro Saravia, con Fernando Sagrera y con el capitán Eduardo Ávila en la residencia de Alejandro Cáceres, en San Salvador. Cáceres informó que Romero oficiaría una misa y opinó que sería una buena oportunidad para asesinar al Arzobispo.

Fue entonces cuando DAubuisson ordenó el asesinato. Después de conseguir al francotirador, por orden del capitán Ávila, Garay, motorista de Álvaro Saravia quien estuvo en la reunión, condujo al individuo en un volkswagen rojo al Hospital de la Divina Providencia , y se estacionó frente a la capilla en donde monseñor Romero se encontraba celebrando misa. El desconocido, de barba, le ordenó a Garay agacharse y simular una reparación.

Al hacerlo, Garay escuchó un disparo, volteó, y vio al sujeto, quien sostenía un fusil con ambas manos con dirección al lado derecho de la ventana trasera derecha del vehículo, sintiendo en el momento un olor a pólvora".

El tronido retumbó en toda la capilla de la Divina Providencia , la gente alarmada comenzó a correr despavorida, mientras en los brazos de una monja yacía el cuerpo de Monseñor herido mortalmente. “¡Han matado a Monseñor! ¡Han matado a Monseñor!”, gritaba la monja, mientras pedía auxilio infructuosamente.

El informe médico forense reveló que Monseñor Oscar Arnulfo Romero había muerto a causa de un proyectil que se introdujo en el espacio intercostal derecho hasta llegar a su corazón. Así terminaba la vida de quien, literalmente, dio su corazón por los pobres.

Luego de termina de hablar con la secretaria de Monseñor Rafael Urrutia, he concertado una entrevista con el prelado. Monseñor Urrutia es Vice-postulador de la causa de canonización de Monseñor Romero y se encarga, principalmente, de nutrir a la oficina de Roma de los elementos necesarios que requiere el proceso.

Llego puntual a la cita, pues la secretaria de Monseñor me previno que es un hombre muy ocupado y estricto con sus horarios. Mientras trato de estacionarme frente la Parroquia La Resurrección, de la colonia Miramonte (de la cual es el párroco) lo vel salir rumbo a la casa cural. Presuroso me bajo del carro, al verme repregunta: “¿Tú eres el de la entrevista?”. Yo respondo afirmativamente con mi cabeza. “Bueno, acompáñame a uno de los estudios de la casa, ahí vamos a estar tranquilos”. Entro al pequeño cuarto, el cual tiene un televisión, un aparato de sonido, un sofá y dos sillas. En un dos de las paredes hay estanterías con libros de todo tipo, literatura, ciencias, pero mayoritariamente religiosos, tomos sobre derecho canónico, el misal romano y libros sobre teología.

Lo que sigue es la transcripción íntegra de la entrevista con monseñor Rafael Urrutia:


¿Cómo está actualmente el proceso de beatificación de Monseñor Romero?

Actualmente estamos en la espera de que liberen el proceso de canonización que ha estado detenido en la Sagrada Congregación para la Doctrina de la Fe. Debes tú saber que lo habitual es que el proceso esté en la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos. Mientras estuvo ahí, el proceso avanzó notablemente, pero hacia el año 2000 el proceso fue asumido por la Sagrada Congregación de la Doctrina de la Fe , para hacer un estudio profundo a cerca de la ortodoxia de Monseñor Romero. De eso se ocupa habitualmente esta congregación, encabezada por el cardenal (Joseph) Ratzinger.

Nosotros tuvimos que llevar, ya no sólo las homilías escritas sino además todos los casets existentes para que ellos pudiesen cotejar una a una las homilías y se diesen cuanta que nosotros no habíamos corregido nada, ni quitado ni aumentado las homilías de Monseñor Romero. Además, asumieron todos los escritos del diario de Monseñor Romero, los artículos escritos por él y este trabajo ya ha llevado casi cinco años en esta congregación. Ya hacia finales del año pasado, nos dijeron que la ortodoxia de Monseñor Romero estaba aprobada y que por lo tanto la causa iba de alguna manera a ser devuelta a la Sagrada Congregación para las Causas de los Santos, sólo estamos actualmente esperando un estudio a cerca del Magisterio Social de Monseñor Romero, que nosotros estamos claros se trata del Magisterio Social de la Iglesia; muy concretamente diría yo de Puebla, de Medellín y fundamentalmente del Concilio Vaticano II. Ahí se ha centrado Monseñor Romero para todos sus comentarios en el orden social. Aquí es donde estamos. Estamos muy contentos de que la causa retome el camino y, según el postulador, Monseñor Vincenzo Paglia, que vive en Terni, Italia, la causa va por muy buen camino, él es muy optimista, él espera muy pronto poder tener esta causa en su etapa final. El sostiene que hemos avanzado el 95 por ciento.

Entiendo que el primer paso para la canonización es la beatificación.

Primero se da la beatificación, después se da la canonización. Con la beatificación lo que se establece es que se reconoce jurídicamente el martirio y se establece un culto público sujeto a una región, un culto público, limitado a cierta región. Además, en el caso del martirio no requiere de un milagro, porque el milagro es el martirio mismo. Para la canonización, cuando ya el culto público se vuelve universal, se requiere un milagro. Indudablemente tu comprenderás que Monseñor Romero ya es un patrimonio universal; donde menos se le reconoce es en El Salvador, lamentablemente, pero Monseñor Romero es un patrimonio universal.

¿Y podríamos decir que a partir de la beatificación es casi seguro que se le canonice?

Indudablemente, indudablemente, una vez beatificado, se supone, la canonización vendrá más tarde una vez que nosotros mostremos un milagro hecho por Monseñor

Y “más tarde”, ¿pueden significar años, muchos años?

Pueden ser muchos años, pero puede ser poco tiempo.

Yo quisiera preguntarle, ¿cuáles han sido los obstáculos o de qué tipo han sido los obstáculos que han tenido en este proceso?

Quizás los obstáculos, diría yo, fundamentalmente: demostrar que su doctrina es doctrina católica. Mostrar que su pensamiento es el pensamiento Social de la Iglesia , es decir, el problema es: “Él se metió en política y se volvió un político y no un pastor”, nosotros los salvadoreños lo entendemos, pero hay gente que le cuesta entender que Monseñor Romero, con el evangelio, desde la fe, con el Magisterio de la Iglesia iluminó la realidades temporales de este país.

Yo siempre suelo decir: “Monseñor Romero no se inventó a los pobres, Monseñor Romero no engendró el hambre en este país, Monseñor Romero no fue la causa de las injusticias en este país. Todo eso (ya) existía. Él quiso iluminarlas…desde el evangelio, desde el Magisterio de la Iglesia , entonces al hacerlo sus planteamientos eran muy cercanos a la…digamos…a la agenda, a las peticiones, a los problemas que normalmente la izquierda señalaba en aquel momento; pero hay una gran diferencia: La posición de Monseñor Romero era evangélica, católica, cristiana, no era desde el punto de vista ni ideológico ni político. Sin embargo, a él se le ha interpretado así, incluso en el seno de la Iglesia.

Entonces esta es una dificultad grande, demostrar que no es así. Por otro lado, también la oportunidad de la causa, muchos piensan en Roma que beatificar a Monseñor Romero va a dividir a la Iglesia , muchos piensan que beatificar a Monseñor Romero sería beatificar la Teología de la Liberación ; y te quiero decir, Monseñor Romero no era un teólogo de la liberación, era un pastor. Si amar a los pobres al estilo de Jesús, si amar a los pobres desde el Evangelio y el Magisterio de la Iglesia es ser teólogo de la liberación ¡Bendita teología de la Liberación ! Pero ciertamente, yo creo que…queee…siempre habrá quién lo ama y quién no lo ama. Sin embargo nosotros hemos aprendido en la fe católica: “Roma locuta, causa finita”. Roma ha hablado, el problema de acaba.

Entonces, si somos fieles a este principio tan tradicional en la Iglesia , por qué vamos a temer que la Iglesia se divida. Quizá un poco el temor pueda ser: Si lo beatificamos, quienes nos han ayudado se van a echar para atrás. O sea un poco de temor a la gente que poderosamente pudo haber ayudado a la Iglesia. Sin embargo nosotros tenemos que comprender que somos hombres de fe, que somos gente de evangelio, que nuestros intereses no tienen que ser ni económicos ni mucho menos políticos; por política, sería un pecado grave que nuestra iglesia no beatificara a Monseñor Romero. No estamos a responder políticamente a una cuestión tan grave y tan profundamente evangélica como es la beatificación de Monseñor Romero.

Pero usted también no piensa que ese “Roma locuta, causa finita”, podría significar también el que no prosperara la beatificación, es decir que la denegaran.

Indudablemente es una posibilidad que diga Roma: “No es mártir, no está demostrado su martirio”. Eso es una posibilidad, igual, si Roma lo dice vamos a seguir esperando. Vamos a decir, “bueno, hoy no han querido”.

Pero, ¿existe la posibilidad de volver a retomar la causa?

Yo creo que sí. De una cosa, mira, yo estoy cierto: Si Roma estuviera convencida de que (Monseñor Romero) no es un mártir, hace tiempo nos hubieran dicho, “no es un mártir”. Roma sabe y el Concilio Vaticano establece el “Sensus Fidei” el sentido de la fe del pueblo.

Bueno, ahora, sabemos que la salud del Papa está muy mal, está débil, esto no puede significar también que haya un retraso en el papeleo.

No porque eso es independiente. La beatificación o la canonización no depende del Papa, sino de la Sagrada Congregación , una vez que dan la sentencia se la entregan al Papa para que él la haga suya y él la firme. Habrá que esperar

Pero podría ser con otro Papa. ¿No importa el hecho de que haya un cambio un cambio de papado?

De ninguna manera, eso se mantiene.

Una última pregunta: ¿Usted conoció a Monseñor Romero?

Sí estuve con él los últimos cinco meses de su vida trabajando con él.

¿Qué experiencias puede rescatar de sus vivencias al lado de él?

Mira, yo siempre he expresado que en Monseñor Romero Dios unió la debilidad humana con la fuerza del espíritu. Quienes conocimos a Monseñor Romero sabíamos o sabemos que era un hombre normalmente tímido, humilde, sencillo, temperamental, un hombre para el que todo había que hacerlo para ayer, un hombre que le oía a la multitud, habitualmente. Sin embargo, desde su llegada de Arzobispo y desde que él empezó a ser como esta voz de los son voz, el profeta de la justicia…eeehhh…monseñor se transformó. Y era distinto ver a Monseñor Romero frente a un micrófono en la homilía, distinto al hombre habitual. El espíritu de Dios lo tomaba de un modo extraordinario a Monseñor Romero. Y en el trato habitualmente era un hombre humilde. Lo que más me impresionó fue su humildad. Una humildad que brota del hombre de Dios y eso siempre yo lo recuerdo mucho. Su humildad y su cercanía a los pobres.

Y usted, ¿podría decir que él fue malinterpretado, no entendido?

Yo creo que…eehh…yo creo que cristianamente fue entendido por los eclesiásticos, por los clérigos. Cristianamente Monseñor Romero fue entendido, porque su pensamiento era el pensamiento de la Iglesia , era el pensamiento del Evangelio, era una vida de fe. Ahora, cada uno de nosotros tiene también un pensamiento ideológico y político, y si tu te sientes tocado ahí reaccionas. Yo creo que el no fue comprendido en cuanto pastor y quizás muchos lo vimos desde el punto de vista humano y entonces en nuestra humanidad a lo mejor, incluso, nos pudo haber causado envidia su posición.

Al finalizar la entrevista, quedo con la impresión que he estado charlando con un hombre profundamente creyente y profundamente convencido de la santidad de Romero. Off the record le pregunto qué significa para la Iglesia el que 25 años después, aún no se sepa quién asesinó a Monseñor Romero. “Lo que importa no es saber quién lo asesinó, eso todo el mundo lo sabe —me dice— si no por qué lo mataron. Y a Monseñor Romero lo mataron por odio, por odio a la fe, por odio al amor que le tenía a los desvalidos”.

Estoy de nuevo en la capilla de la Sagrada Familia. Ahora están presentando un disco con canciones en honor a Monseñor Romero. Grupos musicales de distintas parroquias del país hicieron este disco para conmemorar 25 años de su muerte. La Capillita está muy distinta a la vez anterior que la visité. Está llena de gente: niños, mujeres, ancianos, familias, escuchan atentas las melodías. Contrario a lo que hubiera pensado, hay un ambiente de alegría y esperanza. Y al ver a esta gente tan entregada, tan conectada con un hombre que ya no está desde hace 25 años, no me cabe duda que la única razón de esta identificación que traspasa el tiempo, es que en Monseñor Romero siempre actuó el espíritu de Dios.



WWW.GEOCITIES.COM/PRENSAPOPULARBDA



Por buenosdiasamerica - 23/03/2005 23:55:04 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

La patria es América
La patria es América

La unidad de nuestros pueblos y justicia social

POR: ARAM AHARONIAN*

Marzo 20 de 2005…
Dicen que no hay nada más sin apuro que un pueblo haciendo su historia. A Washington se le cayó otro peón: desde el primer día de este mes 170 años de gobiernos elitescos cayeron en el pequeño Uruguay -"el paisito"-para dar pie a la esperanza de un pueblo que por la vía democrática se decidió a romper con las viejas estructuras y recobrar su esperanza, su alegría.
Gobernar significa institucionalizar los cambios: convertir las estrategias de emergencia en planes de desarrollo social.

Dicen que no hay nada más sin apuro que un pueblo haciendo su historia. A Washington se le cayó otro peón: desde el primer día de este mes 170 años de gobiernos elitescos cayeron en el pequeño Uruguay -"el paisito"-para dar pie a la esperanza de un pueblo que por la vía democrática se decidió a romper con las viejas estructuras y recobrar su esperanza, su alegría.



Desde el Maracanazo de 1950, el pueblo oriental no vivía una jornada de tanto fervor y esperanza, acompañado por los gobernantes de otros países hermanos -Lula, Chávez, Kirchner- que también han optado por pagar la deuda social antes que la externa, de privilegiar a sus pueblos antes que los dictados del hegemonismo neoliberal.



Montevideo fue una fiesta y Hugo Chávez fue parte de ella, sobre todo en su continuado llamado -Gigantinho en Porto Alegre, Teatro Ateneo de Buenos Aires- a la unidad y, sobre todo, a la clara identificación del enemigo común.



Desde Montevideo, Chávez enfatizó que forman parte de las amenazas de Estados Unidos contra su gobierno los rumores de un posible golpe de Estado, hecho aunado tanto a la presencia de un portaviones de Estados Unidos con un contingente de mil marines en la caribeña isla de Curazao, como a los planes contra su vida. "Si algo llega a pasarme hay un responsable en este mundo, que se llama George W. Bush", afirmó sin rodeos. Los rumores ponían el epicentro de la "conspiración" en Maracay. Lo único cierto es que los problemas de seguridad del Presidente se acrecientan a medida que crece la virulencia de las amenazas.



En Montevideo, Chávez advirtió, asimismo, que en caso de alguna agresión a su país -como ocurriera contra República Dominicana, Haití, Granada, Guatemala y Panamá-, comenzaría "la guerra revolucionaria del siglo XXI".



Poco antes, jugando (en un bingo clandestino de Baruta) unos millones de bolívares -seguramente parte del financiamiento recibido para conspirar- Carlos Ortega, representante de una burocracia sindical en decadencia y sin credibilidad y corresponsable del golpe de Estado y el paro-sabotaje petrolero del 2002, caía preso, dejando en claro que otra conspiración estaba en marcha. Como siempre, financiada desde donde todos sabemos y alentada por medios de comunicación locales y foráneos (incluyendo a algún poco ético corresponsal extranjero).



Las estrategias mediáticas de desestabilización no son nuevas en Venezuela: buscan crear miedo, rabia y justificar golpes de Estado, magnicidio, invasión. El vocabulario utilizado es el de la especulación: Chávez es cómplice de terrorismo, es una amenaza, exporta su revolución. Quizás la respuesta a estos devaneos que vienen siempre con la impronta de alguna declaración de algún funcionario estadounidense esté en la credibilidad que el jefe de estado venezolano encuentra en los pueblos hermanos que visita.



¿No será que cada vez que se ponen a andar estas especulaciones crece la credibilidad de Chávez?



Antes de partir a la India, Chávez insistió en la necesaria unidad de los pueblos latinoamericanos: "estamos proponiendo la elaboración más detallada de un plan estratégico para la integración y se debe pensar para dentro de 20 años. Eso es lo que hace falta para concretar la unión, es decir, un proyecto más claro, más sólido y completo".



"Los pueblos intuyen, miran, descubren y actúan en masa. Eso es lo único que puede cambiar la historia, un pueblo consciente y en movimiento como el que se manifiesta en América del Sur. Con un buen plan, fuerzas sociales y políticas organizadas que luchen por esa causa, es posible hacer la historia", agregó.



Citó como ejemplos concretos para articular esta unión, a TeleSur, PetroSur y el Banco del Sur y propuso integrar una instancia de defensa y de soberanía suramericana, lo cual amerita revisar el tema militar y pensar en una Organización del Tratado Atlántico Norte (OTAN), no existe la Organización del Atlántico Sur (OTAS).



Los acuerdos de Montevideo, la declaración conjunta con Brasil y Argentina (la troika sudamericana), deja en claro un rompimiento con quienes insisten en el hegemonismo o en que otro mundo es posible. Para nosotros, los países en desarrollo -y en especial los latinoamericanos y caribeños- otro mundo es imprescindible y cada día lo estamos tratando de construir, cada uno de nuestros países y todos nuestros pueblos juntos.



La decisión conjunta es la de avanzar unidos, con decisiones políticas al más alto nivel, que abarcan desde la cooperación y la complementación hasta la decisión de que nuestros pueblos tengan voz e imagen propia, con la puesta en marcha de este primer proyecto mediático contrahegemónico que es La Nueva Televisión del Sur, TeleSur.



Tras la escalada colombo-estadounidense con el secuestro de Granda en Caracas -que terminó con la laberintitis de Álvaro Uribe y un implícito pedido de disculpas- y nuevos intentos de Washington por aislar a su gobierno, Chávez anunció también la celebración de una reunión con los presidentes de Colombia, Brasil y España (José Luis Rodríguez Zapatero), en algún lugar de la frontera venezolano-brasileña, a propósito del viaje que cumplirá el jefe del gobierno español a Venezuela y Colombia a fines de este mes.



Decíamos que este debe ser un momento difícil para un gobierno que ya cumplió seis años, prácticamente desaparecida la oposición del escenario político. Pasó, aparentemente, la hora de la confrontación -sin perder la perspectiva del permanente intento mediático de desestabilización- y llegó la hora de gobernar, de satisfacer las expectativas del pueblo, de saldar la enorme deuda social acumulada por dos siglos. Ahora debiera haber tranquilidad para planificar, para repensar la Venezuela del 2020, que debe comenzar a construirse ya.



Sabemos que dentro de las estructuras del capitalismo, del neoliberalismo, es imposible construir un país soberano. La única vía es la propia: la de vernos con nuestros propios ojos y vislumbrar un camino común con nuestros hermanos latinoamericanos y caribeños.



El propio Presidente ha denunciado la ineficacia, la ineficiencia, la corrupción. Decir más es abundar en lo que todos conocemos y a lo que todos tememos. Signos alentadores son la decisión de auditar lo realizado en Vargas y en Citgo, la investigación penal por presuntas irregularidades en algunos núcleos de Mercal.



El empoderamiento del pueblo también conlleva la contraloría social, no solo declamativa sino efectiva. Y llama la atención que haya gente que crea que ocultando errores o descalificando llamados de atención, está ayudando a la revolución bolivariana. Revolución es cambio cultural. Aquellos que no entiendan eso, hoy son rémora para los cambios y para el desarrollo.



Gobernar significa limpiar las policías y generar riqueza y bienestar para las grandes mayorías. El empresariado parece ahora haber entendido que hay un gobierno que debe poner los marcos de referencia (y no por ello es antagónico a sus intereses) y buenos sectores del mismo ha comenzado a transitar los puentes tendidos. Ahora es necesario, también, contar con un sindicalismo nacional y defensor de los derechos de los trabajadores, lejos de cúpulas burocráticas y a veces hasta antinacionales.



Gobernar significa institucionalizar los cambios: convertir las estrategias de emergencia en planes de desarrollo social. Inventamos o erramos: tomemos el primer camino; tenemos demasiada experiencia en el segundo. Gobernar significa también rescatar la memoria y las palabras, no confundir -ni disfrazar- el viejo desarrollismo con desarrollo endógeno o sustentable. Los cambios en la estructura de los ministerios deben repercutir en este sentido.



*Aram Aharonian - Periodista, director del mensual latinoamericano Question y de la agencia… Alia2




Por carlosleon - 22/03/2005 0:56:26 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

ENTREVISTA A RAÚL REYES
Tomado de ANNCOL Entrevista a Raúl Reyes El hecho de que le hubieran encontrado a Ricardo unas direcciones electrónicas de los supuestos secuestradores, porque eso tampoco está claro, de esta señora que lamentablemente terminó muerta, no hay ninguna prueba, en lo absoluto porque las FARC en su política internacional, lo mismo que en cualquier organización, así no sea guerrillera, tenga o habrá relaciones con otras organizaciones, partidos o movimientos.


ENTREVISTA A RAÚL REYES


La relación de las FARC-EP con el secuestro de Cubas:

"Ninguna participación, absolutamente falso "

Tomado de ANNCOL


Entrevista con el Jefe de la Comisión Internacional de las FARC en apartes aparecidos ayer en la cadena radial RCN y cedida por la Red de Agencias. « La comunidad internacional sabe que las FARC tiene toda la voluntad de firmar el acuerdo, las FARC han explicado en detalle su voluntad política, pero también sabe que por parte del gobierno no existe esa voluntad, eso les da a ellos los elementos suficientes para entender que no es fácil el acuerdo» agrega Raúl Reyes.


P. Comandante Raúl Reyes, frente a lo que se está diciendo de la nueva ofensiva de las FARC, algunos comentaristas hablan del fin del repliegue táctico, qué ha pasado, qué significan estos nuevos embates militares de las FARC.

R.R
Las FARC han estado todo el tiempo combatiendo, desde que surge, desde que nace Marquetalia hasta hoy y hasta siempre estará combatiendo las FARC porque su objetivo es la búsqueda de la paz con justicia social, las FARC no han dejado de combatir ni va a dejar de luchar por alcanzar los objetivos de la paz, ni es cierto que se haya replegado ni desaparecido, no, ha estado siempre en la posición de hacer política, porque es la oposición política armada al régimen colombiano.

P. Hubo un momento en que las FARC estaban calladas, no se habían visto tanto los ataques de las FARC, por qué ahora si.

R.R
Porque unos son visibles y los otros no menos visibles, porque cuando hay censura de la prensa, cuando el presidente de la república le da las directrices a los medios de comunicación de que no informen lo que ocurre en el país, entonces aparecen como que no hay acciones, pero las acciones se han presentado siempre, hay están los partes de los bloques y registran las cantidad de combates que ha habido en todo el gobierno, en todo el tiempo del gobierno actual y mientras no logremos concitar la paz que requieren los colombianos habrá confrontación.

P. Se podría hablar que este es el inicio de una despedida al presidente Uribe

R.R
No hablemos de esas cosas que no existen

P. Tiene algo que ver con el momento electoral que se está viviendo, el momento en el que se va a definir si va a ser o no reelegido Uribe, las FARC está buscando participar en alguna manera o a su manera en ese debate electoral.

R.R
No lo que tiene que ver es con la respuesta que le pueblo le da a la seguridad democrática del gobierno de Uribe, que no es más que la guerra total contra el pueblo.

P. Hablemos un poco de lo que se puede esperar de las FARC frente a este mismo aspecto militar por estos días.

R.R
El pueblo colombiano puede esperar de las FARC como parte del pueblo que es, un pueblo en armas, es que seguirá luchando hasta conseguir un Colombia democrática, una Colombia justa, una Colombia donde no haya más guerra, donde no haya represión, donde no haya explotación por parte de los que están gobernando.

P. Hablemos del acuerdo humanitario, en qué va el acuerdo humanitario en este momento.

R.R
El acuerdo humanitario está en que las FARC tienen la disposición de firmar el acuerdo, tiene toda la voluntad, pero no hay por parte del gobierno esa respuesta, no hay correspondencia por parte del gobierno, mientras esa correspondencia no se de, no tendremos como lograr ese importante objetivo que es lograr la liberación de todos los prisioneros canjeables, es decir, entregar todos los prisiones que las FARC ha ofrecido a cambio de la liberación de la totalidad de todos los guerrilleros y guerrilleras.

P. parece que le acuerdo humanitario se está envolatando con la extradición de Simón Trinidad y la posible extradición de Sonia y una eventual extradición de Rodrigo granda, en ese sentido las FARC pedirían a todos los guerrilleros, incluidos ellos.

R.R
Es lo que se ha dicho y seguimos diciendo, las Farc lo que han dicho es entregar todos los canjeables, empezando por Ingrid Betancourt, los estadounidenses agentes de la CIA, los congresistas, los diputados, Alan Jara, los comandantes de policía y de ejército se siguen privados de la libertad, que fueron tomados en combate, a cambio de la liberación de todos los guerrilleros y guerrilleras.

P. Eso incluye a Simón.

R.R
Obviamente, es que Simón no ha dejado de ser guerrillero, como son guerrilleros, hablamos de todos los guerrilleros sin importar el lugar en donde estén, porque eso es responsabilidad del Estado y del gobierno colombiano.

P. Simón está en Estados Unidos y lo más probable es que Sonia También, hay qué se puede hacer.

R.R
Ese es un problema que resuelve el problema colombiano si en verdad tiene interés de firmar algún acuerdo, porque las FARC no va aceptar ningún acuerdo mientras no les entreguen todos sus guerrilleros.

P. Viendo bien las cosas, Estados Unidos no va aceptar devolver a Simón Trinidad.

R.R
Ese es un problema que resolverá Uribe que se lo entregó a ellos, con los mismos que se lo recibieron

P. Como están las cosas, todo parece indicar que el acuerdo humanitario está más lejos que nunca.

R.R
Uribe hizo todo eso porque no tiene ningún interés, cuando él extradita a Simón Trinidad, está detrás de extraditar a otros guerrilleros por el sólo hecho de ser guerrilleros, está en contra del acuerdo humanitario, a Uribe no le interesan para nada los prisioneros

P. Usted ve que el acuerdo se está alejando.

R.R
En estas condiciones lo único que puede salvar esto es que haya alguien de los países amigos, o varios países amigos, o familiares de prisioneros, de los políticos, de las personalidades que están interesadas de que el intercambio se de, que consigan que Uribe posibilite el acuerdo, mientras eso no se logre, los prisiones continuarán en donde se encuentran.

P. La iglesia habla de dos posibilidades, de la nunciatura y de una reunión en un templo, la iglesia dice que un templo puede ser en cualquier lugar de Colombia, y cuando se habla de la nunciatura, es que le nuncio pueda ir a cualquier lugar, y que se podrían dar las garantías y las condiciones a través de los mismos miembros de la iglesia, del CICR y los miembros de los países amigos.

R.R
Las FARC han hecho una propuesta muy concreta, es la que mantenemos y por esa nos guiamos, no hay porque darle otra interpretación, ni otra salida distinta que no se ha señalado. Hemos propuesto la desmilitarización de los municipios de Pradera y Florida en el Valle del Cauca como garantías para poder acceder nuestros voceros a firmar el acuerdo, si eso no es posible por lo que sea, pues la disculpa que quiera echar Uribe en su interés de no aceptar el diálogo, el intercambio de prisioneros, esa no es responsabilidad de las FARC, sino de él.

P. Es decir, mientras no haya despeje, no hay nada

R.R
No hay nada mientras no haya despeje.

P. La iglesia habla de que podría presentarse la posibilidad de que el ejército de acuartelara y que la policía estuviera en el casco urbano, y que la reunión se hiciera en la parte rural, siempre y cuando hayan garantías antes y después de que se cumpla la reunión, garantías a través de la iglesia y del CICR.

R.R
Mientras la fuerza pública tenga presencia en el área de los municipios, para las FARC no hay garantías.

P. Recientemente en Cali se cumplió un seminario internacional de la justicia restaurativa, el arzobispo del Sur de África…… les hizo una invitación allí para convertir ese país en una especie de …… par que ustedes vieran lo que se hizo para la paz de Sudáfrica, cómo ven la posibilidad de aceptar esta invitación.

R.R en primer lugar agradecer la invitación, en segundo lugar el no sabe que en Colombia no pueden los guerrilleros salir de aquí porque el gobierno de Estados Unidos y de Colombia los han incluidos en grupos terroristas que no se pueden mover por ninguna parte. No habría ninguna posibilidad, además porque las FARC, seguro monseñor no sabe eso, ha planteado diálogos en Colombia, nosotros no estamos dispuesto a dialogar en el exterior de esos temas, porque nuestro territorio es suficientemente grande para cualquier tipo de reunión que tenga como fin resolver algunos de los aspectos de la comunicación producto del conflicto interno que vive Colombia.

P. Pero no sería una invitación a dialogar con el gobierno, sino a conocer el proceso de paz que vivió Sudáfrica, la forma como pudo lograr la reconciliación entre los blancos y negros.

R.R
Muchas gracias, reitero el agradecimiento por la invitación, eso será para hacerlo cuando hayan condiciones.

P. Como hubo una teleconferencia, el presidente Uribe dijo que le parecía una petición difícil, pero dijo que fueran los guerrilleros siempre y cuando los guerrilleros cesen las acciones militares durante el tiempo que estén en Sudáfrica.

R.R
Quien debe cesar la guerra contra el pueblo colombiano, toda la guerra contra el pueblo colombiano es el gobierno de Uribe Vélez.

P. Definitivamente ustedes no le ven un camino a ir a Sudáfrica por ahora.

R.R
No, por ahora no porque nosotros no tenemos ningún interés en nada que no sea viable, nosotros estamos interesados en una cosa seria que es la liberación de todos los prisioneros, no estamos dilatados en dilatar esto, en organizando viajes para ver una experiencia como esta, las razones del lanzamiento interno colombiano, que son muy distintas al lanzamiento, a la guerra que vivieron en el África, son otras situaciones muy distintas, no sobra esa experiencia, pero si queremos que avance de verdad el acercamiento parta el intercambio no hay que ponernos a viajar a ninguna otra parte del mundo porque Colombia es suficientemente grande para eso.

P. Quiero retomar un poco lo de los prisioneros., los secuestrados en manos de las FARC, van ustedes a volver a mandar pruebas, qué ha pasado con ellas comandante.

R.R
Las pruebas de supervivencia se entregan una vez haya las condiciones, yo no me puedo comprometer a decir cuándo se entregan porque eso no depende de mí. Dependen en primer lugar de las operaciones militares que está desarrollando en el desarrollo de su plan patriota que es en todo el país.

P. Entonces por ahora no hay pruebas.

R.R
Por ahora no hay pruebas

P. Así de contundente.

R.R
Si, así de contundente, yo no tengo pruebas, el día que las tengamos es para entregarlas, no para guardarlas.

P. Cómo está la salud de los secuestrados.

R.R
Bien, pero muy desanimados desde luego, porque ellos pensaron que Uribe de verdad iba a preocuparse por la situación de ellos, no se imaginaron que es tan indolente, que en nada le importa la vida de ellos, aquí hay cantidad de comandantes de ejército y policía que llevan cantidad de años en la selva, el gobierno sabiendo que son unos agentes que le prestaron un servicio durante muchos años, no se preocupa por ellos.

P. Por estos días se cumplen tres años del secuestro de Ingrid Betancourt, ha cabido mucho movimiento en Europa, se le está rindiendo un homenaje en Francia. Cómo está Ingrid Betancourt.

R.R
Bien lo mismo que todos los demás prisioneros, bien de salud y muy preocupada porque no ve que hayan acercamientos que posibiliten el intercambio que tiene que ver con la liberación de ella.

P. En estos tres años del secuestro de Ingrid, qué mensaje le enviaría a los familiares de ella y a la comunidad internacional que ha estado muy interesada en la liberación de ella.

R.R
La comunidad internacional sabe que las FARC tiene toda la voluntad de firmar el acuerdo, las FARC han explicado en detalle su voluntad política, pero también sabe que por parte del gobierno no existe esa voluntad, eso les da a ellos los elementos suficientes para entender que no es fácil el acuerdo. Nosotros lo que le podemos decir a la comunidad internacional es que tenemos toda la disposición para el acuerdo, estamos comprometidos con el acuerdo, pero si no hay garantías no podemos acudir a firmas el acuerdo porque no confiamos en el gobierno de Álvaro Uribe Vélez, ni en ninguno de los que integran su aparato gubernamental.


