Geomundos
Amigos en Geomundos
Mensajes en Geomundos
Actividad en Geomundos
Ranking en Geomundos
Visitas en Geomundos
Favoritos en Geomundos
Buscar

Tablón de Epilepsia una forma de abordarla

 | Grupos en Geomundos

Grupos



Salud Epilepsia una forma de abordarla El sitio Epilépticos Libres.com ofrece la enseñanza de la vida, refleja la experiencia de personas que enfrentan y enfrentaron la epilepsia. Los diversos ámbitos, entornos y realidades por donde deambula el estigma epiléptico.


¡Compártelo!





Este grupo está administrado por galvarini.
[denunciar este grupo]
Hacerme miembro



X

Tablón restringido
Sólo el administrador de este grupo puede publicar mensajes en el tablón.

La vida tiene sentido...
La Vida tiene Sentido

La vida empieza a tener sentido cuando ayudas a otro a ponerse de pie y a andar. Cuando respiras hinchando tus pulmones de aire, y notas que no estás solo a pesar de estar en el desierto. Cuando miras al cielo y ves las estrellas que dominan el firmamento, y comprendes que no estás solo, comprendes que la vida es mucho más que el simple palpitar de tu corazón.
La vida tiene sentido cuando andas, cuando evolucionas, y no dejas tras de ti amargura. Cuando tras de ti has dejado amigos y hermanos, cuando has dejado un grato recuerdo en todo aquel que te ha conocido, es cuando la vida tiene sentido.
Si tras de ti has dejado odio, ésas serán las raíces que darán en el futuro frutos amargos; si la planta que crece tiene raíces de amor, los frutos serán dulces y serán tu alimento en el andar de cada día.
Apoya tu mano sobre el hombro de aquellos que andan contigo, porque si te sientes débil ellos te reconfortarán y si te sientes fuerte andarás más de prisa.
No te ates a las alabanzas. El que te quiere no te alaba, te apoya sin palabras. Sabrás quién es el que te quiere cuando te veas reflejado en él.
Busca tu gloria, en la gloria de los demás, y los demás buscarán su gloria en ti. Si hablas a los demás, que tu palabra sea limpia; pero no hables con orgullo, porque hacerlo es hablar con falsedad.
Usa todo lo que la naturaleza pone a tu alcance. No malgastes tu tiempo. Tienes poco tiempo; justo el que estás disfrutando ahora. Trata de conocerte. No te mal utilices. Busca dentro de ti la solución a tus problemas.
Si tienes que atarte, átate a ti mismo. No culpes a los demás de tus propios errores. Sé tu propio juez; pero un juez justo. Si andas por un bosque ten cuidado, porque habrá ramas bajas, te puedes golpear contra esas ramas. No es necesario que las cortes, simplemente agáchate un poco para volver a levantarte inmediatamente, la rama quedará frustrada en su intento de dañarte.
No pronuncies la palabra imposible!, porque todo es posible dentro de ti si vas dirigido positivamente, si vas dirigido negativamente, poco a poco te irás hundiendo; conseguirás tal vez logros parciales, inmediatos, pero te estarás hundiendo. Si vas positivamente, quizás los logros sean más a largo plazo, pero te estarás elevando.
Sólo pasa hambre el que no sabe que tiene dos manos. Si alimentas tu cuerpo para que te sirva, debes también alimentar tu alma, para que también te sirva. Un alma poco alimentada es un alma débil, sin fuerza. Un alma bien alimentada es un alma que genera energía, que contagia, que anima. Cuida bien todas aquellas cosas que afectan la evolución de tu alma. Nunca hables con miedo, porque las palabras se volverán contra ti. Si tienes miedo no hables, porque el miedo es también contagioso.
Habla mirando a los ojos, transmite tu fuerza en tu mirada. Si quieres saber cómo es Dios, mira volar un ave, mira crecer una flor, mira a los astros moverse, y verás que en ellos se expresa la perfección.

Enlaces:

- Presentaciones Motivacion: http://www.epilepticoslibres.com/motivacion.htm


Por galvarini - 03/08/2004 10:41:28 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

El Tren de la Vida
Un amigo me habló de un libro que comparaba la vida con un viaje en tren.

Un viaje muy interesante al ser bien interpretado.

Exactamente así, la vida no pasa de ser eso, un viaje en tren lleno de embarques y desembarques, algunos accidentes, sorpresas agradables en algunos momentos y en otras grandes tristezas.

Al nacer entramos a ese tren y nos entregamos en las manos de algunas personas que pensamos, estarán siempre en ese viaje con nosotros: nuestros padres. Desgraciadamente eso no es verdad; en alguna estación ellos bajan y nos privan de su cariño, amistad y compañía irremplazable... Además que personas interesantes y que pueden llegar a ser muy especiales para nosotros, abordarán el tren en algún momento.

También llegarán nuestros hermanos, amigos y maravillosos amores.

Muchas personas toman ese tren, solo para pasear, otras encuentran en el viaje solamente tristezas, y otros circularán por él, listos para ayudar a quien los necesite.

Muchos al bajar dejan recuerdos eternos, algunos otros pasan por allí de tal manera que cuando desocupan sus asientos, nadie percibe sus ausencias.

Es muy común que muchos pasajeros, que nos son muy queridos se ubiquen en vagones diferentes del nuestro, por lo tanto nos vemos obligados a hacer el trayecto separados de ellos, eso no nos impide que durante el viaje atravesemos muchas veces con grandes dificultades nuestro vagón para llegar hasta el que es ocupado por nuestros seres especiales, solo que difícilmente nos podremos sentar a su lado, muchas veces puede haber alguien ocupando ese lugar.

Nada importa, el viaje es así, lleno de atropellos, sueños fantasías, esperas, despedidas. Eso sí, jamás tiene retorno, siempre va hacia adelante.

Hagamos el viaje de la mejor manera posible, tratando de relacionarnos bien con todos los pasajeros, sin hipocresías, buscando en cada uno de ellos lo mejor que tengan para ofrecer.

Recordando, siempre, que en cualquier momento del camino ellos podrán flaquear. Es necesario entender esto pues, probablemente, nosotros a lo largo del camino, flaquearemos muchas veces, y seguramente habrá alguien que nos entienda como nosotros hemos entendido a nuestro prójimo.

El gran misterio, al final, es que jamás sabremos en cual parada nos bajaremos, y mucho menos nuestros compañeros y ni siquiera el que está sentado más próximo a nosotros, justo en el asiento de al lado.

Me quedo pensando si al bajarme de ese tren sentiré nostalgia... creo que sí la sentiré, al separarme de los amigos hechos durante el trayecto, será al menos doloroso.

El dejar a mis hijos continuar solos el viaje, será extremadamente triste,
pero me agarraré a la esperanza de llegar, en algún momento a la estación principal, y tendré la gran emoción de verlos llegar con un equipaje que no tenían en el momento de embarcar, y lo que más feliz me dejará será pensar, que yo colaboré en el crecimiento de ese equipaje y en hacerlo más valioso.

el amor no se ve, pero se puede sentir...


Anónimo guillalvarez@epilepticoslibres.com


Por galvarini - 01/08/2004 13:01:53 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Un viaje a Holanda
Me preguntan a menudo sobre la experiencia de criar un niño con una discapacidad, para tratar de ayudar a comprender a quienes no comparten esta experiencia y para que puedan imaginar como se siente, les diré que es algo como esto....

Cuando estas por tener un bebe, es como planificar unas fantásticas vacaciones al Caribe.

Compras una buena cantidad de guías de turismo y haces un hermoso plan... las mejores playas, el mejor hotel... las excursiones... los lugares típicos... las costumbres.... todo es muy excitante.

Después de meses de ansiedad anticipada, finalmente llega el día tan esperado, preparas el bolso y te vas. Varias hora mas tarde aterriza el avión... se acerca la azafata y dice BIENVENIDOS A HOLANDA.

¿HOLANDA?.... ¿QUE QUIERE DECIR CON HOLANDA? YO RESERVE AL CARIBE!!!!! ...SE SUPONE QUE DEBO ESTAR ALLÍ!!!!

Pero ha habido unos cambios en los planes de vuelo y han aterrizado en Holanda... y allí debes quedarte...

Lo importante es que no te han llevado a un lugar horrible, ni desagradable, ni sucio, ni lleno de pestes. Es simplemente otro lugar.

De modo de debes salir a comprar nuevas guías y tendrás que aprender un nuevo idioma y deberás encontrarte con un nuevo grupo de gente que nunca has conocido.

Es simplemente un lugar diferente.

Tienes un ritmo mas lento que en el Caribe, pero cuando has estado un tiempo... comenzaras a notar que Holanda tiene... molinos de viento... tulipanes y hasta un Rembrandt.

Pero todo el mundo que conoces va y viene al Caribe y no hacen mas que pasarte por tus narices el tiempo espléndido que pasaron allí y por el resto de tu vida te dirás que es por donde se supone que deberías haber ido.

ESO ES LO QUE HABÍAS PLANEADO!!!

Ese dolor nunca se va a ir porque la pérdida de un sueño es una pérdida muy significativa. Pero si te pasas la vida penando por el hecho de que nunca llegaste al Caribe nunca estarás libre de disfrutar lo especial y lindo de HOLANDA.

Ahora que saben como se siente les diré que un niño con capacidades diferentes, es un niño que tiene otros tiempos y que aprende en forma diferente a la de los demás niños, es un niño que deberá volver a empezar muchas veces... un niño con una voluntad de fierro para superar sus dificultades... por eso cuando veas a un niño con alguna discapacidad, que no asome a tus ojos esa expresión de lastima. Porque ese chico que estas viendo viene luchando desde pequeño contra la adversidad y tiene una fortaleza y una tenacidad que ya quisiéramos tener mas de uno de nosotros... por eso solo míralo con respeto...que bien ganado lo tiene.


Susana mamá de Leonardo
Un niño muy especial


Por galvarini - 01/08/2004 12:06:18 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

La vivencia del tú no...
¿LIBERTAD?

Las preguntas que me hago a mí misma y a todos ustedes son:
¿Qué tan libres somos?

¿Cómo hemos vivido a partir de que la Epilepsia se hizo presente en nuestra vida?
¿Qué tanto nos hemos y nos han limitado por padecerla?
¿Qué hemos dejado de hacer por padecerla?

Los Epilépticos somos personas comunes que nos gusta realizar cualquier actividad y podemos vivir la vida como los demás. Nos reímos, nos enojamos, estudiamos, trabajamos, nos enamoramos. Pero no, nosotros mismos nos hemos aislado, no nos hemos autovalorado ni dado el permiso de disfrutar nuestra vida plenamente.

¿Y por qué?

Porque nosotros mismos no nos aceptamos, nos auto recriminamos y nos hacemos la pregunta constante que vive clavada en lo más hondo de nuestro ser:

¿Por qué soy Epiléptico(a)?

De esta pregunta se derivan otras más:

" ¿Para qué y por qué tanto medicamento?
" ¿Por qué no puedo hablar libremente de la Epilepsia?
" ¿Por qué los cambios de humor y personalidad?
" ¿Por qué tanta inseguridad?
" ¿Por qué no soy como los demás?
" ¿Por qué me da miedo el hacer ciertas cosas?