P. De qué han servido los tres años del secuestro de Ingrid Betancourt

R.R
Eso lo tendrá que evaluar el gobierno, si le han servido a ellos o no le han servido, nosotros no decimos sino que estamos detrás de conseguir la libertad de nuestros camaradas que están en las cárceles, nosotros tenemos camaradas que están hace muchos años allá y uno ve la indolencia de los políticos, de los medios de comunicación que nunca hacen referencia a los guerrilleros, como si los guerrilleros no tuvieran mamá, no tuvieran hermanos, no tuvieran padre, no tuvieran familiares, esos son seres que no mencionan para nada, ahí es donde se ve el interés, no para solucionar los problemas de fondo, sino para resolver los de una parte nada más, se elitisa todo. Nosotros pensamos que es muy importante la liberación de Ingrid Betancourt, pero más importante consideramos la liberación de todos, porque también en ese aspecto se discrimina. Si, está bien, se nombra a Ingrid, no estamos en contra de eso, pero yo no digo que no nombren a los comandantes de policía y de ejército, pero a esos subalternos privados de la libertad, o a esos suboficiales, nadie los nombra, como si no existieran, y son hombres que estuvieron combatiendo a la guerrilla par defender los intereses de este Estado, de este gobierno, un gobierno que está al servicio de los intereses de la corrupción y la politiquería colombiana.

P. Hablemos un poco de José Obdulo Gaviria, uno de los consejeros del presidente Álvaro Uribe, él dice que el presidente Uribe no es de derecha, sino de centro centro.

R.R
Eso es la opinión de él, para las FARC es un hombre fascista, uno de derecha, es un hombre paramilitar.

P. Le voy hacer la pregunta de otra manera.
Según el presidente Uribe y sus asesores en Colombia no hay un conflicto armado interno, porque en este país no hay razones sociales ni de pobreza que lleven a pensar que haya ese conflicto, simplemente se habla de una amenaza terrorista.

R.R
Ellos viven en otra Colombia, en la Colombia de la opulencia, en la Colombia de la corrupción, en la Colombia virtual, en la Colombia que tiene todos los recursos usurpados de los trabajadores para beneficiarse ese puñado de gente que está gobernando. Una cosa muy distinta es la gente que está viviendo en la pobreza, la miseria, el desempleo, las enfermedades incurables, la represión del Estado, los crímenes, las masacres, todo esto, dicen cosas distintas, lo que hay en Colombia es un conflicto interno que de no resolverse va avanzar no se hasta qué proporciones en donde puede llegar Colombia en muy poco tiempo es a una guerra civil.

P. Cuáles son las condiciones para que haya conflicto interno armado en Colombia.

R.R
En Colombia hay pobreza, hay desempleo, en Colombia hay represión, en Colombia hay una injusta distribución de las riquezas, hay inequidades políticas, sociales, económicas, por esa razón como no hay libertad en la gente o buena parte del pueblo se alza en armas contra el Estado, que lucha por un nuevo gobierno, por un nuevo régimen y esa es la razón para que hay un conflicto interno. Las FARC está luchando por ser gobierno, las FARC está luchando por un nuevo gobierno, por un nuevo régimen gobernante, las FARC no es una organización que se levantó para defender los intereses del Estado, sino para combatir las malas políticas del Estado en procura de constituir un nuevo Estado benefactor de los intereses de la mayoría nacionales.

P. Se ha vendido a través del gobierno, de los voceros, de analistas del conflicto, que las FARC están reducidas a convertirse en un grupo terrorista o narcotraficantes

R.R
Podríamos responder al contrario. Podríamos decir que nosotros lo que vemos en el Estado o en el gobierno actual, es un gobierno paramilitar, un gobierno fascista, un gobierno de la oligarquía, un gobierno que se está haciendo de la politiquería y la corrupción y la mentira, una forma de gobernar.

P. Hablemos de la reelección. Cómo ven ustedes el tema de la reelección

R.R
Uribe es el candidato hoy, es decir, unote como no hay en Colombia presidente, lo que hay es u candidato que tiene a su disposición todos los recursos del Estado, todos los impuestos que pagan los colombianos están a su disposición para hacer campaña política, en eso es que está, por eso aparece cada rato simulando que hace muchas cosas, porque está detrás de los votos, todo lo que está haciendo es con ese cálculo de votos, la farsa de Ralito, el cuento de los desmovilizados, el supuesto triunfo de la guerra que quiere convertir en venta electoral, la invitación a los empresarios que vienen aquí a ver que se pueden llevar de nuestro país, las desavenencias que supuestamente tienen al interior del gobierno y que no es tanto, sino que todo eso se hace con fines políticos, lo que hay es una campaña ya por la reelección presidencial.

P. En esa campaña de reelección presidencial, las FARC cómo van a jugar, van a participar en política, cómo ven las elecciones del próximo año., van a darle su apoyo a algún candidato, qué piensan en materia política.

R.R
No, hay que esperar, el único candidato que uno sabe que existe, es el propio presidente, los demás sectores están buscando el candidato, todavía no conocemos quiénes van a ser los candidatos, cuáles van a ser los programas, cuáles van a ser los compromisos, si algunos de estos candidatos o varios de ellos se van a comprometer de verdad con la paz definitiva y duradera que es lo que quiere Colombia, o van a ser unos candidatos que van a seguir en lo mismo que está Uribe o qué están pensando. Hay que esperar, todavía falta tiempo.

P. Las FARC darían su apoyo a algún candidato si se identifica con el programa.

R.R
Mientras las FARC no conozcan las propuestas de los candidatos, o cuáles son sus programas, obviamente no puede tomar una definición, porque las FARC lo que tiene es una propuesta de nuevo gobierno pluralista, patriótico y democrático para la paz, un gobierno que diga: yo soy la paz y la paz se hace con justicia social, un gobierno que se comprometa a acabar con las injusticias que hay en Colombia, un gobierno que deje de mentirle a Colombia y que en verdad se convierta en garante de la construcción de ese gran edificio que se llamará paz.

P. Le voy a decir algunos de los nombres que están sonado para candidatos presidenciales, empecemos por Antonio Navarro.

R.R
No, yo me abstengo de opinar de personas distintas a Uribe, sobre Uribe ya opine y no voy a opinar sobre los demás.

P. Vamos a ir al tema de Rodrigo Granda. Cómo creen ustedes que terminó este episodio.

R.R
Terminó en que Ricardo fue secuestrado en Caracas, traído a Colombia y lo tienen en la cárcel, sin más acusación que la de ser integrante de la Comisión internacional.

P. Cómo creen ustedes que el presidente Chávez manejó finalmente este incidente, cuando luego ustedes la escribieron una carta pidiendo la solidaridad Bolivariana y los compromisos frente a que se presentaran capturas de ese tipo como la de Rodrigo Granda.

R.R
Nosotros lo que hicimos fue un comunicado público en donde denunciamos que Ricardo había sido capturado en el centro de Caracas, que no era cierto como dijeron las autoridades colombianas, que había sido capturado en Cúcuta, eso fue lo que nosotros denunciamos y que necesitábamos que se investigara y en eso tenemos que decir que tuvo el gobierno venezolano un actitud Bolivariano al pedir respeto por su soberanía. Uno si piensa que cualquier gobierno, sea socialista, capitalista, aún fascista y mucho más si es Bolivariano, mínimo tiene que pedir que se le respete su soberanía, y eso hizo el presidente Chávez, exigirle a Uribe que le respete su soberanía.

P. Ustedes como creen que quedo el acuerdo entre Chávez y Uribe cuando se reunieron.

R.R
No sabemos qué hubo en esa reunión, pero si entiende uno que le hecho de Uribe ir allá y ponerle la cara a Chávez, pues ahí está reconociendo la trasgresión que hizo en el derecho internacional, sacar de su país a un guerrillero que estaba en ese momento ahí.

P. Se ha conocido últimamente por inteligencia militar y las fuentes judiciales que las FARC estarían involucradas en el secuestro de la hija del expresidente Cubas de Paraguay, qué participación tuvieron.

R.R
Ninguna participación, absolutamente falso, el hecho de que le hubieran encontrado a Ricardo unas direcciones electrónicas de los supuestos secuestradores, porque eso tampoco está claro, de esta señora que lamentablemente terminó muerta, no hay ninguna prueba, en lo absoluto porque las FARC en su política internacional, lo mismo que en cualquier organización, así no sea guerrillera, tenga o habrá relaciones con otras organizaciones, partidos o movimientos, eso no da ninguna prueba, porque cuando se hacen esos eventos internacionales, ahí se acuden al intercambio de informaciones, al intercambio de direcciones, entonces yo no podría decir más adelante que usted señor periodista es un hombre que trabaja en las agencias de inteligencia colombiana porque puede tener la dirección del comandante o director de la policía.

P. La relación de Rodrigo Granda es con diferentes organizaciones internacionales que le daba la posibilidad de tener muchos contactos.

R.R
Muchísimos contactos con cantidad de organizaciones políticas, sociales de Venezuela, Ecuador, México, Argentina, chile, de distintos países y también de Europa, con él se reunieron mucha gente en distintos lugares y lo primero que se hace es intercambiar información y muchos de ellos, partidos comunistas, otras organizaciones revolucionarias, también contribuyen muchas veces en solidaridad con otras organizaciones revolucionarios en la distribución y difusión de los documentos públicos, eso es todo, no hay nada más.

P. Cuando a Rodrigo le dicen que es el canciller de las FARC

R.R
Esa es una forma de quererlo responsabilizar de muchas cosas sin ser cierto, y eso que estamos viendo lo del caso de la acusación de lo de Paraguay es exactamente eso, como aquí en Colombia él no tiene nada porque ha estado todo el tiempo en las relaciones políticas y diplomáticas, entonces ahora le quieren mostrar una responsabilidad que no tiene en otro país.

P. Es o no Rodrigo Granda el canciller de las FARC

R.R
Eso es lo que han dicho los medios de comunicación, ellos son los que saben.

P. Hablemos nuevamente un poco de los operativos, sobre todo el que están llamando Hotel Bomba. Qué significa para ustedes que hayan caído civiles y niños.

R.R
No conozco en detalle, pero si allí cayeron civiles, allí lo que hay son paramilitares. Por qué estaban los militares revueltos con los civiles ahí, es una pregunta que se puede uno hacer, entonces de quién es la responsabilidad, entonces que los militares están utilizando a los civiles como carne de cañón, pues si eso es así, eso es censurable.

P. Están las FARC acorraladas como dicen los generales y analistas.

R.R.
Eso lo pueden responder las operaciones que se están realizando todo el tiempo, el nivel de acciones militares que se realizan por mes y que las registran los bloques y que en sus partes entregan permanentemente.

P. El general Ospina habló ayer que lo que paso en Pueblo Nuevo era una retaliación de la FARC, porque precisamente están acorraladas.

R.R
El general Ospina puede decir lo que a él le parezca para defenderse y porque de verdad está preocupado porque no ha logrado obtener los resultados que le ha exigido el presidente y los que él quiere mostrar, por eso dice cualquier cosa.

P. Están ustedes muy escondidos.

R.R
Pues tan escondidos que aquí me encontró y aquí estoy.

P. A raíz de lo Iscuandé, el general que comandaba la brigada XVII fue descabezado, qué opina usted de la respuesta del presidente Uribe a ese general

R.R
Me parece muy grave que el jefe constitucional de la fuerzas militares que es el presidente de la república desconozca el trabajo que hacen sus hombres, sólo para defender los intereses de un gobierno, son estos hombres los que exponen sus vidas, los que sacrifican sus familias, dejarlas de ver un poco de tiempo para internarse en la selva o irse a esos puestos, lejos de los centros de poder, para proteger un Estado injusto con ellos mismos que lo defienden, par que luego el producto de la confrontación, el conflicto interno que desarrolla Colombia, pierdan sus vidas ahí y luego salga a responsabilizarlos a ellos, por la falencias, las tácticas y las estrategias de las fuerzas militares.

P. Hablemos de los diálogos con los paramilitares. Cómo ven ustedes esas desmovilizaciones y esos enfrentamientos que se están dando entre diversos sectores de la sociedad por la ley de Justicia y Paz.

R.R
Lo que ofreciendo el gobierno es la claudicación total antes las exigencias de los paramilitares. Cualquier ley que apruebe, independientemente del nombre que se le ponga, es para legitimar en Colombia la impunidad y el crimen, impunidad del estado y el terrorismo que viene desarrollando a través de las bandas paramilitares y desde luego el perdón y el olvido de sus verdugos que son los hombres que han puesto a ejecutar los crímenes en defensa del Estado.

P. Cuando se habla de esa ley, se habla de todos los grupos ilegales, obviamente también a la guerrilla. En un proceso de paz, ustedes se acogerían a esa ley.

R.R
El cuento de que ahí incluyen a la guerrilla es un engaño más. Con cuál guerrilla están dialogando, con ninguna, si con la guerrilla lo que quiere es liquidarla y en eso es que está, en guerra, entonces con cuál guerrilla van a hablar. Si alguien deja de ser de la guerrilla porque se va de las filas, porque nunca fue de aquí, porque fue un agente infiltrado en la guerrilla, entonces no hay guerrillero, entonces no necesita de ninguna ley, las FARC no ha pedido nada de eso, ni va a aceptar eso, eso es para beneficiar a los paramilitares y no más, con eso busca el señor Uribe garantizar su reelección y los paramilitares lo que quieren es facilitarle a él que continúe en la presidencia de la república, es eso, una manera politiquera de Uribe.

P. Ustedes no ven que esa ley sirva para una amnistía, para un proceso de paz, para su incorporación a la viada civil

R.R
A las FARC no le sirve para nada esa ley, en absoluto, además porque las FARC no aceptan ninguna ley del Estado, las FARC es una organización revolucionaria alzada en armas contra el estado, contra el gobierno, por eso ninguna ley nos interesa, ni la consideramos, ni merece de nosotros ninguna atención, estamos por fuera de esas leyes. Los paramilitares si, porque ellos no son ninguna insurgencia, son personas que se armaron porque consideraron que el Estado era incapaz de defenderlos, entonces dijeron que como era débil es Estado, entonces vamos a reforzar el estado, luego ellos son unos apéndices del Estado.

P. Al tiempo que se desmovilizan los paramilitares, se han recrudecido las acciones de las FARC ocupando los sitios que les pertenecían a los desmovilizados.

R.R
Eso es parte de las mentiras que hablan todos los días., eso no es cierto, los paramilitares que supuestamente se han desmovilizado siguen combatiendo, siguen asesinando gente, hay quejas permanentes, que secuestran, que asesinan, que no cumplen, y no van a cumplir porque ellos son mercenarios a sueldo, a ellos los han sostenido con un sueldo para que asesinen gente, en eso siguen, y uno se pone a analizar la entrega de las armas que han hecho y uno dice, bueno esas armas qué, donde están esas armas, yo no veo ametralladoras, RPG7, nada de eso, rocket, seguro entregan las armas que menos uso tienen ya, reciclarlas para los que van apareciendo como los supuestos desmovilizados, es un engaño a Colombia y a la comunidad internacional.

P. Hay mucha gente que dice que los directos beneficiados de las desmovilizaciones son las FARC.

R.R
En absoluto, el beneficiado de eso es Álvaro Uribe Vélez, que es su jefe.

P. Pero para recuperar ciertas zonas que había perdido la guerrilla a manos de los paramilitares, no sirve la desmovilización.

R.R
En absoluto porque ellos son del Estado, nosotros somos la insurgencia, el Pueblo en armas.

P. Volvamos al acuerdo humanitario. Usted no le ve una pronta solución, nio le ve camino.

R.R
Yo no le veo camino ni solución, porque mientras las FARC mantienen toda su disposición, el gobierno no tiene ningún interés en él. Si no hay interlocutor que tenga voluntad de llegar a algún acuerdo es imposible, es un poco como una golondrina llamando agua y esa nunca va a conseguir agua.

P. Mientras Uribe siga de presidente no hay acuerdo humanitario

R.R.
No pueda que más adelante con la presión, con los buenos oficios que puedan hacer la comunidad internacional, los familiares de los prisioneros, doña Yolanda, Marlene, etc., un día Uribe haga algo distinto, pero por ahora no parece, yo no conozco, yo lo que quiero ante todo es que los familiares sepan que no hay ningún acuerdo que se desconozca, que nadie salga a decir, no es que ya casi se da el acuerdo, eso no es cierto, no hay nada, nosotros mantenemos la propuesta que es pública, y la ratificamos, estamos comprometidos con ella, pero si no se atiende a lo que allí estamos solicitando, pues obviamente ahí no habrá nada.

P. El gobierno dice que si, las FARC dicen que si, pero realmente no se ve nada.

R.R
Es que el jefe del Estado es Uribe, las FARC tienen las personas, Uribe tiene también los nuestros en las cárceles, se trata de entregar los nuestros y nosotros entregamos los de ellos.

P. Qué hacer para destrabar esta situación

R.R
Tiene que haber una zona para eso, eso es lo que hemos pedido. Fíjese que Sharon le está devolviendo todos los prisioneros a los palestinos y hace más o menos un año le había entregado un cantidad de prisioneros a cambio de que le entregaran los restos de un empresario muerto allá, y aquí dicen que no se puede y cada rato recuerdan los que saben de eso que al padre del ministro Londoño lo secuestro alguien en Caldas y entonces desmilitarizaron todo el departamento o buena parte del departamento para que entrara la familia de Londoño para que negociara con sus captores ahí si se pudo, no hubo violación de ninguna seriedad, en el gobierno de Ernesto Samper se llevaron a un hermano de Cesar Gaviria Trujillo y el mismo director de la policía pudo a disposición de los captores, en donde fuera, con tal de liberar al hermano de Cesar Gaviria Trujillo, no es cierto que no se haya hecho, se ha hecho, lo que pasa es que si no hay voluntad del estado, si no, le interesan al jefe del estado las personas que están privadas de la libertad, pues siempre dirá que no hay condiciones.

P. Recordando que Simón está en E.U, Sonia está en E.U, y aquí los prisioneros de las FARC, y los secuestrados también, entonces es un círculo vicioso en donde no se ve ninguna salida.

R.R
Mientras las FARC no tengan garantías de un sitio en donde puedas enviar sus voceros a firmar el acuerdo y mientras el gobierno no devuelva todos los prisioneros nuestros, incluido Simón, Sonia y Ricardo, no habrá nada.

P. Se están haciendo visibles nuevamente las FARC.

R.R
Las FARC lo que tienen son planes político – militares en su lucha por el poder, entonces realiza los planes político – militares de acuerdo a las condiciones que se vayan dando. Cada que resultan las condiciones, pues se realizan las operaciones militares en respuesta a la ofensiva de la fuerzas militares del Estado, del denominado plan patriota que es un fracaso, el plan patriota que no ha tenido éxito, como no tuvo éxito la operación Marquetalia en el 64, ni tuvo éxito el plan de Cesar Gaviria contra Casa Verde en el año 90, ni tuvieron éxito las operaciones militares del gobierno Samper que se llamaron Destructor I y Destructor II, ni tuvieron éxito las operaciones de Pastrana cuando acabó los diálogos en San Vicente del Caguán que se llamó Tantos y dijo que ahí iba acabar a los guerrilleros que no firmaron la rendición ni la entrega que era lo que ellos querían, y lo de hoy es algo más de eso que tampoco tendrá algo distinto lamentablemente más cantidad de gente de pueblo muertos, que son los soldados, y los guerrilleros que mueren en esa confrontación para defender los intereses de la oligarquía colombiana y de la multinacional.

P. En esos planes estratégicos habrá acciones contundentes de las FARC

R.R
Siempre ha habido acciones contundentes de las FARC, lo que pasa es que se realizan cuando la organización considera que hay que realizarlas no cuando alguien considera que hay que hacerlas porque hay que desarrollar muchos factores para llegar a una operación militar.

P. Cómo esta el comandante Marulanda.

R.R
Perfectamente bien, goza de muy buena salud, dirigiendo su ejército con mucho éxito.



NOTICIAS RELACIONADAS


’Las mentiras oficiales no pudieron esconder la verdad

……En el caso de Uraba mañana sabremos que las manos del régimen están manchadas de sangre’. Es de resaltar el coraje de la comunidad de Apartado, de negarse a dar cualquier testimonio del hecho a esta paquidérmica justicia. La comunidad de Apartado ya se cansó de escribir peticiones y testimonios que no son tenidos en cuenta por la justicia y que en muchos casos terminan en manos de los paramilitares. Y quien podría confiar en una justicia que ha demostrado incapacidad para investigar, juzgar y sancionar los delitos cometidos por agentes del Estado, escribe Monica Miranda.



La guerra sucia del Ejército colombiano

Recientemente, ha dicho el Minifhurer: “Ahora estamos en el reto de mostrarle a Colombia que podemos derrotar a los terroristas sin utilizar a otros terroristas. Colombia no puede proteger a sus ciudadanos con paramilitares” Es sabido que el proyecto paramilitar implementado por la oligarquía colombiana, entre otros objetivos buscaba limpiar la maltrecha imagen de la institución militar colombiana. Ante el mundo las Fuerzas Armadas del Estado colombiano cuentan con el más sanguinario de los prontuarios. Dentro de esa estructura esta la Policía Nacional colombiana, que es militar y conocida por ser la más criminal de las policías del mundo, escribe Torremolinos



Una vergüenza para la humanidad

La masacre de ocho personas, tres de ellas niños apaleados y torturados hasta morir y luego desmembrados, y de lo cual se acusa al Ejército colombiano, dijo el responsable de la oficina de la ONU para los Derechos Humanos. Es el régimen Militarista de los Gremios dirigido por el binomio Uribe-Mancuso continuador de la Estrategia PARAMILITAR de Estado en Colombia, que desde 1960 hasta hoy , hace 45 añitos, viene implementando la Estrategia Paramilitar prolongada de quitarle el agua (pueblo) al pez (de la insurgencia), iniciada por el equipo militar que participó en la guerra de Corea en 1954: (Ruiz Novoa, Matallana, el secuestrador del cadáver del cura guerrillero Camilo Torres Violencia(sic) Tovar, entre los mas conocidos), escribe Alberto Pinzón S.



Agresiones imperialistas y amenazas de muerte

La Doctrina Monroe, proclamada en 1823, notifica que todo el Continente americano quedaría bajo el exclusivo dominio y control de Estados Unidos. Ahí comenzó la dominación imperialista. Por el tratado Mallarino-Bidlack de 1846, Colombia aceptó que Estados Unidos le garantizara su soberanía en Panamá, escribe Apolinar Díaz-Callejas.



Por buenosdiasamerica - 11/03/2005 0:20:35 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Entrevista a la Comandante Paula
Entrevista a la Comandante Paula
Entrevista a la Comandante Paula

Miembro de la Dirección Nacional del ELN

UNA PERLA NEGRA

Por Ana Salavarrieta del Servicio Informativo Patria Libre - SINPAL

Luego de cuarenta años de lucha del ELN de Colombia por primera vez una guerrillera Elena es promovida a la Dirección Nacional. Tal novedad motivó la presente entrevista, la cual está hecha con el propósito de compartir con nuestros lectores la vida y lucha de una clara exponente de las miles de mujeres guerrilleras colombianas.

Conocida en muchas regiones como la Comandante Paula, en Barrancabermeja aún le dicen Elena y en otras zonas le siguen diciendo Marta. Pero ella es una sola, es una revolucionaria nacida en el departamento de Santander, de tez morena y hablar pausado, el cual sólo acelera cuando habla con pasión.

Poco acostumbrada a hablar de si misma y a enfrentarse a un micrófono, debo reconocer que la comandante Paula entregó lo mejor de sí para esta entrevista, para hablar con franqueza y mesura a la vez. Como del fondo del mar se extraen tantas perlas, el hallazgo de esta es una verdadera “perla negra” -por lo singular de su proceso- y es de esperar que se convierta en un aliciente para todas y todos los luchadores por un mundo mejor.

El camino de la igualdad

- En la guerra civil de los años 40 y 50 del siglo pasado, su familia se destacó en las luchas políticas por sus ideas liberales y si no estoy mal, un familiar cercano suyo fue guerrillero liberal en el departamento del Tolima. Vista hoy esta herencia, ¿cuánto la incidió desde su niñez?

- Realmente no me incidió conscientemente, posiblemente otro tío dedicado a la política sí, pero esta historia familiar sólo la conozco siendo adolescente y la tengo en cuenta ahora en mi edad madura en el intento de encontrar en mi pasado, en las raíces familiares las causas que marcaron la ruta que tomó mi vida desde temprana edad.

- Su madre doña Ana Rosa muere cuando usted aún no había cumplido los cinco años, pero es indudable que su personalidad marcó a toda su familia, ¿cómo era ella?

- Ella era una mujer catire (rubia) de ojos verdes, que cambiaban de color “como las culebras”, decía mi papá, cuando se ponía brava. Era fuerte, trabajadora, con quien mi viejo compartía la responsabilidad del trabajo en igualdad de condiciones, incluso en oficios de la ganadería. Dicen, buena jinete, diestra en el manejo del rejo de ganadear, inyectaba y marcaba el ganado.

Caritativa, no religiosa. Jamás la recuerdo yendo a una iglesia, pero sí la recuerdo curando las llagas de los mendigos del pueblo o encargándose de poner en el bolsillo de la camisa blanca de los niños de la escuela publica cada año en el día de la madre, el clavel rojo a los niños que tenían la mamá viva y el blanco a los que se les había muerto la mamá. Precisamente ella muere un amanecer de un día de la madre, los claveles y los manojos de espuma verde con los que los adornaba, estaban listos desde el día anterior, no supe que pasó con ellos.

- En igual forma don Crescencio su padre, muere cuando usted apenas tenía quince años ¿cuáles son los rasgos más destacados de él que influyeron en usted?

- Mi viejo fue un hombre exageradamente trabajador. Su descanso fue escuchar y leer las noticias y la poesía. Recio de carácter pero comprensivo al momento de tender su mano para dar su ayuda. Fue referente para la familia y muchas amistades por su sabiduría, por su responsabilidad y solidaridad, no solo en lo material sino también en lo espiritual.

Como negociante que era, nos enseñó el respeto por la palabra empeñada y la exigencia en la honradez. Intolerante frente al desacato de su autoridad, pero nos daba la oportunidad de la toma de decisiones, aún siendo pequeños. Daba su opinión sobre situaciones personales pero respetaba las decisiones de mis hermanos mayores, incluyendo una mujer y terminaba siempre haciéndonos sentir que él estaría con nosotros y nosotras si algo no funcionaba.

Regla de oro para los varones de la casa: no golpear jamás a una mujer, esto lo enfurecía y lo castigaba así estuvieran casados, alguna vez terminó desafiando a puños a un hermano porque violó esta regla.

Su gran debilidad: sus hijas y las mujeres.

- La posición económica estable de su familia le brindó amplias oportunidades para educarse y para poder vivir su juventud sin mayores necesidades. ¿Qué la motivó a elegir su ingreso al ELN?

- Estudié primaria y bachillerato en un internado, dicen y recuerdo que desde niña era rebelde y me inquietaba ante las injusticias propias y ajenas. A mediados de los 60 fueron los años de Camilo, de luchas estudiantiles, la revolución cubana, Vietnam. Un profesor en el colegio nos hablaba de todos estos hechos y allí supimos de la existencia del ELN.

Cuando conozco la organización, inmediatamente encuentro un espacio que le da forma a mi manera de sentir y actuar, que hasta ese momento no era producto de un pensamiento trabajado, estructurado. Con el ELN todo va tomando forma, encuentro respuestas a mis angustias y mi mundo mental se amplia. Comienzo a entender que existe el derecho y la posibilidad de transformaciones sociales y políticas, la obligación social y humana de trascender las esperanzas individuales de justicia, dignidad y libertad con la fuerza de lo colectivo, de la participación del pueblo en la construcción de su destino. En mi mente, en mi pensamiento entran nuevos conceptos que enriquecen y configuran lo que en mi mente de niña e inicio de adolescencia no existía.

- El pensamiento socialista del ELN ¿de qué manera la influye?

- El pensamiento del ELN penetró mi razón y cautivó todo mi ser. Entendí que mis inconformidades, mi rebeldía ante la injusticia y desigualdades existentes no era una realidad exclusiva de mi pequeño mundo de colegio o pueblito, era algo más grande, no sólo era mi país, era el mundo entero que se debatía contra un monstruo bárbaro llamado capitalismo y desde esa edad llevo arraigado a mis propias entrañas el odio por el imperialismo norteamericano.

Comprendí que esto era una lucha de clases, una lucha entre 2 bandos, uno de los cuales tenía el poder y era explotador y represivo, el otro, era el de las mayorías explotadas y oprimidas y éste era el bando con el cual desde niña yo quería estar.

Estudiando en los núcleos clandestinos de ELN, me quedó claro que esta lucha por la dignidad y la igualdad nacional era de vida o muerte, donde se tenía que ir hasta el final por la victoria popular… Y ahí quedó sellado mi compromiso revolucionario que lo ejerzo a través del ELN desde mi adolescencia.

Fui entendiendo que hombres y mujeres sin distinción de género, como parte de una organización político-militar, con iguales derechos pero también deberes, teníamos que formarnos integralmente, es decir, alcanzar las capacidades necesaria para el manejo de la política de la Organización (O) para poder ejecutar y recrear los planes de trabajo, como también la responsabilidad de enriquecer estos lineamientos, sin jamás olvidar los principios, la ética y la moral revolucionarías enseñadas y exigidas a su militancia.

- ¿Cómo aprecia usted la construcción de la democracia y la lucha por la igualdad al interior del ELN?

- Lo valoro como un esfuerzo importante, éticamente imprescindible en una organización revolucionaria. El derecho de igualdad es la médula de todo proyecto realmente humanista y proletario. Los Elenos nos esforzamos por ser consecuentes con estos planteamientos de democracia e igualdad porque sobre ellos recaen todas las transformaciones sociales y políticas que planteamos como organización. El ELN nos exige que todos estos propósitos que serán la base de la nueva sociedad, debemos comenzar a construirlos desde YA, tanto en su interior como en todo espacio social o político donde como Elenos actuemos.

- En estos 37 años de militancia insurgente, ¿cuáles expresiones de machismo y mecanismos de reproducción de éste ha identificado en el ELN? ¿Cómo los ha sorteado?

- En el ELN no está normatizado ningún elemento que señale la discriminación de la mujer, por el contrario se reivindica la importancia de nuestra participación y como ya le decía los derechos y deberes son los mismos para hombres y mujeres. Pero si de ser sincera se trata, tengo que decirle que el machismo se vive de manera no intencional, no consciente pero él nos atraviesa silenciosamente, aunque esto se va superando en la práctica producto de la misma realidad por el papel de la mujer dentro y fuera de la O y para eso de atravesamiento silencioso le pongo algunos ejemplos que siento que se dan: a las mujeres se nos juzga más duramente la infidelidad o lo que llaman inestabilidad afectiva, sin ser norma sé que nos resta legitimidad. Otro, la promoción femenina llega más tardíamente que la de un compañero del mismo nivel. La mujer para alcanzar este reconocimiento debe ser doblemente productiva en cualquier área de trabajo.

Quiero hablar del otro extremo, que es el lado amable del machismo que considero tampoco ayuda mucho a nuestro desarrollo dentro de nuestro proceso. Sin darse cuenta algunos compañeros reivindican un elemento sobre el cual se erige y disculpa la existencia de la sociedad machista: la connotación género femenino con “sexo débil” y con la intención real de sentimiento humanista, dan rienda suelta a un sentimiento “protector” que nos limita retos y oportunidades de crecimiento y aporte. Es más fácil lograr que se experimenten capacidades de un barón que de una mujer, para esto hay más confianza y seguridad en ellos que en nosotras, valoro que no se hace malsanamente, que son producto de rezagos culturales que aún llevamos incubados de esta sociedad que queremos transformar.

Además, como la O construye desde YA el hombre y la mujer nuevos para la futura sociedad humanista y socialista, también debemos llenar de contenido la esfera de lo afectivo- sexual, para erradicar el sentimiento de “mujer objeto” y poder ir desarrollando las capacidades ocultas de la mujer, que por nuestro “papel histórico”, formado desde los hogares están encubiertos.