Y podría seguir con una lista infinita…

La respuesta a tantos porqués es muy sencilla, ya que desde el momento en que la Epilepsia se hizo presente en nuestra vida, nuestros Padres con el afán de darnos lo mejor, y de cuidarnos, nos sobreprotegen y construyen una burbuja a nuestro alrededor.

Esa burbuja en la que vivimos es muy cómoda ya que no existen presiones, todo es paz y tranquilidad, no te exigen nada y los demás se ocupan y preocupan por ti.
Pero en esa burbuja reina la famosa frase "TU NO" que es la que nos limita, nos rezaga y es la consecuencia de la sobreprotección.

TU NO

" Puedes andar sola (o)
" Te desveles
" Puedes estudiar
" Puedes manejar un carro
" Eres normal
" Vas a dejar de tomar medicamentos
" Vas a vivir sin depender de nosotros.

Con el famoso "tu no" vamos cediendo en muchas cosas.
En mi caso, mi vida no importaba y me preocupé más por los demás. Fue normal que yo viviera a través de los logros de los demás. Yo vivía en la burbuja y la pasividad era mi compañera.

Es por esto, que hago un llamado a que despertemos y cambiemos nuestra manera de vernos a nosotros mismos para poder percibir la vida de otra manera.
El aceptar la Epilepsia como parte de nosotros mismos no es fácil, es un proceso largo y a veces doloroso, donde cada día que pasa vamos creciendo y conociéndonos a nosotros mismos.
También necesitamos estudiarla para que de esta manera podamos conocerla.

¿Queremos ser libres?
Pues luchemos responsable e incansablemente hasta lograrlo.
Depende de cada uno de nosotros.


Garza García, Nuevo León, México A 9 de Noviembre de 2003

Eugenia Garza Padilla garzaeugenia@hotmail.com



Por galvarini - 01/08/2004 11:57:34 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Toda una Experiencia...
TODA UNA EXPERIENCIA.....

Corría el año de 1989 en el puerto de Acapulco el cual es mundialmente conocido por sus hermosas playas y que se encuentra ubicado en el pacífico mexicano. En ese tiempo yo tenía 10 años, era un niño como cualquiera de su edad sumamente travieso, soy el hijo menor y único varón de tres 3 hijos, mi padre es ginecólogo y mi madre profesora de primaria, a esa edad lo único que importaba era ir al colegio y jugar fútbol, pero todo eso cambió una mañana del mes de Octubre, esa mañana cambió el rumbo de mi vida, quien iba a decir todo lo que significaría para toda una vida ese día, esa mañana al parecer era muy rutinaria…levantarse, bañarse, desayunar e ir al colegio, pero dejo de serlo, yo solía jugar fútbol a todas horas (me encanta) y antes del toque de entrada no fue la excepción, ahí fue cuando empezó todo…jugando fútbol recibí un balonazo en el rostro el cual me hizo perder el conocimiento al momento y por ende caí, al momento de caer mi cabeza se impactó con suelo de concreto y como consecuencia sobrevino una convulsión epiléptica.
Recuerdo como si fuera ayer cuando desperté después de la crisis, todo mundo me miraba y yo no sabía ni que me había sucedido, a mis padres les hablaron por teléfono y llegaron de inmediato a la institución, cuando pregunte que me sucedió me dijeron “tuviste un ataque epiléptico” yo no lo tomé muy en serio, de hecho creía que eso era un simple desmayo y que de ahí no pasaba, de hecho en lugar de estar triste estaba feliz, porque me habían dado el día libre para irme a reposar a mi casa, obviamente tuve que ir con el neurólogo y me mandó a practicarme varios estudios, a la edad de 10 años uno ve la vida como un juego el electroencefalograma me llamaba la atención por tanta raya que tenía, pero lo más divertido para mi fue cuando me practicaron la tomografía, me imaginaba que me iban a meter a una lavadora gigantesca, bueno todo eso fue divertido.
Llegó la hora de la verdad…….en mi segunda consulta el doctor dio su diagnóstico basado en los estudios practicados y fue el siguiente:
“El golpe que sufrió el niño en la cabeza le ha provocado una lesión en el lóbulo temporal izquierdo”. En fin, yo no entendía lo que decía el doctor, solo sabía que a partir de ese momento no podía tomar refresco de cola, café y cuando fuera más grande alcohol, además de no poderme desvelar y tomar el eterno Tegretol. Como eran cosas que no eran importantes en mi vida no me afecto y además a esa edad lo único que un niño quiere es jugar, jugar y seguir jugando.
En un principio el doctor comentó que por el tipo de lesión el tratamiento sería de 3 años en caso de que no se me presentará una nueva crisis, pero eso cambió ya que a la semana volví a presentar otra crisis, fue precisamente en el colegio en ese momento me encontraba a un lado de mi padre, también volvió a presentarse antes del toque de entrada (era música clásica), para mi fue terrible despertar y ver a mi padre cuan triste se encontraba, su mirada era muy triste y de gran impotencia al haber visto a su hijo convulsionar y no poder hacer nada para evitarlo, sus ojos estaban muy rojos y cuando se dio cuenta que había recobrado el conocimiento me abrazo muy fuerte y soltó unas lágrimas, luego llegó mi mamá corriendo y cuando me vio se abalanzó sobre mí, me abrazó y lloró al enterarse que tuve otra crisis, en ese preciso momento fue cuando me di cuenta que la epilepsia no es algo pasajero y de la gravedad que representa, más tarde estuve platicando con mis padres y a su vez me daban palabras de aliento.
Esa misma tarde acudí con mi doctor y extendió el tratamiento a 5 años, lo malo fue lo que yo entendí, yo creía que pasando esos cinco años mi tratamiento terminaría y punto, es decir que si en ese lapso tendría crisis no importaba ya que mis 15 años de edad finalizaba mi tratamiento, pero no fue así.
Mis padres decidieron tener otra opinión médica y comprendo su decisión porqué lo único que deseaban era volver a ver a su hijo sano, acudimos con un Neuropediatra, él me receto el Depakene y en lugar de mejorar se empeoraron, en pocas palabras, el Neuropediatra fue un fracaso y se decidió regresar con el primer doctor y seguir con el Tegretol.
En el lapso de los primeros cinco años de tratamiento presente alrededor de 3 y 4 crisis por año, las causas fueron diversas pero existieron dos principales, una era porque yo era un niño que cuando se ponía muy nervioso se me presentaba una crisis y la otra causa fueron los videojuegos (el famoso Nintendo), en esta última sabía que jugar mucho tiempo me hacía daño, pero mi imprudencia se llegó a imponer en más de una ocasión. Durante todo ese tiempo realmente no me importaba tener una crisis, quizá porque nunca le había dado la importancia que merece un caso como estos, y realmente me arrepiento. Mi abuelo materno (q.e.p.d.) era un tipazo, siempre se encontraba al tanto de mi situación, de hecho al saber que mis crisis aún no eran controladas me concertó una cita ni más ni menos con el Dr. Manuel Velasco Suárez (q.e.p.d.) quien fue el padre de la neurología en México, simplemente era una eminencia.
La etapa más difícil y más dura se presento a finales del año de 1994 cuando tenía 15 años de edad, se combinaron varios factores para que llegara a ese grado, primero se presentaron un par de crisis en un tiempo muy corto, a partir de la segunda mis ánimos se encontraban por los suelos, en esas fechas en mi familia se presentaron una serie de problemas internos, esto aunado a que me encontraba en una edad determinante en la vida de las personas, realmente me sentía solo sin apoyo, mi vida la tenía vacía no le encontraba sentido alguno, en pocas palabras…sentía lástima por mí mismo y me pasaba reprochándole a la vida por no tener una “vida normal”, incluso llegué a pensar en el suicidio. El sentir de una vida vacía duró algunos meses y se incremento ese sentir cuando a principios de 1995 presenté mis primeras crisis parciales. Todo esta situación llegó a su punto más alto una mañana del mes de Enero, de nuevo el escenario fue el colegio, en ese momento me encontraba acompañado de una de mis hermanas ya que estudiamos en el mismo colegio, estaba bajando las grandes escaleras del colegio con ella cuando de repente presenté una crisis parcial la cual provocó que cayera de ellas, la escena fue para olvidar, el impacto más duró lo recibió mi barbilla, fue tan duro que me provocó triple fractura en el maxilar además de presentar una fuerte hemorragia en mis oídos y nariz, parecía una película de terror, pero lamentablemente era la realidad. El dolor que sentía no era por el golpe sino por ver a mi hermana llorar y sufriendo por mí, todo se fue calmando cuando llegó la ambulancia y me traslado al hospital.
Definitivamente mi vida se puede dividir antes y después de este accidente, y sin duda alguna fue el parte aguas de mi vida, a partir de ese día me di cuenta que tan importante era para mi familia, ese accidente me quitó la venda de los ojos, la cual me impedía ver por la frustración que sentía. El amor y el apoyo que demostró mi familia fueron fabulosos e inolvidables, siempre estuvieron conmigo y nunca me dejaron caer.
Un día a mi abuelo materno le platicaron acerca de un buen neurólogo y sin perder tiempo consiguió los datos de él y más tarde acudí con él a verlo en la Ciudad de México. Él revisó mis estudios practicados los cuales eran resonancia magnética, tomografía, electroencefalograma y niveles séricos, dio su diagnóstico y me dijo que mi tratamiento no había sido el adecuado por lo que él me recetó a parte del Tegretol, el Epamin y meses más tarde el Lamictal y el resultado fue un éxito rotundo, él logro conmigo lo que nadie antes pudo hacer a lo largo de cinco años y medio, simplemente me controlo mis crisis y él es el Dr. Juan Alberto Nader Kawachi.
Al ver desaparecer mis crisis con el tiempo, se fueron borrando de mi mente aquellos días de sufrimiento y de tristeza que pasaba junto con mi familia debido a las crisis que presentaba, ya ahora todo era felicidad, esto elevó mi autoestima y poco a poco me fui sintiendo seguro de mí mismo y lo mejor es que se lo transmitía a mi familia y ellos lo percibían, ya salía con mis amigos los fines de semana y también iba a bailar por las noches. Poco a poco me empecé a dar cuenta que podía hacer todo lo que me proponía y lo lograba y el amor no fue la excepción.
Pasaban los años y no presentaba crisis, me sentía también tan pleno, desde entonces mi actitud hacia la vida ha sido muy positiva porque al fin puede ser “yo mismo”, hacer lo que quería y se me diera la gana hacer pero siempre teniendo presente mi tratamiento, Todo ese ánimo fue creciendo porque me metí a hacer ejercicio en el gimnasio hasta lograr una buena figura, sin duda alguna la epilepsia no es una barrera para tener una vida plena.
Después de más de 6 y medio años sin crisis presenté dos a principios del 2002 debido a una descompensación en la sangre de uno de los medicamentos que tomé, cuando desperté después de las crisis y me enteré lo que me había sucedido sentí que el mundo se me venía encima y que todo lo que había logrado se había ido por el caño, me tuve que practicar un electroencefalograma por orden de mi medico para ver como a que grado afectaron mi tratamiento, yo siempre tuve fe de que todo iba a salir bien y al leer los resultados y checar el electro junto con el medico la respuesta fue: “No se encontró nada anormal en el estudio practicado”, “lo sabía, lo sabía” fue mi primera expresión.
A lo largo de 13 años de tratamiento he vivido muchas cosas, he tocado fondo y supe levantarme para después tocar el cielo, la epilepsia no pudo más que yo, la clave aquí es aprender a vivir con ella y no verla como una enfermedad sino como una forma de vivir. Mil veces me hice la pregunta ¿Porqué a mi?, ¿A qué vine a este mundo?, ¿Qué he hecho mal para merecer esto?, etc., y nunca encontraba alguna respuesta, ahora después de haber vivido muchas cosas con epilepsia, he encontrado las respuestas…
…He aprendido a vivir con la epilepsia y verla como una forma de vida, como lo comenté anteriormente, estoy consciente de que soy un persona que esta el tratamiento por la misma, pero eso es todo, la epilepsia no significa discapacidad y puedo valerme por mí mismo no hay nada ni nadie que lo impida, así como existen millones de gentes que la padecen, hay millones de gentes que se han rehabilitado exitosamente al grado de que se controlan y en muchísimas casos han desaparecido las crisis, por eso siempre tengo presente que la epilepsia se cura y que su proceso es lento pero efectivo. Vine a este mundo a ser feliz, yo soy de la idea que las cosas pasan por algo y la epilepsia me ha ayudado a madurar y aprender de los momentos difíciles para ser una mejor persona, aún me falta mucho porque en esta vida nunca se termina de aprender, pero estamos en el camino adecuado y lucharemos para seguir en él.
Hoy en día gozo de buena salud, soy Lic. en Economía, tengo un buen trabajo (radico en la Ciudad de México), una pareja que me ama y yo a ella, soy feliz al tener mi familia con buena salud y ser tío de una niña y dos bebés, unos padres y hermanas que amo y siempre estaré agradecido con mi madre, esa gran mujer que nunca me dejó solo y se partió el alma no solo por mí sino también por mis hermanas.
Mucha gente cree que por padecer epilepsia tendrá un eterno impedimento para lograr sus metas y objetivos, pero eso es una gran farsa, todo depende de la actitud de la persona, nunca hay que sentirse perdedor sino todo lo contrario….UN TRIUNFADOR ya que es la imagen demuestras a toda la gente.
El haber compartido mi experiencia ha sido una enorme satisfacción y el mensaje que dejo es muy claro…..”LA EPILEPSIA ES DIFICIL, PERO NO ES UNA BARRERA PARA COMERTE EL MUNDO A PEDAZOS”.