Sobre cómo he sorteado esta situación de machismo, de verdad no la he sentido mucho, creo que se debe a mi modo de ser y a cómo he asumido este compromiso. Sin querer rebatir conscientemente el machismo, confieso que yo en momentos también echo mano de él, si es que así se puede llamar eso de uno proponerse las cosas, sacar más fuerzas de las que uno hasta el momento creía tener, pero lo he asumido más con la intención de responder a toda misión que me han dado, en cualquier campo. Tampoco ha sido con sentido competitivo, ¡No!, solo me ha movido el compromiso de echar para adelante esta revolución y he asumido que todo lo ordenado es necesario para este propósito, así se sea hombre o mujer, lo importante es la convicción y esto es lo que nos hace fuertes.

Resumiendo, digo que lo he superado preparándome y esforzándome como obligación que tenemos todo militante, hombre o mujer, esto da respeto, credibilidad, legitimidad y así ellos y nosotras caminamos con mucha seguridad, sin importar lo femenino o lo masculino.

La gestación de la mujer revolucionaria

-¿Qué otros valores formó su familia en usted a pesar de no ser religiosos?

-La libertad en la toma de decisiones pero también la responsabilidad de asumir los costos con entereza en caso de no obtener resultados esperados, por tanto ser intensa antes de decidir.

El derecho al miedo pero la fortaleza para manejarlo, evitando así que éste se convierta en un obstáculo al momento de tomar decisiones.

La honradez, no referida exclusivamente a lo monetario. Honradez de no engañar, por encima la verdad, ser consecuente con lo que se piensa se dice y se hace.

-¿Cuáles son sus puntos fuertes a la hora de tomar decisiones?

- Nuestra praxis siempre está en función de lograr objetivos pequeños o grandes y lo primero que tenemos que conocer es la realidad sobre la que vamos a actuar para tener éxitos, porque sobre estos resultados se hace la planeación sea en el campo militar, político, económico, etc., entonces la investigación y planeación es algo que me apasiona, sobra decir que para un conductor de cualquier tipo o nivel, si no se asume esto, fácilmente fracasa.

Lo otro es el trabajo organizativo tanto en lo individual, grupo o comunidades, trabajo que asumo con mucha seguridad porque me ha dado buenos resultados desde ganar a alguien para la O, o jalonar una comunidad para que asuman una lucha por sus reivindicaciones, hasta un comando militar para que vaya seguro con mucho valor a una pelea. Además la razón de ser del ELN es el pueblo y sin la participación de él esto jamás será posible.

- ¿Cuáles valores considera que la han sostenido y la proyectan como dirigente?

- Consecuencia con mi compromiso militante como elemento de ejemplo transformador.

Amor real a los hombres, mujeres de mi organización y pueblo en general, lo que me lleva a una práctica de respeto por todos y todas, de reconocer a los demás, pero lo más importante es lograr que ellos y ellas se reconozcan como sujetos importantes y necesarios en este proceso desde su ser individual.

Responsabilidad de lo humano de la tropa y el pueblo. Parto de que una de mis responsabilidades más importante es tener disponibilidad total para escuchar propuestas y problemas y me esmero con angustia por dar respuestas y salidas oportunas, para que ellos y ellas (individual, grupos o comunidades) sepan que la O a través mío está ahí y pueden contar con ella.

En mis relaciones interpersonales mantener una postura sincera de servicio a través de la responsabilidad y no de poder.

- ¿Qué cosas de las que hacía en los años sesenta y setenta no haría hoy?

- La radicalidad, referida al reconocimiento de la existencia de otras organizaciones políticas o armadas, que sin ser política de la O en ese entonces si lo éramos, se era excluyente e incluso agresivos. El tiempo y también la O nos formaron en la unidad del campo revolucionario como herramienta estratégica para los logros revolucionarios y cada día la realidad del país, del mundo nos va demostrando que este es el camino correcto. Todo será más difícil, digo yo, imposible si no logramos la unidad del campo revolucionario y popular.

- ¿Cómo cultiva usted su salud física y mental en medio de la dureza de la actividad insurgente?

- No crea que cuido mucho mi salud física, el campo y el agite de lo urbano nos lleva a descuidarnos. Pero eso sí, cuido mi salud mental y emocional y la fórmula ha sido sentirme plena en todo lo que hago y vivo. He aprendido a desechar concientemente todo aquello que sospecho pueda dañar mi interior. Le comento cuál fue la prueba de fuego para llegar a este estado: la separación con mis hijos, eso es duro, es doloroso, incluso después de tantos años el recuerdo de esos momentos duelen. Después de esa decisión estoy segura que tengo la capacidad de renuncias y propósitos sin temor a desequilibrarme.

Los retos como mujer dirigente

- ¿Cómo vive su liderazgo como mujer que marcha en la punta de vanguardia y sabiéndose un referente de los demás compañeras y compañeros revolucionarios?

- Lo vivo con mucha responsabilidad. Soy consciente que de la calidad revolucionaria de los miembros de una conducción estratégica depende no solo la legitimidad y vida del ELN, sino el presente y futuro de esta revolución que es patrimonio de la sociedad colombiana y el aporte a las esperanzas de humanidad a nivel mundial.

Pero como mujer sé también que tengo una doble responsabilidad y es legitimar el papel de la mujer en la conducción de la revolución, por su capacidad, su valor, su entrega y madurez emocional. Que hombres y mujeres seamos consecuentes de que esta lucha no se divide en lucha de género, sino que tiene que ver con una posición clasista y humanista donde confluimos todos y todas en proyección a la construcción de una nueva sociedad, donde quepamos todos y todas en igualdad de condiciones, de oportunidades y responsabilidad social.

Sé que desde diferentes lugares del mundo, muchas mujeres asumen este mismo reto y yo no puedo fallarles con mi aporte.

- Tras cuarenta años de lucha el ELN ha ganado aprecio, respeto y confianza entre la sociedad colombiana, compártanos sus vivencias en este sentido, sobretodo cuando le ha correspondido recibir muestras de este reconocimiento.

- Ahí está el tesoro de mi vida. Este pueblo le ha dado razón a mi existencia, es el mismo que con su cariño y confianza sostiene mi compromiso. Me pide que le comparta algunas vivencias en relación a esto, sólo le comentare algunas porque mi vida esta llena de gratos recuerdos de confianza y reconocimiento al ELN.

¡Barrancabermeja, pueblo Eleno! Pueblo que me dio su apoyo y cariño en libertad y que en prisión estuvo presente desde el primer día de mi captura hasta que abandone la prisión. En esa ciudad hasta los niños se convirtieron en un dispositivo de seguridad. Cuando estaba en los barrios, ellos posiblemente me veían pasar o suponían que estaba por ahí, entonces cuando entraba el ejército gritaban en coro a todo pulmón: “Elena viene el ejército” y yo me ponía pilas o si estaba retirada otros compañeros, o cualquier civil iba y me avisaban, esto me llenaba de mucha fortaleza porque era la muestra del cariño del reconocimiento al ELN al cual no querían se golpeara. Hoy algunos de esos niños están muy cerca de mí en la lucha. Me cuentan que cuando abandoné la cárcel varias familias lo festejaron.

Otro hecho muy hermoso. El día de mi detención, soy paseada por todas las instalaciones militares, con la única finalidad de tomarnos fotos como trofeo. A la llegada al Batallón Nueva Granada pareciera que todo el personal me estuviera esperando, había mucha tropa, me rodeaban, vociferaban, me hacían calle de honor me insultaban y alardeaban de su victoria por mi captura. De pronto a un lado, en una esquina, veo unos jóvenes soldados de rostro humilde, con ojos de mirada tierna que con disimulo tenían sus manos a la altura de la cintura y me hacían una señal con puño cerrado y dedo pulgar extendido y sus labios susurraban “ánimo Elena”. Este acto de compañía solidaria en medio de esta jauría humana, elevó mi espíritu y sentí que crecía inclusive de estatura física y me elevé a lo máximo de la realización y orgullo humano al ver cómo la causa justa de la lucha de los Elenos estaba ahí en las entrañas de esos batallones y supe que este amor de pueblo es lo que nos sostiene y nos hace invencibles a las intenciones enemigas de acallar nuestra conciencia.

- ¿Cuál es su sello personal al momento de liderar actividades?

- Acompañando en directo, asumiendo el reto de lograr que los participantes se reconozcan como transformadores y transformadoras y asuman conscientemente la lucha directa por cambiar las realidades individuales y sociales.

- ¿Cómo fue su aprendizaje en esto de la actividad revolucionaria integral?

- Si usted mira mi hoja de vida, notará que he participado en diferentes actividades de la acción guerrillera y la O nos ha dado los elementos básicos para poderlos desarrollar, nos da su acompañamiento y ahí va ya el sello personal. Esto me ha permitido ir asumiendo la responsabilidad de diferentes misiones en variados campos de acción, que me han ido dando una visión más integral al momento de conducir, proceso de aprendizaje que nunca termina. Me inicié con fuerte inclinación en lo militar, luego la O me asignó a otro tipo de espacio, con énfasis en lo político y más adelante he estado en lo de conducción donde se requiere mayor integralidad, desde lo zonal, local, regional y ahora nacional.

Mis mayores logros están en lo político-organizativo, aunque en lo de finanzas no me ha ido mal, claro que estos logros no los alcanzaría si no contara con compañeros y compañeras que acompañan estos procesos y dan mayores posibilidades de éxito.

- En dos ocasiones ha sido capturada y enjuiciada por rebelión, ¿cómo vivió su compromiso revolucionario en esos momentos?

- Lo asumí como revolucionaria Elena. Lo primero fue mi lealtad al ELN y al pueblo –no traición-. Lo siguiente fue hacer conciente mi propósito de lograr mi libertad que es orden de la O para la militancia y paralelo a esto ser ejemplo de solidaridad y lucha para y con mis compañeras prisioneras, sociales y políticas.

- En su reflexión sobre el uso del poder y el ejercicio de la autoridad por parte de las mujeres, ¿qué elementos ha logrado sintetizar de ello?

- Lo he visto más por fuera de la organización, situación que lo lleva a uno a estar alerta. Por el machismo imperante en esta sociedad, si usted investiga sobre el comportamiento de mujeres jefes de personal, directoras de cárceles u hospitales, etc., son muy duras porque a la mayoría de los hombres les queda grande aceptar una mujer de jefe, entonces a las mujeres nos toca extremar y asumir actitudes machistas para evitar nos violenten o para decirlo más concretamente, nos saboteen nuestra autoridad.

Afortunadamente en la O uno va ganando reconocimiento por lo que uno hace y por como uno es y eso va generando sentimientos de aceptación de ahí que cuando uno llega a una zona o sitio donde uno nunca ha desarrollado su práctica, se llega algo tensionada y va uno con las pilas puestas para ganar legitimidad y evitar tener que extremar medidas, además da un poco de seguridad que estamos formados y formadas para una conducción basada fundamentalmente en el consenso, a pesar que tenemos normas, reglamentos. De todas maneras hay algo real y es que un mando que no logre respeto a su autoridad, hombre o mujer, es mejor hacerse al lado de cualquier tipo de responsabilidad.

- ¿Se le han presentado casos de desacato o insubordinación?

- De verdad que nunca he tenido que enfrentarme a una insubordinación de peso; indisciplinas mínimas sí, que es normal y menos insubordinaciones por ser yo mujer. Soy comprensiva pero también reconozco ser muy estricta en la exigencia de la disciplina y en el cumplimiento de las órdenes.

Creo que no tengo problemas porque como medida preventiva siempre hago énfasis en la responsabilidad de todos y todas de que todo ande bien, como corresponde al sentido de pertenencia que se asumió voluntariamente al llegar a la O. Además muchos me conocen, por otro lado hablo mucho con la tropa, especialmente con aquellos que tienen perfiles difíciles donde mi trabajo es ganar su voluntad y entendimiento.

Su segunda familia

-¿Cómo ha desarrollado usted esa capacidad que ha caracterizado al ELN de ganar la voluntad del pueblo?

- Queriendo mucho, respetando e interactuando con todos generando un intercambio de saberes para conocernos mutuamente en nuestras angustias y esperanzas, haciéndolos sentir que no están solos, que el ELN está con ellos, siendo ejemplo y cumpliendo.

- ¿Cuánto le importa la opinión de los demás? ¿Cuánto la afecta la valoración que de usted tengan los demás compañeras y compañeros Elenos?

- Lo primero es que la opinión de los demás me importa en un solo sentido, depende de quien venga, tengo claro que de acuerdo a la concepción que se maneja del mundo, así mismo son las opiniones o las valoraciones, pero también mucho pueblo aún maneja una cultura de alienación impuesta por este sistema, soy cuidadosa en no chocar con los valores y prácticas de grupos o comunidades, práctica que asumo paralela con la formación hacia estos.

Sobre lo útil que me siento para los intereses del pueblo colombiano, siempre he sostenido que todos y todas desde que se tenga voluntad de aportar somos útiles, por lo cual, yo me siento útil, pero le corresponde al ELN hacer este balance.

En cuanto a en qué medida me afecta la valoración de compañeros y compañeras Elenas le digo que he sido fuerte para separarme de mis hijos, de mi pareja, para aguantar la lluvia, el sol, el ruido de los tiros y las bombas enemigas, la cárcel, etc., pero, la valoración de los míos sí que me afecta. Eso es lo que me sostiene pero también es lo único que me consumiría en vida.

No se me entienda que necesito esa valoración como reconocimiento para creerme la “súper yo”. ¡No! Yo he realizado múltiples renuncias porque he querido ser buena revolucionaria para aportarle a este proceso, ese ha sido mi ideal personal de vida, entonces, la Organización es para mí el termómetro que mide el valor de ese aporte y si de pronto el ELN valora que mi aporte ha sido nulo en esta construcción, concluiría yo que soy el más grande fraude humano, porque según el concepto tradicional de familia no fui buena mamá, ni buena esposa, para realizarme como buena revolucionaria, que es la dimensión universal donde se sintetizan, confluyen valores, aspiraciones y el amor de lo humano.

- ¿Usted considera que ELN es su segunda familia?

- ¿Mi segunda familia? No lo entiendo bien, yo tengo hermanos, tíos o tías, etc., y los quiero; guardo el recuerdo de mis padres con amor, agradecimiento y mucho reconocimiento de lo que fueron pero creo que debido al desenvolvimiento de mi vida, de orfandad materna desde muy niña, la muerte de mi padre en los inicios de la adolescencia, once años de internado y la llegada del ELN a mi vida siendo muy joven, le digo que no hay una primera o una segunda y el ELN es mi familia, desde donde mis otros seres queridos tienen mi cariño, la solidaridad e incluso el espacio si ellos lo necesitan y lo quieren.

- ¿El ELN cómo resuelve la situación frente a muchos jóvenes que se incorporan presionados por la represión? ¿Estos jóvenes la ven a usted como una segunda madre?

- Sabemos que hoy día, menos que antes, los que llegan no llegan con conciencia plena de lo que es el ELN y las causas de su lucha, por lo que la mayor preocupación de la Organización es darles todos los elementos para que asuman su pertenencia a la organización con claridad y acojan concientemente las causas de su lucha.

No sé si me verán como la segunda madre, pero yo si los quiero, me preocupo por ellos y ellas y soy capaz de cualquier cosa por todos, si este sentimiento implica que me vean como la mamá de todos, entonces debo decirle que tengo muchos hijos e hijas e incluso algunos mayorcitos que yo o de la misma edad.

¿Las muchachas que llegan a la organización son concientes de los avances en cuanto a igualdad con los hombres? ¿Ellas adquieren el compromiso de hacer llegar dicha igualación a topes más altos? ¿Cómo forman a las guerrilleras para que se proyecten como revolucionarias y no dependan para ello de su pareja o de sus hijos?

- Esta pregunta es una de las más duras de responder, porque como mujer no me siento conforme, además que asumo autocríticamente como mando los pocos resultados logrados en este campo. Desafortunadamente el machismo tiene sus actores en los varones y en las mujeres tiene el comité de aplausos o seguidoras. Esta actitud no es cien por ciento en la Organización, hay compañeras muy buenas, pero pesan más las compañeras que reproducen en la vida guerrillera el papel enajenador y de dependencia.

La mayor culpa la tenemos las mujeres, especialmente nosotras mujeres mandos, pero también es necesario que los compañeros sean consecuentes y unamos esfuerzos y prácticas comunes en este campo que permita generar otro tipo de dinámica en las compañeras que las lleve a actuar y pensar como sujeto, y encontrar mecanismos efectivos para crear nuevas relaciones de género.

En la Organización de verdad que nos preocupamos por crear condiciones objetivas de participación de la mujer, pero falta algo y es mayor conciencia de nosotras mismas para dar los saltos y participar en las oportunidades que nos brindan y esto sólo se logra si hacemos conciencia de nuestras carencias y forzamos nuestra voluntad de superación para alcanzar esos niveles de igualación de los que usted habla, pero esto será más fácil con el concurso de los hombres de organización en estos propósitos.

- ¿Qué opina usted de la afirmación de que la guerra insensibiliza a quienes participan en ella? ¿La incorporación de niños podría tomarse como una muestra de ello?

- Aunque no es tan cierto lo de la cantidad de niños reclutados, sé que las Organizaciones insurgentes ninguna tiene este reclutamiento como política de crecimiento, pero la guerra, la agudización del conflicto social, deja muchos menores sin protección, sin esperanza de vida, en un país donde se tiene que enfrentar desde el niño hasta el anciano por sobrevivir.

Hay muchos niños abandonados producto de toda esta situación de violencia en el país y como Organizaciones insurgentes no podemos hacernos los de la oreja gacha, algo tenemos que hacer y les damos protección. Lo que no hemos podido hacer, así esto sea el propósito, es tener un lugar especial para ellos, para que ellos puedan cumplir un poco con su proceso de acuerdo a su edad. Eso es una utopía. Tenemos un enemigo bárbaro y criminal, los buscarían para asesinarlos. Estos niños y niñas tienen que crecer con conciencia de quiénes son sus enemigos y también con conocimiento de la conspiratividad y defensa para sobrevivir.

Esto es duro de aceptar y seguimos intentando que ellos no se involucren en las primeras filas de la confrontación, queremos ofrecerles otras posibilidades.

La levedad de los sentimientos

- ¿Se siente plena afectivamente? ¿Considera que ha realizado satisfactoriamente la consigna de “Primero los demás”, en lo afectivo? ¿Cuánto se estima a sí misma? ¿Este nuevo tipo de afectividad, no le parece que no incluye suficientemente la riqueza de una relación de pareja?

- Me siento plena afectivamente y en esto le he dicho se basa la fortaleza de mi compromiso.

En relación a si he realizado satisfactoriamente lo de “primero los demás” Sí, en lo que de mi sale hacia los demás, desafortunadamente en lo de pareja o en lo de hijos no era posible que ellos fueran primero y luego los demás, para mí han sido ellos haciendo parte de los demás. Sobre todo mis compañeros afectivos creo que no lo entendieron, tengo fe en que mis hijos si lo entiendan y lo valoren.

En cuanto a la autoestima, creo que me estimo suficientemente como ser social, en la medida que me creo útil y veo los resultados y el sello lo pone el reconocimiento de quienes comparten mi vida dentro de este proceso.

El nuevo tipo de afectividad que manejo posiblemente no incluye suficientemente la riqueza de una relación de pareja. Viví plenamente las relaciones de pareja en su momento. Mi crecimiento como militante me fue llevando a nuevas responsabilidades que fueron desviando el curso de la mujer tradicional en relación al papel y exigencias de la vida de pareja, esto dañaba a mis compañeros y creí que no era justo. Les di la libertad para que construyeran sus parejas de acuerdo a sus proyectos de vida. La mía no pegaba y ellos merecían otras opciones.

- ¿Las dos parejas que ha tenido no han podido tener continuidad debido a la incompatibilidad de proyectos de vida? ¿Cuánto se desgastaron también por rivalidades secundarias, que pudieron armonizarse con cooperación adecuada? ¿Y cuánto eran infundadas sus expectativas sobre el apoyo que podían brindarle sus compañeros afectivos?

- Ya le decía que nos separamos cuando nuestros proyectos de vida tomaron rutas diferentes. Y era lógico. El hombre y mujer tradicional construyen la relación sobre la atracción, la entrega total que implica exclusividad a todo nivel. Analizo que ellos sintieron al ELN como un rival que le arrebataba el tiempo de su mujer amada, e incluso los privaba de los abrazos cuando ellos lo necesitaban, ellos no quisieron o no pudieron acompañarme en este camino, no había nada que hacer. Yo rompí siempre las relaciones porque fui conciente que no podía tampoco acompañarlos en su andar, pero son buenos hombres, que me amaron y me enseñaron la importancia de una pareja mientras se tenga identidad en los ideales.

Finalmente no se cuánto de válido tenga eso de “infundadas mis expectativas”, de pronto sí. Pero no puedo creer que sólo yo tenga en la cabeza eso de la “pareja posible” dentro de este proceso de conflicto social y armado. Sé que eso es válido. ¿Sabe dónde están las fallas? Los compañeros admiran mucho a las mujeres como yo, somos la mujer ideal, eso le digo a los compañeros, pero ya como compañera afectiva, prefieren a las compañeras que conserven algo de la mujer tradicional y ese algo es la aceptación de acompañarlos dentro de esta revolución pero donde lo principal es “ser la compañera de”… y se trasladan muchas costumbres de pareja tradicional a los campamentos. Yo no rechazo esto, me parece bonito si hay tiempo, pero la responsabilidad más grande debe ser con las tareas de la revolución y que ellos y nosotras sintamos que es otra forma diferente de amarnos, donde la seducción más grande entre dos seres que se aman sea el abrazo y las caricias por logros y victorias o el refugio de angustias y temores. Sé que esto no es fácil. ¿Cómo armonizar esto? Es el gran dilema.

Dejo constancia que esto no es lo general de las parejas en la Organización pero no hay muchas excepciones. Hay compañeras de mucha calidad y proyección pero me inquieta que se enreden en la dualidad de compromiso y entrega y quede mermado el aporte que pueden hacerle a este proceso.

- De acuerdo a su experiencia particular, ¿podría concluirse que sentirse estable en el campo afectivo y emocional depende de la riqueza de la vida interior y de la armonía de las relaciones interpersonales? ¿Qué tan eficaz puede ser esta fórmula contra la soledad?

- Definitivamente sí. Quienes me conocen y comparten los espacios cotidianos conmigo saben que soy una mujer plena. La claridad en mi compromiso me ha dado el manejo estable en el campo afectivo y emocional, jamás me he negado. Ni me niego la posibilidad de una relación afectiva, aunque nunca, ni en mi juventud fue una de mis mayores preocupaciones, si llega bienvenida sea, si no llega sólo queda la añoranza sin amargura, viviendo plenamente lo posible.

- En las charlas que hemos sostenido la percibo feliz por su maternidad y por el amor que sus hijos le tienen, si hoy tuviera la oportunidad de criarlos y educarlos, sin tener que abandonar sus tareas revolucionarias, ¿en qué haría los énfasis?

- De manera idealista diría que el énfasis sería en acercarlos más a mis vivencias guerrilleras pero éste énfasis aún no me convence totalmente porque me interesa mucho la seguridad y tranquilidad de sus vidas, no quiero que paguen por lo que no han hecho, además, soy partidaria de que ellos tengan la posibilidad de definir libremente la ruta de su vida, así como yo la tuve.

Montañas de Colombia

Noviembre de 2004



Por buenosdiasamerica - 04/03/2005 0:51:16 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

las Mujeres y Hombres que Integran las Filas del
A las Mujeres y Hombres que Integran las Filas del Ejército de Liberación Nacional de Colombia


Queridas compañeras y compañeros:

En estos tiempos difíciles para nuestra acción revolucionaria, comparto con ustedes reflexiones y valoraciones sobre un asunto al que nuestros enemigos han llamado PLAN DE REINSERCIÓN. Ustedes saben que una guerra no es solamente la confrontación militar, la guerra que en Colombia hacen los poderosos contra nuestro pueblo, la desarrollan en todas las actividades de la vida social, bien sea para atacar a unos o defender a otros. Pero ese ataque no es solo con las armas, es también y principalmente con ideas, con discursos, con propaganda escrita, hablada o presentada en mensajes de diferente forma para que le llegue de manera efectiva a todas las personas. Esa es la lucha política o ideológica y ella es si se quiere más fuerte que la confrontación militar.

Pues bien, el llamado PLAN REINSERCIÓN hace parte de la lucha de nuestros enemigos, dirigida contra la insurgencia. Ellos saben que con la sola acción militar no pueden derrotar a las guerrillas y por eso aplican otros métodos de guerra como éste. Buscan con dicho plan presentarse ellos como los buenos, como que están dispuestos a garantizar estudio y vida digna a los guerrilleros que se deserten de las filas insurgentes.

¿Desde cuando nuestros enemigos, es decir los poderosos de Colombia y el mundo se volvieron buenos y cariñosos con los luchadores? ¿Por qué esos mismos políticos que pintan bellezas a quienes se entregan, no se preocupan por la suerte de mucho más de la mitad de los colombianos que viven hoy en la miseria? ¿Por qué el estudio, la casa, el dinero y la vida digna que nos ofrecen, no se la dan a todos esos compatriotas que dan la vida para que este país sea mejor como es la obligación según las leyes que los mismos ricos han definido? ¿Por qué no le dan la vivienda a los tugurianos en las ciudades para que no vivan en los llamados techos de cartón o debajo de los puentes? ¿Por qué no le dan el estudio a los niños colombianos de las clases más pobres de Colombia? Si los malos gobernantes y capitalistas colombianos no le dan ni siquiera empleo a más del 30 por ciento de los trabajadores disponibles ¿por qué tantas promesas a los guerrilleros?

La respuesta es clara; el llamado PLAN DE REINSERCIÓN es un caramelito engaña tontos, es un plan que pretende confundir a los guerrilleros prometiéndoles espejitos a cambio de su dignidad revolucionaria, a cambio de su compromiso con la patria y el futuro.

¿Piensan los poderosos capitalistas que los guerrilleros ya no recuerdan a los miles de hombres y mujeres que han muerto en cualquier calle o vereda, luego de dejar sus armas engañados por jefes traidores o por quienes desde los púlpitos, los cuarteles enemigos, la radio, televisión y prensa, llaman a la deserción o entrega? ¿Si el gobierno de los ricos crearon las bandas de paramilitares para asesinar a los que consideran amigos de las guerrillas, porque tanto cariño ahora con quienes empuñamos las armas? No señores, si en las filas del ELN han resultado un par de traidores, la inmensa mayoría de los combatientes tienen dignidad, moral de combate y sobre todo saben contra quien y porque se lucha y se empuña un arma.

En la dirección que los conduce a ustedes, compañeras y compañeros, estamos seguros que no entra esa propaganda barata porque las mujeres y hombres del ELN se han vinculado a sus filas por voluntad propia y porque entienden quienes son y donde están sus enemigos, aquí no hay nadie incorporado a la fuerza como mentirosamente lo señalan los medios de comunicación.

Todos los combatientes se han incorporado a la lucha, porque como personas de origen humilde sienten que la lucha es nuestro deber, que muchos hombres y mujeres estamos en ella. Que en esta lucha no estamos solos porque muchos otros incluso en otras partes del mundo han luchado y seguirán luchando por la justicia, la dignidad y la soberanía.

Un alto número de combatientes ELENOS han tenido que abandonar su barrio, vereda o caserío, porque los mismos que hoy le prometen estudio y vivienda, mandaron las bandas de paramilitares a asesinarle su familia a quienes consideraban apoyo de la guerrilla, los mismos que con sus aviones tiran bombas y ametrallan a la población civil, los mismos que convierten a muchos de sus soldados y policías en carniceros que sacrifican al mismo pueblo considerado hoy objetivo militar solo porque lucha y protesta contra quienes lo explotan y humillan. Por eso aquí no entra la pretensión del gobierno de confundir a los luchadores.

De otro lado compañeras y compañeros, ustedes saben que los comandantes del ELN, estamos en el campo, en las zonas guerrilleras y al frente de las tareas que la misma organización nos a ordenado, en las filas ELENAS hemos aprendido a enseñar con el ejemplo y cuando así no se cumple plenamente, estamos obligados a revisar dichas conductas, por eso ustedes saben que es falsa la propaganda enemiga de que los comandantes de nuestra organización vivimos de manera diferente a los combatientes.

Toda esa difamación busca confundir, generar desconfianzas y engañar a nuestros compañeros. Sea esta la oportunidad, para decirles, que su dirección está hoy más firme que nunca, que las dificultades no nos asustan, que somos claros que una revolución atraviesa muchas dificultades, pero la justeza de nuestras ideas revolucionarias, la historia que hemos recorrido y la convicción que esta es la única manera de avanzar, nos hará firmes, leales al compromiso y en plena unidad con nuestra base combatiente para vencer todas las dificultades del presente y el futuro.

Con ese compromiso vivieron nuestros más cercanos maestros como Camilo Torres, Manuel Vázquez, Manuel Pérez, Domingo Laín, Luis José Solano y tantos otros y otras que nos señalaron el camino que estamos recorriendo, a ellos los gobernantes también les ofrecieron, casa, carro y beca para que abandonaran la lucha y los llamaron bandoleros y terroristas.

Esta campaña confusionista también la desarrollaron los anteriores gobiernos, el gobierno del señor Cesar Gaviria lanzó la gran campaña de la guerra integral y millones de volantes se arrojaron sobre las zonas guerrillas desde los helicópteros militares llamando a la rendición y la deserción. También es común que se ponga precio a nuestras cabezas para cambiarles a las personas su dignidad y escrúpulo por las mezquinas ansias de un puñado de dinero, que los convierte en sapos a quienes después todo el mundo desprecia incluidos quienes se lo ofrecieron.

En estos días me reuní con varios compañeros y compañeras combatientes y hablando del llamado plan de reinserción una combatiente me dijo: Nosotros los combatientes no vinimos a la guerrilla buscando vivienda, estudio ni dinero para nosotros, vinimos sí a luchar para que todo eso pueda ser para el disfrute de las mayorías de nuestro pueblo, eso es lo que nos han enseñado y lo tenemos muy presente. Las palabras de esta compañera es el más claro ejemplo del pensamiento de las bases guerrilleras Elenas.

Mi mensaje va también dirigido a nuestras mujeres y hombres presos, a ellos los enemigos les está ofreciendo, rebajar o perdonar sus penas a cambio de reinsertarse, es decir a cambio de firmar su desmovilización y su rendición, compañeras y compañeros presos, recuerden que varios de ustedes, fueron torturados salvajemente en sus detenciones, que muchos de nuestros mejores compañeras y compañeros han muerto con dignidad y dando ejemplo de lealtad y firmeza en las cárceles, en las torturas o en otras circunstancias en manos del enemigo, recordemos solo algunos: Omaira Montoya, Claudia Isabel Escobar, José Manuel Martínez Quiroz, Luis Carlos Cárdenas, Rómulo Carvallo y tantos otros. Sabemos que ustedes lo entienden, al enemigo no le podemos conceder nuestra dignidad porque es lo más sagrado que tenemos, somos de Liberación o Muerte y sabemos diferenciarnos de los traidores y de los que cambian su ser revolucionario por ofertas mezquinas y cobardes.

Quiero por último reafirmar que muchos hombre y mujeres de nuestro pueblo y en otras partes del mundo, miran con confianza hacia nosotros, seguros que no seremos inferiores a nuestro compromiso de luchar hasta el final, que nos brindan su apoyo fraterno para superar juntos las dificultades, por todo ello, las mujeres y los hombres del Ejército de Liberación Nacional de Colombia decimos una vez mas:

NI UN PASO ATRÁS LIBERACIÓN O MUERTE
COLOMBIA PARA LOS TRABAJADORES



Por buenosdiasamerica - 01/03/2005 1:23:37 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

La Segunda Declaración de La Habana
La Segunda Declaración de La Habana

Fidel Castro Ruz

Vísperas de su muerte, en carta inconclusa porque una bala española le atravesó el corazón el 18 de mayo de 1895, José Martí, Apóstol de nuestra independencia, escribió a su amigo Manuel Mercado: «Ya puedo escribir... ya estoy todos los días en peligro de dar mi vida por mi país y por mi deber..., de impedir a tiempo con la independencia de Cuba que se extiendan por las Antillas los Estados Unidos y caigan, con esa fuerza más, sobre nuestras tierras de América. Cuanto hice hasta hoy, y haré, es para eso...

»Las mismas obligaciones menores y públicas de los pueblos... más vitalmente interesados en impedir que en Cuba se abra, por la anexión de los Imperialistas... el camino que se ha de cegar, y con nuestra sangre estamos cegando, de la anexión de los pueblos de nuestra América, al Norte revuelto y brutal que los desprecia –les habían impedido la adhesión ostensible y ayuda patente a este sacrificio, que se hace en bien inmediato y de ellos.