JOSÉ ANTONIO JAIMES LECHUGA.
antoniovan@epilepticoslibres.com


Por galvarini - 01/08/2004 11:52:59 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Cuaderno de epilepsia para médicos, estudiantes y
CUADERNO DE EPILEPSIA PARA MÉDICOS, ESTUDIANTES Y AVANZADOS

Epilepsia

Este es un tema muy interesante. A lo que se dediquen les va a tocar ver alguna epilepsia. Sobre todo en pediatría.
La epilepsia es una condición más que una enfermedad. Una condición caracterizada por ataques de epilepsia. Se define como la presencia recurrente de crisis epilépticas.
Las crisis epilépticas son disfunciones cerebrales, que sobrevienen y acaban en forma brusca, y que pueden tener cambios de conciencia, cambios motores y cambios psicológicos. Duran un lapso breve, de 2 a 3 minutos, después de lo cual el paciente puede recuperarse o quedar en estado post-crítico. Ocurren por una descarga neroniana excesiva en algún grupo neroniano del cerebro, pues solamente de él provienen estos ataques epilépticos; no hay ataques del cerebelo, del tronco cerebral o de la médula. Esta descarga excesiva que desencadena una crisis, se la define como paroxística, recurrente e hipersincrónica.
Esta definición de epilepsia es bastante antigua (tiene más de 100 años), pero es lo mejor que hay. Es buena para diferenciar este cuadro de otras situaciones que también ocurren en forma crítica, por ejemplo un síncope, desmayo o cualquier supresión brusca de la conciencia que no sea una crisis epiléptica. Un síncope, un desmayo, es lo contrario de una descarga hipersincrónica: es una supresión de la actividad neuronal por cualquier motivo. Cosas reflejas, por ejemplo: el paciente que ve sangre y se desmaya. Aquí no hay una descarga hipersincrónica; hay una suspensión temporal refleja de la actividad neuronal. La hipoglucemia también puede producir una pérdida brusca de conciencia, con caída al suelo y todo, pero sin embargo no es una crisis epiléptica.
Recuerden que la otra condición que lleva a la definición de epilepsia es la presentación recurrente de las crisis. Una sola crisis (aunque cumpla con las características mencionadas y sea, por lo tanto, epiléptica) no hace el diagnóstico de epilepsia.
Ahora, epilepsia en griego significa sorpresa (algo que ocurre súbitamente). En neurología utilizamos el término ICTUS para señalar la brusca aparición de algún trastorno. Una trombosis cerebral puede ser un ICTUS, por ejemplo, pero este término ya no se ocupa mucho (nada que ver esto con el resto de la clase, pero ahí se los puse por cultura general. Ahora, si de cultura general se trata, ictus tenía que ver con pescado ¿o no?, todos recordarán el término "ictiocefalolalia"... en fin, le encargo el misterio al feliz dueño de un diccionario español-griego, griego-español). A la epilepsia se le llamaba también "Mal Comicial", por que en los comicios romanos bla, bla, bla...

EPIDEMIOLOGÍA
La incidencia de esta enfermedad es bastante alta. Entre 10 y 20 enfermos por cada 100.000 habitantes por año. La prevalencia es alrededor de 4 a 10 por 1000 (USA), y depende de varios factores:
EDAD : más frecuente en niños.
SEXO: más frecuente en hombres que en mujeres (probablemente porque los hombres sufren más traumatismos de cráneo, que podrían desencadenar epilepsia).
ESTRATO S.E. : más frecuente en estratos socioeconómicos bajos, en países subdesarrollados (En USA la prevalencia es de 1x100, acá en Chile es de 10x100 y en México 2x100).
Hay un dato interesante denominado prevalencia total, e indica que de cada 20 personas, al menos 1 a tenido un ataque epiléptico por lo menos una vez en su vida. Esto hace que la epilepsia sea, lejos, el trastorno neurológico más frecuente.

ETIOLOGÍA
La etiología de la epilepsia es multifactorial. La mayor parte de los casos quedan sin evidencia de causa. Son de causa desconocida.
1.- Factores genéticos: La epilepsia en general no es claramente hereditaria, se habla de que siempre existe cierta predisposición genética a la enfermedad, claro, pero sólo hay dos que son claramente de origen hereditario: La "ausencia", que se da en los niños y tiene una figura electroencefalográfica característica; y la "mioclónica", que se produce por una alteración en el cromosoma 6.
2.- Factores peri natales: Los traumatismos de parto y la hipoxia peri natal, por ejemplo, pueden provocar una importante pérdida de neuronas, lo que a su vez va a inducir la formación de sinapsis aberrantes en esas zonas del cerebro, pudiendo romperse el equilibrio entre sinapsis exitatorias (glutamato) e inhibitorias (GABA) a favor de las exitatorias, lo que finalmente va a provocar descargas hipersincrónicas y, por lo tanto, crisis epilépticas.
Las crisis cesan por mecanismos activos, las influencias del cerebelo, por ejemplo, son protectoras. En ellos participan ciertos neurotransmisores como opioides, glicina y algunos neuropéptidos. Sobre todo los opioides, que tienen una participación fundamental en lo que ocurre después del ataque. Cuando estos mecanismos fallan ocurren con más frecuencia las epilepsias.
P: Las predisposiciones genéticas a la epilepsia ¿tienen que ver con la ausencia de alguno de estos factores protectores?
R: Es probable que sí. Pero no está claramente demostrado.
3.- Factores sociales: Decíamos que la etiología de la epilepsia es multifactorial y que en los países subdesarrollados su prevalencia es mayor (factores sociales). Esto puede ser porque los partos son peor asistidos en estos países. También ocurre que, al menos en Latinoamérica, tenemos una mayor frecuencia de cisticercosis, que es una enfermedad parasitaria que invade al sistema nervioso (neurocisticercosis) y se caracteriza con mucha frecuencia por epilepsia.

Con respecto a las formas de epilepsia: son numerosísimas. Ustedes van a encontrarse con clasificaciones muy engorrosas y difíciles. Tal vez la forma más sencilla es separarlas entre crisis parciales y crisis generalizadas, esos son los dos grandes grupos.

I Crisis Generalizadas
Corresponden al 40 de las crisis epilépticas. Son generalizadas desde el comienzo. No hay ningún síntoma o signo que indique su origen en algún punto específico del cerebro (foco). El individuo pierde la conciencia de inmediato por una tremenda descarga en la que participan los dos hemisferios cerebrales.
P: Pero doctor, aunque no se reconozca un foco primario, en las crisis generalizadas debe haber un punto desde donde comienzan a propagarse las descargas ¿o no?
R: Esa cosa no está clara. Es probable que haya una descarga que se origina en la sustancia reticular activada del tronco cerebral, y que, de alguna manera, ésta se propague rápidamente a ambos hemisferios, provocando el ataque. Se piensa también que pueden tener un origen en las regiones frontales.
Estas crisis son las crisis epilépticas tipo, las que todo el mundo conoce aunque no sean las más frecuentes. Hay varias formas de ellas y la más característica es la denominada:
a) "Epilepsia Generalizada Tónico-Clónica"
En ella el paciente súbitamente, sin ningún signo que sugiera un origen focal, da un grito espeluznante (textual) y cae inmediatamente al suelo. Luego aparece una fase llamada tónica, en que aparece una feroz hipertonía de todos los grupos musculares (una contracción tónica), incluidos los masticadores, que son los que provocan que el sujeto se muerda la lengua. Habrá también micción involuntaria, sobre todo si la vejiga está llena. Esta fase dura algunos segundos, 30 aproximadamente, y luego viene la fase clónica, en que ocurren las sacudidas, las convulsiones. Entonces el sujeto bate la lengua, le sale espuma de la boca, que como se había mordido la lengua puede ser sanguinolenta, y luego de 1 ó 2 minutos se va acabar el ataque.

P: Entonces, ¿La fase clónica es cuando empieza a relajarse?
R: No, la fase clónica es muy activa. Hay una sacudida feroz de todas las extremidades al mismo tiempo. Luego de ella comienza el período post-crítico, después de la crisis, y ahí sobreviene la relajación.
Durante la crisis tónica hay apnea, cianosis, pupilas midriáticas e inconsciencia. Así empieza la clásica forma generalizada tónico-clónica. Claro, podemos tener una crisis solamente tónica o solamente clónica, pero la más frecuente es la tónico-clónica.
Hay otra forma generalizada en el niño, que se ve más en pediatría, llamada la crisis atónica, en que el niño pierde bruscamente el tono muscular, es como una marioneta a la que le cortan los hilos y el niño cae en esta crisis akinética bruscamente y a veces con pérdida de conciencia. Ahí la pérdida de conciencia suele no ser de inmediato, o es más débil, ya que el niño alcanza a darse cuenta de algo.
P: ¿akinética o atónica?
R: akinética y atónica son términos muy difíciles de diferenciar...
En los niños se pueden también otras formas generalizadas llamadas espasmos masivos en que los niños hacen una reacción brusca, masiva, y son crisis gravísimas con daño cerebral.

b) "Ausencias"
Otra forma de crisis generalizada, bastante frecuente, son las ausencias, antes llamadas petit mal (la tónico-clónica era llamada gran mal, pero esos términos ya no se usan). Estas crisis se dan en niños y adolescentes, principalmente, y suelen desaparecer con el tratamiento. Se caracterizan por ser episodios muy frecuentes, el paciente llega a tener 10 a 20 episodios por día, que consisten en una suspensión brusca muy breve (5 a 15 segundos aprox) de la conciencia. El niño deja la actividad que estaba realizando y queda completamente inmóvil, con la mirada fija, pudiendo haber una pequeña clonía de los párpados, para luego retomar lo que estaba haciendo al terminar la crisis. Las epilepsias que se manifiestan sólo como ausencias tienen relativamente buen pronóstico.
Las ausencias se deben a una descarga que invade rápidamente los hemisferios afectando la conciencia la cual es recuperada en pocos segundos gracias a mecanismos protectores efectivos que hacen que la crisis no se propague más allá. Este tipo de epilepsia es importante porque ocurre varias veces en el día y puede traer algunos riesgos, ya que si bien la conciencia se pierde tan solo por 15 segundos aprox, si esto ocurre cuando el niño va a cruzar la calle, le puede costar la vida.
Bueno, entonces quédense con estas dos formas de epilepsias generalizadas, las que tienen manifestaciones motoras: tónicas, clónicas y tónico-clónicas; y las ausencias.


II Crisis Parciales
Corresponden al 60 de las crisis epilépticas. Puede reconocerse en ellas un origen focal. Se dividen a su vez en dos tipos: Simples y Complejas.
• Crisis Simples
Son de semiología simple. No hay compromiso de conciencia. Pueden ser motoras, en que el sujeto tiene sacudidas en una extremidad producto de una descarga hipersincrónica de un grupo neroniano epileptogénico de un área motora. Si ustedes recuerdan el homúnculo motor que grafica la representación cortical de nuestras distintas áreas motoras, recordarán que hay áreas, como la mano, con mayor representación. Entonces puede haber ahí un grupo neroniano anormal que descargue hipersincrónicamente, y el individuo comienza con un temblor en el pulgar, el que luego se trasmite a todo el brazo.
P: Pero eso es una cosa estadística ¿no?, se supone que como la mano tiene más representación cortical, hay más individuos que tiene este tipo de crisis que parten por ahí. Es lo típico, pero no es que tengan que partir ahí.
R: Exactamente. Es por eso que lo más frecuente es que las crisis partan por el pulgar (muy representado), desde donde se extienden al brazo. Luego pueden interrumpirse, pero pueden también generalizarse.
Este avanzar de las crisis parciales motoras: pulgar, brazo, pierna, etc.; es muy característico. Es una propagación típica de la actividad neroniana excesiva, que se denomina: "Marcha Jaksoniana". Tiene entonces una semiología clásica, en la cual podemos reconocer un foco epileptogénico (corteza motora en que está representado el pulgar, en este caso).
La crisis parcial simple puede ser también sensitiva, y aunque su evolución no es tan clara como la Marcha Jaksoniana de las motoras, se pueden sentir parestesias que comienzan en el brazo y se propagan al resto de la pierna.
También existen crisis parciales simples autonómicas, si el foco epileptogénico es un grupo neuroniano autonómico.

• Complejas
Las crisis parciales complejas son las más frecuentes. Se dice que estas crisis son de semiología compleja. En éstas el paciente siente lo que se denomina "aura", que es el síntoma que precede a una crisis, un malestar, una inquietud, o a veces una sensación rara en el estómago. Generalmente se originan en el lóbulo temporal y presentan compromiso de conciencia cualitativo o cuantitativo, porque estructuras del lóbulo temporal como la amígdala y el uncus, se relacionan rápidamente con la sustancia reticular al momento de propagarse la descarga epiléptica.
El lóbulo temporal tiene que ver con la memoria ya que ahí se encuentra el hipocampo. Un grupo de neuronas epileptogénicas en esta zona puede producir primero esta sensación rara en el estómago, y luego el sujeto sufrir alucinaciones de la memoria, que pueden ser visuales en que el paciente ve imágenes de su vida como quien repite una película, auditivas en que escuchan canciones, etc. Por eso se llaman complejas, además el paciente no está con la conciencia clara, no se relaciona con el medio aunque no ha caído al suelo, porque no hay compromiso motor. El paciente puede hacer automatismos gestuales, masticatorios, y como la zona amigdaliana está en relación con percepciones olfativas, el sujeto siente olores raros y hace gestos de saboreo con la boca. Mientras todo esto ocurre el paciente está alterado de conciencia.
P: Estas alucinaciones no aparecen en las crisis generalizadas, ¿no?
R: No. Esta es una epilepsia parcial compleja originada en el lóbulo temporal.
P: ¿Y siempre cursa con la misma signología?
R: Depende de donde se origine, si se origina en la amígdala el sujeto tendrá estas alucinaciones olfatorias, y sentirá un olor verdaderamente desagradable. Luego vendrán los automatismos masticatorios, y aquí los pacientes ya no están conscientes; y después no guardan ningún recuerdo.
La epilepsia de lóbulo temporal es una de las más frecuentes y una de las más curiosas. Este lóbulo temporal tiene mucho que ver con el área psicológica, con los afectos, con los instintos, y la gente que está con esta crisis a veces siente un odio contra alguna persona, pudiendo llegar a agredirla. La clásica agresividad de los epilépticos se debe un poco a estas crisis que ocurren ahí.
Ahora, este tipo de crisis son frecuentes ya que esta área (temporal) es muy vulnerable a la hipoxia peri natal, y es la más vulnerable a las convulsiones febriles. Los niños antes de los 5 años pueden hacer convulsiones con la fiebre, tal y como si fuera una epilepsia, las que con alguna frecuencia dañan la zona del hipocampo, dando origen a focos epileptógenos.
Veamos ahora un poco las diapositivas
DIAPO
Diagnóstico Diferencial de Crisis Epilépticas
En la infancia
Espasmos del sollozo
Vértigo paroxístico benigno
Parasomnias
Tics y movimientos repetitivos
Jaqueca basilar
En adolescentes y adultos jóvenes
Síncopes vasodepresores
Narcolepsia-cataplejia
Jaquecas clásicas y basilares
Crisis de inconsciencia psicógena
Movimientos anormales paroxísticos

En adultos y ancianos
Drop-attacks
Vértigo de Menière
TIA
Síncopes cardiogénicos y del seno carotídeo
A cualquier edad
Hipoglicemia
Aquí tenemos a las Pseudocrisis, que no son epilepsia pero pasan por ataques epilépticos (de cualquier clase), aquí debemos observar el diagnóstico diferencial con la histeria que es cosa difícil. Hay otras epilepsias que son refractarias al tratamiento, en que uno debe plantearse si existe otro diagnóstico diferencial.
DIAPO
Clasificación Internacional de Las Crisis Epilépticas
I. Crisis parciales (focales o locales)
- Crisis simples
- Crisis complejas
- Crisis parciales con generalización ulterior
II. Crisis generalizadas (convulsivas o no convulsivas)
A. Ausencias
B. Crisis mío clónicas
C. Crisis clónicas
D. Crisis tónicas
E. Crisis tónico-clónica
F. Crisis atónica




III- Crisis no clasificables
Esta es la clasificación del año 69; está mejorada en el 81, y hay una clasificación nueva que es muy engorrosa y que exige métodos de laboratorio que nosotros no tenemos.
Recuerden que las crisis parciales de signología elemental (simple) pueden ser motoras, sensitivas o autonómicas.
DIAPO: Esta es sólo para recordarles que las crisis generalizadas, tanto primarias como secundarias, abarcan un total del 40 de las crisis, y las parciales abarcan un 60.
DIAPO
Causas de Epilepsia Según la Edad
Epilepsias neonatales y de la primera infancia
Agresión cerebral peri natal
Anomalías congénitas
Trastornos metabólicos
Meningoencefalitis
Convulsiones neonatales benignas (familiares o no)
Espasmos infantiles
En la infancia (6 meses a 3 años)
Convulsiones febriles
Agresión cerebral perinatal
Infecciones
Otros traumatismos
Tóxicos y defectos metabólicos
Enfermedades degenerativas cerebrales
Niños y adolescentes
Epilepsias idiopáticas
Agresión cerebral perinatal
Infecciones
Enfermedades degenerativas cerebrales
Síndromes neurocutáneos (facomatosis)
Jóvenes
Traumatismos
Tumores
Epilepsias idiopáticas
Agresión cerebral perinatal
Infecciones
Enfermedades degenerativas cerebrales
Adultos y ancianos
Enfermedades cerebrovasculares
Tóxicos (alcoholismo)
Tumores
Demencias (Alzheimer)
Esta otra diapositiva intenta mostrarnos cual es la etiología de la crisis: llamamos epilepsia idiopática cuando no se conoce la causa, y epilepsia sintomática cuando se reconoce la causa como tumores, infecciones, AVES, etc. Generalmente uno es incapaz de reconocer bien la causa.

DIAPO: Esto es para insistirles en lo que les decía yo acerca de que no todo evento brusco es una crisis epiléptica. También pueden ser síncopes que pueden ser a cualquier edad, son muy frecuentes en jóvenes que están en un acto y de repente se vienen al suelo. Se hace más fácil diferenciarlas cuando pensamos que la crisis epiléptica se debe a una descarga neroniana hipersincrónica, al contrario del síncope que es una depresión de la actividad neuronal. Y hablar de descargas implica encontrarse con espasmos motores, síntomas sensitivos, autonómicos, etc.

DIAPO: Aquí está el homúnculo sensitivo (imagínenselo). Se los muestro para decirles que según las características de la crisis uno puede decir con bastante certeza clínica donde se originó un ataque parcial sensitivo.

DIAPO: esta diapositiva es para recordar cuándo podemos sospechar que el origen de una crisis parcial está en el lóbulo temporal. Lo primero son los signos autonómicos simples, lo segundo es esa sensación e extrañeza, ese malestar epigástrico. Luego trastornos del lenguaje como la emisión de palabras sin sentido durante el ataque, etc. Las epilepsias que se originan en el lóbulo temporal son generalmente parciales y complejas. Es frecuente encontrar alucinaciones. Estos ataques pueden afectar al uncus, el hipocampo, las regiones septales y la formación reticular, que es lo que hace perder el cocimiento. Cuando el foco está en el uncus habrán alucinaciones olfativas, si está en el hipocampo habrá una sensación de ensoñación, lo que están viviendo no les parece real.