»Viví en el monstruo, y le conozco las entrañas: –y mi honda es la de David.»

Ya Martí, en 1895, señaló el peligro que se cernía sobre América y llamó al imperialismo por su nombre: Imperialismo. A los pueblos de América advirtió que ellos estaban más que nadie interesados en que Cuba no sucumbiera a la codicia yanqui despreciadora de los pueblos latinoamericanos.

Y con su propia sangre, vertida por Cuba y por América, rubricó las póstumas palabras que en homenaje a su recuerdo el pueblo de Cuba suscribe hoy a la cabeza de esta Declaración.

Han transcurrido sesenta y siete años. Puerto Rico fue convertida en colonia y es todavía colonia saturada de bases militares. Cuba cayó también en las garras del imperialismo. Sus tropas ocuparon nuestro territorio. La Enmienda Platt fue impuesta a nuestra primera Constitución, como cláusula humillante que consagraba el odioso derecho de intervención extranjera. Nuestras riquezas pasaron a sus manos, nuestra historia falseada, nuestra administración y nuestra política moldeada por entero a los intereses de los interventores; la nación sometida a sesenta años de asfixia política, económica y cultural.

Pero Cuba se levantó, Cuba pudo redimirse a sí misma del bastardo tutelaje. Cuba rompió las cadenas que ataban su suerte al imperio opresor, rescató sus riquezas, reivindicó su cultura y desplegó su bandera soberana de Territorio y Pueblo Libre de América.

Ya los Estados Unidos no podrán caer jamás sobre América con la fuerza de Cuba, pero en cambio, dominando a la mayoría de los demás Estados de América Latina, Estados Unidos pretende caer sobre Cuba con la fuerza de América.

¿Qué es la historia de Cuba sino la historia de América Latina? ¿Y qué es la historia de América Latina sino la historia de Asia, África y Oceanía? ¿Y qué es la historia de todos estos pueblos sino la historia de la explotación más despiadada y cruel del imperialismo en el mundo entero?

A fines del siglo pasado y comienzos del presente, un puñado de naciones económicamente desarrolladas habían terminado de repartirse el mundo, sometiendo a su dominio económico y político a las dos terceras partes de la humanidad, que, de esta forma, se vio obligada a trabajar para las clases dominantes del grupo de países de economía capitalista desarrollada.

Las circunstancias históricas que permitieron a ciertos países europeos y a los Estados Unidos de Norteamérica un alto nivel de desarrollo industrial, los situó en posición de poder someter a su dominio y explotación al resto del mundo.

¿Qué móviles impulsaron esa expansión de las potencias industrializadas? ¿Fueron razones de tipo moral, «civilizadoras», como ellos alegaban? No: fueron razones de tipo económico.

Desde el descubrimiento de América, que lanzó a los conquistadores europeos a través de los mares a ocupar y explotar las tierras y los habitantes de otros continentes, el afán de riqueza fue el móvil fundamental de su conducta. El propio descubrimiento de América se realizó en busca de rutas más cortas hacia el Oriente, cuyas mercaderías eran altamente pagadas en Europa.

Una nueva clase social, los comerciantes y los productores de artículos manufacturados para el comercio, surge del seno de la sociedad feudal de señores y siervos en las postrimerías de la Edad Media.

La sed de oro fue el resorte que movió los esfuerzos de esa nueva clase. El afán de ganancia fue el incentivo de su conducta a través de su historia. Con el desarrollo de la industria manufacturera y el comercio fue creciendo su influencia social. Las nuevas fuerzas productivas que se desarrollaban en el seno de la sociedad feudal chocaban cada vez más con las relaciones de servidumbre propias del feudalismo, sus leyes, sus instituciones, su filosofía, su moral, su arte y su ideología política.

Nuevas ideas filosóficas y políticas, nuevos conceptos del derecho y del Estado fueron proclamados por los representantes intelectuales de la clase burguesa, los que por responder a las nuevas necesidades de la vida social, poco a poco se hicieron conciencia en las masas explotadas. Eran entonces ideas revolucionarias frente a las ideas caducas de la sociedad feudal. Los campesinos, los artesanos y los obreros de las manufacturas, encabezados por la burguesía, echaron por tierra el orden feudal, su filosofía, sus ideas, sus instituciones, sus leyes y los privilegios de la clase dominante, es decir, la nobleza hereditaria.

Entonces la burguesía, consideraba justa y necesaria la revolución. No pensaba que el orden feudal podía y debía ser eterno, como piensa ahora de su orden social capitalista. Alentaba a los campesinos a librarse de la servidumbre feudal, alentaba a los artesanos contra las relaciones gremiales y reclamaba el derecho al poder político. Los monarcas absolutos, la nobleza y el alto clero defendían tenazmente sus privilegios de clase, proclamando el derecho divino de la corona y la intangibilidad del orden social. Ser liberal, proclamar las ideas de Voltaire, Diderot, Juan Jacobo Rousseau, portavoces de la filosofía burguesa, constituía entonces para las clases dominantes un delito tan grave como es hoy para la burguesía ser socialista y proclamar las ideas de Marx, Engels y Lenin.

Cuando la burguesía conquistó el poder político y estableció sobre las ruinas de la sociedad feudal su modo capitalista de producción, sobre ese modo de producción erigió su estado, sus leyes, sus ideas e instituciones. Esas instituciones consagraban en primer término la esencia de su dominación de clase: la propiedad privada. La nueva sociedad basada en la propiedad privada sobre los medios de producción y en la libre competencia quedó así dividida en dos clases fundamentales: una poseedora de los medios de producción, cada vez más modernos y eficientes; la otra, desprovista de toda riqueza, poseedora sólo de su fuerza de trabajo, obligada a venderla en el mercado como una mercancía más para poder subsistir.

Rotas las trabas del feudalismo, las fuerzas productivas se desarrollaron extraordinariamente. Surgieron las grandes fábricas, donde se acumulaba un número cada vez mayor de obreros.

Las fábricas más modernas y técnicamente eficientes iban desplazando del mercado a los competidores menos eficaces. El costo de los equipos industriales se hacía cada vez mayor; era necesario acumular cada vez sumas superiores de capital. Una parte importante de la producción se fue acumulando en número menor de manos. Surgieron así las grandes empresas capitalistas y más adelante las asociaciones de grandes empresas a través de carteles, sindicatos, «trusts» y consorcios, según el grado y el carácter de la asociación, controlados por los poseedores de la mayoría de las acciones, es decir, por los más poderosos caballeros de la industria.

La libre concurrencia, característica del capitalismo en su primera fase, dio paso a los monopolios que concertaban acuerdos entre sí y controlaban los mercados.

¿De dónde salieron las colosales sumas de recursos que permitieron a un puñado de monopolistas acumular miles de millones de dólares? Sencillamente, de la explotación del trabajo humano. Millones de hombres obligados a trabajar por un salario de subsistencia produjeron con su esfuerzo los gigantescos capitales de los monopolios. Los trabajadores acumularon las fortunas de las clases privilegiadas, cada vez más ricas, cada vez más poderosas. A través de las instituciones bancarias llegaron a disponer éstas no sólo de su propio dinero, sino también del dinero de toda la sociedad. Así se produjo la fusión de los bancos con la gran industria y nació el capital financiero.

¿Qué hacer entonces con los grandes excedentes de capital que en cantidades mayores se iba acumulando? Invadir con ellos el mundo. Siempre en pos de la ganancia, comenzaron a apoderarse de las riquezas naturales de todos los países económicamente débiles y a explotar el trabajo humano de sus pobladores con salarios mucho más míseros que los que se veían obligados a pagar a los obreros de la propia metrópoli. Se inició así el reparto territorial y económico del mundo. En 1914, ocho o diez países imperialistas habían sometido a su dominio económico y político fuera de sus fronteras a territorios cuya extensión ascendía a 83.700.000 kilómetros cuadrados, en una población de novecientos setenta millones de habitantes. Sencillamente se habían repartido el mundo.

Pero como el mundo era limitado en extensión, repartido ya hasta el último rincón del globo, vino el choque entre los distintos países monopolistas y surgieron las pugnas por nuevos repartos originados en la distribución no proporcional al poder industrial y económico que los distintos países monopolistas en desarrollo desigual habían alcanzado. Estallaron las guerras imperialistas que costarían a la humanidad cincuenta millones de muertos, decenas de millones de inválidos e incalculables riquezas materiales y culturales destruidas. Aún no había sucedido esto cuando ya Marx escribió que «el capital recién nacido rezumaba sangre y fango por todos los poros, desde los pies a la cabeza».

El sistema capitalista de producción, una vez que hubo dado de sí todo lo que era capaz, se convirtió en un abismal obstáculo al progreso de la humanidad. Pero la burguesía desde su origen llevaba en sí misma su contrario. En su seno se desarrollaron gigantescos instrumentos productivos, pero a su vez se desarrolló una nueva y vigorosa fuerza social: el proletariado, llamado a cambiar el sistema social ya viejo y caduco del capitalismo por una forma económico-social superior y acorde con las posibilidades históricas de la sociedad humana, convirtiendo en propiedad de toda la sociedad esos gigantescos medios de producción que los pueblos y nada más que los pueblos con su trabajo habían creado y acumulado. A tal grado de desarrollo de las fuerzas productivas, resultaba caduco y anacrónico un régimen que postulaba la posesión privada y con ello la subordinación de la economía de millones y millones de seres humanos a los dictados de una exigua minoría social.

Los intereses de la humanidad reclamaban el cese de la anarquía en la producción, el derroche, las crisis económicas y las guerras de rapiña propias del sistema capitalista. Las crecientes necesidades del género humano y la posibilidad de satisfacerlas exigían el desarrollo planificado de la economía y la utilización racional de sus medios de producción y recursos naturales.

Era inevitable que el imperialismo y el colonialismo entraran en profunda e insalvable crisis. La crisis general se inició a raíz de la Primera Guerra Mundial con la revolución de los obreros y campesinos, que derrocó al imperio zarista de Rusia e implantó, en dificilísimas condiciones de cerco y agresión capitalista, el primer Estado socialista del mundo, iniciando una nueva era en la historia de la humanidad. Desde entonces hasta nuestros días, la crisis y la descomposición del sistema imperialista se han acentuado incesantemente.

La Segunda Guerra Mundial, desatada por las potencias imperialistas, y que arrastró a la Unión Soviética y a otros pueblos de Europa y de Asia, criminalmente invadidos, a una sangrienta lucha de liberación, culminó en la derrota del fascismo, la formación del campo mundial del socialismo y la lucha por su soberanía de los pueblos coloniales y dependientes. Entre 1945 y 1957 más de mil doscientos millones de seres humanos conquistaron su independencia en Asia y en África. La sangre vertida por los pueblos no fue en vano.

El movimiento de los pueblos dependientes y colonizados es un fenómeno de carácter universal que agita al mundo y marca la crisis final del imperialismo.

Cuba y América Latina forman parte del mundo. Nuestros problemas forman parte de los problemas que se engendran de la crisis general del imperialismo y la lucha de los pueblos subyugados: el choque entre el mundo que nace y el mundo que muere. La odiosa y brutal campaña desatada contra nuestra Patria expresa el esfuerzo desesperado como inútil que los imperialistas hacen para evitar la liberación de los pueblos.

Cuba duele de manera especial a los imperialistas. ¿Qué es lo que se esconde tras el odio yanqui a la Revolución Cubana? ¿Qué explica racionalmente la conjura que reúne en el mismo propósito agresivo a la potencia imperialista más rica y poderosa del mundo contemporáneo y a las oligarquías de todo un continente, que juntos suponen representar una población de trescientos cincuenta millones de seres humanos, contra un pequeño pueblo de sólo siete millones de habitantes, económicamente subdesarrollado, sin recursos financieros ni militares para amenazar ni la seguridad ni la economía de ningún país?

Los une y los concita el miedo. Lo explica el miedo. No el miedo a la Revolución Cubana; el miedo a la revolución latinoamericana. No el miedo a los obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales y sectores progresistas de las capas medias que han tomado revolucionariamente el poder en Cuba; sino el miedo a que los obreros, campesinos, estudiantes, intelectuales y sectores progresistas de las capas medias tomen revolucionariamente el poder en los pueblos oprimidos, hambrientos y explotados por los monopolios yanquis y la oligarquía reaccionaria de América; el miedo a que los pueblos saqueados del continente arrebaten las armas a sus opresores y se declaren, como Cuba, pueblos libres de América.

Aplastando la Revolución Cubana creen disipar el miedo que los atormenta, y el fantasma de la revolución que los amenaza. Liquidando a la Revolución Cubana, creen liquidar el espíritu revolucionario de los pueblos. Pretenden en su delirio que Cuba es exportadora de revoluciones. En sus mentes de negociantes y usureros insomnes cabe la idea de que las revoluciones se pueden comprar o vender, alquilar o prestar, exportar o importar como una mercancía más.

Ignorantes de las leyes objetivas que rigen el desarrollo de las sociedades humanas, creen que sus regímenes monopolistas, capitalistas y semifeudales son eternos. Educados en su propia ideología reaccionaria, mezcla de superstición, ignorancia, subjetivismo, pragmatismo y otras aberraciones del pensamiento, tienen una imagen del mundo y de la marcha de la historia acomodada a sus intereses de clases explotadoras. Suponen que las revoluciones nacen o mueren en el cerebro de los individuos o por efecto de las leyes divinas y que además los dioses están de su parte. Siempre han creído lo mismo, desde los devotos paganos patricios en la Roma esclavista, que lanzaban a los cristianos primitivos a los leones del circo y los inquisidores en la Edad Media que, como guardianes del feudalismo y la monarquía absoluta, inmolaban en la hoguera a los primeros representantes del pensamiento liberal de la naciente burguesía, hasta los obispos que hoy, en defensa del régimen burgués y monopolista, anatematizan las revoluciones proletarias. Todas las clases reaccionarias en todas las épocas históricas, cuando el antagonismo entre explotadores y explotados llega a su máxima tensión, presagiando el advenimiento de un nuevo régimen social, han acudido a las peores armas de la represión y la calumnia contra sus adversarios. Acusados de incendiar a Roma y de sacrificar niños en sus altares, los cristianos primitivos fueron llevados al martirio. Acusados de herejes, fueron llevados por los inquisidores a la hoguera filósofos como Giordano Bruno, reformadores como Hus y miles de inconformes más con el orden feudal. Sobre los luchadores proletarios se ensaña hoy la persecución y el crimen precedidos de las peores calumnias en la prensa monopolista y burguesa. Siempre en cada época histórica, las clases dominantes han asesinado invocando su sociedad de minorías privilegiadas sobre mayorías explotadas la defensa de la sociedad, del orden, de la Patria: «su orden clasista», que mantienen a sangre y fuego sobre los desposeídos, «la patria» que disfrutan ellos solos, privando de ese disfrute al resto del pueblo, para reprimir a los revolucionarios que aspiran a una sociedad nueva, un orden justo, una Patria verdadera para todos.

Pero el desarrollo de la historia, la marcha ascendente de la humanidad no se detiene ni puede detenerse. Las fuerzas que impulsan a los pueblos, que son los verdaderos constructores de la historia, determinadas por las condiciones materiales de su existencia y la aspiración a metas superiores de bienestar y libertad, que surgen cuando el progreso del hombre en el campo de la ciencia, de la técnica y de la cultura lo hacen posible, son superiores a la voluntad y al terror que desatan las oligarquías dominantes.

Las condiciones subjetivas de cada país, es decir, el factor conciencia, organización, dirección, puede acelerar o retrasar la revolución según su mayor o menor grado de desarrollo, pero tarde o temprano en cada época histórica, cuando las condiciones objetivas maduran, la conciencia se adquiere, la organización se logra, la dirección surge y la revolución se produce.

Que ésta tenga lugar por cauces pacíficos o nazca al mundo después de un parto doloroso, no depende de las fuerzas reaccionarias de la vieja sociedad, que se resisten a dejar nacer la sociedad nueva, que es engendrada por las contradicciones que lleva en su seno la vieja sociedad. La revolución es en la historia como el médico que asiste al nacimiento de una nueva vida. No usa sin necesidad los aparatos de fuerza, pero los usa sin vacilaciones cada vez que sea necesario para ayudar al parto. Parto que trae a las masas esclavizadas y explotadas la esperanza de una vida mejor.

En muchos países de América Latina la revolución es hoy inevitable. Ese hecho no lo determina la voluntad de nadie. Está determinado por las espantosas condiciones de explotación en que vive el hombre americano, el desarrollo de la conciencia revolucionaria de las masas, la crisis mundial del imperialismo y el movimiento universal de lucha de los pueblos subyugados.

La inquietud que hoy se registra es síntoma inequívoco de rebelión. Se agitan las entrañas de un continente que ha sido testigo de cuatro siglos de explotación esclava y feudal del hombre desde sus moradores aborígenes y los esclavos traídos de África, hasta los núcleos nacionales que surgieron después: blancos, negros, mulatos, mestizos e indios que hoy hermanan el desprecio, la humillación y el yugo yanqui, como hermana la esperanza de un mañana mejor.

Los pueblos de América se liberaron del coloniaje español a principios del siglo pasado, pero no se liberaron de la explotación. Los terratenientes feudales asumieron la autoridad de los gobernantes españoles, los indios continuaron en penosa servidumbre, el hombre latinoamericano en una u otra forma siguió esclavo, y las mínimas esperanzas de los pueblos sucumbieron bajo el poder de las oligarquías y la coyunda del capital extranjero. Esta ha sido la verdad de América, con uno u otro matiz, con alguna que otra variante. Hoy América Latina yace bajo un imperialismo más feroz, mucho más poderoso y más despiadado que el imperio colonial español.

Y ante la realidad objetiva e históricamente inexorable de la revoluci6n latinoamericana, ¿cuál es la actitud del imperialismo yanqui? Disponerse a librar una guerra colonial con los pueblos de América Latina; crear su aparato de fuerza, los pretextos políticos y los instrumentos seudolegales suscritos con los representantes de las oligarquías reaccionarias para reprimir a sangre y fuego la lucha de los pueblos latinoamericanos.

La intervención del Gobierno de los Estados Unidos en la política interna de los países de América Latina ha ido siendo cada vez más abierta y desenfrenada.

La Junta Interamericana de Defensa, por ejemplo, ha sido y es el nido donde se incuban los oficiales más reaccionarios y proyanquis de los ejércitos latinoamericanos, utilizados después como instrumentos golpistas al servicio de los monopolios.

Las misiones militares norteamericanas en América Latina constituyen un aparato de espionaje permanente en cada nación, vinculado estrechamente a la Agencia Central de Inteligencia, inculcando a los oficiales los sentimientos más reaccionarios y tratando de convertir los ejércitos en instrumentos de sus intereses políticos y económicos.

Actualmente, en la zona del Canal de Panamá, el alto mando norteamericano ha organizado cursos especiales de entrenamiento para oficiales latinoamericanos de lucha contra guerrillas revolucionarias, dirigidos a reprimir la acción armada de las masas campesinas contra la explotación feudal a que están sometidas.

En los propios Estados Unidos, la Agencia Central de Inteligencia ha organizado escuelas especiales para entrenar agentes latinoamericanos en las más sutiles formas de asesinatos; y es política acordada por los servicios militares yanquis la liquidación física de los dirigentes antiimperialistas.

Es notorio que las embajadas yanquis en distintos países de América Latina están organizando, instruyendo y equipando bandas fascistas para sembrar el terror y agredir las organizaciones obreras, estudiantiles e intelectuales. Esas bandas, donde reclutan a los hijos de la oligarquía, a lumpen y gente de la peor calaña moral, han perpetrado ya una serie de actos agresivos contra los movimientos de masas.

Nada más evidente e inequívoco de los propósitos del imperialismo que su conducta en los recientes sucesos de Santo Domingo. Sin ningún tipo de justificación, sin mediar siquiera relaciones diplomáticas con esa República, los Estados Unidos, después de situar sus barcos de guerra frente a la capital dominicana, declararon con su habitual insolencia que si el Gobierno de Balaguer solicitaba ayuda militar, desembarcarían sus tropas en Santo Domingo contra la insurgencia del pueblo dominicano. Que el poder de Balaguer fuera absolutamente espurio, que cada pueblo soberano de América debe tener derecho a resolver sus problemas internos sin intervención extranjera, que existan normas internacionales y una opinión mundial, que incluso existiera una O.E.A., no contaban para nada en las consideraciones de los Estados Unidos. Lo que sí contaban eran sus designios de impedir la revolución dominicana, la reimplantación de los odiosos desembarcos de su Infantería de Marina, sin más base ni requisito para fundamentar ese nuevo concepto filibustero del derecho que la simple solicitud de un gobernante tiránico, ilegítimo y en crisis. Lo que esto significa no debe escapar a los pueblos. En América Latina hay sobrados gobernantes de ese tipo, dispuestos a utilizar las tropas yanquis contra sus respectivos pueblos cuando se vean en crisis.

Esta política declarada del imperialismo norteamericano de enviar soldados a combatir el movimiento revolucionario en cualquier país de América Latina, es decir, a matar obreros, estudiantes, campesinos, a hombres y mujeres latinoamericanos, no tiene otro objetivo que el de seguir manteniendo sus intereses monopolistas y los privilegios de la oligarquía traidora que los apoya.

Ahora se puede ver con toda claridad que los pactos militares suscritos por el Gobierno de Estados Unidos con gobiernos latinoamericanos, pactos secretos muchas veces y siempre a espaldas de los pueblos, invocando hipotéticos peligros exteriores que nadie vio nunca por ninguna parte, tenían el único y exclusivo objetivo de prevenir la lucha de los pueblos; eran pactos contra los pueblos, contra el único peligro, el peligro interior del movimiento de liberación que pusiera en riesgo los intereses yanquis. No sin razón los pueblos se preguntaban: ¿Por qué tantos convenios militares? ¿Para qué los envíos de armas que si técnicamente son inadecuados para una guerra moderna, son en cambio eficaces para aplastar huelgas, reprimir manifestaciones populares y ensangrentar el país? ¿Para qué las misiones militares, el Pacto de Río de Janeiro y las mil y una conferencias internacionales?

Desde que culminó la Segunda Guerra Mundial, las naciones de América Latina se han ido depauperando cada vez más, sus exportaciones tienen cada vez menos valor, sus importaciones precios más altos, el ingreso per cápita disminuye, los pavorosos porcentajes de mortalidad infantil no decrecen, él número de analfabetos es superior, los pueblos carecen de trabajo, de tierras, de viviendas adecuadas, de escuelas, de hospitales, de vías de comunicación y de medios de vida. En cambio, las inversiones norteamericanas sobrepasan los diez mil millones de dólares.

América Latina es además abastecedora de materias primas baratas y compradora de artículos elaborados caros. Como los primeros conquistadores españoles, que cambiaban a los indios espejos y baratijas por oro y plata, así comercian con América Latina los Estados Unidos. Conservar ese torrente de riqueza, apoderarse cada vez más de los recursos de América y explotar a sus pueblos sufridos: he ahí lo que se ocultaba tras los pactos militares, las misiones castrenses y los cabildos diplomáticos de Washington.

Esta política de paulatino estrangulamiento de la soberanía de las naciones latinoamericanas y de manos libres para intervenir en sus asuntos internos tuvo su punto culminante en la última reunión de cancilleres. En Punta del Este el imperialismo yanqui reunió a los cancilleres para arrancarles, mediante presión política y chantaje económico sin precedentes, con la complicidad de un grupo de los más desprestigiados gobernantes de este continente, la renuncia a la soberanía nacional de nuestros pueblos y la consagración del odiado derecho de intervención yanqui en los asuntos internos de América; el sometimiento de los pueblos a la voluntad omnímoda de Estados Unidos de Norteamérica, contra la cual lucharon todos los próceres, desde Bolívar hasta Sandino.

Y no se ocultaron ni el Gobierno de Estados Unidos ni los representantes de las oligarquías explotadoras ni la gran prensa reaccionaria vendida a los monopolios y a los señores feudales, para demandar abiertamente acuerdos que equivalen a la supresión formal del derecho de autodeterminación de nuestros pueblos; borrarlo de un plumazo en la conjura más infame que recuerda la historia de este continente.

A puertas cerradas entre conciliábulos repugnantes, donde el ministro yanqui de colonias dedicó días enteros a vencer la resistencia y los escrúpulos de algunos cancilleres poniendo en juego los millones de la Tesorería yanqui en una indisimulada compraventa de votos, un puñado de representantes de las oligarquías de países que, en conjunto, apenas suman un tercio de la población del continente, impuso acuerdos que sirven en bandeja de plata al amo yanqui la cabeza de un principio que costó toda la sangre de nuestros pueblos desde las guerras de independencia. El carácter pírrico de tan tristes y fraudulentos logros del imperialismo, su fracaso moral, la unanimidad rota y el escándalo universal, no disminuyen la gravedad que entraña para los pueblos de América Latina los acuerdos que impusieron a ese precio. En aquel cónclave inmoral la voz titánica de Cuba se elevó sin debilidad ni miedo para acusar ante todos los pueblos de América y del mundo el monstruoso atentado y defender virilmente y con dignidad que constará en los anales de la historia, no sólo el derecho de Cuba, sino el derecho desamparado de todas las naciones hermanas del continente americano.

La palabra de Cuba no podía tener eco en aquella mayoría amaestrada, pero tampoco podía tener respuesta; sólo cabía el silencio impotente ante sus demoledores argumentos, la diafanidad y valentía de sus palabras. Pero Cuba no habló para los cancilleres; Cuba habló para los pueblos y para la historia, donde sus palabras tendrán eco y respuesta.

En Punta del Este se libró una gran batalla ideológica entre la Revolución Cubana y el imperialismo yanqui. ¿Qué representaban allí, por quién habló cada uno de ellos? Cuba representó los pueblos; los Estados Unidos representó los monopolios. Cuba habló por las masas explotadas de América; Estados Unidos, por los intereses oligárquicos explotadores e imperialistas. Cuba, por la soberanía; Estados Unidos, por la intervención. Cuba, por la nacionalización de las empresas extranjeras; Estados Unidos, por nuevas inversiones de capital foráneo. Cuba, por la cultura; Estados Unidos, por la ignorancia. Cuba, por la reforma agraria; Estados Unidos, por el latifundio. Cuba, por la industrialización de América; Estados Unidos, por el subdesarrollo. Cuba, por el trabajo creador; Estados Unidos, por el sabotaje y el terror contrarrevolucionario que practican sus agentes, la destrucción de cañaverales y fábricas, los bombardeos de sus aviones piratas contra el trabajo de un pueblo pacífico. Cuba, por los alfabetizadores asesinados; Estados Unidos, por los asesinos. Cuba, por el pan; Estados Unidos, por el hambre. Cuba, por la igualdad; Estados Unidos, por el privilegio y la discriminación. Cuba, por la verdad; Estados Unidos, por la mentira. Cuba, por la liberación; Estados Unidos, por la opresión. Cuba, por el porvenir luminoso de la humanidad; Estados Unidos, por el pasado sin esperanza. Cuba, por los héroes que cayeron en Girón para salvar la Patria del dominio extranjero; Estados Unidos, por los mercenarios y traidores que sirven al extranjero contra su Patria. Cuba, por la paz entre los pueblos; Estados Unidos, por la agresión y la guerra. Cuba, por el socialismo; Estados Unidos, por el capitalismo.

Los acuerdos obtenidos por Estados Unidos con métodos tan bochornosos que el mundo entero critica, no restan, sino que acrecentan la moral y la razón de Cuba, demuestran el entreguismo y la traición de las oligarquías a los intereses nacionales y enseña a los pueblos el camino de la liberación. Revela la podredumbre de las clases explotadoras, en cuyo nombre hablaron sus representantes en Punta del Este. La O.E.A. quedó desenmascarada como lo que es: un ministerio de colonias yanquis, una alianza militar, un aparato de represión contra el movimiento de liberación de los pueblos latinoamericanos.

Cuba ha vivido tres años de Revolución bajo incesante hostigamiento de intervención yanqui en nuestros asuntos internos. Aviones piratas procedentes de Estados Unidos lanzando materias inflamables han quemado millones de arrobas de caña; actos de sabotaje internacional perpetrados por agentes yanquis, como la explosión del vapor «La Coubre», ha costado decenas de vidas cubanas; miles de armas norteamericanas de todos tipos han sido lanzadas en paracaídas por los servicios militares de Estados Unidos sobre nuestro territorio para promover la subversión; cientos de toneladas de materiales explosivos y máquinas infernales han sido desembarcados subrepticiamente en nuestras costas por lanchas norteamericanas para promover el sabotaje y el terrorismo; un obrero cubano fue torturado en la Base Naval de Guantánamo y privado de la vida sin proceso previo ni explicación posterior alguna; nuestra cuota azucarera fue suprimida abruptamente y proclamado el embargo de piezas y materias primas para fábricas y maquinaria de construcción norteamericana para arruinar nuestra economía; barcos artillados y aviones de bombardeo procedentes de bases preparadas por el Gobierno de Estados Unidos han atacado sorpresivamente puestos e instalaciones cubanas; tropas mercenarias organizadas y entrenadas en países de América Central por el propio Gobierno han invadido en son de guerra nuestro territorio, escoltados por barcos de la flota yanqui, y con apoyo aéreo desde bases exteriores, provocando la pérdida de numerosas vidas y la destrucción de bienes materiales; contrarrevolucionarios cubanos son instruidos en el ejército de Estados Unidos y nuevos planes de agresión se realizan contra Cuba. Todo eso ha estado ocurriendo durante tres años, incesantemente, a la vista de todo el continente, y la O.E.A. no se entera. Los cancilleres se reúnen en Punta del Este y no amonestan siquiera al Gobierno de Estados Unidos ni a los gobiernos que son cómplices materiales de esas agresiones. Expulsan a Cuba, el país latinoamericano víctima, el país agredido.

Estados Unidos tiene pactos militares con países de todos los continentes; bloques militares con cuanto gobierno fascista, militarista y reaccionario haya en el mundo; la O.T.A.N., la S.E.A.T.O. y la C.E.N.T.O., a las cuales hay que agregar ahora la O.E.A., intervienen en Laos, en Viet Nam, en Corea, en Formosa, en Berlín; envía abiertamente barcos a Santo Domingo para imponer su ley, su voluntad y anuncia su propósito de usar sus aliados de la O.T.A.N. para bloquear el comercio con Cuba; y la O.E.A. no se entera... Se reúnen los cancilleres y expulsan a Cuba, que no tiene pactos militares con ningún país. Así, el Gobierno que organiza la subversión en todo el mundo y forja alianzas militares en cuatro continentes, hace expulsar a Cuba, acusándola nada menos que de subversión y de vinculaciones extracontinentales.

Cuba, el país latinoamericano que ha convertido en dueños de las tierras a más de cien mil pequeños agricultores, asegurando empleo todo el año en granjas y cooperativas a todos los obreros agrícolas, transformado los cuarteles en escuelas, concedido sesenta mil becas a estudiantes universitarios, secundarios y tecnológicos, creado aulas para la totalidad de la población infantil, liquidado totalmente el analfabetismo, cuadruplicado los servicios médicos, nacionalizado las empresas monopolistas, suprimido el abusivo sistema que convertía la vivienda en un medio de explotación para el pueblo, eliminado virtualmente el desempleo, suprimido la discriminación por motivo de raza o sexo, barrido el juego, el vicio y la corrupción administrativa, armado al pueblo, hecho realidad viva el disfrute de los derechos humanos al librar al hombre y a la mujer de la explotación, la incultura y la desigualdad social, que se ha liberado de todo tutelaje extranjero, adquirido plena soberanía y establecido las bases para el desarrollo de su economía a fin de no ser más país monoproductor y exportador de materias primas, es expulsada de la Organización de Estados Americanos por gobiernos que no han logrado para sus pueblos ni una sola de estas reivindicaciones. ¿Cómo podrán justificar su conducta ante los pueblos de América y del mundo? ¿Cómo podrán negar que en su concepto la política de tierra, de pan, de trabajo, de salud, de libertad, de igualdad y de cultura, de desarrollo acelerado de la economía, de dignidad nacional, de plena autodeterminación y soberanía es incompatible con el hemisferio?

Los pueblos piensan muy distinto, los pueblos piensan que lo único compatible con el destino de América Latina es la miseria, la explotación feudal, el analfabetismo, los salarios de hambre, el desempleo, la política de represión contra las masas obreras, campesinas y estudiantiles, la discriminación de la mujer, del negro, del indio, del mestizo, la opresión de las oligarquías, el saqueo de sus riquezas por los monopolios yanquis, la asfixia moral de sus intelectuales y artistas, la ruina de sus pequeños productores por la competencia extranjera, el subdesarrollo económico, los pueblos sin caminos, sin hospitales, sin viviendas, sin escuelas, sin industrias, el sometimiento al imperialismo, la renuncia a la soberanía nacional y la traición a la Patria.