DIAPO
Diagnóstico Diferencial entre Crisis Histérica y Crisis Epiléptica
C. Epilépticas C. Histéricas
Presentación de la crisis Solo acompañado
Crisis clínica determinada Bizarra
Tegumentos durante la crisis con cambios sin cambios
Incontinencia de esfínteres Común raro
Reflejos corneales Ausentes presentes
Reflejo plantar Extensor siempre flexor

Es interesante el diagnóstico diferencial entre crisis epiléptica (CE) y crisis histérica (CH). En la posta les van a llegar casos así en que es importante darse cuenta.

1.- La CH nunca le da a la persona cuando está sola, por lo general está acompañada. En cambio la CE da en cualquier momento, incluso puede dar cuando el individuo está dormido, despertándolo; en tanto que el histérico nunca tiene crisis mientras duerme. El histérico siempre trata de sacar ventaja de la crisis y siempre está consciente.
2.- La CE se ajusta a lo que hemos visto en esta clase: crisis motoras, ausencias, ataques originados en el lóbulo temporal, etc. En cambio la CH no se ajusta a estos patrones, son bizarras, no se parecen unas a otras, rara vez se muerden la lengua (se muerden a veces las mejillas por dentro), en fin...
3.- La piel en la CE está cianótica o hay palidez extrema. En cambio en la CH no tiene alteraciones, está rosadita.
4.- La incontinencia urinaria es común en la CE, no así en la CH.
5.- El reflejo corneal está por lo general abolido en la CE, no así en la CH.
6.- El reflejo plantar en el enfermo inconsciente es a menudo extensor (casi como un Babinski), en cambio en el histérico siempre es flexor.
7.- Por último en el EEG siempre hay alguna alteración durante el ataque o inter-crisis epiléptico, no así en las CH.
DIAPO: Aquí tenemos unas formas de epilepsia que son reflejas, para que no piensen que todas las crisis reflejas son histéricas. Por ejemplo, existe una epilepsia fotogénica que se desencadena frente a estímulos luminosos, no sé si se acuerdan de los monos japoneses que produjeron epilepsia... (Para los fanáticos, parece que fue Pokemon)
DIAPO
Algoritmo Evolución de las Convulsiones Tónico-Clónicas
1. Convulsiones febriles
o Crisis en los primeros años sin evidencias de daño cerebral
o 90 dejan de tener crisis
Crisis T.C. antes de la vida adulta
Cesan
Continúan
Recurren No recurren
Control adecuado
Control inadecuado
• Deterioro intelectual
• Status epiléptico Crisis pasan Problemas psicológicos
Cambios de personalidad

El pronóstico de la epilepsia es relativamente bueno con el tratamiento adecuado, si bien es cierto que el epiléptico tiene sobrevida menor. Hay más muerte súbita entre los epilépticos que en la población general.
Lo que ven acá es un algoritmo de la crisis tónico-clónica: Pueden haber crisis desencadenadas por fiebre en los primeros años de la vida, y pueden haber pacientes que dejan de tener crisis. Las crisis que comienzan antes de la vida adulta pueden tener esa evolución. Ahora, la historia natural de la epilepsia no se conoce porque nadie deja a un paciente sin tratamiento para ver como evoluciona.
Las crisis epilépticas pueden cesar cuando el paciente llega a la adolescencia y termina de madurar su sistema nervioso, el paciente en general ha estado en tratamiento y cesan las crisis. No es raro que esto ocurra y aquí se da de alta al paciente. Por otro lado las crisis también pueden continuar a pesar del tratamiento, en cuyo caso hay que acentuar el control medicamentoso. A pesar de esto (control adecuado) el paciente sufre a menudo de trastornos de la personalidad, problemas psicológicos, en el trabajo, es un desastre social.
Cuando los controles son inadecuados y el paciente sigue teniendo crisis, indudablemente se deteriora, y en algunas ocasiones puede llegar a lo que llamamos estado epiléptico o status epiléptico, que generalmente es convulsivo.
Qué hacer al enfrentarse a una paciente con epilepsia, en la posta, por ejemplo: Es raro que uno presencie una crisis, por lo general los pacientes llegan minutos después y los familiares relatan el ataque. Uno primero tiene que tener testigos confiables y realizar una muy buena anamnesis. Ahí hay que preguntar si el paciente perdió la conciencia de inmediato, si se cayó al suelo, si se hizo daño, si tuvo mordedura de la lengua y cuanto rato estuvo en crisis (a los testigos les parece que la crisis fue interminable). Si una crisis dura más de 10 minutos uno puede pensar que el paciente entró en status epiléptico.
P: ¿cómo se define status epiléptico?
R: se define por la duración de la crisis, si son más de 20 minutos es status epiléptico. También si la crisis se repite sucesivamente sin que el individuo recupere la conciencia entre medio, eso es status epiléptico. Esto es una emergencia médica que hay que tratar rápidamente porque el paciente se puede morir. Más de 15 minutos en crisis hay que pararlo. Para parar la crisis hay distintos métodos, lo primero es colocar Valium e.v., y si la crisis no cede hay que pasar a otros fármacos, llegando incluso a la anestesia general.
Entonces primero hay que hacer primar los criterios clínicos, una buena anamnesis y un buen examen neurológico. Después los exámenes, como el EEG, que es el de mayor utilidad. Se ponen los electrodos en el cuero cabelludo y estos registran la actividad eléctrica cerebral.
DIAPO: Los 5 canales de arriba en un EEG son de la parte anterior del cerebro: frontal y central. Los 5 canales de abajo son de la zona occipital y es aquí donde aparece el petit mal.
DIAPO
a) Esta es la actividad normal del cerebro sin pensar en nada y con los ojos cerrados (se refiere al ritmo alfa).
b) Este otro es el petit mal, es el correlato eléctrico de la ausencia. Este paciente sufría de ausencias y aquí aparecen bruscamente estas ondas junto a las espigas, durante las cuales el paciente tiene una crisis de ausencia (no ve, no oye, no siente), pudiendo tener algunos pequeños pestañeos. Las espiga-ondas pueden gatillarse haciendo hiperventilar al paciente. Con esto se produce una alcalosis metabólica, una vasoconstricción y cierta hipoxia cerebral, pon lo que aparecen estas alteraciones electroencefalográficas.
Las espigas de las espiga-ondas provienen del tálamo. Las ondas, por su parte, son inhibitorias y se originan en el caudado.

Propiedad intelectual de los docentes de la Universidad de Chile, sede Oriente 999.

Cedido amablemente por la Central de Apuntes 5. Año de Medicina 2000 de la Universidad de Chile, Sede Oriente.


Por galvarini - 01/08/2004 11:49:42 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Epilepsia: Mito o Realidad
EPILEPSIA: MITO O REALIDAD

ENFERMEDAD DIVINA O SAGRADA (Morbus divinus o morbo sacro): Los antiguos griegos pensaban que sólo un dios, podía arrojar a las personas al suelo, privarlas de sus sentidos, producirles convulsiones y llevarlas nuevamente a la vida, aparentemente muy poco afectadas. La creencia de que fuesen dioses quienes provocasen los ataques conllevo que la epilepsia fuese considerada un fenómeno sobrenatural, lo que le otorgo esa denominación. Ya Lucio Apuleyo también conocido como Apuleyo de Medaura (África), utiliza este término para referirse a la epilepsia. Así mismo Tito Macio Plauto (254-184 a. C.) y Marco Tulio Ciceron (106-43 a. C) entre otros, se refieren a la epilepsia como: enfermedad anímica; vicio; pasión, movimiento o estado desarreglado del alma. “Divinus,a ,um”: adj. Propio de, o perteneciente a los dioses. Para Ponce de Santa Cruz sería sagrada debido a su magnitud, pernicie y admiración.

- MORBUS MAYOR: La enfermedad sagrada (morbus divinus o morbo sacro) no era tal para Hipócrates, que prefirió denominarla gran enfermedad (morbus maior).

- MORBUS COMICIALIS: Esta denominación resulta curiosa, deriva de la antigua Roma y se debe a que si realizándose un comicio alguno de los presentes era sorprendido por un ataque epiléptico, este se suspendía pues era necesario la inaplazable purificación que impidiese el contagio. Algunos autores han manifestado que la suspensión del comicio se llevaba acabo por interpretarse la crisis como un mal presagio.

- MORBUS PUERI: o enfermedad del niño. Esta denominación se debe a la aparición y prevalencia de la enfermedad en este grupo de población. También por la creencia en su carácter hereditaria y contagioso. Ya Hipócrates en su libro “aforismos” tiene uno que dice que los niños son propensos a las convulsiones.

- ENFERMEDAD DE LA LUNA, MAL LUNAR O LUNÁTICO: “Quinto Sereno atribuía el mal a un dios que actuaba a través de la Luna. El enfermo endemoniado era tabú, intocable, pues el que lo intentara podía ser poseído por el maligno y contraer la enfermedad” . Las personas creían que esta enfermedad estaba controlada por los cuerpos celestes, en el caso de la epilepsia por la luna, lo que llevo a pensar que era probable que las crisis ocurrieran en luna llena, de allí el nombre de “enfermedad de la luna”.

También encontramos a San Mateo utilizar el término “lunático” para referirse a un epiléptico “sanado” por Jesús. El término Lunar en latín además de su significado más conocido (peca, mancha), presenta algunas variantes entre ellas: “naevus” (mancha, afrenta, deshonra), “macûla” (deshonra, infama). Teniendo en cuenta el contexto social de la época también se podría denominar “mal de la deshonra” o “mal de la infama”, ya que resultaba deshonroso estar afectado directa o indirectamente por la enfermedad, debido a la creencias que sobre la enfermedad se tenían.(carácter hereditario, contagiosa, demoniaca, etc.).

San Isidoro (560-636), arzobispo de Sevilla, rescató del vulgo el término lunático para acuñarlo como vocablo culto que definía a los posesos (“Hos etiam vulgus lunaticus vocant, quod per lunae cursus cunitetur eos insidia demonum”) (Etimologías, libro XX).

Existen distintas teorías que explicaban la influencia de la luna en la epilepsia, entre ellas que se debía a una venganza de Selene, deidad de la luna. También se propusieron teorías como que la luna llena calentaba la atmósfera que rodea la tierra y que ello derretía el cerebro provocando un ataque. También se sugirió que la temperatura del cerebro y de la luna eran igual de frías y por ello desencadenaban cefalea y epilepsia.

- MAL HERCULEO O DE HÉRCULES (Morbus Herculeus): esta denominación se debe al semidiós griego Hércules, hijo de Júpiter y Alcmena. Entre los enemigos de Hércules se encontraba Juno quien, encontrándose Hércules y su hermano Ificio en la cuna, envió dos serpientes para que los estrangulasen. No consiguiendo Juno lo que deseaba, persiguiéndole siempre vengativa:

“logró hacerle caer en un ataque de locura, durante el cual mató a flechazos y a golpes de maza a los hijos que había tenido con Megara y a esta misma. Asustado de su crimen, al recobrar la razón, Hércules se condenó al destierro y fue a ver a Tespio, quien le purificó.”

También encontramos referencias a otro ataque de locura al ponerse Hércules una túnica empapada en sangre y veneno que le ofrece Deyarina, quién cree que la túnica posee la virtud de avivar el cariño conyugal y devolver a sus esposas los maridos inconstantes.

Es dudoso para Temkin el nombre de mal de Hércules, aunque lo utiliza Ponce de Santa Cruz.

- ENFERMEDAD DE SAN VALENTÍN: En la Edad Media la expansión del cristianismo prodigó reliquias y devociones milagreras para curar la enfermedad. Se hicieron populares las peregrinaciones a lugares sagrados, como el priorato de San Valentín, en Alsacia, donde a finales del siglo XV se construyó el primer hospital para epilépticos. En Roma se levantó el monasterio a Santa Bibiana, patrona de los epilépticos junto con San Valentín y San Vito.

- ENFERMEDAD DE SAN LUPO (morbus St. Lupi): Esta denominación se debe a que este santo castigó con la epilepsia a un obispo que manifestó el pecado de la envidia en su sepultura, de la que se recuperó tras el arrepentimiento.

- ALFERECÍA: En 1611, Pérez Cascales publica en latín el libro de 300 páginas, Liber de affectionibus , que se precia de ser el primer gran tratado español de pediatría, y dedica un amplio capítulo a la epilepsia infantil (Alferecía) . Este término era utilizado como sinónimo de epilepsia, ya en algunos textos encontramos la comparación entre ambos Actualmente se define como: “enfermedad caracterizada por convulsiones y perdida de conocimiento, más frecuente en la infancia e identificada a veces con la epilepsia.”

- GRAN MAL: Este término aparece en la Francia Medieval como grand mal, traducido de la denominación que Hipócrates le dio a la enfermedad (morbus maior).

- MAL DE SAN JUAN (le mal de Saint-Jean): Posiblemente en relación con la cabeza de San Juan Bautista

- GOTA CORAL: En el Diccionario de la Lengua Castellana en que se explica el verdadero sentido de las voces, su naturaleza y calidad, con las phrases o modos de hablar, los proverbios o refranes y otras cosas convenientes al uso de la lengua. dedicado al rey nuestro señor Don Phelipe v (que dios guarde) a cuyas reales expensas se hace efta obra. compuesta por la real academia española tomo tercero que contiene las letras d. e. f. con privilegio, en el año de 1732, se hace referencia al término: “EPILEPSIA.f.f. Enfermedad que vulgarmente fe llama Gotacoral, por fer como una gota que cae fobre el corazón. Es voz griega y muy ufada de los Medicos.(...)”.

- OTRAS DENOMINACIONES para referirse a la epilepsia han sido: gutta, gota caduca , falling gout, falling evil, enfermedad negra, mal de corazón.
Para terminar diremos que el enfermo epiléptico era sistemáticamente escupido (para evitar el contagio). Esta concepción mágica contribuyó a la idea de que la vida del epiléptico era miserable y estaba marcada por un estigma social, tanto como lo fue otra enfermedad sagrada: la lepra. De nuevo la epilepsia será la enfermedad diabólica por excelencia y el epiléptico, un paciente maldito acosado por la incomprensión, el desprecio y, con frecuencia, la ira de sus congéneres.


2.2.5. EDAD MEDIA:

En la Edad Media se consideraba a la epilepsia una enfermedad contagiosa. Como a los leprosos y los infectados por la peste, se impedía que estos enfermos mantuvieran una relación social. Las familias se sentían deshonradas cuando alguno de sus miembros se veía afectado por la epilepsia e intentaban mantener oculta la enfermedad a su entorno. Se organizaban romerías para conseguir la protección frente a la enfermedad o para dar gracias por alguna curación milagrosa de la enfermedad. Para ello, se preferían los lugares con reliquias del patrón de los enfermos epilépticos, san Valentín, como por ejemplo Rufach en Alsacia y Kiedrich en Renania, una tradición que se conserva.

Como observamos según pasa la historia, durante siglos se creyó que los demonios o espíritus poseían a estos enfermos y que esta posesión se manifestaba a través de unos ataques impresionantes que causaban miedo y asco. En el largo período que transcurre desde la muerte de Galeno hasta la invasión de Alejandría por los árabes (año 642), la medicina se bifurca en dos tendencias, correspondientes a la división del Imperio Romano por Teodosio el Grande. La parte oriental o bizantina permitió la conservación del galenismo y Constantinopla se convirtió, tras Alejandría, en el nuevo centro cultural hasta la invasión de los turcos en 1453. La parte occidental corresponde a la propagación de la religión cristiana por el Mediterráneo, acentuada por la declaración del cristianismo como la religión del Imperio por Constantino y por la posterior invasión de los bárbaros. Pero desgraciadamente, los Padres de la Iglesia suplantarán a los médicos en la teorización sobre la epilepsia, y se volverá de nuevo a las viejas creencias demoníacas perdiendo las teorías naturalistas, de los médicos griegos, toda su influencia.

Orígenes (250 d. de C.) denunciará la medicina como herejía que enfrenta la doctrina de Cristo al culto a Asclepios. La fuente de conocimiento será la Biblia. Los relatos de San Marcos (IX, 14-29), San Mateo (XVII, 14-20) y San Lucas (IX, 37-43) narran como Jesús eliminó los espíritus diabólicos de un hombre que había tenido ataques desde la infancia.

Los epilépticos pasaran a llamarse caducus y demoniacus, y San Isidoro de Sevilla popularizó en el Siglo VII el término lunaticus. Orígenes reclama con firmeza un origen demoniaco en el lunático oponiéndose a las explicaciones naturalistas de los médicos afirmando “(...) creemos que son lunáticos, como pensaba el evangelista, y los afectados de ello son poseídos por un espíritu sucio, sordo y mudo” .

La luna como referencia mágica alcanza durante toda la Edad Media una difusión extraordinaria. Para Pablo de Alejandría el planeta Marte es el implicado en los “ataques de caída”. Para el latino Julius Firmicius Maternus “cuándo la luna tiene una posición perniciosa (...) hace a la gente lunática y predispuesta a caídas y convulsiones”. Santa Hildegarda de Bingen (1098-1179) establece dos tipos de epilepsia, una de origen natural y otra de origen sobrenatural o demoniaca que fue mantenida por muchos autores Medievales. Dante (1265-1321), se refiere a las “caídas malignas” en su descripción del infierno (Divina Comedia,, invierno, cap. 24).

La expansión del cristianismo prodigó reliquias y devociones milagreras para la enfermedad. En el Siglo VI, San Gregorio de Tours (Liber vitae patrum, VIII), cuenta la historia de un enfermo que tras acudir a la tumba de San Niceto volvió curado, sin que nunca más tuviese crisis. Se decía que “es buena devoción para curar este mal ser devoto de los tres Reyes Magos, Gaspar, Baltasar y Melchor.

Jhon de Ardene, por ejemplo, aconsejaba: “ Contra la epilepsia escribe estos tres nombres con sangre tomada del dedo auricular del paciente, Gaspar, Melchor y Baltasar, y coloca oro, incienso y mirra en su caja. Deja que el paciente rece diariamente tres padrenuestros y tres avemarías por las almas de los padres y las madres de estos tres reyes, y deja que el paciente beba durante tres meses zumo de peonía”.

El médico salernitano platearius reconoce los tres tipos galénicos de epilepsia y admite dos variantes clínicas, el tipo “mayor” y el tipo “menor” (antecedentes de lo que serían el “gran mal” y “pequeño mal”). También es común relacionar la epilepsia con la apoplejía. El valenciano Arnau de Vilanova (1250-1311) ordena la epilepsia en dos tipos: la “verdadera”, causada por la flema, y la no “verdadera”, causada por la bilis negra mezclada con flema, aunque intente dar una explicación natural y racional a la enfermedad, no descartará la influencia de la luna y demás estrellas.

El tratado Sobre la enfermedad sagrada vuelve a cobrar actualidad tras el resumen de Rhazes en Continens y se desarrolla en Avicena. El andaluz Abulqasim, propuso cinco causas “eficientes” de epilepsia todas ellas debidas desproporciones de los elementos naturales, excepto la quinta que “puede ser originada por demonios”. El cordobés Averroes, comentador de Aristóteles, actualiza las hipótesis naturalistas de su maestro sobre la acción patogénica de los vapores (“un humo frío”) como causa de la epilepsia. con esta hipótesis se entrará en la Edad Moderna.


2.2.6. MEDICINA MODERNA:

En el Renacimiento se acentúan y radicalizan las actitudes medievales. Inocencio VIII (1484) lanza severas campañas contra las brujas, haciéndolas responsables de muertes, afligiendo terribles sufrimientos y enfermedades dolorosas. Una de esas enfermedades era la epilepsia, provocada “por medio de huevos cocidos con cadáveres, en especial cadáveres de brujas” . Franciscus Valesius afirma que el demonio provoca la epilepsia entre otras enfermedades. En 1602, Jean Taxil, médico de -Arlés, sostendrá que no está documentado ningún demoníaco que no sea epiléptico. la epilepsia continuará siendo un estigma satánico. Cesalpino (1516-1603) dedicará un tratado al poder demoníaco (Daemonium investigatio peripatetica). Reconoce que muchas enfermedades se deben a causas “naturales", como los vapores del útero o la bilis negra que se detiene en el cerebro, pero hay otros casos que los asigna a la influencia maligna, en estos casos eran llamados lunáticos.


Los alienistas franceses utilizan ya los términos grand mal o petit mal. Aunque el grand mal parece que corresponde al antiguo “morbus maior”, no está claro para el historiador Temkin que el petit mal corresponda al “morbus minor”. Calmeil introduce el término ausencia , como variante de epilepsia pequeña, así como el de état de mal (status epilepticus) para los ataques que se repiten de forma ininterrumpida. La ausencia adquiere consistencia en su división de los distintos tipos de crisis (grand mal, petit mal, y ausencias).

En el año de 1847, para la Iglesia resultaba indecoroso permitir ejecutar funciones eclesiásticas a los que padecían epilepsia, vulgarmente era denominada Alferecía o mal de corazón. Según el papa Jelasio las señales de la epilepsia son el caer en tierra violentamente con convulsiones y perdida de conocimiento, dar gritos confusos y arrojar espuma por la boca.

Pritchard dedica un capítulo a la “convulsión local o epilepsia parcial” (1822) y amplia la idea de aura. Romberg (1795-1897) ordena en aura psíquica, sensorial, sensitiva y motora. Reynols (1828-1896), aunque conserva el nombre galénico de epilepsia idiopática (que nace en el mismo cerebro), transforma el contenido, refiriéndose a partir de entonces a aquélla de causa desconocida (utilizado en la actualidad) en contraposición con la epilepsia sintomática, cuya enfermedad básica se reconoce (las antiguas epilepsia plethorica, poliposa, humoralis, scorbutica, syphilitica, uterina, entre otras).