¿Cómo podrán hacer entender su conducta, la actitud condenatoria para con Cuba, los imperialistas; con qué palabras les van a hablar y con qué sentimientos, a quienes han ignorado, aunque sí explotado, por tan largo tiempo?

Quienes estudian los problemas de América suelen preguntar qué país, quiénes han enfocado con corrección la situación de los dirigentes, de los pobres, de los indios, de los negros, de la infancia desvalida, esa inmensa infancia de treinta millones en 1950 (que será de cincuenta millones dentro de ocho años más), sí, ¿quiénes, qué país?

Treinta y dos millones de indios vertebran –tanto como la misma Cordillera de los Andes– el continente americano entero. Claro que para quienes lo han considerado casi como una cosa, más que como una persona, esa humanidad no cuenta, no contaba y creían que nunca contaría. Como suponía, no obstante, una fuerza ciega de trabajo, debía ser utilizado, como se utiliza una yunta de bueyes o un tractor.

¿Cómo podrá creerse en ningún beneficio, en ninguna Alianza para el Progreso, con el imperialismo, bajo qué juramento, si bajo su santa protección, sus matanzas, sus persecuciones aún viven los indígenas del sur del continente, como los de la Patagonia, en toldos, como vivían sus antepasados a la venida de los descubridores, casi quinientos años atrás? ¿En dónde los que fueron grandes razas que poblaron el norte argentino, Paraguay y Bolivia, como los guaraníes, que han sido diezmados ferozmente, como quien caza animales y a quienes se les ha enterrado en los interiores de las selvas? ¿En dónde esa reserva autóctona, que pudo servir de base a una gran civilización americana –y cuya extinción se la apresura por instantes– y a la que se la ha empujado América adentro a través de los esteros paraguayos y los altiplanos bolivianos, tristes, rudimentarios, razas melancólicas, embrutecidas por el alcohol y los narcóticos, a los que se acogen para por lo menos sobrevivir en las infrahumanas condiciones (no sólo de alimentación) en que viven? ¿En dónde una cadena de manos se estira –casi inútilmente– por sobre los lomos de la cordillera, sus faldas, a lo largo de los grandes ríos y por entre las sombras de los bosques para unir sus miserias con los demás que perecen lentamente, las tribus brasileñas y las del norte del continente y sus costas, hasta alcanzar a los cien mil motilones de Venezuela, en el más increíble atraso y salvajemente confinados en las selvas amazónicas o las Sierras de Perijá, a los solitarios vapichanas, que en las tierras calientes de las Guyanas esperan su final, ya casi perdidos definitivamente para la suerte de los humanos? Sí, a todos estos treinta y dos millones de indios que se extienden desde la frontera con los Estados Unidos hasta los confines del Hemisferio Sur y cuarenta y cinco millones de mestizos, que en gran parte poco difieren de los indios; a todos estos indígenas, a ese formidable caudal de trabajo, de derechos pisoteados, sí, ¿qué les puede ofrecer el imperialismo? ¿Cómo podrán creer estos ignorados en ningún beneficio que venga de tan sangrientas manos? Tribus enteras que aún viven desnudas; otras que se las supone antropófagas; otras que en el primer contacto con la civilización conquistadora mueren como insectos; otras que se las destierra, es decir, se las echa de sus tierras, se las empuja hasta volcarlas en los bosques o en las montañas o en las profundidades de los llanos en donde no llega ni el menor átomo de la cultura, de luz, de pan, ni de nada.

¿En qué «alianza» –como no sea una para su más rápida muerte– van a creer estas razas indígenas apaleadas por siglos, muertas a tiros para ocupar sus tierras, muertas a palos por miles por no trabajar más rápido en sus servicios de explotación por el imperialismo?

¿Y al negro? ¿Qué «alianza» les puede brindar el sistema de los linchamientos y la preterición brutal del negro de los Estados Unidos a los quince millones de negros y catorce millones de mulatos latinoamericanos que saben con horror y cólera que sus hermanos del norte no pueden montar en los mismos vehículos que sus compatriotas blancos ni asistir a las mismas escuelas, ni siquiera morir en los mismos hospitales?

¿Cómo han de creer en este imperialismo, en sus beneficios, en sus «alianzas» (que no sean para lincharlos o explotarlos como esclavos) estos núcleos étnicos preteridos?

Esas masas, que no han podido gozar ni medianamente de ningún beneficio cultural, social o profesional, que aun en donde son mayoría, o forman millones, son maltratados por los imperialistas disfrazados de Ku-Klux-Klan; son arrojados a las barriadas más insalubres, a las casas colectivas menos confortables, hechas para ellos, empujados a los oficios más innobles, a los trabajos más duros y a las profesiones menos lucrativas, que no supongan contacto con las universidades, las altas academias o escuelas particulares.

¿Qué Alianza para el Progreso puede servir de estímulo a esos ciento siete millones de hombres y mujeres de nuestra América, médula del trabajo en ciudades y campos, cuya piel oscura –negra, mestiza, mulata, india– inspira desprecio a los nuevos colonizadores? ¿Cómo van a confiar en la supuesta «alianza» los que en Panamá han visto con mal contenida impotencia que hay un salario para el yanqui y otro salario para el panameño, que ellos consideran raza inferior?

¿Qué pueden esperar los obreros con sus jornales de hambre, los trabajos más rudos, las condiciones más miserables, la desnutrición, las enfermedades y todos los males que incuba la miseria?

¿Qué les pueden decir, qué palabras, qué beneficios podrán ofrecerles los imperialistas a los mineros del cobre, del estaño, del hierro, del carbón, que dejan sus pulmones a beneficio de dueños lejanos e inclementes; a los padres e hijos de los maderales, de los cauchales, de los yerbazales, de las plantaciones fruteras, de los ingenios de café y de azúcar, de los peones en las pampas y en los llanos que amasan con su salud y con sus vidas las fortunas de los explotadores? ¿Qué pueden esperar estas masas inmensas que producen las riquezas que crean los valores, que ayudan a parir un nuevo mundo en todas partes, qué pueden esperar del imperialismo, esa boca insaciable, esa mano insaciable sin otro horizonte inmediato que la miseria, el desamparo más absoluto, la muerte fría y sin historia al fin?

¿Qué puede esperar esta clase, que ha cambiado el curso de la historia en otras partes del mundo, que ha revolucionado al mundo, que es vanguardia de todos los humildes y explotados, qué puede esperar del imperialismo, su más irreconciliable enemigo?

¿Qué puede ofrecer el imperialismo, qué clase de beneficio, qué suerte de vida mejor y más justa, qué motivo, qué aliciente, qué interés para superarse, para lograr trascender sus sencillos y primarios escalones, a maestros, a profesores, a profesionales, a intelectuales, a los poetas y a los artistas; a los que cuidan celosamente las generaciones de niños y jóvenes para que el imperialismo se cebe luego en ellos; a quienes viven con sueldos humillantes en la mayoría de los países; a los que sufren las limitaciones de su expresión política y social en casi todas partes; que no sobrepasan, en sus posibilidades económicas, más que la simple línea de sus precarios recursos y compensaciones, enterrados en una vida gris y sin horizontes que acaba en una jubilación que entonces ya no cubre ni la mitad de los gastos? ¿Qué «beneficios» o «alianzas» podrá ofrecerles el imperialismo que no sean las que redunden en su total provecho? Si les crea fuentes de ayuda a sus profesiones, a sus artes, a sus publicaciones, es siempre en el bien entendido de que sus producciones deberán reflejar sus intereses, sus objetivos, sus «nadas».

Las novelas que traten de reflejar la realidad del mundo, de sus aventuras rapaces; los poemas que quieran traducir protestas por su avasallamiento, por su ingerencia en la vida, en la mente, en las vísceras de sus países y pueblos; las artes combativas que pretenden apresar en sus expresiones las formas y contenido de su agresión y constante presión sobre todo lo que vive y alienta progresivamente, todo lo que es revolucionario; lo que enseña; lo que trata de guiar, lleno de luz y de conciencia, de claridad y de belleza, a los hombres y a los pueblos a mejores destinos, hacia más altas cumbres del pensamiento, de la vida y de la justicia, encuentra la reprobación más encarnizada del imperialismo; encuentra la valla, la condena, la persecución maccarthista. Sus prensas se les cierran; su nombre es borrado de las columnas y se aplica la losa del silencio más atroz..., que es, entonces –una contradicción más del imperialismo–, cuando el escritor, el poeta, el pintor, el escultor, el creador en cualquier material, el científico, empiezan a vivir de verdad, a vivir en la lengua del pueblo, en el corazón de millones de hombres del mundo. El imperialismo todo lo trastrueca, lo deforma, lo canaliza por sus vertientes para su provecho, hacia la multiplicación de su dólar; comprando palabras o cuadros, o mudez, o transformando en silencio la expresión de los revolucionarios, de los hombres progresistas, de los que luchan por el pueblo y sus problemas.

No podíamos olvidar en este triste cuadro la infancia desvalida, desatendida; la infancia sin porvenir de América. América, que es un continente de natalidad elevada, tiene también una mortalidad elevada. La mortalidad de niños de menos de un año, en once países, ascendía hace pocos años a ciento veinticinco por mil, y en otros diecisiete, a noventa niños. En ciento dos países del mundo, en cambio, esa tasa alcanza a cincuenta y uno. En América, pues, se mueren tristemente, desatendidamente, setenta y cuatro niños en cada mil, en el primer año de su nacimiento. Hay países latinoamericanos en los que esa tasa alcanza, en algunos lugares, a trescientos por mil; miles y miles de niños hasta los siete años mueren en América de enfermedades increíbles: diarreas, pulmonías, desnutrición, hambre; miles y miles, de otras enfermedades, sin atención en los hospitales, sin medicinas; miles y miles ambulan, heridos de cretinismo endémico, paludismo, tracoma y otros males producidos por las contaminaciones, la falta de agua y otras necesidades. Males de esta naturaleza son una cadena en los países americanos en donde agonizan millares y millares de niños, hijos de parias, hijos de pobres y de pequeños burgueses con vida dura y precarios medios.

Los datos, que serán redundantes, son de escalofrío. Cualquier publicación oficial de los organismos internacionales los reúne por cientos.

En los aspectos educacionales, indigna pensar el nivel de incultura que padece esta América. Mientras que Estados Unidos logra un nivel de ocho y nueve años de escolaridad en la población de quince años en adelante, América Latina, saqueada y esquilmada por ellos, tiene menos de un año escolar aprobado como nivel en esas mismas edades. E indigna más aún cuando sabemos que de los niños entre cinco y catorce años solamente están matriculados en algunos países un 20 por 100 y en los de más alto nivel el 60 por 100. Es decir, que más de la mitad de la infancia de América Latina no concurre a la escuela. Pero el dolor sigue creciendo cuando comprobamos que la matrícula de los tres primeros grados comprende más del 80 por 100 de los matriculados; y que en el grado sexto, la matrícula fluctúa apenas entre seis y veintidós alumnos de cada cien que comenzaron en el primero. Hasta en los países que creen haber atendido a su infancia, ese porcentaje de pérdida escolar entre el primero y el sexto grado es del 73 por 100 como promedio. En Cuba, antes de la Revolución, era del 74 por 100. En la Colombia de la «democracia representativa» es del 78 por 100. Y si se fija la vista en el campo, sólo el 1 por 100 de los niños llega, en el mejor de los casos, al quinto grado de enseñanza.

Cuando se investiga este desastre de ausentismo escolar, una causa es la que lo explica: la economía de miseria. Falta de escuelas, falta de maestros, falta de recursos familiares, trabajo infantil. En definitiva, el imperialismo y su obra de opresión y retraso.

El resumen de esta pesadilla que ha vivido América, de un extremo a otro, es que en este continente de casi doscientos millones de seres humanos, formado en sus dos terceras partes por los indios, los mestizos y los negros, por los «discriminados», en este continente de semicolonias, mueren de hambre, de enfermedades curables o vejez prematura alrededor de cuatro personas por minuto, de cinco mil quinientos al día, de dos millones por año, de diez millones cada cinco años. Esas muertes podrían ser evitadas fácilmente, pero sin embargo se producen. Las dos terceras partes de la población latinoamericana vive poco, y vive bajo la permanente amenaza de muerte. Holocausto de vidas que en quince años ha ocasionado dos veces más muertes que la guerra de 1914, y continúa... Mientras tanto, de América Latina fluye hacia los Estados Unidos un torrente continuo de dinero: unos cuatro mil dólares por minuto, cinco millones por día, dos mil millones por año, diez mil millones cada cinco años. Por cada mil dólares que se nos van, nos queda un muerto. Mil dólares por muerto: ese es el precio de lo que se llama imperialismo! ¡MIL DÓLARES POR MUERTO, CUATRO VECES POR MINUTO!

Mas a pesar de esta realidad americana, ¿para qué se reunieron en Punta del Este? ¿Acaso para llevar una sola gota de alivio a estos males? ¡No!

Los pueblos saben que en Punta del Este los cancilleres que expulsaron a Cuba se reunieron para renunciar a la soberanía nacional; que allí el Gobierno de Estados Unidos fue a sentar las bases no sólo para la agresión a Cuba, sino para intervenir en cualquier país de América contra el movimiento liberador de los pueblos; que Estados Unidos prepara a la América Latina un drama sangriento; que las oligarquías explotadoras, lo mismo que ahora renuncian al principio de la soberanía, no vacilarán en solicitar la intervención de las tropas yanquis contra sus propios pueblos y que con este fin la delegación norteamericana propuso un comité de vigilancia contra la subversión en la Junta Interamericana de Defensa, con facultades ejecutivas, y la adopción de medidas colectivas. Subversión para los imperialistas yanquis es la lucha de los pueblos hambrientos por el pan, la lucha de los campesinos por la tierra, la lucha de los pueblos contra la explotación imperialista. Comité de vigilancia en la Junta Interamericana de Defensa con facultades ejecutivas significa fuerza de represión continental contra los pueblos a las órdenes del Pentágono. Medidas colectivas significan desembarcos de infantes de Marina yanqui en cualquier país de América.

Frente a la acusación de que Cuba quiere exportar su revolución, respondemos: Las revoluciones no se exportan, las hacen los pueblos.

Lo que Cuba puede dar a los pueblos y ha dado ya es su ejemplo.

Y ¿qué enseña la Revolución Cubana? Que la revolución es posible, que los pueblos pueden hacerla, que en el mundo contemporáneo no hay fuerzas capaces de impedir el movimiento de liberación de los pueblos.

Nuestro triunfo no habría sido jamás factible si la revolución misma no hubiese estado inexorablemente destinada a surgir de las condiciones existentes en nuestra realidad económico-social, realidad que existe en grado mayor aún en un buen número de países de América Latina.

Ocurre inevitablemente que en las naciones donde es más fuerte el control de los monopolios yanquis, más despiadada la explotación de la oligarquía y más insoportable la situación de las masas obreras y campesinas, el poder político se muestra más férreo, los estados de sitio se vuelven habituales, se reprime por la fuerza toda manifestación de descontento de las masas, y el cauce democrático se cierra por completo, revelándose con más evidencia que nunca el carácter de brutal dictadura que asume el poder de las clases dominantes. Es entonces cuando se hace inevitable el estallido revolucionario de los pueblos.

Y si bien es cierto que en los países subdesarrollados de América la clase obrera es en general relativamente pequeña, hay una clase social que por las condiciones subhumanas en que vive constituye una fuerza potencial que, dirigida por los obreros y los intelectuales revolucionarios, tiene una importancia decisiva en la lucha por la liberación nacional: los campesinos.

En nuestros países se juntan las circunstancias de una industria subdesarrollada con un régimen agrario de carácter feudal. Es por eso que con todo lo duras que son las condiciones de vida de los obreros urbanos, la población rural vive aún en más horribles condiciones de opresión y explotación; pero es también, salvo excepciones, el sector absolutamente mayoritario en proporciones que a veces sobrepasa el 70 por 100 de las poblaciones latinoamericanas.

Descontando los terratenientes que muchas veces residen en las ciudades, el resto de esa gran masa libra su sustento trabajando como peones en las haciendas por salarios misérrimos, o labran la tierra en condiciones de explotación que nada tienen que envidiar a la Edad Media. Estas circunstancias son las que determinan que en América Latina la población pobre del campo constituya una tremenda fuerza revolucionaria potencial.

Los ejércitos, estructurados y equipados para la guerra convencional, que son la fuerza en que se sustenta el poder de las clases explotadoras, cuando tienen que enfrentarse a la lucha irregular de los campesinos en el escenario natural de éstas, resultan absolutamente impotentes; pierden diez hombres por cada combatiente revolucionario que cae, y la desmoralización cunde rápidamente en ellos al tener que enfrentarse a un enemigo invisible e invencible que no le ofrece ocasión de lucir sus tácticas de academia y sus fanfarrias de guerra, de las que tanto alarde hacen para reprimir a los obreros y a los estudiantes en las ciudades.

La lucha inicial de reducidos núcleos combatientes se nutre incesantemente de nuevas fuerzas, el movimiento de masas comienza a desatarse, el viejo orden se resquebraja poco a poco en mil pedazos y es entonces el momento en que la clase obrera y las masas urbanas deciden la batalla.

¿Qué es lo que desde el comienzo mismo de la lucha de esos primeros núcleos los hace invencibles, independientemente del número, el poder y los recursos de sus enemigos? El apoyo del pueblo, y con ese apoyo de las masas contarán en grado cada vez mayor. Pero el campesinado es una clase que, por el estado de incultura en que lo mantienen y el aislamiento en que vive, necesita la dirección revolucionaria y política de la clase obrera y los intelectuales revolucionarios, sin la cual no podría por sí sola lanzarse a la lucha y conquistar la victoria.

En las actuales condiciones históricas de América Latina, la burguesía nacional no puede encabezar la lucha antifeudal y antiimperialista. La experiencia demuestra que en nuestras naciones esa clase, aun cuando sus intereses son contradictorios con los del imperialismo yanqui, ha sido incapaz de enfrentarse a éste, paralizada por el miedo a la revolución social y asustada por el clamor de las masas explotadas.

Situadas ante el dilema imperialismo o revolución, sólo sus capas más progresistas estarán con el pueblo.

La actual correlación mundial de fuerzas y el movimiento universal de liberación de los pueblos coloniales y dependientes señalan a la clase obrera y a los intelectuales revolucionarios de América Latina su verdadero papel, que es el de situarse resueltamente a la vanguardia de la lucha contra el imperialismo y el feudalismo.

El imperialismo, utilizando los grandes monopolios cinematográficos, sus agencias cablegráficas, sus revistas, libros y periódicos reaccionarios acude a las mentiras más sutiles para sembrar divisionismo e inculcar entre la gente más ignorante el miedo y la superstición a las ideas revolucionarias que sólo a los intereses de los poderosos explotadores y a sus seculares privilegios pueden y deben asustar.

El divisionismo, producto de toda clase de prejuicios, ideas falsas y mentiras; el sectarismo, el dogmatismo, la falta de amplitud para analizar el papel que corresponde a cada capa social, a sus partidos, organizaciones y dirigentes, dificultan la unidad de acción imprescindible entre las fuerzas democráticas y progresistas de nuestros pueblos. Son vicios de crecimiento, enfermedades de la infancia del movimiento revolucionario que deben quedar atrás. En la lucha antiimperialista y antifeudal es posible vertebrar la inmensa mayoría del pueblo tras metas de liberación que unan el esfuerzo de la clase obrera, los campesinos, los trabajadores intelectuales, la pequeña burguesía y las capas más progresistas de la burguesía nacional. Estos sectores comprenden la inmensa mayoría de la población y aglutinan grandes fuerzas sociales capaces de barrer el dominio imperialista y la reacción feudal. En ese amplio movimiento pueden y deben luchar juntos por el bien de sus naciones, por el bien de sus pueblos y por el bien de América, desde el viejo militante marxista hasta el católico sincero que no tenga nada que ver con los monopolios yanquis y los señores feudales de la tierra.

Ese movimiento podría arrastrar consigo a los elementos progresistas de las fuerzas armadas, humilladas también por las misiones militares yanquis, la traición a los intereses nacionales de las oligarquías feudales y la inmolación de la soberanía nacional a los dictados de Washington.

Allí donde están cerrados los caminos de los pueblos, donde la represión de los obreros y campesinos es feroz, donde es más fuerte el dominio de los monopolios yanquis, lo primero y más importante es comprender que no es justo ni es correcto entretener a los pueblos con la vana y acomodaticia ilusión de arrancar, por vías legales que ni existen ni existirán, a las clases dominantes, atrincheradas en todas las posiciones del Estado monopolizadoras de la instrucción, dueñas de todos los vehículos de divulgación y poseedoras de infinitos recursos financieros, un poder que los monopolios y las oligarquías defenderán a sangre y fuego con la fuerza de sus policías y de sus ejércitos.

El deber de todo revolucionario es hacer la revolución.

Se sabe que en América y en el mundo la revolución vencerá, pero no es de revolucionarios sentarse en la puerta de su casa para ver pasar el cadáver del imperialismo. El papel de Job no cuadra con el de un revolucionario. Cada año que se acelere la liberación de América significará millones de niños que se salven para la vida, millones de inteligencias que se salven para la cultura, infinitos caudales de dolor que se ahorrarían los pueblos. Aun cuando los imperialistas yanquis preparen para América un drama de sangre, no lograrán aplastar las luchas de los pueblos, concitarán contra ellos el odio universal y será también el drama que marque el ocaso de su voraz y cavernícola sistema.

Ningún pueblo de América Latina es débil, porque forma parte de una familia de doscientos millones de hermanos que padecen las mismas miserias, albergan los mismos sentimientos, tienen el mismo enemigo, sueñan todos un mismo mejor destino y cuentan con la solidaridad de todos los hombres y mujeres honrados del mundo entero.

Con lo grande que fue la epopeya de la independencia de América Latina, con lo heroica que fue aquella lucha, a la generación de latinoamericanos de hoy le ha tocado una epopeya mayor y más decisiva todavía para la humanidad. Porque aquella lucha fue para librarse del poder colonial español, de una España decadente, invadida por los ejércitos de Napoleón. Hoy le toca la lucha de liberación frente a la metrópoli imperial más poderosa del mundo, frente a la fuerza más importante del sistema imperialista mundial y para prestarle a la humanidad un servicio todavía más grande del que le prestaron nuestros antepasados.

Pero esta lucha, más que aquélla, la harán las masas, la harán los pueblos; los pueblos van a jugar un papel mucho más importante que entonces; los hombres, los dirigentes importan e importarán en esta lucha menos de lo que importaron en aquélla.

Esta epopeya que tenemos delante la van a escribir las masas hambrientas de indios, de campesinos sin tierra, de obreros explotados, la van a escribir las masas progresistas; los intelectuales honestos y brillantes que tanto abundan en nuestras sufridas tierras de América Latina; lucha de masas y de ideas; epopeya que llevarán adelante nuestros pueblos maltratados y despreciados por el imperialismo, nuestros pueblos desconocidos hasta hoy, que ya empiezan a quitarle el sueño. Nos consideraba rebaño impotente y sumiso; y ya se empieza a asustar de ese rebaño; rebaño gigante de doscientos millones de latinoamericanos en los que advierte ya a sus sepultureros el capital monopolista yanqui.

Con esta humanidad trabajadora, con estos explotados infrahumanos, paupérrimos, manejados por los métodos de foete y mayoral no se ha contado o se ha contado poco. Desde los albores de la independencia sus destinos han sido los mismos: indios, gauchos, mestizos, zambos, cuarterones, blancos sin bienes ni rentas, toda esa masa humana que se formó en las filas de la «patria» que nunca disfrutó, que cayó por millones, que fue despedazada, que ganó la independencia de sus metrópolis para la burguesía, esa que fue desterrada de los repartos, siguió ocupando el último escalón de los beneficios sociales, siguió muriendo de hambre, de enfermedades curables, de desatención, porque para ella nunca alcanzaron los bienes salvadores: el simple pan, la cama de un hospital, la medicina que salva, la mano que ayuda.

Pero la hora de su reivindicación, la hora que ella misma se ha elegido, la viene señalando, con precisión, ahora, también de un extremo a otro del continente. Ahora, esta masa anónima, esta América de color, sombría, taciturna, que canta en todo el Continente con una misma tristeza y desengaño, ahora esta masa es la que empieza a entrar definitivamente en su propia historia, la empieza a escribir con su sangre, la empieza a sufrir y a morir. Porque ahora, por los campos y las montañas de América, por las faldas de sus sierras, por sus llanuras y sus selvas, entre la soledad o en el tráfico de las ciudades o en las costas de los grandes océanos y ríos, se empieza a estremecer este mundo lleno de razones, con los puños calientes de deseos de morir por lo suyo, de conquistar sus derechos casi quinientos años burlados por unos y por otros. Ahora sí, la historia tendrá que contar con los pobres de América, con los explotados y vilipendiados de América Latina, que han decidido empezar a escribir ellos mismos, para siempre, su historia. Ya se les ve por los caminos un día y otro, a pie, en marchas sin término de cientos de kilómetros, para llegar hasta los «olimpos» gobernantes a recabar sus derechos. Ya se les ve, armados de piedras, de palos, de machetes, de un lado y otro, cada día, ocupando las tierras, fincando sus garfios en la tierra que les pertenece y defendiéndola con su vida; se les ve, llevando sus cartelones, sus banderas sus consignas; haciéndolas correr en el viento por entre las montañas o a lo largo de los llanos. Y esa ola de estremecido rencor, de justicia reclamada, de derecho pisoteado que se empieza a levantar por entre las tierras de Latinoamérica, esa ola ya no parará más. Esa ola irá creciendo cada día que pase. Porque esa ola la forman los más mayoritarios en todos los aspectos, los que acumulan con su trabajo las riquezas, crean los valores, hacen andar las ruedas de la historia y que ahora despiertan del largo sueño embrutecedor a que los sometieron.

Porque esta gran humanidad ha dicho: «¡Basta!» y ha echado a andar. Y su marcha de gigantes, ya no se detendrá hasta conquistar la verdadera independencia, por la que ya han muerto más de una vez inútilmente. Ahora, en todo caso, los que mueran, morirán como los de Cuba, los de Playa Girón, morirán por su única, verdadera, irrenunciable independencia.

¡Patria o Muerte!
¡VENCEREMOS!


EL PUEBLO DE CUBA
La Habana Cuba Febrero 4 de 1962


Por buenosdiasamerica - 19/02/2005 1:58:17 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

CAMILO CIENFUEGOS
CAMILO, lealtad sin límite al pueblo y a Fidel

La inesperada desaparición de Camilo el 28 de octubre de 1959, poseedor de una hermosa y rica leyenda, que había sabido ganarse la admiración y el cariño de su pueblo, por sus hazañas y modestia, puso en tensión no solo las fuerzas oficiales sino que toda la nación se dedicó a su búsqueda, convencida de haber perdido algo que le pertenece.

Fueron 11 días de ininterrumpido trabajo dirigido personalmente por Fidel. Jornadas en las que todo el pueblo sufrió, al hacerse evidente, con el decursar de cada día, la dolorosa certidumbre de una desaparición definitiva.

Como consecuencia de una falsa noticia echada a rodar por los enemigos de la Revolución, al anunciar la radio que Camilo había sido encontrado, estalló la alegría de la espontánea emoción popular. Fue aquella falaz noticia una acción de caracteres tan malvados y reaccionariamente sutiles que, luego de desmentida, el pueblo lloró unánimemente en montes y ciudades. Sobre los hombros de los enemigos de la Revolución cayó la condena de la sensibilidad universal. ¿Por qué Camilo Cienfuegos ganó tan alto grado de admiración y cariño? ¿Por qué esa demostración masiva y espontánea del pueblo por encontrarlo? Estas dos preguntas tienen una sola respuesta: el pueblo, la Revolución y Camilo fueron siempre factores inseparables de una misma causa. Han transcurrido 45 años desde su triste pérdida, pero el tiempo, lejos de disipar esta huella, ha hecho cada día más concreta y definitiva su trascendencia en la conciencia política y la veneración patriótica de nuestro pueblo. ¿Por qué ha ocurrido esto?

La intensa vida revolucionaria de Camilo Cienfuegos experimentaba un acelerado proceso de maduración cuando la muerte súbita la tronchó prematuramente —a los 27 años de edad—, en el mismo momento en que la Revolución comenzaba la dura y decisiva etapa de su batalla frontal contra el imperialismo yanki y la contrarrevolución interna.

Ese proceso quedó truncado, pues, en el instante en que ya el jefe guerrillero invicto y audaz, alcanzaba también la talla de dirigente revolucionario íntegro y experimentado, entregado con todas sus fuerzas a la aplicación de la política de la Revolución y a la defensa de la causa del pueblo. No olvidemos a Fidel cuando dijo: "Camilo seguirá viviendo en hombres como él, y en hombres que se inspiren en él" .

Esa premonitoria frase ha sido una realidad en las miles de vidas entregadas en defensa de la Revolución, en el cumplimiento del deber internacionalista, en los Cinco Héroes prisioneros del imperialismo y en los millones de cubanos dispuestos a reeditar su ejemplo.

Aunque cayó cuando todo en realidad estaba aún por hacer, Camilo es, y será siempre, para nuestro pueblo ese difícil modelo de lo máximo que puede dar un hombre entregado a la causa de la Revolución, y que se define en una sola palabra: VANGUARDIA . Cuando nuestro Partido comenzaba a dar los primeros pasos en su organización, precisamente, Fidel expresó: "Durante los años de lucha en las montañas, nosotros siempre nos preocupábamos mucho por nuestra vanguardia, porque tenía tareas muy especiales y muy importantes: era la primera unidad en chocar con el enemigo si se emboscaba en los caminos, cuidar la ruta, montar guardia permanentemente. ¡Y allí, en el pelotón de la vanguardia de nuestra Columna estaba Camilo! ¡Eso es el Partido: la Vanguardia! "

Camilo, es cierto, no tenía la cultura de los libros, sino la inteligencia natural del pueblo. Durante su formación más temprana no parece haber estudiado la literatura marxista. Poseía, claro está, el denominador común que caracterizó a la Generación del Centenario que se lanzó a la lucha desde el zarpazo militar y en los años siguientes: Una apasionada identificación con las ideas martianas, un ansia irreductible por alcanzar para Cuba el sueño de una plena soberanía, el amor a la fraternidad humana, a la dignidad y a la honestidad de los hombres; dignidad y honestidad pública que había trazado maravillosa y estupendamente el Maestro.

Llevó a la lucha el instinto revolucionario de su hogar obrero, el amor a la causa de los humildes y explotados, la más absoluta pureza de ideales y el repudio hacia la explotación y la dominación imperialistas, los cuales no solo sufrió en carne propia como trabajador en Cuba —donde llegado el momento supo estrechar filas con los que estaban dispuestos a todo—, sino también como emigrado forzoso, en Estados Unidos.

Se formó política e ideológicamente a través de su vida de obrero explotado —en Cuba y en Estados Unidos—, así como en los campos de batalla de nuestro glorioso Ejército Rebelde. A su lado, creciendo junto a él, estuvo de manera excepcional el magisterio exigente y profundo de Fidel y de Che.

Figura de vanguardia, era motor impulsor del avance y la profundidad de todo el proceso revolucionario; pero, al mismo tiempo, recibía de este —de la lucha contra el enemigo interno y externo, de la estrecha relación con las masas y del vínculo entrañable con Fidel y demás compañeros de la Revolución— el impulso que lo convertía en un dirigente político popular cada día más pleno, más profundo, más integral.

Es por eso que en una entrevista realizada pocas semanas después del triunfo del Primero de Enero, Camilo ofreció una síntesis que expresa lo radical y pleno de su pensamiento político y revolucionario: "El proceso revolucionario actual, donde el alma, el corazón y el coraje de nuestra generación se ha entregado a la causa de la libertad, no es más que la continuación de la gesta libertaria, iniciada en el 68, continuada en el 95 y frustrada durante la República. Los ideales de liberación, de justicia social, política y económica por las cuales murió nuestro Apóstol, son las razones de nuestra lucha" .

Frente a los intentos de confundir y dividir a los revolucionarios y al pueblo, su incesante prédica por la unidad. En Sagua la Grande, ante la tumba de los caídos el 9 de Abril, fue este su ardiente llamamiento: "... pedimos que en silencio, como hacen los hombres y mujeres de honor, juremos en silencio que nada ni nadie nos dividirá, que nada ni nadie detendrá la Revolución y que todos preferiremos mil veces caer muertos antes que rendirnos al enemigo o antes que la Revolución se detenga. ¡Yo juro, aquí, que el pensamiento de esos revolucionarios no será traicionado!"

En el corazón combatiente de Camilo latía con fuerza extraordinaria la causa de los obreros y los campesinos explotados. Es conocida cuánta atención dedicó durante la lucha insurreccional a la organización democrática y combativa de unos y de otros. ¿Quién no recuerda su confianza, su devoción y su vinculación a las masas en los meses posteriores al triunfo popular? En toda su actividad se revelaba una profunda comprensión acerca de la necesidad de la alianza entre los obreros y los campesinos, unida a su convicción de que eran las clases trabajadoras y explotadas las llamadas a llevar adelante, conscientemente, el proceso revolucionario.

De ello dio ejemplo en sus relaciones con los que estuvieron a su lado durante la guerra. Es ampliamente conocida, asimismo, la labor persuasiva y la altura revolucionaria con que trabajó a su llegada al Norte de Las Villas, por lograr la unidad entre todos los combatientes en la zona. En la lucha por la unidad, Camilo sabía actuar con tacto, aunque con energía, haciendo prevalecer las consideraciones de principio por encima de cualquier tipo de estrechez mental o de limitación ideológica. La política de amplia unidad en la lucha contra la tiranía y posteriormente, trazada por Fidel, tuvo en ese sencillo héroe uno de sus artífices más inteligentes, diestros y firmes.

Hay una foto, ya histórica, que se ha convertido con justicia en símbolo del triunfo de nuestra Revolución. Fue tomada el 8 de enero de 1959, al cabo de seis años de la dura lucha que se inició en el Moncada, se continuó en la cárcel, en el exilio, en la expedición libertadora del Granma y, la invasión rebelde, finalmente, culminó tras 25 meses de heroica guerra revolucionaria en las montañas, campos y ciudades: Fidel entra victorioso en La Habana; el pueblo lo aclama con desbordada manifestación de júbilo, a su lado, ametralladora en mano, montando guardia junto al jefe de la Revolución, como en los primeros y azarosos días de la Sierra Maestra, va Camilo.

Pudiera decirse que esta foto es también como un símbolo del cariño entrañable, la devoción fraterna y la lealtad infinita de Camilo hacia Fidel, que nuestro Comandante en Jefe reciprocaba a su vez con el afecto y la confianza más absolutos. Esos sentimientos de completa identidad de criterios y de hermandad revolucionaria entre Fidel y los principales luchadores de nuestra Revolución —como ocurre de manera singular en el caso de Camilo—, van mucho más allá de una simple y hermosa expresión de afinidad y compañerismo, para convertirse en un hecho de extraordinaria importancia política e ideológica. Ellos son exponentes de la unidad indestructible del núcleo dirigente de la Revolución cubana, cimentada en la comunidad de ideales y en el acatamiento de la jefatura y la guía esclarecida de Fidel. Razón por la que Che dijo: "Camilo era un devoto de la lealtad que la usaba en dos grandes líneas con el mismo resultado; tan devoto de la lealtad personal hacia Fidel que encarnaba como nadie, y era devoto de la voluntad del pueblo; pueblo y Fidel marchan unidos y así marchaban unidas las devociones de Camilo" .

¿Cuál es, podríamos preguntarnos ahora, el rasgo principal del pensamiento político y revolucionario de Camilo Cienfuegos? En primer lugar, su conciencia acerca del sentido profundo de la Revolución. Para él, esta no podría detenerse en la simple satisfacción de las demandas más perentorias del pueblo; por el contrario, debía ir hacia la transformación radical de la situación económica y social que había servido de sustento a la corrupción y la politiquería imperantes, y había permitido, finalmente, la aparición de la sangrienta tiranía de Batista. En fin, Camilo comprendía que en esa tarea creadora y definitiva, la Revolución tendría al imperialismo norteamericano como su enemigo inexorable. En Camagüey, el 21 de octubre de 1959, dijo:

"Esa Revolución irá hasta sus límites finales. Esa Revolución irá hacia la meta trazada, esa Revolución, como en los días de la guerra, tiene solo dos caminos: `vencer o morir (...) esta Revolución es justa y que se hace no para privilegios de unos cuantos, no para amparar intereses, no para defender a los latifundistas, a los hacendados que por siempre escarnecieron, que por siempre abusaron, que por siempre atropellaron al pueblo de Cuba..."

Cuando el pueblo se concentró frente al Palacio Presidencial, el 26 de octubre de 1959, Camilo fue el intérprete de este sentimiento: "... no importan las traiciones arteras y cobardes que puedan hacer a este pueblo y a esta Revolución, que no importa que vengan aviones mercenarios tripulados por criminales de guerra y amparados por intereses poderosos del gobierno norteamericano, porque aquí hay un pueblo que no se deja confundir por los traidores, hay un pueblo que no le teme a la aviación mercenaria..."

¿Qué era Camilo?, nos preguntamos hoy. Y respondemos sin vacilación: Camilo era un revolucionario de cuerpo entero, modelo insuperable de combatiente y de vanguardia; hombre de pensamiento radical y antiimperialista; revolucionario surgido del pueblo en el que latía y se desarrollaba aceleradamente un comunista cabal, de sentimientos y de corazón.





Por carlosleon - 18/02/2005 1:08:52 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

La Guerra de Guerrillas
Che Guevara


La Guerra de Guerrillas

----------------------------------------------------------- -------------------

A Camilo
Este trabajo pretende colocarse bajo la advocación de Camilo Cienfuegos, quien debía leerlo y corregirlo pero cuyo destino le ha impedido esa tarea. Todas estas líneas y las que siguen pueden considerarse como un homenaje del Ejército Rebelde a su gran Capitán, al más grande jefe de guerrillas que dio esta revolución, al revolucionario sin tacha y al amigo fraterno.

Camilo fue el compañero de cien batallas, el hombre de confianza de Fidel en los momentos difíciles de la guerra y el luchador abnegado que hizo siempre del sacrificio un instrumento para templar su carácter y forjar el de la tropa. Creo que él hubiera aprobado este manual donde se sintetizan nuestras experiencias guerrilleras, porque son el producto de la vida misma, pero él le dio a la armazón de letras aquí expuesta la vitalidad esencial de su temperamento, de su inteligencia y de su audacia, que sólo se logran en tan exacta medida en ciertos personajes de la Historia.

Pero no hay que ver a Camilo como un héroe aislado realizando hazañas maravillosas al solo impulso de su genio, sino como una parte misma del pueblo que lo formó, como forma sus héroes, sus mártires o sus conductores en la selección inmensa de la lucha, con la rigidez de las condiciones bajo las cuales se efectuó. No sé si Camilo conocía la máxima de Dantón sobre los movimientos revolucionarios, «audacia, audacia y más audacia»; de todas maneras, la practicó con su acción, dándole además el condimento de las otras condiciones necesarias al guerrillero: el análisis preciso y rápido de la situación y la meditación anticipada sobre los problemas a resolver en el futuro.

Aunque estas líneas, que sirven de homenaje personal y de todo un pueblo a nuestro héroe, no tienen el objeto de hacer su biografía o de relatar sus anécdotas, Camilo era hombre de ellas, de mil anécdotas, las creaba a su paso con naturalidad. Es que unía a su desenvoltura y a su aprecio por el pueblo, su personalidad; eso que a veces se olvida y se desconoce, eso que imprimía el sello de Camilo a todo lo que le pertenecía: el distintivo precioso que tan pocos hombres alcanzan de dejar marcado lo suyo en cada acción. Ya lo dijo Fidel: no tenía la cultura de los libros, tenía la inteligencia natural del pueblo, que lo había elegido entre miles para ponerlo en el lugar privilegiado a donde llegó, con golpes de audacia, con tesón, con inteligencia y devoción sin pares. Camilo practicaba la lealtad como una religión; era devoto de ella; tanto de la lealtad personal hacia Fidel, que encarna como nadie la voluntad del pueblo, como la de ese mismo pueblo; pueblo y Fidel marchan unidos y así marchaban las devociones del guerrillero invicto.

¿Quién lo mató?

Podríamos mejor preguntarnos: ¿quién liquidó su ser físico? porque la vida de los hombres como él tiene su más allá en el pueblo; no acaba mientras éste no lo ordene.

Lo mató el enemigo, lo mató porque quería su muerte, lo mató porque no hay aviones seguros, porque los pilotos no pueden adquirir toda la experiencia necesaria, porque, sobrecargado de trabajo, quería estar en pocas horas en La Habana... y lo mató su carácter. Camilo, no medía el peligro, lo utilizaba como una diversión, jugaba con él, lo toreaba, lo atraía y lo manejaba; en su mentalidad de guerrillero no podía una nube detener o torcer una línea trazada.

Fue allí, cuando todo un pueblo lo conocía, lo admiraba y lo quería; pudo haber sido antes y su historia sería la simple de un capitán guerrillero. Habrá muchos Camilos, dijo Fidel; y hubo Camilos, puedo agregar, Camilos que acabaron su vida antes de completar el ciclo magnífico que él ha cerrado para entrar en la Historia, Camilo y los otros Camilos (los que no llegaron y los que vendrán), son el índice de las fuerzas del pueblo, son la expresión más alta de lo que puede llegar a dar una nación, en pie de guerra para la defensa de sus ideales más puros y con la fe puesta en la consecución de sus metas más nobles.

No vamos a encasillarlo, para aprisionarlo en moldes, es decir matarlo. Dejémoslo así, en líneas generales, sin ponerle ribetes precisos a su ideología socio-económica que no estaba perfectamente definida; recalquemos sí, que no ha habido en esta guerra de liberación un soldado comparable a Camilo. Revolucionario cabal, hombre del pueblo, artífice de esta revolución que hizo la nación cubana para sí, no podía pasar por su cabeza la más leve sombra del cansancio o de la decepción. Camilo, el guerrillero, es objeto permanente de evocación cotidiana, es el que hizo esto o aquello, «una cosa de Camilo», el que puso su señal precisa e indeleble a la Revolución cubana, el que está presente en los otros que no llegaron y en aquellos que están por venir. En su renuevo continuo e inmortal, Camilo es la imagen del pueblo.

Capitulo I.
Principios generales de la lucha guerrillera


1. Esencia de la lucha guerrillera

La victoria armada del pueblo cubano sobre la dictadura batistiana ha sido, además del triunfo épico recogido por los noticieros del mundo entero, un modificador de viejos dogmas sobre la conducta de las masas populares de la América Latina, demostrando palpablemente la capacidad del pueblo para liberarse de un gobierno que lo atenaza, a través de la lucha guerrillera.

Consideramos que tres aportaciones fundamentales hizo la Revolución cubana a la mecánica de los movimientos revolucionarios en América, son ellas: (1) Las fuerzas populares pueden ganar una guerra contra el ejército. (2) No siempre hay que esperar a que se den todas las condiciones para la revolución; el foco insurreccional puede crearlas. (3) En la América subdesarrollada el terreno de la lucha armada debe ser fundamentalmente el campo.

De estas tres aportaciones, las dos primeras luchan contra la actitud quietista de revolucionarios o seudorrevolucionarios que se refugian, y refugian su inactividad, en el pretexto de que contra el ejército profesional nada se puede hacer, y algunos otros que se sientan a esperar a que, en una forma mecánica, se den todas las condiciones objetivas y subjetivas necesarias, sin preocuparse de acelerarlas. Claro como resulta hoy para todo el mundo, estas dos verdades indubitables fueron antes discutidas en Cuba y probablemente sean discutidas en América también.

Naturalmente, cuando se habla de las condiciones para la revolución no se puede pensar que todas ellas se vayan a crear por el impulso dado a las mismas por el foco guerrillero. Hay que considerar siempre que existe un mínimo de necesidades que hagan factible el establecimiento y consolidación del primer foco. Es decir, es necesario demostrar claramente ante el pueblo la imposibilidad de mantener la lucha por las reivindicaciones sociales dentro del plano de la contienda cívica. Precisamente, la paz es rota por las fuerzas opresoras que se mantienen en el poder contra el derecho establecido.

En estas condiciones, el descontento popular va tomando formas y proyecciones cada vez más afirmativas y un estado de resistencia que cristaliza en un momento dado en el brote de lucha provocado inicialmente por la actitud de las autoridades.

Donde un gobierno haya subido al poder por alguna forma de consulta popular, fraudulenta o no, y se mantenga al menos una apariencia de legalidad constitucional, el brote guerrillero es imposible de producir por no haberse agotado las posibilidades de la lucha cívica.

El tercer aporte es fundamentalmente de índole estratégica y debe ser una llamada de atención a quienes pretenden con criterios dogmáticos centrar la lucha de las masas en los movimientos de las ciudades, olvidando totalmente la inmensa participación de la gente del campo en la vida de todos los países subdesarrollados de América. No es que se desprecie las luchas de masas obreras organizadas, simplemente se analiza con criterio realista las posibilidades, en las condiciones difíciles de la lucha armada, donde las garantías que suelen adornar nuestras constituciones están suspendidas o ignoradas. En estas condiciones los movimientos obreros deben hacerse clandestinos, sin armas, en la ilegalidad y arrastrando peligros enormes; no es tan difícil la situación en campo abierto, apoyados los habitantes por la guerrilla armada y en lugares donde las fuerzas represivas no pueden llegar.

Independientemente de que después hagamos un cuidadoso análisis, estas tres conclusiones que se desprenden de la experiencia revolucionaria cubana las apuntamos hoy a la cabeza de este trabajo por considerarlas nuestro aporte fundamental.

La guerra de guerrilla, base de la lucha de un pueblo por redimirse, tiene diversas características, facetas distintas, aun cuando exista siempre la misma voluntad esencial de liberación. Es obvio, y los tratadistas sobre el tema lo han dicho sobradamente, que la guerra responde a una determinada serie de leyes científicas, y quien quiera que vaya contra ellas, irá a la derrota. La guerra de guerrillas, como fase de la misma, debe regirse por todas ellas; pero por su aspecto especial, tiene, además, una serie de leyes accesorias que es preciso seguir para llevarla hacia adelante. Es natural que las condiciones geográficas y sociales de cada país determinen el modo y las formas peculiares que adoptará la guerra de guerrillas, pero sus leyes esenciales tienen vigencia para cualquier lucha de este tipo.

Encontrar las bases en que se apoya este tipo de lucha, las reglas a seguir por los pueblos que buscan su liberación; teorizar lo hecho, estructurar y generalizar esta experiencia para el aprovechamiento de otros, es nuestra tarea del momento.

Lo primero que hay que establecer es quiénes son los combatientes en una guerra de guerrillas. De un lado tenemos el núcleo opresor y su agente, el ejército profesional, bien armado y disciplinado, que, en muchos casos, puede contar con el apoyo extranjero y el de pequeños núcleos burocráticos, paniaguados al servicio de ese núcleo opresor. Del otro, la población de la nación o región de que se trate. Es importante destacar que la lucha guerrillera es una lucha de masas, es una lucha de pueblo: la guerrilla, como núcleo armado, es la vanguardia combatiente del mismo, su gran fuerza radica en la masa de la población. No debe considerarse a la guerrilla numéricamente inferior al ejército contra el cual combate, aunque sea inferior su potencia de fuego. Por esto es preciso acudir a la guerra de guerrillas cuando se tiene junto a sí un núcleo mayoritario y para defenderse de la opresión un número infinitamente menor de armas.

El guerrillero cuenta, entonces, con todo el apoyo de la población del lugar. Es una cualidad sine qua non. Y se ve muy claro, tomando como ejemplo gavillas de bandoleros que operan en una región; tienen todas las características del ejército guerrillero: homogeneidad, respeto al jefe, valentía, conocimiento del terreno, y muchas veces, hasta cabal apreciación de la táctica a emplear. Falta sólo el apoyo del pueblo; e inevitablemente estas gavillas son detenidas o exterminadas por la fuerza pública.

Analizado el modo operacional de la guerrilla, su forma de lucha y comprendiendo su base de masas sólo nos resta preguntar: ¿por qué lucha el guerrillero? Tenemos que llegar a la conclusión inevitable de que el guerrillero es un reformador social, que empuña las armas respondiendo a la protesta airada del pueblo contra sus opresores y que lucha por cambiar el régimen social que mantiene a todos sus hermanos desarmados en el oprobio o la miseria. Se lanza contra las condiciones especiales de la institucionalidad de un momento dado y se dedica a romper, con todo el vigor que las circunstancias permitan, los moldes de esa institucionalidad.

Cuando analicemos más a fondo la táctica de guerra de guerrillas, veremos que el guerrillero debe tener un conocimiento cabal del terreno que pisa, sus trillos de acceso y escape, posibilidades de maniobrar con rapidez, apoyo del pueblo, naturalmente y lugares donde esconderse. Todo esto indica que el guerrillero ejercerá su acción en lugares agrestes y poco poblados, y en estos parajes, la lucha del pueblo por sus reivindicaciones se sitúa preferentemente y, hasta casi exclusivamente, en el plano del cambio de la composición social de la tenencia de la tierra, es decir, el guerrillero es, ante todo, un revolucionario agrario. Interpreta los deseos de la gran masa campesina de ser dueña de la tierra, dueña de sus medios de producción, de sus animales, de todo aquello que ha anhelado durante años, de lo que constituye su vida y constituirá también su cementerio.

Para la corriente interpretación de la guerra de guerrillas debe establecerse que hay dos tipos diferentes, uno de los cuales, el de ser una forma de lucha complementaria a la de los grandes ejércitos regulares tal como el caso de las guerrillas ukranianas en la Unión Soviética, no interesa para este análisis. Nos interesa el caso de un grupo armado que va progresando en la lucha contra el poder constituido, sea colonial o no, que se establece como base única y que va progresando en los medios rurales. En todos estos casos, cualquiera que sea la estructura ideológica que anime la lucha, la base económica está dada por la aspiración a la tenencia de la tierra.

La China de Mao se inicia como un brote de los núcleos obreros del Sur que es derrotado y casi aniquilado. Solamente se estabiliza e inicia su marcha ascendente cuando después de la gran marcha del Yenán se asienta en territorios rurales y coloca como base de reivindicaciones la reforma agraria. La lucha de Ho Chi Minh en Indochina se basa en los campesinos arroceros oprimidos por el yugo colonial francés y con esa fuerza va progresando hasta derrotar a los colonialistas. En ambos casos hay un paréntesis de guerra patriótica contra el invasor japonés, pero no se desvanece la base económica de lucha por la tierra. En el caso de Argelia, la gran idea del nacionalismo árabe tiene su réplica económica en el usufructo de la casi totalidad de las tierras laborables de Argelia por un millón de colonos franceses, y en algunos países como Puerto Rico, donde las condiciones particulares de la Isla no han permitido un brote guerrillero, el espíritu nacionalista herido en lo más profundo por la discriminación que se comete a diario contra ellos tiene como base la aspiración del campesino (aunque ya muchas veces esté proletarizado) por la tierra que le arrebata el invasor yanqui y esta misma idea central fue la que animaba, aunque en diferentes proyecciones, a los hacendados pequeños, campesinos y esclavos de las haciendas orientales de Cuba que cerraron filas para defender juntos el derecho a la posesión de la tierra, durante la guerra de liberación de los 30 años.

Pese a características especiales que la convierten en un tipo de guerra, y teniendo en cuenta las posibilidades de desarrollo de la guerra de guerrillas, que se transforma, con el aumento de la potencialidad del núcleo operante en una guerra de posiciones, debe considerarse que este tipo de lucha es un embrión de la misma, un proyecto; las posibilidades de crecimiento de la guerrilla y de cambiar el tipo de pelea hasta llegar a una guerra convencional son tantas como las posibilidades de derrotar al enemigo en cada una de las distintas batallas, combates o escaramuzas que se libren. Por eso, un principio fundamental es que no se debe dar, de ninguna manera, batalla que no se gane, combate o escaramuza que no se gane. Hay una definición antipática que expresa: «el guerrillero es el jesuita de la guerra». Indica con esto una cualidad de alevosía, de sorpresa, de nocturnidad, que son evidentemente elementos esenciales de la lucha guerrillera. Es naturalmente, un jesuitismo especial impulsado por las circunstancias que obligan a tomar en algunos momentos una determinación diferente de las concepciones románticas y deportivas con que se nos pretende hacer creer que hace la guerra.

La guerra es siempre una lucha donde ambos contendientes tratan de aniquilar uno al otro. Recurrirán entonces a todas las triquiñuelas, a todos los trucos posibles, para conseguir este resultado, además de la fuerza. Las estrategias y las tácticas militares son la representación de las aspiraciones del grupo que analiza y del modo de llevar a cabo estas aspiraciones, y este modo contempla el aprovechamiento de todos los puntos débiles del enemigo. Desmenuzando, en una guerra de posiciones, la acción de cada pelotón de un gran núcleo de ejército, se observan las mismas características, en cuanto a la lucha individual, que las que se presentarán en la guerrilla. Hay alevosía, hay nocturnidad, hay sorpresa, y cuando no se producen, es porque es imposible tomar desprevenidos a quienes están enfrente vigilando. Pero como la guerrilla es una división de por sí, y como hay grandes zonas de terrenos no vigiladas por el enemigo, siempre se pueden realizar estas tareas de manera de asegurar la sorpresa, y es deber del guerrillero hacerlo.

«Muerde y huye» le llaman algunos despectivamente, y es exacto. Muerde y huye, espera, acecha, vuelve a morder y a huir y así sucesivamente, sin dar descanso al enemigo. Hay en todo esto, al parecer, una actitud negativa; esa actitud de retirada, de no dar combates frontales, sin embargo, todo es consecuente con la estrategia general de la guerra de guerrillas, que es igual en su fin último a la de una guerra cualquiera: lograr el triunfo, aniquilar al enemigo.

Queda bien establecido que la guerra de guerrillas es una fase la guerra que no tiene de por sí oportunidades de lograr el triunfo, es además una de las fases primarias de la guerra y se irá desenvolviendo y desarrollando hasta que el Ejército Guerrillero, en su crecimiento constante, adquiera las características de un Ejército Regular. En ese momento estará listo para aplicar golpes definitivos al enemigo y acreditarse la victoria. El triunfo será siempre el producto de un Ejército Regular, aunque sus orígenes sean el de un Ejército Guerrillero.

Ahora bien, así como el general de una división no tiene que morir en una guerra moderna al frente de sus soldados, el guerrillero, que es general de sí mismo, no debe morir en cada batalla; está dispuesto a dar su vida, pero precisamente, la cualidad positiva de esta guerra de guerrillas es que cada uno de los guerrilleros está dispuesto a morir, no por defender un ideal sino por convertirlo en realidad. Esa es la base, la esencia de la lucha de guerrillas. El milagro por el cual un pequeño núcleo de hombres, vanguardia armada del gran núcleo popular que los apoya, viendo más allá del objetivo táctico inmediato, va decididamente a lograr un ideal, a establecer una sociedad nueva, a romper los viejos moldes de la antigua, a lograr, en definitiva, la justicia social por la que la lucha.

Consideradas así todas las palabras despectivas adquieren su verdadera grandeza, la grandeza del fin a que están destinadas, y conste que no se hablaba de medios retorcidos para llegar al fin; la actitud de lucha, esa actitud que no debe desmayar en ningún momento, es inflexibilidad frente a los grandes problemas del objetivo final, es también la grandeza del guerrillero.




2. Estrategia guerrillera

En la terminología guerrera, se entiende por estrategia el análisis de los objetivos a lograr, considerando una situación militar total y las formas globales de lograr estos objetivos.

Para una correcta apreciación estratégica, desde el punto de vista de la guerrilla, es necesario analizar profundamente cuál será el modo de actuar del enemigo. Si en algún momento es válida la apreciación de que el objetivo final es destruir completamente la fuerza opositora, en el caso de una guerra civil de este tipo se encuentra el ejemplo clásico: el enemigo tendrá que procurar la destrucción total de cada uno de los componentes de la guerrilla; y el guerrillero, a la inversa, debe analizar los recursos con que cuenta el contrario para tratar de llegar a esa solución; los medios con que cuenta en hombres, en movilidad, en apoyo popular, en armamento y en capacidad de dirección. Debemos adecuar nuestra estrategia a estos estudios, considerando siempre el objetivo final de derrotar al ejército enemigo.

Hay aspectos fundamentales a estudiar: el armamento, por ejemplo, la forma de utilizar ese armamento; analizar exactamente cuál es el valor de un tanque en una lucha de este tipo, cuál el de un avión, analizar cuáles son las armas del enemigo, su parque, sus costumbres; porque el aprovisionamiento más importante de la fuerza guerrillera, está precisamente en el armamento enemigo. Si hay posibilidad de elección debe preferir el mismo tipo que el usado por éste, pues el más grande enemigo de la guerrilla es la falta de parque, que debe proveer el contrincante.

Una vez hecho esto, graduados y analizados los objetivos a lograr, hay que ir estudiando el ordenamiento de los pasos para la consecución del objetivo final, ordenamiento que se preverá, pero que se irá modificando en el transcurso de la lucha y adecuando a la serie de circunstancias no previstas que puedan surgir durante la misma.

En el primer momento, lo esencial para el guerrillero será no dejarse destruir. Paso a paso, será más fácil para los integrantes de la guerrilla o de las diferentes guerrillas, adaptarse al medio de vida y convertir en una acción cotidiana y, como tal, fácil el huir, despistar a las fuerzas que están lanzadas en su persecución. Logrado este objetivo, tomando posiciones cuya inaccesibilidad impida al enemigo llegar hasta ellos, o consiguiendo fuerzas que disuadan a éste de atacar, debe procederse al debilitamiento gradual del mismo, debilitamiento que se provocará en el primer momento en los lugares más cercanos a los puntos de lucha activa contra la guerrilla, y, posteriormente, se irá profundizando en territorio enemigo, atacando sus comunicaciones, atacando luego, o molestando, las bases de operaciones y las bases centrales, hostigándolo en forma total en la medida de las posibilidades de las fuerzas guerrilleras.

El golpeteo debe ser constante. Al soldado enemigo que esté en un lugar de operaciones no se le debe dejar dormir, las postas deben ser atacadas y liquidadas sistemáticamente. Debe darse en todo momento la impresión de que un cerco completo rodea al adversario; en las zonas boscosas y quebradas, durante todo el día, en las zonas llanas o fácilmente permeables por patrullas adversarias, durante la noche. Para hacer todo esto, es necesaria la cooperación absoluta del pueblo y el conocimiento perfecto del terreno. Dos condiciones cuya necesidad apunta en cada minuto de la vida del guerrillero. Por eso hay que establecer, al mismo tiempo que centros de estudio de las zonas de operaciones y centros de estudio de las zonas de operaciones futuras, trabajo popular intensivo, explicando los motivos de la revolución, los fines de esta misma revolución y diseminando la verdad incontrovertible de que en definitiva contra el pueblo no se puede vencer. Quien no sienta esta verdad indubitable no puede ser guerrillero.

Este trabajo popular debe centralizarse en el primer momento sobre la discreción, es decir, debe pedirse a cada campesino, a cada miembro de la sociedad donde se actúa, que no comenten lo que vean u oigan; después buscará la ayuda de habitantes cuya lealtad a la revolución ofrezca mayores garantías, posteriormente se utilizará a esas personas en tareas de contacto, de transporte de mercancías o de armas de prácticos en las zonas que él conozca, y más tarde, se puede llegar a la acción de masas ya organizadas en los centros de trabajo, cuyo resultado final será la huelga general.

La huelga es un factor importantísimo en la guerra civil, pero para llegar a ella es necesario una serie de complementos que no se dan siempre y que, espontáneamente, se dan muy pocas veces, hay que ir a crear los factores necesarios y esta creación se basa en la explicación de los motivos de la revolución, en la demostración de las fuerzas del pueblo y de sus posibilidades.

Se puede también recurrir a determinados grupos muy homogéneos y que tienen que demostrar eficacia previa en labores menos peligrosas para hacer sabotaje, que es otra de las terribles armas de la guerrilla; se puede paralizar ejércitos enteros, se puede detener la vida industrial de una zona, quedando los habitantes de una ciudad sin industria, sin luz, sin agua, sin comunicaciones de ninguna clase, sin poder arriesgarse a salir sino a determinadas horas, por una carretera. Si se logra todo esto, la moral de los enemigos va decayendo, va decayendo la moral de sus unidades combatientes y se torna madura la fruta para arrancarla en el momento preciso.

Todo esto presupone un aumento del territorio, abarcado por la acción guerrillera, pero nunca se debe ir a un aumento exagerado de ese territorio. Hay que conservar siempre una base de operaciones fuerte y continuar fortaleciéndola durante el curso de la guerra. Hay que utilizar medidas de adoctrinamiento de los habitantes de la zona, medidas de saneamiento contra los enemigos irreconciliables de la revolución y perfeccionar todos los sistemas puramente defensivos, como trincheras, minas y comunicaciones dentro de ese territorio. Cuando la guerrilla ha alcanzado un poderío respetable en armas y en número de combatientes, debe irse a la formación de nuevas columnas. Es un hecho parecido al de la colmena que, en determinado momento, suelta una nueva reina que se va a otra región con parte del enjambre. La colmena madre, con el jefe guerrillero más notable, quedará en lugares menos riesgosos, mientras las nuevas columnas perforarán otros territorios enemigos, siguiendo el ciclo ya descrito.

Llega un momento en que el territorio ocupado por las columnas es pequeño para contenerlas y en su avance hacia las regiones sólidamente defendidas por el enemigo, deben enfrentarse con fuerzas poderosas. En este instante, las columnas se reúnen, se ofrece un frente de lucha compacto, se llega a una guerra de posiciones, una guerra desarrollada por ejércitos regulares. Sin embargo, no puede desligarse el antiguo ejército guerrillero de su base, y se deben formar nuevas guerrillas detrás del enemigo, que actúen en la misma forma en que actuaban las primarias en el otro territorio y vayan penetrándolo hasta dominarlo.

Así se llega al ataque, al cerco de las plazas, a la derrota de los refuerzos, a la acción cada vez más enardecida de las masas en todo el territorio nacional y al objetivo final de la guerra: la victoria.




3. Táctica guerrillera

En lenguaje militar, táctica es el modo práctico de llevar a efecto los grandes objetivos estratégicos. Es, en algunos modos, un complemento de la estrategia y en otros una especie de reglamento de la misma; mucho más variables, mucho más flexibles que los objetivos finales, los medios deben adaptarse a cada momento de la lucha. Hay objetivos tácticos que permanecen constantes durante una guerra y otros que van variando. Lo primero que hay que considerar es el acoplamiento de la acción guerrillera a la acción del enemigo.

Característica fundamental de una guerrilla es la movilidad, lo que le permite estar en pocos minutos lejos del teatro específico de la acción y en pocas horas lejos de la región de la misma, si fuera necesario; que le permite cambiar constantemente de frente y evitar cualquier tipo de cerco. De acuerdo con los momentos de la guerra, puede dedicarse la guerrilla exclusivamente a huir de un cerco, única forma de obligarla a una batalla decisiva que puede ser muy desfavorable, y también a establecer luchas de contracerco (pequeñas partidas de hombres presumiblemente están rodeadas por el enemigo cuando de pronto el enemigo está rodeado por contingentes mayores, o esos hombres, colocados en un lugar inexpugnable han servido de señuelo y todas las tropas y el abastecimiento que va para el ejército agresor, han sido cercados, han sido aniquilados de alguna manera). Característica de esta guerra de movilidad es lo que se denomina minuet, por la analogía con el baile de ese nombre: las guerrillas cercan una posición enemiga, una columna que avanza por ejemplo: la cercan absolutamente, por los cuatro puntos cardinales, pero con cinco o seis hombres en cada lugar y convenientemente alejados para no ser a su vez cercados; se entabla la lucha en cualquiera de los puntos y el ejército se moviliza hacia él; la guerrilla retrocede entonces, manteniendo siempre contacto visual con el enemigo y se inicia el ataque desde otro punto. El ejército repetirá la acción anterior y la guerrilla también. Así sucesivamente se puede mantener inmovilizada una columna enemiga haciéndola gastar cantidades grandes de parque, debilitándole la moral a la tropa, sin mayores peligros.