En cuanto al tratamiento, el siglo XIX se caracteriza por el intento de paliar la enfermedad con centenares de procedimientos, la mayoría empíricos, y la constancia crítica de la inutilidad de la mayoría de ellos. Los entusiasmos iniciales en elementos, como el cinc o la plata, se atenúan cuando se descubren los mortales efectos secundarios en algunos casos (argirismo). Se utilizan de nuevo: sangrías, los catárticos, los baños, la cauterización, escarificaciones, amputaciones (en el lugar del aura), divisiones de nervios y multitud de fármacos. Se recomienda la trepanación. Selade, un médico belga exponía desnudos, al frío más extremo durante 1 hora al día, a los enfermos para que sanasen (el tratamiento se realizaba durante el invierno).



En 1958, encontramos publicaciones en las que la epilepsia es definida como: “Enfermedad que se caracteriza por convulsiones y desórdenes mentales (...).Otras veces hay los llamados equivalentes del ataque y que se traducen, generalmente, por desórdenes mentales. Estos adoptan unas veces el tipo de los llamados estados crepusculares epilépticos (...) consisten en confusión mental, desorientación y actos impulsivos, como el incendio, el robo, el homicidio, el exhibicionismo genital. El delirio epiléptico corresponde a una excitación maníaca intensa con alucinaciones sensoriales y actos que revelan el más espantoso furor, matándose o mutilándose el enfermo y destrozando cuanto se encuentra a su alcance”.

De especial interés han sido aquellas crisis parciales de contenido afectivo positivo denominadas crisis extáticas o de Dostoievski en honor a la extraordinaria descripción de éstas y que sufrió o “gozó” como aura de una crisis generalizada. A partir de entonces se han indagado crisis similares en ilustres personajes históricos, como Pablo de Tarso (Maladie de Saint paul), Juana de Arco y en nuestro país, Teresa de Jesús. La publicación de este caso provocó pronunciamientos de las autoridades civiles y religiosas de Ávila, y una influyente organización político-religiosa impidió la divulgación de la edición. Es también singular el caso de Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, que también padecía episodios extáticos similares.

Sucesivas Comisiones de Terminología de la Liga Internacional contra la Epilepsia propusieron las clasificaciones admitidas en la actualidad de las crisis


6. BIBLIOGRAFÍA

- ABAD ALEGRÍA, Francisco: La Enfermedad Epiléptica. Pamplona: Ediciones Universidad de Navarra (Eunsa), 1983.

- AGUIRRE E.: Paleopatología y medicina prehistórica. En Historia Universal de la Medicina. Volumen 1. Barcelona: editorial Salvat, 1972.

- BLANQUEZ FRAILE, Agustín: Diccionario Manual Latino-Español y Español-Latino. Barcelona: editorial Ramón Sopena, 1978.

- COROMINAS, J.: Diccionario Crítico Etimológico de la Lengua Castellana, Volumen II, CH- K.Madrid: editorial Gredos, 1954.

- Dr. EDUARDO ALFONSO: Curso de medicina natural: en cuarenta lecciones (1ª ed. 1943), Buenos Aires: editorial KIER, 9º ed., 1991.

- ELGOOD C.: La medicina en el antiguo Irán. Historia universal de la medicina. Tomo I. Barcelona: editorial Salvat, 1972.

-. GARCÍA-ALBEA RISTOL, Esteban: Historia de la Epilepsia. Barcelona: editorial Masson, 1999.

- GRAM, Lennart; DAM, Mogens: Epilepsia. Buenos Aires: editorial Médica Panamericana, 1995.

- GRAVES, Robert: Yo, Claudio, a partir de la autobiografía de Tiberio Claudio, Emperador de los Romanos, Nacido en el año 10 a. C. y asesinado y deificado en el año 54 d. C. (1ª ed. 1986).Barcelona: editorial Edhasa, 1996.

- GUERRA F.: La medicina precolombina. Madrid: editorial Cultura Hispánica, 1990.

- HERRANZ, José Luis: Vivir y Comprender la Epilepsia. Madrid: Herranz Fernández, José Luis, 2ª ed. corregida y aumentada, 1999.

- HIPÓCRATES: Tratados Hipocráticos, I, juramento, Ley, Sobre la Médica. Sobre la Medicina Antigua, Sobre el Médico. Sobre la Decencia, Aforismos, Preceptos, El Pronóstico, Sobre la dieta en las Enfermedades Agudas, Sobre la Enfermedad Sagrada. Madrid: Editorial Gredos, Nº 63. 1977.

- KNIGHT, Bernard: Medicina forense de Simpson. México, D. F.- Santafé de Bogotá: editorial El Manuel Moderno, 1959.

- LÓPEZ PIÑERO, José M.: La Trepanación en España. Madrid: Editorial Técnica Española, 1967.

- MATTHES, Ansgar; KRUSE, Rolf: El enfermo epiléptico: Consejos para el enfermo, su familia, para profesores, educadores y asistentes sociales. Barcelona : Editorial Herder, 3ª ed., 1998.

- MENA, José María de: Historia de la Medicina. Madrid: publicaciones controladas, 1971.

- PASTORA Y NIETO, Isidro de la: Diccionario de derecho canónico, tomo I.Madrid: Imprenta de D. José C. de la Peña, 1847.

- PIERRARD, Pierre: Dictionnaire des Prénoms et des Saints. París: Librairie Larousse, 1974.

-. REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de Autoridades, edición facsímil, D-Ñ (1ª ed. 1732).Madrid: editorial Gredos, 1990.

- REAL ACADEMIA ESPAÑOLA: Diccionario de la Lengua Española. Madrid: editorial Espasa Calpe, 21ª ed., 1992.

- RIERA, Juan: Historia, Medicina y Sociedad. Madrid: ediciones Pirámide, 1985.

- RODRÍGUEZ BARRIONEVO, A.C; BAUZANO POLEY, E.: Guía práctica para el diagnostico y tratamiento de la epilepsia en la infancia. Madrid: editores médicos, 1995.

- SAGRADA BIBLIA (1ª ed. 1969), por Nacar Fuster, Eloino y Colunga Cueto, Alberto (7ªed.). Madrid: Biblioteca de autores cristianos, 1970.

- SAINZ DE ROBLES, Federico Carlos: Ensayo de un Diccionario Mitológico Universal precedido de un estudio acerca de los mitos y de las religiones paganas. Madrid: Aguilar, 1958.


Por galvarini - 01/08/2004 10:26:06 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

Consejos paracticos sobre la epilepsia
EPILEPSIA: CONSEJOS PRÁCTICOS


¿QUÉ ES LA EPILEPSIA?

La epilepsia es una enfermedad del sistema nervioso central que puede producir entre otras muchas manifestaciones, pérdida de conocimiento y convulsiones.


¿CÓMO SE MANIFIESTA LA EPILEPSIA?

La epilepsia se manifiesta mediante crisis que pueden tomar varias formas. Pueden aparecer como convulsiones caracterizadas por la actividad desordenada de los brazos y piernas y en algunas ocasiones acompañada por lo general de mordedura de lengua y omisión de orina. En otras ocasiones aparecen de forma menos aparatosa como una falta de respuesta a estímulos durante la crisis que la persona se queda con la mirada fija, ausente, asociándose en ocasiones a movimientos automáticos (como tragar repetidamente o frotarse las manos). Estas crisis se denominan crisis parciales, focales o bien ausencias, dependiendo de las características particulares de cada afectado.


¿QUIÉN PUEDE SER EPILÉPTICO?

Cualquier persona puede presentar una crisis aislada en condiciones excepcionales. Por ejemplo, la falta de sueño, el abuso de drogas estimulantes (anfetaminas, cocaína, etc.), el alcohol o la fiebre pueden todos ellos aumentar el riesgo de tener crisis.

La epilepsia puede aparecer a cualquier edad: desde la primera infancia hasta la ancianidad, aunque suele ser más frecuente en los dos extremos de la vida. La epilepsia no tiene prejuicios: afecta por igual a hombre y a mujeres, ricos y pobres y a personas de cualquier raza.


¿QUÉ CAUSA LA EPILEPSIA?

Las crisis epilépticas pueden ser la manifestación de problemas muy variados y pueden deberse a problemas tan diversos como un tumor cerebral, una malformación, una meningitis, una conmoción cerebral causada por un golpe en la cabeza, (embolias, infarto cerebrales, aneurismas, etc.) un exceso en la toma de bebidas alcohólicas, etc. En otros casos no se encuentra la causa o esta en relación con factores genéticos de carácter familiar.



¿POR QUÉ SE PRODUCE UNA CRISIS DE EPILEPSIA?

Las crisis epilépticas se producen por una alteración de las células cerebrales (las neuronas) en un lugar del cerebro (crisis focales) o por una excitabilidad general del cerebro en un conjunto (crisis generalizadas). Las crisis focales suelen ser debidas a lesiones cerebrales (tumor, malformación, una cicatriz). Por otra parte, en las crisis generalizadas). Las crisis focales suelen ser debidas a lesiones cerebrales (tumor, malformación, una cicatriz). Por otra parte, en las crisis generalizadas no se suele encontrar una anomalía evidente en el cerebro y posiblemente sean debidas a una anomalía en la regulación de la comunicación de las células cerebrales tal vez de causa genética.


¿CÓMO SE PUEDE DIAGNOSTICAR LA EPILEPSIA?

Es una enfermedad que es fácil de diagnosticar por los síntomas. No hay una prueba única para diagnosticarla. Lo más importante es poder describir detalladamente la manifestación de la crisis. Por ello es importante ir al médico acompañado de un familiar o testigo de la crisis.

Una vez hecho el diagnóstico clínico, este se complementa con pruebas que ayudan a detectar cual es el origen de las crisis. Las pruebas actuales que dan más información son la Tomografía Axial Computerizada (TAC) cerebral, la Resonancia Magnética Cerebral y el Electroencefalograma.

Las dos primeras nos permiten ver la estructura del cerebro y detectar tumores, cicatrices, quistes, malformaciones cerebrales, etc. El electroencefalograma es la imagen de la actividad electroquímica del cerebro y su localización.

En ocasiones es necesario el registro de las crisis epilépticas mediante un sistema de circuito cerrado de video-electroencefalograma (monitorización) para poder diagnosticar con seguridad la epilepsia o para poder determinar el lugar cerebral de origen de las crisis.


¿SE PUEDE CURAR LA EPILEPSIA?

No. No se cura pero se trata. Se puede dejar de tener crisis, casi dos tercios de las personas que la padecen pueden controlar sus crisis con la medicación antiepiléptica. El tercio restante presenta crisis resistentes a múltiples tratamientos y, en ocasiones, necesitan una operación en el cerebro para controlar la crisis. Existen tratamientos útiles para personas seleccionadas con epilepsia de difícil control.



¿CÓMO CONDICIONA LA VIDA LA EPILEPSIA?

Todas las enfermedades condicionan a las personas que las sufren, la epilepsia no es menos. La persona que sufre epilepsia tiene una serie de limitaciones relacionadas con la crisis, especialmente si las crisis no están controladas y con la toma de la medicación.

Por tanto, para evitar problemas, debes tomar la medicación cada día como fue prescrita por tu médico y no debes tomar alcohol ni drogas.


¿UNA PERSONA CON EPILEPSIA PUEDE TRABAJAR?

La capacidad para trabajar depende de la frecuencia de las crisis y del puesto de trabajo. En las epilepsias bien controladas las personas pueden llevar a cabo cualquier actividad, aunque hay ciertas profesiones que no pueden realizar como por ejemplo ser conductor profesional, piloto, militar o policía. En las personas con crisis frecuentes las posibilidades de mantener o conseguir un empleo son escasas.

Un problema que se plantean con frecuencia en las personas con epilepsia es si necesitan declarar su epilepsia al solicitar un empleo. Muchos prefieren ocultarlo y hacerse valer en el trabajo con la esperanza de que su superior cuando se entere sopese sus probadas habilidades profesionales con su enfermedad. De hecho, diversos trabajos de investigación han demostrado que las personas con epilepsia tiene menos accidentes en el trabajo, faltan menos al mismo y son más “leales” a la empresa, comparados con personas sin esta enfermedad.


¿UNA PERSONA CON EPILEPSIA PUEDE PRACTICAR DEPORTE?

Las personas con epilepsia no controlada pueden hacer la mayor parte de los deportes tomando las precauciones adecuadas. Procurar no hacer en solitario. La mayor parte de las personas con epilepsia pueden montar en bicicleta o a caballo, nadar, correr, jugar a fútbol... indudablemente ciertos tipos de deportes de riesgo deben evitarse (escalada, boxeo, buceo a alta profundidad, ala-delta, etc.).


¿UN NIÑO CON EPILEPSIA PUEDE IR AL COLEGIO?

Al igual que la diabetes, el asma, etc., la epilepsia no tiene porqué ser ningún impedimento para que el niño acuda como los demás al colegio. Lo que si es muy importante, es que los maestros sean informados de la problemática del alumno para que puedan ayudarle en cualquier momento que lo necesite, ya sea en caso de una crisis, como en los estudios y en la relación con sus compañeros.

Un aspecto de especial preocupación para profesores y padres es qué nivel de riesgo es aceptable para un niño con epilepsia: ¿Puede llevar una vida normal, hacer deporte, nadar, acudir a actividades extra-escolares, etc.? O, por el contrario, ¿debe estar especialmente protegido?. La decisión es difícil y depende en gran medida del tipo de crisis y frecuencia de las mismas. En general, es conveniente que lleve una vida de lo más “normal”, para lo que se precisa una buena comunicación entre padres y profesores y un conocimiento de la enfermedad por ambas partes.


¿PUEDE CONDUCIR UNA PERSONA CON EPILEPSIA?

La ley española prohíbe conducir a las personas con epilepsia activa (con crisis en el último año).

En nuestro país, el Real Decreto 2272/ 1985 (2) que se exigía dos años libres de crisis, ha dado lugar a la nueva reglamentación del B.O.E. nº 135 de 06/06/97 (26), mucho más permisivo, a la vez que se regularizan mucho más las normas en función del tipo de crisis, si son diurnas o nocturnas o según sea el conductor profesional o no.

La persona con epilepsia no controlada por la medicación y que tiene crisis frecuentemente, debe de ser responsable de los daños que se pueden producir a personas inocentes al darle una crisis al volante, por lo tanto es mejor que no conduzca hasta que sus crisis estén controladas tal y como dice el Real Decreto.



¿QUÉ MEDIDAS DE PRECAUCIÓN HAY QUE TOMAR EN EL HOGAR?

Los accidentes domésticos son con mucha frecuencia causa de daños corporales y, en ocasiones mortales ya que las personas con epilepsia, están sujetas a la posibilidad de que una crisis les perturbe la conciencia mientras está realizando cualquier tarea cotidiana, por lo que el riesgo de accidente es relativamente alto.

Estas personas necesitan tomar una serie de precauciones especiales en casa: ducharse mejor que bañarse, poner barandillas en los baños, colocar en los baños puertas que se abran hacia fuera (para bloquear la entrada de ayuda en caso de crisis), evitar las puertas de cristal, etc.




¿EXISTE ALGUN RIESGO SI UNA MUJER CON EPILEPSIA QUIERE TENER UN HIJO?

Las mujeres con crisis epilépticas requieren una serie de cuidados especiales si se quedan embarazadas. Será imprescindible la comunicación entre los profesionales (neurólogo, ginecólogo, obstetra, etc.) para garantizar un buen desarrollo del embarazo y del parto. Por tanto es imprescindible comunicar la enfermedad a los especialistas.

Aunque en general el riesgo de malformaciones es bajo y hay muy pocos tipos de epilepsia hereditarios, estas ideas del pasado arraigadas en la población, asociadas a un desconocimiento de la enfermedad hacen que estas preocupaciones sean una fuente de sufrimiento. De hecho hay mujeres que deciden no tener hijos basándose en ideas erróneas de la epilepsia.






¿QUÉ HACER DELANTE UNA CRISIS EPILÉPTICA CONVULSIVA?

1. Actúa con calma. Manténgase calmado y trate de calmar a las demás personas. La persona con epilepsia pierde la conciencia y necesita de toda la ayuda correcta para que no se lesione. Si nos dejamos llevar por el histerismo, no beneficiaremos en nada al enfermo. Ante todo se tiene que estar convencido de que nosotros estamos haciendo lo adecuado y no escuchemos las voces, ni consejos inadecuados de personas inexpertas. La epilepsia por si sola no causa la muerte, solamente por accidente en las crisis.

2. Pon una almohada o ropa debajo de la cabeza para que no se dañe. Ponga algo aplastado y suave debajo de la cabeza de la persona. Las convulsiones suelen causar un movimiento involuntario de la cabeza, la cual si no la protegiéramos (no agarrar), podría sufrir mucho más daño que la convulsión en sí, por algún posible traumatismo que sufriría contra el suelo.

3. Protege a la persona de darse golpes sin sujetarla demasiado. Despejar el área de objetos peligrosos con los que pueda golpearse. Los movimientos involuntarios también se prolongan a las extremidades. Si la persona cayera cerca de algún mueble se retirará para evitar que se lastime al golpearse repetidamente contra él. No hay que olvidar que al perder la conciencia no se siente dolor, por lo cual también se apartarán objetos punzantes, cristales, velas y cigarrillos encendidos o similares.

4. Afloje la corbata (si llevase) y la camisa o cualquier otro impedimento alrededor de su cuello. La respiración se acelera. Desabrocharemos cualquier cosa que oprima el cuello, al igual que el cinturón y los primeros botones del pantalón.

5. Dale la vuelta. Pon a la persona (caída en el suelo) de medio lado. Dale la vuelta suavemente a un lado para que la saliva no entorpezca la respiración (posición lateral de seguridad). Al acelerarse la respiración, y estar la boca casi completamente cerrada, el paso rápido del aire y la sobre salivación, provoca en algunos casos la aparición de la famosa espuma (saliva batida por el aire). Si se dejase a la persona en posición horizontal (boca arriba) correríamos el riesgo que tanto la saliva como algún vómito llegara a los pulmones por una bronco- aspiración asfixiándose.

6. No ponga nada en su boca para evitar que se muerda la lengua. No le agarre la lengua con una cuchara o algún otro objeto duro. No existe peligro alguno de que se trague la lengua. Lo primero que se suele hacer erróneamente al ver una persona convulsionando, es introducir algo duro en su boca y forzar la mandíbula por miedo a que se asfixie. No se puede hacer nada para que esa persona no se muerda la lengua ya que esto ocurre en los primero segundos de la crisis. La lengua es imposible que se la trague ya que es un músculo de la boca de corta longitud. Lo que se malinterpreta por “tragarse la lengua” es un sonido, similar al de los ronquidos, producidos por la entrada de aire, el cual podemos solucionar colocando a la persona en la posición lateral de seguridad. Todos en algún momento de nuestra vida nos hemos mordido la lengua con mayor o menor consecuencia. Lo único que se consigue abriendo la boca a la fuerza es desencajar la mandíbula e incluso romper alguna pieza dental, la cual si que nos podría dar complicaciones si se alojara en algún pulmón. Si los labios de la persona se pusieran de color azul, no debemos angustiarnos excesivamente. Es producto por una falta de oxigenación en dicha zona, ya que el oxigeno se acumula en los músculos que más actividad tiene en este momento, como pueden ser los brazos y las piernas, entre otro.

7. No trate de hacerle volver en si echándole agua encima o dándole agua encima o dándole de beber. Nunca se dará de beber nada a ninguna persona que haya perdido el conocimiento.

8. No le agarre para mantenerlo quieto. Nunca se debe intentar agarrar a una persona con convulsiones. Lo único que puedes conseguir es producirle algún daño muscular e incluso óseo.

9. Quedarse a un lado hasta que la respiración se normalice y la persona se haya levantando. No se debe dejar solo al enfermo durante la crisis de duración normal para llamar al vecino o al médico, sino, observar con tanto detalle como sea posible el curso de la crisis. Hay que controlar la duración de la crisis mirando el reloj. Las crisis duran pocos minutos.

10. Ofrézcale ayuda para llevarle a casa si no está seguro de dónde se encuentra. Si han terminado las convulsiones, el enfermo respira frecuentemente con largos suspiros y no reacciona ante lo que se le dice, este estado suele convertirse en una fatiga que dura de varios minutos a varias horas. Déjelo descansar todo lo que su cuerpo necesite. Muchas veces el sueño es necesario para recuperarse de la “tormenta” del cerebro, por lo tanto es recomendable acompañarlo a casa para que descanse lo antes posible.




¿CUÁNDO LLAMAR AL MÉDICO DE URGENCIAS?

• Si es la primera crisis que ha tenido en su vida.

• Si se ha caído al suelo y se ha hecho algún tipo de traumatismo o herida.

• Si existe sospecha o certeza de embarazo.

• Si la persona fuera diabética o hipertensa.

• Si la crisis durara más de 10 minutos, por que entonces correremos el riesgo de que sean diferentes crisis pudiendo entrar en un status epiléptico.

• Es muy importante que acompañe a la persona alguien que haya visto la evolución de la crisis para poder orientar correctamente al médico.


Por galvarini - 01/08/2004 10:16:28 [denunciar este mensaje]
  Sin comentarios

 

Publicidad

contactos

Contactos

Encuentra amigos, pareja y todo tipo de relaciones en el canal de contactos de Geomundos. ¡Regístrate gratis ahora!

www

Agrega a tus amigos

Agrega a tus amigos para poder ver su actividad y estar en contacto.

Búscales en contactos, grupos, foros, chat, fotos de chicos y chicas... y utiliza la opción "Agregar como amigo" que encontrarás en sus perfiles.

Destacados