Esta misma práctica debe aplicarse a las horas de la noche, pero acercándose más, demostrando mayor agresividad, porque es mucho más difícil un cerco en esas condiciones. Es decir, la nocturnidad es otra característica importante de la guerrilla que sirve para avanzar hacia posiciones que van a ser atacadas y también para movilizarse en territorios no bien conocidos donde existe el peligro de delaciones. Naturalmente, su inferioridad numérica hace muy necesario que los ataques sean siempre por sorpresa, esa es la gran ventaja, es lo que permite al guerrillero hacer bajas al enemigo sin sufrir pérdidas porque no es lo mismo, en un combate entre cien hombres de un lado y diez del otro, tener una baja por cada lado. La baja enemiga es recuperable en cualquier momento y corresponde en este ejemplo a un uno por ciento; la baja de la guerrilla necesita más tiempo para ser recuperada porque constituye un soldado de alta especialización y es el diez por ciento del conjunto de las fuerzas operantes.

Nunca un soldado muerto de parte de las guerrillas debe ser dejado con sus armas y con su parque. El deber de todo soldado guerrillero es, inmediatamente que cae un compañero, recuperar estos preciosísimos elementos de lucha. Precisamente, el parque, el cuidado que hay que tener con él y su metodización al gastarlo, es otra característica de la guerra de guerrillas. En cualquier combate entre una fuerza regular y otra guerrillera se puede identificar a una y a otra por su manera de hacer fuego: grandes concentraciones de fuego de parte del ejército regular y tiros aislados y precisos de parte del guerrillero.

Cierta vez uno de nuestros héroes, ya muerto, debió emplear su ametralladora durante casi cinco minutos, ráfaga tras ráfaga, para impedir el avance de los soldados enemigos y este hecho causó una considerable desorganización en nuestras fuerzas porque consideraron, por el ritmo del fuego, que esa posición clave estaba tomada por el adversario, pues era una de las poquísimas ocasiones en que se había hecho caso omiso de la necesidad de guardar tiros, precisamente por la importancia del punto defendido.

Otra característica fundamental del soldado guerrillero es su flexibilidad para adaptarse a todas las circunstancias y convertir en favorables todos los accidentes de la acción. Frente a la rigidez de los métodos clásicos de guerrear, el guerrillero inventa su propia táctica en cada momento de la lucha y sorprende constantemente al enemigo.

En primer lugar, solamente hay posiciones elásticas, lugares específicos de donde no puede pasar el enemigo y lugares de diversión del mismo. Es frecuente observar la sorpresa con que éste nota que un avance gradual, sorteando dificultades fácilmente, se encuentra de pronto férreamente detenido y no hay posibilidades de seguir adelante. Es que las posiciones defendidas por los soldados guerrilleros, cuando se ha podido hacer un estudio cabal del terreno, son inexpugnables. No se cuenta cuántos soldados atacan sino cuántos soldados pueden defenderla, y una vez establecido ese número se defiende contra un batallón y casi siempre, por no decir siempre, con éxito. Gran tarea de los jefes es elegir adecuadamente el momento y el lugar en que una posición será defendida hasta el final.

La forma de ataque de un ejército guerrillero también es diferente; se inicia sorpresiva, furibunda, implacable, y se convierte de pronto en una pasividad total. El enemigo sobreviviente, reponiéndose, cree que el atacante se ha ido, empieza a tranquilizarse, a normalizar la vida interior del cuartel o de la ciudad sitiada y de pronto surge un nuevo ataque en otro lugar, con las mismas características, mientras el grueso de la guerrilla espera los refuerzos presuntos; u otra vez, una posta que defiende un cuartel es atacada de pronto, dominada, y éste cae en las manos de la guerrilla. Lo fundamental es la sorpresa y la rapidez del ataque.

Muy importantes son los actos de sabotaje. Es preciso diferenciar claramente el sabotaje, medida revolucionaria de guerra, altamente eficaz y el terrorismo, medida bastante ineficaz, en general, indiscriminada en sus consecuencias, pues hace víctimas de sus efectos a gente inocente en muchos casos y que cuesta gran número de vidas valiosas para la revolución. El terrorismo debe considerarse como factor valioso cuando se utiliza para ajusticiar algún connotado dirigente de las fuerzas opresoras, caracterizado por su crueldad, por su eficiencia en la represión, por una serie de cualidades que hacen de su supresión algo útil; pero nunca es aconsejable la muerte de personas de poca calidad que traen como consecuencia un desborde de la represión con su secuela de muertes.

Hay un punto sumamente controvertido en la apreciación de terrorismo. Muchos consideran que al usarse y exacerbar la opresión policial, impide todo contacto más o menos legal o semiclandestino de las masas e imposibilita su unión para las acciones que serían necesarias en un momento determinado. Esto, en sí, es exacto, pero sucede también que en los momentos de guerra civil y en determinadas poblaciones, ya la represión del poder gobernante es tan grande que, de hecho, está suprimida toda clase de acción legal y es imposible una acción de masas que no sea apoyada por las armas. Por eso hay que tener mucho cuidado en la adopción de medidas de este tipo y analizar las consecuencias generales favorables que pueden traer para la revolución. De todas maneras, el sabotaje es siempre un arma eficacísima, bien manejada. No debe emplearse el sabotaje en inutilizar medios de producción que deje paralizado algún sector de la población, es decir, que deje gente sin trabajo, sin que influya esa paralización en la vida normal de una sociedad; es ridículo un sabotaje contra una fábrica de refrescos, pero es absolutamente correcto y recomendable un sabotaje contra una central eléctrica. En el primer caso se desplazan unos cuantos obreros y no se modifica el ritmo de la vida industrial; en el segundo caso también habrá un desplazamiento de obreros, pero perfectamente justificado por la paralización total de la vida de la región. Insistiremos en la técnica del sabotaje en otro momento.

Una de las armas favoritas del ejército, arma que se ha pretendido constituir en definitiva en los actuales momentos, es la aviación; sin embargo, ésta no tiene acción ninguna mientras la guerra de guerrillas esté en sus etapas primarias, con poca concentración de hombres en lugares abruptos. La eficacia de la aviación consiste en la destrucción sistemática de defensas organizadas y visibles; para esto debe haber grandes concentraciones de hombres que hagan estas defensas, lo que no ocurre en este tipo de guerra. También es eficaz en las marchas de columnas por lugares llanos o lugares no protegidos; sin embargo, este último problema se elude fácilmente realizando marchas nocturnas.

Uno de los puntos más débiles del enemigo es el transporte por carretera y ferrocarril. Es prácticamente imposible vigilar metro a metro un transporte, un camino, un ferrocarril. En cualquier lugar se puede poner una carga considerable de explosivo que inutilice la vía, o también explote en el momento de pasar un vehículo, provocando, además de la inutilización de las mismas, una considerable pérdida en vidas y material al enemigo.

La fuente de explosivos es variada: se puede traer de otras zonas, o pueden servir las mismas bombas tiradas por la dictadura, que no siempre estallan, o fabricarse en laboratorios clandestinos y dentro de la zona guerrillera. La técnica para hacerlas explotar es muy variada: la fabricación de los mismos también depende de las condiciones de la guerrilla.

En nuestros laboratorios hacíamos pólvora que utilizábamos como fulminante e inventamos varios dispositivos para hacer estallar estas minas en el momento indicado. Los que daban mejor resultado eran los eléctricos, pero la primera mina que se hizo explotar fue una bomba arrojada por los aviones de la dictadura, a la que se le introdujeron varios fulminantes y se le agregó una escopeta cuyo gatillo era halado por un hilo. En el momento en que pasó un carro enemigo se disparó el arma, provocando su explosión.

Se pueden ir perfilando esas técnicas hasta un grado extremo y tenemos noticias de que en Argelia, por ejemplo, en la actualidad se usan contra el poderío colonial francés minas teleexplotables, es decir, por un sistema de radio a larga distancia del punto donde ellas están situadas.

La técnica de emboscarse en los caminos para hacer explotar minas y aniquilar a los sobrevivientes es de las más remuneradoras en cuanto a parque y armas; el enemigo sorprendido no usa sus municiones, no tiene tiempo de huir y con poco gasto de parque se consiguen resultados apreciables.

A medida que se golpea al enemigo va cambiando su táctica también y en vez de salir carros aislados transitarán verdaderas columnas motorizadas. Sin embargo, eligiendo bien el terreno se puede lograr el mismo resultado fraccionando la columna y acumulando fuerzas sobre un vehículo. Hay que considerar siempre en estos casos, los elementos esenciales de la táctica guerrillera, que son: el conocimiento absoluto del terreno, la vigilancia y previsión de los caminos de escape, el conocimiento y vigilancia de todos los caminos secundarios que pueden llevar al atacante hacia ese punto, el conocimiento de la población de la zona; el apoyo total de ésta en cuanto a abastecimientos, a transporte, a ocultación transitoria y a ocultación permanente, cuando es necesario dejar compañeros heridos, la superioridad numérica en un punto determinado de la acción, la movilidad total y la posibilidad de contar con reservas.

Si se cumple con todos estos requisitos tácticos, la sorpresa en las vías de comunicación del enemigo da dividendos notables.

Parte fundamental de la táctica guerrillera, es el trato a todos los seres humanos de la zona. Es importante, asimismo, el trato dado al enemigo; la norma a seguir debe ser una implacabilidad absoluta en la hora del ataque, una implacabilidad absoluta con todos los elementos despreciables que se dediquen a la delación o al asesinato y una clemencia lo más absoluta posible con los soldados que van a combatir cumpliendo, o creyendo cumplir, su deber militar. Es buena norma, mientras no haya bases considerables de operaciones y lugares inexpugnables, no hacer prisioneros. Los sobrevivientes deben ser dejados en libertad. Los heridos deben ser cuidados con todos los recursos posibles en el momento de la acción. La conducta con la población civil debe estar reglada por un gran respeto a todas las tradiciones y normas de la gente de la zona, para ir a una demostración efectiva, con los hechos, de la superioridad moral del soldado guerrillero sobre el soldado opresor. No debe ajusticiarse sin dar oportunidad de descargo al reo, salvo momento especiales.




. Guerra en terrenos favorables

Como ya dijimos, no siempre la lucha guerrillera se va a desarrollar en el terreno más favorable a la aplicación de sus tácticas; pero en el caso en que esto ocurra, es decir, en que el grupo guerrillero esté asentado sobre zonas de difícil acceso, ya porque el monte sea intrincado, haya montañas abruptas, desiertos intransitables, o ciénagas, la táctica general tendrá que ser siempre la misma y basarse en los postulados fundamentales de la guerra de guerrillas.

Un punto importante a considerar es el modo de hacer contacto con el enemigo. Si la zona es tan intrincada, tan adversa que no pueda llegar hasta ella en ningún momento un ejército organizado, la guerrilla deberá avanzar hasta las zonas donde pueda llegar este ejército, donde haya posibilidad de combate.

La guerrilla debe combatir pasado el primer momento después de asegurada su supervivencia. Tiene que salir constantemente de su refugio a pelear, su movilidad no tiene que ser tanta como en los casos en que el terreno es desfavorable; tendrá, que adecuarse a las condiciones del enemigo, pero no es necesario un desplazamiento como el que está implícito en lugares donde el enemigo pueda concentrar gran cantidad de hombres en pocos momentos. No es tampoco tan importante el carácter de nocturnidad de esta guerra; podrá en muchos casos hacerse operaciones de día y, sobre todo, efectuar movilizaciones diurnas, todo esto supeditado a la vigilancia enemiga por tierra y por aire. Al mismo tiempo, se puede persistir en una acción guerrera durante mucho más tiempo, en las montañas sobre todo; se puede entablar combates de larga duración con muy pocos elementos y es muy probable que se logre impedir la llegada de refuerzos enemigos hasta el escenario de la lucha.

La vigilancia de los posibles lugares de acceso es, sin embargo, un axioma que nunca debe olvidar el guerrillero, pero su agresividad (por las mismas dificultades que tiene el enemigo para recibir refuerzos) puede ser aún mayor, puede acercársele mucho más, hostilizarlo más directamente, combatirlo más frontalmente y durante mayor tiempo; todo esto supeditado a una serie de circunstancias como la cantidad de parque, por ejemplo.

La guerra en terreno favorable y, particularmente, en las montañas, presenta, frente a tantas ventajas, el inconveniente de que es difícil tomar en una sola operación una cantidad considerable de armas y parque debido a las precauciones que toma el enemigo en estas regiones (nunca el soldado guerrillero debe olvidar el hecho de que debe ser el enemigo la fuente de abastecimiento del parque las armas). Pero mucho más rápidamente que en terrenos desfavorables, podrá la guerrilla asentarse, sedentarizarse, es decir, formar un núcleo capaz de establecer una guerra de posiciones, donde instale, adecuadamente protegidas de la aviación o de la artillería de largo alcance, las pequeñas industrias que ha de necesitar, así como los hospitales, centros educativos y de entrenamiento, además de los almacenes, órganos de difusión, &c.

La integración numérica de la guerrilla en estas condiciones puede ser mucho mayor, habrá incluso hombres que no peleen y hasta un proceso de entrenamiento para tomar armas que eventualmente caigan en poder del ejército guerrillero.

El número de hombres que puede tener una guerrilla es materia de cálculos sumamente flexibles, adecua al territorio, a las facilidades de abastecerlos, a la fuga en masa de gente oprimida de otras zonas, a las armas disponibles, a las necesidades mismas de la organización. Pero, en todo caso, es mucho más factible sedentarizarse y engrosarse con el aporte de nuevos elementos combatientes.

El radio de una guerrilla de este tipo puede ser tan amplio como las condiciones o las operaciones de otras guerrillas en terrenos adyacentes lo permitan. Todo estará limitado por el tiempo que se tarde en llegar desde un punto de operaciones a una zona de seguridad; es decir, calculando que las marchas deben hacerse de noche, no podrá operarse más allá de cinco o seis horas de su punto de seguridad mínimo; naturalmente, desde la zona de seguridad, pueden extenderse pequeñas guerrillas que vayan debilitando constantemente el territorio.

Las armas preferibles para este tipo de guerra son las de largo alcance, con poco gasto de balas apoyadas por un grupo de armas automáticas o semiautomáticas. De los fusiles y ametralladoras que hay en los mercados norteamericanos, una de las armas más recomendables es el fusil M-1, denominado Garand, que debe ser usado por gente con cierta experiencia, pues tiene el inconveniente de gastar demasiado parque. Se pueden usar armas de tipo semipesado como ametralladoras de trípode con más margen de seguridad para ella y sus servidores en los terrenos favorables, pero siempre debe ser un arma de contención y nunca de ataque.

Una constitución ideal para guerrilla de veinticinco hombres sería: diez a quince fusiles de un tiro y unas diez armas automáticas entre Garand y ametralladoras de mano, contando con el apoyo de armas automáticas de fácil transporte y livianas como son los fusiles ametralladoras de tipo Browning o los más modernos FAL belga y M-14. Entre las ametralladoras de mano, son preferibles las de nueve milímetros que permiten mayor transporte de parque y, cuanto más sencilla sea su construcción, más recomendable, por la facilidad de cambiarles las piezas. Todo eso adecuado al armamento que tenga el enemigo, pues el parque que éste utiliza es el que vamos a usar cuando esas armas caigan en nuestras manos. Las armas pesadas que pueda utilizar éste, son prácticamente desechables. La aviación no puede ver nada y es inoperante, los tanques y cañones muy poco pueden hacer debido a las dificultades de avanzar en estas zonas.

Un capítulo muy importante, es el abastecimiento; en general, las zonas de difícil acceso, por este hecho precisamente, también presentan dificultades, pues los campesinos y, por ende, el abastecimiento de tipo agropecuario directo, escasea. Hay que mantener líneas estables para poder contar siempre con un mínimo de comida en depósitos, previendo cualquier contingencia desagradable.

En esta zona de operaciones, por lo general, las posibilidades de sabotaje en gran escala no son importantes, porque, el mismo hecho ya citado de la inaccesibilidad, hace que haya pocas construcciones, pocas líneas telefónicas, acueductos, &c., que puedan ser dañados por una acción directa.

Para los abastecimientos es importante tener animales, de los cuales el mejor, tratándose de terrenos quebrados, es el mulo. Hay que contar con pastizales adecuados que permitan una buena nutrición. Este animal puede pasar por terrenos sumamente accidentados, por donde ninguna otra bestia lograría hacerlo. En los casos más difíciles se debe recurrir al transporte con hombres. Cada individuo puede transportar una carga de veinticinco kilos, durante muchas horas diarias y durante muchos días.

Las líneas de comunicaciones con el exterior deben contar con una serie de puntos intermedios de gente de entera confianza en donde se puedan ir almacenando productos y donde puedan ir a esconderse los contactos en un momento determinado; además, se pueden ir creando líneas de comunicaciones internas cuya extensión depende del grado de desarrollo alcanzado por la guerrilla. En algunas zonas de los frentes de operaciones de la pasada guerra cubana se establecieron líneas telefónicas de muchos kilómetros de longitud, se hicieron caminos y se tenía siempre un servicio de mensajeros adecuado para cubrir todas las zonas en el menor tiempo posible.

Hay, sin embargo, otra serie de posibilidades no aplicadas en la guerra cubana, pero perfectamente aplicables, como son las señales de humo, las señales de espejos de sol y las palomas mensajeras.

La necesidad vital de las guerrillas es mantener sus armas en buenas condiciones, conseguir parque y tener, sobre todas las cosas, zapatos adecuados. Los primeros esfuerzos industriales deben dirigirse entonces hacia estos objetivos. Las fábricas de zapatos pueden ser al principio instalaciones de remendones que coloquen medias suelas a zapatos viejos y, después, se puede ir a la constitución de diferentes fábricas de un buen promedio diario de zapatos, organizando el trabajo. La fabricación de pólvora es bastante sencilla y se puede lograr mucho teniendo un pequeño laboratorio y trayendo los materiales necesarios desde afuera. Los terrenos minados constituyen un grave peligro para el enemigo, pueden minarse grandes extensiones que exploten de una sola vez sepultando hasta cientos de hombres.




5. Guerra en terrenos desfavorables

Para hacer la guerra en este tipo de terrenos, es decir, no muy accidentados, sin bosques, con muchas vías de comunicación, deben cumplirse todos los requisitos fundamentales de la guerra de guerrillas, sólo que cambiarán las formas de hacerlo. Cambiará, digamos, la cantidad, no la calidad de la guerra de guerrillas. Por ejemplo: para seguir el mismo orden anterior, la movilidad de este tipo de guerrillas debe ser extraordinaria, el golpe dado, con preferencia nocturno, debe ser sumamente rápido, explosivo casi, y la retirada no solamente veloz sino que debe la guerrilla moverse hacia lugares distintos al de su origen, lo más lejos posible de la acción, considerando siempre que no haya una posibilidad de guarecerse en un lugar inaccesible a las fuerzas represivas.

Un hombre puede caminar durante las horas de la noche entre treinta y cincuenta kilómetros, pero durante las primeras horas del día también se puede marchar, salvo que las zonas de operaciones no estén perfectamente controladas y haya el peligro de que los vecinos del lugar vean la tropa pasar y comuniquen al ejército perseguidor la situación, en dónde la vio y el rumbo. Siempre es preferible, en estos casos, actuar de noche, en el mayor silencio posible antes y después de realizar la acción y se deben elegir las primeras horas nocturnas. También aquí los cálculos fallarán pues habrá veces que las horas de la madrugada serán mejores. Nunca conviene habituar al enemigo a una forma determinada de guerra; hay que variar constantemente los lugares y las horas de operación y las formas de hacerlo también.

Ya dijimos que la acción no puede ser persistente sino rápida; tiene que ser de un grado de efectividad muy grande, de pocos minutos, seguida de una retirada inmediata. Las armas empleadas aquí no serán las mismas que en los casos de terrenos favorables; es preferible tener la mayor cantidad de automáticas; en los ataques nocturnos la puntería no es un factor determinante sino la concentración de fuego; cuanto más armas automáticas tiren a menor distancia, más posibilidades hay de que el enemigo sea aniquilado.

Además, las explosiones de las minas en los caminos y la destrucción de puentes, son factores de mucha importancia a tener en cuenta; la agresividad será mucho menor en cuanto a persistencia de los ataques, en cuanto a continuidad de los mismos, pero podrán ser de mucha violencia, podrán utilizarse armas diferentes también, como las minas ya descritas y la escopeta. En vehículos descubiertos y muy cargados de hombres que son, en general, los utilizados para el transporte de tropas, e incluso en vehículos cubiertos que no tengan defensas especiales, como pueden ser ómnibus o similares, la escopeta es un arma tremenda. Una escopeta cargada con balines es de la mayor efectividad. No es este un secreto de las guerrillas, se utiliza también en las grandes guerras y los norteamericanos tenían pelotones de escopeteros con armas de gran calidad armadas de bayonetas para asaltar nidos de ametralladoras.

Hay un problema importante a dilucidar, el del parque: éste será casi siempre quitado el enemigo. De modo que hay que dar golpes donde haya la seguridad absoluta de restituir el parque gastado a menos que se cuente con provisiones grandes en lugares seguros; es decir, no se puede arriesgar un ataque aniquilador contra un grupo de hombres si esto ha de costar la totalidad del parque y no se va a poder recoger. Siempre en la táctica de la guerrilla es de considerar el grave problema del abastecimiento del material bélico fundamental para continuar la lucha. Por eso las armas deben adecuarse a las que tiene el enemigo salvo algunas cuyo parque pueda ser obtenido en la zona misma o el las ciudades, como son los revólveres o escopetas.

El número de hombres que pueda tener una guerrilla de este tipo no debe ser superior a diez o quince. Es de enorme importancia considerar siempre las limitaciones de número en cuanto a la integración de un solo cuerpo combativo; diez, doce, quince hombres pueden esconderse en cualquier lugar y al mismo tiempo oponer al enemigo una resistencia poderosa y apoyarse mutuamente; cuatro o cinco quizá sería un número muy pequeño, pero cuando el número pasa de diez las posibilidades de que el enemigo los localice, en su campamento de origen o en alguna marcha, son mucho mayores.

Recuérdese que, en marcha, la velocidad de la guerrilla es igual a la velocidad de su hombre más lento. Es más difícil encontrar uniformidad de marcha en veinte, treinta o cuarenta hombres, que en diez. Y el guerrillero del llano debe ser fundamentalmente un corredor. En el llano es donde la práctica del pega y huye debe adquirir su máxima expresión. Las guerrillas del llano tienen el enorme inconveniente de poder ser cercadas rápidamente, de no tener lugares seguros donde oponer una resistencia firme y, por lo tanto, deben vivir en unas condiciones de absoluta clandestinidad durante un largo tiempo del proceso, pues no se puede confiar en ningún vecino cuya fidelidad no esté perfectamente probada. Las represiones del enemigo son tan violentas, tan brutales, en general, llegando no sólo al cabeza de familia, sino muchas veces a mujeres y niños, que la presión sobre individuos no muy firmes puede determinar en cualquier momento que «aflojen» y den indicaciones de dónde está y cómo opera la guerrilla, lo que provocaría inmediatamente un cerco con consecuencias siempre desagradables, aunque no necesariamente mortales, para la misma. Cuando las condiciones, el acopio de armas, el estado insurreccional del pueblo, obliguen a aumentar el número de hombres, deben dividirse las guerrillas. Si es necesario, en un momento dado, pueden reunirse para dar un golpe, pero de tal forma, que inmediatamente después se haga la dispersión hacia las zonas habituales, ya divididos en pequeños grupos de diez, doce o quince hombres.

Se puede perfectamente organizar verdaderos ejércitos con un mando único y obtener el respeto y la obediencia a ese mando, sin necesidad de estar agrupados. Es por ello que es muy importante la elección del jefe de la guerrilla, y la seguridad de que este jefe va responder ideológica y personalmente al jefe máximo de la zona.

Una de las armas que pueden ser usadas por la guerrilla -arma de tipo pesado- de muy gran utilidad por su fácil transporte y manejo, es la bazooka. En la actualidad, la granada antitanque de los fusiles puede reemplazarla. Naturalmente, será un arma tomada al enemigo. Es ideal para disparar sobre vehículos blindados y aun sobre vehículos sin blindaje que estén cargados de tropas, y para tomar pequeños cuarteles con una guarnición reducida, en poco tiempo, pero es necesario apuntar que solamente se puede llevar como máximo, y haciendo ya un considerable esfuerzo, tres obuses por hombre.

En cuanto a esto de la utilización de las armas pesadas tomadas al enemigo, es natural que no se puede desperdiciar ninguna, pero hay armas, como la misma ametralladora de trípode, ametralladora pesada calibre cincuenta, &c., que si son tomadas, podrán ser utilizadas con un sentido de conformidad frente a su pérdida eventual; es decir, no podrá darse una batalla en las condiciones desfavorables que estamos analizando para defender una ametralladora pesada o algún otro utensilio de este tipo; simplemente utilizarla hasta el momento táctico en que sea preciso abandonarla en una posición. En nuestra guerra de liberación, abandonar un arma constituía un grave delito y no se dio nunca el caso de que se admitiera un pretexto como el apuntado, pese a lo cual, lo expresamos, explicando claramente la única situación en que no constituiría motivo de escarnio. El arma del guerrillero en terrenos desfavorables es la personal de tiro rápido.

Las mismas características de fácil acceso son las que en general permiten que la zona sea habitable y que haya una buena concentración campesina en esos lugares, y eso favorecerá enormemente el abastecimiento; teniendo gente de confianza, haciendo contacto con los establecimientos encargados de expender víveres a la población, se puede mantener perfectamente una guerrilla sin tener que dedicar tiempo ni mucho dinero a líneas de comunicaciones largas y peligrosas. También en esto es bueno recalcar que cuanto más pequeño sea el número de hombres, más fácil se conseguirá la comida de éstos. Los abastecimientos esenciales, hamacas, frazadas, tela impermeable, mosquiteros, zapatos, medicinas y comida se encontrarán directamente en la zona. Son objetos de uso diario por los habitantes de la misma.

Las comunicaciones serán mucho más fáciles en el sentido de poder contar con mayor número de hombres, muchas más vías para llevarlas a cabo, pero serán mucho más difíciles en cuanto a la seguridad necesaria para poder llevar un mensaje a un lugar lejano, pues habrá que contar con una serie de contactos en los cuales se tendrá que confiar y existirá el peligro de una eventual captura de alguno de los mensajeros que transiten constantemente por zonas enemigas. Si los mensajes no son de mucha importancia, debe utilizarse la forma verbal, si lo son, habrá que utilizar la forma escribe y en clave, puesto que la experiencia enseña que la transmisión oral de boca en boca desfigura completamente cualquier comunicación transmitida en estas condiciones.

Por las mismas razones apuntadas, además de considerar la extrema dificultad del trabajo, las industrias adquirirán mucha menor importancia. No se podrán hacer fábricas de zapatos ni de armas. Prácticamente deberán limitarse a pequeños talleres muy bien ocultos donde se puedan recargar cartuchos de escopetas, fabricar algún tipo de mina, niples, en fin, lo adecuado para el momento. Se podrá contar, en cambio, con todos los talleres amigos de la zona para la clase de trabajo que sea necesario.

Esto nos lleva a dos consecuencias emanadas lógicamente de lo dicho. Una de ellas es que las condiciones de sedentarización en cuanto a la guerra de guerrillas son inversas al grado de desarrollo productivo del lugar dado. Todos los medios favorables, todas las facilidades para la vida del hombre hacen tender a éste a la sedentarización, en la guerrilla sucede todo lo contrario: mientras más facilidades haya para la vida del hombre, más nómada, más incierta será la vida del guerrillero. Es que en realidad se rigen por el mismo principio. Precisamente el título de este capitulo es «La acción en terreno desfavorable» porque todo lo que es favorable a la vida humana con su secuela de comunicaciones, de núcleos urbanos y semiurbanos de grandes concentraciones de gentes, de terrenos fácilmente trabajados por la máquina, &c., colocan al guerrillero en una situación desventajosa.

La segunda conclusión es que, si el trabajo guerrillero debe traer aparejado necesariamente un importantísimo trabajo de masas, muchísimo más importante es este trabajo en la zona desfavorable, es decir, en las zonas donde un sólo ataque enemigo puede provocar una catástrofe. Debe ser allí continua la prédica, continua la lucha por la unión de los trabajadores, de los campesinos mismos, de otras clases sociales si las hubiera en la zona, para lograr una homogeneización total del frente interno con respecto a los guerrilleros. Y esta labor de masas, este trabajo constante en el aspecto masivo de las relaciones de la guerrilla y los habitantes de la zona, debe también considerar el caso individual del enemigo recalcitrante y eliminarlo sin contemplaciones cuando constituya un peligro. En esto, la guerrilla debe ser drástica. No pueden existir enemigos dentro de la zona de operaciones en lugares que no ofrezcan seguridad.




6. Guerra suburbana

Si en un momento dado, en la guerra de guerrillas, se llega al acoso de las ciudades, a penetrar de tal manera el campo circundante, que puedan establecerse, en condiciones de cierta seguridad, será necesario darles a éstas una educación especial o, mejor dicho, una organización especial.

Es fundamental precisar que nunca puede surgir por sí misma una guerrilla suburbana. Tendrá nacimiento después de que se creen ciertas condiciones necesarias para que pueda subsistir, y esto mismo indica que la guerrilla suburbana estará directamente a las órdenes de jefes situados en otra zona. Por tanto, la función de esta guerrilla no será llevar a cabo acciones independientes, sino de acuerdo con planes estratégicos preconcebidos, de modo tal que su función sea la de secundar la acción de los grupos mayores situados en otra área y contribuir específicamente al éxito de determinada concepción táctica, sin la amplitud operacional que tienen las guerrillas de los otros tipos. Es decir, una guerrilla suburbana no podrá optar entre tumbar teléfonos o ir a hacer atentados en otro lugar, o sorprender una patrulla de soldados en un camino lejano; hará exactamente lo que se le diga. Si su función es cortar postes de teléfono, tendidos eléctricos, alcantarillados, vías férreas, acueductos, deberá limitarse a cumplir estas funciones a cabalidad.

Su integración numérica no debe pasar de cuatro o cinco hombres. Es importante la limitación del número porque la guerrilla suburbana debe ser considerada como situada en terrenos excepcionalmente desfavorables, donde la vigilancia del enemigo será mucho mayor y las posibilidades de represalias aumentan enormemente así como las de una delación. Hay que contar con circunstancias agravantes el hecho de que la guerrilla suburbana no puede alejarse mucho de los lugares donde vaya a operar; a la rapidez de acción y a la rapidez de desplazamiento debe unir, sin embargo, un alejamiento relativamente pequeño del lugar de la acción, permaneciendo totalmente oculta durante el día. Es una guerrilla nocturna por excelencia, sin posibilidades de cambiar su manera de operar hasta que el avance de la insurrección sea tan grande que se pueda sitiar la ciudad y tomar participación en ello como combatiente activo.

Cualidades esenciales de este guerrillero deben ser la disciplina, en mayor grado quizás que ninguno, y la discreción. No podrá contarse con más de dos o tres casas amigas que brinden el alimento; es casi seguro que un cerco en esas condiciones equivalga a la muerte; las armas, además no serán de la misma categoría que las de los otros núcleos. Serán de defensa personal, sólo las que no obstaculicen una huida rápida y un escondite seguro. No deberán tener sino una carabina o una escopeta recortada o dos y los demás miembros, pistolas, como armas óptimas.

Nunca se realizarán hechos armados sino por sorpresa sobre uno o dos miembros de la tropa enemiga o su servicio de confidentes, centralizando la acción en el sabotaje ordenado.

Para esto necesitan un amplio equipo instrumental. El guerrillero tiene que tener sierras adecuadas, grandes cantidades de dinamita, picos y palas, aparatos de trabajo para levantar líneas férreas; en fin, un equipo mecánico adecuado al trabajo que va realizar y escondido en lugares seguros, al alcance fácil de la mano del que lo necesite.

Si hay más de una guerrilla, dependerán todas de un solo jefe, el que ordenará los trabajos necesarios a través de contactos de probada confianza que hagan vida civil. Podrá en ciertos casos el guerrillero mantener su trabajo de épocas de paz, pero esto es muy difícil; prácticamente, la guerrilla suburbana es un grupo de hombres que ya está fuera de la ley, que tiene complexión de ejército, situado en las condiciones tan desfavorables que hemos descrito.

La importancia de una lucha suburbana ha sido muy desestimada, pero es extraordinaria. Un buen trabajo de este tipo, extendido sobre una amplia área, paraliza casi completamente la vida comercial e industrial de ese sector y coloca a la población entera en una situación de intranquilidad, de angustia, de ansias casi del desarrollo de sucesos violentos para salir de esa espera. Si desde el primer momento del inicio de la guerra se piensa en la posibilidad futura y se van organizando especialistas en este tipo de lucha, se garantizará una acción mucho más rápida y por tanto un ahorro de vidas y del precioso tiempo de la nación.
----------------------------------------------------------- ----------------

Capitulo II
La guerrilla


1. El guerrillero, reformador social

Ya habíamos identificado al guerrillero como un hombre que hace suya el ansia de liberación del pueblo y, agotados los medios pacíficos de lograrla, inicia la lucha, se convierte en la vanguardia armada de la población combatiente. Al comenzar la lucha, lo hace ya con la intención de destruir un orden injusto y, por lo tanto, más o menos veladamente con la intención de colocar algo nuevo en lugar de lo viejo.

Habíamos dicho también que en las condiciones actuales de América, por lo menos, y de casi todos los países poco desarrollados económicamente, los lugares que ofrecían condiciones ideales para la lucha eran campestres y por lo tanto la base de las reivindicaciones sociales que levantará el guerrillero será el cambio de la estructura de la propiedad agraria.

La bandera de la lucha durante todo este tiempo será la reforma agraria. Al principio, esta bandera podrá estar o no completamente establecida en sus aspiraciones y en sus límites, o simplemente se referirá al hambre secular del campesino por la tierra donde trabaja o la que quiere trabajar.

Las condiciones en que se vaya a realizar una reforma agraria dependen de las condiciones que existan antes de iniciar la lucha y de la profundidad social de la misma. Pero el guerrillero, como elemento consciente de la vanguardia popular, debe tener una conducta moral que lo acredite como verdadero sacerdote de la reforma que pretende. A la austeridad obligada por difíciles condiciones de la guerra debe sumar la austeridad nacida de un rígido autocontrol que impida un solo exceso, un solo desliz, en ocasión en que las circunstancias pudieran permitirlo. El soldado guerrillero debe ser un asceta.

Y en cuanto a las relaciones sociales, variarán de acuerdo con el desarrollo de la guerra. En el primer momento, recién iniciados casi, no podrá ni siquiera intentarse cambio alguno en la composición social del lugar.

Las mercancías que no puedan comprarse serán pagadas con bonos y rescatados los mismos en la primera oportunidad.

Al campesino siempre hay que ayudarlo técnica, económica, moral y culturalmente. El guerrillero será una especie de ángel tutelar caído sobre la zona para ayudar siempre al pobre y para molestar lo menos posible al rico, en los primeros momentos del desarrollo de la guerra. Pero ésta seguirá su curso; las contradicciones seguirán agudizándose, llegará un momento en que muchos de los que miraban con cierta simpatía a la revolución se pondrán en una posición diametralmente opuesta; darán el primer paso en la batalla contra las fuerzas populares. En este momento el guerrillero debe actuar y convertirse en el abanderado de la causa del pueblo, castigando con justicia cualquier traición. La propiedad privada deberá adquirir en las zonas de guerra su función social. Vale decir, la tierra sobrante, el ganado no necesario para la manutención de una familia adinerada, deberá pasar a manos del pueblo y ser distribuido equitativa y justicieramente.

Debe siempre respetarse el derecho del poseedor a recibir un pago por las pertenencias utilizadas para el bien social, pero ese pago se hará en bonos («bonos de esperanza», les llamaba nuestro maestro el general Bayo, refiriéndose al vínculo que queda establecido entre deudor y acreedor).

La tierra y pertenencias o industrias de enemigos connotados y directos de la revolución deben pasar inmediatamente a manos de las fuerzas revolucionarias. Y aprovechando el calor de la guerra, estos momentos en que la fraternidad humana adquiere sus valores más altos, debe impulsarse todo tipo de trabajo en cooperativas que la mentalidad de los habitantes del lugar permita.

El guerrillero, como reformador social, no sólo debe constituir un ejemplo en cuanto a su vida, sino que también debe orientar constantemente en los problemas ideológicos, con lo que sabe o con lo que pretende hacer en determinado momento y, además, con lo que va aprendiendo en el transcurso de los meses o años de guerra que actúan favorablemente sobre la concepción del revolucionario, radicalizándolo a medida que las armas han demostrado su potencia y a medida que la situación de los habitantes del lugar se ha hecho carne en su espíritu, parte de su vida, y comprende la justicia y la necesidad vital de una serie de cambios cuya importancia teórica le llegaba antes, pero cuya urgencia práctica estaba escondida la mayor parte de las veces.

Y esto sucede muy a menudo porque los iniciadores de la guerra de guerrillas o, por mejor decir, los directores de la guerra de guerrillas, no son hombres que tengan la espalda curvada día a día sobre el surco; son hombres que comprenden la necesidad de los cambios en cuanto al trato social de los campesinos pero no han sufrido, en su mayoría, las amarguras de ese trato. Y sucede entonces -y aquí estoy ampliando la experiencia cubana y partiendo de ella- que se produce una verdadera interacción entre estos directores que enseñan al pueblo con los hechos la importancia fundamental de la lucha armada y el pueblo mismo que se alza en lucha y enseña a los dirigentes esas necesidades prácticas de que hablamos. Así, del producto de esta interacción del guerrillero con su pueblo, surge la radicalización progresiva que va acentuando las características revolucionarias del movimiento y le van dando una amplitud nacional.




2. El guerrillero como combatiente

La vida y característica del guerrillero, fundamentalmente esbozadas, exigen una serie de condiciones físicas, mentales y morales para adaptarse a ella y poder cumplir a cabalidad la misión encomendada.

La primera interrogación que surge es, ¿cómo debe ser el soldado guerrillero? Y hay que contestar que el soldado guerrillero debe ser preferentemente habitante de la zona. Porque allí tiene sus amistades a quienes recurrir personalmente; porque, al pertenecer a la misma zona, la conocerá -que es uno de los factores importantes de la lucha guerrillera el conocimiento del terreno- y, porque estará habituado a las vicisitudes que en ella pase y podrá entonces rendir un mejor trabajo, sin contar con que agregará a todo esto, el entusiasmo de defender lo suyo o luchar por cambiar el régimen social que atenta contra su mundo.

El combatiente guerrillero es un combatiente nocturno, y al decir esto se dice también que tiene todas las cualidades de la nocturnidad. Debe ser solapado, marchar hacia el lugar del combate, por llanos o montañas, sin que nadie se entere de sus pasos y caer sobre el enemigo aprovechando el factor sorpresa, muy importante de recalcar en este tipo de lucha. Luego del pánico que causa toda sorpresa, debe lanzarse a la lucha implacablemente, sin admitir una sola debilidad en los compañeros y aprovechando el menor indicio de ella por parte del contrario. Cayendo como una tromba, destruyéndolo todo, sin dar cuartel que no sea el que las circunstancias tácticas aconsejen, ajusticiando a quien haya que ajusticiar, sembrando el pánico entre los combatientes enemigos, pero, al mismo tiempo, tratando benévolamente a los vencidos indefensos, respetando también a los muertos.

Un herido debe ser sagrado, curársele lo mejor posible -salvo que su vida anterior lo haga acreedor a un castigo de la magnitud de la muerte, en cuyo caso se procederá de acuerdo con los antecedentes del sujeto-. Lo que nunca puede hacerse es llevar un prisionero, salvo que se tenga ya una sólida base de operaciones, inexpugnable para el enemigo. En caso contrario, ese prisionero se convertirá en arma peligrosa contra la seguridad de los habitantes de la región o la guerrilla misma por los informes que pudiera dar al reintegrarse al ejército de donde proviene. Si no fuera un connotado criminal, se le dejará en libertad luego de arengarlo.

El combatiente guerrillero debe arriesgar su vida cuentas veces sea necesario, estar dispuesto a rendirla sin el menor asomo de duda en el momento preciso pero, al mismo tiempo debe ser precavido y no exponerse nunca innecesariamente. Todas las precauciones posibles deben ser tomadas para evitar un desenlace adverso o un aniquilamiento. Por ello es importantísimo en todo combate la vigilancia total de los puntos por donde puedan llegar refuerzos al enemigo, incluso para evitar un cerco, cuyas consecuencias no suelen ser tan grandes en cuanto a la magnitud del desastre físico que ocasiona, sino del desastre moral que reporta la pérdida de fe en las posibilidades de la lucha.

Sin embargo, debe ser audaz, analizar correctamente los peligros y las posibilidades de una acción y estar siempre presto a tomar una actitud optimista frente a las circunstancias y a encontrar una decisión favorable aún en los momentos en que el análisis de las condiciones adversas y favorables no arroje un saldo positivo apreciable.

Para que el guerrillero pueda sobrevivir en medio de las condiciones de la lucha y acción del enemigo, se precisa un grado de adaptabilidad que permita al combatiente identificarse con el medio en que vive, adaptarse a él, aprovecharlo lo más posible como su aliado. Al mismo tiempo precisa una rápida concepción y una inventiva instantánea que permita cambiar el curso de los hechos de acuerdo con la marcha de la acción decisiva.

Estas adaptabilidades e inventivas de los ejércitos populares son las que arruinan todas las estadísticas y las que frenan el impulso de los amos de la guerra.

El guerrillero no debe, de ninguna manera, dejar a un compañero herido a merced de las tropas enemigas pues la suerte de éste será, casi seguramente, la muerte. Cueste lo que cueste, hay que retirarlo de las zonas de combate para trasladarlo a un lugar seguro. Las más grandes fatigas y los más grandes peligros deben correrse para esta tarea. El soldado de guerrillas debe ser un extraordinario compañero.

Al mismo tiempo, será callado. Todo lo que se diga o se haga delante de él debe permanecer reservado estrictamente a su propio conocimiento, nunca permitirse una sola palabra de más, aun con los propios camaradas de lucha, pues el enemigo tratará en todo momento de introducir sus hombres dentro de la estructura de la guerrilla para tratar de enterarse de planes, lugares y medios de vida seguidos o utilizados por ella.

Además de las cualidades morales que hemos apuntado, debe poseer una serie de cualidades físicas importantísimas. El soldado guerrillero tendrá que ser infatigable. Habrá que encontrar un más allá en el momento en que el cansancio parezca ser ya intolerable. Siempre tiene que relucir su gesto, sacado de lo más hondo del convencimiento, que obligue a dar otro paso, no el último tampoco, pues conseguirá otro, y otro, y otro hasta llegar al lugar designado por los jefes.

Debe ser sufrido hasta un grado extremo, no sólo para sobrellevar las privaciones de alimentos, de agua, de vestido y techo a que se ve sometido en todo momento, sino también para soportar las enfermedades y las heridas que muchas veces deben curarse sin mayor intervención del cirujano, con la sola acción de la naturaleza; y debe serlo así, porque la mayoría de las veces el individuo que abandona la zona guerrillera, para ir a curarse algún mal o alguna herida, es asesinado por el enemigo.

Para cumplir estas condiciones, necesita también una salud de hierro que lo haga resistir todas estas adversidades sin enfermarse y que convierta su vida de animal acosado en un factor más de fortalecimiento, para hacerse, ayudado por la adaptabilidad natural, algo así como una parte misma de la tierra donde combate.

Todas estas consideraciones nos lleven a preguntarnos: ¿cuál será la edad ideal para el guerrillero? Siempre estos límites son muy difíciles de precisar por una serie de características sociales y hasta individuales que amplían o disminuyen la cifra. Un campesino, por ejemplo, será mucho más resistente que un hombre de ciudad. Un hombre de ciudad, acostumbrado a los ejercicios físicos y a la vida sana, será mucho más eficiente que un hombre que viviera toda su vida detrás de un escritorio, pero, en términos generales, se puede decir que la edad máxima del combatiente, en la etapa absolutamente nómada de la guerrilla, no debe ser mayor de cuarenta años, salvo algunas excepciones que se dan, sobre todo, entre los campesinos. Uno de los héroes de nuestra lucha, el comandante Crescencio Pérez, entró en la Sierra con sesenta y cinco años y era en ese momento uno de los hombres más útiles de la tropa.

Podemos preguntarnos también si es necesaria una composición social determinada entre los miembros de una guerrilla. Se ha dicho que esta composición social debe ajustarse a la que tenga la zona elegida como centro de operaciones, es decir, que el núcleo combatiente del ejército guerrillero debe ser campesino.

El campesino es, evidentemente, el mejor soldado, pero esto no quiere decir de ninguna manera que se excluya a los demás elementos de la población, quitándoles la oportunidad de luchar por una causa justa. Además, las excepciones individuales son muy importantes también en este aspecto.

Todavía no se ha fijado la edad límite inferior. Creemos que no se debe aceptar, salvo, también circunstancias especialísimas, a menores de dieciséis años en la contienda. Aquí en general, estos muchachos, casi niños, no tienen el suficiente desarrollo como para poder soportar los trabajos, las inclemencias, los sufrimientos a que serán sometidos.

Puede decirse que la mejor edad del guerrillero fluctúa entre los veinticinco y los treinta y cinco años, etapa en que la vida ha tomado cauces definitivos para todos y quien se va, abandonando su hogar, sus hijos y su mundo entero, ya ha meditado bien su responsabilidad y lo hace con la decisión firme de no retroceder un paso. También entre los niños hay casos extraordinarios de combatientes que han logrado las más altas graduaciones de nuestro Ejército Rebelde, pero no es esto lo normal y, por uno que haya mostrado sus grandes condiciones combatientes, hay decenas que debieron ser reintegrados a sus hogares y que constituyeron durante mucho tiempo un lastre peligroso para la guerrilla.

El guerrillero, ya lo dijimos, es un soldado que lleva, como el caracol, su casa a cuestas, de modo que tiene que ordenar su mochila de forma tal que la menor cantidad de utensilios rinda la mayor utilidad posible. Solamente llevará lo imprescindible, pero lo conservará a través de todas sus peripecias como algo fundamental que no puede perderse, sino en situaciones adversas extremas.

Por eso mismo, también su armamento será exclusivamente el que lleve consigo. Muy difícilmente habrá reaprovisionamiento, sobre todo de balas; no mojarlas, repasarlas siempre, contarlas una a una para que no se pierdan, es la consigna, y el fusil, mantenerlo en constante estado de limpieza, bien engrasado, con el cañón reluciente, siendo conveniente que el jefe de cada grupo aplique algún castigo a los que no tengan en estas condiciones el armamento.

Gentes con características tan nobles de devoción y firmeza que las permitan actuar en las condiciones adversas ya descritas; tiene que tener un ideal. Este ideal es simple, sencillo, sin mayores pretensiones, y, en general, no va muy lejos, pero es tan firme, tan claro, que por él se da la vida sin la menor vacilación. Es, en casi todos los campesinos, el derecho a tener un pedazo de tierra propia para trabajarla y a disfrutar de un trato social justo. Entre los obreros, tener trabajo, recibir un salario adecuado y también un trato social justo. Entre los estudiantes y profesionales se encuentran ideas más abstractas como es el sentido de la libertad por la que se lucha.

Todo esto nos lleva a preguntarnos cómo vive el guerrillero. Su vida normal es la caminata. Vamos a poner, por ejemplo, un guerrillero de montaña situado en las regiones boscosas, con acoso constante por parte del enemigo. En estas condiciones, una guerrilla se mueve durante las horas del día para cambiar de posición, sin comer; llega la noche, y en algún claro, cerca de una aguada, se establece el campamento siguiendo la acostumbrada organización, juntándose cada grupo para alimentarse en común y, al atardecer, se encienden los fogones, con lo que haya.

El guerrillero come cuando puede y todo lo que puede. A veces fabulosas raciones desaparecen, en las fauces del combatiente, y otras pasa dos o tres días de ayuno, sin menguar su capacidad de trabajo.

La vivienda será el cielo abierto; interpuesto entre éste y la hamaca, un pedazo de tela impermeable de nylon, más o menos grande, y debajo de la hamaca y de la tela, la mochila, el fusil y las balas, es decir, los tesoros del guerrillero. Hay lugares donde no conviene quitarse los zapatos ante la posibilidad de un ataque sorpresivo del enemigo. El zapato es otro de sus preciados tesoros. Quien tiene un par de ellos asegura una existencia feliz dentro del ámbito de las necesidades imperantes.

Así irá transcurriendo día tras día, sin acercarse a ningún lugar, escapando a todo contacto que no haya ya previamente establecido, viviendo en las zonas más agrestes y pasando hambre, sed a veces, frío, calor; sudando en las continuas marchas, secando su sudor sobre él y agregando nuevos sudores, sin que haya la posibilidad de un aseo continuo (aunque esto dependa también de la disposición individual de la persona, como en todos los casos).

Durante la pasada guerra, al entrar en el caserío de El Uvero, después de una marcha de 16 kilómetros y una lucha de dos horas 45 minutos a pleno sol, mas muchos días pasados en condiciones muy adversas; a orillas del mar, con una temperatura cálida, con un sol rajante, nuestros cuerpos despedían un olor característico y agresivo que repelía cualquier extraño que se acercara. Nuestro olfato estaba completamente sincronizado con ese tipo de vida; las hamacas de los guerrilleros se conocían por su característico olor individual.

En las condiciones descritas, los campamentos deben ser fácilmente levantables, no deben quedar huellas que lo delaten; la vigilancia tiene que ser extrema. Por diez hombres que duerman, debe haber uno o dos en vela, renovarse continuamente los centinelas y mantener todas las entradas del campamento bien vigiladas.

La vida de campaña enseña una serie de trucos para hacer la comida, unos para hacerla más rápida, otros para condimentarla con cualquier pequeñez que se encuentre en el monte, otros para inventar nuevos platos que den un aspecto variado al menú guerrillero, compuesto esencialmente de tubérculos, granos, sal, algo de aceite o manteca y, muy especialmente, trozos de carne de algún animal sacrificado, esto en cuanto al panorama de un grupo operando en sectores de áreas tropicales.

Dentro del andamiaje de la vida combatiente, el hecho más interesante, el que lleva a todos al paroxismo de la alegría y hace marchar con renovados bríos, es el combate. El combate, clímax de la vida guerrillera, se produce en el momento oportuno en que ha sido localizado e investigado algún campamento enemigo lo suficientemente débil como para ser aniquilado, o en el momento en que una columna adversaria avance hacia el territorio directamente ocupado por la fuerza liberadora. Ambos casos son diferentes.

Contra el campamento, la acción será global y tenderá fundamentalmente a cazar a los miembros de las columnas que vengan a romper el cerco, porque nunca un enemigo atrincherado es la presa favorita del guerrillero; el enemigo en movimiento, nervioso, falto de conocimiento del terreno, temeroso de todo, sin protecciones naturales para defenderse, es la presa ideal. Por mala situación que tenga quien está parapetado, con poderosas armas para repeler una agresión, no estará nunca en las mismas condiciones de una larga columna que es atacada sorpresivamente por dos o tres lugares, fraccionada, y cuyos atacantes se retiran antes de cualquier reacción en caso de no poder cercarla y destruirla totalmente.

Si no hay posibilidades de derrotar por hambre o sed o por un asalto directo a los que están atrincherados en el campamento, después que el cerco haya dado sus frutos destruyendo a las columnas invasoras, debe retirarse. En el caso de que la columna guerrillera sea demasiado débil y la columna invasora demasiado fuerte, la acción se centrará sobre la vanguardia. Hay que tener una predilección especial por ésta, cualquiera que sea el resultado a que se quiere llegar, pues después que se ha golpeado unas cuantas veces sobre la misma y se ha difundido entre los soldados la noticia de la muerte casi constante de quienes ocupan los primeros lugares, la renuencia a ocuparlos provoca hasta verdaderos motines. Por ello, debe siempre golpearse allí, aunque además se golpee en cualquier otro punto de la columna.

Del equipo del guerrillero depende la mayor o menor facilidad con que pueda cumplir su función y adaptarse al medio. El guerrillero, aun reunido en los pequeños conglomerados que constituyen su grupo de acción, tiene características individuales. Debe tener en su mochila todo lo necesario para subsistir en caso de quedar solo durante algún tiempo y, además, su casa habitual. Al dar la lista del equipo, nos referimos esencialmente al que podría llevar un individuo colocado en las situaciones de inicio de una guerra, en terreno accidentado, con lluvia frecuente, frío relativo y acoso del enemigo, es decir, nos colocamos en la situación del inicio de la guerra cubana de liberación.

El equipo del guerrillero se divide en esencial y accesorio. Entre lo primero está la hamaca que permite descansar adecuadamente. Además, siempre se encuentran dos árboles donde tenderla y puede servir, en caso de dormir en el suelo, de colchón, siempre que haya lluvia o esté el terreno mojado, lo que ocurre con mucha frecuencia en las zonas montañosas tropicales, la hamaca es imprescindible para poder conciliar el sueño, un pedazo de tela impermeable de nylon es su complemento. Se usa el nylon de un tamaño que permita cubrir la hamaca, con cuatro cordeles atados en sus respectivos puntas y un cordel mediano que se ata en los mismos árboles donde será tendida. El último cordel sirve entonces de divisoria de las aguas y el nylon se ata por sus puntas a cualquier otro arbusto cercano formando una pequeña tienda de campaña.

La frazada es imprescindible, pues hace mucho frío en la montaña al caer la noche. Es necesario llevar también un abrigo que permita a su poseedor afrontar los cambios extremos de temperatura. El vestuario se compondrá de pantalón y camisa de trabajo rudo, sea de uniforme o no. Los zapatos deben ser de la mejor construcción posible y uno de los primeros artículos que hay que tener en reserva, pues sin ellos se hace muy difícil la marcha.

Como el guerrillero lleva la casa a cuestas en la mochila, ésta es algo muy importante. Las más primitivas pueden hacerse con un saco cualquiera al que se adaptan dos asas de soga, pero son preferibles las de lona que existen en el mercado o hechas por algún talabartero. Siempre el guerrillero debe llevar alguna comida personal, además de la que tiene la tropa o se consuma en el lugar de descanso. Artículos imprescindibles son: el más importante, manteca o aceite, necesario para el consumo de grasas del organismo; productos enlatados que no deben consumirse sino en circunstancias en que ya no exista, materialmente, la posibilidad de lograr comida para cocinar, o cuando haya demasiadas latas y su peso impida la marcha; las conservas de pescado, de gran poder nutritivo, la leche condensada, buen alimento, sobre todo por la gran cantidad de azúcar que contiene, y, además, por su sabor una golosina, puede llevarse también leche en polvo; el azúcar es otra parte esencial del equipo; y lo es la sal, sin la cual la vida resulta un martirio. Algunas sustancias que sirvan de condimento a las comidas, para lo cual las más comunes son la cebolla y el ajo, aunque puede haber otras que varíen de acuerdo con la característica del país. Con esto cerramos el capítulo de lo esencial.

El guerrillero debe llevar plato, cuchara y cuchillo de monte que le sirva para todos los diferentes trabajos necesarios. El plato puede ser de campaña o también alguna olla o lata donde se cocine desde un pedazo de carne frita hasta una malanga, una papa o se haga alguna infusión como té o café.

Para cuidar el fusil es necesario grasas especiales, que deben ser muy cuidadosamente administradas -el tipo de aceite de máquina de coser es muy bueno si no hay uno especial- pañoletas o paños que sirvan para repasar constantemente las armas y una baqueta para limpiarlas por dentro, trabajo que debe efectuarse con cierta frecuencia. La canana será de fabricación standard o casera según las posibilidades pero debe ser suficientemente buena para no perder ni un solo proyectil; las balas son la base de la lucha, sin ellas todo lo demás sería vano, hay que cuidarlas como oro.

Debe llevarse una cantimplora o un botellón con agua, pues es imprescindible beberla en abundancia y no siempre se está en condiciones de lograrla en el momento indicado. Entre los medicamentos hay que llevar los de uso general en todos los casos, como puede ser la penicilina u otro tipo de antibiótico, sobre todo el tipo oral, bien cerrados, calmantes febrífugos como la aspirina y medicamentos adecuados para combatir las enfermedades endémicas del lugar. Pueden ser tabletas contra el paludismo, sulfas para diarreas, antiparasitarios de cualquier tipo, en fin, acoplar la medicina a las características de la región. Es conveniente, en lugares donde haya animales venenosos, que se lleve el suero correspondiente, el resto del equipo médico debe ser quirúrgico. Además, pequeños equipos personales para curas de menor importancia.

Un complemento habitual y sumamente importante en la vida del guerrillero, es la fuma, ya sean tabacos, cigarros o picadura para la pipa, pues el humo que puede echar en momentos de descanso es un gran compañero del soldado solitario. La pipa es muy útil, pues permite aprovechar al máximo, en los momentos de escasez, todo el tabaco de los cigarros o el que queda en las colillas de los puros. El fósforo es importantísimo no sólo para encender cigarros sino para prender el fuego, que es uno de los grandes problemas del monte en época de lluvia. Es preferible llevar fósforos y un encendedor, de modo que si a éste le falta la carga queden aquellos como sustitutos.

Es conveniente que se lleve jabón, no tanto para el aseo personal como para el de las vasijas, pues son frecuentes las infecciones intestinales o irritaciones producto de las comidas fermentadas que se ingieren conjuntamente con la nueva, debido a la vasija sucia. Con todo el equipo descrito, un guerrillero puede tener la seguridad de vivir en el monte en cualquier condición adversa los días necesarios para capear la situación, por mala que sea.

Hay accesorios que a veces son útiles y otras constituyen un estorbo, pero que, en general, prestan gran utilidad. La brújula es uno de ellos, aunque, en una zona dada, al principio se utiliza mucho como complemento para la orientación pero, poco a poco, el conocimiento del terreno hace innecesario este instrumento, por otro lado, muy difícil de usar en terrenos montañosos, pues la ruta que indica no es frecuentemente la ideal para llegar de un lugar a otro, ya que la línea recta suele estar cortada por obstáculos insalvables. Otro implemento útil es un pedazo de tela de nylon extra para tapar todos las equipos en un momento de lluvia. Recuérdese que la lluvia es, en los países tropicales, muy constante en ciertos meses y que el agua es enemiga de todos los implementos del guerrillero, ya sea comida, armamento, medicinas, papeles o ropa.

Una muda de ropa puede ser llevada pero constituye en general carga de novatos. Lo usual es llevar como máximo un pantalón, suprimiendo la ropa interior y otros artículos como la toalla. Es que la vida del guerrillero enseña el ahorro de energía para llevar la mochila de un lado a otro e irá quitando todo lo que no tiene valor esencial.

Un pedazo de jabón que sirva tanto para lavar los enseres como el aseo personal, un cepillo de dientes y la pasta, son los adminículos de aseo. Es conveniente que se lleve algún libro, intercambiable entre los miembros de la guerrilla, libros que pueden ser buenas biografías de héroes del pasado, historias o geografías económicas, preferentemente del país, y algunas obras de carácter general que tiendan a elevar el nivel cultural de los soldados y disminuyan la tendencia al juego u otra forma de distraer el tiempo, a veces demasiado largo en la vida del guerrillero.

Siempre que haya un espacio extra en la mochila debe llenarse de comida, salvo en zonas que ofrezcan condiciones muy ventajosas para la alimentación. Pueden llevarse golosinas o comida de menor importancia que sirva de complemento a las básicas. La galleta puede ser una de ellas, aunque ocupa mucho lugar y se rompe convirtiéndose en polvo. En los montes cerrados es útil llevar un machete; en los lugares muy húmedos una botellita con gasolina o conseguir madera resinosa del tipo del pino que permita en un momento dado hacer fuego aunque el leño esté mojado.

Debe ser un complemento habitual del guerrillero, una libreta que sirva para anotar datos, para cartas al exterior o comunicación con otras guerrillas, así como lápiz o pluma. Siempre debe tener a mano pedazos de cordel, o soga, que tiene múltiples aplicaciones y además aguja, hilo y botones para la ropa. El guerrillero que lleve este equipo tendrá una sólida casa a sus espaldas, de un peso considerable pero suficiente para asegurarse la vida más cómoda dentro de la dura faena de la campaña.




3. La organización de una guerrilla

La organización de una guerrilla no puede hacerse siguiendo un esquema rígido; habrá innumerables diferencias, producto de la adaptación al medio en que se aplique. Por razones de exposición supondremos que nuestra experiencia tiene valor universal, pero recordando siempre que, al divulgarla, se está dejando, en cada momento, la posibilidad de que haya una nueva manera de hacerlo que convenga más a las particularidades del grupo armado de que se trate.

El número de los componentes de la guerrilla es uno de los problemas más difíciles de precisar; hay diferentes números de hombres, diferente constitución de la tropa, como ya hemos explicado. Vamos a suponer una fuerza situada en terreno favorable, montañoso, con condiciones no tan malas como para estar en perpetua huida, pero no tan buenas como para tener base de operaciones. Un núcleo armado situado en este panorama no debe tener como unidad combatiente más de 150 hombres y ya esta cantidad es bastante alta; el ideal sería unos cien hombres. Esto constituye una columna y está mandada, también de acuerdo con la escala jerárquica cubana, por un comandante, es bueno recalcar que en nuestra guerra se hizo omisión de los grados de cabo y de sargento, por considerarlos representativos de la tiranía.

Partiendo de estas premisas, un comandante manda el total de las fuerzas, de 100 a 150 hombres, y habrá tantos capitanes como grupos de 30 ó 40 hombres puedan formarse. El capitán tiene la función de dirigir y aglutinar su pelotón, hacerlo pelear casi siempre unido y encargarse de la distribución y de la organización general del mismo. En la guerra de guerrillas la escuadra es la unidad funcional. Cada una, aproximadamente de 8 a 12 hombres, tiene un teniente, el que cumple unas funciones análogas a las de capitán para su grupo, pero tiene que estar en constante subordinación a éste.

La tendencia operacional de la guerrilla, que es actuar en núcleos pequeños, hace que la verdadera unidad sea la escuadra; 8 ó 10 hombres es el máximo que puede actuar unido en una lucha en estas condiciones y, por lo tanto, actuará el grupo bajo las órdenes del jefe inmediato, muchas veces separados del capitán aunque en el mismo frente de lucha, salvo circunstancias especiales. Lo que no se debe hacer nunca es fraccionar la unidad y mantenerse así en los momentos en que no hay lucha. Cada escuadra y pelotón tendrán asignados el sucesor inmediato en caso de que caiga el jefe, el que debe estar lo suficientemente entrenado para poder hacerse cargo inmediatamente de su nueva responsabilidad.

Uno de los problemas fundamentales de esta tropa, en la cual desde el último hombre hasta el jefe deben recibir el mismo trato, es la alimentación. Esta adquiere una importancia extrema debido no sólo a la subnutrición crónica, sino también por ser el reparto el único acontecimiento cotidiano. La tropa, muy sensible a la justicia, mide con espíritu crítico las raciones; nunca debe permitirse el menor favoritismo con nadie. Si por alguna circunstancia la comida se reparte entre toda la columna, debe establecerse un orden y respetarlo estrictamente y, al mismo tiempo, respetar también las cantidades y calidades de alimentos dado a cada uno. En la distribución de vestimentas el problema es diferente; serán artículos de uso individual. Deben primar en estos casos dos hechos; primero, la necesidad que tengan los reclamantes, que casi siempre serán superiores a la cantidad de objetos a distribuir y, segundo, el tiempo de lucha y los méritos que tenga cada uno de los mismos.

El sistema del tiempo y los méritos, difícil de precisar, debe ser llevado en cuadros especiales por algún encargado de ello, sujeto a la inspección directa del jefe de la columna. Exactamente igual sucede con los otros artículos que eventualmente lleguen y que no sean de uso colectivo. El tabaco y los cigarros deben ser repartidos de acuerdo con la norma general de igual trato a todo el mundo.

Para esta tarea de reparto debe haber personas encargadas especialmente de hacerlo. Es preferible que pertenezcan directamente a la Comandancia. La Comandancia realiza, pues, tareas administrativas, de enlace, muy importantes, y todas las otras fuera de lo normal que deban hacerse. Los oficiales de más inteligencia deben estar en ella, sus soldados deben ser despiertos y de un sentido de sacrificio llevado al máximo, pues las exigencias serán en la mayoría de los casos superiores a la del resto de la tropa; sin embargo, no pueden tener derecho a ningún trato especial en la comida.

Cada guerrillero lleva su equipo completo pero hay una serie de implementos de importancia social dentro de la columna que deben ser distribuidos equitativamente. Para esto pueden establecerse dos criterios, dependiendo ellos de la cantidad de gente desarmada que tenga la tropa. Uno de ellos es el distribuir todos los objetos como medicinas, implementos médico-quirúrgicos u odontológicos, comida extra, vestuario, enseres generales sobrantes, implementos bélicos pesados, en forma igualitaria entre todos los pelotones, que se responsabilizarán de la custodia del material asignado. Cada capitán distribuirá los enseres entre las escuadras, y cada jefe de escuadra entre sus hombres. Otra solución a